Deus­to: Un silen­cio dela­ta­dor- Mikel Ari­za­le­ta

Medio siglo lar­go de silen­cio espe­so y por fin “Cár­ce­les y cam­pos de con­cen­tra­ción en Biz­kaia (1937−1940)”, un libro de Ascen­sión Badio­la Ariz­ti­mu­ño. “La entra­da de las tro­pas fran­quis­tas en Bil­bao el 19 de junio de 1937 y la pos­te­rior ren­di­ción del ejér­ci­to de Euz­ka­di en San­to­ña hizo que el País Vas­co que­da­se con­ver­ti­do en una inmen­sa cár­cel, en la que, ade­más, los pelo­to­nes de eje­cu­ción fun­cio­na­ron a des­ta­jo”.

El vacío his­to­rio­grá­fi­co en torno al régi­men car­ce­la­rio y el de los cam­pos de con­cen­tra­ción en Biz­kaia es obvio, fue­ra de los impor­tan­tes tra­ba­jos del zara­go­zano Javier Rodri­go en “Cau­ti­vos. Cam­pos de con­cen­tra­ción en la Espa­ña fran­quis­ta, 1936−1947”. Una pági­na poco cono­ci­da de nues­tra his­to­ria recien­te y, sin embar­go, impres­cin­di­ble, ya que antes de pasar una pági­na con­vie­ne leer­la.

Ascen­sión Badio­la des­cri­be esta pági­na espe­luz­nan­te de la inme­dia­ta pos­gue­rra y lo hace, a jui­cio de su direc­to­ra de tesis la cate­drá­ti­ca Ánge­les Egi­do León, con rigor, basán­do­se fun­da­men­tal­men­te en fuen­tes mili­ta­res que has­ta hace unos años han esta­do veda­das a la inves­ti­ga­ción.

Tras­la­da al lec­tor a las cár­ce­les de Larri­na­ga, a Esco­la­pios, al Car­me­lo, al cha­let de Orue, al bar­co Upo-Men­di, al con­ven­to de las Ado­ra­tri­ces… “A fina­les de 1937 las cár­ce­les bil­bai­nas lle­gan a tener cer­ca de 8000 pri­sio­ne­ros, juz­ga­dos tras audi­to­ría de gue­rra”. “Las cifras de la repre­sión impre­sio­nan por sí mis­mas, pero más aún cuan­do van acom­pa­ña­das, como es el caso, de los nom­bres y ape­lli­dos de más de 9.000 repre­sa­lia­dos por el fran­quis­mo, nom­bres y ape­lli­dos que evi­den­cian que detrás de los núme­ros exis­tie­ron per­so­nas con­cre­tas, de car­ne y hue­so, como se pone de mani­fies­to a tra­vés de las car­tas que deja­ron algu­nos pri­sio­ne­ros antes de morir. La esta­dís­ti­ca de pri­sio­ne­ros fusi­la­dos o aga­rro­ta­dos en Bil­bao des­de junio de 1937 a fina­les de 1939 ascien­de a 563: 34 eje­cu­ta­dos a garro­te y 529 fusi­la­dos.

Badio­la ana­li­za tam­bién los cam­pos de con­cen­tra­ción, entre los cua­les los dos más impor­tan­tes son dos cen­tros de jesui­tas: la famo­sa Uni­ver­si­dad pri­va­da de Deus­to, fun­da­da en 1886 por la Com­pa­ñía de Jesús, des­de don­de por estos años salie­ron los hom­bres que nutrie­ron los bata­llo­nes de tra­ba­ja­do­res, la mano de obra escla­va que el fran­quis­mo empleó en las minas, en las indus­trias de gue­rra o en obras tan sin­gu­la­res como el aero­puer­to de Son­di­ka o la cons­truc­ción del ferro­ca­rril de Ger­ni­ka a Bermeo y el cole­gio de los jesui­tas de Ordu­ña. “Apar­te de los 8000 pri­sio­ne­ros a fina­les del 37 había unos 3000 pri­sio­ne­ros sin juz­gar en Deus­to y unos 2500 en Ordu­ña, dos de los cam­pos de con­cen­tra­ción de Biz­kaia”. Deus­to alber­gó has­ta 5000 pri­sio­ne­ros, de los que falle­cie­ron den­tro de sus muros 187 por ham­bre, enfer­me­dad y aban­dono.

¿A qué se debe este silen­cio eterno, más tra­tán­do­se de los loca­les de una Uni­ver­si­dad con cáte­dra de His­to­ria? ¿Por qué el cate­drá­ti­co titu­lar de His­to­ria Con­tem­po­rá­nea de Deus­to, el jesui­ta Fer­nan­do Gar­cía de Cor­tá­zar, tan par­lan­chín y pari­dor de libros nun­ca habló de ello ni con­tó la tra­ge­dia de repre­sión y cam­po de con­cen­tra­ción de sus muros? ¿Por qué los dos cam­pos de con­cen­tra­ción más impor­tan­tes del fran­quis­mo en Biz­kaia se alber­ga­ron pre­ci­sa­men­te en dos cen­tros jesuí­ti­cos? ¿Por qué fue­ron tan nume­ro­sos en el esta­do espa­ñol los cole­gios de frai­les y mon­jas y tan­tos los semi­na­rios con­ver­ti­dos en cár­ce­les y antros de tor­tu­ra y mal­tra­to humano en épo­ca fran­quis­ta? Recor­de­mos el semi­na­rio de Satu­rra­rán con­ver­ti­do en cár­cel de exter­mi­nio entre 1938 – 1944, his­to­ria narra­da hace poco en la pelí­cu­la Iza­rren argía y con­ta­da en el libro “No llo­réis, lo que tenéis que hacer es no olvi­dar­nos” de María Gon­zá­lez Goro­sa­rri?

De nue­vo se hace paten­te en la Uni­ver­si­dad de Deus­to un hecho incues­tio­na­ble en la his­to­ria actual, en pala­bras del pro­fe­sor Julián Casa­no­va en su libro La Igle­sia de Fran­co: «La Igle­sia, la jerar­quía, el cle­ro… pro­por­cio­na­ron a Fran­co la más­ca­ra de la reli­gión como refu­gio de su tira­nía y cruel­dad…, hicie­ron más por legi­ti­mar­lo, afian­zar­lo, pro­te­ger­lo y silen­ciar sus nume­ro­sos atro­pe­llos de los dere­chos huma­nos que por com­ba­tir­lo.… Sacer­do­tes y reli­gio­sos, sobre todo jesui­tas y domi­ni­cos, se linea­ron sin nin­gún rubor con los aires auto­ri­ta­rios y fas­cis­tas que sopla­ban enton­ces en muchas par­tes de Euro­pa”. Los jesui­tas Cons­tan­tino Bay­le, Anto­nio Enci­nas, su mis­mo supe­rior gene­ral Jesús W. Ledó­chows­ki, el pro­fe­sor de la Gre­go­ria­na Joa­quín Sala­ve­rri o el espe­cial­men­te sinies­tro el jesui­ta José Anto­nio Pérez del Pul­gar dan tes­ti­mo­nio, entre otros muchos, de esta cola­bo­ra­ción entre altar y espa­da.

Pero el pro­ble­ma, con ser ya gra­ve e inhu­mano, no es que sólo lo fue­ran ayer, es que tam­bién lo siguen sien­do hoy. El 1 de julio de 2007 Ahaz­tuak seña­ló a la Uni­ver­si­dad de Deus­to como “Lugar de Memo­ria” colo­can­do una pla­ca en su entra­da y denun­cian­do, al mis­mo tiem­po, cómo los edi­fi­cios de esta Uni­ver­si­dad sir­vie­ron entre los años 1937 y 1940 de cen­tro de reclu­sión y cla­si­fi­ca­ción de miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos y de gue­rra.

La pla­ca duró un día. Fue la res­pues­ta de los jesui­tas de hoy a su repre­sión de ayer.


Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *