“Sin sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, no hay sobe­ra­nía polí­ti­ca”

Asier Vega es mili­tan­te de Alter­na­ti­ba y can­di­da­to por Bil­du a las Jun­tas Gene­ra­les de Biz­kaia.

15/​05/​2011

Sin sobe­ra­nía ali­men­ta­ria, no hay sobe­ra­nía polí­ti­ca

El 17 de abril de 1996, la poli­cía mili­tar bra­si­le­ña abrió fue­go con­tra un gru­po de mani­fes­tan­tes que par­ti­ci­pa­ban en una mar­cha con­vo­ca­da por el MST (Movi­mien­to de los Sin Tie­rra de Bra­sil) en El Dora­do dos Cara­jas, en la que se mani­fes­ta­ban por el reco­no­ci­mien­to de los dere­chos de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas. En total, 19 campesinos/​as fue­ron asesinados/​as, 69 sufrie­ron diver­sas muti­la­cio­nes, cien­tos fue­ron heridos/​as y al menos 10 fue­ron ejecutados/​as extra­ju­di­cial­men­te des­pués de que fue­ran detenidos/​as.

Ese mis­mo día, mien­tras suce­dían tales funes­tos hechos, La Vía Cam­pe­si­na cele­bra­ba su 2ª Con­fe­ren­cia Inter­na­cio­nal en Tlax­ca­la, Méxi­co. Cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas de todo el mun­do, decla­ra­ron esa fecha «Día Inter­na­cio­nal de la Lucha Cam­pe­si­na».

Quin­ce años des­pués, y como cada año, el 17 de abril sir­ve para que gen­te en todo el glo­bo cele­bre la lucha de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas y de los pue­blos rura­les para sobre­vi­vir y con­ti­nuar ali­men­tan­do al mun­do. Accio­nes para defen­der un nue­vo sis­te­ma ali­men­ta­rio basa­do en la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria.

Pero, ¿Que sabe­mos de la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria? ¿De dón­de pro­ce­de dicho con­cep­to? ¿Qué sig­ni­fi­ca?

El con­cep­to de sobe­ra­nía ali­men­ta­ria fue desa­rro­lla­do por La Vía Cam­pe­si­na, que agru­pa a más de 150 orga­ni­za­cio­nes cam­pe­si­nas de 56 paí­ses, y fue lle­va­do al deba­te públi­co con oca­sión de la cele­bra­ción de la Cum­bre Mun­dial de la Ali­men­ta­ción de 1996 en la sede cen­tral de la FAO (Roma). Des­de enton­ces, dicho con­cep­to se ha con­ver­ti­do en un tema mayor del deba­te agra­rio inter­na­cio­nal, inclu­si­ve en el seno de las ins­tan­cias de las Nacio­nes Uni­das. Fue el tema prin­ci­pal del foro ONG para­le­lo a la Cum­bre Mun­dial de la Ali­men­ta­ción de la FAO en junio del 2002.

Como defi­ni­ción, la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria es el dere­cho de los pue­blos a defi­nir su polí­ti­ca agra­ria y ali­men­ta­ria, a con­tro­lar su mer­ca­do domés­ti­co, impe­dir la entra­da de pro­duc­tos exce­den­ta­rios a tra­vés de meca­nis­mos de dum­ping , a pro­mo­ver una agri­cul­tu­ra local, diver­sa, cam­pe­si­na y eco­ló­gi­ca, que res­pe­te el terri­to­rio, enten­dien­do el comer­cio inter­na­cio­nal como un com­ple­men­to a la pro­duc­ción local. La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria impli­ca devol­ver el con­trol de los bie­nes natu­ra­les, como la tie­rra, el agua y las semi­llas, a las comu­ni­da­des y luchar con­tra la pri­va­ti­za­ción de la vida, man­te­ner el agua en su cali­dad de bien públi­co para que se repar­ta de una for­ma sos­te­ni­ble, y la lucha con­tra los Orga­nis­mos Gené­ti­ca­men­te Modi­fi­ca­dos, para el libre acce­so a las semi­llas. De ahí la nece­si­dad de refor­mas agra­rias.

La sobe­ra­nía ali­men­ta­ria no recha­za los inter­cam­bios y si la prio­ri­dad dada a las expor­ta­cio­nes, ya que el acce­so a los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les no es una solu­ción para los cam­pe­si­nos. El mayor pro­ble­ma de los cam­pe­si­nos es la difi­cul­tad para acce­der a sus pro­pios mer­ca­dos loca­les debi­do a los bajos pre­cios en los que la indus­tria agro­ali­men­ta­ria tasa sus pro­duc­tos.

Las polí­ti­cas neo­li­be­ra­les prio­ri­zan el comer­cio inter­na­cio­nal que va liga­do a la bús­que­da de un bene­fi­cio eco­nó­mi­co que no sue­le poner lími­tes. Ade­más, aque­llas pro­duc­cio­nes agrí­co­las que tie­nen acce­so a los mer­ca­dos inter­na­cio­na­les están con­tro­la­das por las más pode­ro­sas empre­sas agro-indus­tria­les, bene­fi­cian­do mayo­ri­ta­ria­men­te las pro­duc­cio­nes de los paí­ses del Nor­te, que expor­tan ali­men­tos de pri­me­ra nece­si­dad, y en per­jui­cio de los cam­pe­si­nos y cam­pe­si­nas de los paí­ses del Sur, que que­dan rele­ga­dos a expor­tar ali­men­tos secun­da­rios.

Las expor­ta­cio­nes de los paí­ses del Sur repre­sen­tan sola­men­te un ter­cio de la ofer­ta de los pro­duc­tos ali­men­ta­rios en el mer­ca­do glo­bal, mien­tras que los paí­ses ricos del Nor­te expor­tan los dos ter­cios restantes.Para mas agra­vio, los paí­ses del Sur lle­gan al mer­ca­do inter­na­cio­nal con­di­cio­na­dos por la nece­si­dad de afron­tar su deu­da exter­na, vién­do­se impo­si­bi­li­ta­dos a mejo­rar su situa­ción.

Que­da cla­ro que las con­di­cio­nes del mer­ca­do inter­na­cio­nal no son jus­tas, ni lo podrán ser, mien­tras se con­si­de­ren los ali­men­tos como una mer­can­cía, y no como un dere­cho humano. Ade­más, basar la ali­men­ta­ción del Pla­ne­ta en el Comer­cio Inter­na­cio­nal sig­ni­fi­ca una modi­fi­ca­ción de los patro­nes cul­tu­ra­les de muchas comu­ni­da­des a favor de una uni­fi­ca­ción de cos­tum­bres impues­tas.

Por tan­to, con­si­de­ra­mos que la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria ofre­ce un mode­lo alter­na­ti­vo al actual mode­lo agro-indus­trial. Un mode­lo basa­do en con­si­de­rar la ali­men­ta­ción como un dere­cho humano bási­co, recla­mar para todos los pue­blos y esta­dos el dere­cho a defi­nir sus pro­pias polí­ti­cas agrí­co­las y poner en el cen­tro de estas polí­ti­cas a quie­nes pro­du­cen los ali­men­tos, que son los agricultores/​as, granjeros/​as y pescadores/​as, así como a las per­so­nas con­su­mi­do­ras. Sien­do la sobe­ra­nía ali­men­ta­ria un pilar fun­da­men­tal en la con­se­cu­ción de la sobe­ra­nía polí­ti­ca.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *