Ecua­dor, radio­gra­fía de un pro­ce­so en dispu­ta- Katu Arkonada

El 7 de mayo del 2011 se ha vivi­do un nue­vo paso en el pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te que vive Ecua­dor, con la cele­bra­ción de una con­sul­ta y refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal que pro­po­nían la modi­fi­ca­ción de la Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca apro­ba­da en el año 2008.

Des­de que Rafael Correa y su revo­lu­ción ciu­da­da­na asu­mie­ron el poder en el año 2006, se han enfren­ta­do a 9 pro­ce­sos elec­to­ra­les, ganan­do todos ellos, sien­do los más impor­tan­tes el de abril de 2007 don­de un 82% de la pobla­ción votó a favor de la con­vo­ca­to­ria de una Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, con­si­guien­do pos­te­rior­men­te 80 de los 130 asam­bleís­tas cons­ti­tu­yen­tes. Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te que dio a luz una nue­va y rup­tu­ris­ta Cons­ti­tu­ción, apro­ba­da con el 64% de apo­yo popu­lar, para ir des­pués a unas nue­vas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en el año 2009 y reva­li­dar un nue­vo man­da­to en pri­me­ra vuel­ta con el 52% de apoyo.

Sin embar­go, los resul­ta­dos del refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal de mayo, en los que el apo­yo popu­lar al SI que impul­só el Pre­si­den­te Correa ha des­cen­di­do nota­ble­men­te res­pec­to a citas elec­to­ra­les ante­rio­res, nos obli­gan a dete­ner­nos, y más allá de leer los resul­ta­dos de for­ma está­ti­ca y coyun­tu­ral, tra­tar de ver con pers­pec­ti­va de pro­ce­so hacia dón­de cami­na la revo­lu­ción ciu­da­da­na de Rafael Correa y Alian­za País, que no se pue­de obviar lle­ga­ron al poder tam­bién como resul­ta­do de las luchas de la izquier­da, movi­mien­tos socia­les y pue­blos indí­ge­nas al mode­lo neo­li­be­ral, en una cla­ra apues­ta alter­na­ti­va a dicho modelo.

Con­sul­ta y refe­rén­dum constitucional

Con los resul­ta­dos fina­les al 100%, y sin incluir los de la pre­gun­ta 8 refe­ren­te a la prohi­bi­ción de espec­tácu­los en los que mue­ran ani­ma­les, ya que no hay resul­ta­do nacio­nal, sino resul­ta­dos par­cia­les can­to­na­les, el SI se ha impues­to por una dife­ren­cia de 6 pun­tos por­cen­tua­les, un 47% fren­te a un 41% del NO, ganan­do en 12 de las 24 pro­vin­cias que con­for­man la Repu­bli­ca de Ecuador.

Una de las pri­me­ras con­clu­sio­nes nos lle­va a cues­tio­nar­nos el men­sa­je del ex can­ci­ller y miem­bro del buró polí­ti­co de Alian­za País, Fan­der Fal­co­ni, quien sos­tie­ne que todos han gana­do con el resul­ta­do. Si lo lee­mos en cla­ve estra­té­gi­ca, se espe­ra­ba una vic­to­ria con­tun­den­te en la que la pro­pia figu­ra pre­si­den­cial arras­tra­ra un apo­yo popu­lar simi­lar a ante­rio­res comi­cios. Sin embar­go, los resul­ta­dos nos plan­tean que no se ha podi­do tras­la­dar el apo­yo a Correa al apo­yo al SI en la con­sul­ta y el refe­rén­dum, hacien­do nece­sa­rio dete­ner­se y hacer un aná­li­sis más amplio y pro­fun­do de los resultados.

En pri­mer lugar y en cuan­to a la dife­ren­cia de votos, el pro­yec­to ofi­cia­lis­ta no ha gana­do con el 20% anun­cia­do, ni tam­po­co en una mayo­ría con­tun­den­te de las pro­vin­cias. Esto es más sin­to­má­ti­co en tan­to que a las 5 de la tar­de del 7 de mayo, y nada más cono­cer­se los resul­ta­dos del exit poll de San­tia­go Pérez, encues­ta­dor cer­cano al gobierno, el men­sa­je de Correa fue con­tun­den­te anun­cian­do el ansia­do 20% y una mayo­ría abru­ma­do­ra en todas las pro­vin­cias. Sin embar­go, con el paso de las horas, y los resul­ta­dos de un pri­mer con­teo rápi­do de la Cor­te Nacio­nal Elec­to­ral, se atis­ba­ba prác­ti­ca­men­te un empa­te téc­ni­co entre el SI y el NO. Este gra­ve error de apre­cia­ción se debe a que mucha gen­te que esta­ba votan­do por el NO sin embar­go mani­fes­tó que vota­ba por el SI, y una posi­ble expli­ca­ción de esto podría estar en que se inclu­yó den­tro de este gru­po a fun­cio­na­rios públi­cos (cla­ses medias) o per­so­nas que reci­ben sub­ven­cio­nes eco­nó­mi­cas en for­ma de bonos (cla­ses más desfavorecidas).

En segun­do lugar, y a nivel terri­to­rial, el NO gana en la mayor par­te de pro­vin­cias de la Sie­rra, y excep­tuan­do una pro­vin­cia, en toda la Ama­zo­nía, mien­tras que se pro­du­ce un des­pla­za­mien­to terri­to­rial del voto ofi­cia­lis­ta hacia la cos­ta, zona tra­di­cio­nal­men­te más con­ser­va­do­ra, clien­te­lar y popu­lis­ta, con poca pre­sen­cia de la izquier­da des­de los años 70 y feu­do elec­to­ral del Par­ti­do Social Cris­tiano y el Par­ti­do Rol­do­sis­ta Ecua­to­riano, que median­te rela­cio­nes clien­te­la­res gene­ra­das por las eli­tes loca­les, han logra­do un impor­tan­te con­trol del terri­to­rio costeño.

Es intere­san­te obser­var como en las pro­vin­cias en las que el movi­mien­to indí­ge­na es más fuer­te, pro­vin­cias don­de his­tó­ri­ca­men­te han naci­do muchas orga­ni­za­cio­nes de base arti­cu­la­das a la Ecua­ru­na­ri y CONAIE, como Chim­bo­ra­zo, Coto­pa­xi o Tun­gu­rahua, el NO gana con cla­ri­dad, des­mon­tan­do la tesis del gobierno de que la diri­gen­cia del movi­mien­to indí­ge­na sir­ve a otros intere­ses, mien­tras que las bases están con el pro­yec­to de la revo­lu­ción ciu­da­da­na. Asi­mis­mo en las pro­vin­cias con con­flic­tos ambien­ta­les, debi­do al mode­lo extrac­ti­vis­ta o el impul­so de la mine­ría a cie­lo abier­to, como Moro­na San­tia­go, Zamo­ra Chin­chi­pe, Ore­lla­na o Napo, la dife­ren­cia a favor del NO osci­la entre los 10 y los 30 pun­tos porcentuales.

Sin embar­go el SI arro­lla en pro­vin­cias como Mana­bí, don­de se ha regis­tra­do una fuer­te inver­sión en pro­yec­tos de infra­es­truc­tu­ra y Alian­za País tie­ne en el movi­mien­to cam­pe­sino CNC-Eloy Alfa­ro un alia­do irres­tric­to, pero tam­bién gana amplia­men­te en Gua­yas, cuya capi­tal Gua­ya­quil fue la base de con­tes­ta­ción al pro­yec­to de la revo­lu­ción ciu­da­da­na y cuyo alcal­de Jai­me Nebot, líder de la dere­cha con­ser­va­do­ra del Par­ti­do Social Cris­tiano y en otros tiem­pos férreo opo­si­tor a Rafael Correa, quien no se esfor­zó en hacer cam­pa­ña por el NO, habien­do ade­más una coin­ci­den­cia pro­gra­má­ti­ca en algu­nas pre­gun­tas, de ten­den­cia con­ser­va­do­ra, espe­cial­men­te las vin­cu­la­das con la segu­ri­dad. Tan­to Gua­yas como Mana­bí, tie­nen algu­nos ras­gos comu­nes, como la con­flic­ti­vi­dad y la vio­len­cia cotidiana.

Esto nos deja a la vez un preo­cu­pan­te inte­rro­gan­te de si las polí­ti­cas guber­na­men­ta­les se podrían incli­nar terri­to­rial­men­te hacia don­de se ha reci­bi­do un mayor apo­yo en el refe­rén­dum, en este caso apo­yan­do y refor­zan­do las estruc­tu­ras clien­te­la­res de la cos­ta, lo que auto­má­ti­ca­men­te se tra­du­ci­ría en una dere­chi­za­ción de las polí­ti­cas públicas.

A nivel terri­to­rial son de des­ta­car tam­bién los resul­ta­dos en la pro­vin­cia de Pichin­cha, espe­cial­men­te en Qui­to, uno de los prin­ci­pa­les bas­tio­nes guber­na­men­ta­les, y en los que si bien el SI ha gana­do, las dife­ren­cias en algu­nas pre­gun­tas no han sido tan gran­des, per­ci­bién­do­se un des­con­ten­to hacia el pro­yec­to polí­ti­co entre las cla­ses medias, con una crí­ti­ca a deter­mi­na­das posi­cio­nes auto­ri­ta­rias del Pre­si­den­te Correa, y don­de pro­ba­ble­men­te ha teni­do tam­bién una inci­den­cia la posi­ción por el NO de Rup­tu­ra de los 25 colec­ti­vo auto carac­te­ri­za­do como Nue­va Izquier­da, que aban­do­nó Alian­za País a raíz de la con­vo­ca­to­ria de la consulta.

En ter­cer lugar y en lo refe­ri­do a las pre­gun­tas en con­cre­to, el SI solo ha supe­ra­do el 50% de apo­yo en una pre­gun­ta, la pri­me­ra, en la que jun­to a la segun­da, se plan­tea­ba la cadu­ci­dad de la pri­sión pre­ven­ti­va y sus medi­das sus­ti­tu­ti­vas, pro­ba­ble­men­te el tema más cer­cano a una posi­ción ideo­ló­gi­ca de dere­chas, aun­que tam­po­co se pue­de obviar que la pre­gun­ta 10, refe­ren­te a cali­fi­car como infrac­ción penal la no afi­lia­ción a la Segu­ri­dad Social, y pro­ba­ble­men­te la pre­gun­ta que más se acer­ca­ba a un posi­cio­na­mien­to de izquier­das, tam­bién ha sus­ci­ta­do un impor­tan­te apo­yo popular.

Y sin embar­go, dos pre­gun­tas cla­ve, como la cua­tro, don­de se plan­tea­ba la cues­tión del Con­se­jo de la Judi­ca­tu­ra de Tran­si­ción, afec­tan­do direc­ta­men­te a los plan­tea­mien­tos de la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti que con­sa­gra la par­ti­ci­pa­ción ciu­da­da­na y el con­trol social para en cam­bio otor­gar mayor poder al eje­cu­ti­vo, y la pre­gun­ta nue­ve que plan­tea una Con­se­jo Regu­la­dor de los medios de comu­ni­ca­ción, han sido las pre­gun­tas don­de el mar­gen de dife­ren­cia a favor del SI se ha estre­cha­do, con apro­xi­ma­da­men­te 3 pun­tos por­cen­tua­les a su favor. Será nece­sa­rio pro­fun­di­zar en los aná­li­sis para cono­cer si este dato es sín­to­ma de un des­gas­te guber­na­men­tal, de la acción efec­ti­va y casi mono­pó­li­ca de los medios de comu­ni­ca­ción, si es fru­to de un avan­ce de la con­cien­cia popu­lar y se pue­de atri­buir a la izquier­da, o en todo caso una com­pli­ca­da mez­cla de las cues­tio­nes anteriores.

En defi­ni­ti­va, el SI gana, pero se podría afir­mar que el pro­yec­to y la apues­ta estra­té­gi­ca de Correa sufren una derro­ta, pues una vic­to­ria tan ajus­ta­da, jus­ta leí­da en cla­ve de la demo­cra­cia repre­sen­ta­ti­va, pero con menos legi­ti­mi­dad que el apo­yo a la Cons­ti­tu­ción que se pre­ten­de refor­mar, no per­mi­te a RC resol­ver los pro­ble­mas para los que supues­ta­men­te se con­vo­ca la con­sul­ta, ade­más de abrir­le varios fren­tes de dispu­ta del pro­yec­to, pues ya no es solo la dere­cha más reac­cio­na­ria a la que se enfren­ta, sino tam­bién a una izquier­da y a un movi­mien­to indí­ge­na que se han uni­do en la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal para decir­le al Pre­si­den­te que esta vez NO.

Aun­que es com­pli­ca­do hacer una lec­tu­ra polí­ti­ca dife­ren­cia­da de los resul­ta­dos del NO, es nece­sa­rio la mis­ma, pues este pri­mer inten­to de rear­ti­cu­la­ción del cam­po popu­lar no ha bus­ca­do una con­fron­ta­ción polí­ti­ca con la figu­ra de Rafael Correa, sino más bien plan­tear un NO des­de el SI a la Cons­ti­tu­ción. Algo cier­ta­men­te con­tra­dic­to­rio cuan­do un sec­tor de la izquier­da, el movi­mien­to social y el movi­mien­to indí­ge­na defien­den la Cons­ti­tu­ción como opo­si­ción al gobierno que ha sido el arqui­tec­to y fir­me defen­sor de la mis­ma. Tam­po­co se pue­den obviar los prác­ti­ca­men­te un millón de votos blan­cos y nulos, que no cuen­tan a efec­tos del cómpu­to glo­bal de la con­sul­ta y el refe­rén­dum, pero que tam­bién tie­nen un valor polí­ti­co y debe­rían ser un toque de aten­ción al gobierno.

Cuán­to de derro­ta polí­ti­ca e ideo­ló­gi­ca supo­nen estos resul­ta­dos depen­den más de los lími­tes y hori­zon­tes que se abren en el pro­ce­so ecua­to­riano, que ya comien­za a mirar a las pró­xi­mas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2013, que a una sim­ple lec­tu­ra tác­ti­ca de la coyuntura.

Limi­tes

Nada más cono­cer­se los resul­ta­dos del refe­rén­dum, al día siguien­te, hubo varios cam­bios en el gabi­ne­te minis­te­rial, entre ellos el del Minis­tro de Agri­cul­tu­ra Miguel Car­va­jal, una per­so­na de izquier­da mode­ra­da, que fue sus­ti­tui­do por Stan­ley Vera, una per­so­na más cer­ca­na a los intere­ses del agro­ne­go­cio y la oli­gar­quía cos­te­ña. Esto es un indi­ca­dor de un pro­ce­so don­de se está dan­do una refor­ma del Esta­do pero sin ver­da­de­ros cam­bios estruc­tu­ra­les, que con­ti­nua basán­do­se en una polí­ti­ca ren­tis­ta, con una estruc­tu­ra pri­ma­ria expor­ta­do­ra, y un mode­lo eco­nó­mi­co key­ne­siano y libe­ral basa­do en el agro­ne­go­cio y el extrac­ti­vis­mo, aun­que eso sí, con una fuer­te inver­sión públi­ca en el área social, espe­cial­men­te salud y educación.

Todo ello acom­pa­ña­do ade­más de una lec­tu­ra de la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti que ha lle­va­do a apro­bar leyes como el Códi­go de Pro­duc­ción, que no solo abre las puer­tas al capi­tal inter­na­cio­nal, las zonas fran­cas y las maqui­las, sino que ade­más, for­ta­le­ce el mode­lo de acu­mu­la­ción en detri­men­to de la eco­no­mía popu­lar y soli­da­ria bajo nue­vas moda­li­da­des de explo­ta­ción labo­ral.

Asi­mis­mo no se pue­den sos­la­yar las ya más que sos­pe­chas de una posi­ble fir­ma del Tra­ta­do de Libre Comer­cio con la Unión Euro­pea, fir­ma que en el pasa­do han nega­do rotun­da­men­te tan­to el Pre­si­den­te Correa como el Can­ci­ller Ricar­do Pati­ño, pero que diver­sas fuen­tes al inte­rior del eje­cu­ti­vo con­fir­man que se esta­ría nego­cian­do. Todo esto en un país como Ecua­dor que hizo de las movi­li­za­cio­nes con­tra el TLC y el ALCA una ban­de­ra de lucha con­tra el mode­lo neo­li­be­ral que unió a los sec­to­res popu­la­res, movi­mien­tos socia­les y pue­blos indí­ge­nas, y que podría enfren­tar más al gobierno con una par­te de su base social y un sec­tor de la inte­lec­tua­li­dad cri­ti­ca de izquier­das que le apoya.

Este esce­na­rio de dis­tan­cia­mien­to de la base social que lle­vó a Alian­za País a la toma del poder, se encuen­tra con dos pro­ble­mas más. Por un lado el peli­gro­so camino empren­di­do al cri­mi­na­li­zar bajo la acu­sa­ción de terro­ris­mo a líde­res indí­ge­nas y de diver­sas orga­ni­za­cio­nes socia­les, prin­ci­pal­men­te en el mar­co de pro­tes­tas de resis­ten­cia con­tra la Ley de Aguas o con­ce­sio­nes mine­ras o petro­le­ras, resis­ten­cia ade­más con­sa­gra­da en la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti. Estos líde­res indí­ge­nas y cam­pe­si­nos son acu­sa­dos de terro­ris­mo bajo el anti­guo Códi­go Penal que ade­más de injus­to y como nos recuer­da el ex pre­si­den­te de la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te Alber­to Acos­ta, podría ser incons­ti­tu­cio­nal.

Por otro lado, y qui­zás este sea el lími­te sobre el que pivo­ta­rían los demás, la deci­sión toma­da en la con­ven­ción nacio­nal de Alian­za País en el 2010 en Gua­ya­quil de no cons­ti­tuir­se en par­ti­do y con­ti­nuar como movi­mien­to, fór­mu­la no mala de por sí, si el movi­mien­to fue­ra un acu­mu­lo de diver­sos movi­mien­tos socia­les, pero que se vuel­ve pro­ble­má­ti­ca cuan­do el movi­mien­to está con­for­ma­do en su mayor par­te por adhe­sio­nes per­so­na­les, de cla­se media en su mayo­ría, y que ade­más gira en torno a un per­so­na­lis­mo muy gran­de encar­na­do en la figu­ra de Rafael Correa, key­ne­siano en lo eco­nó­mi­co, y pro­gre­sis­ta en lo social, que encar­na los lími­tes de cla­se del pro­ce­so, dán­do­se una impo­si­bi­li­dad de dispu­ta del cam­po popu­lar en torno a la cons­truc­ción de un pro­yec­to polí­ti­co que per­mi­ta una iden­ti­fi­ca­ción social y de clase.

Hori­zon­tes y retos

La pro­pia rea­li­za­ción del refe­rén­dum ha per­mi­ti­do la con­so­li­da­ción de un fren­te de izquier­da en torno al No, encar­na­do en la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal, que más allá de lo elec­to­ral, per­mi­te vis­lum­brar la posi­bi­li­dad, nacien­te toda­vía, de cons­truir un pro­yec­to polí­ti­co de izquier­das, popu­lar y real­men­te plurinacional.

Este pro­yec­to polí­ti­co de la izquier­da, que debe­ría bus­car una arti­cu­la­ción tam­bién con la izquier­da den­tro del gobierno, con la que pue­de haber coin­ci­den­cias en torno a la dispu­ta del mode­lo de desa­rro­llo, redis­tri­bu­ción de la rique­za y cons­truc­ción del Buen Vivir, debe­ría pro­fun­di­zar en el tra­ba­jo legis­la­ti­vo con­jun­to, sien­do cla­ve la Ley de Aguas, para­li­za­da des­de el año pasa­do en la Asam­blea Nacio­nal, al no haber­se garan­ti­za­do la con­sul­ta que pre­vé la Cons­ti­tu­ción cuan­do los dere­chos colec­ti­vos de los pue­blos indí­ge­nas son afec­ta­dos, ni tam­po­co reco­no­cer a estos mis­mo pue­blos su par­ti­ci­pa­ción en el con­trol de los recur­sos hídri­cos. Una nue­va Ley de Aguas que ade­más debe rom­per con la pri­va­ti­za­ción de fac­to de este bien común que favo­re­ce al mode­lo agroexportador.

Todo esto lle­va a otra cues­tión que fue ban­de­ra de la revo­lu­ción ciu­da­da­na, como es el de la par­ti­ci­pa­ción, pues el pro­ce­so ecua­to­riano tie­ne poten­cial sufi­cien­te como para dar­se que exis­ta una ver­da­de­ra par­ti­ci­pa­ción y con­trol social, y no sim­ple­men­te la crea­ción por par­te guber­na­men­tal de algu­nos ins­tru­men­tos de vali­da­ción de dife­ren­tes leyes o polí­ti­cas públicas.

El otro pilar fun­da­men­tal en la (re)construcción de un pro­yec­to polí­ti­co de izquier­da del cam­po popu­lar es lo refe­ren­te a la cues­tión agra­ria. La anun­cia­da revo­lu­ción agra­ria nun­ca se pro­du­jo, ni siquie­ra en for­ma de refor­ma, y es urgen­te y nece­sa­rio dar los pasos que per­mi­tan pro­fun­di­zar en una ver­da­de­ra trans­for­ma­ción de la cues­tión agra­ria, comen­zan­do por una redis­tri­bu­ción de las tie­rras impro­duc­ti­vas, espe­cial­men­te en la cos­ta que es don­de se dan las gran­des con­cen­tra­cio­nes de tie­rra y los intere­ses del agro­ne­go­cio, per­mi­tien­do ade­más una arti­cu­la­ción entre el movi­mien­to cam­pe­sino y el movi­mien­to indí­ge­na. Todo ello ade­más con el obje­ti­vo de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria y la posi­bi­li­dad de impul­sar una ver­da­de­ra eco­no­mía popu­lar y solidaria.

No se pue­de obviar el intere­san­te com­po­nen­te anti­im­pe­ria­lis­ta que ha rodea­do la polí­ti­ca exte­rior de Rafael Correa, con ele­men­tos impor­tan­tes como la reti­ra­da de la base mili­tar esta­dou­ni­den­se en Man­ta, o la recien­te decla­ra­ción de per­so­na non gra­ta a la emba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos en Ecua­dor. Sin embar­go, este com­po­nen­te anti­im­pe­ria­lis­ta, debe­ría com­ple­men­tar­se con una crí­ti­ca al mode­lo capi­ta­lis­ta, no para refor­zar un nacio­na­lis­mo ancla­do en el pasa­do, sino como cimien­to para la cons­truc­ción del Esta­do Plu­ri­na­cio­nal que defi­ne la Cons­ti­tu­ción de Montecristi.

De la rei­vin­di­ca­ción de la plu­ri­na­cio­na­li­dad a la cons­truc­ción del Esta­do Plurinacional

Este peque­ño aná­li­sis mere­ce dete­ner­se en uno de los acto­res prin­ci­pa­les en la cons­truc­ción del actual pro­ce­so ecua­to­riano, la Con­fe­de­ra­ción de Nacio­na­li­da­des Indí­ge­nas del Ecua­dor (CONAIE), que duran­te los 90 fue un refe­ren­te con sus levan­ta­mien­tos fren­te al neo­li­be­ra­lis­mo, no solo en Ecua­dor, sino tam­bién como par­te del naci­mien­to del movi­mien­to antiglobalización.

La CONAIE no solo per­mi­tió el fin del ciclo neo­li­be­ral median­te su lucha, sino que fue par­te acti­va del pro­ce­so cons­ti­tu­yen­te, ela­bo­ran­do un pro­yec­to com­ple­to de Cons­ti­tu­ción que enri­que­ció los deba­tes y el borra­dor final. Sin embar­go, des­pués de la apro­ba­ción de la Cons­ti­tu­ción, y cuan­do el gobierno levan­tó las ban­de­ras tra­di­cio­na­les del movi­mien­to indí­ge­na como el Sumak Kaw­say y el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, a la vez que comen­za­ba a enfren­tar e inclu­so cri­mi­na­li­zar al movi­mien­to indí­ge­na, se sumió en una cri­sis polí­ti­ca y de lide­raz­go que ha cul­mi­na­do recien­te­men­te con un nue­vo con­gre­so y la elec­ción de Hum­ber­to Cho­lan­go como nue­vo presidente.

En estos momen­tos, y tras el des­gas­te de un pro­ce­so con­gre­sual com­pli­ca­do y pla­ga­do de difi­cul­ta­des, es nece­sa­rio un replie­gue del movi­mien­to indí­ge­na, para retor­nar a las bases y lograr una cohe­sión terri­to­rial, una reor­ga­ni­za­ción y estruc­tu­ra­ción inter­na que per­mi­ta la reso­lu­ción de ten­sio­nes (tan­to coyun­tu­ra­les como estruc­tu­ra­les) en la Cos­ta y Ama­zo­nia y que a la vez le per­mi­tan la cons­truc­ción de un pro­yec­to nacio­nal indí­ge­na, que le abra la posi­bi­li­dad de tra­ba­jar y lle­nar de con­te­ni­do el hori­zon­te del Sumak Kaw­say y el pro­yec­to polí­ti­co amplio y plu­ral que debe ser la cons­truc­ción de un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal, fren­te a la polí­ti­ca actual que más bien recons­tru­ye un Esta­do Nación con con­ce­sio­nes plu­ra­les, en este caso a los pue­blos indígenas.

Para ello, y con la Cons­ti­tu­ción de Mon­te­cris­ti como refe­ren­te y herra­mien­ta polí­ti­ca, es nece­sa­rio cons­truir un mode­lo de tran­si­ción, en el que es posi­ble encon­trar­se en el camino con esa arti­cu­la­ción de la izquier­da, y que se enca­mi­ne hacia un Esta­do Plu­ri­na­cio­nal del Buen Vivir, en el que como plan­tea­ba Hum­ber­to Cho­lan­go en el acto de cam­bio de Con­se­jo de Gobierno de la CONAIE y de entre­ga de la Vara de Man­do, se cons­tru­yan terri­to­rios “don­de nues­tros pue­blos ten­gan la capa­ci­dad de auto­de­ter­mi­nar­se y sobre todo rela­cio­nar­se ver­da­de­ra­men­te des­de sus pro­pios gobier­nos con el esta­do ecua­to­riano, para seguir cons­tru­yen­do el Esta­do Plu­ri­na­cio­nal con un ver­da­de­ro Sumak Kawsay».

2013 ¿Fin de la hegemonía?

Los resul­ta­dos de la con­sul­ta y refe­rén­dum cons­ti­tu­cio­nal hacen pre­ver unos pró­xi­mos meses inten­sos en el terreno de la dispu­ta polí­ti­ca. Comen­zan­do por los cam­bios pre­vis­tos en el gabi­ne­te, y la posi­ble pér­di­da de la pre­si­den­cia de la Asam­blea Nacio­nal, pues Alian­za País ya no tie­ne mayo­ría en el legis­la­ti­vo des­de la sali­da del movi­mien­to del gru­po Rup­tu­ra de los 25, enca­be­za­do por la ex cons­ti­tu­yen­te y asam­bleís­ta María Pau­la Romo. Tam­bién podría poner en difi­cul­ta­des el pro­ce­so la no pos­tu­la­ción de Rafael Correa para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2013, pues el actual man­da­ta­rio ha mani­fes­ta­do varias veces públi­ca­men­te que des­pués de la actual legis­la­tu­ra se muda­rá a Bél­gi­ca con su espo­sa, deci­sión que cuan­to menos haría tam­ba­lear­se al movi­mien­to Alian­za País, aun­que pre­ci­sa­men­te la fra­gi­li­dad y depen­den­cia de la figu­ra pre­si­den­cial lle­van a pen­sar que Correa repe­ti­rá en 2013 como can­di­da­to oficialista.

A la izquier­da, la posi­bi­li­dad de rear­ti­cu­la­ción del cam­po popu­lar y el movi­mien­to indí­ge­na, movi­mien­to indí­ge­na que ten­drá que tra­ba­jar para no dejar­se lle­var por los can­tos de sire­na elec­to­ra­les, y aquí la izquier­da tie­ne una res­pon­sa­bi­li­dad de no car­gar a la CONAIE con la repre­sen­ta­ción y voce­ría de todo el movi­mien­to, ade­más de no caer en el error de vol­ver a jun­tar­se con la dere­cha bajo el argu­men­to de que el enemi­go de mi enemi­go es mi ami­go. Para ello es urgen­te y muy nece­sa­ria la cons­truc­ción de un pro­yec­to programático.

En la actual coyun­tu­ra no es tan impor­tan­te el can­di­da­to como el pro­yec­to que le dis­pu­te a Correa la hege­mo­nía, pues no tie­ne sen­ti­do enfren­tar un pro­ce­so elec­to­ral sin un pro­yec­to polí­ti­co soli­do detrás por muy bue­nos can­di­da­tos y can­di­da­tas de los que se dis­pon­ga, y a la vez la cons­truc­ción con cimien­tos sóli­dos de ese pro­yec­to polí­ti­co que per­mi­ta dispu­tar el pro­ce­so, per­mi­ti­ría incli­nar hacia la izquier­da el mis­mo aun con una nue­va vic­to­ria de Rafael Correa y Alian­za País.

La situa­ción del pro­ce­so ecua­to­riano no pue­de abs­traer­se de un aná­li­sis más amplio en cla­ve geo­po­lí­ti­ca en el que los tres refe­ren­tes prin­ci­pa­les en cuan­to a pro­ce­sos de cam­bio, Vene­zue­la, Boli­via y Ecua­dor, están en cri­sis. Esto nos lle­va a plan­tear­nos si es posi­ble ir más allá en cuan­to a los avan­ces en nues­tros pro­ce­sos y las rup­tu­ras, no solo epis­te­mo­ló­gi­cas que se han dado con las nue­vas Cons­ti­tu­cio­nes, sino socio políticas.

Es cier­to que se han dado gran­des avan­ces en este cam­po, y que se ha pasa­do del neo­li­be­ra­lis­mo a un tipo de libe­ra­lis­mo eco­nó­mi­co que tien­de hacia la izquier­da median­te un refor­za­mien­to del rol del Esta­do en la eco­no­mía, con una fuer­te inver­sión en salud y edu­ca­ción, y una dis­mi­nu­ción cons­ta­ta­ble de la pobre­za, dis­mi­nu­ción que tam­bién es cier­to se ha dado median­te polí­ti­cas de bonos y no por un cam­bio de la matriz y el mode­lo eco­nó­mi­co, pero todo esto ya se inven­tó hace tiem­po, y en Euro­pa al menos se lla­ma social­de­mo­cra­cia. El pro­ble­ma de nues­tros mode­los es que son peri­fé­ri­cos, cons­trui­dos en el Sur y se ven obli­ga­dos a refor­zar el extrac­ti­vis­mo y el mode­lo pri­ma­rio expor­ta­dor como sali­da a la pobreza.

En cual­quier caso, y aun­que se dan plan­tea­mien­tos teó­ri­cos intere­san­tes en cuan­to a crí­ti­cos con el capi­ta­lis­mo y la moder­ni­dad, adop­tan­do nue­vos para­dig­mas que nos per­mi­ten repen­sar el desa­rro­llo o las alter­na­ti­vas al mis­mo, como el Buen Vivir, debe­mos pen­sar si esta­mos alcan­zan­do el lími­te de nues­tros pro­ce­sos de cam­bio, o toda­vía se pue­de pro­fun­di­zar en otras rup­tu­ras que si bien no nos saquen del sis­te­ma mun­do capi­ta­lis­ta, si per­mi­tan al menos ensan­char los limi­tes, des­de los subal­ter­nos y las subal­ter­nas, por aba­jo y a la izquierda.

Katu Arko­na­da

*Publi­ca­do ori­gi­nal­men­te en la edi­ción de junio de Le Mon­de Diplomatique

**Agra­dez­co a Ale­jan­dra San­ti­lla­na, Mar­ga­ri­ta Agui­na­ga y Sta­lin Herre­ra por sus comen­ta­rios a este análisis.

[1] Se pue­den con­sul­tar las 10 pre­gun­tas de la con­sul­ta y refe­rén­dum en la web del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral del Ecua­dor http://​app2​.cne​.gob​.ec/​r​e​s​u​l​t​a​d​os/

[2] Resul­ta­dos fina­les al 100% del Con­se­jo Nacio­nal Elec­to­ral del Ecua­dor http://​www​.cne​.gob​.ec

[3] http://​www​.rup​tu​ra25​.org

[4]Aunque qui­zás coin­ci­den­tes con el men­sa­je de Esta vez NO señor Pre­si­den­te, hay todo un espa­cio de luchas socia­les más allá de las fuer­zas polí­ti­cas que con­for­ma­ban la Coor­di­na­do­ra Plu­ri­na­cio­nal, luchas popu­la­res que van des­de el femi­nis­mo de la Asam­blea de Muje­res Popu­la­res y Diver­sas del Ecua­dor a las agru­pa­das en torno a la pro­ble­má­ti­ca socio ambien­tal como la resis­ten­cia a la mine­ría o en defen­sa de la con­cha y el manglar.

[5]Alejandra San­ti­lla­na y Sta­lin Herre­ra, ¿Opor­tu­ni­da­des para la CONAIE?

[6]Art. 98.- Los indi­vi­duos y los colec­ti­vos podrán ejer­cer el dere­cho a la resis­ten­cia fren­te a accio­nes u omi­sio­nes del poder públi­co o de las per­so­nas natu­ra­les o jurí­di­cas no esta­ta­les que vul­ne­ren o pue­dan vul­ne­rar sus dere­chos cons­ti­tu­cio­na­les, y deman­dar el reco­no­ci­mien­to de nue­vos dere­chos. (Cons­ti­tu­ción de la Repú­bli­ca del Ecua­dor 2008)

[7] http://​www​.elu​ni​ver​so​.com/​2​0​1​1​/​0​2​/​0​8​/​1​/​1​3​6​3​/​u​s​o​-​j​u​s​t​i​c​i​a​-​c​o​m​o​-​m​e​c​a​n​i​s​mo-…

[8]Para pro­fun­di­zar en este pun­to ver los aná­li­sis de Pablo Ospi­na, Sta­lin Herre­ra y María Andra­de (Mapa de Movi­mien­tos Socia­les en el Ecua­dor), Fran­klin Ramí­rez (Frag­men­ta­ción, reflu­jo y des­con­cier­to. Movi­mien­tos Socia­les y cam­bio polí­ti­co en el Ecua­dor 2000 – 2010) y Ale­jan­dra San­ti­lla­na y Sta­lin Herre­ra (Géne­sis, expe­rien­cia, trans­for­ma­ción y cri­sis del Movi­mien­to Indí­ge­na Ecuatoriano).

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.