ARABIA SAUDITA: La con­tra­rre­vo­lu­ción con dine­ro con­tan­te y sonan­te

La con­tra­rre­vo­lu­ción, para para­fra­sear al gran poe­ta difun­to del soul Gil Scott-Heron, no será tele­vi­sa­da; flo­ta­rá río aba­jo reple­ta de dine­ro con­tan­te y sonan­te. Tome­mos Egip­to.

La Casa de Saud ha dado al jefe del Supre­mo Con­se­jo Mili­tar, el maris­cal de cam­po Tan­ta­wi 4.000 millo­nes de dóla­res en dine­ro con­tan­te y sonan­te, aun­que ni siquie­ra la Esfin­ge sabe con segu­ri­dad cuán­to poder real­men­te tie­ne Tan­ta­wi, de 75 años, el ex minis­tro de defen­sa del depues­to tirano Hos­ni Muba­rak.

Washing­ton otor­gó a El Cai­ro 1.000 millo­nes de dóla­res en con­cep­to de “per­dón de deu­da” y otros 1.000 millo­nes en garan­tías de prés­ta­mos. No es mucho, en com­pa­ra­ción con lo que Washing­ton le da a Israel, pero des­pués de todo es una señal. Y lue­go el Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal con­ce­dió otros 3.000 millo­nes de dóla­res en prés­ta­mos. El “nue­vo” Egip­to comen­za­rá a actuar ata­do por cade­nas impla­ca­bles.

No es fácil expli­car de que mane­ra la “aper­tu­ra” de Rafah –la fron­te­ra con Gaza– no fue real­men­te una aper­tu­ra. La cuo­ta de habi­tan­tes de Gaza con liber­tad de movi­mien­to es un máxi­mo de 400 por día; y nada menos que 5.000 gaza­nos siguen en una lis­ta negra. Por lo tan­to la situa­ción de gulag sigue sien­do simi­lar a los nive­les apro­ba­dos por Muba­rak.
Tam­bién cues­ta expli­car por qué el vaci­lan­te can­di­da­to pre­si­den­cial egip­cio “aho­ra lo ven… aho­ra no”, Moha­med El-Bara­dei, desa­rro­lla aho­ra una ofen­si­va de encan­to en los medios sau­díes, elo­gian­do al rey Abdu­llah mien­tras rea­li­za el con­tor­sio­nis­mo de igno­rar el fre­né­ti­co apo­yo sau­dí a Muba­rak has­ta el últi­mo minu­to (y más allá).

El dine­ro man­da

En Yemen, la Casa de Saud está –qué otra cosa iba a hacer– com­pran­do a tri­bus yeme­ni­tas con dine­ro con­tan­te y sonan­te, en nom­bre de la “esta­bi­li­dad de la región”. A pesar de que está a la altu­ra de su repu­tación de asi­lo exclu­si­vo para dic­ta­do­res ára­bes en fuga, la Casa de Saud está ofi­cial­men­te a favor de que el pre­si­den­te Abdu­llah Saleh renun­cie en nom­bre de “menos derra­ma­mien­to de san­gre y menos ines­ta­bi­li­dad”.
La Casa de Saud insis­te –y no es una iro­nía– en que reci­be a Saleh por “moti­vos huma­ni­ta­rios”. Ofi­cial­men­te, la Casa de Saud tam­bién abo­mi­na de un “vacío de poder”. Dicho vacío de poder, sin embar­go, sigue sien­do bas­tan­te per­sis­ten­te, com­bi­na­do aho­ra con temo­res de “aumen­to del caos”. Washing­ton, mien­tras tan­to, estu­dia fre­né­ti­ca­men­te el hori­zon­te tra­tan­do de encon­trar algu­nos “obje­ti­vos” de Al-Qai­da en la Penín­su­la Ará­bi­ga (AQAP) que pue­da ata­car con dro­nes.

Si Saleh se des­pla­za de vuel­ta a Yemen solo podría hacer­lo por­que la Casa de Saud así lo quie­re. De modo que tene­mos una situa­ción en la cual el hijo de Saleh, Ali, coman­da la Guar­dia Repu­bli­ca­na de eli­te –des­de el inte­rior del pala­cio pre­si­den­cial– y sus cua­tro pri­mos tam­bién con­tro­lan uni­da­des mili­ta­res cla­ves. El actual diri­gen­te “inte­ri­no”, el vice­pre­si­den­te Abdu-Rabo Man­sur Hadi, es un tes­ta­fe­rro.

Ara­bia Sau­dí pare­ce con­do­nar, por el momen­to, ese arre­glo de un poder teó­ri­ca­men­te exen­to de vacío. En cuan­to al amplio movi­mien­to de pro­tes­ta yeme­ní, su úni­ca posi­bi­li­dad sería aho­ra obli­gar a Hadi a que­dar­se, pre­sio­nar por un gobierno tran­si­to­rio, y tra­tar de aca­bar con la con­tra­rre­vo­lu­ción, diri­gi­da por la fami­lia de Saleh, con el poder popu­lar. Si lo logra­ra, la Casa de Saud inter­ven­dría bru­tal y direc­ta­men­te.

En Bah­réin, la Casa de Saud apo­ya explí­ci­ta­men­te a la Orga­ni­za­ción Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos; no es sor­pren­den­te: su jefe fue nom­bra­do el año pasa­do por el rey Hamad bin Isa al-Kha­li­fa, de modo que la orga­ni­za­ción tie­ne que apo­yar a la dinas­tía gober­nan­te, pero no tan­to como los amos sau­díes. Mien­tras tan­to, los prin­ci­pa­les acti­vis­tas de dere­chos huma­nos de las orga­ni­za­cio­nes real­men­te inde­pen­dien­tes de Bah­réin, han sido arres­ta­dos y se enfren­tan a tri­bu­na­les mili­ta­res.

Y como un ladrón en la oscu­ri­dad de la noche, ¿quién se coló en Washing­ton para ser reci­bi­do en la Casa Blan­ca por el pre­si­den­te Barack Oba­ma el mar­tes pasa­do? Nada menos que el Prín­ci­pe Here­de­ro de Bah­réin, Sal­man al-Kha­li­fa.

No hubo rue­da de pren­sa. No hubo fotos. Es como si esa con­ver­sa­ción se hubie­ra auto­des­trui­do en cin­co segun­dos, pero tuvo lugar, entre un Pre­mio Nobel de la Paz car­ga­do de dro­nes y el jefe de las fuer­zas arma­das de una satra­pía esta­dou­ni­den­se en el Gol­fo Pér­si­co que está ocu­pa­da derro­can­do a su pro­pio pue­blo. No hay sufi­cien­te retó­ri­ca como para alte­rar la cuen­ta: Washing­ton apo­ya total­men­te la repre­sión irres­tric­ta en todo el Gol­fo Pér­si­co, para extre­mo pla­cer de la Casa de Saud.

Es pesa­do, no es un her­mano.

Y lue­go tene­mos la pre­gun­ta de los Her­ma­nos Musul­ma­nes, esen­cial en el con­tex­to de la con­tra­rre­vo­lu­ción estadounidense/​saudí cui­da­do­sa­men­te orques­ta­da.
Los Her­ma­nos Musul­ma­nes están sien­do uti­li­za­dos por la Casa de Saud por todas par­tes, des­de Siria a Egip­to. En Egip­to, la vie­ja guar­dia reac­cio­na­ria de la Her­man­dad tra­ba­ja muy de cer­ca con el Con­se­jo Mili­tar; pro­ba­ble­men­te hay “recom­pen­sas” por bue­na con­duc­ta tan­to de Washing­ton como de Riad.

Evi­den­te­men­te esto no se con­ver­ti­rá en un apo­yo a El-Bara­dei, cuyo atrac­ti­vo se basa en jóve­nes sin poder, libe­ra­les, unos pocos izquier­dis­tas y un gru­po de isla­mis­tas pro­gre­sis­tas que deser­ta­ron de la Her­man­dad Musul­ma­na “tra­di­cio­nal”.
En cuan­to a los sala­fis­tas, aún más reac­cio­na­rios, aho­ra entran en gru­pos de Face­book, en una ofen­si­va de rela­cio­nes públi­cas para tra­tar de mejo­rar su atroz ima­gen y mez­clar­se de algu­na mane­ra con “otras corrien­tes inte­lec­tua­les y polí­ti­cas”.

Mien­tras tan­to, los medios sau­díes están reple­tos de sus pro­pias rela­cio­nes públi­cas ensal­zan­do los méri­tos del rei­no y deni­gran­do “la corrup­ción de la fami­lia gober­nan­te y sus acó­li­tos” en repú­bli­cas ára­bes selec­cio­na­das como Siria y Libia. Según la pla­ta­for­ma ofi­cial del Club de la Con­tra­rre­vo­lu­ción del Gol­fo, tam­bién cono­ci­do como Con­se­jo de Coope­ra­ción del Gol­fo (GCC), todas las monar­quías ára­bes son tan vir­tuo­sas como vír­ge­nes en el paraí­so.

Mien­tras con­ti­núa la con­tra­rre­vo­lu­ción del dine­ro con­tan­te y sonan­te, el futu­ro de la gran revuel­ta ára­be de 2011 pare­ce cada vez más som­brío. Todo depen­de de la fuer­za con la cual el espí­ri­tu de la Pla­za Tah­rir logre con­tro­lar al Con­se­jo Mili­tar en Egip­to. Y cómo las fuer­zas pro­gre­sis­tas en Egip­to, Yemen y otros sitios encuen­tren mane­ras de con­tra­rres­tar el impla­ca­ble impac­to de la rique­za petro­le­ra de la Casa de Saud.

Asia Times On Line /​Rebe­lión

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *