Una bri­sa sobe­ra­nis­ta sobre Eus­kal Herria – José Luis Soto

El pue­blo vas­co ha lucha­do duran­te siglos por man­te­ner las señas de iden­ti­dad cul­tu­ral, el idio­ma, las leyes vie­jas, sus ins­ti­tu­cio­nes demo­crá­ti­cas y el dere­cho a deci­dir su futu­ro. En este sen­ti­do, una de las recien­tes luchas, a par­tir de la movi­li­za­ción popu­lar, fue la que lograr que Bil­du pudie­ra estar en las elec­cio­nes del 22 de mayo, en las que ha obte­ni­do unos resul­ta­dos extraordinarios.

Para que todo esto fue­ra posi­ble, se han rea­li­za­do unos pasos que han for­ma­do par­te de una inge­nie­ría polí­ti­ca don­de muchas per­so­nas han mani­fes­ta­do su cora­je polí­ti­co al apos­tar sin espe­cu­la­cio­nes por un cam­bio de ciclo polí­ti­co en Eus­kal Herria.

Resul­ta un acto de estric­ta jus­ti­cia des­ta­car los pasos dados por Eus­ko Alkar­ta­su­na, que en la mayor par­te de su his­to­ria ha pri­vi­le­gia­do estar por una labor en bene­fi­cio del país, pos­ter­gan­do su desa­rro­llo como par­ti­do. En las elec­cio­nes del año 2009, de la mano de Unai Zia­rre­ta, cen­tró su cam­pa­ña en la nece­sa­ria crea­ción de un polo sobe­ra­nis­ta, don­de se fue­ra mate­ria­li­zan­do la tan nece­sa­ria uni­dad aber­tza­le. Lo cier­to es que la cose­cha fue mala des­de el pun­to de vis­ta elec­to­ral, pero esto no fue moti­vo para que esta agru­pa­ción polí­ti­ca, a la que muchos opi­nó­lo­gos de la polí­ti­ca la sen­ten­cia­ron a des­apa­re­cer en el cor­to pla­zo, reafir­ma­ra en un con­gre­so extra­or­di­na­rio la línea polí­ti­ca de con­ti­nuar tra­ba­jan­do en la cons­truc­ción de un blo­que sobe­ra­nis­ta, ponien­do en ries­go toda su his­to­ria par­ti­da­ria, en defi­ni­ti­va su exis­ten­cia futu­ra. Cabe des­ta­car la tarea rea­li­za­da por su secre­ta­rio gene­ral, Pello Uri­zar, y su fir­me­za ante las ame­na­zas de Rubal­ca­ba sobre la posi­ble ile­ga­li­za­ción de la sigla, así como la tarea lle­va­da ade­lan­te por muchas per­so­nas que anó­ni­ma­men­te fue­ron tejien­do los mim­bres nece­sa­rios para lle­gar a esta nue­va reali­dad polí­ti­ca, por ejem­plo, Sabin Intxaurraga.

La izquier­da aber­tza­le no se que­dó atrás, y fue un impor­tan­te refe­ren­te como Arnal­do Ote­gi quien levan­tó la ban­de­ra de explo­rar las nue­vas vías civi­les pací­fi­cas y demo­crá­ti­cas para con­ti­nuar luchan­do por la auto­de­ter­mi­na­ción de Eus­kal Herria. Muchos com­pa­ñe­ros de Ote­gi se suma­ron a este fun­da­men­tal pro­ce­so que dio sus fru­tos lue­go de los deba­tes rea­li­za­dos en las asam­bleas loca­les, con el mag­ní­fi­co resul­ta­do de diri­gir la nave par­ti­da­ria hacia las vías polí­ti­cas, civi­les y pací­fi­cas enun­cia­das. Cabe des­ta­car un reco­no­ci­mien­to a quie­nes ya venían bre­gan­do des­de hace tiem­po por esta apues­ta y a quie­nes paga­ron con la cár­cel por pri­vi­le­giar el diá­lo­go como herra­mien­ta política.

Tam­bién resul­ta jus­to reco­no­cer los pasos dados por ETA, que mas allá de decla­rar una mora­to­ria en las acti­vi­da­des mili­ta­res, se puso a dis­po­si­ción de una veri­fi­ca­ción del alto el fue­go defi­ni­ti­vo ante una comi­sión inter­na­cio­nal, y ade­más con una cla­ra apues­ta, según se des­pren­de de sus comu­ni­ca­dos, a la acep­ta­ción del cam­bio de ciclo polí­ti­co, don­de en ade­lan­te la polí­ti­ca y el diá­lo­go serán las herra­mien­tas para la reso­lu­ción del con­flic­to político.

Por últi­mo cabe des­ta­car el cora­je de los diri­gen­tes y mili­tan­tes de Alter­na­ti­ba, quie­nes más allá de pro­ve­nir de una estruc­tu­ra par­ti­da­ria esta­tal, han eva­lua­do y se han suma­do a una cau­sa que tie­ne por obje­ti­vo devol­ver la lega­li­dad a miles de ciu­da­da­nos vas­cos y avan­zar por el camino del diá­lo­go a una reso­lu­ción defi­ni­ti­va del con­flic­to polí­ti­co. En tal sen­ti­do, su par­ti­ci­pa­ción en Bil­du, cons­ti­tu­ye un acto de valen­tía polí­ti­ca que la his­to­ria sabrá poner en valor.

Muchos ami­gos de Eus­kal Herria afir­man que la Diás­po­ra tam­bién ha empu­ja­do y apor­ta­do en la tarea de con­se­cu­ción de los obje­ti­vos que se sin­te­ti­zan hoy en Bil­du, y eso tam­bién es par­te de la reali­dad. En tal sen­ti­do, la Diás­po­ra debe­rá con­ti­nuar tra­ba­jan­do en la acu­mu­la­ción de fuer­zas aber­tza­les, en el res­pe­to de todas aque­llas agru­pa­cio­nes nacio­na­lis­tas que no for­man par­te de Bil­du, con las cua­les se debe­rá lle­gar a unos acuer­dos míni­mos en temas fun­da­men­ta­les como la defen­sa de nues­tras señas par­ti­cu­la­res, el eus­ke­ra, nues­tros sím­bo­los, la terri­to­ria­li­dad, así como en la labor que pon­ga fin a las ile­ga­li­za­cio­nes como la de Sor­tu, la dis­per­sión de los pre­sos y el blo­queo polí­ti­co impues­to por los esta­dos fran­cés y español.

Esta­mos ante un tiem­po soña­do por miles y miles de vas­cos que han apos­ta­do por un cam­bio polí­ti­co en paz. Siga­mos cons­tru­yen­do un espa­cio polí­ti­co aber­tza­le y en base al diá­lo­go acor­dan­do con quie­nes no for­man par­te de Bil­du pero que tam­bién cons­ti­tu­yen una expre­sión impor­tan­te del nacio­na­lis­mo vas­co. Ésta deber ser la labor de cara al futu­ro: tra­ba­jar incan­sa­ble­men­te para lograr la uni­dad y acu­mu­la­ción de fuer­zas aber­tza­les con el fin de cris­ta­li­zar el obje­ti­vo prin­ci­pal de nues­tro pue­blo, que es el de ejer­cer su dere­cho a decidir.

.* José Luis Soto Direc­tor de la Agen­cia de Noti­cias en Línea Espa­cio Insular.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.