Con­clu­sio­nes del Encuen­tro Nacio­nal por la Liber­tad de los Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos – Agen­cia Pren­sa Rural

En Bogo­tá, duran­te los días 4 y 5 de junio del año 2011, nos encon­tra­mos 600 dele­ga­dos pro­ve­nien­tes de varias regio­nes del país, víc­ti­mas de las deten­cio­nes arbi­tra­rias y los inten­cio­na­dos erro­res judi­cia­les, de las tor­tu­ras, tra­tos crue­les, inhu­ma­nos y degra­dan­tes vivi­das de mane­ra sis­te­má­ti­ca en las cár­ce­les colom­bia­nas; así tam­bién, fami­lia­res de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, orga­ni­za­cio­nes sin­di­ca­les, socia­les, cam­pe­si­nas, estu­dian­ti­les, polí­ti­cas, pro­fe­so­ra­les, abo­ga­dos y orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de dere­chos huma­nos, entre otras, con la pre­sen­cia de dele­ga­cio­nes inter­na­cio­na­les pro­ve­nien­tes de los Esta­dos Uni­dos, Rei­no Uni­do, Argen­ti­na, Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la y las Islas Cana­rias, los cua­les decla­ra­mos a la opi­nión públi­ca nacio­nal e inter­na­cio­nal, que:

1. La situa­ción de tor­tu­ra, tra­tos crue­les e inhu­ma­nos que viven los pri­sio­ne­ros y pri­sio­ne­ras polí­ti­cas tie­ne una pro­fun­da rela­ción con la exis­ten­cia del con­flic­to polí­ti­co, social y arma­do que vive el país, pues dicho fenó­meno refle­ja el carác­ter exclu­yen­te y retar­da­ta­rio del actual régi­men polí­ti­co colom­biano y su inca­pa­ci­dad para faci­li­tar una solu­ción nego­cia­da a la cri­sis y con ello una sali­da hacia el Acuer­do Huma­ni­ta­rio.

2. La acti­tud del Pre­si­den­te Juan Manuel San­tos no debe limi­tar­se a reco­no­cer la exis­ten­cia de un con­flic­to arma­do, debe estar acom­pa­ña­da por el cese inme­dia­to de los bom­bar­deos a bie­nes civi­les, estig­ma­ti­za­ción a la pobla­ción civil, ame­tra­lla­mien­tos, empa­dro­na­mien­tos, blo­queos ali­men­ta­rios, así como tam­bién la apli­ca­ción del prin­ci­pio de dis­tin­ción entre quie­nes son com­ba­tien­tes y quie­nes no lo son y el reco­no­ci­mien­to del carác­ter polí­ti­co de la insur­gen­cia colom­bia­na y como tal de sus pri­sio­ne­ros de gue­rra.

3. Reafir­ma­mos la jus­te­za del dere­cho his­tó­ri­ca­men­te cons­trui­do por los pue­blos del mun­do, de rebe­lar­se a la tira­nía, resis­tir a la injus­ti­cia, la mise­ria y la opre­sión. Recha­za­mos en con­se­cuen­cia, la for­ma como el Esta­do Colom­biano ha ido hacia la supre­sión y per­ver­sa inter­pre­ta­ción del deli­to polí­ti­co y sus cone­xos, iden­ti­fi­cán­do­lo con “el terro­ris­mo”. Por esta vía se cri­mi­na­li­za la opo­si­ción polí­ti­ca legal, y al alza­mien­to arma­do se le des­na­tu­ra­li­za, con­vir­tién­do­lo en sim­ple expre­sión cri­mi­nal. Con esto se des­co­no­ce la tra­di­ción jurí­di­ca del Esta­do Colom­biano que duran­te muchos años admi­tió a la rebe­lión como expre­sión polí­ti­ca de fines altruis­tas que era bené­vo­la­men­te pena­da.

4. El Esta­do Colom­biano ha imple­men­ta­do una polí­ti­ca de estig­ma­ti­za­ción, cri­mi­na­li­za­ción y judi­cia­li­za­ción no solo de la pro­tes­ta social, sino de la liber­tad de cáte­dra y el pen­sa­mien­to crí­ti­co. RECHAZAMOS el actual “Esta­tu­to deSegu­ri­dad Ciu­da­da­na”, impues­to por la coa­li­ción de gobierno en el Con­gre­so, el cual pre­ten­de cri­mi­na­li­zar la pro­tes­ta social y las accio­nes de movi­li­za­ción ante las anun­cia­das cri­sis del sec­tor salud y edu­ca­ción, así como la pro­fun­di­za­ción del mode­lo pri­va­ti­zan­te avi­sa­do por el actual gobierno.

5. La extra­di­ción de nacio­na­les colom­bia­nos y de pre­sos polí­ti­cos a cár­ce­les en el exte­rior y de mane­ra espe­cial a los Esta­dos Uni­dos, cons­ti­tu­ye una agre­sión a la sobe­ra­nía nacio­nal y en espe­cial al prin­ci­pio de dere­cho inter­na­cio­nal de no extra­di­ción por razo­nes polí­ti­cas. Soli­ci­ta­mos tam­bién al gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la, el res­pe­to a las nor­mas del dere­cho de asi­lo sien­do repu­dia­ble la deci­sión de extra­di­tar a Colom­bia por razo­nes polí­ti­cas al perio­dis­ta y direc­tor de la agen­cia de noti­cias ANNCOL, JOAQUÍN PÉREZ BECERRA.

6. El Gobierno de la Repú­bli­ca Boli­va­ria­na de Vene­zue­la ha mani­fes­ta­do su volun­tad de con­tri­buir a la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da del con­flic­to colom­biano y a la for­ma­li­za­ción de Acuer­dos Huma­ni­ta­rios. Recha­za­mos enton­ces la cap­tu­ra y la inten­ción de extra­di­tar a Colom­bia al ex insur­gen­te Gui­ller­mo Enri­que Torres, cono­ci­do como “Julián Con­ra­do”, quien se encon­tra­ba ya reti­ra­do de las filas gue­rri­lle­ras y dedi­ca­do en una peque­ña par­ce­la a labo­res agrí­co­las. Exi­gi­mos su liber­tad inme­dia­ta y las garan­tías nece­sa­rias a fin de garan­ti­zar su dere­cho a la vida, inte­gri­dad y garan­tías pro­ce­sa­les.

7. La actual polí­ti­ca car­ce­la­ria y peni­ten­cia­ria obe­de­ce a un mode­lo repre­si­vo ante todo mer­can­til y no reso­cia­li­za­dor. El actual mode­lo car­ce­la­rio impues­to des­de el Buró Fede­ral de los Esta­dos Uni­dos, tie­ne como con­se­cuen­cia la gene­ra­ción de una agu­da cri­sis huma­ni­ta­ria al inte­rior de las cár­ce­les. RECHAZAMOS, el pro­yec­to que cur­sa en el Con­gre­so de la Repú­bli­ca cono­ci­do como “Códi­go Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio” y la pues­ta en prác­ti­ca de los nue­vos Esta­ble­ci­mien­tos de Reclu­sión Nacio­nal cono­ci­dos como Eron, los cua­les ponen en ries­go los dere­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas pri­va­das de la liber­tad.

8. El Ins­ti­tu­to Nacio­nal Peni­ten­cia­rio y Car­ce­la­rio de Colom­bia –INPEC‑, es la prin­ci­pal enti­dad del Esta­do com­pro­me­ti­da con las tor­tu­ras, tra­tos crue­les e inhu­ma­nos y con su par­ti­ci­pa­ción en la comi­sión de deli­tos de lesa huma­ni­dad. Denun­cia­mos la entre­ga de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos por par­te del INPEC, a los gru­pos para­mi­li­ta­res a las sali­das de los cen­tros de reclu­sión y la muer­te por negli­gen­cia médi­ca de los pri­sio­ne­ros, JORDÁN FABIÁN RAMÍREZ y OTONIEL CALDERÓN OVALLE.

9. El haci­na­mien­to y las con­di­cio­nes indig­nas en los esta­ble­ci­mien­tos car­ce­la­rios tam­bién obe­de­ce al aumen­to del núme­ro de inter­nos como polí­ti­ca cri­mi­nal del Esta­do de pri­vi­le­giar la deten­ción pre­ven­ti­va como medi­da de ase­gu­ra­mien­to, aumen­tar el núme­ro de con­duc­tas puni­bles y las penas para deli­tos que aten­tan con­tra la segu­ri­dad del Esta­do, res­trin­gien­do los bene­fi­cios de la liber­tad con­di­cio­nal y pro­vi­sio­nal, así como la deten­ción domi­ci­lia­ria a los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos.

10. Se man­tie­nen las con­di­cio­nes degra­dan­tes expues­tas en la sen­ten­cia de tute­la T- 153 de 1998, que decla­ró que el sis­te­ma peni­ten­cia­rio colom­biano vio­la­ba de mane­ra masi­va y estruc­tu­ral los dere­chos fun­da­men­ta­les de las per­so­nas pri­va­das de la liber­tad, defi­nien­do la situa­ción como un Esta­do de cosas incons­ti­tu­cio­nal. Hoy, a pesar de haber trans­cu­rri­do más de 13 años, el Esta­do Colom­biano no ha toma­do los correc­ti­vos que orde­nó la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal Colom­bia­na.

11. Nos pare­ce incohe­ren­te la pre­ten­sión del gobierno de rea­li­zar una Con­fe­ren­cia Nacio­nal de Dere­chos Huma­nos, al mis­mo tiem­po que impu­so una Ley de repa­ra­ción y res­ti­tu­ción de tie­rras incon­sul­ta con las víc­ti­mas y que resul­ta­rá en una nue­va bur­la a los dere­chos de las mis­mas, con­vi­ve con el para­mi­li­ta­ris­mo, imple­men­ta polí­ti­cas para judi­cia­li­zar la incon­for­mi­dad social, man­tie­ne a más de 7mil per­so­nas ino­cen­tes, civi­les, en las cár­ce­les, estig­ma­ti­za a la opo­si­ción y acre­cien­ta la cri­sis de dere­chos huma­nos en el país. El encuen­tro y las orga­ni­za­cio­nes con­vo­can­tes, no hare­mos el jue­go a este espec­tácu­lo de cinis­mo que quie­re ins­ta­lar el gobierno nacio­nal y que bus­ca un sen­ti­do uti­li­ta­ris­ta del movi­mien­to de los dere­chos huma­nos y las orga­ni­za­cio­nes socia­les, en su afán de que sean apro­ba­dos los tra­ta­dos de libre comer­cio con EE.UU. y la Unión Euro­pea.

12. Resal­ta­mos y apo­ya­mos la recien­te deci­sión por par­te de la Cor­te Supre­ma de Jus­ti­cia Colom­bia­na, que decla­ra la ile­ga­li­dad de las pre­sun­tas prue­bas obte­ni­das en el mar­co de la “Ope­ra­ción Fénix”, con las cua­les se ha jus­ti­fi­ca­do la per­se­cu­ción polí­ti­ca y judi­cia­li­za­ción en con­tra de opo­si­to­res polí­ti­cos, defen­so­res de dere­chos huma­nos y diri­gen­tes socia­les. Valo­ra­mos de esta deci­sión que la Cor­te haya rei­vin­di­ca­do como valor supe­rior, la lega­li­dad y la legi­ti­mi­dad como requi­si­tos con­sus­tan­cia­les a cual­quier evi­den­cia, que quie­ra ser toma­da como prue­ba judi­cial.

INVITAMOS, SOLICITAMOS Y EXIGIMOS

1. Este Encuen­tro Nacio­nal deci­de cons­ti­tuir­se en una gran COALICIÓN NACIONAL E INTERNACIONAL POR EL TRATO DIGNO Y LA LIBERTAD DE LAS Y LOS PRISIONEROS POLÍTICOS “Lar­ga vida a las mari­po­sas” como refe­ren­te coor­di­na­dor y orga­ni­za­ti­vo. Esta fun­cio­na­rá a tra­vés de COORDINADORAS REGIONALES, naci­das de las dele­ga­cio­nes regio­na­les y los refe­ren­tes nacio­na­les aquí pre­sen­tes, las cua­les, a su vez, dina­mi­za­rán su tra­ba­jo a tra­vés de comi­sio­nes.

2. Invi­ta­mos a for­ta­le­cer la más amplia movi­li­za­ción social y polí­ti­ca a favor de la paz, la solu­ción polí­ti­ca nego­cia­da y el acuer­do huma­ni­ta­rio que derro­te la con­ti­nui­dad de los pla­nes gue­rre­ris­tas plas­ma­dos por el Pre­si­den­te San­tos en su «Polí­ti­ca Inte­gral de Segu­ri­dad y Defen­sa para la pros­pe­ri­dad” anun­cia­da por su Minis­tro de Defen­sa, así como en el Plan Nacio­nal de Desa­rro­llo 2010 – 2014, los cua­les pro­fun­di­zan la polí­ti­ca de gue­rra, la pobre­za, la impu­ni­dad y la agu­da cri­sis huma­ni­ta­ria que vive el país.

3. Exi­gi­mos la liber­tad inme­dia­ta de los pre­sos polí­ti­cos –pri­sio­ne­ros de gue­rra, de con­cien­cia y víc­ti­mas de mon­ta­jes judi­cia­les– por las auto­ri­da­des colom­bia­nas, que se encuen­tran hoy en cár­ce­les en el exte­rior y las cár­ce­les colom­bia­nas.

4. Anun­cia­mos nues­tra vin­cu­la­ción a las jor­na­das uni­ta­rias de pro­tes­ta que tie­nen por obje­to la defen­sa de los dere­chos de pre­sos polí­ti­cos, los dere­chos huma­nos y los dere­chos eco­nó­mi­cos, socia­les y cul­tu­ra­les.

5. Soli­ci­ta­mos a los orga­nis­mos inter­na­cio­na­les pro­pi­ciar una visi­ta del Rela­tor Espe­cial de las Nacio­nes Uni­das para la Tor­tu­ra, Tra­tos Crue­les Inhu­ma­nos y Degra­dan­tes, con el fin de cons­ta­tar la gra­ve cri­sis huma­ni­ta­ria que viven hoy las cár­ce­les colom­bia­nas.

6. Invi­ta­mos a par­ti­ci­par masi­va­men­te el 15 de octu­bre de 2011, en las diver­sas acti­vi­da­des del Día Nacio­nal de los y las pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos. Como encuen­tro pro­cla­ma­mos esta fecha en pro del Acuer­do Huma­ni­ta­rio y la Paz.

7. Lla­ma­mos a los medios de comu­ni­ca­ción en el mar­co del res­pe­to a la liber­tad de pren­sa, a velar por el buen nom­bre y el debi­do pro­ce­so de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en Colom­bia. Los medios deben jugar un papel ecuá­ni­me y no con­ver­tir­se en caja de reso­nan­cia de los mon­ta­jes judi­cia­les que des­de el esta­ble­ci­mien­to se cons­tru­yen en con­tra de diri­gen­tes polí­ti­cos y socia­les, con­de­nán­do­los antes de que haya un debi­do pro­ce­so.

8. El día 10 de diciem­bre, día inter­na­cio­nal de los dere­chos huma­nos. Con­me­mo­ra­re­mos esta fecha en las calles con todas las orga­ni­za­cio­nes defen­so­ras de dere­chos huma­nos.

9. Los par­ti­ci­pan­tes nos com­pro­me­te­mos en el desa­rro­llo de un plan de acción para arran­car de las cár­ce­les a los miles de pri­sio­ne­ros polí­ti­cos, que se encuen­tran injus­ta­men­te en ellas en razón de su incon­for­mi­dad con las polí­ti­cas anti­po­pu­la­res del gobierno.

10. Exi­gi­mos a la Fis­ca­lía Gene­ral de la Nación la rigu­ro­sa inves­ti­ga­ción y acu­sa­ción ante los jue­ces, por crí­me­nes de lesa huma­ni­dad como las tor­tu­ras y muti­la­cio­nes al pri­sio­ne­ro DIOMEDEZ MENECES CARVAJALINO y en gene­ral las tor­tu­ras prac­ti­ca­das en las pri­sio­nes, al igual que los supues­tos sui­ci­dios como los homi­ci­dios al inte­rior de las cár­ce­les y las muer­tes por inasis­ten­cia médi­ca.

11. Pro­cla­ma­mos que este movi­mien­to por la liber­tad de los pri­sio­ne­ros polí­ti­cos en Colom­bia, se basa­rá en los prin­ci­pios de soli­da­ri­dad, la ter­nu­ra, lucha por la paz, el acuer­do huma­ni­ta­rio y el dere­cho uni­ver­sal a la vida y la liber­tad.

Bogo­tá, 5 de junio de 2011.

DELEGADOS ENCUENTRO POR LA LIBERTAD DE LOS PRISIONEROS POLÍTICOS

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *