Escan­da­lo­so inten­to de impe­dir ayu­da vene­zo­la­na a Hai­tí, reve­la Wiki­leaks – Cubadebate

petrocaribe

Cuba­de­ba­te repro­du­ce la inves­ti­ga­ción publi­ca­da en The Nation y tra­du­ci­da por Rebe­lión sobre los cables fil­tra­dos por Wiki­lLeaks en torno a la pro­pues­ta de ayu­da de Vene­zue­la a Haití

Los cables sobre Petro­ca­ri­be y Haití

Dan Cough­lin y Kim Ives The Nation
Tra­du­ci­do por S. Seguí/​Rebe­lión

Cuan­do René Pré­val juró el car­go de pre­si­den­te de Hai­tí en una cere­mo­nia cele­bra­da en el Pala­cio Nacio­nal de Port-au-Prin­ce el 14 de mayo de 2006 esta­ba deseo­so de disi­par los temo­res de Washing­ton de que no fue­ra un socio fia­ble. “El pre­si­den­te quie­re ente­rrar de una vez por todas la sos­pe­cha que exis­te en Hai­tí de que Esta­dos Uni­dos no se fía de él”, dijo la emba­ja­do­ra de Esta­dos Uni­dos, Janet San­der­son, en un cable fecha­do el 26 de mar­zo 2006. “Está tra­tan­do de mejo­rar su posi­ción a nivel nacio­nal e inter­na­cio­nal con una exi­to­sa visi­ta a Esta­dos Unidos”.

Es tan impor­tan­te, que Pré­val “decli­nó invi­ta­cio­nes para visi­tar Fran­cia, Cuba y Vene­zue­la con el fin de visi­tar Washing­ton en pri­mer lugar,” seña­ló San­der­son. “Pré­val tie­ne estre­chos víncu­los per­so­na­les con Cuba, don­de reci­bió tra­ta­mien­to para el cán­cer de prós­ta­ta, pero ha seña­la­do a la Emba­ja­da (1) que mane­ja­rá las rela­cio­nes con Cuba y Vene­zue­la úni­ca­men­te en bene­fi­cio del pue­blo hai­tiano, y no basán­do­se en nin­gu­na afi­ni­dad ideo­ló­gi­ca hacia esos gobiernos.”

Pron­to, sin embar­go, que­dó cla­ro que la ges­tión de sus rela­cio­nes con los adver­sa­rios de EE.UU. “úni­ca­men­te en bene­fi­cio del pue­blo hai­tiano” sería sufi­cien­te para atraer­se las iras de Washing­ton, espe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de la deli­ca­da cues­tión del petróleo.

Inme­dia­ta­men­te des­pués de su cere­mo­nia de inau­gu­ra­ción, Pré­val con­vo­có a la pren­sa en una sala en el Pala­cio Nacio­nal, don­de fir­mó un acuer­do con el vice­pre­si­den­te vene­zo­lano José Vicen­te Ran­gel para unir­se a la alian­za petro­le­ra del Cari­be pro­mo­vi­da por Cara­cas, Petro­ca­ri­be. Con arre­glo a los tér­mi­nos del acuer­do, Hai­tí com­pra­ría petró­leo a Vene­zue­la, pagan­do sólo el 60 por cien­to por ade­lan­ta­do y el res­to en más de vein­ti­cin­co años, a un inte­rés del 1 por cien­to anual.

Al mis­mo tiem­po que se cele­bra­ba la con­fe­ren­cia de pren­sa, a sólo un kiló­me­tro de dis­tan­cia del Pala­cio Nacio­nal, entra­ba en la bahía de Port-au-Prin­ce un petro­le­ro de Vene­zue­la que trans­por­ta­ba 100.000 barri­les de die­sel y com­bus­ti­ble sin plo­mo de Petrocaribe.

Este espec­ta­cu­lar ini­cio de man­da­to le ganó a Pré­val la admi­ra­ción de muchos hai­tia­nos, que se habían mani­fes­ta­do en con­tra altos pre­cios del petró­leo y la fal­ta de elec­tri­ci­dad. Sin embar­go, mar­có el comien­zo de una bata­lla geo­po­lí­ti­ca de varios años entre Cara­cas, La Haba­na y Washing­ton, sobre el sumi­nis­tro de petró­leo a Hai­tí y a quié­nes beneficiaría.

Las reve­la­cio­nes se han hecho públi­cas en un paque­te de 1.918 del sema­na­rio hai­tiano Haï­ti Liber­té por el gru­po trans­pa­ren­cia infor­ma­ti­va Wiki­Leaks. Como par­te de un acuer­do de cola­bo­ra­ción con Hai­tí Liber­té,The Nation publi­ca varios artícu­los en inglés basa­dos en dichos cables.

El Depar­ta­men­to de Esta­do no res­pon­dió a una soli­ci­tud de comen­ta­rios sobre las reve­la­cio­nes con­te­ni­das en el pre­sen­te artículo.

Según los cables fil­tra­dos de la Emba­ja­da esta­dou­ni­den­se, Washing­ton y sus alia­dos, entre ellos gran­des las gran­des petro­le­ras Exxon­Mo­bil y Che­vron, manio­bra­ron agre­si­va­men­te entre bas­ti­do­res para sabo­tear el acuer­do de Petrocaribe.

Para el gobierno de Hai­tí la ayu­da en petró­leo de Vene­zue­la fue cla­ve en la satis­fac­ción de las nece­si­da­des bási­cas y los ser­vi­cios de 10 millo­nes de hai­tia­nos, al per­mi­tir un sumi­nis­tro garan­ti­za­do de petró­leo a pre­cios esta­bles y sen­tar las bases para la inde­pen­den­cia ener­gé­ti­ca de Hai­tí res­pec­to de Esta­dos Unidos.

Ade­más, según seña­la­ba la Emba­ja­da en un cable de 7 de julio de 2006, “Hai­tí se aho­rra­ría 100 millo­nes de dóla­res por año con el acuer­do de pago apla­za­do”. Pré­val des­ti­nó estos fon­dos para hos­pi­ta­les, escue­las y la cober­tu­ra de nece­si­da­des de emer­gen­cia, tales como la asis­ten­cia en caso de desas­tre. Sin embar­go, la Emba­ja­da de los EE.UU. se opu­so al acuerdo.

“El Pues­to [la Emba­ja­da] con­ti­nua­rá la pre­sión sobre Pré­val para que no se aso­cie a Petro­ca­ri­be”, escri­bió la emba­ja­do­ra San­der­son en un cable del 19 de abril 2006. “La Emba­ja­do­ra verá hoy al alto ase­sor de Pré­val Bob Manuel. En reunio­nes ante­rio­res, ha reco­no­ci­do nues­tras preo­cu­pa­cio­nes y es cons­cien­te de que un acuer­do con Chá­vez podría cau­sar­les pro­ble­mas con nosotros.”

En un cable envia­do nue­ve días más tar­de, el 28 de abril, San­der­son reco­no­ció que Pré­val se encon­tra­ba bajo “una cre­cien­te pre­sión para pro­du­cir cam­bios inme­dia­tos y tan­gi­bles en la deses­pe­ra­da situa­ción de Hai­tí.” Asi­mis­mo, seña­ló que “Pré­val ha expre­sa­do en pri­va­do cier­to des­dén hacia Chá­vez en reunio­nes con fun­cio­na­rios de esta Emba­ja­da (…) Sin embar­go, le ha sido impo­si­ble dejar pasar la opor­tu­ni­dad de ganar pun­tos polí­ti­cos [ante el pue­blo hai­tiano] y gene­rar ingre­sos que pue­da con­tro­lar per­so­nal­men­te.” San­der­son, que había sido nom­bra­da emba­ja­do­ra en Hai­tí por el pre­si­den­te Bush, es aho­ra sub­se­cre­ta­ria adjun­ta de Esta­do en el gobierno de Obama.

Para imple­men­tar el acuer­do con Petro­ca­ri­be, Hai­tí tuvo que cum­plir cier­tas con­di­cio­nes y reor­ga­ni­zar su mer­ca­do interno del petró­leo. Como resul­ta­do, debe­rían pasar casi dos años antes de que el petró­leo de Petro­ca­ri­be comen­za­ra a fluir en Hai­tí. Los prin­ci­pa­les obs­tácu­los, sin embar­go, siguen sien­do la Emba­ja­da de Esta­dos Uni­dos y las gran­des petro­le­ras, que con­tro­lan las redes de trans­por­te y dis­tri­bu­ción de petró­leo en Hai­tí, según los cables de WikiLeaks.

“Las com­pa­ñías petro­le­ras inter­na­cio­na­les están cada vez más preo­cu­pa­das ‑Texa­co y Esso se reu­ni­rán con la emba­ja­do­ra en un futu­ro pró­xi­mo- por la posi­bi­li­dad de tener que com­prar su petró­leo al gobierno de Hai­tí”, escri­bió la emba­ja­do­ra San­der­son en un cable de 17 de mayo 2006, con­clu­yen­do que “vamos a seguir plan­tean­do nues­tras preo­cu­pa­cio­nes sobre el acuer­do con Petro­ca­ri­be a los más altos nive­les del gobierno”.

Chris­tian Por­ter, geren­te de Exxon­Mo­bil en Haití,”hablando en nom­bre de Exxon­Mo­bil y Che­vron, hizo hin­ca­pié en que sus com­pa­ñías no esta­rían dis­pues­tas a com­prar petró­leo al gobierno de Hai­tí ya que per­de­rían sus már­ge­nes comer­cia­les off-sho­re y tam­bién debi­do a la repu­tación de poca fia­bi­li­dad de Petro­ca­ri­be en cuan­to a la pun­tua­li­dad de las entre­gas,” escri­bió San­der­son, a la vez que lle­ga­ba a la con­clu­sión de que era una “pro­pues­ta dudo­sa que ni EE.UU. ni las com­pa­ñías petro­le­ras que ope­ran en Hai­tí, res­pon­sa­bles de cer­ca del 45 por cien­to de las impor­ta­cio­nes de petró­leo del país, ni tam­po­co Vene­zue­la, para el caso, es pro­ba­ble que acepten.”

La emba­ja­do­ra esta­ba equi­vo­ca­da acer­ca de Vene­zue­la, pero no res­pec­to a las com­pa­ñías petro­le­ras. Un cable de 13 de octu­bre 2006 expli­ca que Exxon­Mo­bil y Texaco/​Chevron “se encon­tra­ban en esta­do deshock,” pero que no habían “infor­ma­do al gobierno de sus preo­cu­pa­cio­nes”, lo que San­der­son les alen­tó a hacer.

San­der­son reite­ró que a pesar de sus “nume­ro­sos inten­tos de hablar con el gobierno de Hai­tí y tra­tar de per­sua­dir­lo de no seguir ade­lan­te con el acuer­do de Petro­ca­ri­be, el Gobierno insis­te en que el acuer­do, apli­ca­do en su tota­li­dad, se tra­du­ci­rá en un bene­fi­cio para Haití.”

El emba­ja­do­ra de EE.UU. tam­bién deta­lló cómo las com­pa­ñías petro­le­ras esta­ban tra­tan­do de sabo­tear el acuer­do: “Tras la reu­nión del 27 de sep­tiem­bre entre Pré­val y las cua­tro com­pa­ñías de petró­leo (…) la aso­cia­ción de la indus­tria del petró­leo (Asso­cia­tion des Pro­fes­sion­nels du Pétro­leAPP) reci­bió una invi­ta­ción para reu­nir­se con repre­sen­tan­tes de la empre­sa petro­le­ra vene­zo­la­na que se encon­tra­ban de visi­ta en Hai­tí. Las cua­tro com­pa­ñías se nega­ron a asis­tir. Ade­más, el 9 de octu­bre, las empre­sas reci­bie­ron car­tas envia­das por el gobierno hai­tiano soli­ci­tan­do infor­ma­ción por sepa­ra­do sobre la impor­ta­ción y dis­tri­bu­ción de petró­leo. Has­ta aho­ra, nin­gu­na ha respondido.”

San­der­son con­clu­ye un lar­go cable, de fecha 13 de octu­bre, expli­can­do cómo había hecho hin­ca­pié en “el men­sa­je tan nega­ti­vo que [el acuer­do de Petro­ca­ri­be] envia­ría a la comu­ni­dad inter­na­cio­nal [es decir, Washing­ton y sus alia­dos] en un momen­to en que el gobierno hai­tiano está tra­tan­do de aumen­tar la inver­sión extran­je­ra,” y lamen­tan­do que “el pre­si­den­te Pré­val y su círcu­lo ínti­mo hayan caí­do sedu­ci­dos por el plan de pago [de Petrocaribe].”

Las com­pa­ñías petro­le­ras y la emba­ja­da esta­dou­ni­den­se se hacen fuertes

Con la rati­fi­ca­ción par­la­men­ta­ria y los deta­lles téc­ni­cos resuel­tos, a prin­ci­pios de 2007 Pré­val pen­sa­ba que por fin tenía todo a pun­to para lle­var el acuer­do con Petro­ca­ri­be a la prác­ti­ca. Pero las com­pa­ñías petro­le­ras no habían ceja­do en sus inten­tos de soca­var el acuerdo.

Michael Lecorps, nom­bra­do por Pré­val a la cabe­za de la Ofi­ci­na de Mone­ta­ri­za­ción del Gobierno de los pro­gra­mas de Ayu­da y Desa­rro­llo (for­mal­men­te cono­ci­da como Ofi­ci­na PL-480), a car­go de los asun­tos de Petro­ca­ri­be, comu­ni­có a las com­pa­ñías petro­le­ras que ten­drían que com­prar petró­leo de Petro­ca­ri­be al gobierno de Hai­tí , pero las empre­sas esta­dou­ni­den­ses se nega­ron. Rápi­da­men­te, se pro­du­jo un enfrentamiento.

Lecorps, “apa­ren­te­men­te enfu­re­ci­do por la fal­ta de coope­ra­ción de Che­vron con el gobierno hai­tiano, sub­ra­yó que Petro­ca­ri­be no era nego­cia­ble”, infor­mó el encar­ga­do de nego­cios, Tho­mas C. Tighe, en un cable de 18 de enero 2007. Tam­bién dijo que “Exxon­Mo­bil ha deja­do cla­ro que tam­po­co va a coope­rar con el gobierno de Hai­tí en rela­ción con esta propuesta.”

“El geren­te de Che­vron para Hai­tí, Patryck Peru Dumes­nil, con­fir­mó la posi­ción de su com­pa­ñía con­tra­ria a Petro­ca­ri­be y dijo que Exxon­Mo­bil, la otra com­pa­ñía petro­le­ra esta­dou­ni­den­se que ope­ra en Hai­tí, ha infor­ma­do al gobierno de que no va a impor­tar pro­duc­tos de Petro­ca­ri­be”, escri­bió Tighe en el mis­mo cable.

“El agre­ga­do polí­ti­co de la emba­ja­da infor­mó de que Che­vron se nie­ga a seguir ade­lan­te con las con­ver­sa­cio­nes por­que sus repre­sen­tan­tes pre­fie­ren impor­tar sus pro­pios pro­duc­tos deri­va­dos del petróleo.”

Tighe aña­día tam­bién que el gobierno hai­tiano esta­ba furio­so de que una com­pa­ñía petro­le­ra que con­tro­la sólo el 30% de los pro­duc­tos petro­lí­fe­ros de Hai­tí “tuvie­ra la osa­día de tra­tar de elu­dir un acuer­do que bene­fi­cia­ría a la pobla­ción haitiana.”

El gobierno de Hai­tí hizo hin­ca­pié en que “no sería rehén de las ‘acti­tu­des capi­ta­lis­tas’ hacia Petro­ca­ri­be, y que si el gobierno de Hai­tí no podía lle­gar a un com­pro­mi­so con deter­mi­na­das empre­sas petro­le­ras, las empre­sas pue­den tener que salir de Hai­tí”, infor­mó Tighe.

Hugo Chá­vez entra en escena

El pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez lle­gó el 12 de mar­zo de 2007 a Hai­tí, don­de reci­bió una espon­tá­nea bien­ve­ni­da por dece­nas de miles de hai­tia­nos, que acom­pa­ña­ron a su comi­ti­va des­de el aero­puer­to has­ta el Pala­cio Nacio­nal a la carre­ra jun­to al coche del dig­na­ta­rio. El pre­si­den­te vene­zo­lano lle­gó con muchos regalos.

“Vene­zue­la ha com­pro­me­ti­do fon­dos para el mejo­ra­mien­to de los aero­puer­tos pro­vin­cia­les y las pis­tas de ate­rri­za­je del país (tam­bién anun­cia­do pre­via­men­te), así como exper­tos en pla­ni­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca para ayu­dar a iden­ti­fi­car las prio­ri­da­des de desa­rro­llo. Hay otros com­pro­mi­sos, como el de Cuba de lle­var la cober­tu­ra médi­ca a todos los muni­ci­pios de Hai­tí, la dedi­ca­ción de téc­ni­cos en elec­tri­ci­dad cuba­nos y vene­zo­la­nos para mejo­rar la gene­ra­ción de ener­gía, y la crea­ción de una ofi­ci­na de coope­ra­ción tri­la­te­ral en Port-au-Prin­ce,” escri­bió Sanderson.

En cables pos­te­rio­res, San­der­son hace refe­ren­cias cada vez más cíni­cas sobre la pos­tu­ra amis­to­sa de Pré­val hacia Chá­vez, que con­si­de­ra cla­ra­men­te como poco sincera.

“Según el pre­si­den­te René Pré­val, la visi­ta del pre­si­den­te vene­zo­lano Hugo Chá­vez a Hai­tí el 12 de mar­zo fue una pesa­di­lla logís­ti­ca y un engo­rro para el gobierno hai­tiano,” dice San­der­son en el resu­men de este cable.

“Pré­val dijo a la emba­ja­do­ra, el 13 de mar­zo por la tar­de, que Chá­vez era un hués­ped difí­cil” y que “no tenía una invi­ta­ción del gobierno de Hai­tí, pero insis­tió en venir a con­me­mo­rar el Día de la Ban­de­ra venezolana”.

Pré­val, al pare­cer, tra­tó de tran­qui­li­zar a San­der­son. “En res­pues­ta a la obser­va­ción de la emba­ja­do­ra de que pro­por­cio­nar a Chá­vez una pla­ta­for­ma para lan­zar sus con­sig­nas anti­es­ta­dou­ni­den­ses era difí­cil de expli­car dada nues­tra estre­cha rela­ción y apo­yo a Hai­tí y al gobierno de Pré­val, en par­ti­cu­lar, Pré­val hizo hin­ca­pié en que había hecho todo lo posi­ble para limi­tar al máxi­mo la ver­bo­rrea de Chá­vez”, escri­be San­der­son. La emba­ja­do­ra infor­mó de que Pré­val dijo que “el era sólo un peque­ño bur­gués inde­pen­dien­te poco favo­ra­ble al tea­tro que Chá­vez prac­ti­ca. Hai­tí nece­si­ta la ayu­da de todos sus ami­gos, agre­gó Pré­val, y está segu­ro de que los EE.UU. entien­de su difí­cil situación.”

En tono de frus­tra­ción, San­der­son lle­ga a la con­clu­sión de que “en nin­gún momen­to ha dado Pré­val nin­gu­na indi­ca­ción de que esté intere­sa­do en aso­ciar a Hai­tí con el amplio pro­gra­ma revo­lu­cio­na­rio de Chá­vez”, pero tam­bién que “no for­ma par­te de su carác­ter ni de sus inten­cio­nes repu­diar Chá­vez, aun­que el vene­zo­lano abu­se de su hos­pi­ta­li­dad en su pro­pia casa.”

Los olvi­dos de Préval

A pesar de las recon­ven­cio­nes de San­der­son y las garan­tías de Pré­val, el pre­si­den­te hai­tiano siguió eno­jan­do a Washing­ton. El 26 de abril de 2007, el alto ase­sor pre­si­den­cial Fritz Long­champ comu­ni­có al con­se­je­ro polí­ti­co de la Emba­ja­da que “Pré­val asis­ti­rá a la reu­nión cum­bre de ALBA [Alter­na­ti­va Boli­va­ria­na para las Amé­ri­cas] de Ven­zue­la [sic] como “obser­va­dor espe­cial” con el pro­pó­si­to espe­cí­fi­co de fina­li­zar un acuer­do de asis­ten­cia tri­la­te­ral entre Hai­tí, Vene­zue­la y Cuba, por el cual Vene­zue­la finan­cia­rá la pre­sen­cia de médi­cos cuba­nos y otros téc­ni­cos en zonas rura­les de Hai­tí,” según un cable de San­der­son de ese mis­mo día.

San­der­son seña­ló que la reu­nión con la Emba­ja­da “tenía por obje­to espe­cí­fi­co mani­fes­tar nues­tro des­con­ten­to con el via­je de Pré­val a Vene­zue­la” y que “la reac­ción de Long­champ pro­ba­ble­men­te refle­ja el pro­pio olvi­do de Pré­val del impac­to y las con­se­cuen­cias que su acer­ca­mien­to a Chá­vez tie­ne en sus rela­cio­nes con noso­tros.” Long­champ habría “trai­cio­na­do un ras­go común de los fun­cio­na­rios hai­tia­nos, al juz­gar erró­nea­men­te la impor­tan­cia rela­ti­va que los res­pon­sa­bles de la polí­ti­ca esta­dou­ni­den­se con­ce­den a Hai­tí en rela­ción con Vene­zue­la y el impac­to regio­nal de Chávez.”

Los hai­tia­nos, en otras pala­bras, esta­ban exce­si­va­men­te con­ven­ci­dos de su pro­pia rele­van­cia para com­pren­der que la ver­da­de­ra preo­cu­pa­ción de Esta­dos Uni­dos era dete­ner la marea cha­vis­ta. San­der­son sugi­rió que Esta­dos Uni­dos “expre­se nues­tro des­con­ten­to con las accio­nes de Pré­val al nivel más alto posi­ble con oca­sión de su pró­xi­ma visi­ta a Washington.”

Pré­val, regre­só de Cara­cas con la pro­me­sa de Chá­vez de pro­por­cio­nar un total de 160 mega­va­tios de elec­tri­ci­dad a Hai­tí, “des­pués de que Pré­val des­fi­la­ra jun­to a Chá­vez ante la gale­ría de villa­nos [sic] líde­res del ALBA”, se lamen­tó San­der­son en un cable de 4 de mayo 2007.

La emba­ja­do­ra des­cri­be la esen­cia del paque­te de ayu­da cubano-vene­zo­lano: “Los cuba­nos reem­pla­za­rán dos millo­nes de bom­bi­llas en todo Port-au-Prin­ce por bom­bi­llas de bajo con­su­mo. La ini­cia­ti­va cos­ta­rá cua­tro millo­nes de dóla­res pero per­mi­ti­rá al país aho­rrar 60 mega­va­tios de elec­tri­ci­dad, que le cues­tan 70 millo­nes de dóla­res al año. Vene­zue­la se com­pro­me­tió a repa­rar la plan­ta de ener­gía de Carre­four, con lo que se gene­ra­rán 40 mega­va­tios adi­cio­na­les de elec­tri­ci­dad. Ade­más, Vene­zue­la cons­trui­rá para diciem­bre de este año nue­vas cen­tra­les eléc­tri­cas en todo el país, para agre­gar 30 mega­va­tios a la red eléc­tri­ca de Port-au-Prin­ce y 15 mega­va­tios adi­cio­na­les a Gonaï­ves y otros tan­tos a Cap Haï­tien, para todo lo cual se uti­li­za­rá fuel pesa­do vene­zo­lano, una alter­na­ti­va más efi­cien­te y menos cos­to­sa que el diesel.”

Mien­tras este amplio paque­te ener­gé­ti­co toma­ba for­ma, las ten­sio­nes sobre Petro­ca­ri­be seguían en aumento.

El 4 de mayo, San­der­son envió un segun­do cable que expli­ca que “el jefe de la ofi­ci­na de Petro­ca­ri­be en Hai­tí, Michael Lecorps, dio a las cua­tro empre­sas petro­le­ras que ope­ran en Hai­tí un pla­zo has­ta el 1 de julio para fir­mar el con­tra­to del gobierno hai­tiano sobre Petro­ca­ri­be,” en la espe­ran­za de que “las cua­tro empre­sas fir­ma­rán el acuer­do de for­ma volun­ta­ria, en lugar de apro­bar una legis­la­ción que obli­gue a las empre­sas petro­le­ras que ope­ran en Hai­tí a par­ti­ci­par en el acuer­do de Petrocaribe.”

Des­pués de hablar con el geren­te de ven­tas para el Cari­be de Exxon­Mo­bil Bill Eis­ner, la Emba­ja­da infor­mó de que Eis­ner “se sor­pren­dió cuan­do se dio cuen­ta de que Lecorps espe­ra­ba que la indus­tria petro­le­ra coor­di­na­ra el acuer­do de Petro­ca­ri­be en nom­bre del gobierno de Hai­tí”, lo que “haría pri­sio­ne­ra a la indus­tria petro­le­ra de dos gobier­nos incom­pe­ten­tes, Hai­tí y Venezuela.”

El pre­si­den­te Bush abor­dó la cues­tión de la rela­ción de Pré­val con Chá­vez duran­te la visi­ta de pri­ma­ve­ra de 2007 del pre­si­den­te de Hai­tí a Washing­ton, des­pués de la cual San­der­son expre­só su “espe­ran­za de que el cla­ro men­sa­je cla­ro del pre­si­den­te Bush sobre Vene­zue­la haya sido com­pren­di­do, pero sólo el tiem­po lo dirá.”

Dos sema­nas des­pués del regre­so de Pré­val, los días 12 y 13 de junio de 2007, una huel­ga de trans­por­te “se apo­de­ró de las prin­ci­pa­les ciu­da­des de Hai­tí, y puso de mani­fies­to la cre­cien­te cri­sis por los pre­cios del com­bus­ti­ble, que han aumen­ta­do casi un 20 por cien­to en sólo dos sema­nas”, infor­mó Inter Press Ser­vi­ce en el momen­to. Muchos creían que la incor­po­ra­ción de Hai­tí a Petro­ca­ri­be ali­via­ría la pesa­da fac­tu­ra de la gaso­li­na, y corría el rumor de que las dos gran­des empre­sas petro­le­ras esta­dou­ni­den­ses que expor­ta­ban a Hai­tí habían blo­quea­do las nego­cia­cio­nes de apli­ca­ción de Petro­ca­ri­be. El 1 de julio, fecha lími­te para la pues­ta en fun­cio­na­mien­to de Petro­ca­ri­be, se acer­ca­ba rápidamente.

La dispu­ta sobre Petro­ca­ri­be con­ti­nua­ría duran­te todo 2007, con Che­vron como empre­sa más reti­cen­te a ope­rar en el mar­co de Petro­ca­ri­be. Y Hai­tí nece­si­ta­ba a Che­vron para trans­por­tar el petró­leo des­de Venezuela.

“Era una situa­ción ridí­cu­la, ya que ellos habían com­pra­do y trans­por­ta­do pro­duc­tos deri­va­dos del petró­leo de Vene­zue­la duran­te 25 años”, dijo Lecorps, el fun­cio­na­rio hai­tiano super­vi­sor de Petro­ca­ri­be, al sema­na­rio Haï­ti Liber­té. “Ya sabe, Che­vron es una empre­sa esta­dou­ni­den­se, así que tal vez haya habi­do movi­mien­tos polí­ti­cos detrás de todo esto, tal vez por tra­tar­se de Vene­zue­la y Chá­vez. Pero Che­vron nun­ca dijo nada al respecto.”

Las sos­pe­chas de Lecorps de que Che­vron tenía repa­ros polí­ti­cas esta­ban justificadas.

A su regre­so a Hai­tí el 22 de diciem­bre de 2007 de una cum­bre de Petro­ca­ri­be, Pré­val anun­ció que las nego­cia­cio­nes con Che­vron lle­ga­ban a su fin. “Vamos a fir­mar con Che­vron y lue­go vamos a comen­zar a pasar los pedi­dos de petró­leo”, dijo en el aero­puer­to, según Asso­cia­ted Press, y aña­dió que los téc­ni­cos de Vene­zue­la visi­ta­rían Hai­tí para con­sul­tar sobre el proyecto.

Pero, como San­der­son se seña­la en un cable de 15 de febre­ro 2008, “la direc­ción de Che­vron en EE.UU. no quie­re hacer mucho rui­do sobre el acuer­do por­que no desea que parez­ca que apo­yan a Petrocaribe.”

San­der­son expli­có que el acuer­do fue fir­ma­do cuan­do “Che­vron obtu­vo final­men­te las con­di­cio­nes que exi­gía al gobierno de Hai­tí,” según los cua­les la petro­le­ra esta­tal Petró­leos de Vene­zue­la SA (PDVSA) “va a ven­der petró­leo a los ope­ra­do­res pri­va­dos, que a su vez ven­de­rán a las petro­le­ras pri­va­das que ope­ran en Hai­tí, para la dis­tri­bu­ción (…) Che­vron tam­bién acor­dó enviar la gaso­li­na refi­na­da en uno de sus buques. El gobierno de Hai­tí espe­ra reci­bir un envío de Petro­ca­ri­be a fina­les de febre­ro o prin­ci­pios de marzo.”

Y efec­ti­va­men­te, los envíos de Petro­ca­ri­be, que cubrían todas las nece­si­da­des de com­bus­ti­ble de Hai­tí, se ini­cia­ron el 8 de mar­zo de 2008, una vic­to­ria para Vene­zue­la y Hai­tí en la supera­ción de los obs­tácu­los plan­tea­dos por la Emba­ja­da de EE.UU. y las gran­des petroleras.

La extra­or­di­na­ria his­to­ria que los cables de Wiki­Leaks-Hai­tí nos cuen­tan de la cam­pa­ña de la Emba­ja­da de EE.UU. con­tra Petro­ca­ri­be ‑que ofre­ce unos evi­den­tes bene­fi­cios a Hai­tí- pone al des­cu­bier­to las ver­da­de­ras prio­ri­da­des del “socio bila­te­ral más impor­tan­te y digno de con­fian­za de Hai­tí”, como San­der­son cali­fi­ca a Esta­dos Unidos.

En cuan­to a Pré­val y sus fun­cio­na­rios, los cables indi­can que, ante el pode­río de Washing­ton, emplea­ron una de las for­mas pre­fe­ri­das de resis­ten­cia hai­tia­na, que se remon­ta a los tiem­pos de la escla­vi­tud, cono­ci­da como marro­na­ge, según la cual se hace como si se estu­vie­se de acuer­do con algo, para hacer lo con­tra­rio. Esta diná­mi­ca de la pre­sión de EE.UU. y la sutil reac­ción de Hai­tí se ha man­te­ni­do bajo el gobierno Oba­ma, que ha toma­do medi­das para mar­gi­nar Inité, el par­ti­do polí­ti­co de Pré­val, en favor del nue­vo pre­si­den­te Michel Mar­telly y su gru­po de hom­bres de nego­cios hai­tia­nos proestadounidenses.

Bajo la pre­si­den­cia de Mar­telly, el des­tino de Petro­ca­ri­be es poco cla­ro. Pero aque­llos que apre­cian lo que el pro­gra­ma ha hecho por Hai­tí ven moti­vos de preo­cu­pa­ción. Mien­tras Pré­val tra­tó de man­te­ner una equi­dis­tan­cia entre Washing­ton y la alian­za ALBA, Mar­telly cele­bró una reu­nión pre­via a la toma de pose­sión no con el minis­tro de Rela­cio­nes Exte­rio­res de Vene­zue­la, sino con el de Colom­bia, cuyo plan de desa­rro­llo neo­li­be­ral ha ase­gu­ra­do que va a imitar.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.