Demo­cra­cia de base ya – Jakue Pascual

Pro­tes­ta 2.0. #spa­nish­re­vo­lu­tion. Resis­ten­cia pací­fi­ca. Twit­ter escu­pe ince­san­te: #acam­pa­da­sol, #acam­pa­dabcn, #acam­pa­da­bil­bao… Las asam­bleas «oku­pan» las pla­zas y esta­ble­cen Zonas Tem­po­ral­men­te Autónomas.

En Eus­kal Herria el pro­ce­so ha sido otro. El movi­mien­to des­obe­dien­te ha otor­ga­do prio­ri­dad a la res­ti­tu­ción de una opción elec­to­ral que, superan­do el apartheid, pudie­ra dotar de repre­sen­ta­ción al con­jun­to del movi­mien­to sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta de izquier­das. Una arti­cu­la­ción de fuer­zas que se asien­ta sobre un acuer­do pro­gra­má­ti­co cuyas guías son la pro­fun­di­za­ción en un mode­lo de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, de ges­tión trans­pa­ren­te, de for­ta­le­ci­mien­to de las raí­ces cul­tu­ra­les, de redis­tri­bu­ción social de la pro­duc­ti­vi­dad y la fis­ca­li­dad, de pla­ni­fi­ca­ción terri­to­rial eco­ló­gi­ca, de supera­ción de la depen­den­cia estruc­tu­ral de las muje­res, de inclu­sión de los inmi­gran­tes en la comu­ni­dad, de auto­or­ga­ni­za­ción de los espa­cios jóve­nes y de des­mi­li­ta­ri­za­ción y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca. Pro­pues­tas que reco­gen muchas de las inquie­tu­des del 15‑M, pero que no se sien­ten del todo refle­ja­das en los acuer­dos de míni­mos de la mayo­ría de las acampadas.

Se impo­ne, como afir­ma Juan Iba­rron­do, «una refle­xión de urgen­cia des­de Eus­kal Herria». Oskar Matu­te obser­va «simi­li­tu­des impor­tan­tes» entre el idea­rio social de Bil­du y el de los indig­na­dos. Y Ortzi indi­ca que la coa­li­ción es un impor­tan­te cau­ce de expre­sión del des­con­ten­to en nues­tro pue­blo, pero que no lo ago­ta, inter­pre­tan­do que un movi­mien­to como el 15‑M debe ser­vir para rea­li­zar «un salu­da­ble ejer­ci­cio de humildad».

Auto­crí­ti­ca. ¿Qué hemos hecho des­de la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta en favor de este movi­mien­to del 15‑M? Lo hemos igno­ra­do. Hemos super­pues­to de mane­ra auto­com­pla­cien­te nues­tra pro­pues­ta y nos hemos que­da­do con lo dis­cre­pan­te, demos­tran­do así nues­tra inope­ran­cia en la bús­que­da de enten­di­mien­to y alia­dos. Menos mal que muchas y muchos jóve­nes mili­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y ciu­da­da­nos han par­ti­ci­pa­do apor­tan­do desin­te­re­sa­da­men­te su baga­je for­ma­ti­vo, enten­dien­do que la pacien­cia es vir­tud y que con deba­te se pue­den limar aspe­re­zas con la mayo­ría de las per­so­nas que se han incor­po­ra­do de mane­ra natu­ral a esta expre­sión social de nue­vo cuño.

Tras la vic­to­ria elec­to­ral de Bil­du, la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta se halla cen­tra­da en la tarea de levan­tar ins­ti­tu­cio­nes for­ma­les en detri­men­to del eje movi­mien­to, el entra­ma­do que per­mi­ti­rá expan­dir­nos social­men­te hacia los obje­ti­vos estra­té­gi­cos y enfren­tar des­de la base el ata­que sin con­ce­sio­nes que va a des­ple­gar en bre­ve la extre­ma dere­cha. La arqui­tec­tu­ra polí­ti­ca de la izquier­da sobe­ra­nis­ta nece­si­ta res­ta­ble­cer el nexo entre ambos polos y desa­rro­llar fór­mu­las de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes de base pro­pias y ori­gi­na­rias, como son el auzo­lan (ayu­da mutua) y el batza­rre (la asam­blea). Si éstas se ins­ti­tu­ye­ran, una par­te impor­tan­te del poten­cial de los movi­mien­tos socia­les y alter­na­ti­vos y de las nue­vas expre­sio­nes de des­con­ten­to sur­gi­das del 15‑M podrían con­ver­ger impul­san­do la #par­ti­ci­pa­ción­ciu­da­da­na­real­ya.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.