PAKISTÁN. Fomen­tar el terro­ris­mo para domi­nar geo­po­lí­ti­ca­men­te: Chi­na da su apo­yo mili­tar a Pakis­tán ante EE.UU.

Chi­na advir­tió ofi­cial­men­te a Esta­dos Uni­dos que todo ata­que de Washing­ton con­tra Pakis­tán será inter­pre­ta­do como un acto de agre­sión con­tra Bei­jing (Pekín).

Esta adver­ten­cia, muy direc­ta, cons­ti­tu­ye el pri­mer ulti­má­tum de carác­ter estra­té­gi­co que reci­be Washing­ton en más de medio siglo. El ante­rior fue la adver­ten­cia que le envió la URSS duran­te la cri­sis de Ber­lín, entre 1958 y 1961. La adver­ten­cia chi­na demues­tra el peli­gro real de gue­rra gene­ra­li­za­da que encie­rra la inten­si­fi­ca­ción de la ten­sión entre Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán.
“Todo ata­que con­tra Pakis­tán será con­si­de­ra­do un ata­que con­tra Chi­na”

Des­pués de los repor­tes de que, en los días que siguie­ron a la «ope­ra­ción Ben Laden», Chi­na pidió a Esta­dos Uni­dos que res­pe­te la sobe­ra­nía de Pakis­tán, la por­ta­voz del minis­te­rio chino de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Jiang Yu, apro­ve­chó la con­fe­ren­cia de pren­sa del 19 de mayo de 2011 para reafir­mar cate­gó­ri­ca­men­te la volun­tad de Bei­jing de que «se res­pe­ten la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad del terri­to­rio de Pakis­tán». Según fuen­tes diplo­má­ti­cas pakis­ta­níes cita­das por el Times of India, Bei­jing «advir­tió cla­ra­men­te que un ata­que con­tra Pakis­tán sería con­si­de­ra­do un ata­que con­tra Chi­na». Este ulti­má­tum pare­ce haber sido envia­do en el mar­co de las entre­vis­tas estra­té­gi­cas y con­ver­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas que se desa­rro­lla­ron en Washing­ton el 9 de mayo y en las que la dele­ga­ción chi­na estu­vo enca­be­za­da por el vice­pri­mer minis­tro chino Wang Qishan y el con­se­je­ro de Esta­do Dai Bing­guo [1].

Las adver­ten­cias chi­nas se basan implí­ci­ta­men­te en la fuer­za nuclear de Bei­jing dado que Chi­na dis­po­ne de unos 66 misi­les inter­con­ti­nen­ta­les capa­ces, en varios casos, de alcan­zar el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos, ade­más de los 118 misi­les de mediano alcan­ce, de 36 misi­les que pue­den ser lan­za­dos des­de sub­ma­ri­nos y de otros muchos sis­te­mas de misi­les de cor­to alcan­ce.

Para los obser­va­do­res bien infor­ma­dos, el res­pal­do de Chi­na revis­te cru­cial impor­tan­cia para Pakis­tán ya que, sin dicho apo­yo, ese país se vería atra­pa­do en una tena­za por Esta­dos Uni­dos y la India. «Si con­ti­núa la pre­sión de Esta­dos Uni­dos y de la India, tene­mos de nues­tro lado a una super­po­ten­cia», decla­ró a la AFP el gene­ral reti­ra­do y ana­lis­ta polí­ti­co Talat Masud [2].

El ulti­má­tum chino se pro­du­jo duran­te la visi­ta del pri­mer minis­tro pakis­ta­ní Yusuf Raza Gila­ni a Bei­jing. Duran­te dicha visi­ta, el gobierno anfi­trión anun­ció el inme­dia­to envío, libre de cos­to, de 50 cazas chi­nos a reac­ción de últi­ma gene­ra­ción, mode­lo JF-17 [3]. Antes de regre­sar a su país, Gila­ni sub­ra­yó la impor­tan­cia de la alian­za entre Pakis­tán y Chi­na al afir­mar: «Esta­mos orgu­llo­sos de con­tar a Chi­na entre nues­tros mejo­res ami­gos y de reafir­mar la con­fian­za que nos une. Chi­na siem­pre podrá con­tar con que Pakis­tán esta­rá a su lado en cual­quier cir­cuns­tan­cia… Cuan­do deci­mos que esta amis­tad es más gran­de que el Himalya y más pro­fun­da que los océa­nos, eso des­cri­be per­fec­ta­men­te la esen­cia de esta rela­ción.» [4] Dife­ren­tes voce­ros esta­dou­ni­den­ses, entre ellos el sena­dor repu­bli­cano por Idaho James E. Risch, aco­gie­ron con gri­tos de indig­na­ción las decla­ra­cio­nes del pri­mer minis­tro de Pakis­tán.

La cri­sis diplo­má­ti­ca laten­te entre Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán esta­lló el 1º de mayo, a raíz de la incur­sión uni­la­te­ral y no auto­ri­za­da de los coman­dos esta­dou­ni­den­ses que supues­ta­men­te liqui­da­ron al fan­tas­ma­gó­ri­co Osa­ma Ben Laden en una casa for­ti­fi­ca­da de la ciu­dad pakis­ta­ní de Abbo­ta­bad [5].
Dicha ope­ra­ción cons­ti­tu­ye una vio­la­ción fla­gran­te de la sobe­ra­nía de Pakis­tán. La agen­da de esa demos­tra­ción de fuer­za mili­tar orques­ta­da para ali­men­tar la ten­sión entre los dos paí­ses no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con la supues­ta gue­rra con­tra el terro­ris­mo y sí esta­ba estre­cha­men­te vin­cu­la­da a la visi­ta que el prín­ci­pe Ban­dar, jefe de la segu­ri­dad nacio­nal de Ara­bia Sau­di­ta, reali­zó a Pakis­tán a fines de mar­zo.

El resul­ta­do inme­dia­to de dicha visi­ta fue una alian­za entre Isla­ma­bad y Riad. Pakis­tán se com­pro­me­tió, en efec­to, a faci­li­tar tro­pas para poner fin a cual­quier posi­ble revo­lu­ción de color fomen­ta­da por Esta­dos Uni­dos en Ara­bia Sau­di­ta y a pro­por­cio­nar pro­tec­ción nuclear al rei­no, hacién­do­lo así menos vul­ne­ra­ble al chan­ta­je de Washing­ton, que ame­na­za con per­mi­tir que Irán se ocu­pe de ajus­tar cuen­tas a la monar­quía petro­le­ra. Un movi­mien­to con­jun­to de Pakis­tán y Ara­bia Sau­di­ta ten­dien­te a con­tra­rres­tar la inje­ren­cia de Washing­ton en la región repre­sen­ta­ría, inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que se ten­ga sobre ambos regí­me­nes, un gol­pe fatal para el impe­rio esta­dou­ni­den­se, ya fra­gi­li­za­do en el sur de Asia.

En cuan­to a las afir­ma­cio­nes sobre la supues­ta acción relám­pa­go del 1º de mayo con­tra Ben Laden, exis­te una enor­me masa de de con­tra­dic­cio­nes en las expli­ca­cio­nes que cam­bian de un día para otro. Para hacer un aná­li­sis de esa ope­ra­ción lo más apro­pia­do sería recu­rrir a crí­ti­cos lite­ra­rios o de obras de tea­tro. El úni­co hecho sóli­do y cohe­ren­te de toda esa his­to­ria es que Pakis­tán se ha con­ver­ti­do en blan­co pri­vi­le­gia­do de Esta­dos Uni­dos, que de hecho ha inten­si­fi­ca­do su polí­ti­ca anti­pa­kis­ta­ní en prác­ti­ca des­de el tris­te­men­te céle­bre dis­cur­so de Oba­ma en West Point, en diciem­bre de 2009 [6].

Gila­ni: duras repre­sa­lias en defen­sa de los logros estra­té­gi­cos de Pakis­tán

La adver­ten­cia de Chi­na a Washing­ton se pro­du­ce jus­to des­pués de la decla­ra­ción de Gila­ni ante el par­la­men­to pakis­ta­ní: «No per­mi­ta­mos que nadie lle­gue a con­clu­sio­nes erra­das. Todo ata­que con­tra los logros estra­té­gi­cos pakis­ta­níes, ya sea visi­ble u ocul­to, encon­tra­rá una res­pues­ta apro­pia­da… Pakis­tán se reser­va el dere­cho de con­tra­ata­car con fuer­za. Nadie debe sub­es­ti­mar la moti­va­ción y la capa­ci­dad de nues­tra nación y de sus fuer­zas arma­das en la defen­sa de nues­tra sagra­da patria.» [7]

En boca de una poten­cia nuclear como Pakis­tán, esta ame­na­za de repre­sa­lia debe ser toma­da muy en serio, inclu­so por los más fer­vien­tes hal­co­nes de la admi­nis­tra­ción Oba­ma.

Los logros estra­té­gi­cos a los que se refie­re Gila­ni son las armas nuclea­res pakis­ta­níes, que cons­ti­tu­yen el ele­men­to cla­ve de la disua­sión fren­te un posi­ble ata­que pro­ve­nien­te de la India, en el mar­co del acuer­do de coope­ra­ción nuclear entre Esta­dos Uni­dos y la India. Las tro­pas de Esta­dos Uni­dos pre­sen­tes en Afga­nis­tán no han logra­do man­te­ner en secre­to su amplio pro­gra­ma de ocu­pa­ción y des­man­te­la­mien­to de las armas nuclea­res pakis­ta­níes.
Según un repor­ta­je de Fox News, en 2009 «Esta­dos Uni­dos esta­ble­ció un plan deta­lla­do para infil­trar­se en Pakis­tán y apo­de­rar­se de su arse­nal de cabe­zas nuclea­res móvi­les si pare­cie­ra que ese país está a pun­to de caer en manos de los tali­ba­nes, de Al-Qae­da o de cual­quier otro movi­mien­to islá­mi­co.»

Dicho plan fue ela­bo­ra­do por el gene­ral Stan­ley McChrys­tal cuan­do esta­ba al man­do del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Fort Bragg, en Caro­li­na del Nor­te. Este coman­do, que pare­ce estar direc­ta­men­te impli­ca­do en la ope­ra­ción con­tra Ben Laden, se com­po­ne de la Army Del­ta For­ce, de los Navy SEAL y de «una uni­dad espe­cial de inte­li­gen­cia de alta tec­no­lo­gía cono­ci­da con el nom­bre de Task For­ce Oran­ge». «Peque­ñas uni­da­des deben apo­de­rar­se de las armas nuclea­res pakis­ta­níes [y] neu­tra­li­zar­las antes de reu­nir­las en un lugar segu­ro», decla­ró una fuen­te cita­da por Fox News [8].
Oba­ma ya apro­bó un ata­que fur­ti­vo con­tra las armas nuclea­res pakis­ta­níes
Como seña­la el Sun­day Express de Lon­dres, Oba­ma ya dio su apro­ba­ción a una acción agre­si­va con la siguien­te con­fi­gu­ra­ción: «Las tro­pas ame­ri­ca­nas se des­ple­ga­rán en Pakis­tán si las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res de esa nación ame­na­zan con caer bajo el con­trol de terro­ris­tas deseo­sos de ven­gar la muer­te de Ben Laden […] El plan, que pudie­ra ser acti­va­do sin con­sen­ti­mien­to del pre­si­den­te Zar­da­ri, ha pro­vo­ca­do la cóle­ra de los fun­cio­na­rios pakis­ta­níes […] Oba­ma orde­na­ría el lan­za­mien­to en para­caí­das de tro­pas encar­ga­das de garan­ti­zar la segu­ri­dad de los empla­za­mien­tos cla­ves de misi­les nuclea­res. Esto inclu­ye el cuar­tel gene­ral de la base aérea de Sar­godha, don­de se encuen­tran avio­nes de com­ba­te F‑16 dota­dos de por lo menos 80 misi­les balís­ti­cos con cabe­zas nuclea­res.» Según los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses, «el plan reci­bió luz ver­de, y el pre­si­den­te ya mani­fes­tó su inten­ción de des­ple­gar tro­pas terres­tres en Pakis­tán si pien­sa que ello es impor­tan­te para la segu­ri­dad nacio­nal.» [9]

La extre­ma ten­sión sobre todo este asun­to pone de mani­fies­to la polí­ti­ca de la cuer­da flo­ja y la increí­ble locu­ra aven­tu­re­ra de Oba­ma y de su incur­sión uni­la­te­ral del 1º de mayo, incur­sión que las auto­ri­da­des pakis­ta­níes hubie­sen podi­do inter­pre­tar como el pro­me­ti­do ata­que con­tra sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res. Según el New York Times, Oba­ma sabía per­fec­ta­men­te que podía pro­vo­car un con­flic­to inme­dia­to con Pakis­tán, pero insis­tió «en que el coman­do a car­go de la ope­ra­ción [con­tra] Ben Laden fue­ra lo sufi­cien­te­men­te pode­ro­so como para poder batir­se y salir del país aún en caso de ver­se con­fron­ta­do a fuer­zas de poli­cía o tro­pas loca­les hos­ti­les.»
Ya comen­zó el con­flic­to arma­do
El con­flic­to arma­do entre las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y las de Pakis­tán ya regis­tró una esca­la­da el 17 de mayo, cuan­do un heli­cóp­te­ro de la OTAN vio­ló el espa­cio aéreo pakis­ta­ní en la región de Wazi­ris­tán. Las fuer­zas pakis­ta­níes esta­ban en esta­do de aler­ta máxi­ma y abrie­ron fue­go de inme­dia­to. El heli­cóp­te­ro esta­dou­ni­den­se res­pon­dió con dis­pa­ros. Dos sol­da­dos que se encon­tra­ban en el pues­to fron­te­ri­zo de Dat­ta Khel resul­ta­ron heri­dos [10].

Una res­pues­ta pakis­ta­ní a esa incur­sión se pro­du­jo qui­zás el 20 de mayo en Pesha­war cuan­do un vehícu­lo car­ga­do de explo­si­vos tomó apa­ren­te­men­te como blan­co un con­voy de dos vehícu­los del con­su­la­do de Esta­dos Uni­dos, aun­que sólo cau­só daños mate­ria­les y no dejó víc­ti­mas esta­dou­ni­den­ses. Un tran­seún­te pakis­ta­ní murió y varias per­so­nas resul­ta­ron heri­das. En el fren­te de gue­rra entre los ser­vi­cios secre­tos, el canal de tele­vi­sión Ary One reve­ló el nom­bre del jefe de la esta­ción de la CIA en Isla­ma­bad, quien se con­vier­te así en el segun­do jefe de espías cuya iden­ti­dad se da a cono­cer en menos de 6 meses.
El envia­do de Esta­dos Uni­dos Marc Gross­man recha­za los lla­ma­dos de Pakis­tán al cese de las vio­la­cio­nes de su terri­to­rio
El 19 de mayo, el repre­sen­tan­te espe­cial esta­dou­ni­den­se para Afga­nis­tán y Pakis­tán, Marc Gross­man, sus­ti­to del falle­ci­do Richard Hol­broo­ke, recha­zó de mane­ra arro­gan­te los lla­ma­dos de Pakis­tán que exi­gían el cese de ope­ra­cio­nes como la de Abbot­ta­bad con­tra su terri­to­rio [11]. Negán­do­se a hacer cual­quier pro­me­sa al res­pec­to, Gross­man decla­ró que en los últi­mos años les auto­ri­da­des pakis­ta­níes nun­ca habían exi­gi­do que se res­pe­ta­ran sus fron­te­ras [12].

En medio de esta impor­tan­te cri­sis diplo­má­ti­ca, la India agra­vó la ten­sión al pro­gra­mar manio­bras mili­ta­res pro­vo­ca­do­ras que apun­tan a Pakis­tán, como el ejer­ci­cio «Vija­yee Bha­va» (Sea­mos vic­to­rio­sos) que se desa­rro­lló en el desier­to de Thar en el nor­te de Rajas­tán. Este ejer­ci­cio de gue­rra relám­pa­go del tipo NBC (Nuclear, Bio­ló­gi­ca, Quí­mi­ca, siglas en inglés) impli­ca la par­ti­ci­pa­ción del Segun­do Cuer­po de Ejér­ci­to que es «con­si­de­ra­do como la más impor­tan­te de las tres for­ma­cio­nes de ata­que del ejér­ci­to indio, y [cuya] tarea es divi­dir lite­ral­men­te Pakis­tán en dos en caso de gue­rra total decla­ra­da entre los dos paí­ses» [13].

La CIA, la RAW y el Mos­sad tra­ba­ja­ron jun­tos en la crea­ción de fal­sos tali­ba­nes

Uno de las vías para fomen­tar una pro­vo­ca­ción lo sufi­cien­te­men­te impor­tan­te como para jus­ti­fi­car un ata­que de Esta­dos Uni­dos y la India con­tra Pakis­tán sería, por ejem­plo, un aumen­to de los actos terro­ris­tas que se atri­bu­yen a supues­tos tali­ba­nes. Según la pren­sa domi­nan­te en Pakis­tán, la CIA, el Mos­sad israe­lí y la RAW (Research and Analy­sis Wing, ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de la India) han crea­do su pro­pia ver­sión de los tali­ba­nes median­te la uti­li­za­ción de una pan­di­lla terro­ris­ta que con­tro­lan y diri­gen. Según una fuen­te, «Los agen­tes de la CIA pene­tra­ron las redes de los tali­ba­nes y de Al-Qae­da y han crea­do su pro­pia fuer­za Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan (TTP) para des­es­ta­bi­li­zar Pakis­tán».

El gene­ral de bri­ga­da Islam Ghu­man, ex coman­dan­te regio­nal del ISI [los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes, siglas en inglés] en Pun­jab, decla­ró: «Duran­te mi visi­ta en Esta­dos Uni­dos supe que la agen­cia de inte­li­gen­cia Mos­sad, con la com­pli­ci­dad de la RAW india y bajo la super­vi­sión direc­ta de la CIA, que­ría des­es­ta­bi­li­zar Pakis­tán a toda cos­ta.» [14]
¿Es posi­ble que el doble aten­ta­do con bom­bas que mató 80 para­mi­li­ta­res en Wazi­ris­tán haya sido per­pe­tra­do por esa ban­da bajo ban­de­ra fal­sa?

Según la mis­ma fuen­te, los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Rusia reve­la­ron que el «el con­tra­tis­ta de la CIA Ray­mond Davis y su red pro­por­cio­na­ron a los agen­tes de Al-Qae­da armas nuclea­res, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas, de modo que ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses pue­dan ser blan­co [de ata­ques] y poder res­pon­sa­bi­li­zar a Pakis­tán». El pro­pio Davis, un vete­rano en ope­ra­cio­nes espe­cia­les, fue arres­ta­do por el ase­si­na­to de dos agen­tes del ISI, pero el gobierno pakis­ta­ní lo libe­ró pos­te­rior­men­te como resul­ta­do de una extra­ña y rui­do­sa cam­pa­ña del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se [15].

La CIA afir­ma que el nue­vo jefe de Al-Qae­da vive en Wazi­ris­tán

Si Esta­dos Uni­dos nece­si­ta real­men­te un pre­tex­to para jus­ti­fi­car sus incur­sio­nes le será fácil invo­car la supues­ta pre­sen­cia en Wazi­ris­tán de Saif al-Adel, a quien la CIA ha decla­ra­do como el suce­sor de Ben Laden a la cabe­za de Al-Qae­da [16].

Es evi­den­te que afir­mar que Saif al-Adel está cer­ca de la fron­te­ra más sen­si­ble del mun­do, en vez de hallar­se en Fins­bury o en Flat­bush, resul­ta muy con­ve­nien­te para las inten­cio­nes béli­cas de Oba­ma.

Des­pués de la incur­sión esta­dou­ni­den­se no auto­ri­za­da del 1º de mayo, el pro­pio gene­ral en jefe pakis­ta­ní Ash­faq Kaya­ni advir­tió a Esta­dos Uni­dos que ese tipo de «ope­ra­ción aven­tu­re­ra» no debe repe­tir­se y anun­ció que el per­so­nal esta­dou­ni­den­se en Pakis­tán será some­ti­do a una seria reduc­ción.

Según los esti­ma­dos del ISI, hay actual­men­te en Pakis­tán unos 7,000 agen­tes de la CIA, muchos de ellos des­co­no­ci­dos para el gobierno pakis­ta­ní.

Según cier­tas fuen­tes, se ha redu­ci­do el inter­cam­bio de infor­ma­ción entre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia pakis­ta­níes y esta­dou­ni­den­ses. En res­pues­ta a la reac­ción de Kaya­ni, la ope­ra­ción de pro­pa­gan­da de la CIA cono­ci­da bajo el nom­bre de Wiki­leaks mos­tró nue­va­men­te su ver­da­de­ra natu­ra­le­za tra­tan­do de des­acre­di­tar al coman­dan­te en jefe pakis­ta­ní median­te la difu­sión de dudo­sos tele­gra­mas de emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses en los que se afir­ma que pidió a Esta­dos Uni­dos un aumen­to –no una reduc­ción– de los ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos duran­te los últi­mos años.

Des­pués del dis­cur­so de Oba­ma en West Point, la CIA recu­rrió a los ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos­pa­ra masa­crar civi­les como medio de fomen­tar una gue­rra civil en Pakis­tán y pro­vo­car la divi­sión del país siguien­do el tra­za­do de las regio­nes de Pun­jan, Sind, Balu­chis­tán y Pash­tu­nis­tán. El obje­ti­vo geo­po­lí­ti­co de todo esto es poner fin al papel que desem­pe­ña Pakis­tán como corre­dor ener­gé­ti­co entre Irán y Chi­na. [Como por casua­li­dad] el exper­to Selig Harri­son se decla­ró [recien­te­men­te] como emi­nen­te par­ti­da­rio esta­dou­ni­den­se de la sece­sión de Balu­chis­tán.

Des­de el 1º de mayo 6 ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos esta­dou­ni­den­ses han deja­do al menos 42 muer­tos entre la pobla­ción civil pakis­ta­ní, pro­vo­can­do así en el seno de esa pobla­ción el sur­gi­mien­to de un odio fre­né­ti­co con­tra Esta­dos Uni­dos. En res­pues­ta, una sesión del par­la­men­to pakis­ta­ní rea­li­za­da el 14 de mayo soli­ci­tó ofi­cial­men­te y de for­ma uná­ni­me que se pon­ga fin a los ata­ques esta­dou­ni­den­ses con misi­les y exhor­tó al gobierno a cor­tar la ruta de apo­yo logís­ti­co de la OTAN hacia Afga­nis­tán si pro­si­guen los ata­ques [17] [18]. Dado que dos ter­cios del equi­pa­mien­to de las tro­pas inva­so­ras que se encuen­tran en Afga­nis­tán tran­si­tan por la línea de apro­vi­sio­na­mien­to Kara­chi-Khy­ber, a tra­vés del paso del mis­mo nom­bre, esa medi­da cau­sa­ría un ver­da­de­ro caos entre las fuer­zas de la OTAN. Todo lo ante­rior demues­tra que es una locu­ra entrar en con­flic­to con el país por don­de pasan las pro­pias líneas de apro­vi­sio­na­mien­to.

Esta­dos Uni­dos quie­re uti­li­zar con­tra Pakis­tán al jefe de los tali­ba­nes, el mullah Omar
En sus nego­cia­cio­nes de febre­ro pasa­do con los tali­ba­nes, el Depar­ta­men­to de Esta­do renun­ció a toda con­di­ción pre­via y, según el Washing­ton Post, Esta­dos Uni­dos esta­ría par­la­men­tan­do aho­ra con los envia­dos del mullah Omar, el legen­da­rio líder tuer­to del con­se­jo de la Quet­ta-Shu­ra, o sea el Alto Con­se­jo de los tali­ba­nes. Pare­ce evi­den­te que Esta­dos Uni­dos está pro­po­nien­do a los tali­ba­nes una alian­za con­tra Pakis­tán. Marc Gross­man, el envia­do espe­cial de Esta­dos Uni­dos en la región, es hos­til a Pakis­tán pero, en lo refe­ren­te a los tali­ba­nes, lo lla­man el «Señor Recon­ci­lia­ción» [19]. Otros afir­man, por el con­tra­rio, que Esta­dos Uni­dos quie­re ase­si­nar al jefe de la red Haq­qa­ni con una ope­ra­ción simi­lar a la orga­ni­za­da con­tra Ben Laden. Los pakis­ta­níes, por su par­te, están deci­di­dos a con­ser­var Haq­qa­ni como alia­do.

Si Chi­na se pone del lado de Pakis­tán es muy posi­ble que Rusia se pon­ga del lado de Chi­na. Con vis­tas a la pró­xi­ma reu­nión de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, pre­vis­ta para el 15 de junio, el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao expre­só su satis­fac­ción por las rela­cio­nes entre su país y Rusia, seña­lan­do que han alcan­za­do «un nivel sin pre­ce­den­tes» y «un inte­rés estra­té­gi­co evi­den­te». Por su par­te, duran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa que dio esta sema­na, el pre­si­den­te ruso Dimi­tri Med­ve­dev tuvo que reco­no­cer implí­ci­ta­men­te que la «reno­va­ción» de las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Rusia que tan­to pro­cla­ma Oba­ma se limi­ta a poca cosa des­de que se pro­du­jo el anun­cio del pro­gra­ma esta­dou­ni­den­se de ins­ta­la­ción de misi­les ABM en Ruma­nia y en los demás paí­ses del este de Euro­pa, pro­gra­ma que apun­ta evi­den­te­men­te con­tra Rusia.

Lo ante­rior sig­ni­fi­ca que el tra­ta­do START ha deja­do de ser de actua­li­dad, fac­tor que hace resur­gir el espec­tro de una posi­ble nue­va gue­rra fría. Como resul­ta­do de la actual agre­sión de la OTAN con­tra Libia, Med­ve­dev ha decla­ra­do que «no habrá reso­lu­ción de la ONU con­tra Siria».

Putin tenía razón des­de el prin­ci­pio y Med­ve­dev está tra­tan­do aho­ra de corre­gir su pro­pia polí­ti­ca para con­ser­var algu­na posi­bi­li­dad de man­te­ner­se en el poder.
¿Esta­mos ante una situa­ción simi­lar a la de julio de 1914?
La cri­sis que con­du­jo a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial comen­zó con el ase­si­na­to del archi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Habs­bur­go en Sara­je­vo, el 28 de junio de 1914. Pero la pri­me­ra decla­ra­ción de gue­rra de impor­tan­cia no se pro­du­jo has­ta el 1º de agos­to y duran­te el mes de julio bue­na par­te de la opi­nión públi­ca euro­pea se refu­gió tras una espe­cie de tris­te ilu­sión idí­li­ca, mien­tras que la cri­sis fatal iba en aumen­to. Algo pare­ci­do se está pro­du­cien­do hoy en día.

Son muchos los esta­dou­ni­den­ses que creen que la supues­ta muer­te de Ben Laden mar­ca el fin de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo y de la gue­rra en Afga­nis­tán. Varias fuer­zas que se opu­sie­ron a la gue­rra con­tra Irak, des­de MSNBC has­ta los nume­ro­sos libe­ra­les de izquier­da que res­pal­dan el movi­mien­to paci­fis­ta, de algu­na mane­ra están apo­yan­do aho­ra la san­grien­ta agre­sión de Oba­ma con­tra Libia, e inclu­so cele­bran a Oba­ma como un gue­rre­ris­ta final­men­te más efi­caz que la cama­ri­lla Bush-Che­ney debi­do a la aureo­la de supues­to éxi­to adqui­ri­da a cos­ta de Ben Laden.

Webs­ter G. Tar­pley
His­to­ria­dor y perio­dis­ta esta­dou­ni­den­de. Últi­mo libro publi­ca­do: Barack H. Oba­ma: The Unautho­ri­zed Bio­graphy (Pro­gres­si­ve Press, 2008).

[1] «Chi­na asks US to res­pect Pak’s sove­reignty, inde­pen­den­ce», The Eco­no­mic Times, 20 de mayo de 2011.

[2] “Chi­na-Pakis­tan allian­ce strengthe­ned post bin Laden”, AFP, 15 de mayo de 2011.

[3] «Chi­na Gives Pakis­tan 50 Figh­ter Jets», Jane Per­lez, The New York Times, 19 de mayo de 2011.

[4] «Gila­ni: Chi­na best, most trus­ted friend», UPI, 8 de mayo de 2011.

[5] «Refle­xio­nes sobre el anun­cio ofi­cial de la muer­te de Osa­ma Ben Laden», por Thierry Meys­san, Réseau Vol­tai­re, 4 de mayo de 2011.

[6] «Dis­cur­so de Barack Oba­ma en la aca­de­mia mili­tar West Point», por Barack Oba­ma, Réseau Vol­tai­re, 1º de diciem­bre de 2009.

[7] «Whi­te Hou­se says ’no apo­lo­gies’ for bin Laden raid whi­le Pakis­tan threa­tens reta­lia­tion against futu­re attacks», New York Post, 9 de mayo de 2011.

[8] «U.S. Has Plan to Secu­re Pakis­tan Nukes if Country Falls to Tali­ban», Rowan Scar­bo­rough, Fox News, 14 de mayo de 2009.

[9] «US ‘To Pro­tect Pakis­tan», Mar­co Gian­nan­ge­li, Sun­day Express (Rei­no Uni­do), 15 de mayo de 2011.

[10] «Pakis­tan mili­tary pro­tests after NATO incur­sion wounds sol­diers», Emma Graham-Harri­son y Haji Muj­ta­ba, Reuters, 17 de mayo de 2011.

[11] «US refu­ses to assu­re it will not act uni­la­te­rally», The News (Pakis­tán).
[12] «No US assu­ran­ce on uni­la­te­ral ops», The Nation (Pakis­tán), 20 de mayo de 2011.

[13] «Get­ting lea­ner and mea­ner? Army prac­ti­ces blitz­krieg to stri­ke hard at enemy», The Times of India, 10 de mayo de 2011.
[14] «CIA has crea­ted own Tali­ban to wreak terror havo

c on Pakis­tan, claims Pak paper», ANI, 12 de mayo de 2011.
[15] «Pakis­tan: Can Ame­ri­ca Get Away With Mur­der?», Shahid R. Sid­di­qi, Vol­tai­re Net­work, 3 de mar­zo de 2011.

[16] «New al-Qae­da chief in North Wazi­ris­tan», Amir Mir, The News (Pakis­tán), 19 de mayo de 2011.

[17] «Post-Osa­ma, Pakis­tan threa­tens to cut NATO’s supply line», Nahal Too­si, Asso­cia­ted Press, 14 de mayo de 2011.

[18] «Reso­lu­tion of the Pakis­ta­ni Con­gress on Uni­la­te­ral US For­ces Action in Abbot­ta­bad», Vol­tai­re Net­work, 14 de mayo de 2011.

[19] «US steps up face-to-face pea­ce talks with Tali­ban», Toby Harn­den y Ben Far­mer, The Tele­graph (Rei­no Uni­do), 29 de mayo de 2011.

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *