La vida secre­ta de Ara­bia – Pepe Esco­bar

Mien­tras la Pri­ma­ve­ra Ára­be se con­vier­te en verano, la con­tra­rre­vo­lu­ción va ganan­do. Tira­nos –pero no sis­te­mas– han caí­do en Túnez y Egip­to. La “revo­lu­ción” libia es un enga­ño sola­pa­do: La gue­rra aérea de la OTAN, más los espías y las fuer­zas espe­cia­les occi­den­ta­les, ayu­dan a sos­pe­cho­sos desertores/​exiliados sobre el terreno. En Bah­réin, Yemen y Siria han derro­ta­do a las pobla­cio­nes.

En lo que res­pec­ta a Washing­ton y algu­nas selec­tas capi­ta­les euro­peas, la “esta­bi­li­dad” pre­va­le­ce, con Israel y Ara­bia Sau­dí como pila­res aho­ra que Egip­to ha tras­ta­bi­lla­do; y el Club Con­tra­rre­vo­lu­cio­na­rio del Gol­fo, baña­do en petró­leo, tam­bién cono­ci­do como Coope­ra­ción del Gol­fo (GCC) es sóli­do como una roca en el Hima­la­ya. No se per­mi­te revi­sio­nis­mo alguno. “Demo­cra­cia”, sí –mien­tras no repre­sen­te una ame­na­za para los “intere­ses occi­den­ta­les”-.

Y, sin embar­go, lo que está al ace­cho en las som­bras nos dice más sobre lo que que­da por venir. Lla­mé­mos­lo la vida secre­ta de Ara­bia.

No apto para la gui­llo­ti­na, toda­vía

Tome­mos Qatar –expues­to a la luz públi­ca, de nue­vo, por­que fuen­tes que no son de la FIFA (el orga­nis­mo que con­tro­la el fút­bol) juran que el emi­ra­to com­pró la Copa del Mun­do 2022. Sin embar­go, Doha tie­ne que patear pelo­tas más urgen­tes, como en la visi­ta del emir de Qatar al pre­si­den­te arge­lino Abde­la­ziz Bou­te­fli­ka para pedir­le cor­tés­men­te que deje de reabas­te­cer al coro­nel Mua­mar Gada­fi en Libia con nume­ro­sos tan­ques y vehícu­los blin­da­dos.

Todo depen­de de quién esté real­men­te a car­go en Arge­lia, Bou­te­fli­ka o tlos rafi­can­tes de armas “delin­cuen­tes” ten­ta­dos por los fon­dos petro­le­ros de Gada­fi, y una fron­te­ra desér­ti­ca de 1.100 kiló­me­tros de lar­go, per­fec­tos para el con­tra­ban­do.

El GCC es uná­ni­me: quie­re que Gada­fi se vaya. Qatar es la cara del GCC en Libia. Hay caza­bom­bar­de­ros qata­ríes que for­man par­te de la fuer­za de ata­que de la OTAN. Hay con­se­je­ros qata­ríes en Mis­ra­ta jun­to a los ‘rebel­des’. Qatar tam­bién manio­bra con su poder blan­do con la Siria de Asad; Damas­co, enfu­re­ci­do, aca­ba de can­ce­lar más de 6.400 millo­nes de dóla­res en pro­yec­tos qata­ríes en Siria.

Y esto mien­tras la can­ti­dad de sirios muer­tos por la maqui­na­ria de repre­sión del pre­si­den­te Bashar al-Asad supera aho­ra la can­ti­dad de egip­cios muer­tos por la maqui­na­ria de repre­sión de Hos­ni Muba­rak. Según la ley del recuen­to de las víc­ti­mas que deter­mi­na la dife­ren­cia entre regí­me­nes “delin­cuen­tes” y “nues­tros” hijuepu­tas, Asad debe­ría estar lis­to para la gui­llo­ti­na. El pro­ble­ma es que el con­sor­cio anglo-fran­cés-esta­dou­ni­den­se no ha encon­tra­do una alter­na­ti­va “acep­ta­ble” a Asad (no hay nin­gu­na); por lo tan­to san­cio­nes blan­das y el bene­fi­cio de la duda.

Mien­tras tan­to, Qatar está con­ven­cien­do al GCC para que abra un Ban­co de Desa­rro­llo de Medio Orien­te –ins­pi­ra­do en el Ban­co Euro­peo de Recons­truc­ción y Desa­rro­llo (EBRD)– esen­cial­men­te para apo­yar a Esta­dos prac­ti­can­tes de la Pri­ma­ve­ra Ára­be con algu­nas dece­nas de miles de millo­nes de dóla­res al año. Nin­gún man­da­más del GCC nota la iro­nía de que el ban­co no se ocu­pe del pro­pio GCC, en nada demo­crá­ti­co.

La Casa de Saud está aho­ra sere­na, cal­ma y due­ña de sí mis­ma, con­fia­da en que pron­to goza­rá ple­na­men­te de su acuer­do de 60.000 millo­nes de dóla­res en armas con Washing­ton, mien­tras el Rei­no Uni­do ya entre­na su Guar­dia Nacio­nal, des­ple­ga­da con máxi­mo efec­to repre­sor en el vecino Bah­réin.

Según el Minis­te­rio Bri­tá­ni­co de Defen­sa, todo tie­ne que ver con “entre­na­mien­to en armas, habi­li­dad mili­tar y peri­cia mili­tar gene­ral, así como mane­jo de inci­den­tes, eli­mi­na­ción de bom­bas, bús­que­da, orden públi­co y entre­na­mien­to de fran­co­ti­ra­do­res”. Todo esto es muy útil en Bah­réin.

