Libia: un silen­cio atro­na­dor- Cubadebate

libia-bombardeo-otan1Por Jody McIntyre
The Inde­pen­dent

Así que aho­ra esta­mos envian­do heli­cóp­te­ros Apa­che para bom­bar­dear civi­les en Libia. Una esca­la­da en otra gue­rra san­grien­ta de la OTAN. O sea, en las pala­bras del Coro­nel Jason Ethe­ring­ton, “sólo apor­ta algo más a la fiesta”.

Todos los medios de comu­ni­ca­ción lo han acep­ta­do. Ésta es una gue­rra para pro­te­ger a los civi­les. Ésta es una gue­rra para obli­gar a Gada­fi a dejar el poder. Como si los gobier­nos occi­den­ta­les, con sus orgu­llo­sas his­to­rias de vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en el mun­do, tuvie­ran algún dere­cho moral de juz­gar el gobierno de Libia. La retó­ri­ca de Ethe­ring­ton reve­la una ver­dad des­pre­cia­ble: esta gue­rra es un jue­go para noso­tros, una “fies­ta” que vale la pena prolongar.

Has­ta Al Jazee­ra publi­ca la his­to­ria acep­ta­da de “rebel­des” con­quis­tan­do ciu­dad tras ciu­dad. Pero ellos no difun­den imá­ge­nes de Trí­po­li, la capi­tal, don­de, excep­to por la cam­pa­ña de bom­bar­deo de la OTAN, la gen­te con­ti­núa con sus vidas nor­ma­les. Y nun­ca mues­tran imá­ge­nes de los crí­me­nes de esta supues­ta bri­ga­da “rebel­de”, que ata­có vio­len­ta­men­te a libios negros y ciu­da­da­nos afri­ca­nos negros en el este del país, eti­que­tán­do­los como “mer­ce­na­rios afri­ca­nos” con­tra­ta­dos por Gada­fi, a pesar del hecho de que todos los libios son efec­ti­va­men­te afri­ca­nos. No se infor­ma nada sobre esto por­que no enca­ja­ría con el rela­to acep­ta­do. Los encan­ta­do­res líde­res rebel­des, muchos de los cua­les tra­ba­ja­ron para Gada­fi has­ta hace unos pocos meses, son nues­tros alia­dos. Mua­mar Gada­fi, el villano útil, es nues­tro enemi­go acérrimo.

Pero, ¿por qué tal silen­cio? A dife­ren­cia de las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak, las cua­les pro­vo­ca­ron inmen­sas pro­tes­tas alre­de­dor del mun­do, la reac­ción hacia Libia ha sido rela­ti­va­men­te débil. Nos han ven­di­do una fal­sa pre­mi­sa, y, como diría Noam Chomsky, han per­mi­ti­do la fabri­ca­ción de nues­tro consenso.

Aho­ra que la cor­ti­na de humo ha resul­ta­do ser un éxi­to, el gobierno bri­tá­ni­co ya no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad de ocul­tar sus obje­ti­vos. No es que algu­na vez la tuvie­ra. “No vamos a esta­ble­cer una fecha lími­te”, dijo William Hague. Por supues­to que no, por­que el impe­ria­lis­mo no cono­ce lími­tes cuan­do des­ata una guerra.

Siem­pre me ha pare­ci­do que la gen­te es más his­té­ri­ca en sus reac­cio­nes cuan­do se tra­ta de una gue­rra en la cual nues­tro país está invo­lu­cra­do. Si obser­vas la reali­dad de la situa­ción, enton­ces te acu­san de que no te impor­tan los civi­les libios o de que apo­yas a un dic­ta­dor. De hecho, es nues­tro gobierno el que está intere­sa­do en apo­yar dic­ta­du­ras y es el que está bom­bar­dean­do civi­les en Libia. Así como lo escri­bió Frank Nat­ter en su blog, “Straight Talk”, a ini­cios de esta sema­na, “cual­quie­ra de noso­tros quie­nes paga­mos impues­tos esta­mos táci­ta­men­te per­mi­tien­do e indi­rec­ta­men­te finan­cian­do las bom­bas que actual­men­te están sien­do uti­li­za­das para matar afga­nos y libios. Citan­do a Sar­tre, “uste­des no son gen­te estu­pen­da, son asesinos”.

Esto no tie­ne nada que ver con pro­te­ger civi­les sino que tie­ne que ver con res­ta­ble­cer una decre­cien­te domi­na­ción mili­tar y eco­nó­mi­ca en la región. Cuan­do usted con­si­de­ra una lis­ta de los pocos paí­ses en el mun­do que no tie­nen bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en su terri­to­rio, se vuel­ve mucho más cla­ro por qué nues­tros “enemi­gos” son, sen­ci­lla­men­te, la gen­te que se nos seña­la como tales.

Y más infor­ma­ción de Cynthia Mckin­ney en Trípoli:

Algu­nos de la Dele­ga­ción de la Dig­ni­dad se han mar­cha­do y algu­nos se han que­da­do. Íba­mos a visi­tar los cam­pos de las per­so­nas des­pla­za­das en el país, las cua­les inclu­yen libios y tra­ba­ja­do­res migran­tes de otras par­tes de Áfri­ca y Asia Occi­den­tal, pero el inten­so bom­bar­deo nos impi­dió salir. El bom­bar­deo comen­zó ayer a las 11 am y no se detu­vo has­ta que nos fui­mos a dor­mir a las 11:30 pm y con­ta­mos 89 explo­sio­nes en el área de Trí­po­li. La OTAN tam­bién bom­bar­deó en áreas fue­ra de Trí­po­li, inclu­yen­do la par­te con­cu­rri­da del puer­to don­de se des­car­gan los buques. Esta­mos aho­ra en camino de con­ti­nuar nues­tras ave­ri­gua­cio­nes sobre los hechos.

Es aho­ra la 1:10 de la tar­de y a medi­da que en Trí­po­li se desa­rro­lla la vida dia­ria – ello inclu­ye maes­tros, emplea­dos y niños en las escue­las, ten­de­ros tra­ba­jan­do en sus nego­cios, barren­de­ros asean­do las calles, gen­te movién­do­se de un lado a otro en los autos, en bici­cle­tas y a pie – Trí­po­li ha reci­bi­do has­ta este momen­to, des­de apro­xi­ma­da­men­te las 11:00, al menos 29 bombas.

De modo intere­san­te, los esfuer­zos del Washing­ton Post, del New York Times, del Asso­cia­ted Press y de otros por des­cri­bir las recla­ma­cio­nes de Libia sobre los bom­bar­deos como “absur­das” son cla­ra­men­te fal­sas y son sólo esfuer­zos para defen­der ante el tri­bu­nal de la opi­nión públi­ca el into­le­ra­ble bom­bar­deo de civi­les que siguen lle­van­do su vida nor­mal en un área inmo­de­ra­da­men­te pobla­da. El Washing­ton Post tenía como titu­lar “El gobierno de Libia no logra fun­da­men­tar los ale­ga­tos de muer­tos por cul­pa de la OTAN” y el titu­lar de Los Ange­les Times reper­cu­tía, “Fun­cio­na­rios de Libia dan su pro­pia inter­pre­ta­ción al con­flic­to”. Estas bom­bas y misi­les no están cayen­do en espa­cios vacíos: la gen­te en todo Trí­po­li está empe­ña­da en sus tra­ji­nes dia­rios como en cual­quier otra impor­tan­te ciu­dad metro­po­li­ta­na de apro­xi­ma­da­men­te 2 millo­nes de habitantes.

Mien­tras tan­to, la OTAN tie­ne su pro­pia máqui­na de tejer patra­ñas. “Lo que sí ata­ca­mos fue la sede de inte­li­gen­cia mili­tar en el cen­tro de Trí­po­li”, dijo la alian­za. Actual­men­te me encuen­tro con una dele­ga­ción de anti­guos dipu­tados y pro­fe­so­res de Fran­cia quie­nes están aquí en Trí­po­li en una misión de deter­mi­na­ción de los hechos. El pro­gra­ma para hoy era visi­tar los cam­pos de per­so­nas des­pla­za­das en esta par­te del país. Sin embar­go, no pode­mos com­ple­tar nues­tro pro­gra­ma mien­tras Trí­po­li está bajo ata­que. Haré todo lo posi­ble por visi­tar hoy algu­nas de las áreas bom­bar­dea­das cuando/​si este ata­que dis­mi­nu­ya su intensidad.

¿Qué esta­ban hacien­do Uste­des hoy entre la 1:00 y aho­ra, mien­tras los habi­tan­tes de Trí­po­li sopor­ta el trau­ma de bom­bar­deos repe­ti­dos en su ambien­te inmediato?

Tra­du­ci­do por Daniel Osuna.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.