Mani­fes­ta­ción nacio­nal con­tra el TAV el 11 de junio

AHT Gel­di­tu con­vo­ca una mani­fes­ta­ción nacio­nal en Arra­sa­te el 11 de junio

La Coor­di­na­do­ra de gru­pos y orga­nis­mos con­tra­rios al TAV, AHT Gel­di­tu Elkar­la­na! con­vo­ca una mani­fes­ta­ción nacio­nal el pró­xi­mo 11 de junio en Arra­sa­te bajo el lema ?tene­mos argu­men­tos para parar un tren, AHT gel­ditze­ra goaz!?. Esta con­vo­ca­to­ria pre­ten­de movi­li­zar a la plu­ra­li­dad de sec­to­res socia­les que con­flu­yen en el recha­zo al TAV y en exi­gir la para­li­za­ción del mis­mo para devol­ver a la socie­dad la capa­ci­dad de deci­sión y asi poder aco­me­ter un amplio deba­te social en torno al actual mode­lo de trans­por­tes y orde­na­ción terri­to­rial exis­ten­te.

Tras el parón de obras del pro­yec­to del TAV en la CAV el verano de 2010 a cau­sa de la inexis­ten­cia de recur­sos eco­nó­mi­cos, en la actua­li­dad hay varios tra­mos en mar­cha, sin que en casi nin­guno de ellos se haya reto­ma­do el rit­mo de obras ante­rior. Asi­mis­mo, toda­vía no se han ini­cia­do las obras en varios tra­mos de la lla­ma­da ?Y vas­ca?, ni se han defi­ni­do las entra­das a las ciu­da­des, inclu­so en algu­nos de los tra­mos en los que ofi­cial­men­te se ha inagu­ra­do el ini­cio de obras, no han ini­cia­do labo­res de cons­truc­ción. Por otro lado, es de des­ta­car las nume­ro­sas denun­cias que están oca­sio­nan­do las obras de esta infra­es­truc­tu­ra, denun­cias por supues­tos deli­tos con­tra el medio-ambien­te (el caso de Oroz­ke­ta en Iurre­ta) o denun­cias de los vec­nos por los rui­dos que emi­ten las obras, denun­cias por los des­tro­zos impre­vis­tos (el caso de la carre­te­ra de Ara­maio), denun­cias por la cap­ta­ción irre­gu­lar de agua,?

La situa­cion de Nafa­rroa, sin que a día de hoy no hayan empe­za­do las obras es la siguien­tes: des­de el Gobierno de Nava­rra se insis­te en comen­zar la obra este verano. Para ello han empe­za­do el pro­ce­so de expro­pia­cio­nes corres­pon­dien­te al tra­mo Cas­te­jón-Zuas­ti, el cual pre­ten­den aca­bar hacia verano para empe­zar a rea­li­zar la obra. Que­re­mos denun­ciar que la mayo­ría de pro­pie­ta­rios, due­ños de terre­nos, y ayun­ta­mien­tos a día de hoy no cono­cen la situa­ción real del pro­yec­to, estan­do en la más abso­lu­ta inde­fen­sión , pues­to que la fal­ta de infor­ma­ción es una de las señas de iden­ti­dad de esta obra. Por otra par­te recor­da­mos como la Fun­da­ción Sus­trai puso un recur­so en la Audien­cia Nacio­nal al hilo de la cadu­ci­dad de la DIA del tra­mo Cas­te­jón-Zuas­ti, por tan­to esta Fun­da­ción ale­ga que la DIA está cadu­ca­da y que el Gobierno nava­rro debe reno­var dicha DIA si quie­re empe­zar la obra en con­di­cio­nes lega­les.

En cuan­to a la situa­ción del LAV de Ipa­rral­de, es de des­ta­car, que nue­va­men­te se ha abier­to el deba­te sobre la finan­cia­ción del pro­yec­to, lo cual, recor­de­mos que supu­so una gran agi­ta­ción tan­to de ins­ti­tu­cio­nes muni­ci­pa­les, como de veci­nos. Lo cier­to es que la infra­es­truc­tu­ra se encuen­tra en la actua­li­dad toda­vía sin defi­nir.

Por otra par­te des­de AHT GELDITU ELKARLANA hemos remi­ti­do una car­ta a Ara­lar, Bil­du, NABAI y EZKERRA con el obje­to de com­par­tir con ellos una serie de refle­xio­nes en torno a la lucha con­tra el TAV. En con­cre­to dicha car­ta dice tex­tual­men­te:

El TAV no sólo repre­sen­ta una feroz agre­sión al medio ambien­te, sino que tam­bién inci­de gra­ve­men­te en el pro­pio mode­lo de socie­dad. La ingen­te can­ti­dad de fon­dos públi­cos que exi­gen su cons­truc­ción y man­te­ni­mien­to, su gra­ve inci­den­cia en la orde­na­ción del terri­to­rio, su carác­ter eli­tis­ta y exclu­si­vo, sus gra­ves impac­tos sobre la agri­cul­tu­ra y el medio rural en gene­ral, así como su con­tri­bu­ción a la des­lo­ca­li­za­ción indus­trial, lo con­vier­ten en un pro­yec­to cla­ra­men­te anti­so­cial.

Hace ya más de una déca­da que empe­zó la lucha por la para­li­za­ción de este macro­pro­yec­to, y duran­te este tiem­po muchos y diver­sos han sido los momen­tos por los que esta lucha de opo­si­ción ha trans­cu­rri­do. Es de des­ta­car, en nues­tra opi­nión, como en su día el movi­mien­to de opo­si­ción al TAV aglu­ti­nó y reu­nió a gen­te de diver­sas sen­si­bi­li­da­des, rea­li­zan­do una diná­mi­ca de movi­li­za­cio­nes y un tra­ba­jo de sen­si­bi­li­za­ción en torno a los impac­tos del TAV bas­tan­te nota­ble, has­ta el pun­to de con­di­cio­nar el deba­te social en torno a la uti­li­dad o no de esta infra­es­truc­tu­ra. A día de hoy, y con las obras empe­za­das en bas­tan­tes tra­mos de la lla­ma­da Y vas­ca, es evi­den­te que la lucha con­tra el TAV, por una serie de fac­to­res, ha baja­do su nivel de inten­si­dad y de cen­tra­li­dad polí­ti­ca. Con la inten­ción de devol­ver a esta lucha su valor, con la inten­ción de sub­ra­yar la impor­tan­cia que el TAV con­lle­va en cuan­to a su enver­ga­du­ra, volu­men de obra y su sig­ni­fi­ca­do como sím­bo­lo de una nue­va eco­no­mía neo­li­be­ral, nos diri­gi­mos a voso­tros al obje­to de plan­tea­ros unas cues­tio­nes muy con­cre­tas con el úni­co obje­ti­vo de refle­xio­nar en torno a estas dos cues­tio­nes:

1. Cree­mos que aho­ra mis­mo la lucha por la para­li­za­ción del TAV está en un segun­do plano, a pesar de las gra­ves con­se­cuen­cias que está oca­sio­nan­do en la polí­ti­ca social y de los gran­dí­si­mos impac­tos que su cons­truc­ción pro­vo­ca­ria. Es nece­sa­rio vol­ver a situar esta cues­tión en los tér­mi­nos del deba­te social per­ti­nen­te. Cree­mos que esta­mos a tiem­po de vol­ver a encen­der el deba­te en torno a la uti­li­dad o no del TAV, como paso pre­vio a lograr su para­li­za­ción. A pesar de la cri­sis eco­nó­mi­ca y de los retra­sos que está acu­mu­lan­do esta macro obra, el Esta­do espa­ñol está empe­ña­do en seguir hacia delan­te en su loca carre­ra de impo­ner esta infra­es­truc­tu­ra al mar­gen de pul­sar la opi­nión y la par­ti­ci­pa­ción social. Por ello os pedi­mos que el tema del TAV vuel­va a tener la cen­tra­li­dad polí­ti­ca que en su día tuvo y que a día de hoy, por dis­tin­tos moti­vos, ha per­di­do.

2. Cree­mos que exis­ten nue­vas con­di­cio­nes socia­les y eco­nó­mi­cas que pro­pi­cian una nue­va acu­mu­la­ción de fuer­zas y sec­to­res con­tra­rios al TAV. Pon­ga­mos todos de nues­tra par­te para que el pro­yec­to del TAV ten­ga una res­pues­ta acor­de con el per­jui­cio social y eco­ló­gi­co que supo­ne. Es tiem­po de jun­tar esfuer­zos, acu­mu­lar sec­to­res y reno­var fuer­zas en la lucha con­tra el TAV. Si de ver­dad exis­te en nues­tro país una mayo­ría social que se opo­ne al TAV ‚sea­mos capa­ces de acti­var a dicha mayo­ría para que la voz de la socie­dad sea res­pe­ta­da.

Por últi­mo comen­ta­mos los moti­vos por los cua­les con­vo­ca­mos la mani­fes­ta­ción del día 11 de junio en Arra­sa­te.

Que­re­mos poner el acen­to una vez mas en denun­ciar el derro­che del TAV. El TAV es una hipo­te­ca para las eco­no­mías públi­cas. Duran­te los últi­mos años hemos asis­ti­do a un des­co­mu­nal aumen­to del gas­to públi­co en polí­ti­cas de infra­es­truc­tu­ras que no han rever­ti­do en tér­mi­nos eco­no­mi­cos y socia­les como asi lo puso de mani­fies­to el pasa­do año Jose Blan­co cuan­do reco­no­ció que el rit­mo desa­rro­lla­do en poli­ti­ca de infra­es­truc­tu­ras públi­cas era insos­te­ni­ble. El con­ti­nuo derro­che de recur­sos para el TAV ha traí­do con­si­go la reduc­ción de la cali­dad de la sani­dad, los recor­tes en edu­ca­ción y en ser­vi­cios sociales.¿Cómo se pue­de sos­te­ner que no hay dine­ro para garan­ti­zar nues­tros dere­chos socia­les y mien­tras tan­to vemos como siguen empe­ña­dos en seguir ade­lan­te con la cons­truc­ción del TAV para el cual están des­ti­nan­do miles de millo­nes? Gra­cias al afán enri­que­ce­dor de una mino­ría empre­sa­rial y poli­ti­ca pro­mo­to­ra de esta obra, sus intere­ses par­ti­cu­la­res van a pri­mar sobre las polí­ti­cas públi­cas tra­yen­do con­si­go una pre­ca­ri­za­ción de la socie­dad y un aumen­to de las des­igual­da­des socia­les que se ven agra­va­das por el con­ti­nuo recor­te en mate­ria de dere­chos socia­les bási­cos.
Asi mis­mo que­re­mos poner de relie­ve las pesi­mas con­di­cio­nes de tra­ba­jo en las obras del TAV, don­de ya han muer­to 4 per­so­nas has­ta la fecha. Habla­mos de jor­na­das de tra­ba­jo de más de 10 horas, don­de no exis­ten medi­das de pre­ven­ción de acci­den­tes labo­ra­les, no hay equi­pos de segu­ri­dad per­so­nal y don­de la admi­nis­tra­ción no quie­re saber nada en mate­ria de segu­ri­dad labo­ral y pre­ven­ción de acci­den­tes labo­ra­les. La crea­ción de pues­tos de tra­ba­jo y el aumen­to de la rique­za y el bien­es­tar uni­do al TAV es un cuen­to. A día de hoy el esta­do espa­ñol lide­ra el rán­king en kms. de alta velo­ci­dad y lide­ra las tasas de paro y de peor pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co a nivel euro­peo. Está cla­ro que algo está fallan­do en todo esto?
Que­re­mos decir alto y cla­ro que se está des­tru­yen­do nues­tro terri­to­rio. La obra del TAV aca­rrea la des­truc­ción de encla­ves natu­ra­les, eco­sis­te­mas, ocu­pa­ción de miles de hec­tá­reas de sue­lo y la des­apa­ri­ción de eco­no­mías agri­co­las y gana­de­ras. Que­re­mos lla­mar a pro­pie­ta­rios de terre­nos, base­rri­ta­rras, ayun­ta­mien­tos y pue­blos afec­ta­dos a que defien­dan acti­va­men­te nues­tra tie­rra y nues­tro modo de vida. El TAV supo­ne el abso­lu­to des­ca­la­bro de una orde­na­ción equi­li­bra­da del terri­to­rio, pues­to que los muni­ci­pios y comar­cas inter­me­dias sufri­rán jun­to con el medio agra­rio y rural las con­se­cuen­cias del enor­me impac­to ambien­tal de esta gran obra.
El TAV es la con­se­cuen­cia direc­ta del mode­lo socio­eco­nó­mi­co que nos han impues­to, el mode­lo neo­li­be­ral que sobre­po­ne los intere­ses eco­nó­mi­cos pri­va­dos a los recur­sos natu­ra­les limi­ta­dos de los que dis­po­ne­mos. Pero el TAV no es el úni­co con­flic­to socio­eco­ló­gi­co de esta socie­dad, exis­ten otros muchos pro­yec­tos anti­so­cia­les y anti­eco­ló­gi­cos a lo lar­go de nues­tra geo­gra­fía: la cen­tral tér­mi­ca de Boroa, la plan­ta de coke de Mus­kiz, la cen­tral nuclear de Garo­ña, la Super­sur, la línea eléc­tri­ca de alta ten­sión Gue­ñes-Itxa­so, las cen­tra­les tér­mi­cas de Cas­te­jón, la inci­ne­ra­do­ra de Zubie­ta, el Super­puer­to de Jaizkibel?sin dejar a un lado las innu­me­ra­bles can­te­ras cla­ves para el man­te­ni­mien­to de esta infra­es­truc­tu­ra (Maña­ri­ko Mar­ko­min-Goi­koa, Aba­di­ño­ko Atx-Txi­ki, Foru­ko Peña-Forua, Uda­laitz, Mutri­ku­ko Olatz harro­bia, Deba­ko Sasio­la, Can­te­ra de Mag­na en Zil­be­ti ?). Todos ellos com­par­ten el mis­mo ori­gen, el inte­rés eco­nó­mi­co pri­va­do, el mis­mo pro­ce­di­mien­to, la impo­si­ción y la mis­ma con­se­cuen­cia, el desas­tre social y eco­ló­gi­co.
Para aca­bar hace­mos un lla­ma­mien­to a la lucha por la defen­sa de nues­tro terri­to­rio, si en su día se paró Lemoiz, si la movi­li­za­ción social obli­gó a replan­tear de nue­vo el pro­yec­to de las líneas de alta ten­sión en Nafa­rroa, si en más de una oca­sión las ins­tan­cias judi­cia­les han pro­cla­ma­do la ile­ga­li­dad de las cen­tra­les tér­mi­cas de Cas­te­jón, si a día de hoy el pro­yec­to de Super­puer­to de Pasaia es más con­tes­ta­do que nun­ca por qué no va a ser posi­ble la para­li­za­ción del TAV? Tene­mos argu­men­tos para parar un tren, AHT gel­ditze­ra goaz!!
EKAINAK 11, ARRASATEN

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *