La edad de las tor­men­tas- Glo­ria Lata­sa

Una deli­ca­da con­jun­ción de tres fac­to­res como ines­ta­bi­li­dad atmos­fé­ri­ca, hume­dad ele­va­da y algún meca­nis­mo (un fren­te, una mon­ta­ña, una borras­ca, el calor) que obli­gue a ascen­der al aire son nece­sa­rios para que se for­me una tor­men­ta. Una situa­ción meteo­ro­ló­gi­ca que pue­de durar des­de media hora has­ta varias horas, que pue­de ser esta­cio­na­ria o des­pla­zar­se siguien­do la direc­ción que le mar­can los vien­tos.

El ciclo de vida de una tor­men­ta pasa por tres momen­tos muy dife­ren­tes. Tres eda­des cono­ci­das como desa- rro­llo, madu­rez y disi­pa­ción. La fase de desa­rro­llo es aque­lla en la que se gene­ran los hidro­me­teo­ros (gotas de agua, gra­ni­zo…). La fase de madu­rez, en la que se ini­cia la pre­ci­pi­ta­ción. Y la fase de disi­pa­ción, aque­lla en la que por fal­ta de vapor comien­za su des­apa­ri­ción.

Los hidro­me­teo­ros apa­re­cen flo­tan­do en el aire cuan­do corrien­tes ascen­den­tes muy acti­vas se ele­van y sobre­pa­san la línea ima­gi­na­ria de los cero gra­dos cen­tí­gra­dos (iso­ter­ma 0º). En este momen­to el núcleo de la tor­men­ta está más calien­te que el aire de su entorno.

Las pri­me­ras pre­ci­pi­ta­cio­nes no siem­pre lle­gan has­ta el sue­lo (pue­den eva­po­rar­se en el des­cen­so). En esta fase las corrien­tes ascen­den­tes, más fuer­tes al prin­ci­pio, con­ti­núan y con­vi­ven con corrien­tes des­cen­den­tes que pue­den dar lugar a remo­li­nos y tur­bu­len­cias en las pro­xi­mi­da­des del sue­lo.

En el momen­to en que las corrien­tes des­cen­den­tes se extien­den hori­zon­tal­men­te y ocu­pan la mayor par­te de la nube se ini­cia el pro­ce­so de disi­pa­ción. Mien­tras llue­va y siga des­cen­dien­do aire la nube se man­ten­drá más fría que su entorno. El final de las corrien­tes y la llu­via equi­li­bra­rá las tem­pe­ra­tu­ras, se des­ha­rán las nubes y se aca­ba­rá la tor­men­ta.

Los códi­gos de colo­res de las aler­tas escon­den infor­ma­ción que des­co­no­ce­mos sobre la posi­ble inten­si­dad de las tor­men­tas. El ama­ri­llo: llu­vias y/​o vien­tos fuer­tes y gra­ni­zos infe­rio­res a 2 cm. El naran­ja: llu­vias y/​o vien­tos muy fuer­tes, gra­ni­zos supe­rio­res a 2 cm., y posi­ble apa­ri­ción de tor­na­dos. Y el rojo: llu­vias torren­cia­les, vien­tos muy fuer­tes, gra­ni­zo supe­rior a 2 cm. y pro­ba­ble apa­ri­ción de tor­na­dos.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *