Los car­gos elec­tos de Bil­du esta­mos dis­pues­tos a tra­ba­jar por el cambio

Este sába­do, 11 de junio, es y debe ser un gran día para este país.
La coa­li­ción Bil­du lle­ga­rá al gran día de la cons­ti­tu­ción e las ins­ti­tu­cio­nes más cer­ca­nas al pue­blo, con los debe­res muy bien hechos.
Hemos sido los depo­si­ta­rios de 313.000 votos que nos han dado más de 1.100 con­ce­ja­les y la posi­bi­li­dad y el deber de gober­nar dece­nas de ayun­ta­mien­tos. Y esta­mos dis­pues­tos y dispuestas.

1‑Nuevo mapa político
A par­tir de maña­na, varia­rá de raíz el mapa polí­ti­co e ins­ti­tu­cio­nal de este país, sus­ten­ta­do todos estos años en una Ley de Par­ti­dos y una polí­ti­ca de blo­queo des­de Madrid, que ha veta­do la par­ti­ci­pa­ción de todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas, tam­bién en esta oca­sión. Tras los resul­ta­dos del 22 de mayo y el man­da­to ema­na­do de las urnas, está polí­ti­ca de blo­queo tie­ne que finalizar.
Por­que este pue­blo ha apos­ta­do y apues­ta mayo­ri­ta­ria­men­te por el cam­bio con mayús­cu­las, por un nue­vo tiem­po polí­ti­co, tiem­po de ilu­sión y espe­ran­za, que debe traer el avan­ce defi­ni­ti­vo en la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca de este país.
Maña­na este nue­vo tiem­po se ins­ta­la­rá en los ayun­ta­mien­tos de los cua­tro terri­to­rios refle­jan­do esa mayo­ría social aber­tza­le y de izquier­das que ocu­pa­rá un sitio prio­ri­ta­rio, adqui­rien­do cen­tra­li­dad para los pró­xi­mos cua­tro años.

2‑Ejes de actuación 
Este pue­blo ha apos­ta­do por el cam­bio, ha dicho que no le vale este mar­co polí­ti­co y que quie­re cam­biar esta socie­dad injus­ta. El man­da­to popu­lar es cla­ro y lo vamos a cumplir.
En este sen­ti­do, des­de la coa­li­ción Bil­du el pri­mer gran eje de actua­ción y pun­to de encuen­tro con la socie­dad irá diri­gi­do a la bús­que­da de la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca: Esta­mos fir­me­men­te com­pro­me­ti­dos con la paz, con la nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca, para que todos los pro­yec­tos polí­ti­cos sean posi­bles, para que todas las for­ma­cio­nes polí­ti­cas sean lega­les, tam­bién Sor­tu, para que los pre­sos vuel­van a casa, para que todas las vio­len­cias des­apa­rez­can y todos los dere­chos sean respetados.

El segun­do gran eje de actua­ción y pun­to de encuen­tro esta­rá diri­gi­do a abor­dar un pro­yec­to de cam­bio eco­nó­mi­co y social pro­gre­sis­ta, a tra­vés de polí­ti­cas de repar­to de la rique­za en mate­ria fis­cal y social, de con­cep­tos alter­na­ti­vos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, en defi­ni­ti­va, plan­tean­do un nue­vo mode­lo de desa­rro­llo para nues­tros pue­blos y para nues­tro país.
Tra­ba­ja­re­mos para apor­tar a la cons­truc­ción nacio­nal en todas sus dimen­sio­nes: cul­tu­ral, lin­güís­ti­co, institucional…
Tra­ba­ja­re­mos para dar for­ma a un pro­yec­to inde­pen­den­tis­ta y de cam­bio social.

3‑Democracia par­ti­ci­pa­ti­va
Trae­re­mos aire fres­co a las ins­ti­tu­cio­nes y abri­re­mos de par en par las puer­tas de los ayuntamientos.
Vamos a ser la garan­tia del cam­bio poli­ti­co y social y los ciu­da­da­nos seran los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas de ese cam­bio. Los ciu­da­da­nos se situa­ran al fren­te del cam­bio en nues­tros ayuntamientos.
La ges­tión de todos los alcal­des y con­ce­ja­les de Bil­du esta­rá a dis­po­si­ción de la ciu­da­da­nía que nos ha traí­do has­ta don­de esta­mos, y cami­na­re­mos de la mano en la acción municipal.
Vamos a abrir de par en par las puer­tas a la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na, con mesas sec­to­ria­les, con la par­ti­ci­pa­ción de las tra­ba­ja­do­ras y tra­ba­ja­do­res; vamos a arti­cu­lar todos los ins­tru­men­tos para que ser veci­na o vecino en los ayun­ta­mien­tos que gober­ne­mos no sea una cir­cuns­tan­cia pasi­va sino un agen­te acti­vo en el dise­ño del día a día de nues­tros pue­blos y barrios.

4‑El cam­bio está en marcha
En con­se­cuen­cia, el cam­bio ya está en mar­cha. Esta­mos ante una opor­tu­ni­dad his­tó­ri­ca, con una alter­na­ti­va sobe­ra­nis­ta fuer­te y capaz de cam­biar des­de las ins­ti­tu­cio­nes la situa­ción polí­ti­ca y social de este país. Este es nues­tro reto.
Un reto que asu­mi­mos des­de las alcal­días y de la mis­ma mane­ra y con el mis­mo esfuer­zo des­de la labor de opo­si­ción, siem­pre con abso­lu­ta res­pon­sa­bi­li­dad. Todos tene­mos la obli­ga­ción de actuar con altu­ra de miras.
Así lo hare­mos noso­tros. Con pro­pues­tas para con­tri­buir a solu­cio­nar los pro­ble­mas que polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les que afron­ta­mos. Y tene­mos gen­te pre­pa­ra­da, equi­pos huma­nos y pro­fe­sio­na­les. Y ade­más, ganas, ilu­sión y empu­je para ges­tio­nar esas ins­ti­tu­cio­nes y con­ver­tir­las en la palan­ca con la que rom­per el inmo­vi­lis­mo y apun­ta­lar ese cam­bio que, más que nece­sa­rio, pare­ce imprescindible.

5‑Las urnas han habla­do: manos a la obra 
La socie­dad ya ha deci­di­do y los cálcu­los par­ti­dis­tas no pue­den y no deben obs­ta­cu­li­zar ni defrau­dar el resul­ta­do de las urnas. Y lo deci­mos des­de el úni­co inte­rés que nos mue­ve que no es otro que avan­zar como país, avan­zar en la liber­tad, en el desa­rro­llo social y en el bienestar.
Maña­na, 11 de junio, se con­for­ma­rán las ins­ti­tu­cio­nes y Bil­du hará lo que los miles de votan­tes le exi­gen: impul­sar el cam­bio en todas las ins­ti­tu­cio­nes, gober­nan­do y en la oposición.
Aque­llos que, sin embar­go, se opon­gan al cam­bio polí­ti­co, ins­ti­tu­cio­nal y social y se enro­quen en las alian­zas y rece­tas cadu­cas para entor­pe­cer­la, saben de ante­mano que han per­di­do la bata­lla de la adhe­sión popu­lar y de las ideas y que solo les que­da la trin­che­ra del blo­queo que no con­du­ce a nin­gu­na parte.
Por eso, des­de la más abso­lu­ta tran­qui­li­dad y segu­ri­dad de ir reman­do en la bue­na direc­ción, maña­na cele­bra­re­mos el día, como cele­bra­mos el 22 de mayo, con el pue­blo y des­de el pueblo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.