Con­clu­sio­nes del Encuen­tro Nacio­nal por la Liber­tad de los Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos – Agen­cia Pren­sa Rural

En Bogo­tá, duran­te los días 4 y 5 de junio del año 2011, nos encon­tra­mos 600 dele­ga­dos pro­ve­nien­tes de varias regio­nes del país, víc­ti­mas de las deten­cio­nes arbi­tra­rias y los inten­cio­na­dos erro­res judi­cia­les, de las tor­tu­ras, tra­tos crue­les, inhu­ma­nos y degra­dan­tes vivi­das de mane­ra sis­te­má­ti­ca en las cár­ce­les colom­bia­nas; así tam­bién, fami­lia­res de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, socia­les, cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les, polí­ti­cas, pro­fe­so­ra­les, abo­ga­dos y orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de dere­chos huma­nos, entre otras, con la pre­sen­cia de dele­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les pro­ve­nien­tes de los Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Argen­ti­na, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y las Islas Cana­rias, los cua­les decla­ra­mos a la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal, que:

1. La situa­ción de tor­tu­ra, tra­tos crue­les e inhu­ma­nos que viven los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cas tie­ne una pro­fun­da rela­ción con la exis­ten­cia del con­flic­to polí­ti­co, social y arma­do que vive el país, pues dicho fenó­meno refle­ja el carác­ter exclu­yen­te y retar­da­ta­rio del actual régi­men polí­ti­co colom­biano y su inca­pa­ci­dad para faci­li­tar una solu­ción nego­cia­da a la cri­sis y con ello una sali­da hacia el Acuer­do Humanitario.

2. La acti­tud del Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos no debe limi­tar­se a reco­no­cer la exis­ten­cia de un con­flic­to arma­do, debe estar acom­pa­ña­da por el cese inme­dia­to de los bom­bar­deos a bie­nes civi­les, estig­ma­ti­za­ción a la pobla­ción civil, ame­tra­lla­mien­tos, empa­dro­na­mien­tos, blo­queos ali­men­ta­rios, así como tam­bién la apli­ca­ción del prin­ci­pio de dis­tin­ción entre quie­nes son com­ba­tien­tes y quie­nes no lo son y el reco­no­ci­mien­to del carác­ter polí­ti­co de la insur­gen­cia colom­bia­na y como tal de sus pri­sio­ne­ros de guerra.

3. Reafir­ma­mos la jus­te­za del dere­cho his­tó­ri­ca­men­te cons­trui­do por los pue­blos del mun­do, de rebe­lar­se a la tira­nía, resis­tir a la injus­ti­cia, la mise­ria y la opre­sión. Recha­za­mos en con­se­cuen­cia, la for­ma como el Esta­do Colom­biano ha ido hacia la supre­sión y per­ver­sa inter­pre­ta­ción del deli­to polí­ti­co y sus cone­xos, iden­ti­fi­cán­do­lo con “el terro­ris­mo”. Por esta vía se cri­mi­na­li­za la opo­si­ción polí­ti­ca legal, y al alza­mien­to arma­do se le des­na­tu­ra­li­za, con­vir­tién­do­lo en sim­ple expre­sión cri­mi­nal. Con esto se des­co­no­ce la tra­di­ción jurí­di­ca del Esta­do Colom­biano que duran­te muchos años admi­tió a la rebe­lión como expre­sión polí­ti­ca de fines altruis­tas que era bené­vo­la­men­te penada.

4. El Esta­do Colom­biano ha imple­men­ta­do una polí­ti­ca de estig­ma­ti­za­ción, cri­mi­na­li­za­ción y judi­cia­li­za­ción no solo de la pro­tes­ta social, sino de la liber­tad de cáte­dra y el pen­sa­mien­to crí­ti­co. RECHAZAMOS el actual “Esta­tu­to deSegu­ri­dad Ciu­da­da­na”, impues­to por la coa­li­ción de gobierno en el Con­gre­so, el cual pre­ten­de cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta social y las accio­nes de movi­li­za­ción ante las anun­cia­das cri­sis del sec­tor salud y edu­ca­ción, así como la pro­fun­di­za­ción del mode­lo pri­va­ti­zan­te avi­sa­do por el actual gobierno.

5. La extra­di­ción de nacio­na­les colom­bia­nos y de pre­sos polí­ti­cos a cár­ce­les en el exte­rior y de mane­ra espe­cial a los Esta­dos Uni­dos, cons­ti­tu­ye una agre­sión a la sobe­ra­nía nacio­nal y en espe­cial al prin­ci­pio de dere­cho inter­na­cio­nal de no extra­di­ción por razo­nes polí­ti­cas. Soli­ci­ta­mos tam­bién al gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el res­pe­to a las nor­mas del dere­cho de asi­lo sien­do repu­dia­ble la deci­sión de extra­di­tar a Colom­bia por razo­nes polí­ti­cas al perio­dis­ta y direc­tor de la agen­cia de noti­cias ANNCOL, JOAQUÍN PÉREZ BECERRA.

6. El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la ha mani­fes­ta­do su volun­tad de con­tri­buir a la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to colom­biano y a la for­ma­li­za­ción de Acuer­dos Huma­ni­ta­rios. Recha­za­mos enton­ces la cap­tu­ra y la inten­ción de extra­di­tar a Colom­bia al ex insur­gen­te Gui­ller­mo Enri­que Torres, cono­ci­do como “Julián Con­ra­do”, quien se encon­tra­ba ya reti­ra­do de las filas gue­rri­lle­ras y dedi­ca­do en una peque­ña par­ce­la a labo­res agrí­co­las. Exi­gi­mos su liber­tad inme­dia­ta y las garan­tías nece­sa­rias a fin de garan­ti­zar su dere­cho a la vida, inte­gri­dad y garan­tías procesales.

7. La actual polí­ti­ca car­ce­la­ria y peni­ten­cia­ria obe­de­ce a un mode­lo repre­si­vo ante todo mer­can­til y no reso­cia­li­za­dor. El actual mode­lo car­ce­la­rio impues­to des­de el Buró Fede­ral de los Esta­dos Uni­dos, tie­ne como con­se­cuen­cia la gene­ra­ción de una agu­da cri­sis huma­ni­ta­ria al inte­rior de las cár­ce­les. RECHAZAMOS, el pro­yec­to que cur­sa en el Con­gre­so de la Repú­bli­ca cono­ci­do como “Códi­go Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio” y la pues­ta en prác­ti­ca de los nue­vos Esta­ble­ci­mien­tos de Reclu­sión Nacio­nal cono­ci­dos como Eron, los cua­les ponen en ries­go los dere­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas pri­va­das de la libertad.

8. El Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio de Colom­bia –INPEC‑, es la prin­ci­pal enti­dad del Esta­do com­pro­me­ti­da con las tor­tu­ras, tra­tos crue­les e inhu­ma­nos y con su par­ti­ci­pa­ción en la comi­sión de deli­tos de lesa huma­ni­dad. Denun­cia­mos la entre­ga de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos por par­te del INPEC, a los gru­pos para­mi­li­ta­res a las sali­das de los cen­tros de reclu­sión y la muer­te por negli­gen­cia médi­ca de los pri­sio­ne­ros, JORDÁN FABIÁN RAMÍREZ y OTONIEL CALDERÓN OVALLE.

9. El haci­na­mien­to y las con­di­cio­nes indig­nas en los esta­ble­ci­mien­tos car­ce­la­rios tam­bién obe­de­ce al aumen­to del núme­ro de inter­nos como polí­ti­ca cri­mi­nal del Esta­do de pri­vi­le­giar la deten­ción pre­ven­ti­va como medi­da de ase­gu­ra­mien­to, aumen­tar el núme­ro de con­duc­tas puni­bles y las penas para deli­tos que aten­tan con­tra la segu­ri­dad del Esta­do, res­trin­gien­do los bene­fi­cios de la liber­tad con­di­cio­nal y pro­vi­sio­nal, así como la deten­ción domi­ci­lia­ria a los pri­sio­ne­ros políticos.

10. Se man­tie­nen las con­di­cio­nes degra­dan­tes expues­tas en la sen­ten­cia de tute­la T- 153 de 1998, que decla­ró que el sis­te­ma peni­ten­cia­rio colom­biano vio­la­ba de mane­ra masi­va y estruc­tu­ral los dere­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas pri­va­das de la liber­tad, defi­nien­do la situa­ción como un Esta­do de cosas incons­ti­tu­cio­nal. Hoy, a pesar de haber trans­cu­rri­do más de 13 años, el Esta­do Colom­biano no ha toma­do los correc­ti­vos que orde­nó la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal Colombiana.

11. Nos pare­ce incohe­ren­te la pre­ten­sión del gobierno de rea­li­zar una Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos, al mis­mo tiem­po que impu­so una Ley de repa­ra­ción y res­ti­tu­ción de tie­rras incon­sul­ta con las víc­ti­mas y que resul­ta­rá en una nue­va bur­la a los dere­chos de las mis­mas, con­vi­ve con el para­mi­li­ta­ris­mo, imple­men­ta polí­ti­cas para judi­cia­li­zar la incon­for­mi­dad social, man­tie­ne a más de 7mil per­so­nas ino­cen­tes, civi­les, en las cár­ce­les, estig­ma­ti­za a la opo­si­ción y acre­cien­ta la cri­sis de dere­chos huma­nos en el país. El encuen­tro y las orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes, no hare­mos el jue­go a este espec­tácu­lo de cinis­mo que quie­re ins­ta­lar el gobierno nacio­nal y que bus­ca un sen­ti­do uti­li­ta­ris­ta del movi­mien­to de los dere­chos huma­nos y las orga­ni­za­cio­nes socia­les, en su afán de que sean apro­ba­dos los tra­ta­dos de libre comer­cio con EE.UU. y la Unión Europea.

12. Resal­ta­mos y apo­ya­mos la recien­te deci­sión por par­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia Colom­bia­na, que decla­ra la ile­ga­li­dad de las pre­sun­tas prue­bas obte­ni­das en el mar­co de la “Ope­ra­ción Fénix”, con las cua­les se ha jus­ti­fi­ca­do la per­se­cu­ción polí­ti­ca y judi­cia­li­za­ción en con­tra de opo­si­to­res polí­ti­cos, defen­so­res de dere­chos huma­nos y diri­gen­tes socia­les. Valo­ra­mos de esta deci­sión que la Cor­te haya rei­vin­di­ca­do como valor supe­rior, la lega­li­dad y la legi­ti­mi­dad como requi­si­tos con­sus­tan­cia­les a cual­quier evi­den­cia, que quie­ra ser toma­da como prue­ba judicial.

INVITAMOS, SOLICITAMOS Y EXIGIMOS

1. Este Encuen­tro Nacio­nal deci­de cons­ti­tuir­se en una gran COALICIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL POR EL TRATO DIGNO Y LA LIBERTAD DE LAS Y LOS PRISIONEROS POLÍTICOS “Lar­ga vida a las mari­po­sas” como refe­ren­te coor­di­na­dor y orga­ni­za­ti­vo. Esta fun­cio­na­rá a tra­vés de COORDINADORAS REGIONALES, naci­das de las dele­ga­cio­nes regio­na­les y los refe­ren­tes nacio­na­les aquí pre­sen­tes, las cua­les, a su vez, dina­mi­za­rán su tra­ba­jo a tra­vés de comisiones.

2. Invi­ta­mos a for­ta­le­cer la más amplia movi­li­za­ción social y polí­ti­ca a favor de la paz, la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da y el acuer­do huma­ni­ta­rio que derro­te la con­ti­nui­dad de los pla­nes gue­rre­ris­tas plas­ma­dos por el Pre­si­den­te San­tos en su «Polí­ti­ca Inte­gral de Segu­ri­dad y Defen­sa para la pros­pe­ri­dad” anun­cia­da por su Minis­tro de Defen­sa, así como en el Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo 2010 – 2014, los cua­les pro­fun­di­zan la polí­ti­ca de gue­rra, la pobre­za, la impu­ni­dad y la agu­da cri­sis huma­ni­ta­ria que vive el país.

3. Exi­gi­mos la liber­tad inme­dia­ta de los pre­sos polí­ti­cos –pri­sio­ne­ros de gue­rra, de con­cien­cia y víc­ti­mas de mon­ta­jes judi­cia­les– por las auto­ri­da­des colom­bia­nas, que se encuen­tran hoy en cár­ce­les en el exte­rior y las cár­ce­les colombianas.

4. Anun­cia­mos nues­tra vin­cu­la­ción a las jor­na­das uni­ta­rias de pro­tes­ta que tie­nen por obje­to la defen­sa de los dere­chos de pre­sos polí­ti­cos, los dere­chos huma­nos y los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y culturales.

5. Soli­ci­ta­mos a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les pro­pi­ciar una visi­ta del Rela­tor Espe­cial de las Nacio­nes Uni­das para la Tor­tu­ra, Tra­tos Crue­les Inhu­ma­nos y Degra­dan­tes, con el fin de cons­ta­tar la gra­ve cri­sis huma­ni­ta­ria que viven hoy las cár­ce­les colombianas.

6. Invi­ta­mos a par­ti­ci­par masi­va­men­te el 15 de octu­bre de 2011, en las diver­sas acti­vi­da­des del Día Nacio­nal de los y las pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos. Como encuen­tro pro­cla­ma­mos esta fecha en pro del Acuer­do Huma­ni­ta­rio y la Paz.

7. Lla­ma­mos a los medios de comu­ni­ca­ción en el mar­co del res­pe­to a la liber­tad de pren­sa, a velar por el buen nom­bre y el debi­do pro­ce­so de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en Colom­bia. Los medios deben jugar un papel ecuá­ni­me y no con­ver­tir­se en caja de reso­nan­cia de los mon­ta­jes judi­cia­les que des­de el esta­ble­ci­mien­to se cons­tru­yen en con­tra de diri­gen­tes polí­ti­cos y socia­les, con­de­nán­do­los antes de que haya un debi­do proceso.

8. El día 10 de diciem­bre, día inter­na­cio­nal de los dere­chos huma­nos. Con­me­mo­ra­re­mos esta fecha en las calles con todas las orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de dere­chos humanos.

9. Los par­ti­ci­pan­tes nos com­pro­me­te­mos en el desa­rro­llo de un plan de acción para arran­car de las cár­ce­les a los miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, que se encuen­tran injus­ta­men­te en ellas en razón de su incon­for­mi­dad con las polí­ti­cas anti­po­pu­la­res del gobierno.

10. Exi­gi­mos a la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación la rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción y acu­sa­ción ante los jue­ces, por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad como las tor­tu­ras y muti­la­cio­nes al pri­sio­ne­ro DIOMEDEZ MENECES CARVAJALINO y en gene­ral las tor­tu­ras prac­ti­ca­das en las pri­sio­nes, al igual que los supues­tos sui­ci­dios como los homi­ci­dios al inte­rior de las cár­ce­les y las muer­tes por inasis­ten­cia médica.

11. Pro­cla­ma­mos que este movi­mien­to por la liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en Colom­bia, se basa­rá en los prin­ci­pios de soli­da­ri­dad, la ter­nu­ra, lucha por la paz, el acuer­do huma­ni­ta­rio y el dere­cho uni­ver­sal a la vida y la libertad.

Bogo­tá, 5 de junio de 2011.

DELEGADOS ENCUENTRO POR LA LIBERTAD DE LOS PRISIONEROS POLÍTICOS

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.