El rey sau­dí Abdu­llah podrá odiar a Gada­fi, pero en cuan­to a Asad en Siria –no impor­ta el recuen­to de víc­ti­mas– se mue­ve len­ta­men­te de duna en duna, sabo­rean­do la pers­pec­ti­va de Siria domi­na­da por los Her­ma­nos Musul­ma­nes. En Libia, la Casa de Saud no pue­de dejar de rego­ci­jar­se por el fuer­te con­tin­gen­te isla­mis­ta que figu­ra en el con­se­jo tran­si­to­rio “rebel­de” que, a pro­pó­si­to, se nie­ga a reve­lar la iden­ti­dad de la mayo­ría de sus miem­bros.

La Casa de Saud fue direc­ta­men­te a Pakis­tán, Mala­sia, Indo­ne­sia y a los “esta­nes” cen­troa­siá­ti­cos en bus­ca de apo­yo diplo­má­ti­co –y tal vez algu­nas que otras armas– para aplas­tar las pro­tes­tas pro demo­cra­cia en Bah­réin. ¿Cómo dejar de valo­rar la som­bría pers­pec­ti­va de los waha­bíes de la línea dura dis­cu­tien­do con sus bue­nos ami­gos del Direc­to­ra­do de Inte­li­gen­cia Inter-Ser­vi­cios paquis­ta­ní sobre cómo pasar del con­trol de mul­ti­tu­des a secues­tros y a algún que otro ase­si­na­to selec­ti­vo?

Pero tal vez la par­te más sucu­len­ta sea la reac­ción esta­dou­ni­den­se de que esta per­pe­tua, ultra reac­cio­na­ria, alian­za Pak-Sau­dí esta­ría inter­fi­rien­do con el impul­so de Washing­ton de “guiar levan­ta­mien­tos popu­la­res” hacia una “con­clu­sión demo­crá­ti­ca” ¿Quién enga­ña a quién?

Caba­llo de Tro­ya en tu casa

El levan­ta­mien­to sirio es por lo menos en un 80% un movi­mien­to juve­nil, sobre todo secu­lar, con una con­sig­na que podría resu­mir­se en “todos uni­dos, sin des­ple­gar sím­bo­los par­ti­da­rios, con­fe­sio­na­les o étni­cos”. El rumor domi­nan­te en Damas­co es que todo lo que se oye son solo rumo­res.

Lo que es segu­ro es que a esos jóve­nes les está dis­pa­ran­do en masa la maqui­na­ria repre­so­ra de Asad; los alaui­tas están muer­tos de mie­do; las mili­cias pro guber­na­men­ta­les inci­tan al caos inclu­so median­te ata­ques con­tra el ejér­ci­to y la poli­cía; y la bur­gue­sía en Damas­co y Alep­po toda­vía no entra en acción, tal vez sepa que se tra­ta de un pro­ce­so a fue­go len­to.

En Bah­réin las muje­res pro­fe­sio­na­les, muchas de poco más de 20 años, son arres­ta­das en sus sitios de tra­ba­jo. Muchas han des­apa­re­ci­do en pri­sio­nes de esti­lo mili­tar. Las pocas que han sido libe­ra­das denun­cian duros aco­sos sexua­les e inclu­so tor­tu­ra.

Bah­réin es un miem­bro del GCC que uti­li­za la tor­tu­ra sobre sus muje­res para aplas­tar un movi­mien­to por la demo­cra­cia. Es una mejo­ra cer­ti­fi­ca­da sobre la des­crip­ción ruti­na­ria de Ara­bia Sau­dí como la mayor pri­sión de muje­res del mun­do.

La Casa de Saud tam­bién está muy ocu­pa­da en Egip­to aho­ra que el Con­se­jo Mili­tar egip­cio reci­bió unos bue­nos 4.000 millo­nes de dóla­res de Riad. Es ins­truc­ti­vo saber que el maris­cal de cam­po Tan­ta­wi –el actual hom­bre fuer­te “tran­si­to­rio” de El Cai­ro– fue agre­ga­do mili­tar egip­cio en Pakis­tán duran­te la yihad afga­na de los años ochen­ta.

De modo que Tan­ta­wi es un niño mima­do del ISI, así como un niño mima­do del prín­ci­pe sau­dí Ban­dar. Con Tan­ta­wi como Caba­llo de Tro­ya de la Casa de Saud, apues­ta mucho más en Egip­to a los Her­ma­nos Musul­ma­nes que a una Pla­za Tah­rir secu­lar.

Lo que se ajus­ta mara­vi­llo­sa­men­te a su pro­pio deseo ardien­te (no tan secre­to): un mode­lo paquis­ta­ní para Egip­to, con el ejér­ci­to en el fon­do y un gobierno civil de facha­da diri­gi­do por par­ti­dos islá­mi­cos que ganan en las urnas. Pero ese régi­men lige­ra­men­te islá­mi­co solo sería acep­ta­ble si rin­die­ra plei­te­sía al neo­li­be­ra­lis­mo y a los acuer­dos de Camp David con Israel.

La Casa de Saud aprue­ba este pro­yec­to por un moti­vo muy sim­ple. Sabe que su supues­ta hege­mo­nía en el mun­do ára­be solo dura­rá mien­tras Egip­to carez­ca de impor­tan­cia polí­ti­ca. Y la mane­ra de lograr­lo es a tra­vés de una isla­mi­za­ción –el camino waha­bí– del Esta­do y de la polí­ti­ca en su con­jun­to. La Pla­za Tah­rir, oja­lá, luche has­ta el fin en su con­tra. Por lo menos pue­de haber unos pocos moti­vos para espe­rar que el pró­xi­mo Verano Ára­be no sea des­alen­ta­dor.

.* Rebe­lión.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *