Al Coman­dan­te Chá­vez ¡NO a la extra­di­ción de Julián Con­ra­do!- Vales­ka López

Coman­dan­te Chá­vez, le escri­bo des­de un rin­cón de está Amé­ri­ca a la que usted le pro­cla­ma tan­to amor, des­de un lugar­ci­to muy del­ga­do, y con un pue­blo muy mal­tra­ta­do al que a pun­ta de bala le arran­ca­ron los sue­ños que un día fue­ron pra­xis cuan­do lle­gó a nues­tro Chi­le el com­pa­ñe­ro Pre­si­den­te Sal­va­dor Allen­de. Le escri­bo des­de está tie­rra a la que usted tan­tas veces ha hecho refe­ren­cia en el nom­bre de Allen­de, para hacer­le una pre­gun­ta que me opri­me hace ya días el pecho, pero antes déje­me con­tar­le coman­dan­te lo mucho que yo admi­ro el gobierno que usted enca­be­za por estos tiem­pos; déje­me decir­le com­pa­ñe­ro Chá­vez, ¿pue­do decir­le com­pa­ñe­ro, ver­dad?, que des­de que usted triun­fó en Vene­zue­la el cora­zón se me lle­nó de ale­gría por­que sabía de sus ideas, de su tena­ci­dad y de lo mucho que le intere­sa­ba hacer de Lati­noa­mé­ri­ca la Patria Gran­de, tal como la soñó Bolí­var. Des­de esta tie­rra del­ga­da obser­va­ba el pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio en sus tie­rras y desea­ba pres­tar­le mis manos a tan bella cons­truc­ción y por esas cosas de la vida mili­tan­te, tuve la opor­tu­ni­dad de pal­par esa revo­lu­ción ahí, como decía Vic­tor Jara, don­de las papas que­man y créa­me, coman­dan­te, me ena­mo­ré de su país no por su geo­gra­fía, sino por su gen­te, por esa gen­te con­ven­ci­da de que este, aun­que se tor­na­ra difí­cil, era el camino, de que no había otro, de que aho­ra que habían lle­ga­do has­ta acá, no iban a retro­ce­der y que si tenían que poner­le bala pa’ defen­der el triun­fo del pue­blo, pues lo iban a hacer sin siquie­ra dudar­lo.

Yo mis­ma coman­dan­te me sen­tía par­te de ese pro­ce­so revo­lu­cio­na­rio y se hacía gran­de el cora­zón cada vez que lo escu­cha­ba enfren­tar con tan­ta tena­ci­dad al impe­rio Esta­dou­ni­den­se, a las oli­gar­quía Vene­zo­la­nas o al Esta­do terro­ris­ta de Colom­bia; no sabe cuan­tas veces lan­cé a la nada un gri­to de : ¡ESE ES MI COMANDANTE! . por­que le creía pre­si­den­te, le creía a su con­vic­ción a sus prin­ci­pios revo­lu­cio­na­rios indo­ble­ga­bles, por eso hoy le escri­bo, por­que no entien­do ¿ que le pasó coman­dan­te? , en que momen­to per­dió el camino, que rayo de oscu­ri­dad se le cru­zó en las ideas para comen­zar a creer que extra­di­tar a revo­lu­cio­na­rios his­tó­ri­cos a un país con las manos tan man­cha­das de san­gre como Colom­bia era un acto revo­lu­cio­na­rio?, ¿en que momen­to coman­dan­te deci­dió ceder­le terreno al Esta­do que usted tan­tas veces acu­só de geno­ci­da?. Por­que aho­ra se vuel­ve débil y entre­ga a her­ma­nos revo­lu­cio­na­rios a la muer­te segu­ra?, usted como mili­tar sabe que entre revo­lu­cio­na­rios un acto como ese tie­ne una sola cali­fi­ca­ción: trai­ción… y no, no se equi­vo­que coman­dan­te con esto no me he vuel­to con­tra­re­vo­lu­cio­na­ria ni pre­ten­do que el gobierno que usted enca­be­za se frac­cio­ne, eso sería hacer­le el tra­ba­jo al enemi­go y créa­me no es esa mi inten­ción; ade­más, una ciu­da­da­na como yo ¿que inje­ren­cia pue­de tener en el res­to de la humanidad?…Le escri­bo para que reto­me el rum­bo para que no olvi­de sus prin­ci­pios, para que no trai­cio­ne al pue­blo que lo eli­gió y mucho menos a los pue­blos del con­ti­nen­te que siem­pre hemos defen­di­do su gobierno. Le escri­bo por­que ten­go rabia, no esa rabia de las tri­pas que no escu­cha razón algu­na, no, mi rabia nace de mi razón de la pro­fun­da con­vic­ción en que entre her­ma­nos de trin­che­ra no se mete bala al dar la espal­da; mi rabia coman­dan­te es la mis­ma que sien­ten lo pue­blos cuan­do se le arran­ca el pan de la boca, cuan­do el patrón los sub­yu­ga para hacer­se más rico o cuan­do el impe­rio les tra­ta de robar sus rique­zas.

Des­de este exten­so y del­ga­do país le digo coman­dan­te con el nom­bre de Sal­va­dor Allen­de en los labios: los prin­ci­pios, la moral revo­lu­cio­na­ria, no se tran­zan, no se ven­den, no se humi­llan, a nin­gún pre­cio, por nin­gu­na razón, se defien­den coman­dan­te, ahí tie­ne usted el ejem­plo de nues­tro com­pa­ñe­ro pre­si­den­te, pre­fi­rió la muer­te antes que trai­cio­nar a su pue­blo…

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *