El sig­ni­fi­ca­do de la vic­to­ria de Bil­du- Iña­ki Gil de San Vicente

Para que los y las lec­to­ras boli­via­nas com­pren­dan en su pleno sen­ti­do el alcan­ce de la vic­to­ria polí­ti­co-elec­to­ral de Bil­du en las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de una par­te de Eus­kal Herria, debe­mos ade­lan­tar algu­nos datos sobre nues­tro pue­blo. Somos una nación peque­ña, de jus­to tres millo­nes de habi­tan­tes, situa­da en un paso estra­té­gi­co entre dos Esta­dos impe­ria­lis­tas, el espa­ñol y el fran­cés, lo que nos con­vier­te en un terri­to­rio codi­cia­do por pode­ro­sos enemi­gos. Ade­más, el sub­sue­lo de nues­tro país era muy rico en mine­ral de hie­rro lo que hizo que sur­gie­ra una bur­gue­sía dis­pues­ta a ven­der­se a algún Esta­do pode­ro­so que le pro­te­gie­ra del pue­blo tra­ba­ja­dor y le ayu­da­ra en sus nego­cios. A cam­bio, esa cla­se domi­nan­te en lo eco­nó­mi­co entre­ga­ba la inde­pen­den­cia del Pue­blo Vas­co a los espa­ño­les y fran­ce­ses. De este modo, ha cre­ci­do un capi­ta­lis­mo vas­co indus­tria­li­za­do poten­te, con una capa­ci­dad tec­no­ló­gi­ca supe­rior a la del Esta­do espa­ñol, lo que estre­cha los lazos entre las bur­gue­sías para divi­dir­se el pas­tel obte­ni­do con la explo­ta­ción social, y refuer­za su uni­dad con­tra la lucha por la inde­pen­den­cia y el socia­lis­mo que se libra en nues­tro país.

En efec­to, des­de el pri­mer desa­rro­llo del capi­ta­lis­mo comer­cial e indus­trial, espe­cia­li­za­do en hie­rros, armas y bar­cos, las suce­si­vas cla­ses bur­gue­sas han opta­do por pac­tar con los dos gran­des Esta­dos, o some­ter­se a estos con con­tra­par­ti­das que les garan­ti­za­ran man­te­ner sus bene­fi­cios. Des­de el siglo XVI esta diná­mi­ca fue pro­vo­can­do cre­cien­tes resis­ten­cias popu­la­res en defen­sa de las leyes pro­pias del Pue­blo Vas­co, esta­llan­do en su defen­sa gran­des rebe­lio­nes e insu­rrec­cio­nes des­de el siglo XVII y todo el XVIII. Una de las fuen­tes de ganan­cias más impor­tan­tes de nues­tra bur­gue­sía era el saqueo de los pue­blos ame­ri­ca­nos, direc­ta­men­te sobre el terreno o indi­rec­ta­men­te al ven­der armas, bar­cos y mer­can­cías al impe­rio espa­ñol. Par­te de nues­tra actual rique­za está man­cha­da de san­gre india, lo cual nos pro­du­ce una dolo­ro­sa ver­güen­za inso­por­ta­ble. La cone­xión entre el capi­ta­lis­mo vas­co y el impe­ria­lis­mo espa­ñol era tal que cuan­do éste entró en deca­den­cia por las titá­ni­cas luchas de libe­ra­ción lati­no­ame­ri­ca­nas, enton­ces y como efec­to de ello, la eco­no­mía vas­ca tam­bién entró en cri­sis. La solu­ción bur­gue­sa fue endu­re­cer la explo­ta­ción de su pro­pio pue­blo y ace­le­rar la entra­da en Espa­ña o Fran­cia, pro­vo­can­do dos lar­gos siglos, des­de fina­les del XVIII a comien­zos del XXI, de gue­rras, dic­ta­du­ras y dic­ta­blan­das, defi­ni­ti­va unión entre la lucha de libe­ra­ción nacio­nal y la lucha de cla­ses, entre el inde­pen­den­tis­mo y el socia­lis­mo, etc.

Bil­du, que tra­du­ci­do al espa­ñol quie­re decir reu­nión, es, por tan­to, un pro­duc­to de una lar­ga resis­ten­cia de nues­tro pue­blo, que nos remi­te a varios siglos y que des­de hace años mira al futu­ro con una deci­sión tajan­te de triun­far en la lucha por la recon­quis­ta de los dere­chos nacio­na­les y de cla­se que nos son nega­dos. A lo lar­go de esta lucha el Esta­do ha mul­ti­pli­ca­do las prohi­bi­cio­nes y repre­sio­nes para, entre otros obje­ti­vos, impe­dir des­de 2003 que se demues­tre elec­to­ral­men­te la gran fuer­za de masas del movi­mien­to inde­pen­den­tis­ta. Una y otra vez, la izquier­da vas­ca ha des­bor­da­do de un modo u otro estas prohi­bi­cio­nes crean­do coa­li­cio­nes, gru­pos, par­ti­dos, etc., que han bur­la­do la repre­sión espa­ño­la, o pidien­do el voto nulo que tam­bién debe con­ta­bi­li­zar­se. En estos últi­mos 8 años, una par­te muy sig­ni­fi­ca­ti­va del Pue­blo Vas­co ha rea­li­za­do una impre­sio­nan­te demos­tra­ción no vio­len­ta, pací­fi­ca y orde­na­da, de lucha polí­ti­ca en con­di­cio­nes lega­les muy res­trin­gi­das, muy duras. Muy difí­cil­men­te se encon­tra­rá una recien­te expe­rien­cia simi­lar a la vas­ca en cual­quier demo­cra­cia bur­gue­sa hoy vigen­te. En este sen­ti­do, Bil­du es el más recien­te esfuer­zo orga­ni­za­ti­vo rea­li­za­do por el amplio movi­mien­to popu­lar y social para demos­trar ine­quí­vo­ca­men­te su fuer­za de masas.

Como vie­ne suce­dien­do des­de 2003, Bil­du ha teni­do que supe­rar una tre­men­da cam­pa­ña cri­mi­na­li­za­do­ra, un dilu­vio de men­ti­ras y pro­vo­ca­cio­nes, una estra­te­gia pro­pa­gan­dís­ti­ca des­ti­na­da a ame­dren­tar y ate­mo­ri­zar a la pobla­ción para que no le vota­se. Y el per­mi­so para que Bil­du pudie­ra par­ti­ci­par en las elec­cio­nes lle­gó pocos segun­dos antes de que se aca­ba­se el pla­zo legal. Des­de ese ins­tan­te sólo que­da­ban dos sema­nas para poder hacer cam­pa­ña. Por si fue­ra poco, todas las lis­tas de Bil­du debían ser “lim­pias”, no estar “con­ta­mi­na­das”, es decir, sin per­so­nas ficha­das por la poli­cía, y hay que saber que la poli­cía espa­ño­la tie­ne ficha­das a casi toda la pobla­ción vas­ca, y espe­cial­men­te a alre­de­dor de 40.000 mili­tan­tes vas­cos. Muchas de las lis­tas de Bil­du, muchas de sus pri­me­ras per­so­nas, no tenían ape­nas expe­rien­cia polí­ti­ca, o muy poca, de lo con­tra­rio esta­rían ya decla­ra­das como “sucias”. Muchí­si­mas de ellas eran des­co­no­ci­das excep­to para sus veci­nos y con­ciu­da­da­nos. El pro­pio len­gua­je polí­ti­co espa­ñol aquí vis­to –“con­ta­mi­na­ción”, “lim­pie­za”, “lis­tas blan­cas”, “lis­tas sucias”, etc.– pro­vie­ne de la edad media, se usó para jus­ti­fi­car las per­se­cu­cio­nes con­tra judíos y ára­bes, para masa­crar pue­blos ori­gi­na­rios y, aho­ra, para repri­mir al Pue­blo Vas­co. Un len­gua­je terri­ble­men­te racis­ta que indi­ca la natu­ra­le­za opre­so­ra del impe­ria­lis­mo espa­ñol, que se cono­ce tan bien en las Amé­ri­cas. Con el correr de los años y debi­do a su resis­ten­cia, el Pue­blo Vas­co se ha hecho mere­ce­dor del mis­mo tra­to des­pec­ti­vo y racis­ta que el sufri­do por las los pue­blos de las Américas.

Pese a la des­qui­cia­da cam­pa­ña inti­mi­da­do­ra, a la pre­ca­rie­dad de recur­sos eco­nó­mi­cos y al muy poco tiem­po dis­po­ni­ble, a pesar de todo ello, Bil­du obtu­vo el 22% del cen­so total de la par­te de Eus­kal Herria bajo domi­na­ción espa­ño­la, que­dan­do como la segun­da fuer­za, mien­tras que la pri­me­ra no lle­ga al 23%. Pero Bil­du ha resul­ta­do ser la pri­me­ra fuer­za en con­ce­ja­les, con un total de 1138, mien­tras que la segun­da fuer­za en núme­ro de con­ce­ja­les obtu­vo 882. Hay que decir que estas son las elec­cio­nes más cer­ca­nas al pue­blo, en las que se eli­gen los repre­sen­tan­tes en ayun­ta­mien­tos y dipu­tacio­nes, que son como los gobier­nos regio­na­les, con algu­nos pode­res eco­nó­mi­cos. Son por tan­to elec­cio­nes deci­si­vas para avan­zar en el con­tra­po­der popu­lar y, des­pués, en el poder popu­lar, en el poder de base, en la demo­cra­cia hori­zon­tal, asam­blea­ria y comu­nal, tan deci­si­vas para luchar con­tra la opre­sión en cual­quie­ra de sus for­mas por­que los y las veci­nas, y la pobla­ción de un terri­to­rio no muy exten­so y muy bien comu­ni­ca­do, pue­den man­te­ner rela­cio­nes socia­les cer­ca­nas y direc­tas. Pues bien, en este mar­co es en el que la izquier­da inde­pen­den­tis­ta, pro­gre­sis­ta y socia­lis­ta ha con­quis­ta­do el pri­mer lugar. Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas, socia­les, polí­ti­cas, cul­tu­ra­les, etc., no se le esca­pan a nadie, y menos al Esta­do espa­ñol, que no sabe toda­vía cómo expli­car el gol­pe reci­bi­do. Otro dato muy escla­re­ce­dor: Bil­du es la fuer­za de izquier­das y pro­gre­sis­ta con más implan­ta­ción elec­to­ral en la UE.

Las con­clu­sio­nes son muy cla­ras: el Esta­do espa­ñol sale derro­ta­do, Eus­kal Herria avan­za un paso muy impor­tan­te, el pue­blo tra­ba­ja­dor con­quis­ta espa­cios de poder vita­les para impe­dir que la bur­gue­sía car­gue sobre sus espal­das los cos­tos de la cri­sis, aumen­tan­do su orga­ni­za­ción y com­ba­ti­vi­dad, la mis­ma que le ha lle­va­do a rea­li­zar tres vic­to­rio­sas huel­gas gene­ra­les en muy poco espa­cio de tiem­po. Y la últi­ma lec­ción: tam­bién en el cora­zón del euro­im­pe­ria­lis­mo se pue­de man­te­ner la lucha de libe­ra­ción nacio­nal antiimperialista.

EUSKAL HERRIA 2‑VI-2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.