¿Hay en Esta­dos Uni­dos un can­san­cio de la gue­rra? – Imma­nuel Wallers­tein

Esta­dos Uni­dos está actual­men­te invo­lu­cra­do en tres gue­rras en Medio Orien­te –en Afga­nis­tán, Irak y aho­ra Libia. Esta­dos Uni­dos tie­ne bases por todo el mun­do, en más de 150 paí­ses. En la actua­li­dad man­tie­ne ten­sas rela­cio­nes con Corea del Nor­te e Irán, y nun­ca ha des­car­ta­do la acción mili­tar.

Cuan­do comen­zó en 2002, la gue­rra en Afga­nis­tán tuvo un for­tí­si­mo apo­yo de la opi­nión públi­ca esta­du­ni­den­se, y de hecho un gran res­pal­do en otros paí­ses. La gue­rra en Irak tuvo casi tan­to res­pal­do de la opi­nión públi­ca esta­du­ni­den­se cuan­do comen­zó en 2003, pero mucho menos apo­yo en otros paí­ses. Aho­ra Esta­dos Uni­dos está a medio camino en Libia. Menos de la mitad del públi­co esta­du­ni­den­se res­pal­da las accio­nes, y hay mucha opo­si­ción en el res­to del mun­do.

Las encues­tas más recien­tes en Esta­dos Uni­dos mues­tran opo­si­ción no sólo a la ope­ra­ción en Libia sino tam­bién a per­ma­ne­cer en Afga­nis­tán. Los encues­ta­do­res están hablan­do de un can­san­cio de la gue­rra, como es enten­di­ble que lo haya, debi­do a que es difí­cil argu­men­tar que Esta­dos Uni­dos haya sali­do vic­to­rio­so de cual­quie­ra de estos con­flic­tos.

El con­flic­to en Libia va direc­to a ser un ato­lla­de­ro pro­lon­ga­do. En Afga­nis­tán, todo el mun­do está inten­tan­do encon­trar una solu­ción polí­ti­ca, que ten­dría que impli­car que los tali­ba­nes se sumen al gobierno, y tal vez que, aun en el cor­to pla­zo, acce­dan al poder en pleno. En Irak, Esta­dos Uni­dos tie­ne pro­gra­ma­do reti­rar sus tro­pas para el 31 de diciem­bre. Ha ofre­ci­do man­te­ner 20 mil efec­ti­vos por más tiem­po, siem­pre y cuan­do el gobierno ira­quí lo soli­ci­te, y lo soli­ci­te muy pron­to. El pri­mer minis­tro ira­quí Nuri Mali­ki podría caer en esta ten­ta­ción pero los sadris­tas le han dicho que si lo hace le reti­ra­rán su apo­yo y su gobierno cae­rá.

Lo más intere­san­te, sin embar­go, es lo que es pro­ba­ble que ocu­rra el pró­xi­mo año en la polí­ti­ca inter­na esta­du­ni­den­se, con­for­me se mue­ve hacia las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les. Des­de 1945, el Par­ti­do Repu­bli­cano ha hecho cam­pa­ña como el par­ti­do que res­pal­da con fuer­za a los mili­ta­res y ha acu­sa­do al Par­ti­do Demó­cra­ta de ser blan­do. Los demó­cra­tas siem­pre han reac­cio­na­do bus­can­do pro­bar que no son blan­dos, y en la prác­ti­ca no ha habi­do mucha dife­ren­cia en las polí­ti­cas reales que han empren­di­do, sea cual sea el par­ti­do que ten­ga la pre­si­den­cia. De hecho, las gue­rras más gran­des (Corea y Viet­nam) empe­za­ron en el man­da­to de pre­si­den­tes demó­cra­tas.

El Par­ti­do Demó­cra­ta siem­pre ha teni­do a un gru­po, con­si­de­ra­do su ala izquier­da, que ha sido crí­ti­co hacia estas gue­rras, y este gru­po con­ti­núa exis­tien­do y pro­tes­tan­do. Pero, entre los polí­ti­cos elec­tos, estos demó­cra­tas siem­pre han sido una mino­ría, que es igno­ra­da enor­me­men­te.

El Par­ti­do Repu­bli­cano esta­ba más uni­do en torno a un pro­gra­ma de res­pal­do cons­tan­te a los mili­ta­res y a las gue­rras. Fue­ron raros los polí­ti­cos repu­bli­ca­nos que tuvie­ran un pun­to de vis­ta dife­ren­te. Éstos sur­gie­ron del ala liber­ta­ria del par­ti­do, y la per­so­na más nota­ble que encar­na este pun­to de vis­ta es el repre­sen­tan­te Ron Paul, de Texas. Él ha sido tam­bién uno de los pocos polí­ti­cos que pen­só que era mala idea eso de tener un res­pal­do ili­mi­ta­do de Esta­dos Uni­dos a Israel.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *