Julián y la Vene­zue­la boli­va­ria­na – Nar­ci­so Isa Conde

“Qui­sie­ra ver la tie­rra dan­do vuel­tas como un cara­me­lo, mirar los niños con una son­ri­sa de sabor a miel, que no los con­vier­tan en ins­tru­men­tos que des­pués de vie­jos no son más que basu­ras dese­cha­bles, que cosa tan cruel”.- (Can­ción el cama­ra­da Julián Con­ra­do, can­tau­tor de las FARC-EP).

Pue­do decir­le que esta­re­mos de fren­te a las per­ver­sas san­cio­nes anun­cia­das por EEUU con­tra Petró­leos de Vene­zue­la S.A. (PDVSA).

Por­que no habrá agre­sión oli­gár­qui­ca-impe­ria­lis­ta con­tra el pro­ce­so boli­va­riano lide­ra­do por Chá­vez que no reci­ba nues­tra con­de­na y dis­po­si­ción al combate.

A las dere­chas, al gran capi­tal, al impe­ria­lis­mo senil y gue­rre­ris­ta ‑como decía el Che- jamás le cede­re­mos “ni un tan­ti­to así “. Que­de esto abso­lu­ta­men­te claro.

Pero a esa Vene­zue­la boli­va­ria­na que­re­mos reite­rar­le lo dicho el pasa­do 9 mayo, inme­dia­ta­men­te des­pués el apre­sa­mien­to y extra­di­ción a Colom­bia del cama­ra­da y perio­dis­ta Joa­quín Pérez Bece­rra; sobre todo aho­ra que se le apli­ca la mis­ma rece­ta al can­tau­tor de las FARC Julián Con­ra­do, crea­dor de la can­ción “Señor Gobierno” cono­ci­da aquí por Tiro al Blan­co: “detrás de usted se escon­de un mun­do de corrupción…”

Ayer fue cri­mi­na­li­za­da la pala­bra, la pro­sa del perio­dis­ta con sen­si­bi­li­dad huma­na, aho­ra fue­ron encar­ce­la­das la poe­sía, el acor­deón y la gui­ta­rra insumisas.

Enton­ces, lo que diji­mos ayer, con­ser­va hoy mayor validez:

“Estas cosas pare­cen –pero no son- de historia-ficción…

“Todo pare­ce indi­car que la pla­za libre boli­va­ria­na, la Vene­zue­la de Chá­vez, lamen­ta­ble­men­te y de mane­ra absur­da, se está tor­nan­do cada vez más hos­til fren­te a sec­to­res muy con­se­cuen­tes y muy com­pro­me­ti­dos con la defen­sa de las esen­cias de ese pro­ce­so… el prin­ci­pal oasis de la uni­dad boli­va­ria­na pre­sen­ta cier­tas seña­les de ago­ta­mien­to, expre­sa­das en nega­ti­vas de abra­zos soli­da­rios y en con­tu­ber­nios uti­li­ta­rios injus­ti­fi­ca­bles a favor de los pro­ta­go­nis­tas del Esta­do terro­ris­ta colom­biano; acep­ta­dos aho­ra incon­gruen­te­men­te como alia­dos de oca­sión pese a ser sus enemi­gos impe­ni­ten­tes.” (Párra­fos de la Car­ta Abier­ta a la Vene­zue­la Bolivariana)

Inclu­so la reite­ra­ción de esa afren­ta indi­ca más que eso: el pac­to de Chá­vez con el gobierno de San­tos está en ple­na fase de des­plie­gue y pro­fun­di­za­ción. Y no es un pac­to cual­quie­ra: equi­va­le a la recon­ci­lia­ción de una admi­ra­ble Vene­zue­la ‑pro­cla­ma­da­men­te boli­va­ria­na- nada más y nada menos que con el Israel de nues­tra Amé­ri­ca, patro­ci­na­do como régi­men terro­ris­ta, gue­rre­ris­ta y cri­mi­nal por EEUU.

Esto es como para sen­tir un pro­fun­do males­tar en el alma, que sin embar­go, no nos lle­va a la depre­sión, mucho menos a doblegarnos.

La soli­da­ri­dad se man­ten­drá, pero sin resig­nar las crí­ti­cas a ese rum­bo omi­no­so y casi suicida.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.