¿El neo-neo­co­lo­nia­lis­mo? – Mumia Abu Jamal

Mien­tras la Pri­ma­ve­ra Ára­be va mutan­do al Verano Ára­be, las fuer­zas del lejano pasa­do colo­nial resur­gen como los vam­pi­ros des­de sus crip­tas.

Los explo­ta­do­res euro­peos y esta­dou­ni­den­ses, usan­do reso­lu­cio­nes de la ONU y la OTAN como hojas de parra, lan­zan una llu­via de muer­te y deso­la­ción a nom­bre de la pro­tec­ción de los civi­les. Pero el hecho de que hace unos meses estas mis­mas fuer­zas esta­ban en la cama con los mis­mos dic­ta­do­res que aho­ra denun­cian, nos mues­tra que otra cosa está pasan­do.

Una cosa es segu­ra y dos cosas son cier­tas: No es la pro­tec­ción de los civi­les ára­bes.

Esto se ve cuan­do los jóve­nes pales­ti­nos avien­tan pie­dras a los israe­líes arma­dos con ame­tra­lla­do­ras y tan­ques.

Cuan­do el pre­si­den­te esta­dou­ni­den­se se atre­vió a men­cio­nar las fron­te­ras de 1967 como un pun­to de nego­cia­ción, el pre­si­den­te israe­lí Ben­ja­mín Netan­yahu sim­ple­men­te le dijo en tér­mi­nos diplo­má­ti­cos: Vete al cara­jo.

En momen­tos como estos, uno se pre­gun­ta: ¿Cuál es el poder mun­dial y cuál es el saté­li­te?

En el céle­bre dis­cur­so del Cai­ro de 2009, el pre­si­den­te Barack Hus­sein Oba­ma cau­ti­vó a las éli­tes del mun­do musul­mán al pro­cla­mar ante un fuer­te aplau­so: Cual­quier orden mun­dial que ele­va a una nación o a un gru­po de per­so­nas sobre otro, inevi­ta­ble­men­te fra­ca­sa­rá.

Obvia­men­te no se refe­ría a Israel, que tie­ne per­mi­ti­do bom­bar­dear a los pales­ti­nos des­de sus F‑14s , cons­truir muros que lle­gan al cie­lo en regio­nes pales­ti­nas, y ocu­par y colo­ni­zar su terri­to­rio a su anto­jo, mien­tras Esta­dos Uni­dos ape­nas dice una pala­bra.

El difun­to Gene­ral y Pre­si­den­te Char­les de Gau­lle una vez dijo: “Dado que un polí­ti­co nun­ca cree lo que dice, se sor­pren­de cuan­do otros le creen”.

Des­pués del dis­cur­so del Cai­ro con sus pro­me­sas flo­ri­das de una nue­va rela­ción con el mun­do musul­mán, las expec­ta­ti­vas vola­ron como come­tas en la pri­ma­ve­ra.

Dos años des­pués, tras la devas­ta­ción de Irak y Afga­nis­tán, la embes­ti­da con­tra Pakis­tán, y el bom­bar­deo de bebés en Trí­po­li, las ilu­sio­nes se des­va­ne­cen.

Se tra­ta de lo que siem­pre ha tra­ta­do: el petró­leo.

Des­de el corre­dor de la muer­te soy Mumia Abu-Jamal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *