Euro­pa y el fin de una fan­ta­sía – Henry Navas Nie­ves

Mucho duro la fan­ta­sía de “El Esta­do de Bien­es­tar Social” en el mun­do, esa suer­te de supues­ta men­ti­ra bené­vo­la acer­ca de la exis­ten­cia de un capi­ta­lis­mo bueno inven­ta­da por la monar­quía res­tau­ra­da enca­be­za­da por Bis­mark en alian­za con la Bur­gue­sía emer­gen­te del siglo XVIII, des­pués del tre­men­do sus­to que le oca­siono la Comu­na de París con el sur­gi­mien­to del bre­ve pero para­dig­má­ti­co expe­ri­men­to socia­lis­ta obre­ro.
No podía ser de otra mane­ra, la gené­ti­ca del mode­lo capi­ta­lis­ta siem­pre his­tó­ri­ca­men­te se hará pre­sen­te impo­nien­do la pre­va­len­cia del capi­tal – mer­ca­do sobre cual­quier sue­ño de bien­es­tar social, en Lati­noa­mé­ri­ca y el Cari­be sabe­mos algo de eso, sobre todo en las tres últi­mas déca­das don­de le vimos la cara al mons­truo, prue­ba de ello son los pro­fun­dos pro­ce­sos de trans­for­ma­ción iné­di­tas que sur­gie­ron en res­pues­ta al adve­ni­mien­to del neo­li­be­ra­lis­mo y que has­ta nues­tros días sacu­den nues­tra patria gran­de.
En Euro­pa pare­ce que a la fan­ta­sía del mer­ca­do bené­vo­lo le lle­go su fin, ya ni siquie­ra esa suer­te de izquier­da domes­ti­ca­da uti­li­za­da por el capi­tal como fuer­za de con­ten­ción, ha podi­do fre­nar la “reapa­ri­ción” del supues­to fan­tas­ma de la lucha de cla­ses. No han podi­do los par­ti­dos “socia­lis­tas”, sin­di­ca­tos buro­cra­ti­za­dos (com­pra­dos), ONGs supues­ta­men­te pro­gre­sis­tas y en fin toda esa gama de sesu­dos pen­sa­do­res legi­ti­ma­do­res del sis­te­ma capi­ta­lis­ta mun­dial sos­te­ner la más­ca­ra que callo estruen­do­sa­men­te en Gre­cia, Espa­ña, Por­tu­gal, Irlan­da, Fran­cia y demás paí­ses que con­for­man el últi­mo bas­tión de una for­ma de vida en fran­ca deca­den­cia. Si no vea­mos lo acon­te­ci­do con todas las ins­ti­tu­cio­nes polí­ti­cas, jurí­di­cas y eco­nó­mi­cas que hoy se sien­ten ame­na­za­das por ese alu­vión popu­lar que des­pi­de olor a revo­lu­ción. Revo­lu­ción que solo el pue­blo euro­peo sabrá carac­te­ri­zar, tal y como suce­de en nues­tras lati­tu­des. Segu­ra­men­te y como últi­mo recur­so uti­li­za­ran a la fatí­di­ca OTAN para lo que en fin de cuen­tas fue crea­da, repri­mir los levan­ta­mien­tos revo­lu­cio­na­rios de los pue­blos.

¡Mien­tras más oscu­ra esta la noche, más cer­ca está el ama­ne­cer!.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *