IMPERIALISMO CRIMINAL: El Pen­tá­gono, la OTAN y el FMI están pro­vo­can­do que varias luchas coin­ci­dan en el tiem­po

Están desa­rro­llán­do­se cir­cuns­tan­cias para la unión y la con­ver­gen­cia de las luchas de los pue­blos del Sur y los del Nor­te. El FMI, el Pen­tá­gono, la OTAN y los sio­nis­tas, están crean­do las cir­cuns­tan­cias para esa con­ver­gen­cia. La gue­rra social y civi­li­za­to­ria con­tra los opri­mi­dos del mun­do se pro­fun­di­za y los Indig­na­dos, los Acam­pa­dos, los empo­bre­ci­dos, los deses­pe­ra­dos, los piso­tea­dos, los tor­tu­ra­dos, los orga­ni­za­dos y los des­or­ga­ni­za­dos, los que tie­nen diver­sos colo­res de piel, diver­sas reli­gio­nes, están movién­do­se y algu­nos están dicien­do ¡Bas­ta!

En Euro­pa, en Áfri­ca, en el Medio Orien­te, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en Asia, en EEUU, el des­con­ten­to va cre­cien­do. No esta­mos a las puer­tas de una revo­lu­ción mun­dial, pero si ante un cier­to pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción de los actua­les pode­res mun­dia­les. Los paque­tes neo­li­be­ra­les están cau­san­do estra­gos en todos los con­ti­nen­tes. El des­em­pleo, la pobre­za, la exclu­sión, la dis­cri­mi­na­ción social, reli­gio­sa y étni­ca, las más gra­ves for­mas de vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción, el avan­ce del tota­li­ta­ris­mo, el racis­mo y diver­sas for­mas de into­le­ran­cia, se van cons­ti­tu­yen­do en estos tiem­pos en el modo de exis­ten­cia del Capi­tal.
El FMI, el Pen­tá­gono y la OTAN son los jine­tes que lan­za en ris­tre car­gan con­tra los pue­blos.
Una pecu­lia­ri­dad del actual momen­to es que este pro­ce­so apa­re­ce vin­cu­la­do en el tiem­po a la cau­sa de la libe­ra­ción del pue­blo pales­tino, con el acuer­do de uni­dad fir­ma­do por los repre­sen­tan­tes del pue­blo pales­tino, con la pro­pues­ta para que la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, cum­pla con una seria deu­da his­tó­ri­ca, la pro­cla­ma­ción de un Esta­do Pales­tino sobe­rano, con la pre­pa­ra­ción de una nue­va flo­ti­lla por la liber­tad que se diri­gi­rá hacia Gaza lle­van­do ayu­da huma­ni­ta­ria, con los bom­bar­deos de la OTAN en Libia y los diver­sos y com­ple­jos movi­mien­tos de pro­tes­ta que ocu­rren en el Medio Orien­te. Cada lucha tie­ne sus pro­pias pecu­lia­ri­da­des y cami­nos y unir­las arti­fi­cial­men­te no es reco­men­da­ble. Pero no debe ser casual que el cre­cien­te movi­mien­to de los Indig­na­dos y los demás pro­ce­sos seña­la­dos, coin­ci­dan en el tiem­po. Un tiem­po cuan­do la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, empu­ja­da por el capi­tal finan­cie­ro, va exten­dien­do su domi­na­ción y mul­ti­pli­can­do ganan­cias, mien­tras cre­ce la pobre­za de la gen­te y de la natu­ra­le­za, que es lo que está en la raíz de todo este pro­ce­so.
Esta­mos ante un pro­ce­so de gra­ve impu­ni­dad fren­te a vio­la­cio­nes del dere­cho inter­na­cio­nal

La reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad, que actuan­do en nom­bre de los intere­ses impe­ria­les, acor­dó los bom­bar­deos con­tra Libia, ha acen­tua­do la cri­sis huma­ni­ta­ria y va pro­vo­can­do la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de un país, mien­tras simul­tá­nea­men­te se va desa­rro­llan­do un mode­lo para des­es­ta­bi­li­zar y reco­lo­ni­zar a cual­quier país que inten­te rom­per la depen­den­cia y la domi­na­ción impe­rial. Todo esto se va rea­li­zan­do, de hecho, bajo el ampa­ro de las Nacio­nes Uni­das y par­ti­cu­lar­men­te con la com­pli­ci­dad de su Secre­ta­rio Gene­ral, Ban Ki Moon, quien sin reca­to alguno deja correr las vio­la­cio­nes a las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das y se colo­ca al lado de los agre­so­res.
Es tam­bién muy gra­ve el uso inde­bi­do de la auto­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, que ha hecho su Secre­ta­rio Gene­ral, a tra­vés de una nota que ha envia­do a varios paí­ses, lla­mán­do­los a res­pe­tar los “cana­les lega­les del gobierno israe­lí rela­cio­na­dos con el flu­jo de bie­nes y ayu­da a la Fran­ja de Gaza” (nota del Secre­ta­rio Gene­ral del 27−05−11). El Sr. Ban Ki Moon sabe que esos cana­les son ile­ga­les, que esos “cana­les” se lla­man blo­queo, que ha sido amplia­men­te con­de­na­do por Esta­dos, orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, por dis­tin­tos órga­nos inter­na­cio­na­les y que con­sis­ten­te­men­te las Nacio­nes Uni­das han lla­ma­do a que sea sus­pen­di­do.
Esto pone con fuer­za sobre la mesa la pro­pues­ta del Pre­si­den­te Chá­vez para la refun­da­ción de la ONU.
Ese blo­queo es cau­san­te de nume­ro­sos crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, que han sido amplia­men­te docu­men­ta­dos, cues­tión que el Sr. Ban Ki Moon cono­ce muy bien. Cuan­do él lla­ma a res­pe­tar el blo­queo, con­si­de­rán­do­lo legal, se apar­ta cla­ra­men­te de reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das, del cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos y del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio. Su con­duc­ta se está con­vir­tien­do en impu­ni­dad.
Una vez más alto al fue­go

Los movi­mien­tos socia­les y los gobier­nos pro­gre­sis­tas deben levan­tar un movi­mien­to mun­dial por un alto al fue­go.
Alto al fue­go en Libia, alto al fue­go ante la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de un país para que lue­go las trans­na­cio­na­les encar­ga­das de recons­truir las ciu­da­des y pue­blos, sigan lucran­do con la gue­rra, se roben el petró­leo y el agua; alto al fue­go en Afga­nis­tán, en Pakis­tán y en Irak; alto al fue­go al FMI, para que no siga dis­pa­ran­do con­tra los “Indig­na­dos” de Euro­pa y de todos los pue­blos del mun­do, con los recor­tes a los gas­tos socia­les, el des­man­te­la­mien­to del Esta­do social y la exten­sión sin lími­tes de la pobre­za; alto al fue­go de los mono­po­lios finan­cie­ros inter­na­cio­na­les, que con­ti­núan espe­cu­lan­do con los ali­men­tos, con la ener­gía y diver­sos bie­nes esen­cia­les que van incre­men­tan­do el núme­ro de ham­brien­tos en el mun­do.
Paz, jus­ti­cia, demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, inte­gra­ción de los pue­blos y cer­co de paz con­tra el Pen­tá­gono, la OTAN y el Sio­nis­mo.
Alto al fue­go con­tra la nue­va flo­ti­lla de soli­da­ri­dad con Gaza. Debe­mos pro­fun­di­zar la orga­ni­za­ción de una jor­na­da mun­dial de soli­da­ri­dad con esa flo­ti­lla, para tra­tar de que no sea ata­ca­da por los coman­dos sio­nis­tas y si es ata­ca­da, los israe­líes y sus alia­dos paguen un alto cos­to polí­ti­co, que entre otras cosas, for­ta­lez­ca la peti­ción para que la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das reco­noz­ca, en sep­tiem­bre pró­xi­mo, al Esta­do Pales­tino. Esta será una mane­ra de rom­per el blo­queo de Gaza, la ocu­pa­ción de Cis­jor­da­nia y de Jeru­sa­lén Orien­tal, que será la capi­tal del Esta­do Pales­tino.
Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *