La Audien­cia Nacio­nal, cada vez más des­nu­da- Edi­to­rial de Gara

El Tri­bu­nal Supre­mo, al absol­ver a cua­tro ciu­da­da­nos vas­cos acu­sa­dos de cola­bo­rar con ETA, ha vuel­to a dejar en evi­den­cia a la Audien­cia Nacio­nal, a la que se le acu­mu­lan los des­plan­tes del alto tri­bu­nal, y que en este caso había dic­ta­do con­de­nas de entre cin­co y sie­te años de pri­sión. El fallo es con­tun­den­te, al citar la «paten­te» fal­ta de prue­bas para sos­te­ner la acu­sa­ción y denun­ciar el «défi­cit de garan­tías» pro­du­ci­do duran­te la incomunicación.

En este sen­ti­do, hay que recor­dar las denun­cias de malos tra­tos que suce­die­ron a la ope­ra­ción en la que fue­ron dete­ni­das estas cua­tro per­so­nas. El Supre­mo repro­cha al juez ins­truc­tor San­tia­go Pedraz que no aten­die­ra la denun­cia de Mertxe Alco­cer y que no inda­ga­ra la cau­sa de los trau­ma­tis­mos que pre­sen­ta­ba. El ponen­te Per­fec­to Andrés Ibá­ñez, quien lla­ma la aten­ción sobre el hecho de que la decla­ra­ción poli­cial se pro­du­jo en régi­men de inco­mu­ni­ca­ción y que hubo una denun­cia de malos tra­tos, no se anda por las ramas y acu­sa a Pedraz de «degra­dar» su decla­ra­ción judi­cial. Asi­mis­mo, cri­ti­ca que no se cum­plie­ra la orden de gra­bar todo lo que ocu­rrie­ra duran­te la inco­mu­ni­ca­ción y con­clu­ye que, al no cum­plir­se esa orden, ese régi­men espe­cial de deten­ción sufrió «un défi­cit de garan­tías toda­vía mayor que el que ya inevi­ta­ble­men­te incor­po­ra por su pro­pia natu­ra­le­za». Esta fra­se, como el con­jun­to del fallo, pue­de tener un gran valor en la lucha con­tra esa lacra que es la tortura.

Tam­po­co pasa des­aper­ci­bi­do que el tri­bu­nal que con­de­nó a los aho­ra absuel­tos estu­vie­ra enca­be­za­do por Ange­la Muri­llo, quien ya ha sido des­au­to­ri­za­da en ante­rio­res oca­sio­nes, como cuan­do revo­ca­ron una con­de­na suya con­tra Arnal­do Ote­gi por mos­trar una par­cia­li­dad mani­fies­ta en el jui­cio. Fallos como el de ayer des­nu­dan a esta jue­za y a la pro­pia Audien­cia Nacio­nal, que se mues­tra como lo que es: un tri­bu­nal espe­cial en el que a los vas­cos se apli­ca el dere­cho penal del enemi­go y que debe ser des­man­te­la­do cuan­to antes.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.