Demo­cra­cia de base ya – Jakue Pas­cual

Pro­tes­ta 2.0. #spa­nish­re­vo­lu­tion. Resis­ten­cia pací­fi­ca. Twit­ter escu­pe ince­san­te: #acam­pa­da­sol, #acam­pa­dabcn, #acam­pa­da­bil­bao… Las asam­bleas «oku­pan» las pla­zas y esta­ble­cen Zonas Tem­po­ral­men­te Autó­no­mas.

En Eus­kal Herria el pro­ce­so ha sido otro. El movi­mien­to des­obe­dien­te ha otor­ga­do prio­ri­dad a la res­ti­tu­ción de una opción elec­to­ral que, superan­do el apartheid, pudie­ra dotar de repre­sen­ta­ción al con­jun­to del movi­mien­to sobe­ra­nis­ta e inde­pen­den­tis­ta de izquier­das. Una arti­cu­la­ción de fuer­zas que se asien­ta sobre un acuer­do pro­gra­má­ti­co cuyas guías son la pro­fun­di­za­ción en un mode­lo de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, de ges­tión trans­pa­ren­te, de for­ta­le­ci­mien­to de las raí­ces cul­tu­ra­les, de redis­tri­bu­ción social de la pro­duc­ti­vi­dad y la fis­ca­li­dad, de pla­ni­fi­ca­ción terri­to­rial eco­ló­gi­ca, de supera­ción de la depen­den­cia estruc­tu­ral de las muje­res, de inclu­sión de los inmi­gran­tes en la comu­ni­dad, de auto­or­ga­ni­za­ción de los espa­cios jóve­nes y de des­mi­li­ta­ri­za­ción y nor­ma­li­za­ción polí­ti­ca. Pro­pues­tas que reco­gen muchas de las inquie­tu­des del 15‑M, pero que no se sien­ten del todo refle­ja­das en los acuer­dos de míni­mos de la mayo­ría de las acam­pa­das.

Se impo­ne, como afir­ma Juan Iba­rron­do, «una refle­xión de urgen­cia des­de Eus­kal Herria». Oskar Matu­te obser­va «simi­li­tu­des impor­tan­tes» entre el idea­rio social de Bil­du y el de los indig­na­dos. Y Ortzi indi­ca que la coa­li­ción es un impor­tan­te cau­ce de expre­sión del des­con­ten­to en nues­tro pue­blo, pero que no lo ago­ta, inter­pre­tan­do que un movi­mien­to como el 15‑M debe ser­vir para rea­li­zar «un salu­da­ble ejer­ci­cio de humil­dad».

Auto­crí­ti­ca. ¿Qué hemos hecho des­de la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta en favor de este movi­mien­to del 15‑M? Lo hemos igno­ra­do. Hemos super­pues­to de mane­ra auto­com­pla­cien­te nues­tra pro­pues­ta y nos hemos que­da­do con lo dis­cre­pan­te, demos­tran­do así nues­tra inope­ran­cia en la bús­que­da de enten­di­mien­to y alia­dos. Menos mal que muchas y muchos jóve­nes mili­tan­tes de los movi­mien­tos socia­les y ciu­da­da­nos han par­ti­ci­pa­do apor­tan­do desin­te­re­sa­da­men­te su baga­je for­ma­ti­vo, enten­dien­do que la pacien­cia es vir­tud y que con deba­te se pue­den limar aspe­re­zas con la mayo­ría de las per­so­nas que se han incor­po­ra­do de mane­ra natu­ral a esta expre­sión social de nue­vo cuño.

Tras la vic­to­ria elec­to­ral de Bil­du, la izquier­da aber­tza­le y sobe­ra­nis­ta se halla cen­tra­da en la tarea de levan­tar ins­ti­tu­cio­nes for­ma­les en detri­men­to del eje movi­mien­to, el entra­ma­do que per­mi­ti­rá expan­dir­nos social­men­te hacia los obje­ti­vos estra­té­gi­cos y enfren­tar des­de la base el ata­que sin con­ce­sio­nes que va a des­ple­gar en bre­ve la extre­ma dere­cha. La arqui­tec­tu­ra polí­ti­ca de la izquier­da sobe­ra­nis­ta nece­si­ta res­ta­ble­cer el nexo entre ambos polos y desa­rro­llar fór­mu­las de demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va a tra­vés de ins­ti­tu­cio­nes de base pro­pias y ori­gi­na­rias, como son el auzo­lan (ayu­da mutua) y el batza­rre (la asam­blea). Si éstas se ins­ti­tu­ye­ran, una par­te impor­tan­te del poten­cial de los movi­mien­tos socia­les y alter­na­ti­vos y de las nue­vas expre­sio­nes de des­con­ten­to sur­gi­das del 15‑M podrían con­ver­ger impul­san­do la #par­ti­ci­pa­ción­ciu­da­da­na­real­ya.

Fuen­te: Gara

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *