Ares se per­fi­la como minis­tro de Inte­rior cuan­do Rubal­ca­ba lo deje – Ramón Sola

Tras cin­co años de ejer­ci­cio, Alfre­do Pérez Rubal­ca­ba deja­rá de ser minis­tro del Inte­rior en las pró­xi­mas sema­nas o, más posi­ble­men­te, meses. Y, sal­vo sor­pre­sa, su pues­to será cubier­to por un vas­co: Rodol­fo Ares, actual con­se­je­ro de Inte­rior y figu­ra muy cer­ca­na a Rubalcaba.

La hipó­te­sis lle­va­ba tiem­po cir­cu­lan­do en ámbi­tos polí­ti­cos vas­cos y en los últi­mos días su vero­si­mi­li­tud se ha refor­za­do con dos movi­mien­tos. El pri­me­ro ha sido desig­nar a Miguel Buen ‑cuan­do toda­vía era can­di­da­to del PSE a dipu­tado gene­ral de Gipuz­koa- como «núme­ro dos» del Depar­ta­men­to de Inte­rior, lo que en teo­ría supo­ne bajar­le un pel­da­ño en la res­pon­sa­bi­li­da­des polí­ti­cas, pero en la prác­ti­ca ven­dría a ser un perio­do de roda­je has­ta ascen­der a con­se­je­ro. Y el segun­do, ayer mis­mo, ha sido la con­fir­ma­ción de Rubal­ca­ba de que no ago­ta­rá la legis­la­tu­ra en el Ministerio.

El hom­bre fuer­te del Gabi­ne­te Zapa­te­ro lo expli­có como una mera cues­tión pro­ce­di­men­tal: «Es una obvie­dad, el can­di­da­to no pue­de ser el minis­tro que orga­ni­ce las elec­cio­nes. Es tan obvio que agra­dez­co la pre­gun­ta por si alguien pen­sa­ba que iba a dar yo los resul­ta­dos al can­di­da­to», infor­mó tras el Con­se­jo de Ministros.

Lógi­ca­men­te, no puso fecha al rele­vo, pero en Madrid se espe­cu­la con que no será antes del deno­mi­na­do «Deba­te sobre el Esta­do de la Nación» ‑los días 28 y 29 de junio‑, ni antes de su pro­cla­ma­ción ofi­cial como can­di­da­to a la Pre­si­den­cia ‑el 9 de julio-. Qui­zás Rubal­ca­ba aguan­te tam­bién has­ta la con­fe­ren­cia polí­ti­ca del PSOE, pre­vis­ta para setiem­bre, en la que se lan­za­ría su can­di­da­tu­ra, pero a par­tir de enton­ces pare­ce evi­den­te que esta­rá en otra cla­ve y se mate­ria­li­za­rá el cam­bio ministerial.

Cri­sis y críticas

Esta cade­na de rele­vos se pro­du­ce en ple­na cri­sis en el Depar­ta­men­to de Inte­rior de Lakua y en una difí­cil situa­ción tam­bién en el Ministerio.

Rodol­fo Ares tuvo que acu­dir ayer al Par­la­men­to de Gas­teiz, don­de inci­dió en qui­tar impor­tan­cia a hechos como la sus­pen­sión del Día de la Ertzain­tza. Inclu­so, afir­mó que se cele­bra­rá antes de fin de año.

Mien­tras tan­to, aso­cia­cio­nes de escol­tas inci­die­ron en sus crí­ti­cas al con­se­je­ro por no ple­gar­se a sus deman­das de que se man­ten­gan las actua­les labo­res, pese a la inexis­ten­cia de acti­vi­dad de ETA. Ayer denun­cia­ron que Ares no con­tes­ta a sus peti­cio­nes de reu­nión y que sólo lo hacen PP y UPyD.

En cuan­to a Rubal­ca­ba, la pre­si­den­ta de la AVT, Ánge­les Pedra­za, hizo un «balan­ce total­men­te nega­ti­vo» de su ges­tión: «Ha habi­do deten­ción de coman­dos, pero ETA ha vuel­to a las ins­ti­tu­cio­nes». Le acu­só tam­bién de «ocu­par cua­tro car­gos con el paro que hay en España».

El bai­le de nom­bres ali­men­ta la opción de refle­xión interna

El ince­san­te bai­le de nom­bres en el PSE abier­to el 22 de mayo pue­de tener sus efec­tos tam­bién sobre otra cues­tión pen­dien­te: la refle­xión inter­na recla­ma­da por su pre­si­den­te, Jesús Egui­gu­ren, sobre todo en mate­ria de paci­fi­ca­ción. Rodol­fo Ares se encuen­tra entre los más opues­tos a mover ficha en este terreno. Miguel Buen, por con­tra, se ha carac­te­ri­za­do habi­tual­men­te por posi­cio­nes más abiertas.

La refle­xión inter­na vie­ne obli­ga­da, en cual­quier caso, por otro fac­tor: el mal resul­ta­do elec­to­ral del PSE, que ha ido en para­le­lo al éxi­to de Bil­du. Cada vez más miem­bros del par­ti­do coin­ci­den en pri­va­do en que la socie­dad vas­ca ha pre­mia­do a quien asu­me riesgos.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.