Boltxe entre­vis­ta a Aní­bal Gar­zón «El socia­lis­mo del siglo XXI no debe rom­per con los avan­ces a lo que se le lla­ma el “Socia­lis­mo del siglo XX” o “Socia­lis­mo Real”

Aní­bal Gar­zón, es un soció­lo­go cata­lán, mili­tan­te de la con­tra infor­ma­ción, plu­ma cono­ci­da en varias pagi­nas webs, entre ellas la nues­tra Boltxe.

Ha vivi­do en diver­sos luga­res, entre ellos Eus­kal Herria, perio­do en el cual tuvi­mos oca­sión de cono­cer­le y des­de el cual, se pue­de decir que Boltxe y Aní­bal, man­te­ne­mos amis­tad y en los últi­mos tiem­pos cola­bo­ra­ción en for­ma de escri­tos y artícu­los de opi­nión. Tam­bién ha vivi­do en Ango­la y actual­men­te en Boli­via.

B- Aní­bal, dinos…Ya casi un año en Boli­via te habrá dado para hacer­te una idea del pro­ce­so polí­ti­co que se da de la mano de Evo Mora­les y del MAS ¿Que impre­sio­nes nos pue­des tras­mi­tir del país sud­ame­ri­cano y de su pro­ce­so?

A- Lo que más impre­sio­na del Pro­ce­so de Cam­bio de Boli­via son las con­tra­dic­cio­nes actua­les entre el gobierno y los movi­mien­tos socia­les. Tras la vic­to­ria de Evo Mora­les en las elec­cio­nes de diciem­bre de 2005 la pug­na prin­ci­pal fue la dico­to­mía tra­di­cio­nal entre la izquier­da, sec­tor popu­lar, y la dere­cha, sec­tor bur­gués, pero tras el jue­go sucio de la dere­cha como el inten­to de gol­pe de esta­do en Pan­do en Sep­tiem­bre de 2008 y su vin­cu­la­ción con la inje­ren­cia nor­te­ame­ri­ca­na, la dere­cha salió des­pres­ti­gia­da. Así que su estra­te­gia se par­ti­cu­la­ri­zó en hacer opo­si­ción des­de varios depar­ta­men­tos que con­tro­la­ban, como los cono­ci­dos orien­ta­les de la lla­ma­da “Media Luna”; San­ta Cruz, Tari­ja, Pan­do, y Beni, crean­do un ima­gi­na­rio fal­so de nacio­na­lis­mos peri­fé­ri­cos sin cul­tu­ra pro­pia por sus intere­ses auto­nó­mi­cos. Tras la reelec­ción de Evo Mora­les en las elec­cio­nes de diciem­bre 2009, y con la apro­ba­ción de la Nue­va Cons­ti­tu­ción Polí­ti­ca en febre­ro del mis­mo año por refe­rén­dum popu­lar, actual­men­te exis­ten nue­vos con­flic­tos amplios entre el esta­do y las orga­ni­za­cio­nes socia­les que apo­yan o apo­ya­ron el Pro­ce­so. El sin­di­ca­to de la Cen­tral Obre­ra Boliviana,organizaciones indí­ge­nas como la CONAMAQ, CIDOB, las Bar­to­li­na Sisa,… están en cons­tan­te pug­na con el esta­do por la lucha de intere­ses. El prin­ci­pal pro­ble­ma que hay de estas con­tra­dic­cio­nes es que el esta­do bus­ca un pro­ce­so de cam­bio con­jun­to de inte­rés amplio y colec­ti­vo, y las comu­ni­da­des y orga­ni­za­cio­nes bus­can el bene­fi­cio pro­pio de sus intere­ses o regio­nes, es decir, hay pug­nas entre las dia­léc­ti­cas par­ti­cu­la­res de cada actor y la dia­léc­ti­ca gene­ral del esta­do.

B‑Bolivia for­ma par­te de esos paí­ses que prac­ti­can lo que se vie­ne a lla­mar el socia­lis­mo del siglo XXI, ¿Pien­sas que en Boli­via se esta dan­do un vira­je hacia el socia­lis­mo que plan­tea­ba Marx?

A- Creo que Boli­via no está cami­nan­do hacia el socia­lis­mo. Una cosa es la teo­ría y otra la prác­ti­ca. Hay dis­cur­sos guber­na­men­ta­les que dicen que Boli­via va hacia un “socia­lis­mo comu­ni­ta­rio” del “Buen Vivir” pero hay auto­ri­da­des que defi­nen la estra­te­gia del gobierno de Boli­via como un “capi­ta­lis­mo andino”, como lo ha dicho algu­na vez el Vice­pre­si­den­te Álva­ro Gar­cía Line­ra. Boli­via actual­men­te inten­ta supe­rar la domi­na­ción colo­nial his­tó­ri­ca y el neo­li­be­ra­lis­mo que se implan­tó en los años 80 pero no es un mode­lo socia­lis­ta, sino bus­ca acer­car­se a un mode­lo de polí­ti­ca eco­nó­mi­ca key­ne­sia­na don­de el esta­do debe inter­ve­nir en eco­no­mía por enci­ma del mer­ca­do apor­tan­do cier­tos ser­vi­cios a la pobla­ción redu­cien­do la pri­va­ti­za­ción. Pero esto no hace rom­per con la estruc­tu­ra de cla­ses socia­les que exis­te. Has­ta el momen­to no es una Revo­lu­ción, sino un refor­mis­mo capi­ta­lis­ta con­tra el neo­li­be­ra­lis­mo. Recor­de­mos que Boli­via en su mis­ma Cons­ti­tu­ción man­tu­vo la pro­pie­dad pri­va­da indi­vi­dual, aun­que aña­dió la pro­pie­dad comu­ni­ta­ria y esta­tal, uno de los prin­ci­pios que se deben supri­mir o res­trin­gir para cami­nar hacia el socia­lis­mo.

B‑En una recien­te entre­vis­ta que has rea­li­za­do al minis­tro de inte­rior boli­viano este afir­ma­ba que Boli­via ha aban­do­na­do el neoliberalismo..¿Estas de acuer­do con esa afir­ma­ción?

A- Sobre la afir­ma­ción del Minis­tro de Gobierno – Inte­rior – Sacha Llo­ren­ti estoy de acuer­do, pero debe que­dar cla­ro que aban­do­nar el neo­li­be­ra­lis­mo no es aban­do­nar el capi­ta­lis­mo. Se pue­de inter­pre­tar como un pri­mer paso impor­tan­te del Pro­ce­so de Cam­bio de Boli­via pero no es un cam­bio de sis­te­ma eco­nó­mi­co sino que el esta­do empe­za­rá a hacer sim­ple­men­te algu­nas regu­la­cio­nes mer­can­ti­les que antes no hacia, pero la cla­se pri­vi­le­gia­da no per­de­rá sus pri­vi­le­gios. El pro­ble­ma que hay en Boli­via, y creo que en toda Lati­noa­mé­ri­ca, es que la bur­gue­sía nacio­nal, vin­cu­la­da his­tó­ri­ca­men­te a la depen­den­cia del impe­rio nor­te­ame­ri­cano, cree que pier­de sta­tus si las cla­ses bajas empie­zan a reci­bir ser­vi­cios del esta­do; edu­ca­ción, sani­dad,… En eso fue más inte­li­gen­te la bur­gue­sía euro­pea crean­do un con­su­mo masi­vo y unas cla­ses tra­ba­ja­do­ras for­ma­das para mejo­rar la eco­no­mía capi­ta­lis­ta de estos esta­dos y gene­rar un ambien­te de con­sen­so y no una estruc­tu­ra de lucha de cla­ses tan bipo­lar – aun­que eso es solo tem­po­ral en la ley de acu­mu­la­ción capi­ta­lis­ta y la cri­sis de esta­do-. Actual­men­te en Boli­via, Vene­zue­la,… en sus pro­ce­sos desa­rro­llis­tas, no socia­lis­tas, hay un cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co ele­va­do que bene­fi­cia a una bur­gue­sía nacio­nal. La con­tra­dic­ción fuer­te sería si estos paí­ses final­men­te lle­van unas refor­mas socia­lis­tas de eli­mi­nar tam­bién esa bur­gue­sía nacio­nal, pero de momen­to la luchas de cla­ses nacio­na­les esta supri­mi­da por las con­tra­dic­cio­nes entre las nacio­nes del cen­tro (Esta­dos Uni­dos y Euro­pa) y peri­fe­ria (Lati­noa­mé­ri­ca), como seña­la la Teo­ría Eco­nó­mi­ca mar­xis­ta de la Depen­den­cia.

B-Boli­via es un esta­do plu­ri­na­cio­nal en el que viven varias comu­ni­da­des indí­ge­nas dife­ren­tes. ¿Cómo ves la rela­ción entre la pobla­ción más “blan­ca” por lla­mar­la de algu­na mane­ra y las comu­ni­da­des indí­ge­nas? ¿Has vis­to epi­so­dios de racis­mo?

A- Actual­men­te están regis­tra­das 36 comu­ni­da­des ori­gi­na­rias; que­chuas, ayma­ras,…. Los indí­ge­nas his­tó­ri­ca­men­te han sido exclui­dos de las ins­ti­tu­cio­nes esta­ta­les, y esas comu­ni­da­des no se sen­tían par­te de las fron­te­ras arti­fi­cia­les boli­via­nas crea­das por los colo­nos espa­ño­les. Por eso una de las estra­te­gias del esta­do actual es inte­grar a esas comu­ni­da­des en el nue­vo Esta­do Plu­ri­na­cio­nal de Boli­via con sím­bo­los ofi­cia­les como la ban­de­ra Wipha­la – signo de los pue­blos indí­ge­nas –. El pro­ce­so ins­ti­tu­cio­nal, don­de cier­tos asam­bleís­tas son indí­ge­nas, nue­vos perio­dis­tas ofi­cia­les que salen en la tele­vi­sión públi­ca son indí­ge­nas,… no es la cla­ve prin­ci­pal de inte­gra­ción, sino que la cues­tión es el con­tex­to social y cul­tu­ral, igual que suce­de en el machis­mo y el patriar­ca­do. Actual­men­te acto­res de la “cla­se blan­ca”, sobre todo de los 4 depar­ta­men­tos orien­ta­les, siguen pre­sen­tan­do accio­nes racis­tas. Orga­ni­za­cio­nes como la Unión Juve­nil Cru­ce­ñis­ta (UJC) han ido por las calles con sím­bo­los nazis pegan­do a indí­ge­nas, con la con­tra­dic­ción de que jóve­nes de la UJC tenían ras­gos indí­ge­nas pero han per­di­do sus valo­res y tra­di­cio­nes por la repre­sión de gobier­nos ante­rio­res. Para evi­tar estas accio­nes, el gobierno apro­bó el año pasa­do una nor­ma, la Ley Con­tra el Racis­mo y Todo Tipo de Dis­cri­mi­na­ción, pero toda­vía hay comu­ni­da­des que crean esa bre­cha entre “blan­cos e indí­ge­nas”, no es fácil en poco tiem­po, tras más de 500 años de esa sepa­ra­ción y domi­na­ción de los “blan­cos”. El pro­ble­ma que pue­de sur­gir es que suje­tos indí­ge­nas no entien­dan que el pro­yec­to del esta­do bus­ca eli­mi­nar el racis­mo, y con­se­guir la con­vi­ven­cia e igual­dad de opor­tu­ni­da­des entre todos los boli­via­nos, por que gen­te eti­que­ta­da de per­te­ne­cer a la “raza blan­ca” y que apo­ya el Pro­ce­so de Cam­bio me han comen­ta­do que hay cier­tos suje­tos indí­ge­nas que se sien­ten pode­ro­sos con este Pro­ce­so – el pri­mer Pre­si­den­te indí­ge­na de la his­to­ria es Evo Mora­les– y actúan racis­ta­men­te con­tra ellos. Eso no es avan­zar, pasan­do el racis­mo de un lado a otro, y el esta­do debe estar aten­to.

B‑La pre­gun­ta va a ser muy directa…¿Qué opi­nas del lla­ma­do socia­lis­mo del siglo XXI? ¿Lo con­si­de­ras una sali­da revo­lu­cio­na­ria para los pue­blos de nues­tra Amé­ri­ca?

A- Si soy sin­ce­ro soy muy crí­ti­co con la cons­truc­ción del lla­ma­do socia­lis­mo del siglo XXI, pri­me­ro por que es bas­tan­te difu­so, y segun­do por que creo que no se debe jugar con el eti­que­ta­je tem­po­ral. El Socia­lis­mo es una base cien­tí­fi­ca que jue­ga con los prin­ci­pios del mate­ria­lis­mo his­tó­ri­co y dia­léc­ti­ca, y Marx ya avi­só que el pro­ce­so no es lineal, pue­den haber retro­ce­sos y avan­ces. Por eso el socia­lis­mo del siglo XXI no debe rom­per con los avan­ces a lo que se le lla­ma el “Socia­lis­mo del siglo XX” o “Socia­lis­mo Real” que exis­tió en los paí­ses sovié­ti­cos, sino que debe ana­li­zar­se sis­te­má­ti­ca­men­te de mane­ra cons­tan­te para corre­gir los erro­res come­ti­dos. Una teo­ría libe­ra­do­ra y de ten­den­cia mar­xis­ta debe hacer uso de la pra­xis dia­léc­ti­ca, es decir, sali­mos de una prác­ti­ca social (el socia­lis­mo del siglo XX), se ana­li­za con­jun­ta­men­te lo suce­di­do, erro­res y acier­tos, para for­mu­lar un avan­ce teó­ri­co y segui­da­men­te se apli­ca una nue­va prác­ti­ca social. Creo que los lla­ma­dos socia­lis­mos del siglo XXI en Amé­ri­ca Lati­na no jue­gan con esa meto­do­lo­gía mar­xis­ta, rom­pen con todo el pasa­do como un error com­ple­to, idea que ha imple­men­ta­do la social­de­mo­cra­cia euro­pea y los nue­vos par­ti­dos de “izquier­da” revi­sio­nis­ta, y eso lo que hace es crear un camino difu­so que no se defi­ne dón­de ir y cómo diri­gir los pro­yec­tos para lle­gar al ver­da­de­ro socia­lis­mo. Por esto en Vene­zue­la, Boli­via, Ecua­dor,… hay gobier­nos de izquier­das muy prag­má­ti­cos y poco ana­lí­ti­cos con un pro­yec­to muy difu­so y que gene­ra decep­cio­nes a una par­te de la pobla­ción.

B‑Desde la leja­nía, tu que has vivi­do en Eus­kal Herria, ¿Qué valo­ra­ción haces del actual momen­to polí­ti­co en nues­tro país?

A- Seguí des­de Boli­via las elec­cio­nes muni­ci­pa­les de Eus­ka­di y las auto­nó­mi­cas de Nafa­rroa, es decir de toda Eus­kal Herria. La ver­dad es que la vic­to­ria elec­to­ral de Bil­du, como segun­da fuer­za en votos pero como pri­me­ra en con­ce­ja­lías, es un indi­ca­dor de que el pue­blo vas­co ha resis­ti­do a las repre­sio­nes his­tó­ri­cas y actua­les del esta­do espa­ñol, y sobre todo que el pue­blo vas­co bus­ca el dere­cho a deci­dir por su futu­ro median­te ins­tru­men­tos pací­fi­cos. Aho­ra cabe espe­rar la lega­li­za­ción de Sor­tu y su pre­sen­ta­ción en las elec­cio­nes auto­nó­mi­cas vas­cas de 2013. Creo que todo esto no es solo una vic­to­ria del pue­blo vas­co, sino tam­bién del cata­lán, del galle­go, del anda­luz,… que mira­mos ese ejem­plo como par­te de nues­tro futu­ro. Y no sola­men­te a nivel de lucha nacio­nal sino tam­bién a nivel de las rei­vin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas y polí­ti­cas que los movi­mien­tos socia­les de la izquier­da aber­tza­le lide­ran, es un mode­lo que cual­quier pue­blo den­tro del esta­do espa­ñol o las fron­te­ras de la Unión Euro­pea debe ana­li­zar para apren­der de sus luchas.

B‑En Boltxe con­si­de­ra­mos al esta­do espa­ñol una cár­cel de pue­blos y cree­mos en el dere­cho a la inde­pen­den­cia vas­ca, gale­ga y catalana..Desde el otro lado del char­co, ¿Cómo ves esas diná­mi­cas de lucha de los pue­blos?

A- Hacien­do un aná­li­sis obje­ti­vo por enci­ma de mis valo­res, hay que seña­lar que el dere­cho de libre deter­mi­na­ción de los pue­blos o auto­de­ter­mi­na­ción es un dere­cho reco­gi­do en docu­men­tos inter­na­cio­na­les como la Car­ta de las Nacio­nes Uni­das o los Pac­tos Inter­na­cio­na­les de Dere­chos Huma­nos, e inclu­so en otras reso­lu­cio­nes de la Asam­blea Gene­ral de la ONU. Así la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la se con­tra­di­ce con estos prin­ci­pios inter­na­cio­na­les al afir­mar en su artícu­lo 3 que es “indi­so­lu­ble la uni­dad de la nación espa­ño­la”. En Espa­ña hay un pro­ble­ma his­tó­ri­co, inten­tar ele­var la impo­si­ción de su nación arti­fi­cial cul­tu­ral crea­da por meca­nis­mos impe­ria­les polí­ti­cos de inva­sión. No sola­men­te inva­dió e hizo bar­ba­ri­da­des de impo­si­ción cul­tu­ral en Amé­ri­ca Lati­na, sino tam­bién en las nacio­nes ibé­ri­cas como la cata­la­na, la vas­ca, la galle­ga,… Esa impo­si­ción de la nación espa­ño­la ha gene­ra­do un nacio­na­lis­mo espa­ñol de índo­le fas­cis­ta, por que hay que des­ta­car que los avan­ces ins­ti­tu­cio­na­les del la libe­ra­ción de los pue­blos cata­lán, galle­go y vas­co se die­ron en la II Repú­bli­ca (1931−1936), pero el gol­pe de esta­do de Fran­co y una dic­ta­du­ra de casi 40 años sin un pro­ce­so de Tran­si­ción ver­da­de­ro ha man­te­ni­do esa repre­sión del esta­do espa­ñol. Recor­de­mos que el pue­blo vas­co no votó a favor de la Cons­ti­tu­ción Espa­ño­la en el refe­rén­dum de 1978, eso eti­que­ta al nacio­na­lis­mo espa­ñol como inva­sor que repri­me la deci­sión popu­lar de Eus­kal Herria.

B‑Eres una per­so­na que lle­va ya mucho tiem­po en la con­tra infor­ma­ción ¿Qué valor le das a esta diná­mi­ca con­tra infor­ma­ti­va en los pro­ce­sos libe­ra­do­res de los pue­blos?

A- Pri­me­ro de todo, me gus­ta­ría aña­dir que no sue­lo uti­li­zar el con­cep­to de con­tra­in­for­ma­ción sino de con­tra­des­in­for­ma­ción. Cita­mos a los pode­res polí­ti­cos, eco­nó­mi­cos, mili­ta­res,… pero muchas veces nos olvi­da­mos del poder de con­trol de los medios de comu­ni­ca­ción. Casi el 90% de los medios de comu­ni­ca­ción per­te­ne­cen a gran­des cor­po­ra­cio­nes que en lugar de infor­mar situan­do a las mayo­rías, a los pobres, a los lucha­do­res y nacio­nes con­tra el impe­ria­lis­mo y domi­na­ción,… como acto­res prin­ci­pa­les, ter­gi­ver­san la reali­dad para des­in­for­mar sobre los bene­fi­cios de los pode­ro­sos. Para los medios de comu­ni­ca­ción, Cuba, Vene­zue­la, e inclu­so Boli­via son dic­ta­du­ras,… en lugar de demo­cra­cias popu­la­res. La lucha de los pue­blos como el cam­pe­si­na­do colom­biano, el cata­lán o el vas­co,… son eti­que­ta­dos de terro­ris­tas, en lugar de agen­tes de libe­ra­ción,…. Hay que saber que uno de los medios de con­trol del capi­ta­lis­mo es impo­ner su ideo­lo­gía domi­nan­te y una de los cana­les para ello son los medios de comu­ni­ca­ción, por eso los medios de con­tra­des­in­for­ma­ción son par­te de la lucha de los pro­ce­sos de libe­ra­ción. No olvi­de­mos que la infor­ma­ción es par­te de la estra­te­gia de las luchas, y Marx era cons­cien­te de ello al fun­dar el dia­rio Nue­va Gace­ta Rena­na o Lenin el Iskra – La chis­pa – o el Che coor­di­nó el naci­mien­to de Pren­sa lati­na, ins­tru­men­tos de libe­ra­ción. Con la Nue­va Socie­dad de la Infor­ma­ción y la Comu­ni­ca­ción, Inter­net es un espa­cio nece­sa­rio de uso masi­vo social a uti­li­zar para luchar con­tra la des­in­for­ma­ción, y sobre todo que los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas sean los perio­dis­tas con total inde­pen­den­cia, no perio­dis­tas que están sub­yu­ga­dos a la línea edi­to­rial de una cor­po­ra­ción o empre­sa a cam­bio de su sala­rio para poder vivir.

B‑Bueno no te que­re­mos ame­tra­llar a pre­gun­tas, sabe­mos que andas lia­do y ocu­pa­do, solo que­re­mos ofre­cer­te este espa­cio para que envíes un men­sa­je ilu­sió­nan­te a las per­so­nas que en Eus­kal Herria y en el res­to del mun­do lucha­mos por otra reali­dad y por el socia­lis­mo

A- Para mi fue toda una expe­rien­cia per­so­nal y polí­ti­ca cono­cer de cer­ca la lucha del pue­blo vas­co, no solo por su lucha por la inde­pen­den­cia sino tam­bién por el socia­lis­mo. Creo que es par­te de la for­ma­ción polí­ti­ca de todo mili­tan­te de izquier­das apren­der del pue­blo vas­co, de su uni­dad y su resis­ten­cia con­tra el yugo del impe­rio espa­ñol y del capi­tal. Y ade­más, apren­der de otros pue­blos, como el vene­zo­lano, el boli­viano, el colom­biano,… paí­ses que con­si­guie­ron su inde­pen­den­cia polí­ti­ca y bus­can su libe­ra­ción eco­nó­mi­ca tam­bién es agen­da de todo mili­tan­te de izquier­das que bus­ca la libe­ra­ción de su pue­blo, como yo del cata­lán, sin nun­ca per­der la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal. Debe­mos des­ta­car que las bur­gue­sías bata­llan entre ellas para con­se­guir el con­trol del mer­ca­do pero se unen cuan­do es nece­sa­rio repri­mir a los movi­mien­tos popu­la­res, la úni­ca estra­te­gia de hacer fren­te a ello es nues­tra unión nacio­nal e inter­na­cio­nal entre los pue­blos que lucha­mos por nues­tra libe­ra­ción con­tra el capi­ta­lis­mo.

Bueno, Aní­bal, pues eske­rrik asko des­de Boltxe por el tiem­po que nos has dedi­ca­do, con­gra­tu­lar­nos de que tu fir­ma sea de las habi­tua­les en nues­tro pro­yec­to infor­ma­ti­vo, ale­grar­nos de las afi­ni­da­des y amis­tad que man­te­ne­mos y salu­dar­te afec­tuo­sa­men­te des­de Eus­kal Herria y recor­dar­te que esta, Boltxe es tu casa. Eske­rrik asko

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *