Libia: un silen­cio atro­na­dor- Cuba­de­ba­te

libia-bombardeo-otan1Por Jody McInty­re
The Inde­pen­dent

Así que aho­ra esta­mos envian­do heli­cóp­te­ros Apa­che para bom­bar­dear civi­les en Libia. Una esca­la­da en otra gue­rra san­grien­ta de la OTAN. O sea, en las pala­bras del Coro­nel Jason Ethe­ring­ton, “sólo apor­ta algo más a la fies­ta”.

Todos los medios de comu­ni­ca­ción lo han acep­ta­do. Ésta es una gue­rra para pro­te­ger a los civi­les. Ésta es una gue­rra para obli­gar a Gada­fi a dejar el poder. Como si los gobier­nos occi­den­ta­les, con sus orgu­llo­sas his­to­rias de vio­la­ción de los dere­chos huma­nos en el mun­do, tuvie­ran algún dere­cho moral de juz­gar el gobierno de Libia. La retó­ri­ca de Ethe­ring­ton reve­la una ver­dad des­pre­cia­ble: esta gue­rra es un jue­go para noso­tros, una “fies­ta” que vale la pena pro­lon­gar.

Has­ta Al Jazee­ra publi­ca la his­to­ria acep­ta­da de “rebel­des” con­quis­tan­do ciu­dad tras ciu­dad. Pero ellos no difun­den imá­ge­nes de Trí­po­li, la capi­tal, don­de, excep­to por la cam­pa­ña de bom­bar­deo de la OTAN, la gen­te con­ti­núa con sus vidas nor­ma­les. Y nun­ca mues­tran imá­ge­nes de los crí­me­nes de esta supues­ta bri­ga­da “rebel­de”, que ata­có vio­len­ta­men­te a libios negros y ciu­da­da­nos afri­ca­nos negros en el este del país, eti­que­tán­do­los como “mer­ce­na­rios afri­ca­nos” con­tra­ta­dos por Gada­fi, a pesar del hecho de que todos los libios son efec­ti­va­men­te afri­ca­nos. No se infor­ma nada sobre esto por­que no enca­ja­ría con el rela­to acep­ta­do. Los encan­ta­do­res líde­res rebel­des, muchos de los cua­les tra­ba­ja­ron para Gada­fi has­ta hace unos pocos meses, son nues­tros alia­dos. Mua­mar Gada­fi, el villano útil, es nues­tro enemi­go acé­rri­mo.

Pero, ¿por qué tal silen­cio? A dife­ren­cia de las gue­rras en Afga­nis­tán e Irak, las cua­les pro­vo­ca­ron inmen­sas pro­tes­tas alre­de­dor del mun­do, la reac­ción hacia Libia ha sido rela­ti­va­men­te débil. Nos han ven­di­do una fal­sa pre­mi­sa, y, como diría Noam Chomsky, han per­mi­ti­do la fabri­ca­ción de nues­tro con­sen­so.

Aho­ra que la cor­ti­na de humo ha resul­ta­do ser un éxi­to, el gobierno bri­tá­ni­co ya no tie­ne nin­gu­na nece­si­dad de ocul­tar sus obje­ti­vos. No es que algu­na vez la tuvie­ra. “No vamos a esta­ble­cer una fecha lími­te”, dijo William Hague. Por supues­to que no, por­que el impe­ria­lis­mo no cono­ce lími­tes cuan­do des­ata una gue­rra.

Siem­pre me ha pare­ci­do que la gen­te es más his­té­ri­ca en sus reac­cio­nes cuan­do se tra­ta de una gue­rra en la cual nues­tro país está invo­lu­cra­do. Si obser­vas la reali­dad de la situa­ción, enton­ces te acu­san de que no te impor­tan los civi­les libios o de que apo­yas a un dic­ta­dor. De hecho, es nues­tro gobierno el que está intere­sa­do en apo­yar dic­ta­du­ras y es el que está bom­bar­dean­do civi­les en Libia. Así como lo escri­bió Frank Nat­ter en su blog, “Straight Talk”, a ini­cios de esta sema­na, “cual­quie­ra de noso­tros quie­nes paga­mos impues­tos esta­mos táci­ta­men­te per­mi­tien­do e indi­rec­ta­men­te finan­cian­do las bom­bas que actual­men­te están sien­do uti­li­za­das para matar afga­nos y libios. Citan­do a Sar­tre, “uste­des no son gen­te estu­pen­da, son ase­si­nos”.

Esto no tie­ne nada que ver con pro­te­ger civi­les sino que tie­ne que ver con res­ta­ble­cer una decre­cien­te domi­na­ción mili­tar y eco­nó­mi­ca en la región. Cuan­do usted con­si­de­ra una lis­ta de los pocos paí­ses en el mun­do que no tie­nen bases mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses en su terri­to­rio, se vuel­ve mucho más cla­ro por qué nues­tros “enemi­gos” son, sen­ci­lla­men­te, la gen­te que se nos seña­la como tales.

Y más infor­ma­ción de Cynthia Mckin­ney en Trí­po­li:

Algu­nos de la Dele­ga­ción de la Dig­ni­dad se han mar­cha­do y algu­nos se han que­da­do. Íba­mos a visi­tar los cam­pos de las per­so­nas des­pla­za­das en el país, las cua­les inclu­yen libios y tra­ba­ja­do­res migran­tes de otras par­tes de Áfri­ca y Asia Occi­den­tal, pero el inten­so bom­bar­deo nos impi­dió salir. El bom­bar­deo comen­zó ayer a las 11 am y no se detu­vo has­ta que nos fui­mos a dor­mir a las 11:30 pm y con­ta­mos 89 explo­sio­nes en el área de Trí­po­li. La OTAN tam­bién bom­bar­deó en áreas fue­ra de Trí­po­li, inclu­yen­do la par­te con­cu­rri­da del puer­to don­de se des­car­gan los buques. Esta­mos aho­ra en camino de con­ti­nuar nues­tras ave­ri­gua­cio­nes sobre los hechos.

Es aho­ra la 1:10 de la tar­de y a medi­da que en Trí­po­li se desa­rro­lla la vida dia­ria – ello inclu­ye maes­tros, emplea­dos y niños en las escue­las, ten­de­ros tra­ba­jan­do en sus nego­cios, barren­de­ros asean­do las calles, gen­te movién­do­se de un lado a otro en los autos, en bici­cle­tas y a pie – Trí­po­li ha reci­bi­do has­ta este momen­to, des­de apro­xi­ma­da­men­te las 11:00, al menos 29 bom­bas.

De modo intere­san­te, los esfuer­zos del Washing­ton Post, del New York Times, del Asso­cia­ted Press y de otros por des­cri­bir las recla­ma­cio­nes de Libia sobre los bom­bar­deos como “absur­das” son cla­ra­men­te fal­sas y son sólo esfuer­zos para defen­der ante el tri­bu­nal de la opi­nión públi­ca el into­le­ra­ble bom­bar­deo de civi­les que siguen lle­van­do su vida nor­mal en un área inmo­de­ra­da­men­te pobla­da. El Washing­ton Post tenía como titu­lar “El gobierno de Libia no logra fun­da­men­tar los ale­ga­tos de muer­tos por cul­pa de la OTAN” y el titu­lar de Los Ange­les Times reper­cu­tía, “Fun­cio­na­rios de Libia dan su pro­pia inter­pre­ta­ción al con­flic­to”. Estas bom­bas y misi­les no están cayen­do en espa­cios vacíos: la gen­te en todo Trí­po­li está empe­ña­da en sus tra­ji­nes dia­rios como en cual­quier otra impor­tan­te ciu­dad metro­po­li­ta­na de apro­xi­ma­da­men­te 2 millo­nes de habi­tan­tes.

Mien­tras tan­to, la OTAN tie­ne su pro­pia máqui­na de tejer patra­ñas. “Lo que sí ata­ca­mos fue la sede de inte­li­gen­cia mili­tar en el cen­tro de Trí­po­li”, dijo la alian­za. Actual­men­te me encuen­tro con una dele­ga­ción de anti­guos dipu­tados y pro­fe­so­res de Fran­cia quie­nes están aquí en Trí­po­li en una misión de deter­mi­na­ción de los hechos. El pro­gra­ma para hoy era visi­tar los cam­pos de per­so­nas des­pla­za­das en esta par­te del país. Sin embar­go, no pode­mos com­ple­tar nues­tro pro­gra­ma mien­tras Trí­po­li está bajo ata­que. Haré todo lo posi­ble por visi­tar hoy algu­nas de las áreas bom­bar­dea­das cuando/​si este ata­que dis­mi­nu­ya su inten­si­dad.

¿Qué esta­ban hacien­do Uste­des hoy entre la 1:00 y aho­ra, mien­tras los habi­tan­tes de Trí­po­li sopor­ta el trau­ma de bom­bar­deos repe­ti­dos en su ambien­te inme­dia­to?

Tra­du­ci­do por Daniel Osu­na.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *