Boltxe entre­vis­ta a Aní­bal Gar­zón «El socia­lis­mo del siglo XXI no debe rom­per con los avan­ces a lo que se le lla­ma el “Socia­lis­mo del siglo XX” o “Socia­lis­mo Real”

Aní­bal Gar­zón, es un soció­lo­go cata­lán, mili­tan­te de la con­tra infor­ma­ción, plu­ma cono­ci­da en varias pagi­nas webs, entre ellas la nues­tra Boltxe.

Ha vivi­do en diver­sos luga­res, entre ellos Eus­kal Herria, perio­do en el cual tuvi­mos oca­sión de cono­cer­le y des­de el cual, se pue­de decir que Boltxe y Aní­bal, man­te­ne­mos amis­tad y en los últi­mos tiem­pos cola­bo­ra­ción en for­ma de escri­tos y artícu­los de opi­nión. Tam­bién ha vivi­do en Ango­la y actual­men­te en Bolivia.

B- Aní­bal, dinos…Ya casi un año en Boli­via te habrá dado para hacer­te una idea del pro­ce­so polí­ti­co que se da de la mano de Evo Mora­les y del MAS ¿Que impre­sio­nes nos pue­des tras­mi­tir del país sud­ame­ri­cano y de su proceso?

A- Lo que más impre­sio­na del Pro­ce­so de Cam­bio de Boli­via son las con­tra­dic­cio­nes actua­les entre el gobierno y los movi­mien­tos socia­les. Tras la vic­to­ria de Evo Mora­les en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2005 la pug­na prin­ci­pal fue la dico­to­mía tra­di­cio­nal entre la izquier­da, sec­tor popu­lar, y la dere­cha, sec­tor bur­gués, pero tras el jue­go sucio de la dere­cha como el inten­to de gol­pe de esta­do en Pan­do en Sep­tiem­bre de 2008 y su vin­cu­la­ción con la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na, la dere­cha salió des­pres­ti­gia­da. Así que su estra­te­gia se par­ti­cu­la­ri­zó en hacer opo­si­ción des­de varios depar­ta­men­tos que con­tro­la­ban, como los cono­ci­dos orien­ta­les de la lla­ma­da “Media Luna”; San­ta Cruz, Tari­ja, Pan­do, y Beni, crean­do un ima­gi­na­rio fal­so de nacio­na­lis­mos peri­fé­ri­cos sin cul­tu­ra pro­pia por sus intere­ses auto­nó­mi­cos. Tras la reelec­ción de Evo Mora­les en las elec­cio­nes de diciem­bre 2009, y con la apro­ba­ción de la Nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca en febre­ro del mis­mo año por refe­rén­dum popu­lar, actual­men­te exis­ten nue­vos con­flic­tos amplios entre el esta­do y las orga­ni­za­cio­nes socia­les que apo­yan o apo­ya­ron el Pro­ce­so. El sin­di­ca­to de la Cen­tral Obre­ra Boliviana,organizaciones indí­ge­nas como la CONAMAQ, CIDOB, las Bar­to­li­na Sisa,… están en cons­tan­te pug­na con el esta­do por la lucha de intere­ses. El prin­ci­pal pro­ble­ma que hay de estas con­tra­dic­cio­nes es que el esta­do bus­ca un pro­ce­so de cam­bio con­jun­to de inte­rés amplio y colec­ti­vo, y las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes bus­can el bene­fi­cio pro­pio de sus intere­ses o regio­nes, es decir, hay pug­nas entre las dia­léc­ti­cas par­ti­cu­la­res de cada actor y la dia­léc­ti­ca gene­ral del estado.

B‑Bolivia for­ma par­te de esos paí­ses que prac­ti­can lo que se vie­ne a lla­mar el socia­lis­mo del siglo XXI, ¿Pien­sas que en Boli­via se esta dan­do un vira­je hacia el socia­lis­mo que plan­tea­ba Marx? 

A- Creo que Boli­via no está cami­nan­do hacia el socia­lis­mo. Una cosa es la teo­ría y otra la prác­ti­ca. Hay dis­cur­sos guber­na­men­ta­les que dicen que Boli­via va hacia un “socia­lis­mo comu­ni­ta­rio” del “Buen Vivir” pero hay auto­ri­da­des que defi­nen la estra­te­gia del gobierno de Boli­via como un “capi­ta­lis­mo andino”, como lo ha dicho algu­na vez el Vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra. Boli­via actual­men­te inten­ta supe­rar la domi­na­ción colo­nial his­tó­ri­ca y el neo­li­be­ra­lis­mo que se implan­tó en los años 80 pero no es un mode­lo socia­lis­ta, sino bus­ca acer­car­se a un mode­lo de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca key­ne­sia­na don­de el esta­do debe inter­ve­nir en eco­no­mía por enci­ma del mer­ca­do apor­tan­do cier­tos ser­vi­cios a la pobla­ción redu­cien­do la pri­va­ti­za­ción. Pero esto no hace rom­per con la estruc­tu­ra de cla­ses socia­les que exis­te. Has­ta el momen­to no es una Revo­lu­ción, sino un refor­mis­mo capi­ta­lis­ta con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo. Recor­de­mos que Boli­via en su mis­ma Cons­ti­tu­ción man­tu­vo la pro­pie­dad pri­va­da indi­vi­dual, aun­que aña­dió la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria y esta­tal, uno de los prin­ci­pios que se deben supri­mir o res­trin­gir para cami­nar hacia el socialismo.

B‑En una recien­te entre­vis­ta que has rea­li­za­do al minis­tro de inte­rior boli­viano este afir­ma­ba que Boli­via ha aban­do­na­do el neoliberalismo..¿Estas de acuer­do con esa afirmación?

A- Sobre la afir­ma­ción del Minis­tro de Gobierno – Inte­rior – Sacha Llo­ren­ti estoy de acuer­do, pero debe que­dar cla­ro que aban­do­nar el neo­li­be­ra­lis­mo no es aban­do­nar el capi­ta­lis­mo. Se pue­de inter­pre­tar como un pri­mer paso impor­tan­te del Pro­ce­so de Cam­bio de Boli­via pero no es un cam­bio de sis­te­ma eco­nó­mi­co sino que el esta­do empe­za­rá a hacer sim­ple­men­te algu­nas regu­la­cio­nes mer­can­ti­les que antes no hacia, pero la cla­se pri­vi­le­gia­da no per­de­rá sus pri­vi­le­gios. El pro­ble­ma que hay en Boli­via, y creo que en toda Lati­noa­mé­ri­ca, es que la bur­gue­sía nacio­nal, vin­cu­la­da his­tó­ri­ca­men­te a la depen­den­cia del impe­rio nor­te­ame­ri­cano, cree que pier­de sta­tus si las cla­ses bajas empie­zan a reci­bir ser­vi­cios del esta­do; edu­ca­ción, sani­dad,… En eso fue más inte­li­gen­te la bur­gue­sía euro­pea crean­do un con­su­mo masi­vo y unas cla­ses tra­ba­ja­do­ras for­ma­das para mejo­rar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta de estos esta­dos y gene­rar un ambien­te de con­sen­so y no una estruc­tu­ra de lucha de cla­ses tan bipo­lar – aun­que eso es solo tem­po­ral en la ley de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y la cri­sis de esta­do-. Actual­men­te en Boli­via, Vene­zue­la,… en sus pro­ce­sos desa­rro­llis­tas, no socia­lis­tas, hay un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ele­va­do que bene­fi­cia a una bur­gue­sía nacio­nal. La con­tra­dic­ción fuer­te sería si estos paí­ses final­men­te lle­van unas refor­mas socia­lis­tas de eli­mi­nar tam­bién esa bur­gue­sía nacio­nal, pero de momen­to la luchas de cla­ses nacio­na­les esta supri­mi­da por las con­tra­dic­cio­nes entre las nacio­nes del cen­tro (Esta­dos Uni­dos y Euro­pa) y peri­fe­ria (Lati­noa­mé­ri­ca), como seña­la la Teo­ría Eco­nó­mi­ca mar­xis­ta de la Dependencia.

B-Boli­via es un esta­do plu­ri­na­cio­nal en el que viven varias comu­ni­da­des indí­ge­nas dife­ren­tes. ¿Cómo ves la rela­ción entre la pobla­ción más “blan­ca” por lla­mar­la de algu­na mane­ra y las comu­ni­da­des indí­ge­nas? ¿Has vis­to epi­so­dios de racismo?

A- Actual­men­te están regis­tra­das 36 comu­ni­da­des ori­gi­na­rias; que­chuas, ayma­ras,…. Los indí­ge­nas his­tó­ri­ca­men­te han sido exclui­dos de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, y esas comu­ni­da­des no se sen­tían par­te de las fron­te­ras arti­fi­cia­les boli­via­nas crea­das por los colo­nos espa­ño­les. Por eso una de las estra­te­gias del esta­do actual es inte­grar a esas comu­ni­da­des en el nue­vo Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via con sím­bo­los ofi­cia­les como la ban­de­ra Wipha­la – signo de los pue­blos indí­ge­nas –. El pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal, don­de cier­tos asam­bleís­tas son indí­ge­nas, nue­vos perio­dis­tas ofi­cia­les que salen en la tele­vi­sión públi­ca son indí­ge­nas,… no es la cla­ve prin­ci­pal de inte­gra­ción, sino que la cues­tión es el con­tex­to social y cul­tu­ral, igual que suce­de en el machis­mo y el patriar­ca­do. Actual­men­te acto­res de la “cla­se blan­ca”, sobre todo de los 4 depar­ta­men­tos orien­ta­les, siguen pre­sen­tan­do accio­nes racis­tas. Orga­ni­za­cio­nes como la Unión Juve­nil Cru­ce­ñis­ta (UJC) han ido por las calles con sím­bo­los nazis pegan­do a indí­ge­nas, con la con­tra­dic­ción de que jóve­nes de la UJC tenían ras­gos indí­ge­nas pero han per­di­do sus valo­res y tra­di­cio­nes por la repre­sión de gobier­nos ante­rio­res. Para evi­tar estas accio­nes, el gobierno apro­bó el año pasa­do una nor­ma, la Ley Con­tra el Racis­mo y Todo Tipo de Dis­cri­mi­na­ción, pero toda­vía hay comu­ni­da­des que crean esa bre­cha entre “blan­cos e indí­ge­nas”, no es fácil en poco tiem­po, tras más de 500 años de esa sepa­ra­ción y domi­na­ción de los “blan­cos”. El pro­ble­ma que pue­de sur­gir es que suje­tos indí­ge­nas no entien­dan que el pro­yec­to del esta­do bus­ca eli­mi­nar el racis­mo, y con­se­guir la con­vi­ven­cia e igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre todos los boli­via­nos, por que gen­te eti­que­ta­da de per­te­ne­cer a la “raza blan­ca” y que apo­ya el Pro­ce­so de Cam­bio me han comen­ta­do que hay cier­tos suje­tos indí­ge­nas que se sien­ten pode­ro­sos con este Pro­ce­so – el pri­mer Pre­si­den­te indí­ge­na de la his­to­ria es Evo Mora­les– y actúan racis­ta­men­te con­tra ellos. Eso no es avan­zar, pasan­do el racis­mo de un lado a otro, y el esta­do debe estar atento.

B‑La pre­gun­ta va a ser muy directa…¿Qué opi­nas del lla­ma­do socia­lis­mo del siglo XXI? ¿Lo con­si­de­ras una sali­da revo­lu­cio­na­ria para los pue­blos de nues­tra América?

A- Si soy sin­ce­ro soy muy crí­ti­co con la cons­truc­ción del lla­ma­do socia­lis­mo del siglo XXI, pri­me­ro por que es bas­tan­te difu­so, y segun­do por que creo que no se debe jugar con el eti­que­ta­je tem­po­ral. El Socia­lis­mo es una base cien­tí­fi­ca que jue­ga con los prin­ci­pios del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­ca, y Marx ya avi­só que el pro­ce­so no es lineal, pue­den haber retro­ce­sos y avan­ces. Por eso el socia­lis­mo del siglo XXI no debe rom­per con los avan­ces a lo que se le lla­ma el “Socia­lis­mo del siglo XX” o “Socia­lis­mo Real” que exis­tió en los paí­ses sovié­ti­cos, sino que debe ana­li­zar­se sis­te­má­ti­ca­men­te de mane­ra cons­tan­te para corre­gir los erro­res come­ti­dos. Una teo­ría libe­ra­do­ra y de ten­den­cia mar­xis­ta debe hacer uso de la pra­xis dia­léc­ti­ca, es decir, sali­mos de una prác­ti­ca social (el socia­lis­mo del siglo XX), se ana­li­za con­jun­ta­men­te lo suce­di­do, erro­res y acier­tos, para for­mu­lar un avan­ce teó­ri­co y segui­da­men­te se apli­ca una nue­va prác­ti­ca social. Creo que los lla­ma­dos socia­lis­mos del siglo XXI en Amé­ri­ca Lati­na no jue­gan con esa meto­do­lo­gía mar­xis­ta, rom­pen con todo el pasa­do como un error com­ple­to, idea que ha imple­men­ta­do la social­de­mo­cra­cia euro­pea y los nue­vos par­ti­dos de “izquier­da” revi­sio­nis­ta, y eso lo que hace es crear un camino difu­so que no se defi­ne dón­de ir y cómo diri­gir los pro­yec­tos para lle­gar al ver­da­de­ro socia­lis­mo. Por esto en Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor,… hay gobier­nos de izquier­das muy prag­má­ti­cos y poco ana­lí­ti­cos con un pro­yec­to muy difu­so y que gene­ra decep­cio­nes a una par­te de la población.

B‑Desde la leja­nía, tu que has vivi­do en Eus­kal Herria, ¿Qué valo­ra­ción haces del actual momen­to polí­ti­co en nues­tro país?

A- Seguí des­de Boli­via las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de Eus­ka­di y las auto­nó­mi­cas de Nafa­rroa, es decir de toda Eus­kal Herria. La ver­dad es que la vic­to­ria elec­to­ral de Bil­du, como segun­da fuer­za en votos pero como pri­me­ra en con­ce­ja­lías, es un indi­ca­dor de que el pue­blo vas­co ha resis­ti­do a las repre­sio­nes his­tó­ri­cas y actua­les del esta­do espa­ñol, y sobre todo que el pue­blo vas­co bus­ca el dere­cho a deci­dir por su futu­ro median­te ins­tru­men­tos pací­fi­cos. Aho­ra cabe espe­rar la lega­li­za­ción de Sor­tu y su pre­sen­ta­ción en las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas vas­cas de 2013. Creo que todo esto no es solo una vic­to­ria del pue­blo vas­co, sino tam­bién del cata­lán, del galle­go, del anda­luz,… que mira­mos ese ejem­plo como par­te de nues­tro futu­ro. Y no sola­men­te a nivel de lucha nacio­nal sino tam­bién a nivel de las rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que los movi­mien­tos socia­les de la izquier­da aber­tza­le lide­ran, es un mode­lo que cual­quier pue­blo den­tro del esta­do espa­ñol o las fron­te­ras de la Unión Euro­pea debe ana­li­zar para apren­der de sus luchas.

B‑En Boltxe con­si­de­ra­mos al esta­do espa­ñol una cár­cel de pue­blos y cree­mos en el dere­cho a la inde­pen­den­cia vas­ca, gale­ga y catalana..Desde el otro lado del char­co, ¿Cómo ves esas diná­mi­cas de lucha de los pueblos?

A- Hacien­do un aná­li­sis obje­ti­vo por enci­ma de mis valo­res, hay que seña­lar que el dere­cho de libre deter­mi­na­ción de los pue­blos o auto­de­ter­mi­na­ción es un dere­cho reco­gi­do en docu­men­tos inter­na­cio­na­les como la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das o los Pac­tos Inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, e inclu­so en otras reso­lu­cio­nes de la Asam­blea Gene­ral de la ONU. Así la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la se con­tra­di­ce con estos prin­ci­pios inter­na­cio­na­les al afir­mar en su artícu­lo 3 que es “indi­so­lu­ble la uni­dad de la nación espa­ño­la”. En Espa­ña hay un pro­ble­ma his­tó­ri­co, inten­tar ele­var la impo­si­ción de su nación arti­fi­cial cul­tu­ral crea­da por meca­nis­mos impe­ria­les polí­ti­cos de inva­sión. No sola­men­te inva­dió e hizo bar­ba­ri­da­des de impo­si­ción cul­tu­ral en Amé­ri­ca Lati­na, sino tam­bién en las nacio­nes ibé­ri­cas como la cata­la­na, la vas­ca, la galle­ga,… Esa impo­si­ción de la nación espa­ño­la ha gene­ra­do un nacio­na­lis­mo espa­ñol de índo­le fas­cis­ta, por que hay que des­ta­car que los avan­ces ins­ti­tu­cio­na­les del la libe­ra­ción de los pue­blos cata­lán, galle­go y vas­co se die­ron en la II Repú­bli­ca (1931−1936), pero el gol­pe de esta­do de Fran­co y una dic­ta­du­ra de casi 40 años sin un pro­ce­so de Tran­si­ción ver­da­de­ro ha man­te­ni­do esa repre­sión del esta­do espa­ñol. Recor­de­mos que el pue­blo vas­co no votó a favor de la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la en el refe­rén­dum de 1978, eso eti­que­ta al nacio­na­lis­mo espa­ñol como inva­sor que repri­me la deci­sión popu­lar de Eus­kal Herria.

B‑Eres una per­so­na que lle­va ya mucho tiem­po en la con­tra infor­ma­ción ¿Qué valor le das a esta diná­mi­ca con­tra infor­ma­ti­va en los pro­ce­sos libe­ra­do­res de los pueblos?

A- Pri­me­ro de todo, me gus­ta­ría aña­dir que no sue­lo uti­li­zar el con­cep­to de con­tra­in­for­ma­ción sino de con­tra­des­in­for­ma­ción. Cita­mos a los pode­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mili­ta­res,… pero muchas veces nos olvi­da­mos del poder de con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción. Casi el 90% de los medios de comu­ni­ca­ción per­te­ne­cen a gran­des cor­po­ra­cio­nes que en lugar de infor­mar situan­do a las mayo­rías, a los pobres, a los lucha­do­res y nacio­nes con­tra el impe­ria­lis­mo y domi­na­ción,… como acto­res prin­ci­pa­les, ter­gi­ver­san la reali­dad para des­in­for­mar sobre los bene­fi­cios de los pode­ro­sos. Para los medios de comu­ni­ca­ción, Cuba, Vene­zue­la, e inclu­so Boli­via son dic­ta­du­ras,… en lugar de demo­cra­cias popu­la­res. La lucha de los pue­blos como el cam­pe­si­na­do colom­biano, el cata­lán o el vas­co,… son eti­que­ta­dos de terro­ris­tas, en lugar de agen­tes de libe­ra­ción,…. Hay que saber que uno de los medios de con­trol del capi­ta­lis­mo es impo­ner su ideo­lo­gía domi­nan­te y una de los cana­les para ello son los medios de comu­ni­ca­ción, por eso los medios de con­tra­des­in­for­ma­ción son par­te de la lucha de los pro­ce­sos de libe­ra­ción. No olvi­de­mos que la infor­ma­ción es par­te de la estra­te­gia de las luchas, y Marx era cons­cien­te de ello al fun­dar el dia­rio Nue­va Gace­ta Rena­na o Lenin el Iskra – La chis­pa – o el Che coor­di­nó el naci­mien­to de Pren­sa lati­na, ins­tru­men­tos de libe­ra­ción. Con la Nue­va Socie­dad de la Infor­ma­ción y la Comu­ni­ca­ción, Inter­net es un espa­cio nece­sa­rio de uso masi­vo social a uti­li­zar para luchar con­tra la des­in­for­ma­ción, y sobre todo que los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas sean los perio­dis­tas con total inde­pen­den­cia, no perio­dis­tas que están sub­yu­ga­dos a la línea edi­to­rial de una cor­po­ra­ción o empre­sa a cam­bio de su sala­rio para poder vivir.

B‑Bueno no te que­re­mos ame­tra­llar a pre­gun­tas, sabe­mos que andas lia­do y ocu­pa­do, solo que­re­mos ofre­cer­te este espa­cio para que envíes un men­sa­je ilu­sió­nan­te a las per­so­nas que en Eus­kal Herria y en el res­to del mun­do lucha­mos por otra reali­dad y por el socialismo

A- Para mi fue toda una expe­rien­cia per­so­nal y polí­ti­ca cono­cer de cer­ca la lucha del pue­blo vas­co, no solo por su lucha por la inde­pen­den­cia sino tam­bién por el socia­lis­mo. Creo que es par­te de la for­ma­ción polí­ti­ca de todo mili­tan­te de izquier­das apren­der del pue­blo vas­co, de su uni­dad y su resis­ten­cia con­tra el yugo del impe­rio espa­ñol y del capi­tal. Y ade­más, apren­der de otros pue­blos, como el vene­zo­lano, el boli­viano, el colom­biano,… paí­ses que con­si­guie­ron su inde­pen­den­cia polí­ti­ca y bus­can su libe­ra­ción eco­nó­mi­ca tam­bién es agen­da de todo mili­tan­te de izquier­das que bus­ca la libe­ra­ción de su pue­blo, como yo del cata­lán, sin nun­ca per­der la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Debe­mos des­ta­car que las bur­gue­sías bata­llan entre ellas para con­se­guir el con­trol del mer­ca­do pero se unen cuan­do es nece­sa­rio repri­mir a los movi­mien­tos popu­la­res, la úni­ca estra­te­gia de hacer fren­te a ello es nues­tra unión nacio­nal e inter­na­cio­nal entre los pue­blos que lucha­mos por nues­tra libe­ra­ción con­tra el capitalismo.

Bueno, Aní­bal, pues eske­rrik asko des­de Boltxe por el tiem­po que nos has dedi­ca­do, con­gra­tu­lar­nos de que tu fir­ma sea de las habi­tua­les en nues­tro pro­yec­to infor­ma­ti­vo, ale­grar­nos de las afi­ni­da­des y amis­tad que man­te­ne­mos y salu­dar­te afec­tuo­sa­men­te des­de Eus­kal Herria y recor­dar­te que esta, Boltxe es tu casa. Eske­rrik asko

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.