Bus­can­do visas…, bus­can­do un muer­to- Juan Fernandez

Ser un asa­la­ria­do de la Sec­ción de Intere­ses Nor­te­ame­ri­ca­nos en La Haba­na y asu­mir el mer­ce­na­ris­mo como prin­ci­pal fuen­te de ingre­so, se ha con­ver­ti­do des­de hace tiem­po en un ver­gon­zo­so modo de vida para los vivi­do­res de la Cuba vir­tual y el ciberespacio.

Las fór­mu­las sub­ver­si­vas actua­les de Esta­dos Uni­dos con­tra Cuba se hacen más vul­ga­res e ines­cru­pu­lo­sas en la mis­ma medi­da que se apro­xi­man las elec­cio­nes y la mafia de Mia­mi, Nue­va York o Nue­va Jer­sey empie­za a ofre­cer o ven­der sus votos a quie­nes más pro­me­tan o hagan con­tra el país, su pue­blo y de las rela­cio­nes bilaterales.

Mafio­sos y legis­la­do­res anti­cu­ba­nos no están de espal­da a esa reali­dad y hacen todo lo posi­ble por pre­sio­nar, chan­ta­jear y con­se­guir el gui­ño de la Casa Blan­ca o el Depar­ta­men­to de Esta­do, a cam­bio de ofre­cer oxí­geno a las aspi­ra­cio­nes elec­to­ra­les que ron­dan sus aposentos.

Por eso ante la paz, segu­ri­dad y tran­qui­li­dad coti­dia­na de la Cuba real, se inci­ta des­de terri­to­rio esta­du­ni­den­se y el Vie­jo Con­ti­nen­te a albo­ro­tar el esce­na­rio con pro­vo­ca­cio­nes, inci­den­tes, rumo­res, men­ti­ras y con­vo­ca­to­rias a la des­obe­dien­cia, para tra­tar de sacar de su lugar la espi­na de 53 años en la gar­gan­ta del impe­rio, apro­ve­chan­do los vien­tos glo­ba­les de revuelta.

Washing­ton, que his­tó­ri­ca­men­te ha uti­li­za­do su “pro­gra­ma de refu­gia­dos” en su arse­nal anti­cu­bano, pone pre­cio a las visas, y el más caro es inclu­so sacri­fi­car la vida. Su con­vo­ca­to­ria es abier­ta: un saco don­de tie­nen cabi­da mer­ce­na­rios, terro­ris­tas o delin­cuen­tes. No impor­ta la cala­ña, lo que hace fal­ta es un muer­to. De lo demás se encar­gan los medios de la des­in­for­ma­ción y voce­ros imperiales.

Es por ello que ape­la al sui­ci­dio como “méto­do de lucha”, a tra­vés de huel­gas de ham­bre por cual­quier pre­tex­to o con­tex­to, para tra­tar de fabri­car “már­ti­res” e inten­tar pre­sio­nar o chan­ta­jear a nues­tro gobierno y ali­men­tar cam­pa­ñas difa­ma­to­rias con fines ais­la­cio­nis­tas e injerencistas.

Recien­te­men­te asis­ti­mos al show mediá­ti­co e hipó­cri­ta en torno a la muer­te de un ciu­da­dano en Villa Cla­ra que la con­tra­rre­vo­lu­ción, con la ayu­da de las prin­ci­pa­les agen­cias inter­na­cio­na­les de pren­sa y los gran­des mono­po­lios de la infor­ma­ción inter­na­cio­nal, acu­ña­ron como “víc­ti­ma de una golpiza”.

Para Esta­dos Uni­dos y sus obe­dien­tes alia­dos euro­peos no fue­ron sufi­cien­tes prue­bas las decla­ra­cio­nes de médi­cos, fami­lia­res y tes­ti­gos pre­sen­cia­les. Ni lo serán nun­ca por­que el inven­to es eso, una men­ti­ra ele­va­da a la máxi­ma expre­sión, que nece­si­ta de un coro de indi­vi­duos en Cuba (los mer­ce­na­rios) y tres o cua­tro gobier­nos alia­dos incon­di­cio­na­les y súb­di­tos ota­nis­tas que se pres­ten para la gue­rra de los medios, como lo hicie­ron Ale­ma­nia y dos o tres más.

Sin embar­go, cuan­do todo pare­cía acla­ra­do y apa­ren­te­men­te con­tra­rres­ta­da la cam­pa­ña enemi­ga, se tra­ta de revi­vir una y otra vez, con disí­mi­les ardi­des. El últi­mo es el “rele­vo” de un huel­guis­ta por otro de mayor récord, dis­pues­to a desa­fiar – dicen que por vige­si­mo cuar­ta oca­sión- al sis­te­ma de salud públi­ca cubano que ha sali­do airo­so has­ta el momen­to en la con­fron­ta­ción entre el absur­do y la razón, entre la men­ti­ra y la ver­dad, entre el des­pre­cio por la vida y la defen­sa del ser humano.

En cues­tión de minu­tos la noti­cia ha vuel­to a colo­car­se en pri­me­ra pla­na, nue­va­men­te con cóm­pli­ces ofi­cia­les euro­peos o nor­te­ame­ri­ca­nos que dejan entre­ver sos­pe­chas sobre algu­na ver­dad den­tro de la inmen­sa men­ti­ra, para cues­tio­nar la serie­dad de Cuba.

Mien­tras la peli­gro­sa tele­no­ve­la sigue sien­do ati­za­da des­de el nor­te, con un final impre­de­ci­ble, en La Haba­na la SINA y sus mer­ce­na­rios siguen bus­can­do visas…, bus­can­do un muer­to. EEUU arries­ga a uno de sus asa­la­ria­dos, que poco le impor­ta aun­que le pre­mie y le pague. Cuba defien­de el des­tino de un pue­blo y la vida de un hom­bre no impor­ta el color, la ideo­lo­gía o su capital.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.