Ideo­lo­gía y polí­ti­ca, Julián Con­ra­do y la des­nu­dez de los ecléc­ti­cos – ABP

Ideología y política, Julián Conrado y la desnudez de los eclécticos

Los hom­bres que aman a su pue­blo siem­pre lo escu­chan y rec­ti­fi­can los yerros, pero…. Me temo que haya dema­sia­da embria­guez y este no sea el caso. ¿Por que pedir peras al olmo? Mire­mos la polí­ti­ca en su corres­pon­den­cia con la éti­ca, es decir, ana­li­ce­mos los hechos polí­ti­cos a par­tir de quie­nes los pro­vo­can. Cuan­do estos pro­vie­nen de la hege­mo­nía, lo pri­me­ro que ase­si­nan es a la ver­dad. 

Aun­que la ver­dad sue­le mani­fes­tar­se en su con­tra­rio, decía Hegel, la ver­dad siem­pre es revo­lu­cio­na­ria, con la ver­dad somos libres, y si somos libres y revo­lu­cio­na­rios resul­ta extra­ño y estram­bó­ti­co con­fiar en San­tos, en su régi­men y en el impe­rio y esca­mo­tear­le la infor­ma­ción de los hechos a su pro­pio pue­blo con la cen­su­ra, el silen­cio, y los pac­tos en las cum­bres. No es cier­to tam­po­co, que sean úni­ca­men­te las razo­nes de esta­do las que deci­den pri­vi­le­giar los acuer­dos entre el esta­do vene­zo­lano y el régi­men colom­biano des­co­no­cien­do a sus pue­blos. El fon­do de la cap­tu­ra de Joa­quín y Julián esta cir­cuns­cri­to al tipo de lucha revo­lu­cio­na­ria que se pro­du­ce en Colom­bia, a los pro­pó­si­tos de esta, que no son los mis­mos de los pro­gre­sis­tas vene­zo­la­nos así en bolí­var nos encon­tre­mos todos.

A muy pocos boli­va­ria­nos vene­zo­la­nos les inte­re­sa­ría una vic­to­ria de los boli­va­ria­nos colom­bia­nos con­tra la oli­gar­quía bogo­ta­na, es cra­za la fobia al méto­do arma­do insur­gen­te por su igno­ran­cia sobre las razo­nes his­tó­ri­cas de la lucha anti­im­pe­ria­lis­ta que se desa­rro­lla en Colom­bia.

El deba­te de cómo se sien­te a bolí­var aquí y allá será para otra refle­xión.

El dis­cu­rrir éti­co que impo­ne la moral bur­gue­sa, abar­ca ele­men­tos más allá de la polí­ti­ca y la filo­so­fía que corres­pon­den al cam­po de la ideo­lo­gía, pues­to que el cos­to polí­ti­co de las deci­sio­nes asu­mi­das impli­ca una rup­tu­ra con el sec­tor que aspi­ra a mas trans­for­ma­cio­nes de las que la “revo­lu­ción” aspi­ra a dar. Solo el pue­blo sal­va al pue­blo. Es un arti­fi­cio supo­ner que en las cri­sis los líde­res son supe­rio­res a sus pue­blos, los impres­cin­di­bles son aque­llos que luchan obe­de­cien­do a su pue­blo.

El impe­ra­ti­vo cate­gó­ri­co kan­tiano, en cuan­to a su aspi­ra­ción de uni­ver­sa­li­zar los valo­res mora­les que abor­den y transen la inso­cia­ble socia­bi­li­dad del ser, en una posi­ble comu­ni­dad de seres bien inten­cio­na­dos que defien­dan la demo­cra­cia polí­ti­ca, como valor genuino de la volun­tad popu­lar; cho­can con la reali­dad de las con­di­cio­nes socia­les, mate­ria­les y polí­ti­cas par­ti­cu­lar­men­te en un país ren­tis­ta y con­su­mis­ta de bie­nes y ser­vi­cios pro­du­ci­dos por fue­ra como el vene­zo­lano, ideo­ló­gi­ca­men­te embe­bi­do por el para­dig­ma ame­ri­cano y su for­ma de vida ame­ri­ca­ni­za­da que enal­te­ce su pro­duc­to: El hom­bre indi­vi­dua­lis­ta, egoís­ta; el mons­truo aga­za­pa­do com­pi­tien­do y arra­san­do para esca­lar en bus­ca de la acep­ta­ción, la fama y el éxi­to como el bien mas codi­cia­do.
 Es den­tro de esas cir­cuns­tan­cias ideo­ló­gi­cas que los pri­vi­le­gia­dos impo­nen su matiz polí­ti­ca, no en vano des­pués de 12 años de trans­for­ma­cio­nes cul­tu­ra­les y nue­vos pro­ta­go­nis­mos en la base, el pro­ce­so ten­ga una fran­ja gigan­tes­ca de opo­si­ción, casi el 50%, que año­ra vol­ver al pasa­do. ¿Como es posi­ble expli­car esto? ¿Habría que sope­sar la for­ta­le­za de la dere­cha o la debi­li­dad de la izquier­da? Mire­mos. Así haya bue­nas inten­cio­nes y un dis­cur­so hacia el cam­bio o un nue­vo deber ser social, estas inten­cio­nes no son sufi­cien­tes mien­tras no hayan deci­sio­nes estruc­tu­ra­les que hagan ver­da­de­ra la rup­tu­ra o frac­tu­ra con el pasa­do. No es sufi­cien­te la cos­me­to­lo­gía polí­ti­ca boli­va­ria­na y anti­im­pe­ria­lis­ta para impe­dir que se sigan fabri­can­do hom­bres egoís­tas, inso­li­da­rios, ambi­cio­sos, uti­li­ta­ris­tas, prag­má­ti­cos, corrup­tos, fal­sos que se auto­pro­cla­men como demó­cra­tas de avan­za­da.

La soli­da­ri­dad como ter­nu­ra de los pue­blos que nos lega­ra el Che, corres­pon­de nece­sa­ria­men­te a una nue­va cate­go­ría moral o de accio­nes huma­nas: La éti­ca de Fines, opues­ta a la éti­ca de Medios; éti­ca de la cual sur­ge el huma­nis­mo o la éti­ca huma­nis­ta y revo­lu­cio­na­ria, nos plan­tea la feli­ci­dad pro­pia como refle­jo de la feli­ci­dad de los otros, sen­tir como pro­pios o suyos los actos de injus­ti­cias come­ti­dos con­tra otros, sen­tir la feli­ci­dad del des­va­li­do que sacia sus caren­cias con su pro­pias luchas; gozar al ver al igno­ran­te ilu­mi­nar­se con el nue­vo saber com­pren­di­do, sin dejar de sen­tir nun­ca al otro como un igual, como refle­jo de su con­di­ción huma­na. Humano es quien ve humano a los demás.

Es la mis­ma éti­ca don­de los prin­ci­pios jamás sucum­ben ante las deci­sio­nes polí­ti­cas de con­ve­nien­cia por des­ven­ta­jo­sas que sean en cuan­to a bene­fi­cios obte­ni­dos a cam­bio de su entre­ga.
Esta nue­va cua­li­dad del ser en per­ma­nen­te cons­truc­ción, es la ver­da­de­ra dis­tin­ción del revo­lu­cio­na­rio, del hom­bre libre. Libre es quien ama la liber­tad de los que luchan por ella, de quie­nes luchan rom­pien­do cade­nas para la cons­truc­ción del hom­bre nue­vo, para un nue­vo mun­do en jus­ti­cia, como lo can­ta­ba JULIAN CONRADO, como pro­yec­to genuino del ver­da­de­ro hom­bre nue­vo.

En esta línea de ideas, ima­gi­ne­mos com­pa­ra­ti­va­men­te a Ali Pri­me­ra, Víc­tor Jara, y Julián Con­ra­do, en un con­cier­to por la vida; los tres jun­to a su pue­blo sin esca­mo­tear nada, entre­ga total, ver­da­de­ra, pro­fun­da, diá­fa­na y sen­ci­lla. Son semi­llas, son hom­bres fin que sen­si­bi­li­zan a millo­nes, por eso es que son tan peli­gro­sos, por­que hacen par­te de los apa­ra­tos ideo­ló­gi­cos de los pue­blos que quie­ren ser libres; son los ver­da­de­ros coman­dan­tes supre­mos por­que hacen llo­rar de amor cuan­do se les escu­cha, en ellos y con ellos se hacen las catar­sis nece­sa­rias para que el dolor, la angus­tia y el sufri­mien­to no aplas­ten la vida de los opri­mi­dos y explo­ta­dos, son las voces de quie­nes no tie­nen voz.
Por ello apre­sar a Julián es un acto vio­len­to, es apre­sar a la Colom­bia que lucha y que sufre, es matar la úni­ca flor viva del desier­to, es enjau­lar a todos los pája­ros de las sel­vas con sus her­mo­sos can­tos, es un cri­men con­tra los sue­ños, con­tra la decen­cia, es un deli­to de lesa huma­ni­dad para cual­quier demó­cra­ta y revo­lu­cio­na­rio. Detrás de la entre­ga a la jau­ría solo ven­dría el sui­ci­dio irre­me­dia­ble e imper­do­na­ble de sus cóm­pli­ces.

Que dis­tan­tes están los otros boli­va­ria­nos Andrés Iza­rra, Tarek Al Ais­sa­mi, o el can­ci­ller Nico­lás Madu­ro, por solo sacar una mues­tra repre­sen­ta­ti­va de los cua­dros del Cha­vis­mo, de pare­cer­se a los gla­dia­do­res del can­to, todi­tos diz­que boli­va­ria­nos en teo­ría,¿ los guia­ra la mis­ma éti­ca de los can­to­res?, segu­ro que no. Unos can­tan­do para que el sus­tan­ti­vo se vuel­va ver­bo libe­ra­dor de hom­bres e igno­ran­cias; mien­tras los otros, como bue­nos minis­tros segu­ra­men­te preo­cu­pa­dos por con­te­ner a los que empu­jan los can­to­res.
 Enton­ces el poder ya no trans­for­ma sino que silen­cia para con­ser­var el sta­tus Quo: se impu­so el uti­li­ta­ris­mo, el prag­ma­tis­mos, los intere­ses, el calcu­lo elec­to­ral, siem­pre en fun­ción de votos, o lo que ellos lla­ma­rían lo polí­ti­ca­men­te nece­sa­rio pues su varia­ble polí­ti­ca esta aun cir­cuns­cri­ta a la mani­pu­la­ción y no a la ver­dad, por­que hay que tener con­ten­to al vecino y al impe­rio. Los pue­blos jui­cio­sa­men­te van apren­dien­do a iden­ti­fi­car a los unos de los otros.

Pero sin duda, lo ver­da­de­ra­men­te sus­tan­cio­so del asun­to, es que enten­da­mos que en Vene­zue­la hubo una apro­pia­ción inde­bi­da del dis­cur­so revo­lu­cio­na­rio por una masa de indi­vi­duos adap­ta­da y mime­ti­za­da bajo las debi­li­da­des del pre­si­den­te Chá­vez para iden­ti­fi­car a los ami­gos de los enemi­gos. Sin ser revo­lu­cio­na­rios se cobi­jan con el dis­cur­so de Chá­vez, siem­pre en comi­té de aplau­sos, pare­cie­ra que no tie­nen dis­cur­so pro­pio y menos pro­yec­to polí­ti­co dis­tin­to a pro­cu­ra­se leal­ta­des polí­ti­cas para estar ahí. Hoy estas leal­ta­des están ham­brien­tas de razón dada la poli­ti­za­ción cre­cien­te del pue­blo vene­zo­lano, en eso ha acer­ta­do con cre­ces el pre­si­den­te Chá­vez.

Hay una jun­ta de esos peque­ños hom­bre­ci­tos deci­di­da a des­mon­tar la pro­pues­ta boli­va­ria­na y a des­te­rrar el socia­lis­mo, así lo repi­tan retó­ri­ca­men­te como loros. Saben que tie­nen a un grue­so sec­tor de mili­ta­res ahí a la espe­ra. Es una cami­sa de fuer­za que les ator­men­ta. De ahí la lucha con­tra los “ultras”, mar­xis­tas “orto­do­xos”, es decir con­tra los comu­nis­tas sea tan arro­gan­te e injus­ta, siguen midién­do­le el acei­te al pre­si­den­te sacan­do a los “radi­ca­les” de radio del sur y otros medios a quie­nes no pudie­ron cen­su­rar, están des­ar­man­do la revo­lu­ción y has­ta aho­ra han gana­do, segu­ra­men­te des­pués ven­drá Apo­rrea y otros. Es evi­den­te el temor que los embar­ga ante las exi­gen­cias popu­la­res por la rec­ti­fi­ca­ción.
 Es la pie­dra angu­lar de los boli bur­gue­ses o peque­ños bur­gue­ses can­sa­dos de que no amai­ne la cri­ti­ca por el dos­sier Joa­quín, Julián, cau­sa ale­gría leer al pue­blo vene­zo­lano en apo­rrea con su deli­cio­so len­gua­je impro­vi­sa­do pero pro­fun­do que se soli­da­ri­za con la lucha insur­gen­te colom­bia­na, las plu­mas de estos cons­pi­ran con­tra su cora­zón petro­le­ro y sus abul­ta­das che­que­ras.
 Se que­da­ron sin razo­nes para expli­car la dili­gen­cia con que los cap­tu­ra­ron y secues­tra­ron. Lo que digan será usa­do en su con­tra.

El cru­ce en su camino de estos dos Enanos gigan­tes, ambos para sus des­di­chas colom­bia­nos, uno en las letras y otros en el can­to, enanos lo digo yo por­que así se los ima­gi­na­ban sus secues­tra­do­res a peti­ción de su “nue­vo ami­go”, pero gigan­tes en las luchas colom­bia­nas; ya esta­ban acos­tum­bra­dos y exta­sia­dos por entre­gar gue­rri­lle­ros anó­ni­mos al esta­do geno­ci­da colom­biano, sin sen­tir un ápi­ce de ver­güen­za, mien­tras se hacían de la vis­ta gor­da cuan­do cen­te­na­res de para­cos y ase­si­nos aso­lan sus cam­pos y ciu­da­des en una nue­va gue­rra sucia con­tra los revo­lu­cio­na­rios, como lo hacen en Colom­bia.
Son más de dos­cien­tos cin­cuen­ta líde­res cam­pe­si­nos ase­si­na­dos, según lo denun­cia la orga­ni­za­ción cam­pe­si­na Eze­quiel Zamo­ra, bue­na par­te de ellos colom­bia­nos, sin que haya pre­mu­ra en bus­car a los cul­pa­bles.
 Es cono­ci­do por todos que la mayo­ría de escuá­li­dos “boli­va­ria­nos” detes­tan al colom­biano medio y pobre, al cam­pe­sino, al obre­ro, al pro­fe­sio­nal, al inte­lec­tual, al lucha­dor, ¿se ima­gi­nan al gue­rri­lle­ro?
 Es que la ren­ta petro­le­ra gene­ra tan­tas defor­ma­cio­nes ideo­ló­gi­cas que los que bus­can opor­tu­ni­da­des allen­de las fron­te­ras y con­tri­bu­yen a gene­rar rique­za son estig­ma­ti­za­dos. La mayo­ría de los escuá­li­dos inclui­dos los boli bur­gue­ses, son muy urba­nos, muy poco con­tac­to con la tie­rra y menos con el tra­ba­jo, lo ven como una acti­vi­dad des­hon­ro­sa, por eso les gus­ta el cam­pe­sino colom­bia­nos obe­dien­te y sin tie­rra para some­ter­lo, tenien­do en cuen­ta que para el cam­pe­sino colom­biano, la tie­rra es su vida, de ahí que emi­gre en bus­ca de un peda­zo de tie­rra para tra­ba­jar­la sin que lo ase­si­nen, como meca­nis­mo de segu­ri­dad social para su fami­lia, por­que el esta­do colom­biano nun­ca ha dado nada al pobre dis­tin­to al plo­mo .

Se toma­ron al esta­do vene­zo­lano en nom­bre del pue­blo, a ese prín­ci­pe o prin­ci­pa­do de escuá­li­dos de la “revo­lu­ción” rosa­di­ta, han inmo­vi­li­za­do al pre­si­den­te Chá­vez, quien a pesar de haber hecho admi­ra­bles accio­nes por su pue­blo, les va que­dan­do tal vez la ulti­ma opor­tu­ni­dad para no ente­rrar todos sus esfuer­zos por un momen­to de tor­pe­za his­tó­ri­ca y des­pre­cio por las luchas de su vecino colom­biano.
Se ha dicho lo sufi­cien­te sobre lo que impli­ca ceder­le al impe­rio y lo que suce­de­rá con ellos. Ayer Gada­fi con­fío un tan­ti­to así y hoy resur­ge des­de las ceni­zas de la trai­ción, hom­bro a hom­bro con su pue­blo; tan­tos ejem­plos para men­cio­nar. Así le entre­guen nue­va­men­te a PDVSA, el pue­blo vene­zo­lano jamás lo per­mi­ti­rá, el impe­rio no per­do­na, la defen­sa de los recur­sos natu­ra­les será a san­gre y fue­go, un impe­rio en deca­den­cia es mucho mas codi­cio­so y cri­mi­nal, no hay que dudar­lo.
 
Hoy más que nun­ca se nota la nece­si­dad de la direc­ción colec­ti­va del pro­ce­so para que sobre­vi­va, más allá del sane­drín o comi­té de aplau­sos de adu­la­do­res al líder.

Es un impe­ra­ti­vo éti­co y cate­gó­ri­co libe­rar a JULIAN, y per­mi­tir un con­cier­to con él en cara­cas, no hay otro camino inte­li­gen­te y decen­te, así ten­gan que comer­se ese sapo

Nadie en el mun­do enten­de­ría que Ali pri­me­ra que­da­rá pros­cri­to del len­gua­je Cha­vis­ta, seria un chis­te escu­char­lo hablar de él, como pare­ce ser, es ya un chis­te escu­char­le hablar de Bolí­var, seria ridí­cu­la escu­char de sus labios del pre­si­den­te cual­quier peti­ción de liber­tad de los cin­co lucha­do­res cuba­nos pre­sos en los Esta­dos Uni­dos. Que­da­rá ente­rra­do en las maz­mo­rras del risi­ble impe­rio Fran­ces el revo­lu­cio­na­rio Car­los Ilich Ramí­rez, mucho menos ten­dría dere­cho de hablar por la paz de Colom­bia, etc. Su anti­im­pe­ria­lis­mo seria un hue­co que le rebo­ta­ría y lo cache­tea­ría, ni con todos los dóla­res del petró­leo repar­ti­dos mili­mé­tri­ca­men­te a su pue­blo se sal­va­ría del jui­cio de la his­to­ria.
Estoy ple­na­men­te con­ven­ci­do que la ideo­lo­gía cris­tia­na del pre­si­den­te Chá­vez, sea la res­pon­sa­ble de que muchas veces lo per­ci­ba­mos con­tra­dic­to­rio, ecléc­ti­co, dile­tan­te, sin sus­ten­to, dan­do ban­da­zos, sin apo­yo en la lógi­ca de la con­tra­dic­ción dia­léc­ti­ca de la socie­dad y la natu­ra­le­za; hay que decir­lo, el pre­si­den­te des­nu­da la ausen­cia de for­ma­ción mate­ria­lis­ta que le de la con­sis­ten­cia para enten­der la lucha de cla­ses, y enfren­tar los for­mi­da­bles desa­fíos de su inves­ti­du­ra. Así no sea mar­xis­ta no pue­de dese­char el mar­xis­mo como fuen­te de rique­za revo­lu­cio­na por pru­ri­to ideo­ló­gi­co, tenien­do en cuen­ta que los oli­gar­cas del mun­do leen a Marx para poder des­truir las pro­tes­tas socia­les de los explo­ta­dos del mun­do.
El pre­si­den­te se sien­te que per­te­ne­ce a ambas cla­ses, no pue­de dejar a nadie por fue­ra del reba­ño, no asu­me su con­di­ción de cla­se más allá de la retó­ri­ca dis­cur­si­va.
 
Como enten­der que voci­fe­re con­tra los gol­pis­ta pero los indul­te; fus­ti­gue a los corrup­tos pero los man­ten­ga a su lado, con­de­ne el gol­pe de Hon­du­ras pero faci­li­te su ingre­so a la OEA, quie­ra hablar con Maru­lan­da pero apre­se a sus Gue­rri­lle­ros; cri­ti­que a los cuer­pos poli­cia­les loca­les y per­mi­ta que estos sigan bajo con­trol oli­gár­qui­co; crea en la liber­tad de pren­sa, reci­ba el pre­mio Rodol­fo Walsh y silen­cie a los medios ofi­cia­les y pur­gue a sus perio­dis­tas mas com­pro­me­ti­dos; diga no mas impe­ria­lis­mo y con­tra­te con las mul­ti­na­cio­na­les impe­ria­lis­tas Yan­kees; sos­ten­ga que Uri­be es un cri­mi­nal pero resuel­va vol­ver­se en el nue­vo mejor ami­go de su minis­tro Juan Manuel San­tos, quien le man­do para­mi­li­ta­res para ase­si­nar­le; apre­se a para­cos cogi­dos infra­gan­ti con­fe­sos con la orien­ta­ción de matar­le y los indul­te; diga que Fidel es su gran her­mano pero pres­cin­da de los comu­nis­tas loca­les en su gobierno; hable del camino de los pue­blos y solo ten­ga ojos para nego­ciar con los esta­dos.
Tan­ta ambi­güe­dad es pro­duc­to de sus limi­tes ideo­ló­gi­cos, y de ahí que bus­que en sus enemi­gos razo­nes para valo­rar­las des­me­di­da­men­te, sien­do un gran hom­bre que arru­lla con su dis­cur­so amo­ro­so e incan­des­cen­te, se des­do­bla ponien­do la otra meji­lla sin rubo­ri­zar­se ante sus vic­ti­ma­rios; tan­ta incohe­ren­cia y livian­dad lo hace pre­su­mir que el impe­rio le per­do­na­ra sus velei­da­des; pero el peor error, rodear­se de lo mas Liviano ideo­ló­gi­ca­men­te del cam­pus alter­na­ti­vo, por­que los pue­de “mane­jar”, por ello des­de­ña, a inva­lua­bles revo­lu­cio­na­rios que inten­tan ser úti­les al pro­ce­so; se coli­ge que tales debi­li­da­des unta­das de mega­lo­ma­nía le han impe­di­do pro­yec­tar a hom­bres inte­gra­les, por temor a la cri­ti­ca y la auto­crí­ti­ca.. En ulti­mas cayo en la tram­pa del cau­di­llis­mo popu­lis­ta y de su pro­pia retó­ri­ca for­mal.
Sin ser anti­co­mu­nis­ta actúa como tal, bajo los nuba­rro­nes de su idea­lis­mo reli­gio­so, desa­rro­llan­do una hiper­sen­si­bi­li­dad a la crí­ti­ca hones­ta y des­pre­ve­ni­da.
 En fin, el pre­si­den­te le hace caso a sus con­vic­cio­nes y tal vez sen­ti­rá que cris­to lo enten­de­rá y que de el ven­drá el úni­co jui­cio que le impor­te, por­que detrás de sus mag­ná­ni­mas inten­cio­nes están sus pro­fun­das refle­xio­nes de haber­lo hecho a con­cien­cia y con ello man­te­ner­se en paz con­si­go mis­mo y por ende con su pue­blo, todo ello muy enten­di­ble en un hom­bre que le ha toca­do lidiar con tan­tos toros simul­tá­nea­men­te en una mis­ma fae­na es res­pe­ta­ble.

Quie­nes encuen­tren absur­das y demo­le­do­ras las deci­sio­nes toma­das en con­tra de los revo­lu­cio­na­rios colom­bia­nos, segu­ra­men­te serán mas por haber idea­li­za­do a Chá­vez y al pro­ce­so sin mirar­lo a el a la luz de los hechos, y estos son tozu­dos. Chá­vez es un gran hom­bre que ha que­ri­do hacer des­de sus limi­ta­cio­nes con­cep­tua­les e ideo­ló­gi­cas lo que mas pue­da por su pue­blo, y muchos cre­ye­ron que él era el ada­lid de la revo­lu­ción mun­dial, ello sen­ci­lla­men­te se ha des­va­ne­ci­do para los que has­ta hoy no que­rían dar­se cuen­ta. Quie­nes han usa­do epí­te­tos con­tra el pre­si­den­te de trai­dor están equi­vo­ca­dos, se han trai­cio­na­do así mis­mos, en ver­dad Chá­vez no han trai­cio­na­da a nadie, uso un dis­cur­so que inten­to ser cohe­ren­te con los hechos, muchos de ellos impac­tan­tes e impor­tan­tes para sacar a Vene­zue­la de su con­di­ción de NN, en el con­cier­to de nacio­nes, pero la revo­lu­ción bajo su con­duc­ción lle­go has­ta aquí, su avan­ce depen­de ya de otros fac­to­res y pro­ta­go­nis­tas que sur­jan del pue­blo escla­re­ci­do
Dejar el pro­ce­so ahí, sin avan­zar en la lucha por los ver­da­de­ros cam­bios revo­lu­cio­na­rios seria una irre­pa­ra­ble pér­di­da para el equi­li­brio frá­gil de la paz mun­dial, par­ti­cu­lar­men­te para Ame­ri­ca Lati­na y espe­cí­fi­ca­men­te para el pue­blo vene­zo­lano, sin con­tar con las con­se­cuen­cias catas­tró­fi­cas con­tra el pue­blo de Colom­bia.
Debe­mos asi­mi­lar que los derro­te­ros en Vene­zue­la están sig­na­dos úni­ca­men­te por las con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas de quie­nes deci­die­ron la cap­tu­ra de Julián Con­ra­do y Joa­quín Pérez, se decan­to ante el mun­do y ante otros vene­zo­la­nos, que no hubo ence­rro­nas, infil­tra­cio­nes, irres­pon­sa­bi­li­dad de las vic­ti­mas como qui­sie­ron pre­sen­tar­lo; es calcu­lo polí­ti­co ins­tru­men­ta­li­za­do por su con­vic­cio­nes ideo­ló­gi­cas. En sus aná­li­sis ni se ima­gi­nan que este pro­ce­so fácil­men­te pue­de caer en la con­tra­rre­vo­lu­ción así gane nue­va­men­te Chá­vez, el no hará la revo­lu­ción socia­lis­ta por encar­go, serán otros hom­bres a quie­nes le corres­pon­de­rá hacer­la

Tam­bién que­do al des­cu­bier­to, que en la pro­pues­ta del pre­si­den­te Chá­vez no cabe el inter­na­cio­na­lis­mo pro­le­ta­rio, solo cabe el cris­tiano, pero así y todo el deber de todos los revo­lu­cio­na­rios vene­zo­la­nos lati­no­ame­ri­ca­nos y del mun­do com­pro­me­ti­dos con que no se apa­gue del todo el faro, hay que for­ta­le­cer la lucha ideo­ló­gi­ca, en tal sen­ti­do, lo pri­me­ro es des­en­mas­ca­rar del len­gua­je ofi­cial vene­zo­lano el uso inde­bi­do de con­cep­tos y cate­go­rías revo­lu­cio­na­rias y lla­mar las cosas como son, es vol­ver a los con­te­ni­dos, a la epis­te­mo­lo­gía y la her­me­néu­ti­ca de las pala­bras.
Cual revo­lu­ción, cual libe­ra­ción, don­de esta bolí­var, cual socia­lis­mo tene­mos, cual inter­na­cio­na­lis­mo, como se mas­ti­ca el anti­im­pe­ria­lis­mo vene­zo­lano etc.

El pro­ble­ma enton­ces no es solo la elec­ción de Chá­vez, es apun­tar hacia la direc­ción colec­ti­va; al pue­blo mas escla­re­ci­do le corres­pon­de aden­trar­se en la orga­ni­za­ción colec­ti­va , en sus nue­vas y mas ambi­cio­sas exi­gen­cias, den­tro de ellas la mas impor­tan­te es de poder cogo­ber­nar des­de los esce­na­rios que sean posi­bles, siem­pre en fun­ción de colec­ti­vi­zar la direc­ción del pro­ce­so y des­te­rrar la con­cep­ción de que Chá­vez y el Cha­vis­mo son la revo­lu­ción, no sola­men­te den­tro del PSUV, para des­te­rrar a los que inten­tan ven­der la idea que la revo­lu­ción es demo­cra­ti­zar la ren­ta petro­le­ra, nacio­na­li­zar empre­sas y entre­gár­se­las a los mis­mos des­de el esta­do, o peque­ños cam­bios para que nada fun­da­men­tal cam­bie, la lucha hoy es por el con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción, y los medios de pro­duc­ción.

Pero fun­da­men­tal­men­te edu­car para que agen­te de la reac­ción como por ejem­plo el señor, Raúl Bra­cho y otros, con la sim­ple­za y livian­dad inte­lec­tual de quien esta solo preo­cu­pa­do por sus intere­ses, no invier­ta los hechos sin ser denun­cia­do y com­pe­li­do. Es inacep­ta­ble que vuel­va res­pon­sa­ble alas vic­ti­mas de ser tales, con la evi­den­te inten­ción de qui­tar­se de enci­ma a los que les hace el jui­cio his­tó­ri­co a su incohe­ren­cia, y su insa­na jus­ti­fi­ca­ción de la cace­ría de bru­jas con­tra lo que lla­ma peyo­ra­ti­va y cobar­de­men­te como los ultra, mar­xis­tas, orto­do­xos o radi­ca­les,
 ¿Que enten­de­rá el y otros por la gran Colom­bia, por la patria gran­de lati­no­ame­ri­ca­na? Segu­ra­men­te con su nivel de argu­men­ta­ción, en su momen­to hubie­se creí­do jus­to matar a Bolí­var por radi­cal y por su intro­mi­sión en los asun­tos de Colom­bia, Ecua­dor, Perú. Las­ti­mo­sa­men­te, así argu­men­tan la mayo­ría de los que se toma­ron la direc­ción del PSUV y el esta­do vene­zo­lano.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *