Julián y la Vene­zue­la boli­va­ria­na – Nar­ci­so Isa Con­de

“Qui­sie­ra ver la tie­rra dan­do vuel­tas como un cara­me­lo, mirar los niños con una son­ri­sa de sabor a miel, que no los con­vier­tan en ins­tru­men­tos que des­pués de vie­jos no son más que basu­ras dese­cha­bles, que cosa tan cruel”.- (Can­ción el cama­ra­da Julián Con­ra­do, can­tau­tor de las FARC-EP).

Pue­do decir­le que esta­re­mos de fren­te a las per­ver­sas san­cio­nes anun­cia­das por EEUU con­tra Petró­leos de Vene­zue­la S.A. (PDVSA).

Por­que no habrá agre­sión oli­gár­qui­ca-impe­ria­lis­ta con­tra el pro­ce­so boli­va­riano lide­ra­do por Chá­vez que no reci­ba nues­tra con­de­na y dis­po­si­ción al com­ba­te.

A las dere­chas, al gran capi­tal, al impe­ria­lis­mo senil y gue­rre­ris­ta ‑como decía el Che- jamás le cede­re­mos “ni un tan­ti­to así “. Que­de esto abso­lu­ta­men­te cla­ro.

Pero a esa Vene­zue­la boli­va­ria­na que­re­mos reite­rar­le lo dicho el pasa­do 9 mayo, inme­dia­ta­men­te des­pués el apre­sa­mien­to y extra­di­ción a Colom­bia del cama­ra­da y perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra; sobre todo aho­ra que se le apli­ca la mis­ma rece­ta al can­tau­tor de las FARC Julián Con­ra­do, crea­dor de la can­ción “Señor Gobierno” cono­ci­da aquí por Tiro al Blan­co: “detrás de usted se escon­de un mun­do de corrup­ción…”

Ayer fue cri­mi­na­li­za­da la pala­bra, la pro­sa del perio­dis­ta con sen­si­bi­li­dad huma­na, aho­ra fue­ron encar­ce­la­das la poe­sía, el acor­deón y la gui­ta­rra insu­mi­sas.

Enton­ces, lo que diji­mos ayer, con­ser­va hoy mayor vali­dez:

“Estas cosas pare­cen –pero no son- de his­to­ria-fic­ción…

“Todo pare­ce indi­car que la pla­za libre boli­va­ria­na, la Vene­zue­la de Chá­vez, lamen­ta­ble­men­te y de mane­ra absur­da, se está tor­nan­do cada vez más hos­til fren­te a sec­to­res muy con­se­cuen­tes y muy com­pro­me­ti­dos con la defen­sa de las esen­cias de ese pro­ce­so… el prin­ci­pal oasis de la uni­dad boli­va­ria­na pre­sen­ta cier­tas seña­les de ago­ta­mien­to, expre­sa­das en nega­ti­vas de abra­zos soli­da­rios y en con­tu­ber­nios uti­li­ta­rios injus­ti­fi­ca­bles a favor de los pro­ta­go­nis­tas del Esta­do terro­ris­ta colom­biano; acep­ta­dos aho­ra incon­gruen­te­men­te como alia­dos de oca­sión pese a ser sus enemi­gos impe­ni­ten­tes.” (Párra­fos de la Car­ta Abier­ta a la Vene­zue­la Boli­va­ria­na)

Inclu­so la reite­ra­ción de esa afren­ta indi­ca más que eso: el pac­to de Chá­vez con el gobierno de San­tos está en ple­na fase de des­plie­gue y pro­fun­di­za­ción. Y no es un pac­to cual­quie­ra: equi­va­le a la recon­ci­lia­ción de una admi­ra­ble Vene­zue­la ‑pro­cla­ma­da­men­te boli­va­ria­na- nada más y nada menos que con el Israel de nues­tra Amé­ri­ca, patro­ci­na­do como régi­men terro­ris­ta, gue­rre­ris­ta y cri­mi­nal por EEUU.

Esto es como para sen­tir un pro­fun­do males­tar en el alma, que sin embar­go, no nos lle­va a la depre­sión, mucho menos a doble­gar­nos.

La soli­da­ri­dad se man­ten­drá, pero sin resig­nar las crí­ti­cas a ese rum­bo omi­no­so y casi sui­ci­da.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *