Extra­ña pare­ja: Las arma­men­tis­tas lide­ran la “defen­sa de la demo­cra­cia” – Manuel Freytas

Según The Wall Street Jour­nal el Pen­tá­gono y el Depar­ta­men­to de Esta­do acu­den aho­ra a los con­tra­tis­tas de defen­sa para con­so­li­dar el “sis­te­ma demo­crá­ti­co” y pro­mo­ver la esta­bi­li­dad polí­ti­ca en paí­ses de alto ries­go (paí­ses pobres en con­flic­to). De esta mane­ra, los gran­des con­tra­tis­tas del Pen­tá­gono, ade­más de hege­mo­ni­zar los con­tra­tos de ven­tas de armas a nivel mun­dial, aho­ra pue­den par­ti­ci­par de pro­yec­tos civi­les para des­ac­ti­var “poten­cia­les cri­sis” que afec­ten a la “gober­na­bi­li­dad demo­crá­ti­ca”, con pro­gra­mas tan sim­ples como la ase­so­ría de abo­ga­dos o cla­ses de repa­ra­ción de autos.

Según el Jour­nal, la Casa Blan­ca con­tra­tó a Lockheed Mar­tin (pri­mer ven­de­dor de armas del mun­do) para poner a prue­ba un prin­ci­pio cada vez más exten­di­do de su polí­ti­ca de seguridad.Este prin­ci­pio ‑sub­ra­ya- cono­ci­do como “poder blan­do” (la demo­cra­cia) , mez­cla el pode­río mili­tar con ope­ra­cio­nes des­ti­na­das a mejo­rar la esta­bi­li­dad polí­ti­ca y la influen­cia esta­dou­ni­den­se en rin­co­nes del mun­do como Liberia.

Lockheed Mar­tin Corp. se con­vir­tió en el con­tra­tis­ta de defen­sa núme­ro uno de Esta­dos Uni­dos a tra­vés de la ven­ta de arma­men­to sofis­ti­ca­do como el avión de com­ba­te F‑35 Joint Stri­ke Figh­ter. Su últi­ma con­tri­bu­ción al arse­nal esta­dou­ni­den­se: la capa­ci­ta­ción de fis­ca­les en el Minis­te­rio de Jus­ti­cia de Libe­ria. De acuer­do con el Jour­nal, Washing­ton teme que las nacio­nes afec­ta­das por la pobre­za y las pug­nas polí­ti­cas pro­vo­quen con­flic­tos regio­na­les y fomen­ten las orga­ni­za­cio­nes “terro­ris­tas”.

El secre­ta­rio de Defen­sa de EEUU, Robert Gates, afir­mó que el pro­ble­ma que plan­tean los esta­dos falli­dos “es de muchas for­mas el desa­fío ideo­ló­gi­co y de segu­ri­dad de nues­tra era”. Las fir­mas de defen­sa están ansio­sas de “ayu­dar”, seña­la el Journal.

“La defi­ni­ción de segu­ri­dad glo­bal está cam­bian­do”, según el pre­si­den­te de Lockheed Mar­tin, Robert Ste­vens. El eje­cu­ti­vo quie­re que el fabri­can­te de los avio­nes de com­ba­te más avan­za­dos de la Fuer­za Aérea se con­vier­ta en un fac­tor cla­ve en la cam­pa­ña esta­dou­ni­den­se para usar medios eco­nó­mi­cos y polí­ti­cos para ali­near a paí­ses con los intere­ses estra­té­gi­cos de Washing­ton y el “pro­yec­to demo­cra­cia” a esca­la planetaria.

Lockheed es uno de los fabri­can­tes de equi­pos mili­ta­res que espe­ra par­ti­ci­par en la lici­ta­ción de un con­tra­to del Depar­ta­men­to de Esta­do para apo­yar “pro­gra­mas inter­na­cio­na­les de desa­rro­llo en el sec­tor del dere­cho penal”, cuyo valor podría alcan­zar los US$30.000 millo­nes para un perío­do de cin­co años.

Libe­ria ‑seña­la el Jour­nal- es una prue­ba de fue­go para deter­mi­nar si Lockheed está capa­ci­ta­da para este “nue­vo rol” de los con­tra­tis­tas de defensa.

El país afri­cano emer­gió en 2003 de dos déca­das de inter­mi­ten­te gue­rra civil. Fue enton­ces cuan­do BAE, una sub­si­dia­ria de Lockheed, así como Dyn­Corp, empe­za­ron a “recons­truir” y a ven­der armas a las fuer­zas mili­ta­res de ese país en nom­bre del gobierno esta­dou­ni­den­se. Su pre­si­den­ta, Ellen John­son Sir­leaf, ha esta­do fomen­tan­do una rela­ción sóli­da con la Casa Blan­ca des­de que asu­mió el car­go en 2006.

North­rop Grum­man Co., el ter­cer mayor con­tra­tis­ta de defen­sa de EEUU des­pués de Lockheed y Boeing, entre­nó a sol­da­dos sene­ga­le­ses en “misio­nes de paz” sobre los aspec­tos lega­les de los “dere­chos humanos”.

A prin­ci­pios de 2010, Dyn­Corp Inter­na­tio­nal Inc. com­pró Casals & Asso­cia­tes Inc., una fir­ma espe­cia­li­za­da en fomen­tar los sis­te­mas jurí­di­cos y de salud públi­ca en “paí­ses en desa­rro­llo” (léa­se paí­ses pobres). La adqui­si­ción “for­ta­le­ce nues­tra ali­nea­ción con el énfa­sis del gobierno de Barack Oba­ma en el uso del ‘poder inte­li­gen­te’ para los desa­fíos glo­ba­les”, dijo el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de Dyn­Corp, William Ballhaus, al anun­ciar el acuerdo.

En 2008, el con­tra­tis­ta de ser­vi­cios y tec­no­lo­gía mili­tar L‑3 Com­mu­ni­ca­tions Hol­dings Inc. adqui­rió Inter­na­tio­nal Resour­ces Group Ltd., com­pa­ñía que tra­ba­ja en pro­yec­tos de desa­rro­llo eco­nó­mi­co, de ener­gía y otros en dece­nas de “paí­ses en desarrollo”.

Otro gigan­te del sec­tor, BAE Sys­tems Inc., ha pro­por­cio­na­do antro­pó­lo­gos para que acom­pa­ñen a sol­da­dos esta­dou­ni­den­ses en Irak y Afga­nis­tán y los “ayu­den a enten­der las cul­tu­ras loca­les”. BAE dice que está bus­can­do más con­tra­tos “de poder inte­li­gen­te” en Áfri­ca, el con­ti­nen­te adon­de se diri­ge la mayo­ría de estos pro­gra­mas de “afian­za­mien­to de la democracia” .

En resu­men, la extra­ña aso­cia­ción entre las armas y la “demo­cra­cia” imple­men­ta­da por Washing­ton nos remi­te a una pará­bo­la: Los “dere­chos huma­nos”, la “paz” y la “demo­cra­cia” se impo­nen a pun­ta de bayoneta.

Es la sus­tan­cia matriz del “poder blan­do” y el “poder duro”.

Estra­te­gias convergentes

Des­de hace más de 20 años, la demo­cra­cia de mer­ca­do (el “poder blan­do”) con­vi­ve con los arse­na­les nuclea­res mili­ta­res de EEUU y las poten­cias impe­ria­lis­tas (el “poder duro”). Se tra­ta de una estra­te­gia de “dos caras” orien­ta­da a pre­ser­var el domi­nio geo­po­lí­ti­co y mili­tar glo­bal del sis­te­ma capi­ta­lis­ta, tan­to por vías de la “per­sua­sión” como por vías del poder armado.

La estra­te­gia del con­trol polí­ti­co y social por medios mili­ta­res (de las dic­ta­du­ras mili­ta­res de la doc­tri­na de “segu­ri­dad nacio­nal”), fue sus­ti­tui­da gra­dual­men­te por admi­nis­tra­cio­nes civi­les, pode­res eje­cu­ti­vos, par­la­men­tos y cor­tes de jus­ti­cia total­men­te malea­bles a los intere­ses y obje­ti­vos de los ban­cos y las tras­na­cio­na­les capi­ta­lis­tas en en las áreas depen­dien­tes de Asia, Afri­ca y Amé­ri­ca Latina.

El tér­mino “poder blan­do” (soft power) fue acu­ña­do por el pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Har­vard Joseph Nye, en su libro de 1990 Bound to Lead: The Chan­ging Natu­re of Ame­ri­can Power, que lue­go desa­rro­lla­ría en 2004 en Soft Power: The Means to Suc­cess in World Politics.

El valor del tér­mino como teo­ría polí­ti­ca, ha sido acep­ta­do por un amplio aba­ni­co de ana­lis­tas del sis­te­ma capi­ta­lis­ta para dife­ren­ciar el poder sutil de las ideas y de la diplo­ma­cia expre­sa­das en “demo­cra­cia” fren­te a for­mas más vio­len­tas del lla­ma­do “poder duro” expre­sa­do en la acción mili­tar del domi­nio o la con­quis­ta, o en la acción coer­ci­ti­va de la pre­sión económica.

Nye es autor de un famo­so libro lla­ma­do “La para­do­ja del poder ame­ri­cano”, cuya tesis fun­da­men­tal es no negar el rol hege­mó­ni­co de EEUU, pero afir­mar que éste debe ser ejer­ci­do usan­do sus recur­sos cul­tu­ra­les, eco­nó­mi­cos, de coope­ra­ción, diplo­má­ti­cos (poder blando),y no tan­to sus recur­sos mili­ta­res (poder duro).

En resu­men, la teo­ría “dua­lis­ta” de Nye pro­po­ne cam­biar la ima­gen “mili­ta­ris­ta” del impe­rio esta­dou­ni­den­se por un ros­tro mucho más ama­ble y con­ci­lia­dor, y de esa mane­ra con­se­guir que el mun­do cami­ne de acuer­do a sus intere­ses pero uti­li­zan­do la per­sua­sión y no la fuer­za como estra­te­gia de dominio.

De algu­na mane­ra, la teo­ría de Nye abre­vó en la pro­pia estra­te­gia del Depar­ta­men­to de Esta­do de EEUU que en la déca­da del 80 ya había lan­za­do en Amé­ri­ca Lati­na el “Pro­yec­to Demo­cra­cia”, acu­ña­do por los estra­te­gas de la Comi­sión Tri­la­te­ral fun­da­da por David Roc­ke­fe­ller y lide­ra­da inte­lec­tual­men­te por Zbig­niew Brezezinsky.

El “pro­yec­to Demo­cra­cia”, o el “poder blan­do”, encar­na­do en idea­les “libe­ra­les” fue pre­sen­ta­do como alter­na­ti­va sus­ti­tu­ti­va (o com­ple­men­ta­ria) del “poder duro” mili­ta­ris­ta encar­na­do por los hal­co­nes con­ser­va­do­res del vie­jo Esta­do Nacio­nal norteamericano.

De esta mane­ra, en Amé­ri­ca Lati­na, por ejem­plo, la demo­cra­cia de mer­ca­do nor­te­ame­ri­ca­na con­vi­ve con la cade­na de bases y la Cuar­ta Flo­ta cuya misión es pre­ser­var la hege­mo­nía mili­tar nor­te­ame­ri­ca­na en la región y rodear las gran­des fuen­tes de ener­gía, agua pota­ble y bio­di­ver­si­dad que un futu­ro podrán ase­gu­rar la super­vi­ven­cia del Impe­rio USA.

Con la “gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta” como hipó­te­sis de con­flic­to con­ti­nen­tal, el Coman­do Sur sitúa un tea­tro de ope­ra­cio­nes con el “poder duro” e inter­ven­ción mili­tar des­de Cen­troa­mé­ri­ca has­ta el Cono Sur.

La demo­cra­cia con elec­cio­nes perió­di­cas (el “poder blan­do”) no es incom­pa­ti­ble con la estra­te­gia de la “gue­rra con­tra­te­rro­ris­ta” que nuclea a ejér­ci­tos y poli­cías regio­na­les en adies­tra­mien­tos y ejer­ci­cios en toda Amé­ri­ca Latina.

Median­te los acuer­dos de coope­ra­ción con los gobier­nos regio­na­les las cor­po­ra­cio­nes del Com­ple­jo Mili­tar nor­te­ame­ri­cano ven­den armas y sis­te­mas de vigi­lan­cia y espio­na­je, y brin­dan per­mi­so para la ins­ta­la­ción de bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses des­de Cen­troa­mé­ri­ca y el Cari­be, has­ta el Sis­te­ma Andino y el Cono Sur.

De esta mane­ra, lo que en la déca­da del 90 Nye pre­sen­tó como “nue­va teo­ría polí­ti­ca” (el “poder blan­do”), ya esta­ba plas­ma­do como estra­te­gia alter­na­ti­va en la reali­dad geo­po­lí­ti­ca del domi­nio del impe­rio nor­te­ame­ri­cano en todo el planeta.

En este uni­ver­so del “poder blan­do” como estra­te­gia de domi­nio impe­rial, la estruc­tu­ra eco­nó­mi­co-pro­duc­ti­va del país domi­na­do se con­tro­la con el apa­ra­to eco­nó­mi­co tras­na­cio­nal pre­sen­ta­do como si fue­ra una “eco­no­mía nacional”. .

La “gober­na­bi­li­dad” del país some­ti­do ya no se con­tro­la con el gobierno mili­tar, sino con el gobierno polí­ti­co que dise­ña perió­di­ca­men­te las “elec­cio­nes demo­crá­ti­cas” para ele­gir la nue­va admi­nis­tra­ción del Esta­do pri­va­do capitalista.

El con­trol polí­ti­co y social ya no se rea­li­za con el apa­ra­to mili­tar, sino con el apa­ra­to de la infor­ma­ción que mol­dea y mani­pu­la los cere­bros de acuer­do a los intere­ses con­su­mis­tas de los ban­cos y tras­na­cio­na­les que con­tro­lan la estruc­tu­ra eco­nó­mi­ca-pro­duc­ti­va de los paí­ses sometidos.

La impo­si­ción sutil de los valo­res y pará­me­tros de con­duc­ta social (ade­cua­dos a los intere­ses de mer­ca­do de las tras­na­cio­na­les) está a car­go del apa­ra­to publi­ci­ta­rio y del apa­ra­to cul­tu­ral, que legi­ti­man y otor­gan esca­la de pres­ti­gio a la “ideo­lo­gía del con­su­mo” capi­ta­lis­ta vigen­te y pre­sen­ta­da como mode­lo a imitar.

Ese sue­ño del con­trol con el “poder blan­do” , que los ban­cos y las tras­na­cio­na­les impe­ria­les no pudie­ron con­cre­tar con las dic­ta­du­ras y los gol­pes mili­ta­res dise­ña­dos en el Depar­ta­men­to de Esta­do, empe­zó a cum­plir­se con la acep­ta­ción pasi­va del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como “úni­ca alternativa”.

La apli­ca­ción del domi­nio con el “poder blan­do” (con el “poder duro” como reser­va) solo pudo ser fac­ti­ble a par­tir de la glo­ba­li­za­ción y nive­la­ción del sis­te­ma capi­ta­lis­ta como “mun­do único”.

(Toma­do de IAR Noticias)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.