Men­sa­je mafio­so (Cese del fue­go y des­pués desar­me)- Ati­lio Boron

Según Kurt Bur­neo, eco­no­mis­ta del equi­po téc­ni­co que ase­so­ra a Ollan­ta Huma­la, no exis­te nin­gún fun­da­men­to macro­eco­nó­mi­co que expli­que la abrup­ta caí­da expe­ri­men­ta­da por la Bol­sa de Lima el lunes pasa­do.

En rela­ción a este tema se mani­fes­tó tam­bién la cali­fi­ca­do­ra de ries­go Mood­y’s, ase­gu­ran­do que no exis­ten razo­nes que auto­ri­cen a cam­biar sus pro­nós­ti­cos sobre el desem­pe­ño futu­ro de la eco­no­mía perua­na o a dis­mi­nuir el gra­do de inver­sión del Perú, lo que fue con­fir­ma­do por otra cali­fi­ca­do­ra, Fitch Rating y por los ban­cos inter­na­cio­na­les de inver­sión que ope­ran en ese país. Impá­vi­do ante estos argu­men­tos, el sol con­ti­nuó su mode­ra­da depre­cia­ción fren­te al dólar. (…). Si, según se dice, los fun­da­men­tos son sóli­dos y se des­car­ta cual­quier cam­bio, ¿cuál es la razón por la que cayó la Bol­sa?

La res­pues­ta es bien sim­ple: por­que ante el nue­vo cua­dro polí­ti­co abier­to por la elec­ción de Huma­la los espe­cu­la­do­res que se dan cita en todas las bol­sas del mun­do (y la de Lima no es una excep­ción) deci­die­ron enviar­le un men­sa­je mafio­so al pre­si­den­te elec­to hacien­do una peque­ña demos­tra­ción de su pode­río y su mus­cu­la­tu­ra finan­cie­ra. En suma, una espe­cie de «gol­pe de mer­ca­do» pre­ven­ti­vo, una adver­ten­cia y un recor­da­to­rio de lo que podría lle­gar a pasar­le en caso de que opta­ra por aban­do­nar el camino tra­za­do por sus pre­de­ce­so­res.

(…) Huma­la decla­ró que será res­pe­tuo­so de la eco­no­mía de mer­ca­do; al mis­mo tiem­po dijo que quie­re aca­bar con la pobre­za y la exclu­sión social. Pero si man­tie­ne la eco­no­mía de mer­ca­do, tal cual hoy exis­te en el Perú, lo segu­ro será que la pobre­za y la exclu­sión social crez­can al rit­mo des­me­su­ra­do en que lo hace la tasa de ganan­cia de las empre­sas.

Ten­drá que optar, y en la pul­sea­da con los mer­ca­dos su arma prin­ci­pal, tal vez la úni­ca, será su capa­ci­dad para pro­mo­ver la orga­ni­za­ción y con­cien­ti­za­ción del cam­po popu­lar. (…)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *