Perú: Los dile­mas de Ollan­ta – Ati­lio Borón

Al momen­to de escri­bir estas líneas los “con­teos rápi­dos” de todas las encues­ta­do­ras daban como gana­dor, si bien por un estre­cho mar­gen, a Ollan­ta Huma­la. De con­fir­mar­se estos anti­ci­pos el cli­ma de reno­va­ción polí­ti­ca y social ins­ta­la­do en Amé­ri­ca Lati­na des­de fina­les del siglo pasa­do se verá con­si­de­ra­ble­men­te for­ta­le­ci­do. Un Perú que pre­sun­ta­men­te aban­do­na­ría con el nue­vo gobierno su pos­tu­ra de incon­di­cio­nal peón del impe­rio ‑lamen­ta­ble situa­ción a la que lle­gó no de la mano del con­ser­va­dor Ale­jan­dro Tole­do sino del ex líder apris­ta Alan Gar­cía- sería una boca­na­da de aire fres­co para los gobier­nos de izquier­da y pro­gre­sis­tas de Nues­tra Amé­ri­ca.

No es un mis­te­rio para nadie que Washing­ton des­ple­gó todo su arse­nal finan­cie­ro, polí­ti­co y pro­pa­gan­dís­ti­co para impe­dir el triun­fo de Huma­la. El ner­vio­sis­mo evi­den­cia­do la sema­na pasa­da por la “comu­ni­dad de nego­cios” del Perú, que al igual que sus homó­lo­gas de otras par­tes del mun­do tie­ne acce­so a infor­ma­ción que los demás no tie­nen, refle­ja­ba la preo­cu­pa­ción que cau­sa­ba en sus filas la even­tual derro­ta del fuji­mo­ris­mo: a cau­sa de ello la bol­sa de Lima regis­tró una baja del 6 por cien­to. El esta­blish­ment peruano, per­so­ni­fi­ca­do des­de el siglo die­ci­nue­ve por su inte­lec­tual orgá­ni­co, el dia­rio El Comer­cio, asu­mió con tal des­ca­ro su rol de orga­ni­za­dor del anti-huma­lis­mo que el mis­mí­si­mo Mario Var­gas Llo­sa renun­ció a seguir escri­bien­do en sus pági­nas. La CNN no le fue en zaga: el vier­nes pasa­do su prin­ci­pal pre­sen­ta­do­ra, Patri­cia Janiot, some­tió al can­di­da­to de Gana Perú a un inte­rro­ga­to­rio que por su for­ma y por su con­te­ni­do la des­ca­li­fi­can, por enési­ma vez, como perio­dis­ta y la con­fir­man en cam­bio como ope­ra­do­ra polí­ti­ca al ser­vi­cio de la Casa Blan­ca. El gobierno de Alan Gar­cía, por supues­to, no se que­dó atrás en esta cru­za­da dere­chis­ta. Pero su des­pres­ti­gio es tan gran­de que su par­ti­do, el APRA, ni siquie­ra pudo pre­sen­tar un can­di­da­to en estas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les.

No deja de ser sig­ni­fi­ca­ti­vo que pese al “éxi­to” evi­den­cia­do por sus indi­ca­do­res macro­eco­nó­mi­cos el Perú no haya logra­do redu­cir la pobre­za y la des­igual­dad eco­nó­mi­ca y social. Una vez más se com­prue­ba que en ausen­cia de una fuer­te voca­ción refor­mis­ta la lógi­ca de la acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta con­cen­tra la rique­za y pola­ri­za a la socie­dad. El “efec­to derra­me” es una supers­ti­ción astu­ta­men­te fabri­ca­da por los pro­pa­gan­dis­tas del impe­rio. Y, al igual que otros casos en la región, con­ven­dría pre­gun­tar­se qué es lo que se quie­re decir cuan­do se habla de “éxi­to”. Si por tal cosa se entien­de el aumen­to de las ganan­cias de los capi­ta­lis­tas el neo­li­be­ra­lis­mo ha sido cier­ta­men­te exi­to­so; pero si “éxi­to” quie­re decir, como debe­ría, mayor bien­es­tar y mejor cali­dad de vida para las gran­des mayo­rías nacio­na­les, auto­de­ter­mi­na­ción nacio­nal, sobe­ra­nía eco­nó­mi­ca, o el “buen vivir” de nues­tros pue­blos ori­gi­na­rios, el expe­ri­men­to neo­li­be­ral ha sido un rotun­do fra­ca­so. Por si lo ante­rior fue­ra poco ero­sio­nó gra­ve­men­te la legi­ti­mi­dad de los regí­me­nes demo­crá­ti­cos, tan­to en Lati­noa­mé­ri­ca como en Euro­pa. Cuan­do los “indig­na­dos” de Espa­ña exi­gen una demo­cra­cia ver­da­de­ra están reac­cio­nan­do ante la degra­da­ción polí­ti­ca cau­sa­da por las polí­ti­cas de ajus­te y esta­bi­li­za­ción del FMI y del BM.

Reto­man­do el hilo de nues­tra argu­men­ta­ción, al inten­tar atis­bar lo que podría reser­var el futu­ro para el Perú con­ven­dría des­car­tar hipó­te­sis maxi­ma­lis­tas: este país fir­mó un Tra­ta­do de Libre Comer­cio con Esta­dos Uni­dos ‑pues­to en mar­cha el 1º de Febre­ro del 2009- y los con­di­cio­na­mien­tos que el impe­rio intro­du­jo en ese acuer­do no debe­rían ser sub­es­ti­ma­dos. Por otra par­te, la coa­li­ción elec­to­ral for­ja­da por Huma­la será otro ele­men­to res­tric­ti­vo en caso de que se des­pier­te en el nue­vo pre­si­den­te la voca­ción “boli­va­ria­na” que muchos le atri­bu­yen pero que se cui­dó de agi­tar duran­te el cur­so de su cam­pa­ña.

Y sus enemi­gos: la oli­gar­quía y las trans­na­cio­na­les, ambas sos­te­ni­das por Washing­ton, son dema­sia­do pode­ro­sos como para desa­fiar­los sin pre­pa­rar cui­da­do­sa­men­te la bata­lla. Pero es un hom­bre que ha denun­cia­do como pocos las injus­ti­cias que des­de tiem­pos inme­mo­ria­les se per­pe­tran en el Perú, y hay razo­nes para supo­ner que será fiel a tan nobles sen­ti­mien­tos. Ade­más, las ense­ñan­zas que dejan recien­tes elec­cio­nes – Chi­le en el 2010; Espa­ña hace dos sema­nas, y Por­tu­gal ayer- son un sobrio recor­da­to­rio de que ante la gra­ve­dad de la cri­sis capi­ta­lis­ta y la acen­tua­ción de la con­gé­ni­ta inca­pa­ci­dad de ese sis­te­ma para repar­tir siquie­ra con un míni­mo de equi­dad los fru­tos del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co (más que evi­den­te en el “mila­gro peruano”), la adop­ción de una polí­ti­ca resig­na­da y “posi­bi­lis­ta” que con­ti­núe por el sen­de­ro no pre­ci­sa­men­te lumi­no­so tra­za­do por sus ante­ce­so­res es el segu­ro camino para una reso­nan­te derro­ta a la vuel­ta de unos pocos años.

Hay un vie­jo dic­tum de la teo­ría polí­ti­ca que dice que los pue­blos pre­fie­ren el ori­gi­nal a la copia: eso lo sufrie­ron en car­ne pro­pia la Con­cer­ta­ción en Chi­le, el PSOE en Espa­ña, y el (mal lla­ma­do) Par­ti­do Socia­lis­ta en Por­tu­gal. Pero más allá de estas notas lla­man­do a la cau­te­la es de cele­brar que en un momen­to en que en Amé­ri­ca lati­na el impe­ria­lis­mo y la reac­ción están pasan­do a la con­tra­ofen­si­va con inusi­ta­da agre­si­vi­dad, cer­can­do a la región con bases mili­ta­res, el triun­fo de Ollan­ta Huma­la modi­fi­ca sen­si­ble­men­te el table­ro geo­po­lí­ti­co regio­nal en un sen­ti­do con­tra­rio a los intere­ses impe­ria­les. Su vic­to­ria bien podría mar­car el hito que anun­cie la rever­sión de esa nefas­ta ten­den­cia. Por lo pron­to, la liga reac­cio­na­ria del Pací­fi­co, pacien­te­men­te cons­trui­da por Washing­ton para neu­tra­li­zar a la UNASUR y el ALBA, y que tenía como pun­ta­les a Méxi­co, Colom­bia, Perú y Chi­le per­dió una de sus dos pie­zas vita­les para el con­trol de la Ama­zo­nía, nada menos. ¡No es poca cosa, brin­de­mos con un buen pis­co!

* Direc­tor del PLED/​Centro Cul­tu­ral de la Coope­ra­ción
La Hai­ne

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *