Las extra­ñas rela­cio­nes entre Bin Laden y EEUU – Rober­to Mon­to­ya

El pasa­do 2 de mayo, un coman­do de tro­pas espe­cia­les de Esta­dos Uni­dos mató, en su casa-escon­di­te de Abbo­ta­bad (Pakis­tán), a Osa­ma Ben Laden, jefe y fun­da­dor de la red terro­ris­ta Al Qae­da y autor inte­lec­tual de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre de 2001. Cali­fi­ca­do por Washing­ton de “enemi­go públi­co n°1″, Ben Laden no siem­pre fue un adver­sa­rio de Esta­dos Uni­dos. En los años 1980, for­ma­do por la CIA, par­ti­ci­pó en la pri­me­ra gue­rra de Afga­nis­tán con­tra la Unión Sovié­ti­ca y los esta­dou­ni­den­ses lo con­si­de­ra­ban enton­ces como un héroe “com­ba­tien­te de la liber­tad”.

Si Osa­ma Bin Laden no hubie­ra exis­ti­do, EEUU lo hubie­ra crea­do. Era un alia­do como pocos. Repre­sen­tó una ayu­da ines­ti­ma­ble para varias Admi­nis­tra­cio­nes esta­dou­ni­den­ses.

Cuan­do, a fina­les de los años 1970, Jimmy Car­ter pri­me­ro y Ronald Reagan des­pués, embar­ca­ron a Esta­dos Uni­dos en la macro ope­ra­ción encu­bier­ta que per­mi­tió armar y lan­zar a dece­nas de miles de com­ba­tien­tes islá­mi­cos con­tra las tro­pas sovié­ti­cas que ocu­pa­ban Afga­nis­tán, el joven y rico empre­sa­rio sau­dí Osa­ma Ben Laden fue un alia­do cla­ve.

Y cuan­do ya en el siglo XXI Geor­ge W. Bush nece­si­tó dejar atrás su ima­gen de pre­si­den­te frau­du­len­ta­men­te elec­to en aque­llas escan­da­lo­sas elec­cio­nes de noviem­bre de 2000, Ben Laden vol­vió a apa­re­cer en esce­na para per­mi­tir­le que, en un solo día, el 11‑S de 2001, se dis­pa­ra­ra 40 pun­tos su popu­la­ri­dad, del 51% al 91%.

Diez años des­pués, Osa­ma Ben Laden vol­vió a soco­rrer a otro pre­si­den­te en aprie­tos, hacien­do subir su popu­la­ri­dad en un 11%. Pero en esa oca­sión fue nece­sa­ria la pro­pia muer­te del líder de Al Qae­da para fre­nar la caí­da en pica­do que venía sufrien­do Barack Oba­ma.

Fue el demó­cra­ta Jimmy Car­ter quien auto­ri­zó a la CIA a lan­zar, en 1979, la que se con­ver­ti­ría en la mayor ope­ra­ción encu­bier­ta de la agen­cia en toda su his­to­ria. Y fue él quien pri­me­ro lla­mó “free­dom figh­ters” a los mujai­di­nes que com­ba­tían a las tro­pas sovié­ti­cas en Afga­nis­tán.

Des­de aquel enton­ces data el ini­cio de la extra­ña y com­ple­ja rela­ción de Osa­ma Ben Laden y su pode­ro­sa fami­lia con Washing­ton, una rela­ción de intere­ses cru­za­dos, en la que se han mez­cla­do, a lo lar­go de los años, impor­tan­tes acuer­dos comer­cia­les, com­pli­ci­da­des y alian­zas mili­ta­res con­tra natu­ra.

Car­ter, que había lle­ga­do al poder en 1977, rei­vin­di­ca­ba, a mitad de su man­da­to, haber pur­ga­do a la CIA de sus agen­tes de gati­llo fácil, y haber hecho de la lucha por los dere­chos huma­nos en el mun­do una seña de iden­ti­dad de su Admi­nis­tra­ción. Mos­tra­ba como éxi­tos pro­pios los acuer­dos de Camp David y el Tra­ta­do con Omar Torri­jos para la devo­lu­ción, en 1999, del Canal de Pana­má. Pero varios hechos pro­du­ci­dos en 1979 en el mun­do cam­bia­ron su suer­te. El 1 de febre­ro de 1979, una revo­lu­ción islá­mi­ca radi­cal en Irán, enca­be­za­da por el aya­to­lá Jomei­ni, daba por tie­rra con un régi­men alia­do, vital para EE UU a nivel ener­gé­ti­co y geo­es­tra­té­gi­co, el del sha Reza Pah­le­vi.

Unos meses más tar­de, el 19 de julio, triun­fa­ba en Nica­ra­gua la revo­lu­ción lide­ra­da por el Fren­te San­di­nis­ta de Libe­ra­ción Nacio­nal (FSLN), que aca­bó con la dinas­tía san­grien­ta de los Somo­za, alia­dos cla­ve de EEUU en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be. Era la pri­me­ra vez, des­de la revo­lu­ción cuba­na de 1959, que una gue­rri­lla de izquier­da lle­ga­ba al poder por las armas. Pero la pesa­di­lla no había aca­ba­do toda­vía para Car­ter. En ple­na Gue­rra Fría, la Unión Sovié­ti­ca le daría otra sor­pre­sa des­agra­da­ble. En la noche del 27 al 28 de diciem­bre de 1979, miles de sol­da­dos y tan­ques de la 40 Divi­sión del Ejér­ci­to Rojo entra­ban en Afga­nis­tán para apo­yar al Gobierno comu­nis­ta alia­do ante el aco­so de las gue­rri­llas islá­mi­cas. Car­ter, mani­pu­la­do por la CIA y aco­sa­do por los repu­bli­ca­nos (lide­ra­dos por Ronald Reagan), que ase­gu­ra­ban que la URSS esta­ba a pun­to de con­se­guir la supre­ma­cía nuclear, con­si­de­ró que la inva­sión de Afga­nis­tán era “la más gra­ve cri­sis en polí­ti­ca inter­na­cio­nal que enfren­tan a EEUU con la URSS des­de la II Gue­rra Mun­dial.” Y deci­dió actuar.

De inme­dia­to orde­nó el boi­cot a los Jue­gos Olím­pi­cos que debían tener lugar ese verano en Mos­cú, embar­gó ven­tas de cerea­les y auto­ri­zó el ini­cio de una carre­ra arma­men­tís­ti­ca, crean­do el Rapid Deploy­ment For­ce. La lla­ma­da Doc­tri­na Car­ter con­sis­tió en deci­dir que EEUU entra­ría en gue­rra en caso de estar bajo ame­na­za los pozos petro­le­ros de Orien­te Medio.

Y su deci­sión más radi­cal fue la de fir­mar una serie de docu­men­tos lega­les secre­tos, los Pre­si­den­tial Fin­dings, que auto­ri­za­ban explí­ci­ta­men­te a la CIA a entrar en acción, en Afga­nis­tán, con­tra el Ejér­ci­to Rojo. La CIA comen­zó a hacer lle­gar con­te­ne­do­res con armas… sovié­ti­cas, al ISI, el Ser­vi­cio de Inte­li­gen­cia del Pakis­tán de Mohm­mad Zia ul-Had, el dic­ta­dor a quien has­ta enton­ces cri­ti­ca­ba Car­ter por sus vio­la­cio­nes a los dere­chos huma­nos.

Car­ter se olvi­dó de sus crí­ti­cas a Zia al com­pren­der que era cla­ve para poder hacer lle­gar las armas a los afga­nos.

“Afga­nis­tán fue una gue­rra secre­ta en la que la CIA com­ba­tió y triun­fó sin deba­tes en el Con­gre­so ni pro­tes­tas en la calle. No sólo fue la mayor ope­ra­ción de la agen­cia, sino que tam­bién fue el mayor secre­to de gue­rra de la his­to­ria, y a pesar de ello no ha que­da­do de esa mane­ra regis­tra­do en la memo­ria de los esta­dou­ni­den­ses” (1), diría Geor­ge Cri­le.

La CIA uti­li­zó dis­tin­tas vías para hacer que la inter­ven­ción sovié­ti­ca en Afga­nis­tán se con­vir­tie­ra en el “Viet­nam” de la URSS. Y lo con­si­guió, diez años des­pués.

Ade­más de com­pro­me­ter al Rei­no Uni­do, Fran­cia, Chi­na, Marrue­cos, Ara­bia Sau­dí y muchos otros paí­ses en la ope­ra­ción, y enviar cien­tos de miles de armas y muni­cio­nes a Pakis­tán, jun­to con ins­truc­to­res para entre­nar a los mujai­di­nes, la CIA uti­li­zó vie­jos víncu­los de EE UU con el pode­ro­so Bin­la­din Group sau­di, para vin­cu­lar­se con uno de sus miem­bros, Osa­ma Ben Laden, quien por su pro­pia ini­cia­ti­va ya esta­ba ope­ran­do sobre el terreno y ter­mi­na­ría con­vir­tién­do­se en un alia­do fun­da­men­tal.

El impe­rio empre­sa­rial de los Ben Laden fue crea­do por el padre de Osa­ma, Moha­med Ben Laden, inmi­gran­te yeme­ní que comen­zó a tra­ba­jar como alba­ñil de la empre­sa petro­lí­fe­ra Aram­co en Ara­bia Sau­dí, y se ter­mi­nó con­vir­tien­do en el cons­truc­tor por exce­len­cia de los pala­cios, mez­qui­tas y gran­des obras de la monar­quía sau­dí, en el pro­pio país y en el extran­je­ro. Para el gran poder eco­nó­mi­co, finan­cie­ro y polí­ti­co de EEUU, el man­te­ner bue­nas rela­cio­nes con el Bin­la­din Group era fun­da­men­tal para acce­der a nego­cios con un socio tan impor­tan­te como Ara­bia Sau­dí.

El Bin­la­din Group man­tu­vo, inclu­so des­pués del 11‑S, capi­tal en el Carly­le Group, pode­ro­so gru­po de inver­sio­nes de Washing­ton, de cuyo Con­se­jo de Ase­so­res for­mó par­te des­de Geor­ge Bush “senior”, has­ta Frank Car­luc­ci, anti­guo direc­tor adjun­to de la CIA, o James Baker, anti­guo jefe de Gabi­ne­te de Ronald Reagan y Secre­ta­rio de Esta­do de Bush “senior”.

El pro­pio Geor­ge W. Bush “junior” tuvo rela­ción con el Bin­la­din Group, a tra­vés de su socio James Bath, con el que creó en los años 1970 la empre­sa petro­le­ra Arbus­to Energy, y que era repre­sen­tan­te en EE UU de las inver­sio­nes de Salem Ben Laden, uno de los her­ma­nos de Osa­ma Ben Laden.

Esas rela­cio­nes con los Ben Laden faci­li­ta­rían a la CIA el con­tac­to con Osa­ma, en esa épo­ca ya musul­mán radi­cal, para invo­lu­crar eco­nó­mi­ca­men­te y con medios para la “yihad” (gue­rra san­ta) con­tra las tro­pas sovié­ti­cas que ocu­pa­ban un país musul­mán como Afga­nis­tán, a nume­ro­sos paí­ses ára­bes, jeques y emi­res dis­pues­tos a dar una lec­ción al “infiel rojo”.

Osa­ma uti­li­zó su pro­pia expe­rien­cia y los recur­sos del Bin­la­din Group para acon­di­cio­nar zonas de Pakis­tán fron­te­ri­zas con Afga­nis­tán don­de pudie­ran entre­nar­se miles de mujai­di­nes; túne­les entre los dos paí­ses para pasar armas, muni­cio­nes y hom­bres, carre­te­ras de acce­so y pasos segu­ros para el con­tra­ban­do de opio con el que finan­ciar par­te de la gue­rra.

En casi todos los paí­ses musul­ma­nes se reclu­ta­ron volun­ta­rios para com­ba­tir en Afga­nis­tán. Muchos otros

pro­ve­nían de mino­rías musul­ma­nas de otras regio­nes, como los uigu­res de Chi­na, los musul­ma­nes de Bos­nia-Her­ze­go­vi­na, che­che­nos del Cáu­ca­so y de otras muchas nacio­na­li­da­des.

Ana­li­zan­do todo aquel perio­do, Geor­ge Cri­le, autor de una de las obras más impor­tan­tes sobre la inter­ven­ción secre­ta de EEUU en Afga­nis­tán, escri­bió: “Cuan­do uno ve las cosas a tra­vés del pris­ma del 11‑S, la esca­la del apo­yo de EEUU a un ejér­ci­to de fun­da­men­ta­lis­tas islá­mi­cos resul­ta total­men­te incom­pren­si­ble. En el cur­so de una déca­da, billo­nes de muni­cio­nes y cien­tos de miles de armas fue­ron con­tra­ban­dea­dos a tra­vés de las fron­te­ras, arri­ba de came­llos, mulas y asnos. Alre­de­dor de 300.000 gue­rre­ros fun­da­men­ta­lis­tas afga­nos trans­por­ta­ron armas pro­vis­tas por la CIA; miles fue­ron entre­na­dos en el arte del terro­ris­mo urbano” (2).

Cri­le recor­da­ba en su libro que el 15 de febre­ro de 1989, des­pués de salir el últi­mo sol­da­do sovié­ti­co de Afga­nis­tán, en la sede cen­tral de la CIA en Lan­gley se reci­bió un cable de la ante­na de la agen­cia en Isla­ma­bad. Sólo tenía dos pala­bras: “We Won” (Hemos gana­do) decía. Ese día se fes­te­jó por todo lo alto en Lan­gley. Esta­dos Uni­dos pare­cía dejar atrás el sín­dro­me de Viet­nam.

Ronald Reagan cose­cha­ba todos los éxi­tos. Pocas horas des­pués de que Jimmy Car­ter aban­do­na­ra el poder, habían sido libe­ra­dos los 52 rehe­nes esta­dou­ni­den­ses cap­tu­ra­dos en Tehe­rán al triun­far la revo­lu­ción islá­mi­ca, y diez años des­pués de que se ini­cia­ra la gue­rra de Afga­nis­tán que había ayu­da­do a poten­ciar Car­ter, Reagan podía reco­ger los fru­tos.

Ese mis­mo año, 1989, había vis­to tam­bién caer el Muro de Ber­lín y con él se ini­cia­ba el des­mo­ro­na­mien­to de los regí­me­nes de “socia­lis­mo real” en Euro­pa del Este. En 1990 pudo dis­fru­tar igual­men­te con la derro­ta elec­to­ral de los san­di­nis­tas. Todo pare­cía ende­re­zar­se.

Pero menos de cua­tro años des­pués de ter­mi­na­da la gue­rra de Afga­nis­tán, la orga­ni­za­ción crea­da por Osa­ma Ben Laden en ese país, Al Qae­da (’La Base’, en ára­be) agru­pan­do a los com­ba­tien­tes islá­mi­cos de nume­ro­sas nacio­na­li­da­des que habían com­par­ti­do el fren­te de bata­lla, come­tía su pri­mer aten­ta­do en terri­to­rio esta­dou­ni­den­se. Osa­ma había aca­ba­do con el “infiel rojo” y aho­ra se vol­vía con­tra el “Gran Satán”.

En 1993 fue el pri­mer ata­que con­tra el World Tra­de Cen­ter de Nue­va York, don­de murie­ron seis per­so­nas y otras 1.000 resul­ta­ron heri­das. Sólo sería el ini­cio de una serie de ata­ques con­tra fuer­zas e intere­ses esta­dou­ni­den­ses en dis­tin­tos paí­ses.

Bill Clin­ton fue el pri­me­ro en auto­ri­zar a la CIA a crear una uni­dad espe­cia­li­za­da en la bús­que­da y cap­tu­ra de Osa­ma Ben Laden y sus lugar­te­nien­tes, enca­be­za­da por el ofi­cial Michael Scheuer, quien lo rei­vin­di­có con orgu­llo en el pla­tó del pro­gra­ma “60 Minu­tes” de la CBS el 14 de noviem­bre de 2004, una sema­na des­pués de dejar la agen­cia tras 20 años de ser­vi­cio (3).

Fue ese gru­po el que, a par­tir de 1995 y has­ta 1999, pro­ta­go­ni­zó más de vein­te secues­tros de sos­pe­cho­sos de per­te­ne­cer a Al Qae­da en paí­ses tan dis­pa­res como Alba­nia, Bul­ga­ria, Fili­pi­nas, Mala­sia, Sudá­fri­ca o Kenia. Los secues­tra­dos fue­ron en su mayo­ría tras­la­da­dos en avio­nes camu­fla­dos a Egip­to para ser tor­tu­ra­dos impu­ne­men­te. Suce­dió años antes de que se empe­za­ra a hablar, ya en la era Bush, de los “vue­los de la CIA”.

En 1998, Clin­ton orde­nó igual­men­te bom­bar­dear zonas de Afga­nis­tán don­de se supo­nía que se encon­tra­ba Osa­ma Ben Laden y sus hom­bres, alber­ga­dos por los tali­ba­nes, sin nin­gún éxi­to.

A pesar de ello, la Admi­nis­tra­ción de Clin­ton man­te­nía para­le­la­men­te con­tac­tos con los tali­ba­nes para inten­tar cerrar una gran ope­ra­ción que per­mi­ti­ría a la empre­sa Uno­cal cons­truir un oleo­duc­to que atra­ve­sa­ra Afga­nis­tán. Una dele­ga­ción tali­bán de alto nivel visi­tó la refi­ne­ría de Uno­cal en Hous­ton en 1997. Hamid Kar­zai, actual pre­si­den­te de Afga­nis­tán y ex com­ba­tien­te con­tra los sovié­ti­cos en los años 1980, era ase­sor de Uno­cal y par­ti­ci­pa­ba en la nego­cia­ción con los tali­ba­nes (4).

El 11‑S le dio a Al Qae­da una publi­ci­dad que le per­mi­tió cre­cer y cre­cer. Casi diez años des­pués de aque­lla fecha y del comien­zo de la cru­za­da de Bush, el mun­do es aún menos segu­ro . La CIA y los SEALs (equi­pos de Mar, Aire y Tie­rra del ejér­ci­to de EE UU) mata­ron a Osa­ma Bin Laden, pero con su orden de eje­cu­ción sin jui­cio Oba­ma eli­mi­nó al sal­va­vi­das pre­si­den­cial. Para el futu­ro, la Casa Blan­ca tal vez nece­si­te crear otros OBL.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *