No somos un pro­ble­ma, somos un peli­gro – Zaloa Basa­be, Ainhoa Güe­mes

Pare­ce un día cual­quie­ra, pero no lo es, esta­mos afec­ta­das por el impul­so afir­ma­ti­vo que nos une, por­que ya no nos cabe la menor duda, Eus­kal Herria será libre o no será. Por­que la revo­lu­ción será femi­nis­ta o no será. Por­que el deseo que nos ha uni­do avan­za indo­ma­ble hacia una luz vital y rege­ne­ra­do­ra. Por­que el túnel ha sido jodi­da­men­te lar­go y tene­bro­so, mal­di­to túnel del terror.

Por todas estas razo­nes, esta maña­na nos hemos sen­ta­do a escri­bir, des­de Iru­ñea, y des­de un café de un barrio de Madrid, conec­ta­das a la red. Al mirar a la calle vemos que de los bal­co­nes de Casa­blan­ca, Cen­tro Social Oku­pa­do y Auto­ges­tio­na­do, cuel­ga una pan­car­ta: Casa del Madrid rebel­de, del otro Madrid. A ese otro Madrid hoy feliz­men­te solea­do, rebel­de, femi­nis­ta, y en resis­ten­cia; a esa ciu­dad ama­da, queer y esplén­di­da, que­re­mos mos­trar­le nues­tra soli­da­ri­dad. Por­que los pue­blos y las comu­ni­da­des del mun­do serán her­ma­nos y her­ma­nas cóm­pli­ces en la adver­si­dad y en la diver­si­dad o no serán. Por­que como ha mani­fes­ta­do emo­cio­na­da Almu­de­na Gran­des, «Madrid, amor mío, ¡cuán­to has tar­da­do en des­per­tar­te! Siem­pre con el agua al cue­llo, pare­ces dor­mi­da, casi muer­ta, y nadie da un cén­ti­mo por ti, enton­ces, solo enton­ces, te acuer­das de quién eres. No lo olvi­des, Madrid, y no vuel­vas a dor­mir, por­que estás mucho más gua­pa des­pier­ta».

A lo lar­go del pro­ce­so de cons­truc­ción, resis­ten­cia y reso­lu­ción, ocu­rre que a veces no sabe­mos medir nues­tras fuer­zas, no somos del todo cons­cien­tes de lo que hemos hecho, de lo que pode­mos lle­gar a hacer. Des­pués de siglos de nega­ción no es fácil con­fiar siem­pre en nues­tras poten­cia­li­da­des. A veces men­su­ra­bles y otras incon­men­su­ra­bles, bus­ca­mos reco­no­ci­mien­to a uno y otro lado, entre cama­ra­das, entre com­pa­ñe­ras y se nos olvi­da bus­car­lo en el úni­co sitio don­de, al encon­trar­lo nos hace­mos fuer­tes: en noso­tras mis­mas. Cuan­do pedi­mos reco­no­ci­mien­to no hace­mos sino espe­rar apro­ba­ción. Apro­ba­ción para que nos auto­ri­cen, para hacer, para trans­for­mar, para ser.

El femi­nis­mo ha ido ganan­do espa­cios sin pedir per­mi­so. Cuan­do nos cerra­ron puer­tas las abri­mos a pata­das o entra­mos por las ven­ta­nas. Nun­ca más esta­re­mos fue­ra. No es tiem­po aho­ra de que nos echen, ni de nues­tros pues­tos de tra­ba­jo, ni de las calles, ni por supues­to de las pla­zas. Cuan­do en la pla­za madri­le­ña de Sol arran­ca­ron la pan­car­ta que decía «La revo­lu­ción será femi­nis­ta» quie­nes lo hicie­ron no nos que­rían úni­ca­men­te fue­ra de una pla­za cuya inci­den­cia en la trans­for­ma­ción polí­ti­ca está por ver, si no que nos inten­ta­ban expul­sar de un deba­te, de un momen­to, de una refle­xión polí­ti­ca ini­cial­men­te ins­pi­ra­da en un cues­tio­na­mien­to pro­fun­do del actual sis­te­ma.

