Ares se per­fi­la como minis­tro de Inte­rior cuan­do Rubal­ca­ba lo deje – Ramón Sola

Tras cin­co años de ejer­ci­cio, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba deja­rá de ser minis­tro del Inte­rior en las pró­xi­mas sema­nas o, más posi­ble­men­te, meses. Y, sal­vo sor­pre­sa, su pues­to será cubier­to por un vas­co: Rodol­fo Ares, actual con­se­je­ro de Inte­rior y figu­ra muy cer­ca­na a Rubal­ca­ba.

La hipó­te­sis lle­va­ba tiem­po cir­cu­lan­do en ámbi­tos polí­ti­cos vas­cos y en los últi­mos días su vero­si­mi­li­tud se ha refor­za­do con dos movi­mien­tos. El pri­me­ro ha sido desig­nar a Miguel Buen ‑cuan­do toda­vía era can­di­da­to del PSE a dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa- como «núme­ro dos» del Depar­ta­men­to de Inte­rior, lo que en teo­ría supo­ne bajar­le un pel­da­ño en la res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas, pero en la prác­ti­ca ven­dría a ser un perio­do de roda­je has­ta ascen­der a con­se­je­ro. Y el segun­do, ayer mis­mo, ha sido la con­fir­ma­ción de Rubal­ca­ba de que no ago­ta­rá la legis­la­tu­ra en el Minis­te­rio.

El hom­bre fuer­te del Gabi­ne­te Zapa­te­ro lo expli­có como una mera cues­tión pro­ce­di­men­tal: «Es una obvie­dad, el can­di­da­to no pue­de ser el minis­tro que orga­ni­ce las elec­cio­nes. Es tan obvio que agra­dez­co la pre­gun­ta por si alguien pen­sa­ba que iba a dar yo los resul­ta­dos al can­di­da­to», infor­mó tras el Con­se­jo de Minis­tros.

Lógi­ca­men­te, no puso fecha al rele­vo, pero en Madrid se espe­cu­la con que no será antes del deno­mi­na­do «Deba­te sobre el Esta­do de la Nación» ‑los días 28 y 29 de junio‑, ni antes de su pro­cla­ma­ción ofi­cial como can­di­da­to a la Pre­si­den­cia ‑el 9 de julio-. Qui­zás Rubal­ca­ba aguan­te tam­bién has­ta la con­fe­ren­cia polí­ti­ca del PSOE, pre­vis­ta para setiem­bre, en la que se lan­za­ría su can­di­da­tu­ra, pero a par­tir de enton­ces pare­ce evi­den­te que esta­rá en otra cla­ve y se mate­ria­li­za­rá el cam­bio minis­te­rial.

Cri­sis y crí­ti­cas

Esta cade­na de rele­vos se pro­du­ce en ple­na cri­sis en el Depar­ta­men­to de Inte­rior de Lakua y en una difí­cil situa­ción tam­bién en el Minis­te­rio.

Rodol­fo Ares tuvo que acu­dir ayer al Par­la­men­to de Gas­teiz, don­de inci­dió en qui­tar impor­tan­cia a hechos como la sus­pen­sión del Día de la Ertzain­tza. Inclu­so, afir­mó que se cele­bra­rá antes de fin de año.

Mien­tras tan­to, aso­cia­cio­nes de escol­tas inci­die­ron en sus crí­ti­cas al con­se­je­ro por no ple­gar­se a sus deman­das de que se man­ten­gan las actua­les labo­res, pese a la inexis­ten­cia de acti­vi­dad de ETA. Ayer denun­cia­ron que Ares no con­tes­ta a sus peti­cio­nes de reu­nión y que sólo lo hacen PP y UPyD.

En cuan­to a Rubal­ca­ba, la pre­si­den­ta de la AVT, Ánge­les Pedra­za, hizo un «balan­ce total­men­te nega­ti­vo» de su ges­tión: «Ha habi­do deten­ción de coman­dos, pero ETA ha vuel­to a las ins­ti­tu­cio­nes». Le acu­só tam­bién de «ocu­par cua­tro car­gos con el paro que hay en Espa­ña».

El bai­le de nom­bres ali­men­ta la opción de refle­xión inter­na

El ince­san­te bai­le de nom­bres en el PSE abier­to el 22 de mayo pue­de tener sus efec­tos tam­bién sobre otra cues­tión pen­dien­te: la refle­xión inter­na recla­ma­da por su pre­si­den­te, Jesús Egui­gu­ren, sobre todo en mate­ria de paci­fi­ca­ción. Rodol­fo Ares se encuen­tra entre los más opues­tos a mover ficha en este terreno. Miguel Buen, por con­tra, se ha carac­te­ri­za­do habi­tual­men­te por posi­cio­nes más abier­tas.

La refle­xión inter­na vie­ne obli­ga­da, en cual­quier caso, por otro fac­tor: el mal resul­ta­do elec­to­ral del PSE, que ha ido en para­le­lo al éxi­to de Bil­du. Cada vez más miem­bros del par­ti­do coin­ci­den en pri­va­do en que la socie­dad vas­ca ha pre­mia­do a quien asu­me ries­gos.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *