SIRIA: ¿Qué pasa en Siria? Exten­sión del cam­po de mani­pu­la­ción

Mien­tras cien­tos de sirios, civi­les y mili­ta­res, aca­ban de caer bajo las balas de fran­co­ti­ra­do­res finan­cia­dos por los sai­di­ris y entre­na­dos por la CIA, los medios de pren­sa occi­den­ta­les acu­san al gobierno de Bachar el-Assad de dis­pa­rar sobre el pue­blo y sobre sus pro­pias fuer­zas del orden. Esta cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción tra­ta de jus­ti­fi­car una posi­ble inter­ven­ción mili­tar occi­den­tal. El filó­so­fo Dome­ni­co Losur­do recuer­da que esta for­ma de actuar no es nue­va. Sim­ple­men­te, los nue­vos medios de comu­ni­ca­ción la han hecho más sofis­ti­ca­da. Hoy en día, la pren­sa escri­ta y audio­vi­sual no son las úni­cas en vehi­cu­lar la men­ti­ra, tam­bién se hace a tra­vés de Face­book y You­Tu­be.

Des­de hace varios días mis­te­rio­sos gru­pos vie­nen dis­pa­ran­do en Siria sobre los mani­fes­tan­tes y, sobre todo, con­tra los par­ti­ci­pan­tes en los sepe­lios que tie­nen lugar des­pués de los san­grien­tos acon­te­ci­mien­tos. ¿Quié­nes con­for­man esos gru­pos? Las auto­ri­da­des sirias sos­tie­nen que se tra­ta de pro­vo­ca­do­res esen­cial­men­te vin­cu­la­dos a ser­vi­cios secre­tos extran­je­ros. En Occi­den­te, por el con­tra­rio, ni la izquier­da vaci­la en dar su aval a la tesis pro­cla­ma­da, en pri­mer lugar, por la Casa Blan­ca: los que dis­pa­ran son siem­pre y úni­ca­men­te agen­tes sirios que se hacen pasar por civi­les. ¿Es Oba­ma la voz de la ver­dad? La agen­cia siria de pren­sa SANA repor­ta que se han encon­tra­do «bote­llas plás­ti­cas lle­nas de san­gre» uti­li­za­das para pro­du­cir «fal­sos videos ama­teurs» de muer­tos y heri­dos entre los mani­fes­tan­tes. ¿Cómo enten­der esta infor­ma­ción, que extrai­go del artícu­lo de L. Trom­bet­ta publi­ca­do el 24 de abril en el dia­rio ita­liano La Stam­pa? Las siguien­tes pági­nas, reto­ma­das de un ensa­yo que será publi­ca­do pró­xi­ma­men­te, ayu­da­rán qui­zás a arro­jar algo de luz sobre el tema. Quie­nes expe­ri­men­ten algo de sor­pre­sa, inclu­so de incre­du­li­dad, al leer el con­te­ni­do de este tex­to no deben pasar por alto que las fuen­tes que uti­li­zo aquí son casi exclu­si­va­men­te «bur­gue­sas» (occi­den­ta­les y prooc­ci­den­ta­les). [Ver tam­bién las notas adi­cio­na­les al final de este tex­to. NdT.].
«Amor y ver­dad»
En los últi­mos tiem­pos, sobre todo a tra­vés de la secre­ta­ria de Esta­do Hillary Clin­ton, la admi­nis­tra­ción Oba­ma no deja pasar la menor oca­sión de ensal­zar Inter­net, Face­book y Twit­ter como ins­tru­men­tos de difu­sión de la ver­dad e, indi­rec­ta­men­te, de pro­mo­ción de la paz. Washing­ton ha des­ti­na­do sumas con­si­de­ra­bles a poten­ciar estos ins­tru­men­tos y a blin­dar­los con­tra la cen­su­ra y los ata­ques de los «tira­nos». En reali­dad, la mis­ma regla vale para los nue­vos medios tan­to como para los tra­di­cio­na­les: pue­den ser tam­bién ins­tru­men­tos de mani­pu­la­ción y de exa­cer­ba­ción del odio e inclu­so de la gue­rra. Goeb­bels y el régi­men nazi uti­li­za­ron inte­li­gen­te­men­te la radio en ese sen­ti­do.

Duran­te la gue­rra fría, más que un ins­tru­men­to de pro­pa­gan­da, las trans­mi­sio­nes de radio fue­ron un arma para los dos ban­dos impli­ca­dos en el con­flic­to. Una de las pri­me­ras tareas asig­na­das a la CIA fue la crea­ción de un efi­cien­te «Psy­cho­lo­gi­cal War­fa­re Workshop». El uso de la mani­pu­la­ción desem­pe­ña tam­bién un papel esen­cial al final de la gue­rra fría. Mien­tras tan­to, jun­to a la radio, apa­re­ció la tele­vi­sión. El 17 de noviem­bre de 1989 se pro­du­ce en Pra­ga el triun­fo de la «revo­lu­ción de ter­cio­pe­lo», con un eslo­gan del que se decía que había sido copia­do de Gandhi: «Amor y ver­dad». La reali­dad es que el papel deci­si­vo lo tuvo enton­ces la difu­sión de una noti­cia fal­sa que pre­ten­día que un estu­dian­te había sido «bru­tal­men­te aba­ti­do» por la poli­cía. Así lo reve­la con satis­fac­ción, 20 años des­pués de los hechos, «un perio­dis­ta y líder de la disi­den­cia, Jan Urban», pro­ta­go­nis­ta de aque­lla mani­pu­la­ción. Su «men­ti­ra» logró sus­ci­tar la indig­na­ción de las masas y el derrum­be de un régi­men ya debi­li­ta­do.

A fina­les de 1989, en Ruma­nia, un Nico­lae Ceau­ses­cu ya seria­men­te des­acre­di­ta­do se man­tie­ne aún en el poder. ¿Cómo derro­car­lo? Los medios masi­vos de comu­ni­ca­ción de Occi­den­te difun­den masi­va­men­te entre la pobla­ción ruma­na noti­cias e imá­ge­nes del «geno­ci­dio» per­pe­tra­do por la poli­cía de Ceau­ses­cu en Timi­soa­ra. ¿Qué había pasa­do en reali­dad? Deje­mos la pala­bra a un pres­ti­gio­so filó­so­fo, Gior­gio Agam­den, que aun­que no siem­pre da prue­ba de vigi­lan­cia crí­ti­ca hacia la ideo­lo­gía domi­nan­te resu­me aquí magis­tral­men­te el caso que nos ocu­pa:

«Por pri­me­ra vez en la his­to­ria de la huma­ni­dad, cadá­ve­res ape­nas ente­rra­dos o ali­nea­dos sobre las mesas de las mor­gues fue­ron des­en­te­rra­dos apre­su­ra­da­men­te y tor­tu­ra­dos para simu­lar ante las cáma­ras el geno­ci­dio que debía legi­ti­mar al nue­vo régi­men. Lo que el mun­do ente­ro tenía en vivo ante sus ojos como la ver­dad en las pan­ta­llas de tele­vi­sión, era la abso­lu­ta anti­ver­dad, y aun­que la fal­si­fi­ca­ción resul­ta­ra a veces evi­den­te, era de todas for­mas auten­ti­fi­ca­da como cier­ta por el sis­te­ma mun­dial de los medios, para que que­da­ra cla­ro que lo real no era en lo ade­lan­te más que un momen­to del nece­sa­rio movi­mien­to de lo fal­so.»

La téc­ni­ca des­cri­ta en el ante­rior frag­men­to se apli­ca nue­va­men­te con reno­va­do éxi­to 10 años más tar­de. Una cam­pa­ña insis­te en mos­trar el horror del que se ha pro­cla­ma­do como res­pon­sa­ble al país –Yugos­la­via– cuyo des­mem­bra­mien­to está ya pro­gra­ma­do de ante­mano y con­tra el cual ya se pre­pa­ra la gue­rra huma­ni­ta­ria:

«La masa­cre de Racak es atroz, con muti­la­cio­nes y cabe­zas cor­ta­das. Es una esce­na ideal para sus­ci­tar la indig­na­ción de la opi­nión públi­ca inter­na­cio­nal. Algo pare­ce extra­ño en la matan­za. Los ser­bios matan habi­tual­men­te sin rea­li­zar muti­la­cio­nes […] Como demues­tra la gue­rra de Bos­nia, las denun­cias de atro­ci­da­des come­ti­das con los cuer­pos, indi­cios de tor­tu­ras, deca­pi­ta­cio­nes, son un arma de pro­pa­gan­da impre­ci­sa […] Qui­zás no hayan sido los ser­bios sino los gue­rri­lle­ros alba­ne­ses quie­nes muti­la­ron los cuer­pos.»
Pero, en aquel momen­to, los hom­bres del UCK [Ejér­ci­to de Libe­ra­ción de Koso­vo. NdT.] no podían ser sos­pe­cho­sos de aque­lla infa­mia por­que eran free­dom figh­ters, com­ba­tien­tes de la liber­tad. Hoy en día, ante el Con­se­jo de Euro­pa, el líder del UCK, Hashim Tha­ci, «está acu­sa­do de diri­gir un clan polí­ti­co-cri­mi­nal crea­do antes de la gue­rra» y está impli­ca­do en el trá­fi­co no sólo de heroí­na sino tam­bién de órga­nos huma­nos. Vea­mos lo que suce­día, bajo su man­do, duran­te la gue­rra de Koso­vo: «Una gran­ja en Rri­pe, Alba­nia cen­tral, con­ver­ti­da en sala de ope­ra­ción por los hom­bres del UCK, don­de tenían como pacien­tes a pri­sio­ne­ros de gue­rra ser­bios: un tiro en la nuca, antes de extraer­les los riño­nes, con la com­pli­ci­dad de médi­cos extran­je­ros» (pre­sun­ta­men­te occi­den­ta­les). Sale así a la luz la reali­dad de la «gue­rra huma­ni­ta­ria» de 1999 con­tra Yugos­la­via. Pero, mien­tras tan­to, el des­mem­bra­mien­to de aquel país se ha con­cre­ta­do y Koso­vo se ha con­ver­ti­do en sede de una enor­me base mili­tar esta­dou­ni­den­se.

Vea­mos otro regre­so de varios años al pasa­do. Héro­do­te, una revis­ta fran­ce­sa de geo­po­lí­ti­ca, ha des­ta­ca­do el papel esen­cial que desem­pe­ña­ron las redes de tele­vi­sión que se encuen­tran en manos de la opo­si­ción geor­gia­na y las cade­nas tele­vi­si­vas de Occi­den­te duran­te la «revo­lu­ción de las rosas», que tuvo lugar en Geor­gia a fina­les de 2003. Los men­cio­na­dos medios de pren­sa trans­mi­tían cons­tan­te­men­te la ima­gen –que pos­te­rior­men­te resul­tó ser fal­sa– de la resi­den­cia que supues­ta­men­te cons­ti­tuía la prue­ba de la corrup­ción de Eduard Che­var­nad­ze, el diri­gen­te que se que­ría derro­car. Des­pués de la pro­cla­ma­ción de los resul­ta­dos elec­to­ra­les, que con­fir­ma­ban la vic­to­ria de Che­var­nad­ze y que la opo­si­ción decla­ra frau­du­len­tos, los opo­si­to­res deci­den orga­ni­zar una mar­cha sobre Tbi­li­si, mar­cha que debe­ría sellar «la lle­ga­da sim­bó­li­ca, e inclu­so pací­fi­ca, a la capi­tal de todo un país enco­le­ri­za­do». A pesar de haber sido con­vo­ca­dos en todas par­tes del país con gran des­plie­gue de medios pro­pa­gan­dís­ti­cos y publi­ci­ta­rios, lle­gan aquel día a la mar­cha entre 5 y 10 000 per­so­nas. «¡Eso no es nada en Geor­gia!» Sin embar­go, gra­cias a una pues­ta en esce­na sofis­ti­ca­da y muy pro­fe­sio­nal, el canal de tele­vi­sión de más amplia difu­sión en todo el país se da el lujo de trans­mi­tir un men­sa­je muy dife­ren­te: «Ahí está la ima­gen, pode­ro­sa, de un pue­blo ente­ro que sigue a su futu­ro pre­si­den­te.» Se des­le­gi­ti­ma así a las auto­ri­da­des polí­ti­cas, el país se sien­te des­orien­ta­do y sor­pren­di­do mien­tras que la opo­si­ción se mues­tra más arro­gan­te y agre­si­va que nun­ca, sobre todo por­que cuen­ta con la pro­tec­ción y el estí­mu­lo de los medios de pren­sa inter­na­cio­na­les y las can­ci­lle­rías occi­den­ta­les. Está lis­to el gol­pe de Esta­do que pon­drá en el poder a Mijail Saa­kash­vi­li, opo­si­tor que ha hecho sus estu­dios en Esta­dos Uni­dos, que habla un inglés per­fec­to y está capa­ci­ta­do para enten­der rápi­da­men­te las órde­nes de sus supe­rio­res.

Inter­net como ins­tru­men­to de liber­tad

Vea­mos aho­ra los nue­vos medios que tan­to elo­gian la seño­ra Clin­ton y la admi­nis­tra­ción Oba­ma. En el verano de 2009, un impor­tan­te dia­rio ita­liano publi­ca­ba lo siguien­te:
«Una ima­gen de ori­gen inde­ter­mi­na­do cir­cu­la en Twit­ter des­de hace varios días […] Ante noso­tros, un foto­gra­ma de valor pro­fun­da­men­te sim­bó­li­co, una pági­na de nues­tro pre­sen­te. Una mujer con velo negro, lle­va una cami­se­ta ver­de y un blue-jean: extre­mo Orien­te y extre­mo Occi­den­te jun­tos. Está sola, a pie. Tie­ne el bra­zo dere­cho en alto y el puño cerra­do. Ante ella, impo­nen­te, el fren­te de un SUV [vehícu­lo todo­te­rreno] de cuyo techo emer­ge, hie­rá­ti­co, Mah­mud Ahma­di­ne­jad. Detrás, los guar­da­es­pal­das. La com­bi­na­ción de ges­tos es con­mo­ve­do­ra: de pro­vo­ca­ción deses­pe­ra­da el de la mujer; mís­ti­co, el del pre­si­den­te ira­ní.»

Se tra­ta de «un foto­mon­ta­je», que cier­ta­men­te pare­ce «ver­da­de­ro», para lograr más efi­caz­men­te «acon­di­cio­nar ideas, creen­cias». Por otro lado, abun­dan las mani­pu­la­cio­nes. A fina­les de junio de 2009, los nue­vos medios en Irán y todos los medios de infor­ma­ción occi­den­ta­les difun­den la ima­gen de una bella mucha­cha alcan­za­da por una bala: «Comien­za a san­grar, pier­de el cono­ci­mien­to. En pocos segun­dos está muer­ta. Nadie sabe si se vio en medio del fue­go cru­za­do o si fue alcan­za­da por un dis­pa­ro diri­gi­do a ella.» Pero la bús­que­da de la ver­dad es lo que menos intere­sa. Sería de todas for­mas una pér­di­da de tiem­po e inclu­so pudie­ra resul­tar con­tra­pro­du­cen­te. Lo más impor­tan­te es otra cosa: «Aho­ra, la revo­lu­ción tie­ne nom­bre: Neda.» Ello per­mi­te trans­mi­tir el men­sa­je desea­do: «Neda, ino­cen­te, con­tra Ahma­di­ne­jad». O tam­bién: «una juven­tud valien­te con­tra un régi­men vil». Y el men­sa­je se hace así irre­sis­ti­ble: «Es impo­si­ble ver de mane­ra fría y obje­ti­va en Inter­net el video de Neda Sol­ta­ni, la bre­ve secuen­cia en que el padre de la mucha­cha y un médi­co tra­tan de sal­var la vida de la joven ira­ní de 26 años». Al igual que en el caso del foto­mon­ta­je, la ima­gen de Neda nos enfren­ta a una mani­pu­la­ción sofis­ti­ca­da, cui­da­do­sa­men­te estu­dia­da y cali­bra­da en todos sus deta­lles (grá­fi­cos, polí­ti­cos y sico­ló­gi­cos) con vis­tas a des­acre­di­tar y a pre­sen­tar la direc­ción ira­ní de la mane­ra más odio­sa posi­ble. [Ver tam­bién las notas adi­cio­na­les al final de este tex­to. NdT.]

Lle­ga­mos así al «caso libio». Una revis­ta ita­lia­na de geo­po­lí­ti­ca ha men­cio­na­do en este caso «el uso estra­té­gi­co de lo fal­so», lo cual se con­fir­ma en pri­mer lugar en el «des­con­cer­tan­te caso de las fal­sas fosas comu­nes» (y de otros deta­lles ante­rior­men­te men­cio­na­dos). La téc­ni­ca es la mis­ma que vie­ne uti­li­zán­do­se des­de hace déca­das. Pero, aho­ra, con la apa­ri­ción de los nue­vos medios, adquie­re una terri­ble efi­ca­cia: «La lucha se pre­sen­ta pri­me­ra­men­te como un due­lo entre el pode­ro­so y débil inde­fen­so, y rápi­da­men­te se trans­for­ma des­pués en una opo­si­ción fron­tal entre el Bien y el Mal abso­lu­tos». En tales cir­cuns­tan­cias, lejos de ser un ins­tru­men­to de liber­tad, los nue­vos medios con­du­cen al resul­ta­do con­tra­rio. Esta­mos ante una téc­ni­ca de mani­pu­la­ción que «res­trin­ge fuer­te­men­te la liber­tad de arbi­trio de los espec­ta­do­res»; «los espa­cios para un aná­li­sis racio­nal se com­pri­men al máxi­mo, sobre todo median­te la explo­ta­ción del efec­to emo­ti­vo de la rápi­da suce­sión de imá­ge­nes».

Vol­ve­mos a encon­trar así, en los nue­vos medios, la regla ya con­fir­ma­da ante­rior­men­te en la radio y la tele­vi­sión: los ins­tru­men­tos, o poten­cia­les ins­tru­men­tos, de liber­tad y eman­ci­pa­ción –inte­lec­tual y polí­ti­ca– pue­den con­ver­tir­se y a menu­do se con­vier­ten hoy en día en lo con­tra­rio. No resul­ta difí­cil pre­ver que la repre­sen­ta­ción sim­plis­ta del con­flic­to en Libia no se man­ten­drá en pie por mucho tiem­po. Pero Oba­ma y sus alia­dos espe­ran que dure el tiem­po sufi­cien­te para per­mi­tir­les alcan­zar sus obje­ti­vos, que no son real­men­te huma­ni­ta­rios, aun­que la neo­len­gua se empe­ñe en defi­nir­los como tales.

Espon­ta­nei­dad de Inter­net

Pero, vol­va­mos al foto­mon­ta­je que mues­tra a una disi­den­te ira­ní desa­fian­do al pre­si­den­te de su país. El autor del cita­do artícu­lo no se inte­rro­ga sobre los artí­fi­ces de un mon­ta­je tan sofis­ti­ca­do. Yo tra­ta­ré de reme­diar ese “olvi­do”. Ya a fina­les de los años 1990 se podía leer en el Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne: «Las nue­vas tec­no­lo­gías han cam­bia­do la polí­ti­ca inter­na­cio­nal». Quie­nes tenían los medios de con­tro­lar­las veían cre­cer des­me­su­ra­da­men­te su pro­pio poder y sus posi­bi­li­da­des de des­es­ta­bi­li­zar los paí­ses más débi­les y tec­no­ló­gi­ca­men­te menos ade­lan­ta­dos.

Esta­mos, en este caso, ante un nue­vo capí­tu­lo de la gue­rra sico­ló­gi­ca. Tam­bién en ese cam­po Esta­dos Uni­dos se encuen­tra deci­di­da­men­te a la van­guar­dia, con déca­das de inves­ti­ga­ción y de expe­ri­men­tos en su haber. Rebec­ca Lemov, antro­pó­lo­ga de la uni­ver­si­dad del Esta­do de Washing­ton, publi­có hace algu­nos años un libro que «ilus­tra los inhu­ma­nos inten­tos de la CIA y de algu­nos de los más gran­des siquia­tras de “des­truir y recons­truir” la psi­quis de los pacien­tes en los años 1950». Esto expli­ca un hecho que tuvo lugar en aque­lla épo­ca. El 16 de agos­to de 1951, raros e inquie­tan­tes fenó­me­nos estre­me­cie­ron Pont-Saint-Esprit, «un tran­qui­lo y pin­to­res­co pue­bli­to» situa­do «en el sur­es­te de Fran­cia». Sí, «el pue­blo fue sacu­di­do por una mis­te­rio­sa ráfa­ga de locu­ra colec­ti­va. Al menos cin­co per­so­nas murie­ron, varias dece­nas aca­ba­ron en asi­los, cien­tos mos­tra­ron sín­to­mas de deli­rio y alu­ci­na­cio­nes […] Muchos aca­ba­ron en el hos­pi­tal y con cami­sa de fuer­za». El mis­te­rio que por mucho tiem­po rodeó aque­lla «locu­ra colec­ti­va» se ha disi­pa­do hoy en día. Aque­llo fue un «expe­ri­men­to rea­li­za­do por la CIA, con la Spe­cial Ope­ra­tion Divi­sion (SOD), la uni­dad secre­ta del ejér­ci­to esta­dou­ni­den­se basa­da en Fort Detrick, Mary­land». Los agen­tes de la CIA «con­ta­mi­na­ron con LSD el pan que se ven­día en las pana­de­rías del pue­blo», con los resul­ta­dos ante­rior­men­te men­cio­na­dos. Esta­mos al comien­zo de la gue­rra fría. Esta­dos Uni­dos, cla­ro está, era un alia­do de Fran­cia. Pero es pre­ci­sa­men­te por esa razón que Fran­cia se pres­ta fácil­men­te a la rea­li­za­ción de expe­ri­men­tos de gue­rra sico­ló­gi­ca, cuyo blan­co era el «cam­po socia­lis­ta» (y la revo­lu­ción anti­co­lo­nia­lis­ta) pero cuya rea­li­za­ción del otro lado de la “cor­ti­na de hie­rro” hubie­se resul­ta­do muy difí­cil.

Hagá­mo­nos enton­ces la siguien­te pre­gun­ta: ¿La exci­ta­ción y la exa­cer­ba­ción de las masas pue­den indu­cir­se úni­ca­men­te por vía far­ma­co­ló­gi­ca? Con la apa­ri­ción y la gene­ra­li­za­ción de Inter­net, Face­book y Twit­ter, ha sur­gi­do un arma nue­va, capaz de modi­fi­car pro­fun­da­men­te la corre­la­ción de fuer­zas en el plano inter­na­cio­nal. Y esto ya no es un secre­to para nadie. Actual­men­te, en Esta­dos Uni­dos, un rey de la sáti­ra tele­vi­si­va como Jon Ste­wart excla­ma: «Pero, ¿por qué envia­mos ejér­ci­tos si tum­bar dic­ta­du­ras a tra­vés de Inter­net es tan fácil como com­prar un par de zapa­tos?» Por su par­te, en una revis­ta cer­ca­na al Depar­ta­men­to de Esta­do, un inves­ti­ga­dor lla­ma la aten­ción sobre «lo difí­cil que resul­ta mili­ta­ri­zar» (to wea­po­ni­ze) los nue­vos medios para alcan­zar obje­ti­vos a cor­to pla­zo y vin­cu­la­dos a deter­mi­na­do país. Más vale per­se­guir obje­ti­vos de más amplia enver­ga­du­ra. Los mati­ces pue­den ser dife­ren­tes, pero en todos los casos se sub­ra­ya y se reco­no­ce la impor­tan­cia mili­tar de las nue­vas tec­no­lo­gías.

Pero, ¿no es Inter­net la expre­sión mis­ma de la espon­ta­nei­dad indi­vi­dual? Los úni­cos que uti­li­zan ese argu­men­to son los des­po­seí­dos (y los menos escru­pu­lo­sos). En reali­dad, reco­no­ce Dou­glas Paal –ex cola­bo­ra­dor de Reagan y de Bush padre – , Inter­net se encuen­tra actual­men­te «bajo la admi­nis­tra­ción de una ONG que en reali­dad es una ema­na­ción del Depar­ta­men­to de Comer­cio de los Esta­dos Uni­dos». ¿Se tra­ta sim­ple­men­te de una cues­tión de comer­cio? Un dia­rio de Pekín repor­ta un hecho amplia­men­te olvi­da­do: cuan­do Chi­na soli­ci­tó por pri­me­ra vez conec­tar­se a Inter­net, en 1992, su pedi­do fue recha­za­do debi­do al peli­gro que repre­sen­ta­ba que esa gran nación asiá­ti­ca pudie­ra así «obte­ner infor­ma­cio­nes sobre Occi­den­te». Aho­ra, por el con­tra­rio, Hillary Clin­ton pro­cla­ma la «abso­lu­ta liber­tad» de Inter­net como un valor uni­ver­sal al que no se pue­de renun­ciar, a pesar de que –comen­ta el dia­rio chino– «el egoís­mo de Esta­dos Uni­dos sigue sien­do el mis­mo».

Qui­zás no se tra­ta sólo de comer­cio. Sobre ese tema, el sema­na­rio ale­mán Die Zeit pide acla­ra­cio­nes a James Bam­ford, uno de los más gran­des cono­ce­do­res de todo lo con­cer­nien­te a los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses. «Los chi­nos tam­bién temen que fir­mas ame­ri­ca­nas, como Goo­gle, sean en defi­ni­ti­va ins­tru­men­tos de los ser­vi­cios secre­tos ame­ri­ca­nos en terri­to­rio chino. ¿Es una acti­tud para­noi­ca?» «Para nada», res­pon­de inme­dia­ta­men­te el exper­to. Es inclu­so todo lo con­tra­rio, agre­ga James Bam­ford, «orga­ni­za­cio­nes e ins­ti­tu­cio­nes extran­je­ras [tam­bién] están sien­do pene­tra­das» por los ser­vi­cios secre­tos esta­dou­ni­den­ses, que dis­po­nen ade­más de la capa­ci­dad nece­sa­ria para inter­cep­tar las comu­ni­ca­cio­nes tele­fó­ni­cas en todas las regio­nes del mun­do y deben ser con­si­de­ra­dos como «los mayo­res hac­kers del mun­do». Hoy en día, afir­man dos perio­dis­tas ale­ma­nes, tam­bién en las pági­nas de Die Zeit, no hay duda de ello:

«Los gran­des gru­pos de Inter­net se han con­ver­ti­do en un ins­tru­men­to de la geo­po­lí­ti­ca de Esta­dos Uni­dos. Antes se nece­si­ta­ban arduas ope­ra­cio­nes secre­tas para apo­yar movi­mien­tos polí­ti­cos en paí­ses leja­nos. Aho­ra a menu­do bas­ta con un poco de téc­ni­ca de la comu­ni­ca­ción, uti­li­za­da des­de Occi­den­te […] El ser­vi­cio secre­to tec­no­ló­gi­co de Esta­dos Uni­dos, la Natio­nal Secu­rity Agency (NSA), está mon­tan­do una orga­ni­za­ción com­ple­ta­men­te nue­va para las gue­rras a tra­vés de Inter­net.»

Se impo­ne enton­ces una relec­tu­ra, a la luz de todo lo ante­rior, de varios acon­te­ci­mien­tos recien­tes de difí­cil expli­ca­ción. En 2009, san­grien­tos inci­den­tes se pro­du­je­ron en Urum­qi y en la región chi­na de Xin­jiang, don­de habi­ta­da prin­ci­pal­men­te por la etnia uigur. ¿Son la dis­cri­mi­na­ción y la opre­sión con­tra mino­rías étni­cas y reli­gio­sas la cau­sa de esos hechos? No pare­ce muy plau­si­ble, a juz­gar por lo que repor­ta la corres­pon­sal del dia­rio ita­liano La Stam­pa, des­de Pekín:

«Nume­ro­sos hans de Urum­qi se que­jan de los pri­vi­le­gios de que gozan los uigu­res. Estos últi­mos, de hecho, como mino­ría nacio­nal musul­ma­na, tie­nen […] con­di­cio­nes de tra­ba­jo y de vida mucho mejo­res que sus cole­gas hans. En una ofi­ci­na, un uigur está auto­ri­za­do a sus­pen­der su tra­ba­jo varias veces al día para hacer las 5 ple­ga­rias musul­ma­nas tra­di­cio­na­les del día […] Tam­bién pue­den no tra­ba­jar el vier­nes, día feria­do de los musul­ma­nes. Teó­ri­ca­men­te, ten­drían que recu­pe­rar [esa jor­na­da de tra­ba­jo] el domin­go. Pero el domin­go las ofi­ci­nas están en reali­dad desier­tas […] Otro pun­to dolo­ro­so para los hans, some­ti­dos a la dura polí­ti­ca de uni­fi­ca­ción fami­liar que impo­ne aún un solo hijo, es el hecho que los uigu­res pue­den tener 2 o 3 hijos. Como musul­ma­nes, tie­nen ade­más remu­ne­ra­cio­nes extras en sus sala­rios ya que, al no poder comer puer­co, tie­nen que con­su­mir car­ne de cor­de­ro que es más cara.»

Pare­ce enton­ces que las acu­sa­cio­nes de Occi­den­te, que afir­ma que el gobierno de Pekín está tra­tan­do de aca­bar con la iden­ti­dad nacio­nal y reli­gio­sa de los uigu­res son, por lo menos, uni­la­te­ra­les. ¿Qué suce­de?

Refle­xio­ne­mos sobre la diná­mi­ca de esos inci­den­tes. En una ciu­dad cos­te­ra de Chi­na en la que, a pesar de las dife­ren­tes tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les y reli­gio­sas pre­exis­ten­tes, los hans y los uigu­res tra­ba­jan jun­tos cir­cu­la de pron­to el rumor de que una mucha­cha han ha sido vio­la­da por obre­ros uigu­res. Como resul­ta­do, se pro­du­cen inci­den­tes en los que pier­den la vida 2 uigu­res. El rumor que pro­vo­có esta tra­ge­dia es fal­so. Pero se difun­de enton­ces un rumor aún más gra­ve y tam­bién más funes­to. Cir­cu­la en Inter­net una noti­cia según la cual, en la ciu­dad cos­te­ra de Chi­na, cien­tos de uigu­res murie­ron masa­cra­dos por los hans ante la indi­fe­ren­cia e inclu­so bajo la mira­da tole­ran­te de la poli­cía. Resul­ta­do: tumul­tos étni­cos se pro­du­cen en la región de Xin­jiang y pro­vo­can la muer­te de casi 200 per­so­nas, casi todas de la etnia han.

¿Esta­mos enton­ces ante una coin­ci­den­cia des­gra­cia­da y for­tui­ta de cir­cuns­tan­cias o la difu­sión de rumo­res fal­sos y ten­den­cio­sos bus­ca­ba el resul­ta­do que efec­ti­va­men­te se pro­du­jo pos­te­rior­men­te? Nos halla­mos en una situa­ción en la que ya se ha hecho impo­si­ble dis­tin­guir la ver­dad de la mani­pu­la­ción. Una fir­ma esta­dou­ni­den­se ha ela­bo­ra­do «pro­gra­mas [infor­má­ti­cos] que per­mi­ten que una per­so­na enfras­ca­da en una cam­pa­ña de des­in­for­ma­ción asu­ma simul­tá­nea­men­te has­ta 70 iden­ti­da­des (per­fi­les en redes socia­les, cuen­tas en foros, etc.) admi­nis­trán­do­las de for­ma para­le­la, todo ello sin que sea posi­ble des­cu­brir quién mane­ja los hilos de esa mario­ne­ta vir­tual». ¿Quién uti­li­za esos pro­gra­mas? No resul­ta difí­cil de adi­vi­nar. El cita­do dia­rio, para nada sos­pe­cho­so de anti­ame­ri­ca­nis­mo, pre­ci­sa que la empre­sa en cues­tión «pres­ta ser­vi­cios a diver­sas agen­cias guber­na­men­ta­les esta­dou­ni­den­ses, como la CIA y el Depar­ta­men­to de Defen­sa». La mani­pu­la­ción de las masas cele­bra su triun­fo mien­tras el idio­ma del Impe­rio y la neo­len­gua se hacen, en boca de Oba­ma, más dul­ces y sua­ves que nun­ca.

Vuel­ve enton­ces a la memo­ria el «expe­ri­men­to rea­li­za­do por la CIA» en el verano de 1951, aquel que pro­vo­có «una mis­te­rio­sa ráfa­ga de locu­ra colec­ti­va» en el «tran­qui­lo y pin­to­res­co pue­bli­to» fran­cés de Pont-Saint-Esprit. Y no nos que­da de nue­vo más reme­dio que plan­tear­nos la inte­rro­gan­te ini­cial: ¿La «locu­ra colec­ti­va» pue­de indu­cir­se úni­ca­men­te por vía far­ma­co­ló­gi­ca o bien pue­de ser hoy resul­ta­do tam­bién del uso de las «nue­vas tec­no­lo­gías» de la comu­ni­ca­ción de masas?

Lo ante­rior expli­ca el finan­cia­mien­to que Hillary Clin­ton y la admi­nis­tra­ción Oba­ma dedi­can a los nue­vos medios. Como hemos vis­to, la reali­dad de las «gue­rras en Inter­net» ya está sien­do reco­no­ci­da inclu­so por impor­tan­tes órga­nos de pren­sa occi­den­ta­les, sólo que en la jer­ga del Impe­rio y según la neo­len­gua la pro­mo­ción de las «gue­rras en Inter­net» se pre­sen­ta como la pro­mo­ción de la liber­tad, de la demo­cra­cia y la paz.

Pero los blan­cos de estas ope­ra­cio­nes no se que­dan cru­za­dos de bra­zos. Como en cual­quier gue­rra, los débi­les tra­tan de com­pen­sar su des­ven­ta­ja apren­dien­do de los más fuer­tes. Que a su vez se escan­da­li­zan cuan­do eso suce­de: «En Líbano, quie­nes con­tro­lan los news media y las redes socia­les no son las fuer­zas polí­ti­cas prooc­ci­den­ta­les que apo­yan el gobierno de Saad Hari­ri, sino los “Hez­bo­llah”». Esta afir­ma­ción deja entre­ver un sus­pi­ro: ¡Ah, que lin­do sería si, como en el caso de la bom­ba ató­mi­ca y de las armas (las de ver­dad) más sofis­ti­ca­das, las «nue­vas tec­no­lo­gías» y las nue­vas armas de infor­ma­ción y de des­in­for­ma­ción de masas estu­vie­ran úni­ca­men­te en manos de los paí­ses que impo­nen un inter­mi­na­ble mar­ti­rio al pue­blo pales­tino y de quie­nes qui­sie­ran seguir ejer­cien­do en el Medio Orien­te una dic­ta­du­ra terro­ris­ta! La reali­dad es –se lamen­ta Moi­sés Naim, direc­tor de Foreign Policy– que Esta­dos Uni­dos, Israel y Occi­den­te ya no tie­nen enfren­te a los «ciber­idio­tas de otros tiem­pos». Los opo­nen­tes de aho­ra «con­tra­ata­can con las mis­mas armas, hacen con­tra­in­for­ma­ción, enve­ne­nan los pozos», lo cual es una ver­da­de­ra tra­ge­dia, des­de el pun­to de vis­ta de los supues­tos cam­peo­nes del «plu­ra­lis­mo».

En la jer­ga del Impe­rio y según la neo­len­gua, el tími­do inten­to de crear un espa­cio alter­na­ti­vo al que la super­po­ten­cia úni­ca admi­nis­tra y some­te a su pro­pia hege­mo­nía es un «enve­ne­na­mien­to de los pozos».

Ane­xo agre­ga­do por la Red Vol­tai­re
Sobre Face­book en Siria

Des­de el comien­zo de las mani­fes­ta­cio­nes en Deraa, apa­re­ció en Face­book una pági­na titu­la­da “Revo­lu­ción siria 2011”, eslo­gan publi­ci­ta­rio que ver­da­de­ros revo­lu­cio­na­rios jamás hubie­sen uti­li­za­do ya que pare­ce par­tir del prin­ci­pio que si no se triun­fa en 2011 se aca­bó la revo­lu­ción. En un solo día, esa pági­na con­ta­bi­li­zó 80 000 ami­gos, casi todos cuen­tas de Face­book crea­das el mis­mo día, lo cual es impo­si­ble… a no ser que los “ami­gos” sean cuen­tas vir­tua­les crea­das por pro­gra­mas infor­má­ti­cos.

Sobre el caso de Neda en Irán

Si se ana­li­za el video de la muer­te de la joven Neda pasán­do­lo en cáma­ra len­ta, pue­de com­pro­bar­se que, al caer, la mucha­cha tie­ne el refle­jo de amor­ti­guar su pro­pia caí­da con el bra­zo. Sin embar­go, cual­quier per­so­na alcan­za­da por un bala­zo –sobre todo en el pecho– pier­de los refle­jos. El cuer­po debe­ría caer como una masa. Pero no es así. Es impo­si­ble que la mucha­cha haya sido alcan­za­da por una bala en ese momen­to. Segun­dos des­pués, el video mues­tra el ros­tro de la mucha­cha. Y se ve lim­pio. Ella se pasa la mano sobre el ros­tro y es enton­ces cuan­do este se ve recu­bier­to de san­gre. Al agran­dar la ima­gen de la mano pue­de ver­se que ella escon­de un obje­to en la pal­ma de su mano y que ella mis­ma extien­de la san­gre sobre su ros­tro. Sus ami­gos se la lle­van enton­ces al hos­pi­tal y ella mue­re duran­te el trans­por­te. A su lle­ga­da al hos­pi­tal, se com­prue­ba que el dece­so se debe a una bala en el pecho. El dis­pa­ro sólo pue­den haber­lo hecho sus pro­pios “ami­gos” duran­te el trans­por­te.
Refe­ren­cias biblio­grá­fi­cas
• Gior­gio Agam­ben 1996, Mez­zi sen­za fine. Note sulla poli­ti­ca, Bolla­ti Boringhie­ri, Turín.
• James Bam­ford (entre­vis­ta) 2010, «Pas­sen Sie auf, was Sie tip­pen», por Tho­mas Fis­cher­mann, in Die Zeit, 18 de febre­ro, pp. 20 – 21.
• Ennio Caret­to 2006, «La Cia ripro­gram­mò le men­ti dei redu­ci, in Corrie­re della Sera», 12 de febre­ro, p. 14.
• Ger­mano Dot­to­ri 2011, «Disin­for­ma­ci­ja. L’uso stra­te­gi­co del fal­so nel caso libi­co», in Limes. Rivis­ta ita­lia­na di geo­po­li­ti­ca, n. 1, pp. 43 – 49.
• Ales­san­dra Far­kas 2010 «La Cia dro­gò il pane dei fran­ce­si». Sve­la­to il mis­te­ro delle baguet­te che fece­ro ammat­ti­re un pae­se nel ‘51, in Corrie­re della Sera, 13 de mar­zo, p. 25.
• Tho­mas Fis­cher­mann, Götz Hamann 2010, «Angriff aus dem Cybers­pa­ce», in Die Zeit, 18 de febre­ro, pp. 19 – 21.
• Car­lo For­men­ti 2011, «La “disin­for­ma­zia” ai tem­pi del Web. Iden­ti­tà mul­ti­ple per depis­ta­re», in Corrie­re della Sera, 28 de febre­ro, p. 38.
• Mas­si­mo Gag­gi 2010, «Un’illusione la demo­cra­zia via web. Estre­mis­ti e des­po­ti sfrut­tano Inter­net», in Corrie­re della Sera, 20 de mar­zo, p. 21.
• Régis Gen­té 2008, «Des révo­lu­tions média­ti­ques», in Héro­do­te, revue de géo­graphie et de géo­po­li­ti­que, 2° tri­mes­tre, pp. 37 – 68.
• Mara Ger­go­let 2010, «L’Europa: “Traf­fi­co d’organi in Koso­vo”», in Corrie­re della Sera, 16 de diciem­bre, p. 18.
• Glo­bal Times 2011, «The inter­net belongs to all, not just the US», in Glo­bal Times, 17 de febre­ro.
• Andrian Kre­ye 2009, «Grü­ne Schlei­fen für Neda», in Süd­deuts­che Zei­tung, 24 de junio, p. 11.
• Dome­ni­co Losur­do 2010, La non-vio­len­za. Una sto­ria fuo­ri dal mito, Later­za, Roma-Bari.
• Rober­to Moroz­zo Della Roc­ca 1999, «La via ver­so la gue­rra», in Suple­men­to del n. 1 (Qua­der­ni Spe­cia­li) de Limes. Rivis­ta Ita­lia­na di Geo­po­li­ti­ca, pp. 11 – 26.
• Barack Oba­ma, David Came­ron, Nico­las Sar­kozy, «Libya’s path­way to pea­ce», in Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne, 15 de abril, p. 7.
• Dou­glas Paal (entre­vis­ta) 2010, «Ques­to è l’inizio di uno scon­tro tra due civil­tà», por Mau­ri­zio Moli­na­ri, in La Stam­pa, 23 de enero, p. 7.
• Nico­las Pelham 2011, «The Battle for Lib­ya», in The New Review of Books, 7 de abril, pp. 77 – 79.
• Gui­do Ruo­to­lo 2011, «Ghed­da­fi: ingan­na­ti dagli ami­ci occi­den­ta­li», in La Stam­pa, 1º de mar­zo, p. 6.
• David E. San­ger 2011, «As war in Lib­ya drags on, U.S. goals beco­me har­der», in Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne, 12 de abril, pp. 1 et 8.
• Clay Shirky 2011, «The Poli­ti­cal Power of Social Media», in Foreign Affairs, enero-febre­ro de 2011, pp. 28 – 41.
• Bob Sch­mitt 1997, The Inter­rnet and Inter­na­tio­nal Poli­tics, in Inter­na­tio­nal Herald Tri­bu­ne, 2 avril, p. 7.
• Fran­ces­co Sis­ci 2009, «Per­ché uno han non spo­se­rà mai una uigu­ra», in La Stam­pa, 8 de julio de, p. 17.
• Evan Tho­mas 1995, The Very Best Men. Four Who Dared. The Early Years of the CIA, Simon & Schus­ter, New York
• Vin­cen­zo Trio­ne 2009, «Que­lla vero­si­mi­le mani­po­la­zio­ne con­tro l’arroganza di Ahma­di­ne­jad», in Corrie­re della Sera, 2 de julio, p. 12.

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *