¿Gem­ma Zaba­le­ta? No, no está – Jabi Amorrortu

Se pue­de hablar de las nece­si­da­des de los y las tra­ba­ja­do­ras sin escu­char a los y las tra­ba­ja­do­ras? La Con­se­je­ría de Empleo y Asun­tos Socia­les del Gobierno Vas­co pare­ce estar empe­ña­da en que sí. Y le debe gene­rar seme­jan­te des­gas­te y esfuer­zo a este orga­nis­mo públi­co que cuan­do reci­be de un comi­té de empre­sa una peti­ción de reu­nión urgen­te pare­ce que no entien­de qué quie­re decir.

La pró­xi­ma vez, seño­res y seño­ras de esta con­se­je­ría, sería intere­san­te que al menos se con­tes­ta­ra a seme­jan­te peti­ción, aun­que no se ten­ga el míni­mo inte­rés en escu­char los pro­ble­mas de los y las tra­ba­ja­do­ras, aun­que sólo sea por respeto.

LAB ya avi­só que los EREs segui­rían. No de «sus­pen­sión de empleo» prin­ci­pal­men­te, aho­ra serían de «res­ci­sión de empleo», esto es, para amor­ti­zar miles de pues­tos de tra­ba­jo. El caso tris­te que hoy nos ocu­pa es Rec­ti­cel Ibé­ri­ca, anti­gua ICOA, fábri­ca his­tó­ri­ca de Legu­tio absor­bi­da por esta mul­ti­na­cio­nal ape­nas hoy hace cin­co años.

Cin­co años han bas­ta­do para des­tro­zar las con­di­cio­nes labo­ra­les del colec­ti­vo, orde­nar la pro­duc­ción en otras plan­tas del gru­po y cerrar. Efi­ca­ces sí que son estas multinacionales.

Todo este pro­ce­so lo han vivi­do los y las tra­ba­ja­do­ras des­de la más abso­lu­ta sole­dad ins­ti­tu­cio­nal. Nadie duda que se tra­te de un atro­pe­llo social y, por supues­to, está más que cla­ro que no se dan cau­sas que lo jus­ti­fi­quen (se tra­ta de una mul­ti­na­cio­nal con gran­des bene­fi­cios, y que no duda en repar­tir jugo­sos divi­den­dos), lo que dudan los tra­ba­ja­do­res y tra­ba­ja­do­ras de Legu­tio es si mere­ce la pena jugar­se su indem­ni­za­ción o jubi­la­ción en una reso­lu­ción del Minis­te­rio de Tra­ba­jo en Madrid.

Y ya sabe­mos todos cómo se las gas­tan en este órgano, no hay más que ver las colas del paro.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.