Al Coman­dan­te Chá­vez ¡NO a la extra­di­ción de Julián Con­ra­do!- Vales­ka López

Coman­dan­te Chá­vez, le escri­bo des­de un rin­cón de está Amé­ri­ca a la que usted le pro­cla­ma tan­to amor, des­de un lugar­ci­to muy del­ga­do, y con un pue­blo muy mal­tra­ta­do al que a pun­ta de bala le arran­ca­ron los sue­ños que un día fue­ron pra­xis cuan­do lle­gó a nues­tro Chi­le el com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de. Le escri­bo des­de está tie­rra a la que usted tan­tas veces ha hecho refe­ren­cia en el nom­bre de Allen­de, para hacer­le una pre­gun­ta que me opri­me hace ya días el pecho, pero antes déje­me con­tar­le coman­dan­te lo mucho que yo admi­ro el gobierno que usted enca­be­za por estos tiem­pos; déje­me decir­le com­pa­ñe­ro Chá­vez, ¿pue­do decir­le com­pa­ñe­ro, ver­dad?, que des­de que usted triun­fó en Vene­zue­la el cora­zón se me lle­nó de ale­gría por­que sabía de sus ideas, de su tena­ci­dad y de lo mucho que le intere­sa­ba hacer de Lati­noa­mé­ri­ca la Patria Gran­de, tal como la soñó Bolí­var. Des­de esta tie­rra del­ga­da obser­va­ba el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en sus tie­rras y desea­ba pres­tar­le mis manos a tan bella cons­truc­ción y por esas cosas de la vida mili­tan­te, tuve la opor­tu­ni­dad de pal­par esa revo­lu­ción ahí, como decía Vic­tor Jara, don­de las papas que­man y créa­me, coman­dan­te, me ena­mo­ré de su país no por su geo­gra­fía, sino por su gen­te, por esa gen­te con­ven­ci­da de que este, aun­que se tor­na­ra difí­cil, era el camino, de que no había otro, de que aho­ra que habían lle­ga­do has­ta acá, no iban a retro­ce­der y que si tenían que poner­le bala pa’ defen­der el triun­fo del pue­blo, pues lo iban a hacer sin siquie­ra dudar­lo.

Yo mis­ma coman­dan­te me sen­tía par­te de ese pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y se hacía gran­de el cora­zón cada vez que lo escu­cha­ba enfren­tar con tan­ta tena­ci­dad al impe­rio Esta­dou­ni­den­se, a las oli­gar­quía Vene­zo­la­nas o al Esta­do terro­ris­ta de Colom­bia; no sabe cuan­tas veces lan­cé a la nada un gri­to de : ¡ESE ES MI COMANDANTE! . por­que le creía pre­si­den­te, le creía a su con­vic­ción a sus prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios indo­ble­ga­bles, por eso hoy le escri­bo, por­que no entien­do ¿ que le pasó coman­dan­te? , en que momen­to per­dió el camino, que rayo de oscu­ri­dad se le cru­zó en las ideas para comen­zar a creer que extra­di­tar a revo­lu­cio­na­rios his­tó­ri­cos a un país con las manos tan man­cha­das de san­gre como Colom­bia era un acto revo­lu­cio­na­rio?, ¿en que momen­to coman­dan­te deci­dió ceder­le terreno al Esta­do que usted tan­tas veces acu­só de geno­ci­da?. Por­que aho­ra se vuel­ve débil y entre­ga a her­ma­nos revo­lu­cio­na­rios a la muer­te segu­ra?, usted como mili­tar sabe que entre revo­lu­cio­na­rios un acto como ese tie­ne una sola cali­fi­ca­ción: trai­ción… y no, no se equi­vo­que coman­dan­te con esto no me he vuel­to con­tra­re­vo­lu­cio­na­ria ni pre­ten­do que el gobierno que usted enca­be­za se frac­cio­ne, eso sería hacer­le el tra­ba­jo al enemi­go y créa­me no es esa mi inten­ción; ade­más, una ciu­da­da­na como yo ¿que inje­ren­cia pue­de tener en el res­to de la humanidad?…Le escri­bo para que reto­me el rum­bo para que no olvi­de sus prin­ci­pios, para que no trai­cio­ne al pue­blo que lo eli­gió y mucho menos a los pue­blos del con­ti­nen­te que siem­pre hemos defen­di­do su gobierno. Le escri­bo por­que ten­go rabia, no esa rabia de las tri­pas que no escu­cha razón algu­na, no, mi rabia nace de mi razón de la pro­fun­da con­vic­ción en que entre her­ma­nos de trin­che­ra no se mete bala al dar la espal­da; mi rabia coman­dan­te es la mis­ma que sien­ten lo pue­blos cuan­do se le arran­ca el pan de la boca, cuan­do el patrón los sub­yu­ga para hacer­se más rico o cuan­do el impe­rio les tra­ta de robar sus riquezas.

Des­de este exten­so y del­ga­do país le digo coman­dan­te con el nom­bre de Sal­va­dor Allen­de en los labios: los prin­ci­pios, la moral revo­lu­cio­na­ria, no se tran­zan, no se ven­den, no se humi­llan, a nin­gún pre­cio, por nin­gu­na razón, se defien­den coman­dan­te, ahí tie­ne usted el ejem­plo de nues­tro com­pa­ñe­ro pre­si­den­te, pre­fi­rió la muer­te antes que trai­cio­nar a su pueblo…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.