Decla­ra­ción de Mal­ta, Pre­sos Mapu­che en Huel­ga de Ham­bre y Ame­na­za de Ali­men­ta­ción For­za­da – Mapuex​press​.net

Fren­te al escán­da­lo de la Cor­te Supre­ma y su reso­lu­ción y de de deve­lar los enfer­mi­zos sín­to­mas del seu­do sis­te­ma “demo­crá­ti­co” en Chi­le, aho­ra ante la indo­len­cia y nega­ción del Gobierno para la bús­que­da razo­na­ble, huma­ni­ta­ria y polí­ti­ca fren­te a la huel­ga de ham­bre de los pri­sio­ne­ros, la situa­ción se agra­va ante la ame­na­za de que­rer ali­men­tar­los por la fuer­za lo que podría deno­tar en un nue­vo acto de vio­len­cia esta­tal y un gra­ve ries­go a la vida de los pre­sos. Se le recuer­da al gobierno la obli­ga­ción de aten­der los diver­sos pac­tos y tra­ta­dos inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos y sobre el caso pun­tual de la Huel­ga de Ham­bre de los Pre­sos Polí­ti­cos Mapu­che que hoy cum­plen 84 días sin inje­rir ali­men­tos quie­nes exi­gen JUSTICIA, se extien­de la DECLARACIÓN DE MALTA tan­to para auto­ri­da­des como para pro­fe­sio­na­les de la medi­ci­na clí­ni­ca.

Fun­cio­na­rios de salud de la Arau­ca­nía anun­cia­ron a la pren­sa recien­te­men­te que pre­sen­ta­rán un recur­so de pro­tec­ción en las cor­te de ape­la­cio­nes de Temu­co, con el fin de poder ali­men­tar vía intra­ve­no­sa a los 4 per­so­ne­ros mapu­che que se encuen­tran en huel­ga de ham­bre al inte­rior del Hos­pi­tal de Vic­to­ria.
El direc­tor del ser­vi­cio Arau­ca­nía nor­te, Enri­que Rus­sell Urzúa, fue el que ase­gu­ró que iba a ingre­sar un recur­so para lograr ali­men­tar a los comu­ne­ros. Por su par­te Nati­vi­dad Llan­qui­leo seña­ló que los comu­ne­ros se opon­drán a una medi­da for­za­da y que la situa­ción podría poner en gra­ve ries­go a la vida de ellos por­que fren­te al débil esta­do en que se encuen­tran podría cau­sar un par car­dia­co res­pi­ra­to­rio a modo de ejem­plo.
A con­ti­nua­ción se extien­de la Decla­ra­ción de MALTA.
Para tener­lo pre­sen­te en con­si­de­ra­ción a la Huel­ga de Ham­bre de los Pri­sio­ne­ros Polí­ti­cos Mapu­ches
Decla­ra­ción de Mal­ta de la Aso­cia­ción Médi­ca Mun­dial sobre las Per­so­nas en Huel­ga de Ham­bre
Adop­ta­da por la 43ª Asam­blea Médi­ca Mun­dial Mal­ta, Noviem­bre de 1991 y revi­sa­da por la 44ª Asam­blea Médi­ca Mun­dial Mar­be­lla, Espa­ña, Sep­tiem­bre de 1992
INTRODUCCION
1. El médi­co que tra­ta a las per­so­nas en huel­ga de ham­bre enfren­ta los siguien­tes valo­res con­flic­ti­vos:
1. Cada ser humano tie­ne la obli­ga­ción moral de res­pe­tar el aspec­to sagra­do de la vida. Esto es espe­cial­men­te evi­den­te en el caso de un médi­co que apli­ca sus cono­ci­mien­tos para sal­var la vida y actuar en bene­fi­cio de sus pacien­tes.
2. Es deber del médi­co res­pe­tar la auto­no­mía que el pacien­te tie­ne sobre su per­so­na. El médi­co nece­si­ta el con­sen­ti­mien­to infor­ma­do de sus pacien­tes antes de apli­car sus cono­ci­mien­tos para ayu­dar­los, a menos que exis­tan cir­cuns­tan­cias de emer­gen­cia, en cuyo caso el médi­co debe actuar en bene­fi­cio del pacien­te.
2. Este con­flic­to es apa­ren­te cuan­do una per­so­na en huel­ga de ham­bre, que ha deja­do ins­truc­cio­nes cla­ras de no ser resu­ci­ta­do, entra en coma y está a pun­to de morir. La obli­ga­ción moral fuer­za al médi­co a resu­ci­tar al pacien­te, inclu­so cuan­do va con­tra los deseos de éste. Por otra par­te, el deber fuer­za al médi­co a res­pe­tar la auto­no­mía del pacien­te.
1. Estar a favor de la inter­ven­ción pue­de debi­li­tar la auto­no­mía que el pacien­te tie­ne sobre sí mis­mo.
2. Estar a favor de la no inter­ven­ción pue­de tener como resul­ta­do que el médi­co ten­ga que hacer fren­te a la tra­ge­dia de una muer­te evi­ta­ble.
3. Exis­te una rela­ción médi­co-pacien­te cuan­do el médi­co por deber, en vir­tud de su obli­ga­ción con el pacien­te, apli­ca sus cono­ci­mien­tos a cual­quier per­so­na, ya sea en la for­ma de con­se­jo o de tra­ta­mien­to.
Esta rela­ción pue­de exis­tir a pesar de que el pacien­te no dé su con­sen­ti­mien­to a cier­tas for­mas de tra­ta­mien­to o inter­ven­ción.
Una vez que el médi­co acep­ta aten­der a una per­so­na en huel­ga de ham­bre, esa per­so­na pasa a ser el pacien­te del médi­co. Esto tie­ne todas las res­pon­sa­bi­li­da­des y con­se­cuen­cias de la rela­ción médi­co-pacien­te, inclu­yen­do el con­sen­ti­mien­to y la reser­va.
4. La deci­sión final sobre la inter­ven­ción se de debe dejar a cada médi­co, sin la par­ti­ci­pa­ción de ter­ce­ras per­so­nas cuyo inte­rés prin­ci­pal no es el bien­es­tar del pacien­te. Sin embar­go, el médi­co debe dejar bien en cla­ro al pacien­te si pue­de o no acep­tar su deci­sión de recha­zar el tra­ta­mien­to, o en caso de coma, la ali­men­ta­ción arti­fi­cial, lo que impli­ca un ries­go de muer­te. Si el médi­co no pue­de acep­tar la deci­sión del pacien­te de recha­zar dicha ayu­da, enton­ces el pacien­te debe tener el dere­cho de ser aten­di­do por otro médi­co.
NORMAS PARA EL TRATO DE LAS PERSONAS EN HUELGA DE HAMBRE Pues­to que la pro­fe­sión médi­ca con­si­de­ra el prin­ci­pio del aspec­to sagra­do de la vida como fun­da­men­tal para su ejer­ci­cio, se reco­mien­dan las siguien­tes nor­mas prác­ti­cas a los médi­cos que tra­tan a las per­so­nas en huel­ga de ham­bre:
1. DEFINICION Una per­so­na en huel­ga de ham­bre es alguien men­tal­men­te com­pe­ten­te que ha deci­di­do comen­zar una huel­ga de ham­bre y se nie­ga a inge­rir ali­men­tos y/​o líqui­dos duran­te un perío­do sig­ni­fi­ca­ti­vo.
2. CONDUCTA ETICA
1. El médi­co debe obte­ner los ante­ce­den­tes médi­cos deta­lla­dos del pacien­te, cuan­do sea posi­ble.
2. El médi­co debe lle­var a cabo un minu­cio­so examen del pacien­te al comien­zo de la huel­ga de ham­bre.
3. Los médi­cos u otro per­so­nal médi­co no pue­den ejer­cer pre­sión inde­bi­da, de nin­gún tipo, sobre la per­so­na en huel­ga de ham­bre, a fin de que sus­pen­da la huel­ga. El tra­ta­mien­to o la aten­ción a la per­so­na en huel­ga de ham­bre no debe estar con­di­cio­na­da a la sus­pen­sión de su huel­ga de ham­bre.
4. La per­so­na en huel­ga de ham­bre debe ser infor­ma­da pro­fe­sio­nal­men­te por el médi­co de las con­se­cuen­cias clí­ni­cas de la huel­ga de ham­bre y sobre cual­quier peli­gro espe­cí­fi­co de su caso par­ti­cu­lar. Sólo se pue­de tomar una deci­sión infor­ma­da en base a una comu­ni­ca­ción cla­ra. Si es nece­sa­rio se debe hacer uso de un intér­pre­te.
5. Si la per­so­na en huel­ga de ham­bre desea tener una segun­da opi­nión médi­ca, se le debe per­mi­tir. Si la per­so­na en huel­ga de ham­bre pre­fie­re que el tra­ta­mien­to lo con­ti­núe el segun­do médi­co, se le debe per­mi­tir. En el caso de que la per­so­na en huel­ga de ham­bre sea un pre­so, ésto se debe per­mi­tir bajo arre­glos y con­sul­tas con el médi­co de la cár­cel.
6. El tra­ta­mien­to de infec­cio­nes o el acon­se­jar al pacien­te que aumen­te los líqui­dos que toma en for­ma oral (o que acep­te solu­cio­nes sali­nas intra­ve­no­sas), a menu­do es acep­ta­ble para una per­so­na en huel­ga de ham­bre. El recha­zo a acep­tar dicha inter­ven­ción no debe per­ju­di­car nin­gún otro aspec­to de la aten­ción médi­ca del pacien­te. Cual­quier tra­ta­mien­to apli­ca­do al pacien­te debe ser con su apro­ba­ción.
3. INSTRUCCIONES CLARAS El médi­co debe ase­gu­rar­se a dia­rio si el pacien­te desea o no con­ti­nuar con su huel­ga de ham­bre. El médi­co tam­bién debe ase­gu­rar­se a dia­rio de cono­cer los deseos del pacien­te en rela­ción al tra­ta­mien­to, en caso de que éste no pue­da tomar una deci­sión infor­ma­da. Esta infor­ma­ción debe incluir­se en los archi­vos médi­cos per­so­na­les del médi­co y man­te­ner­se con­fi­den­cial.
4. ALIMENTACION ARTIFICIAL Cuan­do la per­so­na en huel­ga de ham­bre entra en un esta­do de con­fu­sión y por lo tan­to no pue­de tomar una deci­sión lúci­da, o cuan­do entra en coma, el médi­co debe tener la liber­tad de tomar una deci­sión por su pacien­te sobre el tra­ta­mien­to que con­si­de­ra que es el mejor para ese pacien­te, toman­do siem­pre en cuen­ta la deci­sión que tomó duran­te la aten­ción pre­ce­den­te del pacien­te, duran­te su huel­ga de ham­bre, y reafir­man­do el pun­to 4 de la intro­duc­ción de la pre­sen­te decla­ra­ción.
5. COERCION Se debe pro­te­ger a las per­so­nas en huel­ga de ham­bre de la par­ti­ci­pa­ción coer­ci­ti­va. Esto pue­de sig­ni­fi­car sepa­rar a la per­so­na de sus com­pa­ñe­ros huel­guis­tas.
6. FAMILIA El médi­co tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de infor­mar a la fami­lia del pacien­te que éste ha ini­cia­do una huel­ga de ham­bre, a menos que lo haya prohi­bi­do espe­cí­fi­ca­men­te el pacien­te.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *