Perú: Los dile­mas de Ollan­ta – Ati­lio Borón

Al momen­to de escri­bir estas líneas los “con­teos rápi­dos” de todas las encues­ta­do­ras daban como gana­dor, si bien por un estre­cho mar­gen, a Ollan­ta Huma­la. De con­fir­mar­se estos anti­ci­pos el cli­ma de reno­va­ción polí­ti­ca y social ins­ta­la­do en Amé­ri­ca Lati­na des­de fina­les del siglo pasa­do se verá con­si­de­ra­ble­men­te for­ta­le­ci­do. Un Perú que pre­sun­ta­men­te aban­do­na­ría con el nue­vo gobierno su pos­tu­ra de incon­di­cio­nal peón del impe­rio ‑lamen­ta­ble situa­ción a la que lle­gó no de la mano del con­ser­va­dor Ale­jan­dro Tole­do sino del ex líder apris­ta Alan Gar­cía- sería una boca­na­da de aire fres­co para los gobier­nos de izquier­da y pro­gre­sis­tas de Nues­tra América.

No es un mis­te­rio para nadie que Washing­ton des­ple­gó todo su arse­nal finan­cie­ro, polí­ti­co y pro­pa­gan­dís­ti­co para impe­dir el triun­fo de Huma­la. El ner­vio­sis­mo evi­den­cia­do la sema­na pasa­da por la “comu­ni­dad de nego­cios” del Perú, que al igual que sus homó­lo­gas de otras par­tes del mun­do tie­ne acce­so a infor­ma­ción que los demás no tie­nen, refle­ja­ba la preo­cu­pa­ción que cau­sa­ba en sus filas la even­tual derro­ta del fuji­mo­ris­mo: a cau­sa de ello la bol­sa de Lima regis­tró una baja del 6 por cien­to. El esta­blish­ment peruano, per­so­ni­fi­ca­do des­de el siglo die­ci­nue­ve por su inte­lec­tual orgá­ni­co, el dia­rio El Comer­cio, asu­mió con tal des­ca­ro su rol de orga­ni­za­dor del anti-huma­lis­mo que el mis­mí­si­mo Mario Var­gas Llo­sa renun­ció a seguir escri­bien­do en sus pági­nas. La CNN no le fue en zaga: el vier­nes pasa­do su prin­ci­pal pre­sen­ta­do­ra, Patri­cia Janiot, some­tió al can­di­da­to de Gana Perú a un inte­rro­ga­to­rio que por su for­ma y por su con­te­ni­do la des­ca­li­fi­can, por enési­ma vez, como perio­dis­ta y la con­fir­man en cam­bio como ope­ra­do­ra polí­ti­ca al ser­vi­cio de la Casa Blan­ca. El gobierno de Alan Gar­cía, por supues­to, no se que­dó atrás en esta cru­za­da dere­chis­ta. Pero su des­pres­ti­gio es tan gran­de que su par­ti­do, el APRA, ni siquie­ra pudo pre­sen­tar un can­di­da­to en estas elec­cio­nes presidenciales.

No deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que pese al “éxi­to” evi­den­cia­do por sus indi­ca­do­res macro­eco­nó­mi­cos el Perú no haya logra­do redu­cir la pobre­za y la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social. Una vez más se com­prue­ba que en ausen­cia de una fuer­te voca­ción refor­mis­ta la lógi­ca de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta con­cen­tra la rique­za y pola­ri­za a la socie­dad. El “efec­to derra­me” es una supers­ti­ción astu­ta­men­te fabri­ca­da por los pro­pa­gan­dis­tas del impe­rio. Y, al igual que otros casos en la región, con­ven­dría pre­gun­tar­se qué es lo que se quie­re decir cuan­do se habla de “éxi­to”. Si por tal cosa se entien­de el aumen­to de las ganan­cias de los capi­ta­lis­tas el neo­li­be­ra­lis­mo ha sido cier­ta­men­te exi­to­so; pero si “éxi­to” quie­re decir, como debe­ría, mayor bien­es­tar y mejor cali­dad de vida para las gran­des mayo­rías nacio­na­les, auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, o el “buen vivir” de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios, el expe­ri­men­to neo­li­be­ral ha sido un rotun­do fra­ca­so. Por si lo ante­rior fue­ra poco ero­sio­nó gra­ve­men­te la legi­ti­mi­dad de los regí­me­nes demo­crá­ti­cos, tan­to en Lati­noa­mé­ri­ca como en Euro­pa. Cuan­do los “indig­na­dos” de Espa­ña exi­gen una demo­cra­cia ver­da­de­ra están reac­cio­nan­do ante la degra­da­ción polí­ti­ca cau­sa­da por las polí­ti­cas de ajus­te y esta­bi­li­za­ción del FMI y del BM.

Reto­man­do el hilo de nues­tra argu­men­ta­ción, al inten­tar atis­bar lo que podría reser­var el futu­ro para el Perú con­ven­dría des­car­tar hipó­te­sis maxi­ma­lis­tas: este país fir­mó un Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos ‑pues­to en mar­cha el 1º de Febre­ro del 2009- y los con­di­cio­na­mien­tos que el impe­rio intro­du­jo en ese acuer­do no debe­rían ser sub­es­ti­ma­dos. Por otra par­te, la coa­li­ción elec­to­ral for­ja­da por Huma­la será otro ele­men­to res­tric­ti­vo en caso de que se des­pier­te en el nue­vo pre­si­den­te la voca­ción “boli­va­ria­na” que muchos le atri­bu­yen pero que se cui­dó de agi­tar duran­te el cur­so de su campaña.

Y sus enemi­gos: la oli­gar­quía y las trans­na­cio­na­les, ambas sos­te­ni­das por Washing­ton, son dema­sia­do pode­ro­sos como para desa­fiar­los sin pre­pa­rar cui­da­do­sa­men­te la bata­lla. Pero es un hom­bre que ha denun­cia­do como pocos las injus­ti­cias que des­de tiem­pos inme­mo­ria­les se per­pe­tran en el Perú, y hay razo­nes para supo­ner que será fiel a tan nobles sen­ti­mien­tos. Ade­más, las ense­ñan­zas que dejan recien­tes elec­cio­nes – Chi­le en el 2010; Espa­ña hace dos sema­nas, y Por­tu­gal ayer- son un sobrio recor­da­to­rio de que ante la gra­ve­dad de la cri­sis capi­ta­lis­ta y la acen­tua­ción de la con­gé­ni­ta inca­pa­ci­dad de ese sis­te­ma para repar­tir siquie­ra con un míni­mo de equi­dad los fru­tos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (más que evi­den­te en el “mila­gro peruano”), la adop­ción de una polí­ti­ca resig­na­da y “posi­bi­lis­ta” que con­ti­núe por el sen­de­ro no pre­ci­sa­men­te lumi­no­so tra­za­do por sus ante­ce­so­res es el segu­ro camino para una reso­nan­te derro­ta a la vuel­ta de unos pocos años.

Hay un vie­jo dic­tum de la teo­ría polí­ti­ca que dice que los pue­blos pre­fie­ren el ori­gi­nal a la copia: eso lo sufrie­ron en car­ne pro­pia la Con­cer­ta­ción en Chi­le, el PSOE en Espa­ña, y el (mal lla­ma­do) Par­ti­do Socia­lis­ta en Por­tu­gal. Pero más allá de estas notas lla­man­do a la cau­te­la es de cele­brar que en un momen­to en que en Amé­ri­ca lati­na el impe­ria­lis­mo y la reac­ción están pasan­do a la con­tra­ofen­si­va con inusi­ta­da agre­si­vi­dad, cer­can­do a la región con bases mili­ta­res, el triun­fo de Ollan­ta Huma­la modi­fi­ca sen­si­ble­men­te el table­ro geo­po­lí­ti­co regio­nal en un sen­ti­do con­tra­rio a los intere­ses impe­ria­les. Su vic­to­ria bien podría mar­car el hito que anun­cie la rever­sión de esa nefas­ta ten­den­cia. Por lo pron­to, la liga reac­cio­na­ria del Pací­fi­co, pacien­te­men­te cons­trui­da por Washing­ton para neu­tra­li­zar a la UNASUR y el ALBA, y que tenía como pun­ta­les a Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le per­dió una de sus dos pie­zas vita­les para el con­trol de la Ama­zo­nía, nada menos. ¡No es poca cosa, brin­de­mos con un buen pisco!

* Direc­tor del PLED/​Centro Cul­tu­ral de la Cooperación
La Haine

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.