Una izquier­da des­ca­rria­da – Igna­cio Ramo­net

Uno de los hom­bres más pode­ro­sos del mun­do (jefe de la mayor ins­ti­tu­ción finan­cie­ra del pla­ne­ta) agre­de sexual­men­te a una de las per­so­nas más vul­ne­ra­bles del mun­do (modes­ta inmi­gran­te afri­ca­na). En su des­nu­da con­ci­sión, esta ima­gen resu­me, con la fuer­za expre­si­va de una ilus­tra­ción de pren­sa, una de las carac­te­rís­ti­cas medu­la­res de nues­tra era: la vio­len­cia de las des­igual­da­des.

Lo que hace más paté­ti­co el caso del ex direc­tor geren­te del Fon­do Mone­ta­rio Inter­na­cio­nal (FMI) y líder del ala dere­cha del Par­ti­do Socia­lis­ta fran­cés, Domi­ni­que Strauss-Kahn es que, de con­fir­mar­se, su bata­ca­zo cons­ti­tu­ye ade­más una metá­fo­ra del actual des­ca­la­bro moral de la social­de­mo­cra­cia. Con el agra­van­te de que reve­la, a la vez, en Fran­cia, las caren­cias de un sis­te­ma mediá­ti­co cóm­pli­ce.

Todo ello indig­na sobra­da­men­te a muchos elec­to­res de izquier­da en Euro­pa, cada vez más indu­ci­dos ‑como lo mos­tra­ron en Espa­ña las elec­cio­nes muni­ci­pa­les y auto­nó­mi­cas del pasa­do 22 de mayo- a adop­tar tres for­mas de recha­zo: el abs­ten­cio­nis­mo radi­cal, el voto a la dere­cha popu­lis­ta o la pro­tes­ta indig­na­da en las pla­zas.

Natu­ral­men­te, el ex jefe del FMI y ex can­di­da­to socia­lis­ta a la elec­ción pre­si­den­cial fran­ce­sa de 2012, acu­sa­do de agre­sión sexual y de ten­ta­ti­va de vio­la­ción por la cama­re­ra de un hotel de Nue­va York el pasa­do 14 de mayo, goza de pre­sun­ción de ino­cen­cia has­ta que la jus­ti­cia esta­dou­ni­den­se se pro­nun­cie. Pero la acti­tud mos­tra­da, en Fran­cia, por los líde­res socia­lis­tas y muchos inte­lec­tua­les “de izquier­da” ami­gos del acu­sa­do, pre­ci­pi­tán­do­se ante cáma­ras y micró­fo­nos, para corear inme­dia­ta­men­te una defen­sa incon­di­cio­nal de Strauss-Kahn, pre­sen­tán­do­lo como el daña­do prin­ci­pal, evo­can­do “com­plots” y “maqui­na­cio­nes”, ha sido real­men­te bochor­no­sa.

Ni una pala­bra tuvie­ron de soli­da­ri­dad o de com­pa­sión hacia la pre­sun­ta víc­ti­ma. Algu­nos, como el ex minis­tro socia­lis­ta de Cul­tu­ra Jack Lang, en un refle­jo machis­ta, no duda­ron en res­tar gra­ve­dad a los pre­sun­tos hechos decla­ran­do que “des­pués de todo, nadie había muer­to” (1). Otros, olvi­dan­do el sen­ti­do mis­mo de la pala­bra jus­ti­cia, se atre­vie­ron a recla­mar pri­vi­le­gios y un tra­ta­mien­to más favo­ra­ble para su pode­ro­so ami­go pues, según ellos, no se tra­ta de “un acu­sa­do como cual­quier otro” (2).
Tan­ta des­fa­cha­tez ha dado la impre­sión de que, en el seno de las eli­tes polí­ti­cas fran­ce­sas, cual­quie­ra que sea el cri­men del que se acu­se a uno de sus miem­bros, el colec­ti­vo reac­cio­na con un res­pal­do coli­ga­do que más pare­ce una com­pli­ci­dad mafio­sa (3). Retros­pec­ti­va­men­te, aho­ra que resur­gen del pasa­do otras acu­sa­cio­nes con­tra Strauss-Kahn de aco­so sexual (4), mucha gen­te se pre­gun­ta por qué los medios de comu­ni­ca­ción ocul­ta­ron ese ras­go de la per­so­na­li­dad del ex jefe del FMI (5). Por qué los perio­dis­tas, que no igno­ra­ban las que­jas de otras víc­ti­mas de hos­ti­ga­mien­to, jamás rea­li­za­ron una inves­ti­ga­ción a fon­do sobre el tema. Por qué se man­tu­vo a los elec­to­res en la igno­ran­cia y se les pre­sen­tó a este diri­gen­te como “la gran espe­ran­za de la izquier­da” cuan­do era obvio que su Talón de Aqui­les podía en cual­quier momen­to trun­car su ascen­sión.

Des­de hacía años, para con­quis­tar la pre­si­den­cia, Strauss-Kahn había reclu­ta­do bri­ga­das de comu­ni­can­tes de cho­que. Una de las misio­nes de éstos con­sis­tía en impe­dir tam­bién que la pren­sa divul­ga­se el lujo­sí­si­mo esti­lo de vida del ex jefe del FMI. Se desea­ba evi­tar cual­quier inopor­tu­na com­pa­ra­ción con la esfor­za­da vida que lle­van millo­nes de ciu­da­da­nos modes­tos arro­ja­dos al infierno social en par­te por las polí­ti­cas pre­ci­sa­men­te de esa ins­ti­tu­ción.

Aho­ra las más­ca­ras caen. El cinis­mo y la hipo­cre­sía sur­gen con toda su cru­de­za. Y aun­que el com­por­ta­mien­to per­so­nal de un hom­bre no debe pre­juz­gar la con­duc­ta moral de toda su fami­lia polí­ti­ca, es evi­den­te que con­tri­bu­ye a pre­gun­tar­se sobre la deca­den­cia de la social­de­mo­cra­cia. Tan­to más cuan­do esto se suma a innu­me­ra­bles casos, en su seno, de corrup­ción eco­nó­mi­ca, y has­ta de dege­ne­ra­ción polí­ti­ca (¡los ex dic­ta­do­res Ben Ali, de Túnez, y Hos­ni Muba­rak, de Egip­to, eran miem­bros de la Inter­na­cio­nal Socia­lis­ta!).

La con­ver­sión masi­va al mer­ca­do y a la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, la renun­cia a la defen­sa de los pobres, del Esta­do de bien­es­tar y del sec­tor públi­co, la nue­va alian­za con el capi­tal finan­cie­ro y la ban­ca, han des­po­ja­do a la social­de­mo­cra­cia euro­pea de sus prin­ci­pa­les señas de iden­ti­dad. Cada día les resul­ta más difí­cil a los ciu­da­da­nos dis­tin­guir entre una polí­ti­ca de dere­chas y otra “de izquier­das”. Ya que ambas res­pon­den a las exi­gen­cias de los amos finan­cie­ros del mun­do. ¿Aca­so la supre­ma astu­cia de éstos no con­sis­tió en colo­car a un “socia­lis­ta” a la cabe­za del FMI con la misión de impo­ner a sus ami­gos “socia­lis­tas” de Gre­cia, Por­tu­gal y Espa­ña los impla­ca­bles pla­nes de ajus­te neo­li­be­ral? (6)

De ahí el has­tío popu­lar. Y la indig­na­ción. El repu­dio de la fal­sa alter­na­ti­va elec­to­ral entre los dos prin­ci­pa­les pro­gra­mas, en reali­dad geme­los. De ahí las sanas pro­tes­tas en las pla­zas: “Nues­tros sue­ños no caben en vues­tras urnas”. El des­per­tar. El fin de la inac­ción y de la indi­fe­ren­cia. Y esa exi­gen­cia cen­tral: “El pue­blo quie­re el fin del sis­te­ma”.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *