Pros­ti­tu­ción: ¿for­ma de vio­len­cia con­tra las muje­res o tra­ba­jo? -

La cues­tión acer­ca de si la pros­ti­tu­ción es una for­ma de vio­len­cia hacia las muje­res o un tra­ba­jo aún no ha sido sal­da­da y tal vez no pue­da ser­lo. Como en otros tan­tos temas, en momen­tos de acep­ta­ción cada vez mayor de las diver­si­da­des, no hay un dis­cur­so úni­co que pue­da con­si­de­rar­se reve­la­dor de “la ver­dad”. Toda­vía la dis­cu­sión sigue vigen­te.

Las actoras:“las muje­res en pros­ti­tu­ción” y las “tra­ba­ja­do­ras sexua­les” se iden­ti­fi­can a sí mis­mas des­de luga­res dis­tin­tos. Des­de diver­sos sec­to­res del femi­nis­mo, el movi­mien­to de muje­res, la Aca­de­mia, los Orga­nis­mos Inter­na­cio­na­les, las muje­res polí­ti­cas, se sos­tie­nen ambas posi­cio­nes de mane­ra irre­con­ci­lia­ble. ¿Cómo es que las mis­mas per­so­nas, las mis­mas orga­ni­za­cio­nes que defien­den el dere­cho a la diver­si­dad, a la defi­ni­ción de la pro­pia iden­ti­dad pre­ten­den impo­ner el dis­cur­so úni­co en este tema?

La Argen­ti­na adop­tó el sis­te­ma abo­li­cio­nis­ta que pre­ten­de poner fin a la pros­ti­tu­ción. En 1949 la corrien­te abo­li­cio­nis­ta se plas­ma jurí­di­ca­men­te en la Con­ven­ción con­tra la Tra­ta de Per­so­nas y la Explo­ta­ción de la Pros­ti­tu­ción Aje­na.

Sos­tie­ne que debe pena­li­zar­se a pro­xe­ne­tas, rufia­nes, y a quie­nes lucran con la pros­ti­tu­ción aje­na, pero no a quie­nes la ejer­cen. Prohí­be la exis­ten­cia de pros­tí­bu­los.

Pero en la prác­ti­ca no se cum­ple. Los pros­tí­bu­los y sus varian­tes: whis­ke­rías, caba­rets, casas de masa­jes, son una reali­dad ampa­ra­da por la con­ni­ven­cia poli­cial, judi­cial y polí­ti­ca.

Des­de la Coa­li­ción Against Traf­fic­king Women (CATW) se plan­tea que no debe hacer­se dife­ren­cia entre pros­ti­tu­ción y tra­ta, como si toda mujer en pros­ti­tu­ción estu­vie­ra de algu­na mane­ra secues­tra­da.

Algu­nas abo­li­cio­nis­tas toman el ejem­plo de Sue­cia que des­de 1999 pena­li­za al clien­te de pros­ti­tu­ción o pros­ti­tu­yen­te con mul­tas y has­ta cár­cel, como un sis­te­ma para imple­men­tar en nues­tro país.

AMMAR Capi­tal sos­tie­ne la pos­tu­ra abo­li­cio­nis­ta. Con­si­de­ran que la pros­ti­tu­ción es una for­ma de vio­len­cia con­tra las muje­res.

Por otro lado la corrien­te regla­men­ta­ris­ta lega­li­za a los pro­xe­ne­tas, la ins­ta­la­ción de pros­tí­bu­los, some­te a quie­nes la ejer­cen a con­tro­les sani­ta­rios y admi­nis­tra­ti­vos y legi­ti­ma a los clien­tes-pros­ti­tu­yen­tes. Hace una cla­ra dis­tin­ción entre pros­ti­tu­ción y tra­ta. Está en vigen­cia en Holan­da y en Ale­ma­nia.

En nues­tro país la Aso­cia­ción de Muje­res Mere­tri­ces Argen­ti­nas AMMAR, sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­ras sexua­les, sos­tie­ne que la pros­ti­tu­ción es un tra­ba­jo ele­gi­do libre­men­te, aun­que no lo fomen­ten, pero sí lo con­si­de­ran una sali­da a situa­cio­nes de pobre­za.

Adhie­ro a los plan­teos abo­li­cio­nis­tas. Con­si­de­ro la pros­ti­tu­ción como una vio­la­ción a los dere­chos huma­nos de las muje­res por­que es vio­len­cia, subor­di­na­ción y opre­sión. Impli­ca la mer­can­ti­li­za­ción del cuer­po y de la sub­je­ti­vi­dad de las muje­res en la socie­dad capi­ta­lis­ta y patriar­cal en que vivi­mos.

Sin embar­go, en esta moder­ni­dad líqui­da en la que esta­mos vivien­do no sólo el cuer­po de las muje­res está mer­can­ti­li­za­do.

Zyg­munt Bau­man nos habla de los blogs en Internet:“de la des­ca­ra­da sin­ce­ri­dad y fran­que­za con la que se exhi­bían en públi­co las expe­rien­cias más pri­va­das y las aven­tu­ras más ínti­mas, sin­ce­ri­dad que, tra­du­ci­da en tér­mi­nos con­tun­den­tes, podría­mos hablar de inten­so fer­vor y de evi­den­te des­inhi­bi­ción a la hora de poner­se uno mis­mo (o, cuan­to menos, cier­tas par­tes o aspec­tos de la pro­pia per­so­na) a la ven­ta en el mer­ca­do”*

En esta socie­dad de con­su­mi­do­res se ha con­fun­di­do la liber­tad per­so­nal con la adqui­si­ción de las ofer­tas del mer­ca­do. Y esto afec­ta a todas y todos. Aun­que segu­ra­men­te afec­te menos a aquellxs que han que­da­do fue­ra del mer­ca­do lxs exclui­dos, aquellxs a lxs que sólo les que­da la pros­ti­tu­ción para sobre­vi­vir.
Pero enton­ces ¿sólo la sub­je­ti­vi­dad de las muje­res pobres está mer­can­ti­li­za­da?

Las muje­res que teo­ri­za­mos, asis­ti­mos a Con­gre­sos, legis­la­mos, damos cla­ses en las Uni­ver­si­da­des, no esta­mos en situa­ción de pros­ti­tu­ción.
Pien­so que más allá de la posi­ción a la que adhi­ra­mos, debe­mos crear las con­di­cio­nes para que todas las pro­ta­go­nis­tas pue­dan hablar.

No somos las que “sabe­mos” por ellas. La idea de ser agen­tes de la “con­cien­cia “y del dis­cur­so nos ponen en el lugar del poder. Debe­mos luchar con­tra las for­mas de poder que se mani­fies­tan en el orden del “saber”, de la “ver­dad”, de la “con­cien­cia”.

Las per­so­nas con­cer­ni­das deben poder hablar por su cuen­ta. Las que acuer­den con noso­tras y las que no.

Por estar con­ven­ci­das de que la pros­ti­tu­ción es una for­ma de vio­len­cia con­tra las muje­res no pode­mos vio­len­tar a las que pien­san dis­tin­to impo­nién­do­les un dis­cur­so úni­co que no admi­ta la diver­si­dad..

Se deben imple­men­tar polí­ti­cas públi­cas, sobre todo polí­ti­cas de empleo genuino, de vivien­da, para aque­llas muje­res que quie­ran dejar la pros­ti­tu­ción.

Y con res­pec­to a los clien­tes –pros­ti­tu­yen­tes, no com­par­to la crea­ción de nue­vas figu­ras pena­les, el poder puni­ti­vo para resol­ver pro­ble­má­ti­cas socia­les y cul­tu­ra­les, más gen­te en las cár­ce­les.

Sí podrían enca­rar­se cam­pa­ñas diri­gi­das tan­to a los ado­les­cen­tes como a los adul­tos, incluir el tema den­tro de la Edu­ca­ción Sexual en las escue­las, des­alen­tan­do el con­su­mo de pros­ti­tu­ción con los argu­men­tos de que se pue­de estar vio­len­tan­do a una mujer en situa­ción de tra­ta o de explo­ta­ción sexual que no pue­de ele­gir y que por otra par­te las rela­cio­nes sexua­les no mer­can­ti­les, desea­das por ambos, don­de inter­ven­gan la ter­nu­ra, el com­pa­ñe­ris­mo y otros sen­ti­mien­tos pue­den ser mucho más pla­cen­te­ras. Que el con­su­mo de pros­ti­tu­ción es una for­ma deva­lua­da y degra­da­da del ejer­ci­cio de la sexua­li­dad.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *