Cri­sis, gas­to públi­co y défi­cit – Rolan­do Asta­ri­ta

Esta nota inte­gra una serie de entra­das en las que res­pon­do a las crí­ti­cas que me for­mu­ló el eco­no­mis­ta Fabián Ami­co en el gru­po Eco­no­mis­tas de Izquier­da. En “Emi­sión mone­ta­ria 1” y “2” expli­qué las dife­ren­cias entre la teo­ría cuan­ti­ta­ti­va del dine­ro y la teo­ría de Marx, y por qué los défi­cit fis­ca­les no pue­den cubrir­se median­te emi­sión mone­ta­ria, sin des­va­lo­ri­za­ción de la mone­da. En “Sali­das de la cri­sis…” res­pon­dí la afir­ma­ción de Ami­co de que el capi­ta­lis­mo podía salir de las rece­sio­nes aumen­tan­do los sala­rios. En “Marx, Kalec­ki…” argu­men­té por qué la teo­ría de Marx se ajus­ta mucho mejor a lo que suce­de en el capi­ta­lis­mo con­tem­po­rá­neo, que la teo­ría del ciclo de Kalec­ki, defen­di­da por mi crí­ti­co. En “Tasa de inte­rés…” expli­qué por qué, con­tra lo que afir­ma Ami­co, la tasa de inte­rés en Marx no pue­de con­si­de­rar­se una varia­ble exóge­na a las fuer­zas eco­nó­mi­cas. En esta nota expli­co por qué el gas­to públi­co no es la cla­ve para salir de las rece­sio­nes, por qué el défi­cit fis­cal no pue­de aumen­tar inde­fi­ni­da­men­te, y qué impli­ca, des­de el pun­to de vis­ta social e his­tó­ri­co, el endeu­da­mien­to esta­tal.

A fin de que se com­pren­da lo que sigue, repa­so bre­ve­men­te el argu­men­to de Ami­co. Es impor­tan­te este razo­na­mien­to, por­que des­nu­da un refor­mis­mo que, si bien pri­mi­ti­vo y tos­co, cons­ti­tu­ye la mate­ria pri­ma de muchas ilu­sio­nes y pla­nes “sal­va­do­res” del capi­ta­lis­mo. Cen­tral­men­te Ami­co afir­ma: a) que las cri­sis capi­ta­lis­tas no son inevi­ta­bles; b) que si el sis­te­ma sufre una rece­sión o depre­sión, se debe a la deci­sión de los capi­ta­lis­tas; c) que en caso de que esto ocu­rra el Esta­do podría salir de la rece­sión o depre­sión median­te el gas­to públi­co; d) que si no lo hace es por­que no quie­re; f) que el défi­cit se pue­de finan­ciar con emi­sión mone­ta­ria, sin que ello des­va­lo­ri­ce la mone­da; h) o que pue­de finan­ciar­se con deu­da, sin que por ello se afec­ta­da la tasa de inte­rés, (ni al pare­cer nin­gu­na otra varia­ble), por­que la tasa de inte­rés solo aumen­ta cuan­do sube el défi­cit de cuen­ta corrien­te. Por esta razón Ami­co me cri­ti­ca cuan­do afir­mo que el défi­cit esta­tal debe finan­ciar­se con impues­tos o con emi­sión mone­ta­ria; y por eso mis­mo sos­tie­ne que si los gobier­nos se lo pro­pu­sie­ran, no habría obs­tácu­los para salir de las rece­sio­nes.

“…en USA (el caso con­tem­pla­do por Gal­braith) … don­de la polí­ti­ca fis­cal fue mucho más laxa y el défi­cit fis­cal es enor­me, las tasas son muy bajas. No hacen más polí­ti­ca fis­cal por moti­vos polí­ti­cos, no por­que no pue­dan. En suma, la evi­den­cia de RA (Rolan­do Asta­ri­ta) no demues­tra ‘que las con­tra­dic­cio­nes de la eco­no­mía, que están en la base de la cri­sis, no se solu­cio­nan ni con mayor gas­to fis­cal, ni apli­can­do el ajus­te gene­ra­li­za­do’. Lo que la evi­den­cia demues­tra es que no hacen más polí­ti­ca fis­cal por­que temen la expan­sión eco­nó­mi­ca, la reduc­ción del des­em­pleo y el retorno de los tra­ba­ja­do­res a la esce­na, con sus deman­das y pujas dis­tri­bu­ti­vas. Dice RA: ‘A cor­to pla­zo el défi­cit fis­cal crea deman­da, pero a medio y lar­go pla­zo ese défi­cit tie­ne que ser cubier­to con ingre­sos fis­ca­les (impues­tos) que, cai­gan sobre las ganan­cias o los sala­rios, a su vez redu­ci­rán la deman­da. Tras dece­nios de apli­car la fór­mu­la key­ne­sia­na y aumen­tar la deu­da públi­ca, los gobier­nos se encuen­tran aho­ra con que «inven­tar» deman­da median­te el aumen­to del défi­cit crea ines­ta­bi­li­da­des macro­eco­nó­mi­cas impor­tan­tes y exi­ge «apre­tar­se el cin­tu­rón». Pero esto, ¡mala suer­te!, redu­ce la deman­da’. Esto que sos­tie­ne RA es abso­lu­ta­men­te erró­neo. La tesis de que “a cor­to pla­zo el défi­cit fis­cal crea deman­da, pero a lar­go pla­zo tie­ne que ser cubier­to con ingre­sos fis­ca­les (impues­tos) que redu­ci­rán la deman­da” es la tesis cono­ci­da como “equi­va­len­cia ricar­dia­na” y fue for­mu­la­da por Robert Barro en 1974. La argu­men­ta­ción es la siguien­te: el gobierno pue­de finan­ciar su gas­to median­te los impues­tos cobra­dos a los con­tri­bu­yen­tes actua­les o median­te la emi­sión de deu­da públi­ca. No obs­tan­te, si eli­ge endeu­dar­se ten­drá que pagar la deu­da subien­do los impues­tos por enci­ma de lo que estos se ubi­ca­rían en el futu­ro. La elec­ción, por ende, es entre pagar impues­tos hoy o pagar impues­tos maña­na”.

Ente­rrar y des­en­te­rrar bote­llas

La pri­me­ra cues­tión que debe­mos pre­ci­sar es cuál es la natu­ra­le­za de la deman­da gene­ra­da por el gas­to esta­tal, ya que de aquí par­ten la mayo­ría de las con­fu­sio­nes y erro­res de mi crí­ti­co. La tesis de que el capi­ta­lis­mo pue­de salir de sus cri­sis esti­mu­lan­do el gas­to fis­cal tie­ne como prin­ci­pal refe­ren­te a Key­nes (aun­que vere­mos en segui­da que la tesis tie­ne una lar­ga tra­di­ción). Una de sus ideas fun­da­men­ta­les dice que las difi­cul­ta­des del capi­ta­lis­mo se ori­gi­nan en defi­cien­cias de la deman­da, ya que la pro­pen­sión al con­su­mo baja a medi­da que aumen­ta el ingre­so; y la inver­sión tam­bién des­cen­de­ría en tan­to baja la efi­cien­cia mar­gi­nal del capi­tal (el ren­di­mien­to espe­ra­do por los capi­ta­lis­tas de sus inver­sio­nes). Por lo tan­to Key­nes sos­te­nía que era nece­sa­rio esti­mu­lar la deman­da por todos los medios, y que a este efec­to cual­quier tipo de gas­to esta­tal podía ser útil; inclu­so si se paga­ra a tra­ba­ja­do­res para ente­rrar y des­en­te­rrar bote­llas, este gas­to ayu­da­ría a reac­ti­var la deman­da duran­te una depre­sión. La pro­pues­ta se com­bi­na­ba con el efec­to del mul­ti­pli­ca­dor. Una inyec­ción ini­cial de gas­to no solo esti­mu­la­ba la deman­da, sino ade­más gene­ra­ba un efec­to en cade­na, o mul­ti­pli­ca­dor, por­que al ven­der su pro­duc­ción las empre­sas paga­ban sala­rios a los tra­ba­ja­do­res y divi­den­dos a los accio­nis­tas, y a su vez estos recep­to­res de ingre­sos com­pra­ban medios de con­su­mo (según su pro­pen­sión a con­su­mir), dan­do lugar enton­ces a nue­vas ron­das de pro­duc­ción, deman­da y gas­tos. A mayor pro­pen­sión al con­su­mo, mayor el mul­ti­pli­ca­dor, y mayo­res los efec­tos del shock ini­cial de gas­to. Todo esto cons­ti­tu­ye mate­rial están­dard de los cur­sos habi­tua­les de macro­eco­no­mía.

Pues bien, ana­li­ce­mos aho­ra la tesis des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría de Marx. El pri­mer y prin­ci­pal pro­ble­ma que hay que pre­gun­tar­se es de dón­de sale el flu­jo de dine­ro (esto es, de valor) que inyec­ta el Esta­do para pagar a los tra­ba­ja­do­res que van a rea­li­zar el tra­ba­jo de ente­rrar y des­en­te­rrar bote­llas. Obser­ve­mos que el tra­ba­jo de ente­rrar y des­en­te­rrar bole­llas es, des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría del valor tra­ba­jo, cla­ra­men­te impro­duc­ti­vo, ya que estos tra­ba­ja­do­res no pro­du­cen mer­can­cías, y por lo tan­to no gene­ran valor ni plus­va­lía (para una apro­xi­ma­ción a qué es tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo en Marx, véa­se “Publi­ci­dad…”). En defi­ni­ti­va, pagar­les para que reali­cen este tra­ba­jo equi­va­le a dar­les dine­ro para que com­pren los bie­nes que nece­si­tan. Algo simi­lar pue­de decir­se si se tra­ta de obras públi­cas habi­tua­les. Aun en el caso de que pue­dan ser úti­les y nece­sa­rias (y mejo­ren las con­di­cio­nes de repro­duc­ción del capi­tal), en sí mis­mas no gene­ran valor, y los tra­ba­ja­do­res que las rea­li­zan son impro­duc­ti­vos. Con­su­men impro­duc­ti­va­men­te plus­va­lía. De mane­ra que todos estos gas­tos del Esta­do debe­rán pagar­se con valor gene­ra­do en el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. Esto es, los tra­ba­ja­do­res emplea­dos por el capi­tal, que pro­du­cen mer­can­cías, gene­ran valor y por lo tan­to plus­va­lía, y una par­te de esta plus­va­lía va al Esta­do, bajo la for­ma del impues­tos. Cuan­do el Esta­do paga el con­su­mo impro­duc­ti­vo, solo está con­su­mien­do plus­va­lía, no la está gene­ran­do.

En este pun­to pue­de ser con­ve­nien­te recor­dar que ya hace muchos años Marx había cri­ti­ca­do la idea de que el con­su­mo de tra­ba­ja­do­res impro­duc­ti­vos pudie­ra ser una solu­ción a los pro­ble­mas de la fal­ta de deman­da. Al res­pec­to, cita­ba a los escri­to­res que decían que el con­su­mo impro­duc­ti­vo era un aci­ca­te nece­sa­rio de la pro­duc­ción. Esos escri­to­res, sos­te­nía Marx, creían que el con­su­mo impro­duc­ti­vo esti­mu­la­ba la deman­da, y la pro­duc­ción, y por ende pen­sa­ban que los tra­ba­ja­do­res que se emplea­ban en ese con­su­mo eran tan pro­duc­ti­vos como los que gene­ra­ban valo­res de uso y valor. Marx seña­la­ba que esta tesis cons­ti­tuía una apo­lo­gé­ti­ca “des­de el pun­to de vis­ta bur­gués” de los tra­ba­ja­do­res impro­duc­ti­vos y “de los gobier­nos fuer­tes”, que tie­nen gas­tos inten­sos y aumen­tan las deu­das del Esta­do (Marx, 1975, t.1, pp. 237 – 8). De hecho, con­ti­nua­ba Marx, lo que el capi­ta­lis­ta entre­ga al Esta­do bajo la for­ma de impues­tos (ingre­sos que van a los acree­do­res del Esta­do, a la Igle­sia y a otros sec­to­res que solo con­su­men ren­ta), cons­ti­tu­ye una dis­mi­nu­ción de la rique­za, en tan­to dis­mi­nu­ye la plus­va­lía dis­po­ni­ble para la acu­mu­la­ción. Esta situa­ción no varía cuan­do los ingre­sos del Esta­do se con­su­men en tra­ba­ja­do­res que hacen tareas buro­crá­ti­cas (aun­que sean nece­sa­rias para el apa­ra­to de domi­na­ción del capi­tal), o cuan­do rea­li­zan obras que pue­den ser nece­sa­rias para la repro­duc­ción de las con­di­cio­nes más gene­ra­les de la acu­mu­la­ción del capi­tal. En tan­to no se pro­duz­can mer­can­cías, no hay gene­ra­ción de valor, y estos gas­tos deben pagar­se enton­ces con tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. La fal­ta de dis­tin­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo (en últi­ma ins­tan­cia, la ausen­cia de una teo­ría del valor), lle­va a no enten­der estas cues­tio­nes ele­men­ta­les. Esta es la razón de fon­do de por qué no es posi­ble salir de las cri­sis, ni sos­te­ner la deman­da de for­ma per­ma­nen­te, median­te el gas­to fis­cal. El argu­men­to está ancla­do en la teo­ría del valor tra­ba­jo. El argu­men­to refor­mis­ta, en cam­bio, no tie­ne ancla­je en teo­ría del valor algu­na, y de allí sus fan­ta­sías en torno a las pro­pie­da­des mági­cas del gas­to fis­cal.

Inter­lu­dio 1: key­ne­sia­nos y tra­ba­jo impro­duc­ti­vo

Dada la impor­tan­cia de la dis­tin­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo para el aná­li­sis del carác­ter del gas­to fis­cal, vale dete­ner­se un momen­to para ana­li­zar cómo plan­tea la cues­tión uno de los key­ne­sia­nos más impor­tan­tes, Alvin Han­sen, en su libro clá­si­co Polí­ti­ca fis­cal y ciclo eco­nó­mi­co. En este tra­ba­jo Han­sen vuel­ve a la dis­tin­ción de Adam Smith entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo, pero sos­tie­ne que según Adam Smith el úni­co tra­ba­jo pro­duc­ti­vo es el que gene­ra bie­nes mate­ria­les. Por eso Han­sen dice que esto mani­fies­ta­men­te es un error, ya que el tra­ba­jo de un médi­co, de un artis­ta, etc., tam­bién pue­de ser pro­duc­ti­vo. Pero, ¿por qué es pro­duc­ti­vo? La res­pues­ta de Han­sen, es que es pro­duc­ti­vo por­que es útil y/​o por­que aumen­ta la efi­ca­cia pro­duc­ti­va. En con­se­cuen­cia todo tra­ba­jo que es útil es pro­duc­ti­vo; y por lo tan­to, siem­pre según Han­sen, serían pro­duc­ti­vas todas las inver­sio­nes públi­cas en par­ques, carre­te­ras u hos­pi­ta­les (Han­sen, 1945, p. 168). Pero de esta mane­ra tam­bién se pue­de con­si­de­rar pro­duc­ti­vo ‑ya que es “útil”- todo otro gas­to del Esta­do, como por ejem­plo entre­gar sub­si­dios a la gen­te, ya que gene­ran uti­li­dad para quie­nes los reci­ben. Sin embar­go el pro­pio Han­sen reco­no­ce que no se pue­de con­si­de­rar pro­duc­ti­vo este gas­to. Tam­po­co con­si­de­ra pro­duc­ti­vos los gas­tos de gue­rra, ya que “de nin­gu­na for­ma aumen­tan la capa­ci­dad pro­duc­ti­va de la comu­ni­dad” (p. 163). Aun­que alguien podría decir que tam­bién gene­ra uti­li­dad para mucha gen­te. En defi­ni­ti­va, esta­mos meti­dos en un buen lío teó­ri­co. ¿Para qué sir­ve enton­ces la dis­tin­ción entre tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo?

Para des­pe­jar el pro­ble­ma, es con­ve­nien­te en pri­mer lugar acla­rar el con­cep­to de tra­ba­jo pro­duc­ti­vo e impro­duc­ti­vo en Smith. Como des­ta­có Marx, Smith man­tu­vo dos con­cep­tos de tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. Por un lado, defi­nió como tra­ba­jo pro­duc­ti­vo al tra­ba­jo que pro­du­ce bie­nes mate­ria­les, de mane­ra que el tra­ba­jo de un músi­co o de un médi­co no sería pro­duc­ti­vo. La segun­da noción de tra­ba­jo pro­duc­ti­vo de Smith dice que es pro­duc­ti­vo aquel tra­ba­jo que gene­ra más valor del que cues­ta, esto es, iden­ti­fi­ca al tra­ba­jo pro­duc­ti­vo con el tra­ba­jo que gene­ra plus­va­lor. Esta segun­da defi­ni­ción es la que rei­vin­di­ca Marx, ya que pone el acen­to en la rela­ción social bajo la cual se eje­cu­ta el tra­ba­jo. Así, un médi­co que tra­ba­ja para una empre­sa capi­ta­lis­ta gene­ra una mer­can­cía (salud) que con­tie­ne plus­va­lía, y su tra­ba­jo por lo tan­to es pro­duc­ti­vo. El hecho de que se gene­re plus­va­lía no depen­de de que pro­duz­ca un bien mate­rial “pal­pa­ble” o “trans­por­ta­ble”. Por esto mis­mo, un tra­ba­ja­dor que está emplea­do por una empre­sa que pro­du­ce carre­te­ras, y ven­de estas carre­te­ras como mer­can­cías (por ejem­plo, por el sis­te­ma de pea­jes), es pro­duc­ti­vo. Pero este tra­ba­ja­dor, en cam­bio, si es emplea­do por el Esta­do para hacer la carre­te­ra que se dis­po­ne como un bien libre, no es pro­duc­ti­vo, ya que no gene­ra plus­va­lía (en tér­mi­nos de Han­sen, “no gene­ra un ingre­so mone­ta­rio por sí mis­mo”, véa­se más aba­jo). Esto no nie­ga que la carre­te­ra pue­da aumen­tar la efi­ca­cia de la eco­no­mía de con­jun­to; o que no sea útil para la socie­dad. Pero des­de el pun­to de vis­ta del valor, su cons­truc­ción debe ser finan­cia­da con plus­va­lía gene­ra­da en los sec­to­res pro­duc­ti­vos, esto es, en aque­llos sec­to­res en los que se pro­du­cen mer­can­cías. Han­sen reco­no­ce en par­te esto cuan­do afir­ma que hay un tipo de deu­da, que él lla­ma “deu­da las­tre”, que se ori­gi­na en gas­tos de gue­rra, y simi­la­res, que no dan ingre­sos mone­ta­rios ni gene­ran una futu­ra fuen­te de uti­li­da­des. Y tam­bién admi­te que otro tipo de gas­tos, que gene­ran lo que él lla­ma “deu­da públi­ca pasi­va”, aun­que pro­por­cio­nan uti­li­dad y dis­fru­te a la comu­ni­dad, (por ejem­plo, cons­truc­ción de paseos y par­ques, edi­fi­cios públi­cos). Estos gas­tos “no pro­du­cen por sí mis­mos nin­gún ingre­so mone­ta­rio ni aumen­tan la efi­ca­cia y pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y el capi­tal” (p. 163). Des­de el pun­to de vis­ta de la teo­ría de Marx, todos estos gas­tos no son pro­duc­ti­vos por­que “no gene­ran por sí mis­mos nin­gún ingre­so mone­ta­rio”. Aun­que, sub­ra­ya­mos, algu­nos de ellos pue­den aumen­tar la efi­ca­cia y pro­duc­ti­vi­dad del tra­ba­jo y del capi­tal (por ejem­plo, mejo­res cami­nos aba­ra­tan los cos­tos del trans­por­te de la fuer­za de tra­ba­jo y de las mer­can­cías, etc.). Para ter­mi­nar este pun­to, des­ta­co que en los manua­les habi­tua­les de eco­no­mía de la corrien­te prin­ci­pal, neo­clá­si­ca, estas vie­jas dis­tin­cio­nes de Han­sen, se han per­di­do casi por com­ple­to.

¿Pue­de esti­mu­lar la eco­no­mía?

Hemos expli­ca­do por qué el gas­to impro­duc­ti­vo no pue­de gene­rar valor, y solo es paga­do con tra­ba­jo pro­duc­ti­vo. En la medi­da en que este últi­mo no se recu­pe­re, o aumen­te, no hay mane­ra de sos­te­ner inde­fi­ni­da­men­te la deman­da a cos­ta de inyec­cio­nes de gas­to impro­duc­ti­vo rea­li­za­das por el Esta­do. Sin embar­go, es líci­to pre­gun­tar­se si un estí­mu­lo de gas­to fis­cal pue­de poner en mar­cha una acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta que está estan­ca­da o en depre­sión. Para dis­cu­tir el pro­ble­ma, pen­se­mos en una peque­ña eco­no­mía en la cual el pro­duc­to bru­to de $100, que se com­po­ne de $10 que cons­ti­tu­yen la amor­ti­za­ción del capi­tal; $45 el capi­tal varia­ble, y $45 la plus­va­lía. Supon­ga­mos que por algu­na razón algu­nos capi­ta­lis­tas, lue­go de rea­li­za­da la pro­duc­ción, gas­tan solo $40, y ate­so­ran $5, de mane­ra que la deman­da baja de $100 a $95. Natu­ral­men­te, que­dan $5 en for­ma de mer­can­cías sin ven­der, por­que algu­nos capi­ta­lis­tas han deja­do de ejer­cer el total de su poder de com­pra (= 50). Supon­ga­mos enton­ces que el Esta­do inyec­ta $5 en la eco­no­mía (por ejem­plo, entre­gan­do sub­si­dios a con­su­mi­do­res median­te baja de impues­tos) y con esta inyec­ción las empre­sas logran ven­der las exis­ten­cias. ¿Se esti­mu­la con esto la pro­duc­ción? La res­pues­ta es que depen­de de qué hacen los capi­ta­lis­tas en la siguien­te ron­da con los $45 de su plus­va­lía. Una posi­bi­li­dad es que si por algu­na razón (por ejem­plo, por­que no ven bue­nas con­di­cio­nes de ren­ta­bi­li­dad) deci­den con­ti­nuar ate­so­ran­do, la acu­mu­la­ción no reto­ma al nivel ante­rior. Los capi­ta­lis­tas con­tra­tan menos obre­ros, bajan­do enton­ces la pro­duc­ción, el ingre­so y las ganan­cias. El estí­mu­lo del Esta­do no reac­ti­vó la eco­no­mía, sim­ple­men­te per­mi­tió bajar las exis­ten­cias sin ven­der. En la segun­da ron­da, ade­más, hay menos plus­va­lía (por­que hay menos tra­ba­jo pro­duc­ti­vo) para poder finan­ciar nue­vas inyec­cio­nes de gas­to.

Es de des­ta­car que este caso fue con­tem­pla­do hace años por Alvin Han­sen, al ana­li­zar en qué medi­da las inyec­cio­nes de gas­to podían poner en mar­cha un pro­ce­so mul­ti­pli­ca­dor en la eco­no­mía. Han­sen con­tem­pló la posi­bi­li­dad de que las empre­sas no uti­li­cen los ingre­sos pro­ve­nien­tes de los estí­mu­los fis­ca­les para nue­vos gas­tos. Por ejem­plo, el dine­ro del Esta­do que reci­ben los con­tra­tis­tas de obras públi­cas pue­de ser uti­li­za­do en par­te para pagar deu­das a los ban­cos, para liqui­dar otras deu­das, y en par­te pue­de man­te­ner­se como fon­dos inac­ti­vos. De la mis­ma mane­ra el dine­ro entre­ga­do en for­ma de sub­si­dios a los con­su­mi­do­res pue­de ser uti­li­za­do por los capi­ta­lis­tas que ven­den las mer­can­cías tam­bién para pagar deu­das, o hacer­se de liqui­dez. En cual­quie­ra de los casos, el prin­ci­pio del mul­ti­pli­ca­dor no fun­cio­na­ría (véa­se Han­sen, 1945, p. 104). Por esta razón el mul­ti­pli­ca­dor no posee el auto­ma­tis­mo con que se pre­sen­ta en los manua­les, ya que el cen­tro de las cues­tio­nes pasa por la deci­sión de gas­to del capi­ta­lis­ta. La expe­rien­cia con­fir­ma esta vie­ja pre­ven­ción de Han­sen. Por ejem­plo, el gobierno de Japón inyec­tó enor­mes masas de gas­to fis­cal en la eco­no­mía para tra­tar de sacar­la del semi­es­tan­ca­mien­to en la déca­da de 1990 y has­ta el pre­sen­te, sin éxi­to, pre­ci­sa­men­te por­que las empre­sas no ponían en mar­cha el ciclo de la acu­mu­la­ción en esca­la amplia­da. Algo simi­lar pue­de decir­se del estí­mu­lo fis­cal que dis­pu­so el gobierno de EEUU en febre­ro de 2008 para fre­nar la rece­sión; el efec­to duró muy poco, ya que por todos lados pre­va­le­cía un fuer­te impul­so a hacer­se de liqui­dez. Estas expe­rien­cias no nie­gan que las inyec­cio­nes fis­ca­les pue­dan, en deter­mi­na­da fase de la depre­sión, con­tri­buir al recu­pe­ra­ción de la eco­no­mía. Pero esto suce­de­rá si coin­ci­de con el reini­cio del gas­to por par­te de los capi­ta­lis­tas. Por este moti­vo es absur­do decir que el capi­ta­lis­mo pue­de man­te­ner el empleo a base de gas­to públi­co, o evi­tar inde­fi­ni­da­men­te las cri­sis (esto es, las des­va­lo­ri­za­cio­nes masi­vas de capi­tal) en base al gas­to. Más bien lo que con­si­gue muchas veces es pro­lon­gar la vida de las frac­cio­nes más impro­duc­ti­vas del capi­tal, que de todas mane­ras serán liqui­da­das por la com­pe­ten­cia y la cri­sis. Es lo que ha suce­di­do en Japón, por ejem­plo, con las lla­ma­das empre­sas “zom­bies”.

Inter­lu­dio 2: Home­na­je a Paul Mat­tick

Un lec­tor que acos­tum­bra enviar comen­ta­rios al blog (fir­ma AP) hace poco me lla­mó la aten­ción sobre el tra­ba­jo de Paul Mat­tick, un autor al que había leí­do hace años e influ­yó en mi for­ma­ción. Aquí quie­ro rei­vin­di­car su vie­ja crí­ti­ca a las polí­ti­cas key­ne­sia­nas, que están plan­tea­das en la mis­ma línea de la argu­men­ta­ción ante­rior, esto es, a par­tir de la teo­ría del valor tra­ba­jo de Marx. Trans­cri­bo algu­nos pasa­jes de su libro Marx y Key­nes. Dice Mat­tick, refi­rién­do­se a los gas­tos guber­na­men­ta­les con los que el key­ne­sia­nis­mo pre­ten­de eli­mi­nar las depre­sio­nes capi­ta­lis­tas:

“La nue­va inver­sión indu­ci­da por el gobieno no cae del cie­lo, sino que repre­sen­ta valo­res-mer­can­cías en for­ma de dine­ro que se cam­bian por otras mer­can­cías. Si un gobierno gas­ta mil millo­nes de dóla­res, esta suma ha sido o bien recau­da­da de los impues­tos, o toma­da en prés­ta­mo en el mer­ca­do de capi­ta­les. En cual­quie­ra de estos dos casos, esta suma repre­sen­ta el equi­va­len­te de valo­res-mer­can­cías pro­du­ci­dos ante­rior­men­te, En el supues­to poco rea­lis­ta de que estos mil millo­nes fue­ran gas­ta­dos en el con­su­mo, estos bie­nes ya deben exis­tir o deben ser pro­du­ci­dos para hace posi­ble la tran­sac­ción. (…) No hay mul­ti­pli­ca­ción del ingre­so median­te el gas­to ini­cial por sí mis­mo, aun­que pue­de haber pro­duc­ción de nue­vo ingre­so; y es sola­men­te en tan­to que el gas­to ori­gi­nal lle­va a un aumen­to en la pro­duc­ción que aquél pue­de aumen­tar el ingre­so” (Mat­tick, 1985, pp. 159 – 60).

(…) “Pues­to que no depen­de de la ren­ta­bi­li­dad, la pro­duc­ción indu­ci­da por el gobierno pue­de aumen­tar la pro­duc­ción social total; pero no pue­de aumen­tar el capi­tal total. Pare­ce posi­ble, sin embar­go, que el sim­ple aumen­to o man­te­ni­mien­to de un nivel dado de pro­duc­ción inde­pen­dien­te­men­te de la ren­ta­bi­li­dad pue­da dete­ner un des­cen­so de la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca, y pue­da inclu­so actuar como ins­tru­men­to para inver­tir la ten­den­cia. Aun­que el finan­cia­mien­to por défi­cit de la pro­duc­ción no lucra­ti­va aumen­ta sola­men­te la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del capi­tal total, afec­ta la ren­ta­bi­li­dad de aque­llos capi­ta­les indi­vi­dua­les que com­par­ten la pro­duc­ción indu­ci­da por el gobierno, y per­mi­te la acu­mu­la­ción de títu­los por­ta­do­res de inte­rés res­pal­da­dos por el gobierno. Esto pue­de crear un cli­ma eco­nó­mi­co favo­ra­ble para que se reanu­de la inver­sión de capi­ta­les pri­va­dos. (…) Así como el gas­to defi­ci­ta­rio redu­ce el des­em­pleo y aumen­ta la pro­duc­ción, pue­de, en con­di­cio­nes espe­cia­les, indu­cir una ace­le­ra­ción de las inver­sio­nes pri­va­das. En este caso el ingre­so total aumen­ta­ría más de lo que pro­du­jo el gas­to defi­ci­ta­rio, pero esta “mul­ti­pli­ca­ción” se debe­ría direc­ta­men­te a las inver­sio­nes ren­ta­bles adi­cio­na­les, y no al gas­to ini­cial” (p. 160).

(…) Cual­quie­ra sea la tasa de ganan­cia, cuan­to mayor sea la par­te del capi­tal social total ocu­pa­do en la pro­duc­ción no lucra­ti­va, menor será la tasa de ganan­cia total del capi­tal total. Aun­que sus ganan­cias no serían mayo­res de no exis­tir el gas­to guber­na­men­tal no lucra­ti­vo, no pue­den ser aumen­ta­das median­te tal gas­to” (p. 160).

(…) El cam­bio en el volu­men de empleo cau­sa­do por la pro­duc­ción que indu­ce el gobierno dis­mi­nu­ye la ren­ta­bi­li­dad del capi­tal total en rela­ción a la mag­ni­tud de la pro­duc­ción social total. Esta ren­ta­bi­li­dad decre­cien­te es la que apa­re­ce en la deu­da públi­ca cre­cien­te, y esta últi­ma es la que indi­ca la decli­na­ción en la for­ma­ción de capi­tal pri­va­do, a pesar y a cau­sa del aumen­to en la pro­duc­ción. En la teo­ría bur­gue­sa, el pro­duc­to nacio­nal bru­to, o deman­da agre­ga­da, es igual a la suma de con­su­mo, inver­sio­nes y gas­to del gobierno. Sin embar­go, el gas­to defi­ci­ta­rio del gobierno no for­ma par­te de la deman­da agre­ga­da real, sino una polí­ti­ca deli­be­ra­da de pro­du­cir más allá de ella” (ídem).

(…) “Cuan­do son toma­dos para pro­pó­si­tos guber­na­men­ta­les, los impues­tos toma­dos del capi­tal regre­san a los capi­ta­lis­tas en la for­ma de con­tra­tos del gobierno. La pro­duc­ción resul­tan­te de estos con­tra­tos es paga­da por los capi­ta­lis­tas median­te impues­tos. Al reco­brar su dine­ro gra­cias a los con­tra­tos del gobierno, los capi­ta­lis­tas pro­veen al gobierno de una can­ti­dad equi­va­len­te de pro­duc­tos. Esta can­ti­dad de pro­duc­tos es la que el gobierno “expro­pia” al capi­tal. (…) Este tipo de pro­duc­ción no sola­men­te no es lucra­ti­vo, sino que resul­ta posi­ble solo median­te aque­lla par­te de la pro­duc­ción social total que es toda­vía lo sufi­cien­te­men­te lucra­ti­va para pro­du­cir impues­tos bas­tan­te altos para exten­der la pro­duc­ción del gobierno median­te impues­tos” (p. 162).

(..) “Debe haber un lími­te a la expan­sión de la par­te no lucra­ti­va de la eco­no­mía. Cuan­do se alcan­ce ese lími­te, el finan­cia­mien­to por défi­cit y la pro­duc­ción indu­ci­da por el gobierno como polí­ti­cas para con­tra­rres­tar las con­se­cuen­cias socia­les de una tasa decre­cien­te de acu­mu­la­ción, debe ter­mi­nar. La solu­ción key­ne­sia­na se reve­la­rá enton­ces como una seu­do­so­lu­ción, capaz de pos­po­ner, pero no impe­dir el cur­so con­tra­dic­to­rio de la acu­mu­la­ción del capi­tal, tal como lo pre­di­jo Marx” (p. 164).

¿Tam­bién asi­mi­la­rá mi crí­ti­co esta posi­ción de Mat­tick a la “dere­cha con­ser­va­do­ra” y a los “defen­so­res de la equi­va­len­cia ricar­dia­na”? Has­ta aho­ra no leí jamás que alguien dije­ra seme­jan­te cosa sobre la obra de Mat­tick, pero…

Gas­to, défi­cit fis­cal y equi­va­len­cia ricar­dia­na

En el mun­do de las solu­cio­nes mági­cas que ima­gi­nan algu­nos, se con­si­de­ra que el Esta­do podría esti­mu­lar sin lími­tes el gas­to, sin impor­tar el défi­cit fis­cal. En este mun­do mági­co, se pien­sa que ésta es la quin­tae­sen­cia del “acti­vis­mo key­ne­siano”. Comen­ce­mos acla­ran­do enton­ces que ni Key­nes, ni los key­ne­sia­nos más serios, han afir­ma­do seme­jan­te dis­pa­ra­te. Solo gen­te que no ha enten­di­do el ABC del razo­na­mien­to de Key­nes, pue­de afir­mar que el gas­to públi­co pue­da finan­ciar­se con défi­cit infi­ni­tos. Lo que plan­tea­ba Key­nes es que una inyec­ción de gas­to podía reani­mar la eco­no­mía, de mane­ra que aumen­ta­ra el ingre­so, y este aumen­to del ingre­so per­mi­ti­ría enton­ces gene­rar el aho­rro para finan­ciar el aumen­to del gas­to fis­cal. Aquí el aumen­to del gas­to públi­co ejer­ce su efec­to a tra­vés de la reani­ma­ción de la inver­sión. Es en este sen­ti­do que Key­nes, y los key­ne­sia­nos, afir­ma­ron que no había que preo­cu­par­se por un aumen­to del défi­cit. Jamás sos­tu­vie­ron que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta pudie­ra sos­te­ner la deman­da a fuer­za del cre­ci­mien­to sin lími­tes del défi­cit. El défi­cit siem­pre hay que pagar­lo con valor gene­ra­do en el tra­ba­jo pro­duc­ti­vo, sea en el pre­sen­te, o en el futu­ro. No hay for­ma de elu­dir esta exi­gen­cia.

Pues bien, esta cues­tión pare­ce exas­pe­rar a Ami­co, quien me cri­ti­ca por­que sos­ten­go que a mediano y lar­go pla­zo el défi­cit debe ser cubier­to por impues­tos. Extra­ña­men­te, Ami­co asi­mi­la mi afir­ma­ción a la “equi­va­len­cia ricar­dia­na”. Pero el hecho de que el défi­cit debe cubrir­se con impues­tos, o con emi­sión mone­ta­ria, es una ver­dad de pero­gru­llo, cono­ci­da mucho antes de que alguien habla­ra de la “equi­va­len­cia ricar­dia­na”. No solo la dere­cha o el “cen­tro” lo dice, sino tam­bién está en la tra­di­ción de muchos pen­sa­do­res de la izquier­da. Marx, por caso, afir­ma­ba que el pre­su­pues­to esta­tal se cubría con la par­te de la plus­va­lía que se cana­li­za­ba a tra­vés de los impues­tos. No conoz­co a nadie que por esto haya acu­sa­do a Marx de tener ideas de dere­cha. James O’Connor, en su clá­si­co libro sobre el Esta­do y la cri­sis fis­cal, afir­ma­ba en los 70 que los gas­tos esta­ta­les cuan­do no son finan­cia­dos con infla­ción, se finan­cian con las tasas impo­si­ti­vas, y que esto expli­ca­ba el por­qué estas últi­mas se ele­va­ron de for­ma cons­tan­te a par­tir de la últi­ma déca­da del siglo XIX, a medi­da que aumen­ta­ron las ero­ga­cio­nes esta­ta­les. El libro de O’Connor fue publi­ca­do en 1973, fue leí­do por cien­tos o miles de eco­no­mis­tas de izquier­da y mar­xis­tas ‑fue pio­ne­ro en los estu­dios mar­xis­tas sobre el tema- y a nadie has­ta aho­ra se le ocu­rrió decir que esta afir­ma­ción fue­ra de “dere­cha” (menos aún que tuvie­ra algo que ver con la “equi­va­len­cia ricar­dia­na”). Y lo mis­mo sos­tie­ne, por supues­to, Mat­tick; por ejem­plo: “… la posi­bi­li­dad de pagar la deu­da del gobierno depen­de de las futu­ras ganan­cias del capi­tal pri­va­do. Si estas ganan­cias no se mate­ria­li­zan real­men­te, la deu­da no pue­de ser paga­da y el ingre­so nacio­nal de hoy se con­vier­te en pér­di­da de maña­na” (Mat­tick, 1985, p. 163).

Vaya­mos aho­ra a la “equi­va­len­cia ricar­dia­na”. La tesis de la equi­va­len­cia ricar­dia­na fue pues­ta en cir­cu­la­ción por Barro (1974), a par­tir de una vie­ja suge­ren­cia de Ricar­do. En lo esen­cial ata­ca la idea de que el aumen­to del gas­to median­te endeu­da­mien­to esta­tal pue­da pro­vo­car un cam­bio en la deman­da, y en las tasas de inte­rés, que es la visión están­dard de la macro­eco­no­mía. Es que según este enfo­que con­ven­cio­nal, al aumen­tar el gas­to públi­co aumen­ta la tasa de inte­rés y se pro­du­ce un des­pla­za­mien­to de la inver­sión pri­va­da, que com­pen­sa, por lo menos par­cial­men­te, el aumen­to del ingre­so pro­vo­ca­do por la inyec­ción del gas­to. La equi­va­len­cia ricar­dia­na, en cam­bio, sos­tie­ne que si el Esta­do aumen­ta el gas­to, los agen­tes eco­nó­mi­cos, que tie­nen expec­ta­ti­vas racio­na­les, espe­ran que en el futu­ro el Esta­do aumen­te los impues­tos, y por lo tan­to ele­van su aho­rro, de mane­ra que el aumen­to del gas­to y del défi­cit no tie­nen inci­den­cia sobre la deman­da agre­ga­da, ni sobre las tasas de inte­rés. En cier­to modo, es el com­ple­men­to lógi­co de las hipó­te­sis neo­clá­si­cas sobre el ciclo de vida (de Modi­glia­ni), o el ingre­so per­ma­nen­te (de Fried­man). Según estas hipó­te­sis, los agen­tes eco­nó­mi­cos pro­cu­ran man­te­ner un nivel de con­su­mo esta­ble a lo lar­go de la vida, a pesar de las varia­cio­nes en el nivel de ren­ta que pue­dan expe­ri­men­tar, o pre­vén que pue­dan ocu­rrir. La equi­va­len­cia ricar­dia­na dice enton­ces que cuan­do el gobierno baja los impues­tos y emi­te bonos para finan­ciar el défi­cit, el indi­vi­duo pien­sa que en el futu­ro va a tener que pagar más impues­tos, y como no desea modi­fi­car su con­su­mo pla­nea­do de por vida, deci­de com­prar los bonos guber­na­men­ta­les con el dine­ro extra que le ingre­sa por la baja de impues­tos, de mane­ra que va a dis­po­ner del dine­ro para hacer fren­te a los futu­ros impues­tos más altos. En otras pala­bras, los indi­vi­duos aho­rran más cuan­do los impues­tos son bajos, y aho­rran menos cuan­do son altos. ¿Qué tie­ne que ver esto enton­ces con lo que dice Ami­co? Res­pues­ta: nada. La equi­va­len­cia ricar­dia­na se empe­ña en decir exac­ta­men­te lo opues­to de lo que Ami­co le atri­bu­ye. Según Ami­co, la equi­va­len­cia ricar­dia­na dice que el défi­cit fis­cal a cor­to pla­zo crea deman­da, La reali­dad es que la equi­va­len­cia ricar­dia­na tie­ne como cen­tro pro­cu­ra demos­trar que el défi­cit fis­cal a cor­to pla­zo no crea deman­da. ¿Por qué dice Ami­co algo que es tan mani­fies­ta­men­te fal­so? ¿Es igno­ran­cia, o sim­ple mala fe polé­mi­ca? Agre­gue­mos tam­bién que el prin­ci­pio de la equi­va­len­cia ricar­dia­na ha sido invo­ca­do por muchos eco­no­mis­tas de los gobier­nos repu­bli­ca­nos (Reagan, Bush padre e hijo) para defen­der el aumen­to sin lími­te del défi­cit públi­co, con el argu­men­to de que el mis­mo no afec­ta a las tasas de inte­rés. La idea es que si al aumen­tar el défi­cit públi­co aumen­ta el aho­rro pri­va­do, la ofer­ta de aho­rros pri­va­dos com­pen­sa exac­ta­men­te la caí­da del aho­rro públi­co, de mane­ra que no exis­te nin­gún efec­to sobre la tasa de inte­rés. Por otra par­te, exis­ten muchí­si­mos tra­ba­jos neo­clá­si­cos que demues­tran que la equi­va­len­cia ricar­dia­na no se veri­fi­ca empí­ri­ca­men­te (para men­cio­nar solo uno, rela­ti­va­men­te recien­te, véa­se Gale y Ors­zag, 2004).

Deu­da públi­ca, capi­tal finan­cie­ro y pro­gre­sis­mo crio­llo

Caren­te de raí­ces teó­ri­cas media­na­men­te sóli­das, bue­na par­te del pen­sa­mien­to “popu­lar-izquier­dis­ta” anda a los sal­tos entre inter­pre­ta­cio­nes opues­tas acer­ca de las deu­das y los défi­cit públi­cos. Por lo gene­ral, el dis­cur­so pre­do­mi­nan­te tien­de a decir que el capi­ta­lis­mo vive a cos­ta del endeu­da­mien­to cre­cien­te, y que ésta sería la cau­sa del esta­lli­do o colap­so final. Esto es, la con­tra­dic­ción cen­tral del sis­te­ma muchas veces pare­ce ubi­car­se a nivel de “deu­do­res /​acree­do­res”. Este dis­cur­so es muy con­ve­nien­te cuan­to se tra­ta de ata­car, por ejem­plo, a los gobier­nos con­ser­va­do­res de EEUU, al esti­lo Reagan o Bush. Fren­te a estas ideas, he tra­ta­do de demos­trar (por ejem­plo en crí­ti­ca a la tesis de la finan­cia­ri­za­ción) que el sis­te­ma capi­ta­lis­ta no colap­sa por el peso de sus deu­das, y que sus con­tra­dic­cio­nes cen­tra­les no pasan por ese lado. Pero aho­ra me encuen­tro con el extre­mo opues­to, ya que cuan­do se tra­ta de defen­der la idea de que es posi­ble salir de las cri­sis median­te la sim­ple inyec­ción de gas­to esta­tal, un sec­tor “popu­lar-izquier­dis­ta” ter­mi­na dicien­do que no impor­ta el nivel de deu­da ni de défi­cit esta­tal.

El tema es que ade­más de la cues­tión “téc­ni­ca” ‑la deu­da hay que pagar­la con impues­tos o infla­ción, o en todo caso se va al default- exis­te otro aspec­to, que ata­ñe a lo his­tó­ri­co, lo social y polí­ti­co, que es nece­sa­rio poner de relie­ve. Se refie­re al peso cre­cien­te que toman los capi­ta­lis­tas dine­ra­rios en el mane­jo del Esta­do, a tra­vés de la deu­da. Es que así como una par­te de los “popu­lar-izquier­dis­tas” sos­tie­nen que el capi­ta­lis­ta finan­cie­ro es “el” enemi­go, los que afir­man (como Ami­co) que con deu­das y défi­cit se pue­den arre­glar todos los pro­ble­mas, han borra­do com­ple­ta­men­te el sig­ni­fi­ca­do his­tó­ri­co y social del asun­to. Las pre­gun­tas a for­mu­lar son ¿quié­nes son los que pres­tan a los gobier­nos? ¿Quié­nes son esos tene­do­res de títu­los, que los hace acree­do­res a reci­bir plus­va­lías por años? ¿Se tra­ta de tra­ba­ja­do­res, aca­so? ¿O son capi­ta­lis­tas dine­ra­rios? ¿Cómo es posi­ble pasar por alto estas cues­tio­nes, y afir­mar que la deu­da públi­ca pue­de cre­cer inde­fi­ni­da­men­te, sin nin­gu­na con­se­cuen­cia en par­ti­cu­lar? ¿Qué cla­se de pen­sa­mien­to “popu­lar-izquier­dis­ta” es éste que ni siquie­ra se aso­ma al asun­to?

En este pun­to, fren­te a tama­ño ocul­ta­mien­to y mis­ti­fi­ca­ción, res­ca­to las vie­jas ideas de Marx, cuan­do expli­ca­ba cómo la “aris­to­cra­cia de las finan­zas”, o sea, los gran­des empre­sa­rios de los emprés­ti­tos y los espe­cu­la­do­res en pape­les de deu­da esta­tal, se enri­que­cen con estos nego­cia­dos. “Todo el comer­cio pecu­nia­rio moderno, toda la indus­tria de la ban­ca, está ínti­ma­men­te rela­cio­na­da con el cré­di­to públi­co. Par­te de su capi­tal debe ser inver­ti­do en valo­res guber­na­men­ta­les que pagan intere­ses y son rápi­da­men­te con­ver­ti­bles. (…) Todo el mer­ca­do mone­ta­rio, jun­to con los sacer­do­tes de ese mer­ca­do, for­ma par­te de esta ‘aris­to­cra­cia de las finan­zas’ y en cada épo­ca la esta­bi­li­dad del gobierno es para ellos sinó­ni­mo de Moi­sés y los pro­fe­tas” (Marx, Die­cio­cho Bru­ma­rio de Luis Bona­par­te, cita­do por O’Connor, 1974, p. 259). En El Capi­tal (cap. 21 t. 1) Marx tam­bién afir­ma que la deu­da públi­ca fue una de las palan­cas más pode­ro­sas de la acu­mu­la­ción ori­gi­na­ria, y O’Connor agre­ga que la deu­da tam­bién desem­pe­ñó un papel impor­tan­te en la acu­mu­la­ción de capi­tal a prin­ci­pios del siglo XIX, “cuan­do los intere­ses de la deu­da pro­por­cio­na­ban una fuen­te esta­ble de ingre­sos para la cla­se capi­ta­lis­ta, dejan­do así en liber­tad a otros fon­dos para ser des­ti­na­dos a empre­sas más ries­go­sas y espe­cu­la­ti­vas” (O’Connor, 1974, p. 273, nota 34). Más en gene­ral, O’Connor seña­la que “el cre­ci­mien­to de la deu­da esta­tal le otor­ga más poder a la teso­re­ría en la pla­ni­fi­ca­ción mone­ta­ria y fis­cal” y que “la ins­ti­tu­ción de la deu­da nor­mal­men­te incre­men­ta la domi­na­ción del capi­tal sobre el Esta­do” (ídem, p. 258). Lue­go de seña­lar que “ni las ero­ga­cio­nes del capi­tal social ni los gas­tos socia­les aumen­tan la capa­ci­dad esta­tal de amor­ti­zar la deu­da en for­ma direc­ta” (agre­ga­do: esta afir­ma­ción es incom­pren­si­ble para aquel que no entien­de lo bási­co de qué es tra­ba­jo pro­duc­ti­vo), O’Connor sos­tie­ne que “la segu­ri­dad de los prés­ta­mos es su poder de gra­var y su capa­ci­dad de incre­men­tar la base impo­si­ti­va expan­dien­do el PBN” (ídem). Por eso, citan­do a otro autor: “La for­ma­ción de la deu­da públi­ca sir­vió como tram­po­lín para la movi­li­za­ción de una estruc­tu­ra de poder cor­po­ra­ti­vo pri­va­do en sec­to­res fun­da­men­ta­les de la eco­no­mía (la ban­ca, el impe­rio, los asun­tos fis­ca­les”.

Agre­ga O’Connor que “la expan­sión de los prés­ta­mos pri­va­dos y esta­ta­les se cons­ti­tu­yó en fac­tor pri­mor­dial de la expan­sión y for­ta­le­ci­mien­to de una cla­se ren­tis­ta” (ídem). Y refi­rién­do­se espe­cí­fi­ca­men­te a EEUU, afir­ma que la fun­ción ori­gi­nal de la deu­da esta­tal “con­sis­tía en lograr el con­trol del Esta­do por par­te de los ban­que­ros y las cla­ses mone­ta­rias” (p. 259 – 60). En apo­yo de esta afir­ma­ción cita a Fer­gu­son, quien afir­ma que “la crea­ción de la deu­da fue la con­tra­par­ti­da eco­nó­mi­ca de la Cons­ti­tu­ción”, y que “el con­trol del teso­ro nacio­nal fue colo­ca­do e manos de los intere­ses comer­cia­les y ban­ca­rios pro­pie­ta­rios de la deu­da” (p. 260). Pre­ci­sa tam­bién O’Connor que “la ‘aris­to­cra­cia de las finan­zas’ aún exis­te y es toda­vía muy pode­ro­sa”, y que “los apro­xi­ma­da­men­te doce ban­cos de inver­sión que mono­po­li­zan la pues­ta en cir­cu­la­ción de los valo­res guber­na­men­ta­les lucran enor­me­men­te con la deu­da esta­tal” (ídem). Recuer­da tam­bién que “la deu­da fede­ral sur­ge prin­ci­pal­men­te como resul­ta­do de los défi­cits pre­su­pues­ta­rios pla­nea­dos des­ti­na­dos a incre­men­tar la acti­vi­dad eco­nó­mi­ca gene­ral” (p. 261). Exac­ta­men­te lo que pro­po­nen hoy algu­nos refor­mis­tas “keyen­sia­nos” (aun­que no entien­den ni jota de Key­nes), que andan acu­san­do a todo el mun­do de “mone­ta­ris­ta” (aun­que no entien­den ni jota de mone­ta­ris­mo) y de ser par­ti­da­rios de “equi­va­len­cias ricar­dia­nas” (aun­que no entien­den ni jota de equi­va­len­cias ricar­dia­nas). Para esto, tie­nen por supues­to, que hacer abs­trac­ción del carác­ter social y polí­ti­co, y del con­te­ni­do his­tó­ri­co, que tie­ne la deu­da esta­tal. ¿Qué tie­ne todo este dis­pa­ra­te de “pro­gre­sis­ta”? En una pró­xi­ma nota tra­ta­ré la cues­tión del défi­cit y su influen­cia en las tasas de inte­rés.

Biblio­gra­fía

Barro, R. (1974): “Are Govern­met Bonds Net Wealth?”, Jour­nal of Poli­ti­cal Eco­nomy, vol. 82, pp. 1095 – 1117.

Gale, W. G y P. R. Ors­zag (2004): “Bud­get Defi­cits, Natio­nal Savings and Inter­est Rates”, Broo­kings Papers on Eco­no­mic Acti­vity, vol. 2004, pp. 101 187

Han­sen, A. (1945): Polí­ti­ca fis­cal y ciclo eco­nó­mi­co, Méxi­co, FCE.

Marx, K. (1975): Teo­rías de la plus­va­lía, Bue­nos Aires, Car­ta­go.

Mat­tick, P. (1985): Marx y Key­nes. Los lími­tes de la eco­no­mía mix­ta, Méxi­co, Era.

O’Connor, J. (1974): Esta­do y capi­ta­lis­mo en la socie­dad nor­te­ame­ri­ca­na, Bue­nos Aires, Peri­fe­ria.


Rolan­do Asta­ri­ta
Bue­nos Aires, 2011

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *