Bus­can­do visas…, bus­can­do un muer­to- Juan Fer­nan­dez

Ser un asa­la­ria­do de la Sec­ción de Intere­ses Nor­te­ame­ri­ca­nos en La Haba­na y asu­mir el mer­ce­na­ris­mo como prin­ci­pal fuen­te de ingre­so, se ha con­ver­ti­do des­de hace tiem­po en un ver­gon­zo­so modo de vida para los vivi­do­res de la Cuba vir­tual y el ciber­es­pa­cio.

Las fór­mu­las sub­ver­si­vas actua­les de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba se hacen más vul­ga­res e ines­cru­pu­lo­sas en la mis­ma medi­da que se apro­xi­man las elec­cio­nes y la mafia de Mia­mi, Nue­va York o Nue­va Jer­sey empie­za a ofre­cer o ven­der sus votos a quie­nes más pro­me­tan o hagan con­tra el país, su pue­blo y de las rela­cio­nes bila­te­ra­les.

Mafio­sos y legis­la­do­res anti­cu­ba­nos no están de espal­da a esa reali­dad y hacen todo lo posi­ble por pre­sio­nar, chan­ta­jear y con­se­guir el gui­ño de la Casa Blan­ca o el Depar­ta­men­to de Esta­do, a cam­bio de ofre­cer oxí­geno a las aspi­ra­cio­nes elec­to­ra­les que ron­dan sus apo­sen­tos.

Por eso ante la paz, segu­ri­dad y tran­qui­li­dad coti­dia­na de la Cuba real, se inci­ta des­de terri­to­rio esta­du­ni­den­se y el Vie­jo Con­ti­nen­te a albo­ro­tar el esce­na­rio con pro­vo­ca­cio­nes, inci­den­tes, rumo­res, men­ti­ras y con­vo­ca­to­rias a la des­obe­dien­cia, para tra­tar de sacar de su lugar la espi­na de 53 años en la gar­gan­ta del impe­rio, apro­ve­chan­do los vien­tos glo­ba­les de revuel­ta.

Washing­ton, que his­tó­ri­ca­men­te ha uti­li­za­do su “pro­gra­ma de refu­gia­dos” en su arse­nal anti­cu­bano, pone pre­cio a las visas, y el más caro es inclu­so sacri­fi­car la vida. Su con­vo­ca­to­ria es abier­ta: un saco don­de tie­nen cabi­da mer­ce­na­rios, terro­ris­tas o delin­cuen­tes. No impor­ta la cala­ña, lo que hace fal­ta es un muer­to. De lo demás se encar­gan los medios de la des­in­for­ma­ción y voce­ros impe­ria­les.

Es por ello que ape­la al sui­ci­dio como “méto­do de lucha”, a tra­vés de huel­gas de ham­bre por cual­quier pre­tex­to o con­tex­to, para tra­tar de fabri­car “már­ti­res” e inten­tar pre­sio­nar o chan­ta­jear a nues­tro gobierno y ali­men­tar cam­pa­ñas difa­ma­to­rias con fines ais­la­cio­nis­tas e inje­ren­cis­tas.

Recien­te­men­te asis­ti­mos al show mediá­ti­co e hipó­cri­ta en torno a la muer­te de un ciu­da­dano en Villa Cla­ra que la con­tra­rre­vo­lu­ción, con la ayu­da de las prin­ci­pa­les agen­cias inter­na­cio­na­les de pren­sa y los gran­des mono­po­lios de la infor­ma­ción inter­na­cio­nal, acu­ña­ron como “víc­ti­ma de una gol­pi­za”.

Para Esta­dos Uni­dos y sus obe­dien­tes alia­dos euro­peos no fue­ron sufi­cien­tes prue­bas las decla­ra­cio­nes de médi­cos, fami­lia­res y tes­ti­gos pre­sen­cia­les. Ni lo serán nun­ca por­que el inven­to es eso, una men­ti­ra ele­va­da a la máxi­ma expre­sión, que nece­si­ta de un coro de indi­vi­duos en Cuba (los mer­ce­na­rios) y tres o cua­tro gobier­nos alia­dos incon­di­cio­na­les y súb­di­tos ota­nis­tas que se pres­ten para la gue­rra de los medios, como lo hicie­ron Ale­ma­nia y dos o tres más.

Sin embar­go, cuan­do todo pare­cía acla­ra­do y apa­ren­te­men­te con­tra­rres­ta­da la cam­pa­ña enemi­ga, se tra­ta de revi­vir una y otra vez, con disí­mi­les ardi­des. El últi­mo es el “rele­vo” de un huel­guis­ta por otro de mayor récord, dis­pues­to a desa­fiar – dicen que por vige­si­mo cuar­ta oca­sión- al sis­te­ma de salud públi­ca cubano que ha sali­do airo­so has­ta el momen­to en la con­fron­ta­ción entre el absur­do y la razón, entre la men­ti­ra y la ver­dad, entre el des­pre­cio por la vida y la defen­sa del ser humano.

En cues­tión de minu­tos la noti­cia ha vuel­to a colo­car­se en pri­me­ra pla­na, nue­va­men­te con cóm­pli­ces ofi­cia­les euro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos que dejan entre­ver sos­pe­chas sobre algu­na ver­dad den­tro de la inmen­sa men­ti­ra, para cues­tio­nar la serie­dad de Cuba.

Mien­tras la peli­gro­sa tele­no­ve­la sigue sien­do ati­za­da des­de el nor­te, con un final impre­de­ci­ble, en La Haba­na la SINA y sus mer­ce­na­rios siguen bus­can­do visas…, bus­can­do un muer­to. EEUU arries­ga a uno de sus asa­la­ria­dos, que poco le impor­ta aun­que le pre­mie y le pague. Cuba defien­de el des­tino de un pue­blo y la vida de un hom­bre no impor­ta el color, la ideo­lo­gía o su capi­tal.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *