Arre­ba­tar el poder a los dio­ses- Sabino Cua­dra Lasar­te

La fra­se que ante­ce­de, más o menos tex­tual, fue uti­li­za­da por Oskar Matu­te en el mitin de Bil­du, en el BEC de Bara­kal­do. Su pro­me­tei­co con­te­ni­do me hizo recor­dar la segun­da estro­fa de la Inter­na­cio­nal, ésa que dice que «ni en dio­ses, reyes, ni tri­bu­nos está el supre­mo sal­va­dor; noso­tros mis­mos reali­ce­mos el esfuer­zo reden­tor».

Hay que arre­ba­tar el poder a los dio­ses. A los dio­ses del capi­tal, el petró­leo y el cemen­to; a los de la toga, la sota­na y el birre­te; a los dio­ses de la gue­rra, el orden mun­dial y la segu­ri­dad ciu­da­da­na; a la san­ta tri­ni­dad del patriar­ca­do, la fami­lia y la doble jor­na­da; a los dio­ses impe­ria­les y sus patrias impues­ta…

La tarea es ardua, pero todo se anda­rá. ¡Al tiem­po!

Hay mucho dios des­ver­gon­za­do suel­to por este mun­do pre­di­can­do amo­res, pobre­zas y humil­da­des y prac­ti­can­do crue­les inqui­si­cio­nes, pode­res abso­lu­tos y ver­da­des eter­nas. Lo de los reyes y sus monar­quías, esa espe­cie para­si­ta­ria y ata­puer­ca­na, es algo igual de obs­ceno. ¿Quién no que­rría cono­cer sus decla­ra­cio­nes de ren­ta, pro­pie­da­des inmo­bi­lia­rias y la lis­ta de sus inver­sio­nes en fon­dos apá­tri­das pres­tos a cis­car­se en sus más sagra­das ban­de­ras?

Los cien­tos de con­cen­tra­cio­nes, acam­pa­das y asam­bleas que han reco­rri­do de pun­ta a pun­ta la piel de toro, han pues­to de mani­fies­to, en gran medi­da, su har­taz­go por los tri­bu­nos. Por toda esa plé­ya­de de polí­ti­cos, man­da­ta­rios, líde­res, gober­nan­tes y esta­dis­tas que han hecho de lo públi­co un mer­ca­do de pri­vi­le­gios e influen­cias en el que todo vale, empe­zan­do por la men­ti­ra y el enga­ño, pasan­do por el suel­da­zo y el die­tón y ter­mi­nan­do en la rica cesan­tía y la jubi­la­ción prin­ci­pes­ca.

Har­taz­go de una demo­cra­cia vacía y de un poder sobre­di­men­sio­na­da­men­te satu­ra­do de sátra­pas y vivi­do­res. Una vez más, y ya van varias (movi­das anti­glo­ba­li­za­ción, foros socia­les, mani­fes­ta­cio­nes anti-gue­rra, huel­gas gene­ra­les…) la socie­dad, y en pri­mer lugar la juven­tud, ha demos­tra­do que es posi­ble plan­tar cara a los dio­ses del capi­tal, la men­ti­ra, el impe­rio y la gue­rra. No es la socie­dad la que no está a la altu­ra de las cir­cuns­tan­cias, sino su cas­ta diri­gen­te.

Casi siem­pre que aque­lla ha vis­to la posi­bi­li­dad de afir­mar­se y expre­sar de for­ma direc­ta su rebel­día e indig­na­ción, lo ha hecho. Casi siem­pre que ha habi­do espa­cios y diná­mi­cas que han per­mi­ti­do su par­ti­ci­pa­ción y pro­ta­go­nis­mo direc­to, la gen­te ha res­pon­di­do. No sobran razo­nes ni ganas; fal­tan espa­cios y lla­ma­das.

En Eus­kal Herria, a la par que se rea­li­za­ban las acam­pa­das, miles de per­so­nas lucha­ban en un fren­te para­le­lo por recor­tar el poder de los tri­bu­nos ven­de­do­res de paces hue­cas, tor­tu­ras reales y demo­cra­cias de excep­ción. La explo­sión de Bil­du ha supues­to, en bue­na medi­da, la recu­pe­ra­ción de un espa­cio del que una bue­na par­te de la socie­dad había sido exclui­da con malas artes lega­les y tahu­ra­das juris­pru­den­cia­les.

Con dife­ren­cia, el mayor frau­de elec­to­ral exis­ten­te en Eus­kal Herria era la expul­sión del mapa polí­ti­co de esas más de tres­cien­tas mil volun­ta­des expre­sa­das en torno a Bil­du.

Aún con todo, su lega­li­za­ción in extre­mis no debe con­fun­dir­se, ni mucho menos, con la con­quis­ta de una situa­ción de nor­ma­li­dad demo­crá­ti­ca. Que­da mucho aún por des­bro­zar: ile­ga­li­za­cio­nes, malos tra­tos y tor­tu­ras, inhu­ma­na polí­ti­ca car­ce­la­ria… O sea, la actual vio­len­cia real­men­te exis­ten­te.

Por otro lado, si bien es cier­to que Bil­du ha per­mi­ti­do devol­ver a sus legí­ti­mos pro­pie­ta­rios el poder de voto arre­ba­ta­do por gobier­nos poli­cia­les, la demo­cra­cia, tal como se ha plan­tea­do en muchas asam­bleas y acam­pa­das, va bas­tan­te más allá del mero poder votar y tie­ne tam­bién que ver con la lucha con­tra la par­ti­to­cra­cia, la defen­sa de las lis­tas abier­tas, la prác­ti­ca demo­crá­ti­ca de la con­sul­ta y el refe­rén­dum, la acti­va­ción de la par­ti­ci­pa­ción popu­lar en el fun­cio­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, etc…

Al mono­po­lio tram­po­so del poder se une hoy la apro­pia­ción indi­vi­dual y par­ti­da­ria de sus pre­ben­das. La exten­sión gene­ra­li­za­da de la corrup­ción por las ins­ti­tu­cio­nes, el ami­guis­mo en las adju­di­ca­cio­nes, la explo­sión buro­crá­ti­co-admi­nis­tra­ti­va a fin de dar nom­bra­mien­to, suel­do y die­tas a afi­nes y alle­ga­dos, los suel­dos de infar­to de elec­tos y desig­na­dos, la pom­pa y el boa­to de los actos ofi­cia­les…, son algo vivi­do como un insul­to por la ciu­da­da­nía.

En la medi­da en que el esta­do se hace cada vez más fuer­te y la cla­se polí­ti­ca se con­vier­te en una cas­ta, la demo­cra­cia se hace cada vez más débil, las liber­ta­des y dere­chos son de peor cali­dad y la decen­cia es expul­sa­da del ámbi­to ins­ti­tu­cio­nal.

Las pasa­das elec­cio­nes han supues­to la posi­bi­li­dad de oxi­ge­nar el fun­cio­na­mien­to de bue­na par­te de las ins­ti­tu­cio­nes (sobre todo los ayun­ta­mien­tos) y recor­tar drás­ti­ca­men­te la galác­ti­ca dis­tan­cia exis­ten­te entre éstas y las gen­tes a las que dicen repre­sen­tar. Fren­te al man­dar man­dan­do de buró­cra­tas y tri­bu­nos hay que rei­vin­di­car el man­dar obe­de­cien­do defen­di­do por los zapa­tis­tas.

La demo­cra­ti­za­ción pro­fun­da ins­ti­tu­cio­nal, la par­ti­ci­pa­ción popu­lar (ple­nos, comi­sio­nes, dere­chos de con­sul­ta y refe­rén­dum,..) y la rege­ne­ra­ción polí­ti­ca inter­na (suel­dos, die­tas, asig­na­cio­nes a gru­pos,..) debe­rían estar hoy en los pri­me­ros luga­res de las prio­ri­da­des polí­ti­cas. Y es que, si pen­sa­mos que es posi­ble lle­var a la prác­ti­ca un pro­gra­ma real­men­te popu­lar sin meter a fon­do el bis­tu­rí en el sta­tus y modus viven­di de los car­gos elec­tos y par­ti­dos y en el fun­cio­na­mien­to ins­ti­tu­cio­nal, come­te­re­mos un gra­ve error, por­que, al final, tal como mues­tran cien­tos de his­to­rias, la iner­cia y corrup­te­las intrín­se­cas al sis­te­ma ter­mi­nan devo­ran­do pro­gra­mas y bue­nas inten­cio­nes.

Duran­te las pasa­das elec­cio­nes dos boca­na­das de aire fres­co han irrum­pi­do en el pano­ra­ma polí­ti­co. La pri­me­ra ha sido la recu­pe­ra­ción de un espa­cio polí­ti­co sobe­ra­nis­ta y de izquier­das antes secues­tra­do, expre­sa­do en la irrup­ción de Bil­du. La segun­da, mani­fes­ta­da a tra­vés de las acam­pa­das y asam­bleas, ha evi­den­cia­do el has­tío de bue­na par­te de la pobla­ción ‑sobre todo juve­nil- por el sis­te­ma polí­ti­co-social exis­ten­te. La pro­fun­di­za­ción de ambos fenó­me­nos es el reto de los pró­xi­mos meses. Teme­ro­sos de ello, los dio­ses rece­lan, los reyes se inquie­tan, los tri­bu­nos tiem­blan.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *