PAKISTÁN. Fomen­tar el terro­ris­mo para domi­nar geo­po­lí­ti­ca­men­te: Chi­na da su apo­yo mili­tar a Pakis­tán ante EE.UU.

Chi­na advir­tió ofi­cial­men­te a Esta­dos Uni­dos que todo ata­que de Washing­ton con­tra Pakis­tán será inter­pre­ta­do como un acto de agre­sión con­tra Bei­jing (Pekín).

Esta adver­ten­cia, muy direc­ta, cons­ti­tu­ye el pri­mer ulti­má­tum de carác­ter estra­té­gi­co que reci­be Washing­ton en más de medio siglo. El ante­rior fue la adver­ten­cia que le envió la URSS duran­te la cri­sis de Ber­lín, entre 1958 y 1961. La adver­ten­cia chi­na demues­tra el peli­gro real de gue­rra gene­ra­li­za­da que encie­rra la inten­si­fi­ca­ción de la ten­sión entre Esta­dos Uni­dos y Pakistán.
“Todo ata­que con­tra Pakis­tán será con­si­de­ra­do un ata­que con­tra China”

Des­pués de los repor­tes de que, en los días que siguie­ron a la «ope­ra­ción Ben Laden», Chi­na pidió a Esta­dos Uni­dos que res­pe­te la sobe­ra­nía de Pakis­tán, la por­ta­voz del minis­te­rio chino de Rela­cio­nes Exte­rio­res, Jiang Yu, apro­ve­chó la con­fe­ren­cia de pren­sa del 19 de mayo de 2011 para reafir­mar cate­gó­ri­ca­men­te la volun­tad de Bei­jing de que «se res­pe­ten la sobe­ra­nía y la inte­gri­dad del terri­to­rio de Pakis­tán». Según fuen­tes diplo­má­ti­cas pakis­ta­níes cita­das por el Times of India, Bei­jing «advir­tió cla­ra­men­te que un ata­que con­tra Pakis­tán sería con­si­de­ra­do un ata­que con­tra Chi­na». Este ulti­má­tum pare­ce haber sido envia­do en el mar­co de las entre­vis­tas estra­té­gi­cas y con­ver­sa­cio­nes eco­nó­mi­cas que se desa­rro­lla­ron en Washing­ton el 9 de mayo y en las que la dele­ga­ción chi­na estu­vo enca­be­za­da por el vice­pri­mer minis­tro chino Wang Qishan y el con­se­je­ro de Esta­do Dai Bing­guo [1].

Las adver­ten­cias chi­nas se basan implí­ci­ta­men­te en la fuer­za nuclear de Bei­jing dado que Chi­na dis­po­ne de unos 66 misi­les inter­con­ti­nen­ta­les capa­ces, en varios casos, de alcan­zar el terri­to­rio de Esta­dos Uni­dos, ade­más de los 118 misi­les de mediano alcan­ce, de 36 misi­les que pue­den ser lan­za­dos des­de sub­ma­ri­nos y de otros muchos sis­te­mas de misi­les de cor­to alcance.

Para los obser­va­do­res bien infor­ma­dos, el res­pal­do de Chi­na revis­te cru­cial impor­tan­cia para Pakis­tán ya que, sin dicho apo­yo, ese país se vería atra­pa­do en una tena­za por Esta­dos Uni­dos y la India. «Si con­ti­núa la pre­sión de Esta­dos Uni­dos y de la India, tene­mos de nues­tro lado a una super­po­ten­cia», decla­ró a la AFP el gene­ral reti­ra­do y ana­lis­ta polí­ti­co Talat Masud [2].

El ulti­má­tum chino se pro­du­jo duran­te la visi­ta del pri­mer minis­tro pakis­ta­ní Yusuf Raza Gila­ni a Bei­jing. Duran­te dicha visi­ta, el gobierno anfi­trión anun­ció el inme­dia­to envío, libre de cos­to, de 50 cazas chi­nos a reac­ción de últi­ma gene­ra­ción, mode­lo JF-17 [3]. Antes de regre­sar a su país, Gila­ni sub­ra­yó la impor­tan­cia de la alian­za entre Pakis­tán y Chi­na al afir­mar: «Esta­mos orgu­llo­sos de con­tar a Chi­na entre nues­tros mejo­res ami­gos y de reafir­mar la con­fian­za que nos une. Chi­na siem­pre podrá con­tar con que Pakis­tán esta­rá a su lado en cual­quier cir­cuns­tan­cia… Cuan­do deci­mos que esta amis­tad es más gran­de que el Himalya y más pro­fun­da que los océa­nos, eso des­cri­be per­fec­ta­men­te la esen­cia de esta rela­ción.» [4] Dife­ren­tes voce­ros esta­dou­ni­den­ses, entre ellos el sena­dor repu­bli­cano por Idaho James E. Risch, aco­gie­ron con gri­tos de indig­na­ción las decla­ra­cio­nes del pri­mer minis­tro de Pakistán.

La cri­sis diplo­má­ti­ca laten­te entre Esta­dos Uni­dos y Pakis­tán esta­lló el 1º de mayo, a raíz de la incur­sión uni­la­te­ral y no auto­ri­za­da de los coman­dos esta­dou­ni­den­ses que supues­ta­men­te liqui­da­ron al fan­tas­ma­gó­ri­co Osa­ma Ben Laden en una casa for­ti­fi­ca­da de la ciu­dad pakis­ta­ní de Abbo­ta­bad [5].
Dicha ope­ra­ción cons­ti­tu­ye una vio­la­ción fla­gran­te de la sobe­ra­nía de Pakis­tán. La agen­da de esa demos­tra­ción de fuer­za mili­tar orques­ta­da para ali­men­tar la ten­sión entre los dos paí­ses no tenía abso­lu­ta­men­te nada que ver con la supues­ta gue­rra con­tra el terro­ris­mo y sí esta­ba estre­cha­men­te vin­cu­la­da a la visi­ta que el prín­ci­pe Ban­dar, jefe de la segu­ri­dad nacio­nal de Ara­bia Sau­di­ta, reali­zó a Pakis­tán a fines de marzo.

El resul­ta­do inme­dia­to de dicha visi­ta fue una alian­za entre Isla­ma­bad y Riad. Pakis­tán se com­pro­me­tió, en efec­to, a faci­li­tar tro­pas para poner fin a cual­quier posi­ble revo­lu­ción de color fomen­ta­da por Esta­dos Uni­dos en Ara­bia Sau­di­ta y a pro­por­cio­nar pro­tec­ción nuclear al rei­no, hacién­do­lo así menos vul­ne­ra­ble al chan­ta­je de Washing­ton, que ame­na­za con per­mi­tir que Irán se ocu­pe de ajus­tar cuen­tas a la monar­quía petro­le­ra. Un movi­mien­to con­jun­to de Pakis­tán y Ara­bia Sau­di­ta ten­dien­te a con­tra­rres­tar la inje­ren­cia de Washing­ton en la región repre­sen­ta­ría, inde­pen­dien­te­men­te de la opi­nión que se ten­ga sobre ambos regí­me­nes, un gol­pe fatal para el impe­rio esta­dou­ni­den­se, ya fra­gi­li­za­do en el sur de Asia.

En cuan­to a las afir­ma­cio­nes sobre la supues­ta acción relám­pa­go del 1º de mayo con­tra Ben Laden, exis­te una enor­me masa de de con­tra­dic­cio­nes en las expli­ca­cio­nes que cam­bian de un día para otro. Para hacer un aná­li­sis de esa ope­ra­ción lo más apro­pia­do sería recu­rrir a crí­ti­cos lite­ra­rios o de obras de tea­tro. El úni­co hecho sóli­do y cohe­ren­te de toda esa his­to­ria es que Pakis­tán se ha con­ver­ti­do en blan­co pri­vi­le­gia­do de Esta­dos Uni­dos, que de hecho ha inten­si­fi­ca­do su polí­ti­ca anti­pa­kis­ta­ní en prác­ti­ca des­de el tris­te­men­te céle­bre dis­cur­so de Oba­ma en West Point, en diciem­bre de 2009 [6].

Gila­ni: duras repre­sa­lias en defen­sa de los logros estra­té­gi­cos de Pakistán

La adver­ten­cia de Chi­na a Washing­ton se pro­du­ce jus­to des­pués de la decla­ra­ción de Gila­ni ante el par­la­men­to pakis­ta­ní: «No per­mi­ta­mos que nadie lle­gue a con­clu­sio­nes erra­das. Todo ata­que con­tra los logros estra­té­gi­cos pakis­ta­níes, ya sea visi­ble u ocul­to, encon­tra­rá una res­pues­ta apro­pia­da… Pakis­tán se reser­va el dere­cho de con­tra­ata­car con fuer­za. Nadie debe sub­es­ti­mar la moti­va­ción y la capa­ci­dad de nues­tra nación y de sus fuer­zas arma­das en la defen­sa de nues­tra sagra­da patria.» [7]

En boca de una poten­cia nuclear como Pakis­tán, esta ame­na­za de repre­sa­lia debe ser toma­da muy en serio, inclu­so por los más fer­vien­tes hal­co­nes de la admi­nis­tra­ción Obama.

Los logros estra­té­gi­cos a los que se refie­re Gila­ni son las armas nuclea­res pakis­ta­níes, que cons­ti­tu­yen el ele­men­to cla­ve de la disua­sión fren­te un posi­ble ata­que pro­ve­nien­te de la India, en el mar­co del acuer­do de coope­ra­ción nuclear entre Esta­dos Uni­dos y la India. Las tro­pas de Esta­dos Uni­dos pre­sen­tes en Afga­nis­tán no han logra­do man­te­ner en secre­to su amplio pro­gra­ma de ocu­pa­ción y des­man­te­la­mien­to de las armas nuclea­res pakistaníes.
Según un repor­ta­je de Fox News, en 2009 «Esta­dos Uni­dos esta­ble­ció un plan deta­lla­do para infil­trar­se en Pakis­tán y apo­de­rar­se de su arse­nal de cabe­zas nuclea­res móvi­les si pare­cie­ra que ese país está a pun­to de caer en manos de los tali­ba­nes, de Al-Qae­da o de cual­quier otro movi­mien­to islámico.»

Dicho plan fue ela­bo­ra­do por el gene­ral Stan­ley McChrys­tal cuan­do esta­ba al man­do del coman­do de ope­ra­cio­nes espe­cia­les de Fort Bragg, en Caro­li­na del Nor­te. Este coman­do, que pare­ce estar direc­ta­men­te impli­ca­do en la ope­ra­ción con­tra Ben Laden, se com­po­ne de la Army Del­ta For­ce, de los Navy SEAL y de «una uni­dad espe­cial de inte­li­gen­cia de alta tec­no­lo­gía cono­ci­da con el nom­bre de Task For­ce Oran­ge». «Peque­ñas uni­da­des deben apo­de­rar­se de las armas nuclea­res pakis­ta­níes [y] neu­tra­li­zar­las antes de reu­nir­las en un lugar segu­ro», decla­ró una fuen­te cita­da por Fox News [8].
Oba­ma ya apro­bó un ata­que fur­ti­vo con­tra las armas nuclea­res pakistaníes
Como seña­la el Sun­day Express de Lon­dres, Oba­ma ya dio su apro­ba­ción a una acción agre­si­va con la siguien­te con­fi­gu­ra­ción: «Las tro­pas ame­ri­ca­nas se des­ple­ga­rán en Pakis­tán si las ins­ta­la­cio­nes nuclea­res de esa nación ame­na­zan con caer bajo el con­trol de terro­ris­tas deseo­sos de ven­gar la muer­te de Ben Laden […] El plan, que pudie­ra ser acti­va­do sin con­sen­ti­mien­to del pre­si­den­te Zar­da­ri, ha pro­vo­ca­do la cóle­ra de los fun­cio­na­rios pakis­ta­níes […] Oba­ma orde­na­ría el lan­za­mien­to en para­caí­das de tro­pas encar­ga­das de garan­ti­zar la segu­ri­dad de los empla­za­mien­tos cla­ves de misi­les nuclea­res. Esto inclu­ye el cuar­tel gene­ral de la base aérea de Sar­godha, don­de se encuen­tran avio­nes de com­ba­te F‑16 dota­dos de por lo menos 80 misi­les balís­ti­cos con cabe­zas nuclea­res.» Según los fun­cio­na­rios esta­dou­ni­den­ses, «el plan reci­bió luz ver­de, y el pre­si­den­te ya mani­fes­tó su inten­ción de des­ple­gar tro­pas terres­tres en Pakis­tán si pien­sa que ello es impor­tan­te para la segu­ri­dad nacio­nal.» [9]

La extre­ma ten­sión sobre todo este asun­to pone de mani­fies­to la polí­ti­ca de la cuer­da flo­ja y la increí­ble locu­ra aven­tu­re­ra de Oba­ma y de su incur­sión uni­la­te­ral del 1º de mayo, incur­sión que las auto­ri­da­des pakis­ta­níes hubie­sen podi­do inter­pre­tar como el pro­me­ti­do ata­que con­tra sus ins­ta­la­cio­nes nuclea­res. Según el New York Times, Oba­ma sabía per­fec­ta­men­te que podía pro­vo­car un con­flic­to inme­dia­to con Pakis­tán, pero insis­tió «en que el coman­do a car­go de la ope­ra­ción [con­tra] Ben Laden fue­ra lo sufi­cien­te­men­te pode­ro­so como para poder batir­se y salir del país aún en caso de ver­se con­fron­ta­do a fuer­zas de poli­cía o tro­pas loca­les hostiles.»
Ya comen­zó el con­flic­to armado
El con­flic­to arma­do entre las fuer­zas esta­dou­ni­den­ses y las de Pakis­tán ya regis­tró una esca­la­da el 17 de mayo, cuan­do un heli­cóp­te­ro de la OTAN vio­ló el espa­cio aéreo pakis­ta­ní en la región de Wazi­ris­tán. Las fuer­zas pakis­ta­níes esta­ban en esta­do de aler­ta máxi­ma y abrie­ron fue­go de inme­dia­to. El heli­cóp­te­ro esta­dou­ni­den­se res­pon­dió con dis­pa­ros. Dos sol­da­dos que se encon­tra­ban en el pues­to fron­te­ri­zo de Dat­ta Khel resul­ta­ron heri­dos [10].

Una res­pues­ta pakis­ta­ní a esa incur­sión se pro­du­jo qui­zás el 20 de mayo en Pesha­war cuan­do un vehícu­lo car­ga­do de explo­si­vos tomó apa­ren­te­men­te como blan­co un con­voy de dos vehícu­los del con­su­la­do de Esta­dos Uni­dos, aun­que sólo cau­só daños mate­ria­les y no dejó víc­ti­mas esta­dou­ni­den­ses. Un tran­seún­te pakis­ta­ní murió y varias per­so­nas resul­ta­ron heri­das. En el fren­te de gue­rra entre los ser­vi­cios secre­tos, el canal de tele­vi­sión Ary One reve­ló el nom­bre del jefe de la esta­ción de la CIA en Isla­ma­bad, quien se con­vier­te así en el segun­do jefe de espías cuya iden­ti­dad se da a cono­cer en menos de 6 meses.
El envia­do de Esta­dos Uni­dos Marc Gross­man recha­za los lla­ma­dos de Pakis­tán al cese de las vio­la­cio­nes de su territorio
El 19 de mayo, el repre­sen­tan­te espe­cial esta­dou­ni­den­se para Afga­nis­tán y Pakis­tán, Marc Gross­man, sus­ti­to del falle­ci­do Richard Hol­broo­ke, recha­zó de mane­ra arro­gan­te los lla­ma­dos de Pakis­tán que exi­gían el cese de ope­ra­cio­nes como la de Abbot­ta­bad con­tra su terri­to­rio [11]. Negán­do­se a hacer cual­quier pro­me­sa al res­pec­to, Gross­man decla­ró que en los últi­mos años les auto­ri­da­des pakis­ta­níes nun­ca habían exi­gi­do que se res­pe­ta­ran sus fron­te­ras [12].

En medio de esta impor­tan­te cri­sis diplo­má­ti­ca, la India agra­vó la ten­sión al pro­gra­mar manio­bras mili­ta­res pro­vo­ca­do­ras que apun­tan a Pakis­tán, como el ejer­ci­cio «Vija­yee Bha­va» (Sea­mos vic­to­rio­sos) que se desa­rro­lló en el desier­to de Thar en el nor­te de Rajas­tán. Este ejer­ci­cio de gue­rra relám­pa­go del tipo NBC (Nuclear, Bio­ló­gi­ca, Quí­mi­ca, siglas en inglés) impli­ca la par­ti­ci­pa­ción del Segun­do Cuer­po de Ejér­ci­to que es «con­si­de­ra­do como la más impor­tan­te de las tres for­ma­cio­nes de ata­que del ejér­ci­to indio, y [cuya] tarea es divi­dir lite­ral­men­te Pakis­tán en dos en caso de gue­rra total decla­ra­da entre los dos paí­ses» [13].

La CIA, la RAW y el Mos­sad tra­ba­ja­ron jun­tos en la crea­ción de fal­sos talibanes

Uno de las vías para fomen­tar una pro­vo­ca­ción lo sufi­cien­te­men­te impor­tan­te como para jus­ti­fi­car un ata­que de Esta­dos Uni­dos y la India con­tra Pakis­tán sería, por ejem­plo, un aumen­to de los actos terro­ris­tas que se atri­bu­yen a supues­tos tali­ba­nes. Según la pren­sa domi­nan­te en Pakis­tán, la CIA, el Mos­sad israe­lí y la RAW (Research and Analy­sis Wing, ser­vi­cio de inte­li­gen­cia de la India) han crea­do su pro­pia ver­sión de los tali­ba­nes median­te la uti­li­za­ción de una pan­di­lla terro­ris­ta que con­tro­lan y diri­gen. Según una fuen­te, «Los agen­tes de la CIA pene­tra­ron las redes de los tali­ba­nes y de Al-Qae­da y han crea­do su pro­pia fuer­za Teh­rik-e-Tali­ban Pakis­tan (TTP) para des­es­ta­bi­li­zar Pakistán».

El gene­ral de bri­ga­da Islam Ghu­man, ex coman­dan­te regio­nal del ISI [los ser­vi­cios secre­tos pakis­ta­níes, siglas en inglés] en Pun­jab, decla­ró: «Duran­te mi visi­ta en Esta­dos Uni­dos supe que la agen­cia de inte­li­gen­cia Mos­sad, con la com­pli­ci­dad de la RAW india y bajo la super­vi­sión direc­ta de la CIA, que­ría des­es­ta­bi­li­zar Pakis­tán a toda cos­ta.» [14]
¿Es posi­ble que el doble aten­ta­do con bom­bas que mató 80 para­mi­li­ta­res en Wazi­ris­tán haya sido per­pe­tra­do por esa ban­da bajo ban­de­ra falsa?

Según la mis­ma fuen­te, los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de Rusia reve­la­ron que el «el con­tra­tis­ta de la CIA Ray­mond Davis y su red pro­por­cio­na­ron a los agen­tes de Al-Qae­da armas nuclea­res, quí­mi­cas y bio­ló­gi­cas, de modo que ins­ta­la­cio­nes mili­ta­res esta­dou­ni­den­ses pue­dan ser blan­co [de ata­ques] y poder res­pon­sa­bi­li­zar a Pakis­tán». El pro­pio Davis, un vete­rano en ope­ra­cio­nes espe­cia­les, fue arres­ta­do por el ase­si­na­to de dos agen­tes del ISI, pero el gobierno pakis­ta­ní lo libe­ró pos­te­rior­men­te como resul­ta­do de una extra­ña y rui­do­sa cam­pa­ña del Depar­ta­men­to de Esta­do esta­dou­ni­den­se [15].

La CIA afir­ma que el nue­vo jefe de Al-Qae­da vive en Waziristán

Si Esta­dos Uni­dos nece­si­ta real­men­te un pre­tex­to para jus­ti­fi­car sus incur­sio­nes le será fácil invo­car la supues­ta pre­sen­cia en Wazi­ris­tán de Saif al-Adel, a quien la CIA ha decla­ra­do como el suce­sor de Ben Laden a la cabe­za de Al-Qae­da [16].

Es evi­den­te que afir­mar que Saif al-Adel está cer­ca de la fron­te­ra más sen­si­ble del mun­do, en vez de hallar­se en Fins­bury o en Flat­bush, resul­ta muy con­ve­nien­te para las inten­cio­nes béli­cas de Obama.

Des­pués de la incur­sión esta­dou­ni­den­se no auto­ri­za­da del 1º de mayo, el pro­pio gene­ral en jefe pakis­ta­ní Ash­faq Kaya­ni advir­tió a Esta­dos Uni­dos que ese tipo de «ope­ra­ción aven­tu­re­ra» no debe repe­tir­se y anun­ció que el per­so­nal esta­dou­ni­den­se en Pakis­tán será some­ti­do a una seria reducción.

Según los esti­ma­dos del ISI, hay actual­men­te en Pakis­tán unos 7,000 agen­tes de la CIA, muchos de ellos des­co­no­ci­dos para el gobierno pakistaní.

Según cier­tas fuen­tes, se ha redu­ci­do el inter­cam­bio de infor­ma­ción entre los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia pakis­ta­níes y esta­dou­ni­den­ses. En res­pues­ta a la reac­ción de Kaya­ni, la ope­ra­ción de pro­pa­gan­da de la CIA cono­ci­da bajo el nom­bre de Wiki­leaks mos­tró nue­va­men­te su ver­da­de­ra natu­ra­le­za tra­tan­do de des­acre­di­tar al coman­dan­te en jefe pakis­ta­ní median­te la difu­sión de dudo­sos tele­gra­mas de emba­ja­das esta­dou­ni­den­ses en los que se afir­ma que pidió a Esta­dos Uni­dos un aumen­to –no una reduc­ción– de los ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos duran­te los últi­mos años.

Des­pués del dis­cur­so de Oba­ma en West Point, la CIA recu­rrió a los ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos­pa­ra masa­crar civi­les como medio de fomen­tar una gue­rra civil en Pakis­tán y pro­vo­car la divi­sión del país siguien­do el tra­za­do de las regio­nes de Pun­jan, Sind, Balu­chis­tán y Pash­tu­nis­tán. El obje­ti­vo geo­po­lí­ti­co de todo esto es poner fin al papel que desem­pe­ña Pakis­tán como corre­dor ener­gé­ti­co entre Irán y Chi­na. [Como por casua­li­dad] el exper­to Selig Harri­son se decla­ró [recien­te­men­te] como emi­nen­te par­ti­da­rio esta­dou­ni­den­se de la sece­sión de Baluchistán.

Des­de el 1º de mayo 6 ata­ques de avio­nes tele­di­ri­gi­dos esta­dou­ni­den­ses han deja­do al menos 42 muer­tos entre la pobla­ción civil pakis­ta­ní, pro­vo­can­do así en el seno de esa pobla­ción el sur­gi­mien­to de un odio fre­né­ti­co con­tra Esta­dos Uni­dos. En res­pues­ta, una sesión del par­la­men­to pakis­ta­ní rea­li­za­da el 14 de mayo soli­ci­tó ofi­cial­men­te y de for­ma uná­ni­me que se pon­ga fin a los ata­ques esta­dou­ni­den­ses con misi­les y exhor­tó al gobierno a cor­tar la ruta de apo­yo logís­ti­co de la OTAN hacia Afga­nis­tán si pro­si­guen los ata­ques [17] [18]. Dado que dos ter­cios del equi­pa­mien­to de las tro­pas inva­so­ras que se encuen­tran en Afga­nis­tán tran­si­tan por la línea de apro­vi­sio­na­mien­to Kara­chi-Khy­ber, a tra­vés del paso del mis­mo nom­bre, esa medi­da cau­sa­ría un ver­da­de­ro caos entre las fuer­zas de la OTAN. Todo lo ante­rior demues­tra que es una locu­ra entrar en con­flic­to con el país por don­de pasan las pro­pias líneas de aprovisionamiento.

Esta­dos Uni­dos quie­re uti­li­zar con­tra Pakis­tán al jefe de los tali­ba­nes, el mullah Omar
En sus nego­cia­cio­nes de febre­ro pasa­do con los tali­ba­nes, el Depar­ta­men­to de Esta­do renun­ció a toda con­di­ción pre­via y, según el Washing­ton Post, Esta­dos Uni­dos esta­ría par­la­men­tan­do aho­ra con los envia­dos del mullah Omar, el legen­da­rio líder tuer­to del con­se­jo de la Quet­ta-Shu­ra, o sea el Alto Con­se­jo de los tali­ba­nes. Pare­ce evi­den­te que Esta­dos Uni­dos está pro­po­nien­do a los tali­ba­nes una alian­za con­tra Pakis­tán. Marc Gross­man, el envia­do espe­cial de Esta­dos Uni­dos en la región, es hos­til a Pakis­tán pero, en lo refe­ren­te a los tali­ba­nes, lo lla­man el «Señor Recon­ci­lia­ción» [19]. Otros afir­man, por el con­tra­rio, que Esta­dos Uni­dos quie­re ase­si­nar al jefe de la red Haq­qa­ni con una ope­ra­ción simi­lar a la orga­ni­za­da con­tra Ben Laden. Los pakis­ta­níes, por su par­te, están deci­di­dos a con­ser­var Haq­qa­ni como aliado.

Si Chi­na se pone del lado de Pakis­tán es muy posi­ble que Rusia se pon­ga del lado de Chi­na. Con vis­tas a la pró­xi­ma reu­nión de la Orga­ni­za­ción de Coope­ra­ción de Shanghai, pre­vis­ta para el 15 de junio, el pre­si­den­te chino Hu Jin­tao expre­só su satis­fac­ción por las rela­cio­nes entre su país y Rusia, seña­lan­do que han alcan­za­do «un nivel sin pre­ce­den­tes» y «un inte­rés estra­té­gi­co evi­den­te». Por su par­te, duran­te la con­fe­ren­cia de pren­sa que dio esta sema­na, el pre­si­den­te ruso Dimi­tri Med­ve­dev tuvo que reco­no­cer implí­ci­ta­men­te que la «reno­va­ción» de las rela­cio­nes entre Esta­dos Uni­dos y Rusia que tan­to pro­cla­ma Oba­ma se limi­ta a poca cosa des­de que se pro­du­jo el anun­cio del pro­gra­ma esta­dou­ni­den­se de ins­ta­la­ción de misi­les ABM en Ruma­nia y en los demás paí­ses del este de Euro­pa, pro­gra­ma que apun­ta evi­den­te­men­te con­tra Rusia.

Lo ante­rior sig­ni­fi­ca que el tra­ta­do START ha deja­do de ser de actua­li­dad, fac­tor que hace resur­gir el espec­tro de una posi­ble nue­va gue­rra fría. Como resul­ta­do de la actual agre­sión de la OTAN con­tra Libia, Med­ve­dev ha decla­ra­do que «no habrá reso­lu­ción de la ONU con­tra Siria».

Putin tenía razón des­de el prin­ci­pio y Med­ve­dev está tra­tan­do aho­ra de corre­gir su pro­pia polí­ti­ca para con­ser­var algu­na posi­bi­li­dad de man­te­ner­se en el poder.
¿Esta­mos ante una situa­ción simi­lar a la de julio de 1914?
La cri­sis que con­du­jo a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial comen­zó con el ase­si­na­to del archi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Habs­bur­go en Sara­je­vo, el 28 de junio de 1914. Pero la pri­me­ra decla­ra­ción de gue­rra de impor­tan­cia no se pro­du­jo has­ta el 1º de agos­to y duran­te el mes de julio bue­na par­te de la opi­nión públi­ca euro­pea se refu­gió tras una espe­cie de tris­te ilu­sión idí­li­ca, mien­tras que la cri­sis fatal iba en aumen­to. Algo pare­ci­do se está pro­du­cien­do hoy en día.

Son muchos los esta­dou­ni­den­ses que creen que la supues­ta muer­te de Ben Laden mar­ca el fin de la gue­rra con­tra el terro­ris­mo y de la gue­rra en Afga­nis­tán. Varias fuer­zas que se opu­sie­ron a la gue­rra con­tra Irak, des­de MSNBC has­ta los nume­ro­sos libe­ra­les de izquier­da que res­pal­dan el movi­mien­to paci­fis­ta, de algu­na mane­ra están apo­yan­do aho­ra la san­grien­ta agre­sión de Oba­ma con­tra Libia, e inclu­so cele­bran a Oba­ma como un gue­rre­ris­ta final­men­te más efi­caz que la cama­ri­lla Bush-Che­ney debi­do a la aureo­la de supues­to éxi­to adqui­ri­da a cos­ta de Ben Laden.

Webs­ter G. Tarpley
His­to­ria­dor y perio­dis­ta esta­dou­ni­den­de. Últi­mo libro publi­ca­do: Barack H. Oba­ma: The Unautho­ri­zed Bio­graphy (Pro­gres­si­ve Press, 2008).

[1] «Chi­na asks US to res­pect Pak’s sove­reignty, inde­pen­den­ce», The Eco­no­mic Times, 20 de mayo de 2011.

[2] “Chi­na-Pakis­tan allian­ce strengthe­ned post bin Laden”, AFP, 15 de mayo de 2011.

[3] «Chi­na Gives Pakis­tan 50 Figh­ter Jets», Jane Per­lez, The New York Times, 19 de mayo de 2011.

[4] «Gila­ni: Chi­na best, most trus­ted friend», UPI, 8 de mayo de 2011.

[5] «Refle­xio­nes sobre el anun­cio ofi­cial de la muer­te de Osa­ma Ben Laden», por Thierry Meys­san, Réseau Vol­tai­re, 4 de mayo de 2011.

[6] «Dis­cur­so de Barack Oba­ma en la aca­de­mia mili­tar West Point», por Barack Oba­ma, Réseau Vol­tai­re, 1º de diciem­bre de 2009.

[7] «Whi­te Hou­se says ’no apo­lo­gies’ for bin Laden raid whi­le Pakis­tan threa­tens reta­lia­tion against futu­re attacks», New York Post, 9 de mayo de 2011.

[8] «U.S. Has Plan to Secu­re Pakis­tan Nukes if Country Falls to Tali­ban», Rowan Scar­bo­rough, Fox News, 14 de mayo de 2009.

[9] «US ‘To Pro­tect Pakis­tan», Mar­co Gian­nan­ge­li, Sun­day Express (Rei­no Uni­do), 15 de mayo de 2011.

[10] «Pakis­tan mili­tary pro­tests after NATO incur­sion wounds sol­diers», Emma Graham-Harri­son y Haji Muj­ta­ba, Reuters, 17 de mayo de 2011.

[11] «US refu­ses to assu­re it will not act uni­la­te­rally», The News (Pakis­tán).
[12] «No US assu­ran­ce on uni­la­te­ral ops», The Nation (Pakis­tán), 20 de mayo de 2011.

[13] «Get­ting lea­ner and mea­ner? Army prac­ti­ces blitz­krieg to stri­ke hard at enemy», The Times of India, 10 de mayo de 2011.
[14] «CIA has crea­ted own Tali­ban to wreak terror havo

c on Pakis­tan, claims Pak paper», ANI, 12 de mayo de 2011.
[15] «Pakis­tan: Can Ame­ri­ca Get Away With Mur­der?», Shahid R. Sid­di­qi, Vol­tai­re Net­work, 3 de mar­zo de 2011.

[16] «New al-Qae­da chief in North Wazi­ris­tan», Amir Mir, The News (Pakis­tán), 19 de mayo de 2011.

[17] «Post-Osa­ma, Pakis­tan threa­tens to cut NATO’s supply line», Nahal Too­si, Asso­cia­ted Press, 14 de mayo de 2011.

[18] «Reso­lu­tion of the Pakis­ta­ni Con­gress on Uni­la­te­ral US For­ces Action in Abbot­ta­bad», Vol­tai­re Net­work, 14 de mayo de 2011.

[19] «US steps up face-to-face pea­ce talks with Tali­ban», Toby Harn­den y Ben Far­mer, The Tele­graph (Rei­no Uni­do), 29 de mayo de 2011.

Red Vol­tai­re

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.