Una izquier­da des­ca­rria­da – Igna­cio Ramonet

Uno de los hom­bres más pode­ro­sos del mun­do (jefe de la mayor ins­ti­tu­ción finan­cie­ra del pla­ne­ta) agre­de sexual­men­te a una de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles del mun­do (modes­ta inmi­gran­te afri­ca­na). En su des­nu­da con­ci­sión, esta ima­gen resu­me, con la fuer­za expre­si­va de una ilus­tra­ción de pren­sa, una de las carac­te­rís­ti­cas medu­la­res de nues­tra era: la vio­len­cia de las desigualdades.

Lo que hace más paté­ti­co el caso del ex direc­tor geren­te del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y líder del ala dere­cha del Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés, Domi­ni­que Strauss-Kahn es que, de con­fir­mar­se, su bata­ca­zo cons­ti­tu­ye ade­más una metá­fo­ra del actual des­ca­la­bro moral de la social­de­mo­cra­cia. Con el agra­van­te de que reve­la, a la vez, en Fran­cia, las caren­cias de un sis­te­ma mediá­ti­co cómplice.

Todo ello indig­na sobra­da­men­te a muchos elec­to­res de izquier­da en Euro­pa, cada vez más indu­ci­dos ‑como lo mos­tra­ron en Espa­ña las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y auto­nó­mi­cas del pasa­do 22 de mayo- a adop­tar tres for­mas de recha­zo: el abs­ten­cio­nis­mo radi­cal, el voto a la dere­cha popu­lis­ta o la pro­tes­ta indig­na­da en las plazas.

Natu­ral­men­te, el ex jefe del FMI y ex can­di­da­to socia­lis­ta a la elec­ción pre­si­den­cial fran­ce­sa de 2012, acu­sa­do de agre­sión sexual y de ten­ta­ti­va de vio­la­ción por la cama­re­ra de un hotel de Nue­va York el pasa­do 14 de mayo, goza de pre­sun­ción de ino­cen­cia has­ta que la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se se pro­nun­cie. Pero la acti­tud mos­tra­da, en Fran­cia, por los líde­res socia­lis­tas y muchos inte­lec­tua­les “de izquier­da” ami­gos del acu­sa­do, pre­ci­pi­tán­do­se ante cáma­ras y micró­fo­nos, para corear inme­dia­ta­men­te una defen­sa incon­di­cio­nal de Strauss-Kahn, pre­sen­tán­do­lo como el daña­do prin­ci­pal, evo­can­do “com­plots” y “maqui­na­cio­nes”, ha sido real­men­te bochornosa.

Ni una pala­bra tuvie­ron de soli­da­ri­dad o de com­pa­sión hacia la pre­sun­ta víc­ti­ma. Algu­nos, como el ex minis­tro socia­lis­ta de Cul­tu­ra Jack Lang, en un refle­jo machis­ta, no duda­ron en res­tar gra­ve­dad a los pre­sun­tos hechos decla­ran­do que “des­pués de todo, nadie había muer­to” (1). Otros, olvi­dan­do el sen­ti­do mis­mo de la pala­bra jus­ti­cia, se atre­vie­ron a recla­mar pri­vi­le­gios y un tra­ta­mien­to más favo­ra­ble para su pode­ro­so ami­go pues, según ellos, no se tra­ta de “un acu­sa­do como cual­quier otro” (2).
Tan­ta des­fa­cha­tez ha dado la impre­sión de que, en el seno de las eli­tes polí­ti­cas fran­ce­sas, cual­quie­ra que sea el cri­men del que se acu­se a uno de sus miem­bros, el colec­ti­vo reac­cio­na con un res­pal­do coli­ga­do que más pare­ce una com­pli­ci­dad mafio­sa (3). Retros­pec­ti­va­men­te, aho­ra que resur­gen del pasa­do otras acu­sa­cio­nes con­tra Strauss-Kahn de aco­so sexual (4), mucha gen­te se pre­gun­ta por qué los medios de comu­ni­ca­ción ocul­ta­ron ese ras­go de la per­so­na­li­dad del ex jefe del FMI (5). Por qué los perio­dis­tas, que no igno­ra­ban las que­jas de otras víc­ti­mas de hos­ti­ga­mien­to, jamás rea­li­za­ron una inves­ti­ga­ción a fon­do sobre el tema. Por qué se man­tu­vo a los elec­to­res en la igno­ran­cia y se les pre­sen­tó a este diri­gen­te como “la gran espe­ran­za de la izquier­da” cuan­do era obvio que su Talón de Aqui­les podía en cual­quier momen­to trun­car su ascensión.

Des­de hacía años, para con­quis­tar la pre­si­den­cia, Strauss-Kahn había reclu­ta­do bri­ga­das de comu­ni­can­tes de cho­que. Una de las misio­nes de éstos con­sis­tía en impe­dir tam­bién que la pren­sa divul­ga­se el lujo­sí­si­mo esti­lo de vida del ex jefe del FMI. Se desea­ba evi­tar cual­quier inopor­tu­na com­pa­ra­ción con la esfor­za­da vida que lle­van millo­nes de ciu­da­da­nos modes­tos arro­ja­dos al infierno social en par­te por las polí­ti­cas pre­ci­sa­men­te de esa institución.

Aho­ra las más­ca­ras caen. El cinis­mo y la hipo­cre­sía sur­gen con toda su cru­de­za. Y aun­que el com­por­ta­mien­to per­so­nal de un hom­bre no debe pre­juz­gar la con­duc­ta moral de toda su fami­lia polí­ti­ca, es evi­den­te que con­tri­bu­ye a pre­gun­tar­se sobre la deca­den­cia de la social­de­mo­cra­cia. Tan­to más cuan­do esto se suma a innu­me­ra­bles casos, en su seno, de corrup­ción eco­nó­mi­ca, y has­ta de dege­ne­ra­ción polí­ti­ca (¡los ex dic­ta­do­res Ben Ali, de Túnez, y Hos­ni Muba­rak, de Egip­to, eran miem­bros de la Inter­na­cio­nal Socialista!).

La con­ver­sión masi­va al mer­ca­do y a la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, la renun­cia a la defen­sa de los pobres, del Esta­do de bien­es­tar y del sec­tor públi­co, la nue­va alian­za con el capi­tal finan­cie­ro y la ban­ca, han des­po­ja­do a la social­de­mo­cra­cia euro­pea de sus prin­ci­pa­les señas de iden­ti­dad. Cada día les resul­ta más difí­cil a los ciu­da­da­nos dis­tin­guir entre una polí­ti­ca de dere­chas y otra “de izquier­das”. Ya que ambas res­pon­den a las exi­gen­cias de los amos finan­cie­ros del mun­do. ¿Aca­so la supre­ma astu­cia de éstos no con­sis­tió en colo­car a un “socia­lis­ta” a la cabe­za del FMI con la misión de impo­ner a sus ami­gos “socia­lis­tas” de Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña los impla­ca­bles pla­nes de ajus­te neo­li­be­ral? (6)

De ahí el has­tío popu­lar. Y la indig­na­ción. El repu­dio de la fal­sa alter­na­ti­va elec­to­ral entre los dos prin­ci­pa­les pro­gra­mas, en reali­dad geme­los. De ahí las sanas pro­tes­tas en las pla­zas: “Nues­tros sue­ños no caben en vues­tras urnas”. El des­per­tar. El fin de la inac­ción y de la indi­fe­ren­cia. Y esa exi­gen­cia cen­tral: “El pue­blo quie­re el fin del sistema”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.