Las denun­cias por tor­tu­ras en Eus­kal Herria aumen­ta­ron más de un 25% en 2010- Gara

En total se pre­sen­ta­ron 132 denun­cias en 2010, fren­te a las 104 pre­sen­ta­das el año ante­rior, según reco­ge un infor­me pre­sen­ta­do hoy por la Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y Denun­cia de la Tortura.

AzkenEzktor.jpg
El infor­me de la CPDT se ha pre­sen­ta­do hoy en Valla­do­lid. (GARA)

BILBO-. La Coor­di­na­do­ra para la Pre­ven­ción y Denun­cia de la Tor­tu­ra (CPDT) ha pre­sen­ta­do su infor­me anual sobre la situa­ción de la tor­tu­ra y los malos tra­tos en el Esta­do español.

En el con­jun­to del Esta­do espa­ñol, se pre­sen­ta­ron 540 denun­cias por tor­tu­ras y malos tra­tos a lo lar­go de 2010. De ellas, 132 (un 24,4%) se regis­tra­ron en Eus­kal Herria, lo que refle­ja un incre­men­to de más de un 25% res­pec­to al año ante­rior, cuan­do se con­ta­bi­li­za­ron 104 denuncias.

En el infor­me, pre­sen­ta­do hoy en Valla­do­lid, apa­re­cen des­glo­sa­dos por cuer­po poli­cial las denun­cias pre­sen­ta­das en Hego Eus­kal Herria. Así, la Guar­dia Civil es la que mayor núme­ro de denun­cias suma (47), segui­da muy de cer­ca por la Poli­cía espa­ño­la (46). El ter­cer lugar lo ocu­pa la Ertzain­tza, con 17. El res­to que­da repar­ti­do entre las poli­cías loca­les y fun­cio­na­rios de prisiones.

Agre­sio­nes en Madrid

El pri­mer lugar del rán­king apa­re­ce Madrid, con 138 agre­sio­nes, aun­que la CPDT deta­lla a con­ti­nua­ción que esta situa­ción vie­ne dada «úni­ca­men­te en casos de per­so­nas dete­ni­das bajo el régi­men de inco­mu­ni­ca­ción», y que fue­ron tras­la­da­das a la capi­tal espa­ño­la tras haber sido arres­ta­das en Eus­kal Herria, Cata­lun­ya (que, por su par­te, acu­mu­la 67 denun­cias, y se sitúa en el cuar­to lugar) o Cantabria.

La CPDT cons­ta­ta que, en 2010, «se con­fir­ma la ten­den­cia obser­va­da el año pasa­do con un aumen­to en el núme­ro de denun­cias pre­sen­ta­das por per­so­nas migran­tes y per­so­nas pre­sas», a pesar de las «difi­cul­ta­des a la hora de for­mu­lar denun­cias y temor a posi­bles repre­sa­lias» que acom­pa­ña a estos colec­ti­vos a la hora de pre­sen­tar una denun­cia con­tra un fun­cio­na­rio público.

Entre los miem­bros de la CPDT, figu­ran orga­nis­mos como Salha­ke­ta, Tor­tu­ra­ren Aur­ka­ko Tal­dea, Beha­to­kia, Esku­bi­deak o Etxerat.

El cita­do infor­me está rea­li­za­do en base a entre­vis­tas con los denun­cian­tes, infor­ma­cio­nes faci­li­ta­das por los abo­ga­dos, reso­lu­cio­nes judi­cia­les o infor­mes de otros orga­nis­mos con­tra la tor­tu­ra, entre otras fuentes.

Casos no teni­dos en cuenta

Por ello, la Coor­di­na­do­ra, for­ma­da por dife­ren­tes orga­nis­mos de todo el Esta­do, recuer­da que aún sigue habien­do muchos casos de tor­tu­ra que siguen sin ser denun­cia­dos. Tam­po­co se reco­gen en el infor­me todas aque­llas denun­cias cuya infor­ma­ción «es insu­fi­cien­te» o «no ha podi­do ser sufi­cien­te­men­te contrastada».

En el infor­me pre­ci­san que es enten­di­do como tor­tu­ra «todo acto que infli­ja inten­cio­na­da­men­te a una per­so­na dolo­res o sufri­mien­tos gra­ves, ya sean físi­cos o men­ta­les, con el fin de obte­ner de ella o de un ter­ce­ro infor­ma­ción o una con­fe­sión, de cas­ti­gar­la por un acto que haya come­ti­do o se sos­pe­che que ha come­ti­do, o de inti­mi­dar o coac­cio­nar a esa per­so­na o a otras, por cual­quier razón basa­da en cual­quier tipo de dis­cri­mi­na­ción, cuan­do dichos dolo­res sean infli­gi­dos por un fun­cio­na­rio públi­co u otra per­so­na en el ejer­ci­cio de fun­cio­nes públi­cas, a ins­tan­cia suya o con su con­sen­ti­mien­to». Se tra­ta de la defi­ni­ción reco­gi­da en el Pro­to­co­lo Facul­ta­ti­vo de la Con­ven­ción de la ONU con­tra la Tor­tu­ra, en vigor en el Esta­do espa­ñol des­de 1987.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.