No a la refor­ma, dere­cho a deci­dir nues­tro mode­lo de nego­cia­ción colectiva -

01A la espe­ra del trá­mi­te par­la­men­ta­rio, que pro­ba­ble­men­te ser­vi­rá para endu­re­cer aún más los tér­mi­nos ya adop­ta­dos, el Real Decre­to Ley 7/​2011, de 10 de junio de medi­das urgen­tes para la refor­ma de la nego­cia­ción colec­ti­va, ya está en vigor. nego­cia­ción colec­ti­va, se defi­ne en el ámbi­to esta­tal. Des­de Madrid se nos impo­ne qué y en qué ámbi­to se pue­de negociar.

Tras meses de «dimes y dire­tes» entre patro­nal CEOE – CEPYME y los sin­di­ca­tos CCOO – UGT, final­men­te ha sido el Gobierno de Madrid quien ha fini­qui­ta­do un deba­te cuyo obje­ti­vo ha sido des­de su ini­cio, des­man­te­lar aún más, el actual mode­lo de rela­cio­nes laborales.

PDF For­ma­toan (Eus­ka­raz)
PDF For­ma­toan (Gaz­te­le­raz)

CCOO y UGT hace tiem­po que deja­ron de lado la con­fron­ta­ción para poner todos los hue­vos en la ces­ta de la con­cer­ta­ción. Des­de una posi­ción de total debi­li­dad, han ido cedien­do posi­cio­nes. Han hecho lo impo­si­ble para con­so­li­dar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les basa­do en el día­lo­go social. La patro­nal les ha deja­do en la cune­ta. En su aspi­ra­ción de sacar el mayor ren­di­mien­to a la cri­sis, y a sabien­das de que el Gobierno les daría lo que nece­si­ta­ban, la patro­nal impi­dió el acuerdo.

El obje­ti­vo mani­fies­to ini­cial era el de crear y man­te­ner el empleo. Has­ta el pro­pio minis­tro de tra­ba­jo Vale­riano Gómez ha reco­no­ci­do que no va a gene­rar ni un sólo empleo. Se tra­ta de una refor­ma que va a cam­biar radi­cal­men­te el actual mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va y por ende el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les a favor de la patro­nal, se le dan más ins­tru­men­tos para impo­ner de for­ma uni­la­te­ral el mode­lo que le con­vie­ne, para pre­ca­ri­zar aún más el mer­ca­do laboral.

Aho­ra resul­ta que los nive­les de paro son debi­dos a que el mer­ca­do de tra­ba­jo es dema­sia­do rígi­do. Dicen nece­si­tar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les más fle­xi­ble, que para man­te­ner el empleo las empre­sas nece­si­tan más faci­li­da­des para adap­tar­se a las situa­cio­nes de cam­bio. Con esta refor­ma, ya han con­se­gui­do lo que necesitaban.

Pero es men­ti­ra que esto sir­va para mejo­rar el empleo. ¿ De qué rigi­dez nos hablan, con un nivel de even­tua­li­dad inacep­ta­ble que sir­ve de col­chón para des­truir empleo a muy bajo cos­te, con una refor­ma labo­ral que les per­mi­te des­pe­dir libre­men­te y muy bara­to o con una regu­la­ción que hace que todos los EREs sean apro­ba­dos? El capi­tal lo que quie­re es apro­ve­char­se del con­tex­to de cri­sis para seguir sacan­do taja­da y lo está consiguiendo.

CAMBIOS EN EL ACTUAL MODELO DE NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Los con­ve­nios pro­vin­cia­les se ponen en vías de des­apa­re­cer: la estruc­tu­ra y todo lo con­cer­nien­te a la nego­cia­ción colec­ti­va, se defi­ne en el ámbi­to esta­tal. Des­de Madrid se nos impo­ne qué y en qué ámbi­to se pue­de negociar.

Un con­ve­nio colec­ti­vo esta­tal vigen­te sólo se podrá inapli­car por medio de un con­ve­nio de ámbi­to autonómico.

Es una invo­lu­ción en con­tra del mar­co pro­pio de nego­cia­ción colec­ti­va. Un gra­ve ata­que al ámbi­to vas­co de deci­sión. Una medi­da más para inten­tar neu­tra­li­zar al sin­di­ca­lis­mo vasco.

Se da prio­ri­dad abso­lu­ta a la nego­cia­ción en el ámbi­to de empre­sa: no para dar­les mayor poder de nego­cia­ción, sino todo lo con­tra­rio. Se poten­cian los con­ve­nios de empre­sa como for­ma de inapli­car lo pac­ta­do en ámbi­tos superiores.

La regu­la­ción de las con­di­cio­nes esta­ble­ci­das en un con­ve­nio de empre­sa ten­drá prio­ri­dad res­pec­to al con­ve­nio sec­to­rial en las siguien­tes materias:

- la cuan­tía del sala­rio base y los com­ple­men­tos sala­ria­les: no hay un sala­rio míni­mo sec­to­rial de refe­ren­cia, se pue­den nego­ciar sala­rios a la baja en las empresas
– el abono o la com­pen­sa­ción de las horas extra­or­di­na­rias y la turnicidad
– el hora­rio y la dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, el régi­men de tra­ba­jo a tur­nos y la pla­ni­fi­ca­ción anual de las vaca­cio­nes, pero no la jor­na­da anual. El con­ve­nio esta­tal es el que regu­la el ele­men­to cen­tral de la dura­ción de la jornada
– la adap­ta­cion al ámbi­to de empre­sa del sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción profesional
– las medi­das para favo­re­cer la conciliación

El ámbi­to de la empre­sa no debe ser una alter­na­ti­va al de la nego­cia­ción sec­to­rial. Deben ser espa­cios com­ple­men­ta­rios. En el ámbi­to sec­to­rial, en nues­tro caso prin­ci­pal­men­te pro­vin­cial, has­ta aho­ra se esta­ble­cían unos dere­chos bási­cos, es la base míni­ma para todas las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Con la actual regu­la­ción está ver­te­bra­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va des­apa­re­ce, dejan­do en total des­pro­tec­ción a miles y miles de tra­ba­ja­do­res. De esta mane­ra se quie­ren indi­vi­dua­li­zar las rela­cio­nes labo­ra­les debi­li­tan­do a la cla­se trabajadora.

5% de fle­xi­bi­li­dad de rega­lo a la patro­nal: por­cen­ta­je de jor­na­da que podrá dis­tri­buir la patro­nal a su anto­jo de for­ma irre­gu­lar a lo lar­go del año. Sin nece­si­dad de jus­ti­fi­car­lo y sin nece­si­dad de nin­gún tipo de acuer­do con la repre­sen­ta­ción de las y los tra­ba­ja­do­res. En una jor­na­da de 1700 horas anua­les, son 85 las horas que la patro­nal pue­de uti­li­zar como quiera.

Con­di­cio­nar la ultra­ac­ti­vi­dad: se tie­ne que nego­ciar en los con­ve­nios. No se eli­mi­na, pero den­tro de los con­ve­nios colec­ti­vos hay que esta­ble­cer una serie de pla­zos de denun­cia y nego­cia­ción de los con­ve­nios que lo limi­tan. El pla­zo máxi­mo de nego­cia­ción de un nue­vo con­ve­nio será de entre 8 y 14 meses.

Para los des­acuer­dos, apa­ren­te­men­te de for­ma tran­si­to­ria, se impo­ne el arbi­tra­je vin­cu­lan­te. Tran­si­to­ria­men­te por­que hay pla­zo has­ta el 30/​06/​12 para la adap­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos no judi­cia­les de solu­ción de con­flic­tos esta­ble­ci­dos median­te los acuer­dos inter­pro­fe­sio­na­les de ámbi­to esta­tal o auto­nó­mi­cos en nues­tro caso, el Pre­co o el Tri­bu­nal Laboral.

Mayo­res faci­li­da­des para apli­car las cláu­su­las de des­cuel­gue: se sigue pro­fun­di­zan­do en la vía de la refor­ma labo­ral para que las empre­sas ten­gan más faci­li­dad para dejar de apli­car las subi­das sala­ria­les pac­ta­das en el con­ve­nio sectorial.

ÁMBITO VASCO DE DECISIÓN

En Eus­kal Herria exis­te otra for­ma de hacer sin­di­ca­lis­mo dife­ren­te a la del Esta­do, y median­te la acción sin­di­cal y la con­fron­ta­ción debe­mos dar res­pues­ta a este nue­vo ata­que para neu­tra­li­zar empre­sa por empre­sa y sec­tor por sec­tor los efec­tos de esta nue­va reforma.

Pero hay que dar otro paso más. Así lo mani­fes­tó la mayo­ría sin­di­cal en el mani­fies­to del pasa­do 22 de mar­zo, que es el que nos lle­vó has­ta la movi­li­za­ción de Madrid jun­to con sin­di­ca­tos cata­la­nes, galle­gos y canarios.

Ya ha lle­ga­do el momen­to de hacer un plan­te y dar una res­pues­ta en cla­ve más polí­ti­ca en defen­sa de nues­tro ámbi­to de nego­cia­ción, de dar­le dimen­sión polí­ti­ca a la rei­vin­di­ca­ción del Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social. Debe­mos tener el dere­cho de deci­sión del mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va que nece­si­ta Eus­kal Herria. El actual mar­co jurí­di­co y polí­ti­co lo impi­de. Nece­si­ta­mos ser sobe­ra­nos y sobe­ra­nas para poder tomar nues­tras decisiones.

En Madrid no tie­nen legi­ti­mi­dad para deci­dir nada en nom­bre de las y los tra­ba­ja­do­res vas­cos. Por medio de tres huel­gas gene­ra­les y dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, la mayo­ría social y tra­ba­ja­do­ra de este país, ha deja­do cla­ro que no está de acuer­do con las polí­ti­cas socio labo­ra­les que nos impo­nen des­de el Estado.

En este sen­ti­do exi­gi­mos a los par­ti­dos de Hego Eus­kal Herria, y prin­ci­pal­men­te a los que dicen defen­der el ámbi­to pro­pio de deci­sión con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to de Madrid (PNV, UPN, NaBai) que se posi­cio­nen en con­tra de la reforma.

Hace­mos una apues­ta de tra­ba­jo en común en defen­sa del Mar­co Vas­co de Nego­cia­ción Colec­ti­va, con los sin­di­ca­tos, par­ti­dos y agen­tes socia­les que com­par­ten y defien­den el ámbi­to vas­co de decisión.
A la espe­ra del trá­mi­te par­la­men­ta­rio, que pro­ba­ble­men­te ser­vi­rá para endu­re­cer aún más los tér­mi­nos ya adop­ta­dos, el Real Decre­to Ley 7/​2011, de 10 de junio de medi­das urgen­tes para la refor­ma de la nego­cia­ción colec­ti­va, ya está en vigor.

Tras meses de «dimes y dire­tes» entre patro­nal CEOE – CEPYME y los sin­di­ca­tos CCOO – UGT, final­men­te ha sido el Gobierno de Madrid quien ha fini­qui­ta­do un deba­te cuyo obje­ti­vo ha sido des­de su ini­cio, des­man­te­lar aún más, el actual mode­lo de rela­cio­nes laborales.

PDF For­ma­toan (Eus­ka­raz)
PDF For­ma­toan (Gaz­te­le­raz)

CCOO y UGT hace tiem­po que deja­ron de lado la con­fron­ta­ción para poner todos los hue­vos en la ces­ta de la con­cer­ta­ción. Des­de una posi­ción de total debi­li­dad, han ido cedien­do posi­cio­nes. Han hecho lo impo­si­ble para con­so­li­dar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les basa­do en el día­lo­go social. La patro­nal les ha deja­do en la cune­ta. En su aspi­ra­ción de sacar el mayor ren­di­mien­to a la cri­sis, y a sabien­das de que el Gobierno les daría lo que nece­si­ta­ban, la patro­nal impi­dió el acuerdo.

El obje­ti­vo mani­fies­to ini­cial era el de crear y man­te­ner el empleo. Has­ta el pro­pio minis­tro de tra­ba­jo Vale­riano Gómez ha reco­no­ci­do que no va a gene­rar ni un sólo empleo. Se tra­ta de una refor­ma que va a cam­biar radi­cal­men­te el actual mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va y por ende el mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les a favor de la patro­nal, se le dan más ins­tru­men­tos para impo­ner de for­ma uni­la­te­ral el mode­lo que le con­vie­ne, para pre­ca­ri­zar aún más el mer­ca­do laboral.

Aho­ra resul­ta que los nive­les de paro son debi­dos a que el mer­ca­do de tra­ba­jo es dema­sia­do rígi­do. Dicen nece­si­tar un mode­lo de rela­cio­nes labo­ra­les más fle­xi­ble, que para man­te­ner el empleo las empre­sas nece­si­tan más faci­li­da­des para adap­tar­se a las situa­cio­nes de cam­bio. Con esta refor­ma, ya han con­se­gui­do lo que necesitaban.

Pero es men­ti­ra que esto sir­va para mejo­rar el empleo. ¿ De qué rigi­dez nos hablan, con un nivel de even­tua­li­dad inacep­ta­ble que sir­ve de col­chón para des­truir empleo a muy bajo cos­te, con una refor­ma labo­ral que les per­mi­te des­pe­dir libre­men­te y muy bara­to o con una regu­la­ción que hace que todos los EREs sean apro­ba­dos? El capi­tal lo que quie­re es apro­ve­char­se del con­tex­to de cri­sis para seguir sacan­do taja­da y lo está consiguiendo.

CAMBIOS EN EL ACTUAL MODELO DE NEGOCIACIÓN COLECTIVA

Los con­ve­nios pro­vin­cia­les se ponen en vías de des­apa­re­cer: la estruc­tu­ra y todo lo con­cer­nien­te a la nego­cia­ción colec­ti­va, se defi­ne en el ámbi­to esta­tal. Des­de Madrid se nos impo­ne qué y en qué ámbi­to se pue­de negociar.

Un con­ve­nio colec­ti­vo esta­tal vigen­te sólo se podrá inapli­car por medio de un con­ve­nio de ámbi­to autonómico.

Es una invo­lu­ción en con­tra del mar­co pro­pio de nego­cia­ción colec­ti­va. Un gra­ve ata­que al ámbi­to vas­co de deci­sión. Una medi­da más para inten­tar neu­tra­li­zar al sin­di­ca­lis­mo vasco.

Se da prio­ri­dad abso­lu­ta a la nego­cia­ción en el ámbi­to de empre­sa: no para dar­les mayor poder de nego­cia­ción, sino todo lo con­tra­rio. Se poten­cian los con­ve­nios de empre­sa como for­ma de inapli­car lo pac­ta­do en ámbi­tos superiores.

La regu­la­ción de las con­di­cio­nes esta­ble­ci­das en un con­ve­nio de empre­sa ten­drá prio­ri­dad res­pec­to al con­ve­nio sec­to­rial en las siguien­tes materias:

- la cuan­tía del sala­rio base y los com­ple­men­tos sala­ria­les: no hay un sala­rio míni­mo sec­to­rial de refe­ren­cia, se pue­den nego­ciar sala­rios a la baja en las empresas
– el abono o la com­pen­sa­ción de las horas extra­or­di­na­rias y la turnicidad
– el hora­rio y la dis­tri­bu­ción del tiem­po de tra­ba­jo, el régi­men de tra­ba­jo a tur­nos y la pla­ni­fi­ca­ción anual de las vaca­cio­nes, pero no la jor­na­da anual. El con­ve­nio esta­tal es el que regu­la el ele­men­to cen­tral de la dura­ción de la jornada
– la adap­ta­cion al ámbi­to de empre­sa del sis­te­ma de cla­si­fi­ca­ción profesional
– las medi­das para favo­re­cer la conciliación

El ámbi­to de la empre­sa no debe ser una alter­na­ti­va al de la nego­cia­ción sec­to­rial. Deben ser espa­cios com­ple­men­ta­rios. En el ámbi­to sec­to­rial, en nues­tro caso prin­ci­pal­men­te pro­vin­cial, has­ta aho­ra se esta­ble­cían unos dere­chos bási­cos, es la base míni­ma para todas las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res. Con la actual regu­la­ción está ver­te­bra­ción de la nego­cia­ción colec­ti­va des­apa­re­ce, dejan­do en total des­pro­tec­ción a miles y miles de tra­ba­ja­do­res. De esta mane­ra se quie­ren indi­vi­dua­li­zar las rela­cio­nes labo­ra­les debi­li­tan­do a la cla­se trabajadora.

5% de fle­xi­bi­li­dad de rega­lo a la patro­nal: por­cen­ta­je de jor­na­da que podrá dis­tri­buir la patro­nal a su anto­jo de for­ma irre­gu­lar a lo lar­go del año. Sin nece­si­dad de jus­ti­fi­car­lo y sin nece­si­dad de nin­gún tipo de acuer­do con la repre­sen­ta­ción de las y los tra­ba­ja­do­res. En una jor­na­da de 1700 horas anua­les, son 85 las horas que la patro­nal pue­de uti­li­zar como quiera.

Con­di­cio­nar la ultra­ac­ti­vi­dad: se tie­ne que nego­ciar en los con­ve­nios. No se eli­mi­na, pero den­tro de los con­ve­nios colec­ti­vos hay que esta­ble­cer una serie de pla­zos de denun­cia y nego­cia­ción de los con­ve­nios que lo limi­tan. El pla­zo máxi­mo de nego­cia­ción de un nue­vo con­ve­nio será de entre 8 y 14 meses.

Para los des­acuer­dos, apa­ren­te­men­te de for­ma tran­si­to­ria, se impo­ne el arbi­tra­je vin­cu­lan­te. Tran­si­to­ria­men­te por­que hay pla­zo has­ta el 30/​06/​12 para la adap­ta­ción de los pro­ce­di­mien­tos no judi­cia­les de solu­ción de con­flic­tos esta­ble­ci­dos median­te los acuer­dos inter­pro­fe­sio­na­les de ámbi­to esta­tal o auto­nó­mi­cos en nues­tro caso, el Pre­co o el Tri­bu­nal Laboral.

Mayo­res faci­li­da­des para apli­car las cláu­su­las de des­cuel­gue: se sigue pro­fun­di­zan­do en la vía de la refor­ma labo­ral para que las empre­sas ten­gan más faci­li­dad para dejar de apli­car las subi­das sala­ria­les pac­ta­das en el con­ve­nio sectorial.

ÁMBITO VASCO DE DECISIÓN

En Eus­kal Herria exis­te otra for­ma de hacer sin­di­ca­lis­mo dife­ren­te a la del Esta­do, y median­te la acción sin­di­cal y la con­fron­ta­ción debe­mos dar res­pues­ta a este nue­vo ata­que para neu­tra­li­zar empre­sa por empre­sa y sec­tor por sec­tor los efec­tos de esta nue­va reforma.

Pero hay que dar otro paso más. Así lo mani­fes­tó la mayo­ría sin­di­cal en el mani­fies­to del pasa­do 22 de mar­zo, que es el que nos lle­vó has­ta la movi­li­za­ción de Madrid jun­to con sin­di­ca­tos cata­la­nes, galle­gos y canarios.

Ya ha lle­ga­do el momen­to de hacer un plan­te y dar una res­pues­ta en cla­ve más polí­ti­ca en defen­sa de nues­tro ámbi­to de nego­cia­ción, de dar­le dimen­sión polí­ti­ca a la rei­vin­di­ca­ción del Mar­co Vas­co de Rela­cio­nes Labo­ra­les y Pro­tec­ción Social. Debe­mos tener el dere­cho de deci­sión del mode­lo de nego­cia­ción colec­ti­va que nece­si­ta Eus­kal Herria. El actual mar­co jurí­di­co y polí­ti­co lo impi­de. Nece­si­ta­mos ser sobe­ra­nos y sobe­ra­nas para poder tomar nues­tras decisiones.

En Madrid no tie­nen legi­ti­mi­dad para deci­dir nada en nom­bre de las y los tra­ba­ja­do­res vas­cos. Por medio de tres huel­gas gene­ra­les y dife­ren­tes movi­li­za­cio­nes, la mayo­ría social y tra­ba­ja­do­ra de este país, ha deja­do cla­ro que no está de acuer­do con las polí­ti­cas socio labo­ra­les que nos impo­nen des­de el Estado.

En este sen­ti­do exi­gi­mos a los par­ti­dos de Hego Eus­kal Herria, y prin­ci­pal­men­te a los que dicen defen­der el ámbi­to pro­pio de deci­sión con repre­sen­ta­ción en el Par­la­men­to de Madrid (PNV, UPN, NaBai) que se posi­cio­nen en con­tra de la reforma.

Hace­mos una apues­ta de tra­ba­jo en común en defen­sa del Mar­co Vas­co de Nego­cia­ción Colec­ti­va, con los sin­di­ca­tos, par­ti­dos y agen­tes socia­les que com­par­ten y defien­den el ámbi­to vas­co de decisión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.