Los par­ti­dos polí­ti­cos – José Luis Ore­lla

Tras las elec­cio­nes rea­li­za­das últi­ma­men­te en Espa­ña y con la expe­rien­cia viva del movi­mien­to del 15 de mayo pode­mos decir que el pro­ble­ma de la con­vi­ven­cia demo­crá­ti­ca actual está en manos de los par­ti­dos polí­ti­cos, aun­que éstos crean que pue­den seguir escon­dien­do la cabe­za bajo el ala, por­que su con­fi­gu­ra­ción par­ti­to­crá­ti­ca les resuel­ve los intere­ses espu­rios de que gozan los miem­bros aco­gi­dos a los res­pec­ti­vos orga­ni­gra­mas.

En nues­tro mun­do actual, lo mis­mo que en la his­to­ria medie­val y rena­cen­tis­ta, moder­na y con­tem­po­rá­nea, hemos podi­do com­pro­bar la exis­ten­cia de corrien­tes de opi­nión, de escue­las ideo­ló­gi­cas, de gru­pos polí­ti­cos de pre­sión. Hemos vis­to que han exis­ti­do diver­sas filo­so­fías, mul­ti­tud de inter­pre­ta­cio­nes antro­po­ló­gi­cas, dife­ren­tes teo­lo­gías y, más aún, varia­das orga­ni­za­cio­nes socia­les, que más que otras estruc­tu­ras socio­ló­gi­cas, se pare­cen a lo que hoy lla­ma­mos par­ti­dos polí­ti­cos.

Y ade­más cons­ta­ta­mos que en el con­jun­to de la socie­dad lo mis­mo que de las dife­ren­tes ins­ti­tu­cio­nes de los rei­nos o de los esta­dos, tan­to en la Edad Media como en la Con­tem­po­rá­nea, han exis­ti­do gru­pos de pre­sión que pre­ten­die­ron alcan­zar y lue­go ejer­cer el poder a toda cos­ta y, por supues­to, exclu­yen­do del con­trol de los focos de deci­sión a otros gru­pos de vasa­llos o ciu­da­da­nos que goza­ban de opi­nio­nes dife­ren­tes. Si esto es así, con el nom­bre que que­ra­mos dar­les a estos gru­pos de pre­sión, habrá que apli­car­les la socio­lo­gía de los par­ti­dos polí­ti­cos.

Los par­ti­dos polí­ti­cos, como tales, son un fenó­meno his­tó­ri­co tar­dío. Duran­te el feu­da­lis­mo euro­peo no exis­tían par­ti­dos polí­ti­cos, ya que la socie­dad esta­ba arti­cu­la­da en esta­men­tos, cla­ses y cor­po­ra­cio­nes. Cada una de las cla­ses socia­les, de sus esta­men­tos o gre­mios, tenía sus intere­ses comu­nes, más socia­les y eco­nó­mi­cos que ideo­ló­gi­cos. Los gre­mios de ofi­cia­les, des­ga­ja­dos de los gre­mios tra­di­cio­na­les, for­ma­rían una orga­ni­za­ción de intere­ses comu­nes más pare­ci­da a nues­tros actua­les sin­di­ca­tos.

El sur­gi­mien­to de par­ti­dos polí­ti­cos, nos dice Heleno Saña, va uni­do, his­tó­ri­ca­men­te, a la diso­lu­ción del orden feu­dal y gre­mial. Sin embar­go, no se pue­de afir­mar que los par­ti­dos polí­ti­cos sean una crea­ción de la bur­gue­sía. La bur­gue­sía pre­ca­pi­ta­lis­ta creó las cor­po­ra­cio­nes, los gre­mios, las ins­ti­tu­cio­nes, las «uni­ver­si­ta­tes». Todas estas orga­ni­za­cio­nes, sí que iban en con­tra de las anti­guas cla­ses feu­da­les.

Los par­ti­dos polí­ti­cos nacen como una desin­te­gra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes pro­pia­men­te bur­gue­sas y feu­da­les. Sin embar­go, los gru­pos de pre­sión, al igual que las nacio­na­li­da­des, son orga­ni­za­cio­nes socia­les de cor­te natu­ral, que se dan en toda desin­te­gra­ción de expe­rien­cias his­tó­ri­cas de ideo­lo­gía úni­ca. Por esto, por­que los par­ti­dos polí­ti­cos y las nacio­na­li­da­des son orga­nis­mos ope­ra­ti­vos de la natu­ra­le­za huma­na, se dan en toda épo­ca his­tó­ri­ca y den­tro de todo orga­ni­gra­ma de cual­quier cla­se de orga­ni­za­ción, aun judi­cial y ecle­sial.

Las igle­sias no han supri­mi­do las nacio­na­li­da­des, y, como se ve a lo lar­go de la his­to­ria, éstas han sido sopor­tes de actua­ción de las mis­mas igle­sias (v. gr. en los Con­ci­lios medie­va­les y rena­cen­tis­tas se vota­ba por nacio­nes con­fi­gu­ra­das por len­guas). Por esto ni la Igle­sia en su tota­li­dad, ni en sus célu­las inte­rio­res, como pue­den ser las dió­ce­sis, parro­quias, órde­nes y con­gre­ga­cio­nes reli­gio­sas, supri­mi­rán nun­ca, ni las nacio­na­li­da­des ni los par­ti­dos polí­ti­cos. Sola­men­te cuan­do las igle­sias, como ins­ti­tu­cio­nes huma­nas, se han asi­mi­la­do a regí­me­nes tota­li­ta­rios, han pre­ten­di­do supri­mir ambos ele­men­tos: las nacio­na­li­da­des y los par­ti­dos polí­ti­cos ecle­sia­les.

Más aún, en los actua­les momen­tos de demo­cra­cia debe­mos afir­mar que los par­ti­dos polí­ti­cos exis­ten no sólo en la vida ciu­da­da­na sino en la estruc­tu­ra de todas las ins­ti­tu­cio­nes. Exis­ten par­ti­dos polí­ti­cos judi­cia­les, ecle­sia­les, empre­sa­ria­les y aun glo­ba­les. Y debe­mos tam­bién afir­mar que los par­ti­dos polí­ti­cos son nece­sa­rios, pero que se han anqui­lo­sa­do de tal mane­ra cons­ti­tu­yén­do­se en cas­tas cerra­das que no sir­ven ni a la demo­cra­cia ni a la reso­lu­ción de los con­flic­tos de la socie­dad sino que, por el con­tra­rio, acen­túan el enco­na­mien­to de los mis­mos con­flic­tos.

La exis­ten­cia natu­ral de par­ti­dos polí­ti­cos a nivel esta­tal o de cada una de las ins­ti­tu­cio­nes socia­les, pre­su­po­ne, pre­via o con­si­guien­te­men­te, la acti­vi­dad par­la­men­ta­ria o de pues­ta en común. Ésta dará lugar a la sis­te­má­ti­ca acep­ta­ción e inter­cam­bio de los diver­sos gru­pos de pre­sión o par­ti­dos, en una asam­blea gene­ral, repre­sen­ta­ti­va de todos, que podrá ser deno­mi­na­da Con­gre­so, Jun­tas, Con­ci­lio, Par­la­men­to o Asam­blea.

Con el movi­mien­to asam­blea­rio del 15 de mayo pode­mos afir­mar que los par­ti­dos polí­ti­cos domi­nan­tes están des­di­bu­ja­dos y crean gene­ral­men­te des­en­can­to por las lis­tas cerra­das, por las nor­mas de fun­cio­na­mien­to opa­cas e injus­tas, por el incum­pli­mien­to de las pro­me­sas elec­to­ra­les, por las corrup­te­las y por el clien­te­lis­mo. La demo­cra­cia actual está des­ca­fei­na­da, ya que nos hace jugar en las vota­cio­nes con las car­tas mar­ca­das. Los par­ti­dos polí­ti­cos de todos los nive­les, tal como están con­fi­gu­ra­dos en nues­tro mun­do, son anti­de­mo­crá­ti­cos y aun, a veces, con­tra­rios a los dere­chos huma­nos.

El col­mo de la degra­da­ción demo­crá­ti­ca lo encon­tra­mos en los gru­pos de pre­sión o par­ti­dos polí­ti­cos den­tro de las estruc­tu­ras del esta­do tales como la judi­ca­tu­ra y de las igle­sias. En pri­mer lugar los mis­mos jue­ces y auto­ri­da­des ecle­siás­ti­cas no han sido fru­to de una elec­ción demo­crá­ti­ca. Y podrían ser­lo sin des­vir­tuar su sen­ti­do de ser­vi­cio a la socie­dad. Por otra par­te, ni el dere­cho ni la inter­pre­ta­ción teo­ló­gi­ca de las nor­mas son una cien­cia exac­ta. Ambos cam­pos se deben a una pro­mul­ga­ción y lue­go inter­pre­ta­ción de las nor­mas dadas. Los miem­bros de estos gru­pos de pre­sión son hom­bres de car­ne y hue­so, con su pro­pia ideo­lo­gía, con sus emo­cio­nes y, sobre todo, con sus com­pro­mi­sos con los que les eli­gie­ron, que no lo hicie­ron exclu­si­va­men­te por su pre­pa­ra­ción pro­fe­sio­nal sino por la doci­li­dad mani­fes­ta­da y por espe­ran­za incons­cien­te o cons­cien­te­men­te ofre­ci­da de ser obe­de­ci­dos.

Ante una fal­ta de sepa­ra­ción de pode­res, los jue­ces y las auto­ri­da­des ecle­siás­ti­cas son ele­gi­das y nom­bra­das por la auto­ri­dad guber­na­ti­va y a pro­pues­ta de los gru­pos de pre­sión o de los par­ti­dos polí­ti­cos, y a esos mis­mos se deben. Por eso las reso­lu­cio­nes jurí­di­cas y las inter­pre­ta­cio­nes teo­ló­gi­cas se esco­ran en sen­ten­cias con­tra­dic­to­rias que por esca­so mar­gen se des­di­cen según las mayo­rías del par­ti­do polí­ti­co domi­nan­te. Por lo tan­to, es nece­sa­rio poner en cues­tión no sólo su legi­ti­mi­dad sino tam­bién la obje­ti­vi­dad y la pro­fe­sio­na­li­dad de sus reso­lu­cio­nes.

Sin embar­go, tan­to los diri­gen­tes de los par­ti­dos, como las auto­ri­da­des nom­bra­das e igual­men­te los miem­bros de los tri­bu­na­les Supre­mo y Cons­ti­tu­cio­nal (v.gr. Pas­cual Sala pre­si­den­te del Cons­ti­tu­cio­nal) reafir­man la inde­pen­den­cia, la hon­ra­dez, la soli­dez y la no ideo­lo­gi­za­ción de las actua­cio­nes toma­das. Pero tales esta­men­tos están for­ma­dos por hom­bres que no podrán nun­ca borrar su depen­den­cia par­ti­dis­ta si quie­ren sobre­vi­vir en sus car­gos.

Para una rege­ne­ra­ción demo­crá­ti­ca real habría que tener en cuen­ta no sólo la lega­li­dad sino tam­bién y prin­ci­pal­men­te los dere­chos fun­da­men­ta­les de los miem­bros inte­gran­tes de los esta­dos y de las ins­ti­tu­cio­nes infe­rio­res. Ante la exis­ten­cia nece­sa­ria de los par­ti­dos polí­ti­cos hay que actuar con ener­gía para refor­mar la legis­la­ción elec­to­ral siguien­do las nor­mas del sen­ti­do común y del rec­to sen­ti­do demo­crá­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *