¿Y dón­de está la OTAN?: Sol­da­dos israe­líes matan a 23 pales­ti­nos en el Golán y hie­ren a otros 350

El ejér­ci­to israe­lí dis­pa­ró con­tra mani­fes­tan­tes sirios y pales­ti­nos que tra­ta­ban de entrar en los Altos del Golán, terri­to­rio ocu­pa­do por Israel, matan­do a 23 per­so­nas e hirien­do a otras 350, según Siria.

La movi­li­za­ción se cum­plió coin­ci­dien­do con el 44 ani­ver­sa­rio de la Nak­sa, como se cono­ce a la derro­ta ára­be en la Gue­rra de los Seis Días en junio de 1967, en la que Israel inva­dió la penín­su­la del Sinaí, devuel­ta a Egip­to en 1982; los Altos del Golán, Cis­jor­da­nia (inclui­do Jeru­sa­lén Este) y la fran­ja de Gaza.

El por­ta­voz del jefe mili­tar de Israel, el bri­ga­dier gene­ral Yoav Mor­de­chai, admi­tió que sus tro­pas habían abier­to fue­go pero que no podía con­fir­mar las víc­ti­mas.

Cien­tos de mani­fes­tan­tes, enar­bo­lan­do ban­de­ras pales­ti­nas y sirias, tra­ta­ron de fran­quear una pri­me­ra barre­ra de alam­bra­das, segui­da de un cam­po de minas, cer­ca de la ciu­dad de Maj­dal Shams, en la zona ocu­pa­da del Golán, según fotó­gra­fos de la AFP.

Con­gre­ga­dos de nue­vo por lla­ma­dos en la red social Face­book para entrar en Israel, los pales­ti­nos de Siria baja­ron de una coli­na que da al pue­blo de Dru­ze en Maj­dal Shams y alcan­za­ron la polé­mi­ca fron­te­ra que has­ta el mes pasa­do había esta­do tran­qui­la por déca­das.

Las fuer­zas de segu­ri­dad de Israel esta­ban en aler­ta ante la posi­bi­li­dad de que se repi­ta el asal­to del 15 de mayo en el que tre­ce per­so­nas murie­ron lue­go de que miles de mani­fes­tan­tes pales­ti­nos atra­ve­sa­ron las fron­te­ras israe­líes con Siria y el Líbano, en el mar­co de la con­me­mo­ra­ción de la “Nak­ba”, como se cono­ce al éxo­do de cien­tos de miles de pales­ti­nos tras la crea­ción del Esta­do de Israel en 1948

“Cator­ce per­so­nas han muer­to, entre ellas una mujer y un niño, y otras 225 fue­ron heri­das por los dis­pa­ros israe­líes en las inme­dia­cio­nes del Golán”, infor­mó la tele­vi­sión siria.

Al igual que suce­dió el 15 de mayo, el ejér­ci­to israe­lí acu­só a Damas­co de “pro­vo­ca­ción” para des­viar la aten­ción de la san­grien­ta repre­sión que eje­cu­ta el gobierno sirio sobre el movi­mien­to de con­tes­ta­ción popu­lar que agi­ta el país des­de el pasa­do 15 de mar­zo, y que deja al menos 1.100 muer­tos en mani­fes­ta­cio­nes con­tra el régi­men del pre­si­den­te Bashar el Asad.

El pri­mer minis­tro israe­lí, Ben­ja­min Netan­yahu, acu­só a “ele­men­tos extre­mis­tas” que “se esfuer­zan en for­zar nues­tras fron­te­ras, ame­na­zan­do a nues­tras comu­ni­da­des y nues­tros ciu­da­da­nos”.

Ali Kanaan, médi­co de la ciu­dad de Kunei­tra, pre­ci­só que los falle­ci­dos habían reci­bi­do dis­pa­ros “en el pecho y en la cabe­za”.

Un por­ta­voz del ejér­ci­to israe­lí ase­gu­ró que los sol­da­dos “no han teni­do otra opción que abrir fue­go en direc­ción a los mani­fes­tan­tes con el fin de dis­per­sar­les”, des­pués de que varias dece­nas de ellos des­oye­sen los avi­sos ver­ba­les y con tiros al aire de los sol­da­dos israe­líes.

Un fotó­gra­fo de la AFP en Maj­dal Shams vio al menos a 20 mani­fes­tan­tes heri­dos que fue­ron eva­cua­dos del lado sirio.

El ejér­ci­to israe­lí infor­mó de la explo­sión de una o varias minas sirias, que habría pro­vo­ca­do al menos un heri­do en el lado sirio, tras un incen­dio de mato­rra­les cau­sa­do apa­ren­te­men­te por cóc­te­les molo­tov.

Las mani­fes­ta­cio­nes no se limi­ta­ron a los Altos del Golán sirio. Tam­bién hubo pro­tes­tas en Cis­jor­da­nia, con cien­tos de mani­fes­tan­tes en el pun­to de con­trol de Kalan­dia, a la entra­da de Jeru­sa­lén, don­de los guar­das fron­te­ri­zos israe­líes dis­pa­ra­ron balas de goma para repe­ler el lan­za­mien­to de pie­dras, con un balan­ce de 30 heri­dos leves, según fuen­tes sani­ta­rias.

Un cen­te­nar de per­so­nas se mani­fes­ta­ron tam­bién en Naplu­sa (nor­te) y en Hebrón (sur).

En Gaza, la poli­cía del movi­mien­to isla­mis­ta pales­tino Hamas, que gobier­na ese terri­to­rio, impi­dió a varios cien­tos de per­so­nas acer­car­se a la fron­te­ra.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *