Ecua­dor, radio­gra­fía de un pro­ce­so en dispu­ta- Katu Arko­na­da

El 7 de mayo del 2011 se ha vivi­do un nue­vo paso en el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que vive Ecua­dor, con la cele­bra­ción de una con­sul­ta y refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal que pro­po­nían la modi­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca apro­ba­da en el año 2008.

Des­de que Rafael Correa y su revo­lu­ción ciu­da­da­na asu­mie­ron el poder en el año 2006, se han enfren­ta­do a 9 pro­ce­sos elec­to­ra­les, ganan­do todos ellos, sien­do los más impor­tan­tes el de abril de 2007 don­de un 82% de la pobla­ción votó a favor de la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, con­si­guien­do pos­te­rior­men­te 80 de los 130 asam­bleís­tas cons­ti­tu­yen­tes. Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que dio a luz una nue­va y rup­tu­ris­ta Cons­ti­tu­ción, apro­ba­da con el 64% de apo­yo popu­lar, para ir des­pués a unas nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en el año 2009 y reva­li­dar un nue­vo man­da­to en pri­me­ra vuel­ta con el 52% de apo­yo.

Sin embar­go, los resul­ta­dos del refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal de mayo, en los que el apo­yo popu­lar al SI que impul­só el Pre­si­den­te Correa ha des­cen­di­do nota­ble­men­te res­pec­to a citas elec­to­ra­les ante­rio­res, nos obli­gan a dete­ner­nos, y más allá de leer los resul­ta­dos de for­ma está­ti­ca y coyun­tu­ral, tra­tar de ver con pers­pec­ti­va de pro­ce­so hacia dón­de cami­na la revo­lu­ción ciu­da­da­na de Rafael Correa y Alian­za País, que no se pue­de obviar lle­ga­ron al poder tam­bién como resul­ta­do de las luchas de la izquier­da, movi­mien­tos socia­les y pue­blos indí­ge­nas al mode­lo neo­li­be­ral, en una cla­ra apues­ta alter­na­ti­va a dicho mode­lo.

Con­sul­ta y refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal

Con los resul­ta­dos fina­les al 100%, y sin incluir los de la pre­gun­ta 8 refe­ren­te a la prohi­bi­ción de espec­tácu­los en los que mue­ran ani­ma­les, ya que no hay resul­ta­do nacio­nal, sino resul­ta­dos par­cia­les can­to­na­les, el SI se ha impues­to por una dife­ren­cia de 6 pun­tos por­cen­tua­les, un 47% fren­te a un 41% del NO, ganan­do en 12 de las 24 pro­vin­cias que con­for­man la Repu­bli­ca de Ecua­dor.

Una de las pri­me­ras con­clu­sio­nes nos lle­va a cues­tio­nar­nos el men­sa­je del ex can­ci­ller y miem­bro del buró polí­ti­co de Alian­za País, Fan­der Fal­co­ni, quien sos­tie­ne que todos han gana­do con el resul­ta­do. Si lo lee­mos en cla­ve estra­té­gi­ca, se espe­ra­ba una vic­to­ria con­tun­den­te en la que la pro­pia figu­ra pre­si­den­cial arras­tra­ra un apo­yo popu­lar simi­lar a ante­rio­res comi­cios. Sin embar­go, los resul­ta­dos nos plan­tean que no se ha podi­do tras­la­dar el apo­yo a Correa al apo­yo al SI en la con­sul­ta y el refe­rén­dum, hacien­do nece­sa­rio dete­ner­se y hacer un aná­li­sis más amplio y pro­fun­do de los resul­ta­dos.

En pri­mer lugar y en cuan­to a la dife­ren­cia de votos, el pro­yec­to ofi­cia­lis­ta no ha gana­do con el 20% anun­cia­do, ni tam­po­co en una mayo­ría con­tun­den­te de las pro­vin­cias. Esto es más sin­to­má­ti­co en tan­to que a las 5 de la tar­de del 7 de mayo, y nada más cono­cer­se los resul­ta­dos del exit poll de San­tia­go Pérez, encues­ta­dor cer­cano al gobierno, el men­sa­je de Correa fue con­tun­den­te anun­cian­do el ansia­do 20% y una mayo­ría abru­ma­do­ra en todas las pro­vin­cias. Sin embar­go, con el paso de las horas, y los resul­ta­dos de un pri­mer con­teo rápi­do de la Cor­te Nacio­nal Elec­to­ral, se atis­ba­ba prác­ti­ca­men­te un empa­te téc­ni­co entre el SI y el NO. Este gra­ve error de apre­cia­ción se debe a que mucha gen­te que esta­ba votan­do por el NO sin embar­go mani­fes­tó que vota­ba por el SI, y una posi­ble expli­ca­ción de esto podría estar en que se inclu­yó den­tro de este gru­po a fun­cio­na­rios públi­cos (cla­ses medias) o per­so­nas que reci­ben sub­ven­cio­nes eco­nó­mi­cas en for­ma de bonos (cla­ses más des­fa­vo­re­ci­das).

En segun­do lugar, y a nivel terri­to­rial, el NO gana en la mayor par­te de pro­vin­cias de la Sie­rra, y excep­tuan­do una pro­vin­cia, en toda la Ama­zo­nía, mien­tras que se pro­du­ce un des­pla­za­mien­to terri­to­rial del voto ofi­cia­lis­ta hacia la cos­ta, zona tra­di­cio­nal­men­te más con­ser­va­do­ra, clien­te­lar y popu­lis­ta, con poca pre­sen­cia de la izquier­da des­de los años 70 y feu­do elec­to­ral del Par­ti­do Social Cris­tiano y el Par­ti­do Rol­do­sis­ta Ecua­to­riano, que median­te rela­cio­nes clien­te­la­res gene­ra­das por las eli­tes loca­les, han logra­do un impor­tan­te con­trol del terri­to­rio cos­te­ño.

Es intere­san­te obser­var como en las pro­vin­cias en las que el movi­mien­to indí­ge­na es más fuer­te, pro­vin­cias don­de his­tó­ri­ca­men­te han naci­do muchas orga­ni­za­cio­nes de base arti­cu­la­das a la Ecua­ru­na­ri y CONAIE, como Chim­bo­ra­zo, Coto­pa­xi o Tun­gu­rahua, el NO gana con cla­ri­dad, des­mon­tan­do la tesis del gobierno de que la diri­gen­cia del movi­mien­to indí­ge­na sir­ve a otros intere­ses, mien­tras que las bases están con el pro­yec­to de la revo­lu­ción ciu­da­da­na. Asi­mis­mo en las pro­vin­cias con con­flic­tos ambien­ta­les, debi­do al mode­lo extrac­ti­vis­ta o el impul­so de la mine­ría a cie­lo abier­to, como Moro­na San­tia­go, Zamo­ra Chin­chi­pe, Ore­lla­na o Napo, la dife­ren­cia a favor del NO osci­la entre los 10 y los 30 pun­tos por­cen­tua­les.

Sin embar­go el SI arro­lla en pro­vin­cias como Mana­bí, don­de se ha regis­tra­do una fuer­te inver­sión en pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra y Alian­za País tie­ne en el movi­mien­to cam­pe­sino CNC-Eloy Alfa­ro un alia­do irres­tric­to, pero tam­bién gana amplia­men­te en Gua­yas, cuya capi­tal Gua­ya­quil fue la base de con­tes­ta­ción al pro­yec­to de la revo­lu­ción ciu­da­da­na y cuyo alcal­de Jai­me Nebot, líder de la dere­cha con­ser­va­do­ra del Par­ti­do Social Cris­tiano y en otros tiem­pos férreo opo­si­tor a Rafael Correa, quien no se esfor­zó en hacer cam­pa­ña por el NO, habien­do ade­más una coin­ci­den­cia pro­gra­má­ti­ca en algu­nas pre­gun­tas, de ten­den­cia con­ser­va­do­ra, espe­cial­men­te las vin­cu­la­das con la segu­ri­dad. Tan­to Gua­yas como Mana­bí, tie­nen algu­nos ras­gos comu­nes, como la con­flic­ti­vi­dad y la vio­len­cia coti­dia­na.

Esto nos deja a la vez un preo­cu­pan­te inte­rro­gan­te de si las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les se podrían incli­nar terri­to­rial­men­te hacia don­de se ha reci­bi­do un mayor apo­yo en el refe­rén­dum, en este caso apo­yan­do y refor­zan­do las estruc­tu­ras clien­te­la­res de la cos­ta, lo que auto­má­ti­ca­men­te se tra­du­ci­ría en una dere­chi­za­ción de las polí­ti­cas públi­cas.

A nivel terri­to­rial son de des­ta­car tam­bién los resul­ta­dos en la pro­vin­cia de Pichin­cha, espe­cial­men­te en Qui­to, uno de los prin­ci­pa­les bas­tio­nes guber­na­men­ta­les, y en los que si bien el SI ha gana­do, las dife­ren­cias en algu­nas pre­gun­tas no han sido tan gran­des, per­ci­bién­do­se un des­con­ten­to hacia el pro­yec­to polí­ti­co entre las cla­ses medias, con una crí­ti­ca a deter­mi­na­das posi­cio­nes auto­ri­ta­rias del Pre­si­den­te Correa, y don­de pro­ba­ble­men­te ha teni­do tam­bién una inci­den­cia la posi­ción por el NO de Rup­tu­ra de los 25 colec­ti­vo auto carac­te­ri­za­do como Nue­va Izquier­da, que aban­do­nó Alian­za País a raíz de la con­vo­ca­to­ria de la con­sul­ta.

En ter­cer lugar y en lo refe­ri­do a las pre­gun­tas en con­cre­to, el SI solo ha supe­ra­do el 50% de apo­yo en una pre­gun­ta, la pri­me­ra, en la que jun­to a la segun­da, se plan­tea­ba la cadu­ci­dad de la pri­sión pre­ven­ti­va y sus medi­das sus­ti­tu­ti­vas, pro­ba­ble­men­te el tema más cer­cano a una posi­ción ideo­ló­gi­ca de dere­chas, aun­que tam­po­co se pue­de obviar que la pre­gun­ta 10, refe­ren­te a cali­fi­car como infrac­ción penal la no afi­lia­ción a la Segu­ri­dad Social, y pro­ba­ble­men­te la pre­gun­ta que más se acer­ca­ba a un posi­cio­na­mien­to de izquier­das, tam­bién ha sus­ci­ta­do un impor­tan­te apo­yo popu­lar.

Y sin embar­go, dos pre­gun­tas cla­ve, como la cua­tro, don­de se plan­tea­ba la cues­tión del Con­se­jo de la Judi­ca­tu­ra de Tran­si­ción, afec­tan­do direc­ta­men­te a los plan­tea­mien­tos de la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti que con­sa­gra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y el con­trol social para en cam­bio otor­gar mayor poder al eje­cu­ti­vo, y la pre­gun­ta nue­ve que plan­tea una Con­se­jo Regu­la­dor de los medios de comu­ni­ca­ción, han sido las pre­gun­tas don­de el mar­gen de dife­ren­cia a favor del SI se ha estre­cha­do, con apro­xi­ma­da­men­te 3 pun­tos por­cen­tua­les a su favor. Será nece­sa­rio pro­fun­di­zar en los aná­li­sis para cono­cer si este dato es sín­to­ma de un des­gas­te guber­na­men­tal, de la acción efec­ti­va y casi mono­pó­li­ca de los medios de comu­ni­ca­ción, si es fru­to de un avan­ce de la con­cien­cia popu­lar y se pue­de atri­buir a la izquier­da, o en todo caso una com­pli­ca­da mez­cla de las cues­tio­nes ante­rio­res.

En defi­ni­ti­va, el SI gana, pero se podría afir­mar que el pro­yec­to y la apues­ta estra­té­gi­ca de Correa sufren una derro­ta, pues una vic­to­ria tan ajus­ta­da, jus­ta leí­da en cla­ve de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, pero con menos legi­ti­mi­dad que el apo­yo a la Cons­ti­tu­ción que se pre­ten­de refor­mar, no per­mi­te a RC resol­ver los pro­ble­mas para los que supues­ta­men­te se con­vo­ca la con­sul­ta, ade­más de abrir­le varios fren­tes de dispu­ta del pro­yec­to, pues ya no es solo la dere­cha más reac­cio­na­ria a la que se enfren­ta, sino tam­bién a una izquier­da y a un movi­mien­to indí­ge­na que se han uni­do en la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal para decir­le al Pre­si­den­te que esta vez NO.

Aun­que es com­pli­ca­do hacer una lec­tu­ra polí­ti­ca dife­ren­cia­da de los resul­ta­dos del NO, es nece­sa­rio la mis­ma, pues este pri­mer inten­to de rear­ti­cu­la­ción del cam­po popu­lar no ha bus­ca­do una con­fron­ta­ción polí­ti­ca con la figu­ra de Rafael Correa, sino más bien plan­tear un NO des­de el SI a la Cons­ti­tu­ción. Algo cier­ta­men­te con­tra­dic­to­rio cuan­do un sec­tor de la izquier­da, el movi­mien­to social y el movi­mien­to indí­ge­na defien­den la Cons­ti­tu­ción como opo­si­ción al gobierno que ha sido el arqui­tec­to y fir­me defen­sor de la mis­ma. Tam­po­co se pue­den obviar los prác­ti­ca­men­te un millón de votos blan­cos y nulos, que no cuen­tan a efec­tos del cómpu­to glo­bal de la con­sul­ta y el refe­rén­dum, pero que tam­bién tie­nen un valor polí­ti­co y debe­rían ser un toque de aten­ción al gobierno.

Cuán­to de derro­ta polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca supo­nen estos resul­ta­dos depen­den más de los lími­tes y hori­zon­tes que se abren en el pro­ce­so ecua­to­riano, que ya comien­za a mirar a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2013, que a una sim­ple lec­tu­ra tác­ti­ca de la coyun­tu­ra.

Limi­tes

Nada más cono­cer­se los resul­ta­dos del refe­rén­dum, al día siguien­te, hubo varios cam­bios en el gabi­ne­te minis­te­rial, entre ellos el del Minis­tro de Agri­cul­tu­ra Miguel Car­va­jal, una per­so­na de izquier­da mode­ra­da, que fue sus­ti­tui­do por Stan­ley Vera, una per­so­na más cer­ca­na a los intere­ses del agro­ne­go­cio y la oli­gar­quía cos­te­ña. Esto es un indi­ca­dor de un pro­ce­so don­de se está dan­do una refor­ma del Esta­do pero sin ver­da­de­ros cam­bios estruc­tu­ra­les, que con­ti­nua basán­do­se en una polí­ti­ca ren­tis­ta, con una estruc­tu­ra pri­ma­ria expor­ta­do­ra, y un mode­lo eco­nó­mi­co key­ne­siano y libe­ral basa­do en el agro­ne­go­cio y el extrac­ti­vis­mo, aun­que eso sí, con una fuer­te inver­sión públi­ca en el área social, espe­cial­men­te salud y edu­ca­ción.

Todo ello acom­pa­ña­do ade­más de una lec­tu­ra de la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti que ha lle­va­do a apro­bar leyes como el Códi­go de Pro­duc­ción, que no solo abre las puer­tas al capi­tal inter­na­cio­nal, las zonas fran­cas y las maqui­las, sino que ade­más, for­ta­le­ce el mode­lo de acu­mu­la­ción en detri­men­to de la eco­no­mía popu­lar y soli­da­ria bajo nue­vas moda­li­da­des de explo­ta­ción labo­ral.

Asi­mis­mo no se pue­den sos­la­yar las ya más que sos­pe­chas de una posi­ble fir­ma del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con la Unión Euro­pea, fir­ma que en el pasa­do han nega­do rotun­da­men­te tan­to el Pre­si­den­te Correa como el Can­ci­ller Ricar­do Pati­ño, pero que diver­sas fuen­tes al inte­rior del eje­cu­ti­vo con­fir­man que se esta­ría nego­cian­do. Todo esto en un país como Ecua­dor que hizo de las movi­li­za­cio­nes con­tra el TLC y el ALCA una ban­de­ra de lucha con­tra el mode­lo neo­li­be­ral que unió a los sec­to­res popu­la­res, movi­mien­tos socia­les y pue­blos indí­ge­nas, y que podría enfren­tar más al gobierno con una par­te de su base social y un sec­tor de la inte­lec­tua­li­dad cri­ti­ca de izquier­das que le apo­ya.

Este esce­na­rio de dis­tan­cia­mien­to de la base social que lle­vó a Alian­za País a la toma del poder, se encuen­tra con dos pro­ble­mas más. Por un lado el peli­gro­so camino empren­di­do al cri­mi­na­li­zar bajo la acu­sa­ción de terro­ris­mo a líde­res indí­ge­nas y de diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les, prin­ci­pal­men­te en el mar­co de pro­tes­tas de resis­ten­cia con­tra la Ley de Aguas o con­ce­sio­nes mine­ras o petro­le­ras, resis­ten­cia ade­más con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti. Estos líde­res indí­ge­nas y cam­pe­si­nos son acu­sa­dos de terro­ris­mo bajo el anti­guo Códi­go Penal que ade­más de injus­to y como nos recuer­da el ex pre­si­den­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Alber­to Acos­ta, podría ser incons­ti­tu­cio­nal.

Por otro lado, y qui­zás este sea el lími­te sobre el que pivo­ta­rían los demás, la deci­sión toma­da en la con­ven­ción nacio­nal de Alian­za País en el 2010 en Gua­ya­quil de no cons­ti­tuir­se en par­ti­do y con­ti­nuar como movi­mien­to, fór­mu­la no mala de por sí, si el movi­mien­to fue­ra un acu­mu­lo de diver­sos movi­mien­tos socia­les, pero que se vuel­ve pro­ble­má­ti­ca cuan­do el movi­mien­to está con­for­ma­do en su mayor par­te por adhe­sio­nes per­so­na­les, de cla­se media en su mayo­ría, y que ade­más gira en torno a un per­so­na­lis­mo muy gran­de encar­na­do en la figu­ra de Rafael Correa, key­ne­siano en lo eco­nó­mi­co, y pro­gre­sis­ta en lo social, que encar­na los lími­tes de cla­se del pro­ce­so, dán­do­se una impo­si­bi­li­dad de dispu­ta del cam­po popu­lar en torno a la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co que per­mi­ta una iden­ti­fi­ca­ción social y de cla­se.

Hori­zon­tes y retos

La pro­pia rea­li­za­ción del refe­rén­dum ha per­mi­ti­do la con­so­li­da­ción de un fren­te de izquier­da en torno al No, encar­na­do en la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal, que más allá de lo elec­to­ral, per­mi­te vis­lum­brar la posi­bi­li­dad, nacien­te toda­vía, de cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co de izquier­das, popu­lar y real­men­te plu­ri­na­cio­nal.

Este pro­yec­to polí­ti­co de la izquier­da, que debe­ría bus­car una arti­cu­la­ción tam­bién con la izquier­da den­tro del gobierno, con la que pue­de haber coin­ci­den­cias en torno a la dispu­ta del mode­lo de desa­rro­llo, redis­tri­bu­ción de la rique­za y cons­truc­ción del Buen Vivir, debe­ría pro­fun­di­zar en el tra­ba­jo legis­la­ti­vo con­jun­to, sien­do cla­ve la Ley de Aguas, para­li­za­da des­de el año pasa­do en la Asam­blea Nacio­nal, al no haber­se garan­ti­za­do la con­sul­ta que pre­vé la Cons­ti­tu­ción cuan­do los dere­chos colec­ti­vos de los pue­blos indí­ge­nas son afec­ta­dos, ni tam­po­co reco­no­cer a estos mis­mo pue­blos su par­ti­ci­pa­ción en el con­trol de los recur­sos hídri­cos. Una nue­va Ley de Aguas que ade­más debe rom­per con la pri­va­ti­za­ción de fac­to de este bien común que favo­re­ce al mode­lo agro­ex­por­ta­dor.

Todo esto lle­va a otra cues­tión que fue ban­de­ra de la revo­lu­ción ciu­da­da­na, como es el de la par­ti­ci­pa­ción, pues el pro­ce­so ecua­to­riano tie­ne poten­cial sufi­cien­te como para dar­se que exis­ta una ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción y con­trol social, y no sim­ple­men­te la crea­ción por par­te guber­na­men­tal de algu­nos ins­tru­men­tos de vali­da­ción de dife­ren­tes leyes o polí­ti­cas públi­cas.

El otro pilar fun­da­men­tal en la (re)construcción de un pro­yec­to polí­ti­co de izquier­da del cam­po popu­lar es lo refe­ren­te a la cues­tión agra­ria. La anun­cia­da revo­lu­ción agra­ria nun­ca se pro­du­jo, ni siquie­ra en for­ma de refor­ma, y es urgen­te y nece­sa­rio dar los pasos que per­mi­tan pro­fun­di­zar en una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción de la cues­tión agra­ria, comen­zan­do por una redis­tri­bu­ción de las tie­rras impro­duc­ti­vas, espe­cial­men­te en la cos­ta que es don­de se dan las gran­des con­cen­tra­cio­nes de tie­rra y los intere­ses del agro­ne­go­cio, per­mi­tien­do ade­más una arti­cu­la­ción entre el movi­mien­to cam­pe­sino y el movi­mien­to indí­ge­na. Todo ello ade­más con el obje­ti­vo de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y la posi­bi­li­dad de impul­sar una ver­da­de­ra eco­no­mía popu­lar y soli­da­ria.

No se pue­de obviar el intere­san­te com­po­nen­te anti­im­pe­ria­lis­ta que ha rodea­do la polí­ti­ca exte­rior de Rafael Correa, con ele­men­tos impor­tan­tes como la reti­ra­da de la base mili­tar esta­dou­ni­den­se en Man­ta, o la recien­te decla­ra­ción de per­so­na non gra­ta a la emba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos en Ecua­dor. Sin embar­go, este com­po­nen­te anti­im­pe­ria­lis­ta, debe­ría com­ple­men­tar­se con una crí­ti­ca al mode­lo capi­ta­lis­ta, no para refor­zar un nacio­na­lis­mo ancla­do en el pasa­do, sino como cimien­to para la cons­truc­ción del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal que defi­ne la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti.

De la rei­vin­di­ca­ción de la plu­ri­na­cio­na­li­dad a la cons­truc­ción del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal

Este peque­ño aná­li­sis mere­ce dete­ner­se en uno de los acto­res prin­ci­pa­les en la cons­truc­ción del actual pro­ce­so ecua­to­riano, la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE), que duran­te los 90 fue un refe­ren­te con sus levan­ta­mien­tos fren­te al neo­li­be­ra­lis­mo, no solo en Ecua­dor, sino tam­bién como par­te del naci­mien­to del movi­mien­to anti­glo­ba­li­za­ción.

La CONAIE no solo per­mi­tió el fin del ciclo neo­li­be­ral median­te su lucha, sino que fue par­te acti­va del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, ela­bo­ran­do un pro­yec­to com­ple­to de Cons­ti­tu­ción que enri­que­ció los deba­tes y el borra­dor final. Sin embar­go, des­pués de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción, y cuan­do el gobierno levan­tó las ban­de­ras tra­di­cio­na­les del movi­mien­to indí­ge­na como el Sumak Kaw­say y el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, a la vez que comen­za­ba a enfren­tar e inclu­so cri­mi­na­li­zar al movi­mien­to indí­ge­na, se sumió en una cri­sis polí­ti­ca y de lide­raz­go que ha cul­mi­na­do recien­te­men­te con un nue­vo con­gre­so y la elec­ción de Hum­ber­to Cho­lan­go como nue­vo pre­si­den­te.

En estos momen­tos, y tras el des­gas­te de un pro­ce­so con­gre­sual com­pli­ca­do y pla­ga­do de difi­cul­ta­des, es nece­sa­rio un replie­gue del movi­mien­to indí­ge­na, para retor­nar a las bases y lograr una cohe­sión terri­to­rial, una reor­ga­ni­za­ción y estruc­tu­ra­ción inter­na que per­mi­ta la reso­lu­ción de ten­sio­nes (tan­to coyun­tu­ra­les como estruc­tu­ra­les) en la Cos­ta y Ama­zo­nia y que a la vez le per­mi­tan la cons­truc­ción de un pro­yec­to nacio­nal indí­ge­na, que le abra la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar y lle­nar de con­te­ni­do el hori­zon­te del Sumak Kaw­say y el pro­yec­to polí­ti­co amplio y plu­ral que debe ser la cons­truc­ción de un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, fren­te a la polí­ti­ca actual que más bien recons­tru­ye un Esta­do Nación con con­ce­sio­nes plu­ra­les, en este caso a los pue­blos indí­ge­nas.

Para ello, y con la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti como refe­ren­te y herra­mien­ta polí­ti­ca, es nece­sa­rio cons­truir un mode­lo de tran­si­ción, en el que es posi­ble encon­trar­se en el camino con esa arti­cu­la­ción de la izquier­da, y que se enca­mi­ne hacia un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal del Buen Vivir, en el que como plan­tea­ba Hum­ber­to Cho­lan­go en el acto de cam­bio de Con­se­jo de Gobierno de la CONAIE y de entre­ga de la Vara de Man­do, se cons­tru­yan terri­to­rios “don­de nues­tros pue­blos ten­gan la capa­ci­dad de auto­de­ter­mi­nar­se y sobre todo rela­cio­nar­se ver­da­de­ra­men­te des­de sus pro­pios gobier­nos con el esta­do ecua­to­riano, para seguir cons­tru­yen­do el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal con un ver­da­de­ro Sumak Kaw­say».

2013 ¿Fin de la hege­mo­nía?

Los resul­ta­dos de la con­sul­ta y refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal hacen pre­ver unos pró­xi­mos meses inten­sos en el terreno de la dispu­ta polí­ti­ca. Comen­zan­do por los cam­bios pre­vis­tos en el gabi­ne­te, y la posi­ble pér­di­da de la pre­si­den­cia de la Asam­blea Nacio­nal, pues Alian­za País ya no tie­ne mayo­ría en el legis­la­ti­vo des­de la sali­da del movi­mien­to del gru­po Rup­tu­ra de los 25, enca­be­za­do por la ex cons­ti­tu­yen­te y asam­bleís­ta María Pau­la Romo. Tam­bién podría poner en difi­cul­ta­des el pro­ce­so la no pos­tu­la­ción de Rafael Correa para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2013, pues el actual man­da­ta­rio ha mani­fes­ta­do varias veces públi­ca­men­te que des­pués de la actual legis­la­tu­ra se muda­rá a Bél­gi­ca con su espo­sa, deci­sión que cuan­to menos haría tam­ba­lear­se al movi­mien­to Alian­za País, aun­que pre­ci­sa­men­te la fra­gi­li­dad y depen­den­cia de la figu­ra pre­si­den­cial lle­van a pen­sar que Correa repe­ti­rá en 2013 como can­di­da­to ofi­cia­lis­ta.

A la izquier­da, la posi­bi­li­dad de rear­ti­cu­la­ción del cam­po popu­lar y el movi­mien­to indí­ge­na, movi­mien­to indí­ge­na que ten­drá que tra­ba­jar para no dejar­se lle­var por los can­tos de sire­na elec­to­ra­les, y aquí la izquier­da tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad de no car­gar a la CONAIE con la repre­sen­ta­ción y voce­ría de todo el movi­mien­to, ade­más de no caer en el error de vol­ver a jun­tar­se con la dere­cha bajo el argu­men­to de que el enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go. Para ello es urgen­te y muy nece­sa­ria la cons­truc­ción de un pro­yec­to pro­gra­má­ti­co.

En la actual coyun­tu­ra no es tan impor­tan­te el can­di­da­to como el pro­yec­to que le dis­pu­te a Correa la hege­mo­nía, pues no tie­ne sen­ti­do enfren­tar un pro­ce­so elec­to­ral sin un pro­yec­to polí­ti­co soli­do detrás por muy bue­nos can­di­da­tos y can­di­da­tas de los que se dis­pon­ga, y a la vez la cons­truc­ción con cimien­tos sóli­dos de ese pro­yec­to polí­ti­co que per­mi­ta dispu­tar el pro­ce­so, per­mi­ti­ría incli­nar hacia la izquier­da el mis­mo aun con una nue­va vic­to­ria de Rafael Correa y Alian­za País.

La situa­ción del pro­ce­so ecua­to­riano no pue­de abs­traer­se de un aná­li­sis más amplio en cla­ve geo­po­lí­ti­ca en el que los tres refe­ren­tes prin­ci­pa­les en cuan­to a pro­ce­sos de cam­bio, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor, están en cri­sis. Esto nos lle­va a plan­tear­nos si es posi­ble ir más allá en cuan­to a los avan­ces en nues­tros pro­ce­sos y las rup­tu­ras, no solo epis­te­mo­ló­gi­cas que se han dado con las nue­vas Cons­ti­tu­cio­nes, sino socio polí­ti­cas.

Es cier­to que se han dado gran­des avan­ces en este cam­po, y que se ha pasa­do del neo­li­be­ra­lis­mo a un tipo de libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co que tien­de hacia la izquier­da median­te un refor­za­mien­to del rol del Esta­do en la eco­no­mía, con una fuer­te inver­sión en salud y edu­ca­ción, y una dis­mi­nu­ción cons­ta­ta­ble de la pobre­za, dis­mi­nu­ción que tam­bién es cier­to se ha dado median­te polí­ti­cas de bonos y no por un cam­bio de la matriz y el mode­lo eco­nó­mi­co, pero todo esto ya se inven­tó hace tiem­po, y en Euro­pa al menos se lla­ma social­de­mo­cra­cia. El pro­ble­ma de nues­tros mode­los es que son peri­fé­ri­cos, cons­trui­dos en el Sur y se ven obli­ga­dos a refor­zar el extrac­ti­vis­mo y el mode­lo pri­ma­rio expor­ta­dor como sali­da a la pobre­za.

En cual­quier caso, y aun­que se dan plan­tea­mien­tos teó­ri­cos intere­san­tes en cuan­to a crí­ti­cos con el capi­ta­lis­mo y la moder­ni­dad, adop­tan­do nue­vos para­dig­mas que nos per­mi­ten repen­sar el desa­rro­llo o las alter­na­ti­vas al mis­mo, como el Buen Vivir, debe­mos pen­sar si esta­mos alcan­zan­do el lími­te de nues­tros pro­ce­sos de cam­bio, o toda­vía se pue­de pro­fun­di­zar en otras rup­tu­ras que si bien no nos saquen del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta, si per­mi­tan al menos ensan­char los limi­tes, des­de los subal­ter­nos y las subal­ter­nas, por aba­jo y a la izquier­da.

Katu Arko­na­da

*Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en la edi­ción de junio de Le Mon­de Diplo­ma­ti­que

**Agra­dez­co a Ale­jan­dra San­ti­lla­na, Mar­ga­ri­ta Agui­na­ga y Sta­lin Herre­ra por sus comen­ta­rios a este aná­li­sis.

[1] Se pue­den con­sul­tar las 10 pre­gun­tas de la con­sul­ta y refe­rén­dum en la web del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral del Ecua­dor http://​app2​.cne​.gob​.ec/​r​e​s​u​l​t​a​d​os/

[2] Resul­ta­dos fina­les al 100% del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral del Ecua­dor http://​www​.cne​.gob​.ec

[3] http://​www​.rup​tu​ra25​.org

[4]Aunque qui­zás coin­ci­den­tes con el men­sa­je de Esta vez NO señor Pre­si­den­te, hay todo un espa­cio de luchas socia­les más allá de las fuer­zas polí­ti­cas que con­for­ma­ban la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal, luchas popu­la­res que van des­de el femi­nis­mo de la Asam­blea de Muje­res Popu­la­res y Diver­sas del Ecua­dor a las agru­pa­das en torno a la pro­ble­má­ti­ca socio ambien­tal como la resis­ten­cia a la mine­ría o en defen­sa de la con­cha y el man­glar.

[5]Alejandra San­ti­lla­na y Sta­lin Herre­ra, ¿Opor­tu­ni­da­des para la CONAIE?

[6]Art. 98.- Los indi­vi­duos y los colec­ti­vos podrán ejer­cer el dere­cho a la resis­ten­cia fren­te a accio­nes u omi­sio­nes del poder públi­co o de las per­so­nas natu­ra­les o jurí­di­cas no esta­ta­les que vul­ne­ren o pue­dan vul­ne­rar sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, y deman­dar el reco­no­ci­mien­to de nue­vos dere­chos. (Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca del Ecua­dor 2008)

[7] http://​www​.elu​ni​ver​so​.com/​2​0​1​1​/​0​2​/​0​8​/​1​/​1​3​6​3​/​u​s​o​-​j​u​s​t​i​c​i​a​-​c​o​m​o​-​m​e​c​a​n​i​s​mo-…

[8]Para pro­fun­di­zar en este pun­to ver los aná­li­sis de Pablo Ospi­na, Sta­lin Herre­ra y María Andra­de (Mapa de Movi­mien­tos Socia­les en el Ecua­dor), Fran­klin Ramí­rez (Frag­men­ta­ción, reflu­jo y des­con­cier­to. Movi­mien­tos Socia­les y cam­bio polí­ti­co en el Ecua­dor 2000 – 2010) y Ale­jan­dra San­ti­lla­na y Sta­lin Herre­ra (Géne­sis, expe­rien­cia, trans­for­ma­ción y cri­sis del Movi­mien­to Indí­ge­na Ecua­to­riano).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *