Ideo­lo­gía y polí­ti­ca, Julián Con­ra­do y la des­nu­dez de los ecléc­ti­cos – ABP

Ideología y política, Julián Conrado y la desnudez de los eclécticos

Los hom­bres que aman a su pue­blo siem­pre lo escu­chan y rec­ti­fi­can los yerros, pero…. Me temo que haya dema­sia­da embria­guez y este no sea el caso. ¿Por que pedir peras al olmo? Mire­mos la polí­ti­ca en su corres­pon­den­cia con la éti­ca, es decir, ana­li­ce­mos los hechos polí­ti­cos a par­tir de quie­nes los pro­vo­can. Cuan­do estos pro­vie­nen de la hege­mo­nía, lo pri­me­ro que ase­si­nan es a la verdad. 

Aun­que la ver­dad sue­le mani­fes­tar­se en su con­tra­rio, decía Hegel, la ver­dad siem­pre es revo­lu­cio­na­ria, con la ver­dad somos libres, y si somos libres y revo­lu­cio­na­rios resul­ta extra­ño y estram­bó­ti­co con­fiar en San­tos, en su régi­men y en el impe­rio y esca­mo­tear­le la infor­ma­ción de los hechos a su pro­pio pue­blo con la cen­su­ra, el silen­cio, y los pac­tos en las cum­bres. No es cier­to tam­po­co, que sean úni­ca­men­te las razo­nes de esta­do las que deci­den pri­vi­le­giar los acuer­dos entre el esta­do vene­zo­lano y el régi­men colom­biano des­co­no­cien­do a sus pue­blos. El fon­do de la cap­tu­ra de Joa­quín y Julián esta cir­cuns­cri­to al tipo de lucha revo­lu­cio­na­ria que se pro­du­ce en Colom­bia, a los pro­pó­si­tos de esta, que no son los mis­mos de los pro­gre­sis­tas vene­zo­la­nos así en bolí­var nos encon­tre­mos todos.

A muy pocos boli­va­ria­nos vene­zo­la­nos les inte­re­sa­ría una vic­to­ria de los boli­va­ria­nos colom­bia­nos con­tra la oli­gar­quía bogo­ta­na, es cra­za la fobia al méto­do arma­do insur­gen­te por su igno­ran­cia sobre las razo­nes his­tó­ri­cas de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que se desa­rro­lla en Colombia.

El deba­te de cómo se sien­te a bolí­var aquí y allá será para otra reflexión.

El dis­cu­rrir éti­co que impo­ne la moral bur­gue­sa, abar­ca ele­men­tos más allá de la polí­ti­ca y la filo­so­fía que corres­pon­den al cam­po de la ideo­lo­gía, pues­to que el cos­to polí­ti­co de las deci­sio­nes asu­mi­das impli­ca una rup­tu­ra con el sec­tor que aspi­ra a mas trans­for­ma­cio­nes de las que la “revo­lu­ción” aspi­ra a dar. Solo el pue­blo sal­va al pue­blo. Es un arti­fi­cio supo­ner que en las cri­sis los líde­res son supe­rio­res a sus pue­blos, los impres­cin­di­bles son aque­llos que luchan obe­de­cien­do a su pueblo.

El impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co kan­tiano, en cuan­to a su aspi­ra­ción de uni­ver­sa­li­zar los valo­res mora­les que abor­den y transen la inso­cia­ble socia­bi­li­dad del ser, en una posi­ble comu­ni­dad de seres bien inten­cio­na­dos que defien­dan la demo­cra­cia polí­ti­ca, como valor genuino de la volun­tad popu­lar; cho­can con la reali­dad de las con­di­cio­nes socia­les, mate­ria­les y polí­ti­cas par­ti­cu­lar­men­te en un país ren­tis­ta y con­su­mis­ta de bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos por fue­ra como el vene­zo­lano, ideo­ló­gi­ca­men­te embe­bi­do por el para­dig­ma ame­ri­cano y su for­ma de vida ame­ri­ca­ni­za­da que enal­te­ce su pro­duc­to: El hom­bre indi­vi­dua­lis­ta, egoís­ta; el mons­truo aga­za­pa­do com­pi­tien­do y arra­san­do para esca­lar en bus­ca de la acep­ta­ción, la fama y el éxi­to como el bien mas codiciado.
 Es den­tro de esas cir­cuns­tan­cias ideo­ló­gi­cas que los pri­vi­le­gia­dos impo­nen su matiz polí­ti­ca, no en vano des­pués de 12 años de trans­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les y nue­vos pro­ta­go­nis­mos en la base, el pro­ce­so ten­ga una fran­ja gigan­tes­ca de opo­si­ción, casi el 50%, que año­ra vol­ver al pasa­do. ¿Como es posi­ble expli­car esto? ¿Habría que sope­sar la for­ta­le­za de la dere­cha o la debi­li­dad de la izquier­da? Mire­mos. Así haya bue­nas inten­cio­nes y un dis­cur­so hacia el cam­bio o un nue­vo deber ser social, estas inten­cio­nes no son sufi­cien­tes mien­tras no hayan deci­sio­nes estruc­tu­ra­les que hagan ver­da­de­ra la rup­tu­ra o frac­tu­ra con el pasa­do. No es sufi­cien­te la cos­me­to­lo­gía polí­ti­ca boli­va­ria­na y anti­im­pe­ria­lis­ta para impe­dir que se sigan fabri­can­do hom­bres egoís­tas, inso­li­da­rios, ambi­cio­sos, uti­li­ta­ris­tas, prag­má­ti­cos, corrup­tos, fal­sos que se auto­pro­cla­men como demó­cra­tas de avanzada.

La soli­da­ri­dad como ter­nu­ra de los pue­blos que nos lega­ra el Che, corres­pon­de nece­sa­ria­men­te a una nue­va cate­go­ría moral o de accio­nes huma­nas: La éti­ca de Fines, opues­ta a la éti­ca de Medios; éti­ca de la cual sur­ge el huma­nis­mo o la éti­ca huma­nis­ta y revo­lu­cio­na­ria, nos plan­tea la feli­ci­dad pro­pia como refle­jo de la feli­ci­dad de los otros, sen­tir como pro­pios o suyos los actos de injus­ti­cias come­ti­dos con­tra otros, sen­tir la feli­ci­dad del des­va­li­do que sacia sus caren­cias con su pro­pias luchas; gozar al ver al igno­ran­te ilu­mi­nar­se con el nue­vo saber com­pren­di­do, sin dejar de sen­tir nun­ca al otro como un igual, como refle­jo de su con­di­ción huma­na. Humano es quien ve humano a los demás.

Es la mis­ma éti­ca don­de los prin­ci­pios jamás sucum­ben ante las deci­sio­nes polí­ti­cas de con­ve­nien­cia por des­ven­ta­jo­sas que sean en cuan­to a bene­fi­cios obte­ni­dos a cam­bio de su entrega.
Esta nue­va cua­li­dad del ser en per­ma­nen­te cons­truc­ción, es la ver­da­de­ra dis­tin­ción del revo­lu­cio­na­rio, del hom­bre libre. Libre es quien ama la liber­tad de los que luchan por ella, de quie­nes luchan rom­pien­do cade­nas para la cons­truc­ción del hom­bre nue­vo, para un nue­vo mun­do en jus­ti­cia, como lo can­ta­ba JULIAN CONRADO, como pro­yec­to genuino del ver­da­de­ro hom­bre nuevo.

En esta línea de ideas, ima­gi­ne­mos com­pa­ra­ti­va­men­te a Ali Pri­me­ra, Víc­tor Jara, y Julián Con­ra­do, en un con­cier­to por la vida; los tres jun­to a su pue­blo sin esca­mo­tear nada, entre­ga total, ver­da­de­ra, pro­fun­da, diá­fa­na y sen­ci­lla. Son semi­llas, son hom­bres fin que sen­si­bi­li­zan a millo­nes, por eso es que son tan peli­gro­sos, por­que hacen par­te de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de los pue­blos que quie­ren ser libres; son los ver­da­de­ros coman­dan­tes supre­mos por­que hacen llo­rar de amor cuan­do se les escu­cha, en ellos y con ellos se hacen las catar­sis nece­sa­rias para que el dolor, la angus­tia y el sufri­mien­to no aplas­ten la vida de los opri­mi­dos y explo­ta­dos, son las voces de quie­nes no tie­nen voz.
Por ello apre­sar a Julián es un acto vio­len­to, es apre­sar a la Colom­bia que lucha y que sufre, es matar la úni­ca flor viva del desier­to, es enjau­lar a todos los pája­ros de las sel­vas con sus her­mo­sos can­tos, es un cri­men con­tra los sue­ños, con­tra la decen­cia, es un deli­to de lesa huma­ni­dad para cual­quier demó­cra­ta y revo­lu­cio­na­rio. Detrás de la entre­ga a la jau­ría solo ven­dría el sui­ci­dio irre­me­dia­ble e imper­do­na­ble de sus cómplices.

Que dis­tan­tes están los otros boli­va­ria­nos Andrés Iza­rra, Tarek Al Ais­sa­mi, o el can­ci­ller Nico­lás Madu­ro, por solo sacar una mues­tra repre­sen­ta­ti­va de los cua­dros del Cha­vis­mo, de pare­cer­se a los gla­dia­do­res del can­to, todi­tos diz­que boli­va­ria­nos en teo­ría,¿ los guia­ra la mis­ma éti­ca de los can­to­res?, segu­ro que no. Unos can­tan­do para que el sus­tan­ti­vo se vuel­va ver­bo libe­ra­dor de hom­bres e igno­ran­cias; mien­tras los otros, como bue­nos minis­tros segu­ra­men­te preo­cu­pa­dos por con­te­ner a los que empu­jan los cantores.
 Enton­ces el poder ya no trans­for­ma sino que silen­cia para con­ser­var el sta­tus Quo: se impu­so el uti­li­ta­ris­mo, el prag­ma­tis­mos, los intere­ses, el calcu­lo elec­to­ral, siem­pre en fun­ción de votos, o lo que ellos lla­ma­rían lo polí­ti­ca­men­te nece­sa­rio pues su varia­ble polí­ti­ca esta aun cir­cuns­cri­ta a la mani­pu­la­ción y no a la ver­dad, por­que hay que tener con­ten­to al vecino y al impe­rio. Los pue­blos jui­cio­sa­men­te van apren­dien­do a iden­ti­fi­car a los unos de los otros.

Pero sin duda, lo ver­da­de­ra­men­te sus­tan­cio­so del asun­to, es que enten­da­mos que en Vene­zue­la hubo una apro­pia­ción inde­bi­da del dis­cur­so revo­lu­cio­na­rio por una masa de indi­vi­duos adap­ta­da y mime­ti­za­da bajo las debi­li­da­des del pre­si­den­te Chá­vez para iden­ti­fi­car a los ami­gos de los enemi­gos. Sin ser revo­lu­cio­na­rios se cobi­jan con el dis­cur­so de Chá­vez, siem­pre en comi­té de aplau­sos, pare­cie­ra que no tie­nen dis­cur­so pro­pio y menos pro­yec­to polí­ti­co dis­tin­to a pro­cu­ra­se leal­ta­des polí­ti­cas para estar ahí. Hoy estas leal­ta­des están ham­brien­tas de razón dada la poli­ti­za­ción cre­cien­te del pue­blo vene­zo­lano, en eso ha acer­ta­do con cre­ces el pre­si­den­te Chávez.

Hay una jun­ta de esos peque­ños hom­bre­ci­tos deci­di­da a des­mon­tar la pro­pues­ta boli­va­ria­na y a des­te­rrar el socia­lis­mo, así lo repi­tan retó­ri­ca­men­te como loros. Saben que tie­nen a un grue­so sec­tor de mili­ta­res ahí a la espe­ra. Es una cami­sa de fuer­za que les ator­men­ta. De ahí la lucha con­tra los “ultras”, mar­xis­tas “orto­do­xos”, es decir con­tra los comu­nis­tas sea tan arro­gan­te e injus­ta, siguen midién­do­le el acei­te al pre­si­den­te sacan­do a los “radi­ca­les” de radio del sur y otros medios a quie­nes no pudie­ron cen­su­rar, están des­ar­man­do la revo­lu­ción y has­ta aho­ra han gana­do, segu­ra­men­te des­pués ven­drá Apo­rrea y otros. Es evi­den­te el temor que los embar­ga ante las exi­gen­cias popu­la­res por la rectificación.
 Es la pie­dra angu­lar de los boli bur­gue­ses o peque­ños bur­gue­ses can­sa­dos de que no amai­ne la cri­ti­ca por el dos­sier Joa­quín, Julián, cau­sa ale­gría leer al pue­blo vene­zo­lano en apo­rrea con su deli­cio­so len­gua­je impro­vi­sa­do pero pro­fun­do que se soli­da­ri­za con la lucha insur­gen­te colom­bia­na, las plu­mas de estos cons­pi­ran con­tra su cora­zón petro­le­ro y sus abul­ta­das chequeras.
 Se que­da­ron sin razo­nes para expli­car la dili­gen­cia con que los cap­tu­ra­ron y secues­tra­ron. Lo que digan será usa­do en su contra.

El cru­ce en su camino de estos dos Enanos gigan­tes, ambos para sus des­di­chas colom­bia­nos, uno en las letras y otros en el can­to, enanos lo digo yo por­que así se los ima­gi­na­ban sus secues­tra­do­res a peti­ción de su “nue­vo ami­go”, pero gigan­tes en las luchas colom­bia­nas; ya esta­ban acos­tum­bra­dos y exta­sia­dos por entre­gar gue­rri­lle­ros anó­ni­mos al esta­do geno­ci­da colom­biano, sin sen­tir un ápi­ce de ver­güen­za, mien­tras se hacían de la vis­ta gor­da cuan­do cen­te­na­res de para­cos y ase­si­nos aso­lan sus cam­pos y ciu­da­des en una nue­va gue­rra sucia con­tra los revo­lu­cio­na­rios, como lo hacen en Colombia.
Son más de dos­cien­tos cin­cuen­ta líde­res cam­pe­si­nos ase­si­na­dos, según lo denun­cia la orga­ni­za­ción cam­pe­si­na Eze­quiel Zamo­ra, bue­na par­te de ellos colom­bia­nos, sin que haya pre­mu­ra en bus­car a los culpables.
 Es cono­ci­do por todos que la mayo­ría de escuá­li­dos “boli­va­ria­nos” detes­tan al colom­biano medio y pobre, al cam­pe­sino, al obre­ro, al pro­fe­sio­nal, al inte­lec­tual, al lucha­dor, ¿se ima­gi­nan al guerrillero?
 Es que la ren­ta petro­le­ra gene­ra tan­tas defor­ma­cio­nes ideo­ló­gi­cas que los que bus­can opor­tu­ni­da­des allen­de las fron­te­ras y con­tri­bu­yen a gene­rar rique­za son estig­ma­ti­za­dos. La mayo­ría de los escuá­li­dos inclui­dos los boli bur­gue­ses, son muy urba­nos, muy poco con­tac­to con la tie­rra y menos con el tra­ba­jo, lo ven como una acti­vi­dad des­hon­ro­sa, por eso les gus­ta el cam­pe­sino colom­bia­nos obe­dien­te y sin tie­rra para some­ter­lo, tenien­do en cuen­ta que para el cam­pe­sino colom­biano, la tie­rra es su vida, de ahí que emi­gre en bus­ca de un peda­zo de tie­rra para tra­ba­jar­la sin que lo ase­si­nen, como meca­nis­mo de segu­ri­dad social para su fami­lia, por­que el esta­do colom­biano nun­ca ha dado nada al pobre dis­tin­to al plomo .

Se toma­ron al esta­do vene­zo­lano en nom­bre del pue­blo, a ese prín­ci­pe o prin­ci­pa­do de escuá­li­dos de la “revo­lu­ción” rosa­di­ta, han inmo­vi­li­za­do al pre­si­den­te Chá­vez, quien a pesar de haber hecho admi­ra­bles accio­nes por su pue­blo, les va que­dan­do tal vez la ulti­ma opor­tu­ni­dad para no ente­rrar todos sus esfuer­zos por un momen­to de tor­pe­za his­tó­ri­ca y des­pre­cio por las luchas de su vecino colombiano.
Se ha dicho lo sufi­cien­te sobre lo que impli­ca ceder­le al impe­rio y lo que suce­de­rá con ellos. Ayer Gada­fi con­fío un tan­ti­to así y hoy resur­ge des­de las ceni­zas de la trai­ción, hom­bro a hom­bro con su pue­blo; tan­tos ejem­plos para men­cio­nar. Así le entre­guen nue­va­men­te a PDVSA, el pue­blo vene­zo­lano jamás lo per­mi­ti­rá, el impe­rio no per­do­na, la defen­sa de los recur­sos natu­ra­les será a san­gre y fue­go, un impe­rio en deca­den­cia es mucho mas codi­cio­so y cri­mi­nal, no hay que dudarlo.
 
Hoy más que nun­ca se nota la nece­si­dad de la direc­ción colec­ti­va del pro­ce­so para que sobre­vi­va, más allá del sane­drín o comi­té de aplau­sos de adu­la­do­res al líder.

Es un impe­ra­ti­vo éti­co y cate­gó­ri­co libe­rar a JULIAN, y per­mi­tir un con­cier­to con él en cara­cas, no hay otro camino inte­li­gen­te y decen­te, así ten­gan que comer­se ese sapo

Nadie en el mun­do enten­de­ría que Ali pri­me­ra que­da­rá pros­cri­to del len­gua­je Cha­vis­ta, seria un chis­te escu­char­lo hablar de él, como pare­ce ser, es ya un chis­te escu­char­le hablar de Bolí­var, seria ridí­cu­la escu­char de sus labios del pre­si­den­te cual­quier peti­ción de liber­tad de los cin­co lucha­do­res cuba­nos pre­sos en los Esta­dos Uni­dos. Que­da­rá ente­rra­do en las maz­mo­rras del risi­ble impe­rio Fran­ces el revo­lu­cio­na­rio Car­los Ilich Ramí­rez, mucho menos ten­dría dere­cho de hablar por la paz de Colom­bia, etc. Su anti­im­pe­ria­lis­mo seria un hue­co que le rebo­ta­ría y lo cache­tea­ría, ni con todos los dóla­res del petró­leo repar­ti­dos mili­mé­tri­ca­men­te a su pue­blo se sal­va­ría del jui­cio de la historia.
Estoy ple­na­men­te con­ven­ci­do que la ideo­lo­gía cris­tia­na del pre­si­den­te Chá­vez, sea la res­pon­sa­ble de que muchas veces lo per­ci­ba­mos con­tra­dic­to­rio, ecléc­ti­co, dile­tan­te, sin sus­ten­to, dan­do ban­da­zos, sin apo­yo en la lógi­ca de la con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca de la socie­dad y la natu­ra­le­za; hay que decir­lo, el pre­si­den­te des­nu­da la ausen­cia de for­ma­ción mate­ria­lis­ta que le de la con­sis­ten­cia para enten­der la lucha de cla­ses, y enfren­tar los for­mi­da­bles desa­fíos de su inves­ti­du­ra. Así no sea mar­xis­ta no pue­de dese­char el mar­xis­mo como fuen­te de rique­za revo­lu­cio­na por pru­ri­to ideo­ló­gi­co, tenien­do en cuen­ta que los oli­gar­cas del mun­do leen a Marx para poder des­truir las pro­tes­tas socia­les de los explo­ta­dos del mundo.
El pre­si­den­te se sien­te que per­te­ne­ce a ambas cla­ses, no pue­de dejar a nadie por fue­ra del reba­ño, no asu­me su con­di­ción de cla­se más allá de la retó­ri­ca discursiva.
 
Como enten­der que voci­fe­re con­tra los gol­pis­ta pero los indul­te; fus­ti­gue a los corrup­tos pero los man­ten­ga a su lado, con­de­ne el gol­pe de Hon­du­ras pero faci­li­te su ingre­so a la OEA, quie­ra hablar con Maru­lan­da pero apre­se a sus Gue­rri­lle­ros; cri­ti­que a los cuer­pos poli­cia­les loca­les y per­mi­ta que estos sigan bajo con­trol oli­gár­qui­co; crea en la liber­tad de pren­sa, reci­ba el pre­mio Rodol­fo Walsh y silen­cie a los medios ofi­cia­les y pur­gue a sus perio­dis­tas mas com­pro­me­ti­dos; diga no mas impe­ria­lis­mo y con­tra­te con las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas Yan­kees; sos­ten­ga que Uri­be es un cri­mi­nal pero resuel­va vol­ver­se en el nue­vo mejor ami­go de su minis­tro Juan Manuel San­tos, quien le man­do para­mi­li­ta­res para ase­si­nar­le; apre­se a para­cos cogi­dos infra­gan­ti con­fe­sos con la orien­ta­ción de matar­le y los indul­te; diga que Fidel es su gran her­mano pero pres­cin­da de los comu­nis­tas loca­les en su gobierno; hable del camino de los pue­blos y solo ten­ga ojos para nego­ciar con los estados.
Tan­ta ambi­güe­dad es pro­duc­to de sus limi­tes ideo­ló­gi­cos, y de ahí que bus­que en sus enemi­gos razo­nes para valo­rar­las des­me­di­da­men­te, sien­do un gran hom­bre que arru­lla con su dis­cur­so amo­ro­so e incan­des­cen­te, se des­do­bla ponien­do la otra meji­lla sin rubo­ri­zar­se ante sus vic­ti­ma­rios; tan­ta incohe­ren­cia y livian­dad lo hace pre­su­mir que el impe­rio le per­do­na­ra sus velei­da­des; pero el peor error, rodear­se de lo mas Liviano ideo­ló­gi­ca­men­te del cam­pus alter­na­ti­vo, por­que los pue­de “mane­jar”, por ello des­de­ña, a inva­lua­bles revo­lu­cio­na­rios que inten­tan ser úti­les al pro­ce­so; se coli­ge que tales debi­li­da­des unta­das de mega­lo­ma­nía le han impe­di­do pro­yec­tar a hom­bres inte­gra­les, por temor a la cri­ti­ca y la auto­crí­ti­ca.. En ulti­mas cayo en la tram­pa del cau­di­llis­mo popu­lis­ta y de su pro­pia retó­ri­ca formal.
Sin ser anti­co­mu­nis­ta actúa como tal, bajo los nuba­rro­nes de su idea­lis­mo reli­gio­so, desa­rro­llan­do una hiper­sen­si­bi­li­dad a la crí­ti­ca hones­ta y desprevenida.
 En fin, el pre­si­den­te le hace caso a sus con­vic­cio­nes y tal vez sen­ti­rá que cris­to lo enten­de­rá y que de el ven­drá el úni­co jui­cio que le impor­te, por­que detrás de sus mag­ná­ni­mas inten­cio­nes están sus pro­fun­das refle­xio­nes de haber­lo hecho a con­cien­cia y con ello man­te­ner­se en paz con­si­go mis­mo y por ende con su pue­blo, todo ello muy enten­di­ble en un hom­bre que le ha toca­do lidiar con tan­tos toros simul­tá­nea­men­te en una mis­ma fae­na es respetable.

Quie­nes encuen­tren absur­das y demo­le­do­ras las deci­sio­nes toma­das en con­tra de los revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos, segu­ra­men­te serán mas por haber idea­li­za­do a Chá­vez y al pro­ce­so sin mirar­lo a el a la luz de los hechos, y estos son tozu­dos. Chá­vez es un gran hom­bre que ha que­ri­do hacer des­de sus limi­ta­cio­nes con­cep­tua­les e ideo­ló­gi­cas lo que mas pue­da por su pue­blo, y muchos cre­ye­ron que él era el ada­lid de la revo­lu­ción mun­dial, ello sen­ci­lla­men­te se ha des­va­ne­ci­do para los que has­ta hoy no que­rían dar­se cuen­ta. Quie­nes han usa­do epí­te­tos con­tra el pre­si­den­te de trai­dor están equi­vo­ca­dos, se han trai­cio­na­do así mis­mos, en ver­dad Chá­vez no han trai­cio­na­da a nadie, uso un dis­cur­so que inten­to ser cohe­ren­te con los hechos, muchos de ellos impac­tan­tes e impor­tan­tes para sacar a Vene­zue­la de su con­di­ción de NN, en el con­cier­to de nacio­nes, pero la revo­lu­ción bajo su con­duc­ción lle­go has­ta aquí, su avan­ce depen­de ya de otros fac­to­res y pro­ta­go­nis­tas que sur­jan del pue­blo esclarecido
Dejar el pro­ce­so ahí, sin avan­zar en la lucha por los ver­da­de­ros cam­bios revo­lu­cio­na­rios seria una irre­pa­ra­ble pér­di­da para el equi­li­brio frá­gil de la paz mun­dial, par­ti­cu­lar­men­te para Ame­ri­ca Lati­na y espe­cí­fi­ca­men­te para el pue­blo vene­zo­lano, sin con­tar con las con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas con­tra el pue­blo de Colombia.
Debe­mos asi­mi­lar que los derro­te­ros en Vene­zue­la están sig­na­dos úni­ca­men­te por las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas de quie­nes deci­die­ron la cap­tu­ra de Julián Con­ra­do y Joa­quín Pérez, se decan­to ante el mun­do y ante otros vene­zo­la­nos, que no hubo ence­rro­nas, infil­tra­cio­nes, irres­pon­sa­bi­li­dad de las vic­ti­mas como qui­sie­ron pre­sen­tar­lo; es calcu­lo polí­ti­co ins­tru­men­ta­li­za­do por su con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. En sus aná­li­sis ni se ima­gi­nan que este pro­ce­so fácil­men­te pue­de caer en la con­tra­rre­vo­lu­ción así gane nue­va­men­te Chá­vez, el no hará la revo­lu­ción socia­lis­ta por encar­go, serán otros hom­bres a quie­nes le corres­pon­de­rá hacerla

Tam­bién que­do al des­cu­bier­to, que en la pro­pues­ta del pre­si­den­te Chá­vez no cabe el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, solo cabe el cris­tiano, pero así y todo el deber de todos los revo­lu­cio­na­rios vene­zo­la­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y del mun­do com­pro­me­ti­dos con que no se apa­gue del todo el faro, hay que for­ta­le­cer la lucha ideo­ló­gi­ca, en tal sen­ti­do, lo pri­me­ro es des­en­mas­ca­rar del len­gua­je ofi­cial vene­zo­lano el uso inde­bi­do de con­cep­tos y cate­go­rías revo­lu­cio­na­rias y lla­mar las cosas como son, es vol­ver a los con­te­ni­dos, a la epis­te­mo­lo­gía y la her­me­néu­ti­ca de las palabras.
Cual revo­lu­ción, cual libe­ra­ción, don­de esta bolí­var, cual socia­lis­mo tene­mos, cual inter­na­cio­na­lis­mo, como se mas­ti­ca el anti­im­pe­ria­lis­mo vene­zo­lano etc.

El pro­ble­ma enton­ces no es solo la elec­ción de Chá­vez, es apun­tar hacia la direc­ción colec­ti­va; al pue­blo mas escla­re­ci­do le corres­pon­de aden­trar­se en la orga­ni­za­ción colec­ti­va , en sus nue­vas y mas ambi­cio­sas exi­gen­cias, den­tro de ellas la mas impor­tan­te es de poder cogo­ber­nar des­de los esce­na­rios que sean posi­bles, siem­pre en fun­ción de colec­ti­vi­zar la direc­ción del pro­ce­so y des­te­rrar la con­cep­ción de que Chá­vez y el Cha­vis­mo son la revo­lu­ción, no sola­men­te den­tro del PSUV, para des­te­rrar a los que inten­tan ven­der la idea que la revo­lu­ción es demo­cra­ti­zar la ren­ta petro­le­ra, nacio­na­li­zar empre­sas y entre­gár­se­las a los mis­mos des­de el esta­do, o peque­ños cam­bios para que nada fun­da­men­tal cam­bie, la lucha hoy es por el con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción, y los medios de producción.

Pero fun­da­men­tal­men­te edu­car para que agen­te de la reac­ción como por ejem­plo el señor, Raúl Bra­cho y otros, con la sim­ple­za y livian­dad inte­lec­tual de quien esta solo preo­cu­pa­do por sus intere­ses, no invier­ta los hechos sin ser denun­cia­do y com­pe­li­do. Es inacep­ta­ble que vuel­va res­pon­sa­ble alas vic­ti­mas de ser tales, con la evi­den­te inten­ción de qui­tar­se de enci­ma a los que les hace el jui­cio his­tó­ri­co a su incohe­ren­cia, y su insa­na jus­ti­fi­ca­ción de la cace­ría de bru­jas con­tra lo que lla­ma peyo­ra­ti­va y cobar­de­men­te como los ultra, mar­xis­tas, orto­do­xos o radicales,
 ¿Que enten­de­rá el y otros por la gran Colom­bia, por la patria gran­de lati­no­ame­ri­ca­na? Segu­ra­men­te con su nivel de argu­men­ta­ción, en su momen­to hubie­se creí­do jus­to matar a Bolí­var por radi­cal y por su intro­mi­sión en los asun­tos de Colom­bia, Ecua­dor, Perú. Las­ti­mo­sa­men­te, así argu­men­tan la mayo­ría de los que se toma­ron la direc­ción del PSUV y el esta­do venezolano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.