Y es que nada es casual. El mis­mo pro­ble­ma, el mis­mo peli­gro han vis­to en otras pla­zas del Esta­do, tam­bién en la Pla­za del Cas­ti­llo, en Iru­ñea. Quien quie­ra ver en este suce­so una anéc­do­ta pun­tual y no el resul­ta­do de una his­to­ria muy lar­ga, segu­ra­men­te no ten­drá en cuen­ta una de las rela­cio­nes de domi­na­ción que más han some­ti­do a una gran­dí­si­ma par­te de la pobla­ción: el patriar­ca­do hete­ro­nor­ma­ti­vo; ese gran enemi­go con el que hubié­ra­mos podi­do aca­bar de tener­lo enfren­te, pero que lamen­ta­ble­men­te está en todos lados: al otro lado, en este mis­mo e inclu­so den­tro de cada una de noso­tras. Es tan inte­gral el con­cep­to de revo­lu­ción, de trans­for­ma­ción, que las femi­nis­tas pro­pug­na­mos, que nadie que­da exen­to.

Lo pode­mos lla­mar sin­cre­tis­mo, lo pode­mos lla­mar como que­ra­mos, pero es algo a lo que debe­mos enfren­tar­nos como a cual­quier otro de los meca­nis­mos de opre­sión que tan­tas otras veces hemos seña­la­do. La cues­tión no con­sis­te solo en defi­nir el lugar al que vamos, iden­ti­fi­car los obs­tácu­los que nos vamos a encon­trar y explo­rar las vías y estra­te­gias para enfren­tar­los. Debe­mos saber con quién hace­mos todo el tra­yec­to, cuá­les son los poten­cia­les, los pode­res trans­for­ma­do­res con los que vamos modi­fi­can­do la reali­dad.

¿De ver­dad quie­ren hacer­lo sin noso­tras?, ¿somos un pro­ble­ma para su mar­cha?, ¿o somos un peli­gro para el actual sis­te­ma que repro­du­cen con accio­nes pun­tua­les y no tan pun­tua­les?, ¿es el femi­nis­mo una ame­na­za para la revo­lu­ción?, ¿para qué revo­lu­ción?, ¿quién quie­re una revo­lu­ción que vuel­va a dejar­nos fue­ra?, ¿y si deci­di­mos que no nos vamos a que­dar fue­ra?, ¿somos un pro­ble­ma o un peli­gro?

Somos un pro­ble­ma para quie­nes ven en la igual­dad una ame­na­za a sus pri­vi­le­gios, para quie­nes nece­si­tan invi­si­bi­li­zar una situa­ción de domi­na­ción para poder seguir ejer­cién­do­la. Un peli­gro para quie­nes no quie­ren ir más allá en su dis­cur­so, para quie­nes pien­san que el pro­ble­ma son «los otros», para quie­nes creen tener supe­ra­dos roles, este­reo­ti­pos, quie­nes asu­men el espe­jis­mo de la igual­dad, ese gran ins­tru­men­to del que el sis­te­ma se ha dota­do para neu­tra­li­zar los pos­tu­la­dos femi­nis­tas en esta Euro­pa del siglo XXI. Segui­mos sien­do incó­mo­das para quie­nes excu­sán­do­se en un pre­ten­di­do con­sen­so de míni­mos, mini­mi­zan la opre­sión de una gran par­te de la pobla­ción, la que afec­ta a sus madres, a sus ami­gas, a sus novias, a sus hijas, a ellas mis­mas. El que iba a ser un espa­cio de deba­te y de refle­xión ha encon­tra­do en las comi­sio­nes femi­nis­tas una expo­si­ción de sus pro­pias con­tra­dic­cio­nes, de nues­tras pro­pias con­tra­dic­cio­nes.

En este sen­ti­do, la Comi­sión de Femi­nis­mos de Sol se ha vis­to expues­ta a lidiar con todo tipo de situa­cio­nes vio­len­tas y des­agra­da­bles. Según han decla­ra­do, se han dado agre­sio­nes sexua­les, sexis­tas y homó­fo­bas en el cam­pa­men­to: inti­mi­da­cio­nes sexua­les, toca­mien­tos, des­au­to­ri­za­ción y abu­sos de poder; insul­tos y agre­sio­nes físi­cas, con­tac­tos sexua­les ‑y no sexua­les- no con­sen­ti­dos, y acti­tu­des pater­na­lis­tas. Des­gra­cia­da­men­te, no pare­ce haber con­cien­cia común de que solu­cio­nar­las (repa­rar las agre­sio­nes ocu­rri­das e impe­dir que ocu­rran otras) es res­pon­sa­bi­li­dad de todas y todos, y una tarea polí­ti­ca fun­da­men­tal.

¿Y aho­ra qué? Aho­ra que hemos expues­to nues­tros moti­vos, que hemos baja­do a las pla­zas con nues­tros talle­res, que hemos sido agre­di­das, que hemos par­ti­ci­pa­do en los deba­tes y en las asam­bleas y nos hemos dado un tor­ta­zo con­tra el asfal­to que sigue sien­do igual de duro a pesar de sus flo­res y sus col­cho­ne­tas, ¿qué vamos a hacer? Pues ni ple­gar­nos a míni­mos ni reple­gar­nos a nues­tras casas. Las calles tam­bién son nues­tras, son nues­tro espa­cio de tra­ba­jo, de lucha y de ocio. Lle­va­mos un lar­go reco­rri­do, lo suce­di­do en estos últi­mos días ha sido la cons­ta­ta­ción de que aún que­da mucho tra­ba­jo por hacer, y las puer­tas siem­pre esta­rán abier­tas para quien quie­ra tra­ba­jar por la trans­for­ma­ción social. Las puer­tas cerra­das tam­po­co serán un pro­ble­ma. Por­que gus­te o no, ya no hay vuel­ta atrás. El femi­nis­mo vino para que­dar­se. Las femi­nis­tas no nos vamos.

No, no nos vamos, segui­mos en cons­tan­te movi­mien­to, dis­pues­tas a trans­for­mar el mun­do. Y para con­cluir estas refle­xio­nes que­re­mos apor­tar un pun­to de vis­ta más gene­ral sobre los acon­te­ci­mien­tos que vie­nen suce­dien­do. Las cosas suce­den con rapi­dez, la infor­ma­ción se está admi­nis­tran­do y dis­tri­bu­yen­do como en una espe­cie de eco­no­mía o mecá­ni­ca de los flui­dos. Nos refe­ri­mos a la dis­tri­bu­ción de recur­sos en la que la infor­ma­ción flu­ye de un cuer­po a otro, de unas manos a otras, ¿a qué velo­ci­dad?, ¿en qué medios?, ¿con­tra qué resis­ten­cias?

Como expli­ca­ría Luce Iri­ga­ray, se está difun­dien­do según moda­li­da­des poco com­pa­ti­bles con los cua­dros de lo sim­bó­li­co que cons­ti­tu­ye la ley, lo que no deja de oca­sio­nar algu­nas tur­bu­len­cias, y has­ta algu­nos tor­be­lli­nos, que al sis­te­ma opre­sor le con­vie­ne vol­ver a limi­tar median­te prin­ci­pios-pare­des-sóli­dos, con el fin de evi­tar que se extien­dan al infi­ni­to. Hemos pro­vo­ca­do trans­gre­sio­nes y con­fu­sio­nes de fron­te­ras, no olvi­de­mos que hay quie­nes qui­sie­ran vol­ver a recon­du­cir­lo todo al «buen orden».

Cier­ta­men­te, la emer­gen­cia de flu­jos libe­ra­do­res es inad­mi­si­ble para un sis­te­ma ancla­do en sus­tan­cias y solu­cio­nes cate­gó­ri­cas, exclu­yen­tes y abso­lu­tas. Se están tra­zan­do líneas de fuga inad­mi­si­bles para un apa­ra­to teleo­ló­gi­co de reab­sor­ción de lo flui­do en una for­ma final y con­sis­ten­te, es decir, en una for­ma-cuer­po con­tro­la­ble para una fina­li­dad trans­cen­den­tal domi­nan­te. El apa­ra­to está per­dien­do su bri­llo, está roño­so. Como diría Bea­triz Pre­cia­do, «fren­te a la arqueo­lo­gía freu­dia­na del yo, emer­ge un nue­vo suje­to hor­mo­nal, elec­tro­quí­mi­co, mediá­ti­co y ultra-conec­ta­do». No cabe duda, somos un peli­gro.

.* Zaloa Basa­be, Ainhoa Güe­mes 

(Acti­vis­tas femi­nis­tas)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *