IMPERIALISMO CRIMINAL: El Pen­tá­gono, la OTAN y el FMI están pro­vo­can­do que varias luchas coin­ci­dan en el tiempo

Están desa­rro­llán­do­se cir­cuns­tan­cias para la unión y la con­ver­gen­cia de las luchas de los pue­blos del Sur y los del Nor­te. El FMI, el Pen­tá­gono, la OTAN y los sio­nis­tas, están crean­do las cir­cuns­tan­cias para esa con­ver­gen­cia. La gue­rra social y civi­li­za­to­ria con­tra los opri­mi­dos del mun­do se pro­fun­di­za y los Indig­na­dos, los Acam­pa­dos, los empo­bre­ci­dos, los deses­pe­ra­dos, los piso­tea­dos, los tor­tu­ra­dos, los orga­ni­za­dos y los des­or­ga­ni­za­dos, los que tie­nen diver­sos colo­res de piel, diver­sas reli­gio­nes, están movién­do­se y algu­nos están dicien­do ¡Bas­ta!

En Euro­pa, en Áfri­ca, en el Medio Orien­te, en Amé­ri­ca Lati­na y el Cari­be, en Asia, en EEUU, el des­con­ten­to va cre­cien­do. No esta­mos a las puer­tas de una revo­lu­ción mun­dial, pero si ante un cier­to pro­ce­so de des­le­gi­ti­ma­ción de los actua­les pode­res mun­dia­les. Los paque­tes neo­li­be­ra­les están cau­san­do estra­gos en todos los con­ti­nen­tes. El des­em­pleo, la pobre­za, la exclu­sión, la dis­cri­mi­na­ción social, reli­gio­sa y étni­ca, las más gra­ves for­mas de vio­len­cia y dis­cri­mi­na­ción, el avan­ce del tota­li­ta­ris­mo, el racis­mo y diver­sas for­mas de into­le­ran­cia, se van cons­ti­tu­yen­do en estos tiem­pos en el modo de exis­ten­cia del Capital.
El FMI, el Pen­tá­gono y la OTAN son los jine­tes que lan­za en ris­tre car­gan con­tra los pueblos.
Una pecu­lia­ri­dad del actual momen­to es que este pro­ce­so apa­re­ce vin­cu­la­do en el tiem­po a la cau­sa de la libe­ra­ción del pue­blo pales­tino, con el acuer­do de uni­dad fir­ma­do por los repre­sen­tan­tes del pue­blo pales­tino, con la pro­pues­ta para que la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das, cum­pla con una seria deu­da his­tó­ri­ca, la pro­cla­ma­ción de un Esta­do Pales­tino sobe­rano, con la pre­pa­ra­ción de una nue­va flo­ti­lla por la liber­tad que se diri­gi­rá hacia Gaza lle­van­do ayu­da huma­ni­ta­ria, con los bom­bar­deos de la OTAN en Libia y los diver­sos y com­ple­jos movi­mien­tos de pro­tes­ta que ocu­rren en el Medio Orien­te. Cada lucha tie­ne sus pro­pias pecu­lia­ri­da­des y cami­nos y unir­las arti­fi­cial­men­te no es reco­men­da­ble. Pero no debe ser casual que el cre­cien­te movi­mien­to de los Indig­na­dos y los demás pro­ce­sos seña­la­dos, coin­ci­dan en el tiem­po. Un tiem­po cuan­do la glo­ba­li­za­ción neo­li­be­ral, empu­ja­da por el capi­tal finan­cie­ro, va exten­dien­do su domi­na­ción y mul­ti­pli­can­do ganan­cias, mien­tras cre­ce la pobre­za de la gen­te y de la natu­ra­le­za, que es lo que está en la raíz de todo este proceso.
Esta­mos ante un pro­ce­so de gra­ve impu­ni­dad fren­te a vio­la­cio­nes del dere­cho internacional

La reso­lu­ción 1973 del Con­se­jo de Segu­ri­dad, que actuan­do en nom­bre de los intere­ses impe­ria­les, acor­dó los bom­bar­deos con­tra Libia, ha acen­tua­do la cri­sis huma­ni­ta­ria y va pro­vo­can­do la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de un país, mien­tras simul­tá­nea­men­te se va desa­rro­llan­do un mode­lo para des­es­ta­bi­li­zar y reco­lo­ni­zar a cual­quier país que inten­te rom­per la depen­den­cia y la domi­na­ción impe­rial. Todo esto se va rea­li­zan­do, de hecho, bajo el ampa­ro de las Nacio­nes Uni­das y par­ti­cu­lar­men­te con la com­pli­ci­dad de su Secre­ta­rio Gene­ral, Ban Ki Moon, quien sin reca­to alguno deja correr las vio­la­cio­nes a las reso­lu­cio­nes de las Nacio­nes Uni­das y se colo­ca al lado de los agresores.
Es tam­bién muy gra­ve el uso inde­bi­do de la auto­ri­dad de Nacio­nes Uni­das, que ha hecho su Secre­ta­rio Gene­ral, a tra­vés de una nota que ha envia­do a varios paí­ses, lla­mán­do­los a res­pe­tar los “cana­les lega­les del gobierno israe­lí rela­cio­na­dos con el flu­jo de bie­nes y ayu­da a la Fran­ja de Gaza” (nota del Secre­ta­rio Gene­ral del 27−05−11). El Sr. Ban Ki Moon sabe que esos cana­les son ile­ga­les, que esos “cana­les” se lla­man blo­queo, que ha sido amplia­men­te con­de­na­do por Esta­dos, orga­ni­za­cio­nes huma­ni­ta­rias, por dis­tin­tos órga­nos inter­na­cio­na­les y que con­sis­ten­te­men­te las Nacio­nes Uni­das han lla­ma­do a que sea suspendido.
Esto pone con fuer­za sobre la mesa la pro­pues­ta del Pre­si­den­te Chá­vez para la refun­da­ción de la ONU.
Ese blo­queo es cau­san­te de nume­ro­sos crí­me­nes de lesa huma­ni­dad, que han sido amplia­men­te docu­men­ta­dos, cues­tión que el Sr. Ban Ki Moon cono­ce muy bien. Cuan­do él lla­ma a res­pe­tar el blo­queo, con­si­de­rán­do­lo legal, se apar­ta cla­ra­men­te de reso­lu­cio­nes de Nacio­nes Uni­das, del cum­pli­mien­to de los dere­chos huma­nos y del Dere­cho Inter­na­cio­nal Huma­ni­ta­rio. Su con­duc­ta se está con­vir­tien­do en impunidad.
Una vez más alto al fuego

Los movi­mien­tos socia­les y los gobier­nos pro­gre­sis­tas deben levan­tar un movi­mien­to mun­dial por un alto al fuego.
Alto al fue­go en Libia, alto al fue­go ante la des­truc­ción sis­te­má­ti­ca de un país para que lue­go las trans­na­cio­na­les encar­ga­das de recons­truir las ciu­da­des y pue­blos, sigan lucran­do con la gue­rra, se roben el petró­leo y el agua; alto al fue­go en Afga­nis­tán, en Pakis­tán y en Irak; alto al fue­go al FMI, para que no siga dis­pa­ran­do con­tra los “Indig­na­dos” de Euro­pa y de todos los pue­blos del mun­do, con los recor­tes a los gas­tos socia­les, el des­man­te­la­mien­to del Esta­do social y la exten­sión sin lími­tes de la pobre­za; alto al fue­go de los mono­po­lios finan­cie­ros inter­na­cio­na­les, que con­ti­núan espe­cu­lan­do con los ali­men­tos, con la ener­gía y diver­sos bie­nes esen­cia­les que van incre­men­tan­do el núme­ro de ham­brien­tos en el mundo.
Paz, jus­ti­cia, demo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va, inte­gra­ción de los pue­blos y cer­co de paz con­tra el Pen­tá­gono, la OTAN y el Sionismo.
Alto al fue­go con­tra la nue­va flo­ti­lla de soli­da­ri­dad con Gaza. Debe­mos pro­fun­di­zar la orga­ni­za­ción de una jor­na­da mun­dial de soli­da­ri­dad con esa flo­ti­lla, para tra­tar de que no sea ata­ca­da por los coman­dos sio­nis­tas y si es ata­ca­da, los israe­líes y sus alia­dos paguen un alto cos­to polí­ti­co, que entre otras cosas, for­ta­lez­ca la peti­ción para que la Asam­blea Gene­ral de las Nacio­nes Uni­das reco­noz­ca, en sep­tiem­bre pró­xi­mo, al Esta­do Pales­tino. Esta será una mane­ra de rom­per el blo­queo de Gaza, la ocu­pa­ción de Cis­jor­da­nia y de Jeru­sa­lén Orien­tal, que será la capi­tal del Esta­do Palestino.
Apo­rrea

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.