Una his­to­rio­gra­fía per­ver­sa, géne­sis de con­flic­tos…- Josu Sorau­ren

“Espa­ña, igno­ró, que la ver­da­de­ra gran­de­za de las nacio­nes, se fun­da en la liber­tad, en la vir­tud y en la jus­ti­cia”, es una de las con­clu­sio­nes que el polí­ti­co e his­to­ria­dor Anda­luz, Adol­fo de Cas­tro (1823−1828), pare­ce extraer de su “examen Filo­só­fi­co sobre la deca­den­cia de Espa­ña.

Este gadi­tano, ase­gu­ra, que para que la his­to­ria de Espa­ña sea ver­da­de­ra, es pre­ci­so rees­cri­bir­la al revés de cómo se ha escri­to. Es uno más, de los que cul­pan el fra­ca­so –ya des­de sus orí­ge­nes- del pro­yec­to espa­ñol, al matri­mo­nio escan­da­lo­so entre igle­sia y monar­quía…

Y cuyos fru­tos o engen­dros per­ma­ne­cen, hoy día…

Un esta­do vica­rio de la Igle­sia, se dice, no sólo no es un esta­do demo­crá­ti­co: no es ni siquie­ra sobe­rano.

Eso acla­ra que debi­do a la “influen­cias divi­na”, el esta­do espa­ñol sea por ori­gen, tan inte­gris­ta, inmo­vi­lis­ta, fascista…etc…

Un com­ple­jo de into­le­ran­cia, don­de el pen­sa­mien­to y las ideas libres, siem­pre fue­ron con­si­de­ra­das “per­so­na non gra­ta”

Hoy pode­mos denun­ciar, según Jor­ge Maj­fud, que en el impe­rio, “todos los que no se adap­ta­ban al geno­ci­dio étni­co –el de las con­quis­tas e invasiones‑, y cul­tu­ral, eran irre­me­dia­ble­men­te per­se­gui­dos pri­me­ro por malos cris­tia­nos, des­pués por malos espa­ño­les. Eso des­de los reyes cató­li­cos has­ta prác­ti­ca­men­te nues­tros días.

¿Qué otra expli­ca­ción cabe para enten­der como dice Anto­nio Her­mo­sa, que “el con­tex­to de degra­da­ción de la vida públi­ca –al que actual­men­te hemos lle­ga­do-, sea tan fuer­te que en reali­dad se desa­rro­lla en un gigan­tes­co ester­co­le­ro”?

Ester­co­le­ro en el que vege­ta lo que cali­fi­ca­ría­mos como masa acrí­ti­ca, inmo­vi­lis­ta, retró­gra­da, que man­tie­ne polí­ti­ca­men­te a quien man­tie­ne y vota lo que y a quien vota…

Y que por ello, a la inmo­ra­li­dad de los polí­ti­cos –que uno no sabe ya si son idio­tas cuan­do se nos ponen a dar consejos‑, se suma la de los ciu­da­da­nos que les votan….

Val­gan estas con­si­de­ra­cio­nes pre­li­mi­na­res, para ambien­tar el bre­ve men­sa­je que pre­ten­do expo­ner.

Y es que el con­flic­to vas­co –como tan­tos otros‑, hun­de sus raí­ces en un cal­do de cul­ti­vo “sine qua non”: la per­ver­sión y la ter­gi­ver­sa­ción de la his­to­ria.

Comen­ta A. De Cas­tro: “Los his­to­ria­do­res paga­dos por los monar­cas, escri­bían a gus­to de los que opri­mían a nues­tra patria, de mane­ra que alte­ra­ban y con­fun­dían todo

En “su examen”, A. De Cas­tro, des­mon­ta o en su caso des­ca­li­fi­ca hechos y per­so­na­jes que han cons­ti­tui­do y cons­ti­tu­yen, las bases y el eje de la epo­pe­ya y héroes impe­ria­les.

Apor­ta datos irre­fu­ta­bles para des­nu­dar las tan cacarea­das efe­mé­ri­des impe­ria­les, des­de la into­le­ran­cia y la cruel­dad de las prác­ti­cas inqui­si­to­ria­les, la cata­du­ra moral de Isa­bel (la usur­pa­do­ra), el des­po­tis­mo y los tra­pi­cheos cri­mi­na­les del “cató­li­co”, Car­los I, Feli­pe II… has­ta lle­gar a la exte­nua­ción socio­po­lí­ti­ca y cul­tu­ral del XIX ‑la cró­ni­ca de una ver­gon­zan­te deca­den­cia-.

Curio­sa­men­te, en el rela­to de A. De Cas­tro, don­de se cri­ti­ca la toma de Gra­na­da, el geno­ci­dio de Indias, el desas­tre polí­ti­co y eco­nó­mi­co de las cam­pa­ñas euro­peas del impe­rio, no se men­cio­na bajo nin­gún con­cep­to la con­quis­ta de Nava­rra.

Mi impre­sión es –dada la natu­ra­le­za del trabajo‑, que tocar el tema nava­rro era tabú.

Y es que si apli­ca­mos los mis­mos cri­te­rios que Cas­tro uti­li­za para cri­ti­car la con­quis­ta de Gra­na­da, con­de­nar con tan­ta acri­tud la con­quis­ta de amé­ri­ca y en gene­ral cen­su­rar tan pro­fun­da­men­te la polí­ti­ca expan­si­va del Impe­rio y de sus monar­cas, la con­quis­ta de Nava­rra debió pare­cer­le un cri­men sin palia­ti­vos.

Sea lo que fue­re, cada vez pare­ce más irre­fu­ta­ble, que lo que nos con­ta­ron como leyen­da negra, era en reali­dad la autén­ti­ca his­to­ria, la his­to­ria negra del Rei­no de Espa­ña…

Y que en reali­dad, los his­to­ria­do­res euro­peos, como los tes­ti­gos ingle­ses de las gue­rras car­lis­tas o nues­tro con­tem­po­rá­neo Paul Pres­ton –por citar algu­nos ejemplos‑, nos apor­tan bas­tan­te más cre­di­bi­li­dad que la gene­ra­li­dad de la his­to­rio­gra­fía pese­bre­ra o en su caso “pan­fle­te­ra”, espa­ño­la…

Es decir, que la his­to­rio­gra­fía espa­ño­la, como se dice en “las anti­guas colo­nias”, es abso­lu­ta­men­te “tru­cha”.

Esa his­to­ria, en cuyo negro seno, se ocul­tó, igno­ró o ter­gi­ver­só, la iden­ti­dad y los dere­chos his­tó­ri­cos de todo el pue­blo vas­co.

Es por lo que con estos preám­bu­los, cada vez resul­ta más urgen­te rees­cri­bir nues­tra his­to­ria, la his­to­ria de Eus­kalhe­rría.

Rees­cri­bir­la, dar­le su pro­pia per­so­na­li­dad, poner­la en el pedes­tal que se mere­ce y ense­ñar­la.

El día que todos los nava­rros y vas­cos en gene­ral, ame­mos y conoz­ca­mos nues­tra his­to­ria, Espa­ña no ten­drá más reme­dio que res­ti­tuir­nos la sobe­ra­nía que vio­len­ta­men­te nos robó.

¿Qué nava­rro, cono­ce­dor de cómo se nos fue arre­ba­tan­do nues­tra cul­tu­ra, patri­mo­nio, ins­ti­tu­cio­nes y sobre todo nues­tra volun­tad, renun­cia­ría a su sobe­ra­nía?

No es pues de extra­ñar, que los nava­rros proes­pa­ño­les, “her­ma­na­dos con el con­de de Lerín”, y con los pro­pios inva­so­res pon­gan tan­to empe­ño para que el pue­blo no acce­da al cono­ci­mien­to de su pro­pia len­gua, cul­tu­ra y raí­ces…

Y esa es jus­ta­men­te la razón, por la que quie­nes cons­cien­tes de los des­afue­ros que Espa­ña ha come­ti­do con­tra nues­tro pue­blo, recla­ma­mos y rei­vin­di­ca­mos que se res­tau­re y dig­ni­fi­que nues­tra his­to­ria.

No igno­ra­mos las difi­cul­ta­des que allen­de el Ebro, exis­ten ante cual­quier recon­si­de­ra­ción que les lle­va a un “mea cul­pa” o a cual­quier peti­ción de per­dón…

Es la Espa­ña que siem­pre anda por ahí, exi­gien­do a los pue­blos que opri­me, arre­pen­ti­mien­tos y peti­ción de per­do­nes.

Ella nun­ca se excul­pó. Ahí están los terri­bles crí­me­nes del franquismo…(quizás algún día, el íncli­to fran­quis­ta Basa­goi­ti, pida per­dón por Ger­ni­ka y las demás víc­ti­mas)…

Segui­re­mos pues en el tajo…reconquistando el cam­po cul­tu­ral que la colo­ni­za­ción espa­ño­la, nos dejó bien lie­co.

Somos cons­cien­tes de que la rege­ne­ra­ción de la his­to­ria, rege­ne­ra­rá –val­ga la redundancia‑, nues­tra iden­ti­dad como pue­blo.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *