Men­sa­je mafio­so (Cese del fue­go y des­pués desar­me)- Ati­lio Boron

Según Kurt Bur­neo, eco­no­mis­ta del equi­po téc­ni­co que ase­so­ra a Ollan­ta Huma­la, no exis­te nin­gún fun­da­men­to macro­eco­nó­mi­co que expli­que la abrup­ta caí­da expe­ri­men­ta­da por la Bol­sa de Lima el lunes pasado.

En rela­ción a este tema se mani­fes­tó tam­bién la cali­fi­ca­do­ra de ries­go Mood­y’s, ase­gu­ran­do que no exis­ten razo­nes que auto­ri­cen a cam­biar sus pro­nós­ti­cos sobre el desem­pe­ño futu­ro de la eco­no­mía perua­na o a dis­mi­nuir el gra­do de inver­sión del Perú, lo que fue con­fir­ma­do por otra cali­fi­ca­do­ra, Fitch Rating y por los ban­cos inter­na­cio­na­les de inver­sión que ope­ran en ese país. Impá­vi­do ante estos argu­men­tos, el sol con­ti­nuó su mode­ra­da depre­cia­ción fren­te al dólar. (…). Si, según se dice, los fun­da­men­tos son sóli­dos y se des­car­ta cual­quier cam­bio, ¿cuál es la razón por la que cayó la Bolsa?

La res­pues­ta es bien sim­ple: por­que ante el nue­vo cua­dro polí­ti­co abier­to por la elec­ción de Huma­la los espe­cu­la­do­res que se dan cita en todas las bol­sas del mun­do (y la de Lima no es una excep­ción) deci­die­ron enviar­le un men­sa­je mafio­so al pre­si­den­te elec­to hacien­do una peque­ña demos­tra­ción de su pode­río y su mus­cu­la­tu­ra finan­cie­ra. En suma, una espe­cie de «gol­pe de mer­ca­do» pre­ven­ti­vo, una adver­ten­cia y un recor­da­to­rio de lo que podría lle­gar a pasar­le en caso de que opta­ra por aban­do­nar el camino tra­za­do por sus predecesores.

(…) Huma­la decla­ró que será res­pe­tuo­so de la eco­no­mía de mer­ca­do; al mis­mo tiem­po dijo que quie­re aca­bar con la pobre­za y la exclu­sión social. Pero si man­tie­ne la eco­no­mía de mer­ca­do, tal cual hoy exis­te en el Perú, lo segu­ro será que la pobre­za y la exclu­sión social crez­can al rit­mo des­me­su­ra­do en que lo hace la tasa de ganan­cia de las empresas.

Ten­drá que optar, y en la pul­sea­da con los mer­ca­dos su arma prin­ci­pal, tal vez la úni­ca, será su capa­ci­dad para pro­mo­ver la orga­ni­za­ción y con­cien­ti­za­ción del cam­po popular. (…)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.