El chan­ta­je per­ma­nen­te de las mul­ti­na­cio­na­les- Juan­jo Bas­te­rra

No quie­ro dejar esca­par la oca­sión para comen­tar el via­je que el con­se­je­ro de Indus­tria del Gobierno de Gas­teiz, Ber­na­bé Unda, ha rea­li­za­do estos días atrás por Cen­tro­euro­pa, en espe­cial por Ale­ma­nia. Apro­ve­chó para decir­nos, antes inclu­so que la empre­sa, que los tra­ba­ja­do­res de Mer­ce­des Benz de Gas­teiz deben apre­tar­se el cin­tu­rón para con­se­guir el con­tra­to del nue­vo vehícu­lo. Siguió el manual del empre­sa­rio, que no es otro que el de uti­li­zar el chan­ta­je, la ame­na­za y la mani­pu­la­ción para ame­dren­tar a los tra­ba­ja­do­res que ven, un día sí y otro tam­bién, la fal­ta de escrú­pu­los de los empre­sa­rios y de con­se­je­ros como Unda, mien­tras pier­den el empleo, bajan sus sala­rios y les hacen tra­ba­jar más.

Abier­ta la bre­cha, el direc­tor gene­ral de la plan­ta de la mul­ti­na­cio­nal, Emi­lio Titos, fue más lejos. Pidió redu­cir un 10% el sala­rio que los tra­ba­ja­do­res tenían en 2008, hace tres años, en la plan­ta de Gas­teiz. Terri­ble. Si no es así, dijo que no habrá futu­ro para Mer­ce­des Benz. Si acep­tan, la plan­ta esta­rá segu­ra entre diez y quin­ce años, aun­que no se ponen de acuer­do en el pla­zo. Esta tác­ti­ca no es nue­va. Tam­bién Volks­wa­gen la emplea en Iru­ñea. Creo, aun­que sé que es difí­cil, que hay que rom­per esa diná­mi­ca de esas mul­ti­na­cio­na­les sin escrú­pu­los.

Obtie­nen enor­mes bene­fi­cios a cos­ta de pagar menos a los tra­ba­ja­do­res y, bajo ese chan­ta­je per­ma­nen­te, logran que las admi­nis­tra­cio­nes les den toda cla­se de para­bie­nes: exen­cio­nes fis­ca­les, ayu­das para la inver­sión o lo que sea.

El pro­ce­so es como las pie­zas de domi­nó. A las mul­ti­na­cio­na­les le sigue el lobby de Con­fe­bask, que nos dice, al con­tra­rio de lo que refle­jan los datos de Eus­tat, INE o Euros­tat, que tene­mos que ganar com­pe­ti­ti­vi­dad y pro­duc­ti­vi­dad. Los tra­ba­ja­do­res vas­cos están en el gru­po de cabe­za de la Unión Euro­pea en pro­duc­ti­vi­dad, pero, sin embar­go, no lo están en mate­ria sala­rial. Es una reali­dad, mani­pu­le lo que mani­pu­le el lobby empre­sa­rial.

Creo que esta nue­va Eus­kal Herria que está apa­re­cien­do tras el inten­so siri­mi­ri debe abor­dar una rela­cio­nes labo­ra­les y eco­nó­mi­cas más jus­tas. No se pue­de per­mi­tir que quien más tie­ne siga hur­gan­do en el bol­si­llo del tra­ba­ja­dor.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *