Igua­les y dife­ren­tes – Julen Arzua­ga

Dicen en los Esta­dos Uni­dos que cuan­do un cha­val blan­co peda­lea con todas sus fuer­zas en su bici­cle­ta es por­que está expe­ri­men­tan­do el éxta­sis de la liber­tad. Si es un joven negro quien peda­lea con ese ímpe­tu, es por­que huye de la poli­cía.

El prin­ci­pio, valor o dere­cho a la igual­dad se emplea pro­fu­sa­men­te en ámbi­tos tales como el géne­ro, el repar­to de rique­za, la diver­si­dad de pro­ce­den­cia, reli­gión, raza o cul­tu­ra. Tie­ne ver­tien­tes y mati­ces como para lle­nar varios libros. Quie­ro refe­rir­me a lo que aquí y hoy pue­de sig­ni­fi­car esta cues­tión: en qué somos igua­les y en qué dife­ren­tes, y con res­pec­to a quién.

Todo ser humano es dife­ren­te entre sí, por lo que recla­mar igual­dad total y para todos sería ridícu­lo. Cues­tión, pues, de mati­ces. La igual­dad tie­ne que ver con el tra­ta­mien­to que se pres­ta a per­so­nas que aún dife­ren­tes en algo, ese algo no tie­ne rele­van­cia sufi­cien­te como para jus­ti­fi­car un tra­to dife­ren­te. Siguien­do con el ejem­plo del enca­be­za­mien­to, la dife­ren­cia de la pig­men­ta­ción de la piel no es argu­men­to sufi­cien­te para razo­nar que un joven deba ser aplau­di­do por su efu­si­vi­dad liber­ta­ria, mien­tras que el otro sea dete­ni­do pre­ven­ti­va­men­te. Des­de el pun­to de vis­ta con­tra­rio, si las per­so­nas son en algo igua­les, sien­do lo rele­van­te la dife­ren­cia, esta­rá jus­ti­fi­ca­do un tra­ta­mien­to en con­se­cuen­cia, dife­ren­te. En el ejem­plo ante­rior, se jus­ti­fi­ca­rían medi­das de apo­yo, ayu­das, inclu­so el reco­no­ci­mien­to de dere­chos deven­ga­dos a los des­cen­dien­tes afro­ame­ri­ca­nos, en apli­ca­ción de los Pla­nes de Acción de la Con­fe­ren­cia Mun­dial con­tra el Racis­mo. Igua­les y dife­ren­tes.

Entien­do que la regla gene­ral es la igual­dad, reca­yen­do en quien pre­ten­da un tra­ta­mien­to des­igual la car­ga de la argu­men­ta­ción de en qué y por­qué la dife­ren­cia.

Entro pues en mate­ria: el Esta­do espa­ñol ha jus­ti­fi­ca­do en que son «terro­ris­tas» un tra­to abso­lu­ta­men­te des­igua­li­ta­rio a miles de vas­cos y vas­cas. Con dicha eti­que­ta han favo­re­ci­do que sean dete­ni­dos y acu­sa­dos arbi­tra­ria­men­te, tal y como hemos vis­to ante­rior­men­te y lo hare­mos pró­xi­ma­men­te en el pro­ce­so «Bate­ra­gu­ne». En con­tra de esa regla gene­ral igua­li­ta­ria, han sido dete­ni­dos bajo regí­me­nes espe­cia­les y se les ha apli­ca­do, en cir­cuns­tan­cias dis­cri­mi­na­to­rias, polí­ti­cas peni­ten­cia­rias excep­cio­na­les. Una retahí­la de leyes, regla­men­tos o sim­ples inter­pre­ta­cio­nes que se basa­ban en la pre­sun­ción de que estas per­so­nas eran dife­ren­tes del res­to. Y lo eran sobre la base de una eté­rea valo­ra­ción de ele­men­tos ideo­ló­gi­cos, de opi­nión, de pre­sun­tos víncu­los per­so­na­les o colec­ti­vos asi­mis­mo sub­je­ti­va­men­te inter­pre­ta­dos. Sobre esta sos­pe­cha se cons­tru­yó un «enemi­go» gol­pea­do por un dere­cho espe­cial, segre­ga­do del «ciu­da­dano» a quien defien­de el dere­cho ordi­na­rio. Pro­ba­ble­men­te la expre­sión más cla­ra de esta diná­mi­ca ha sido la limi­ta­ción del dere­cho de sufra­gio ‑tan­to acti­vo como pasi­vo- que acer­ta­da­men­te se ha deno­mi­na­do «apartheid», ya que en el fue­ro interno de sus dise­ña­do­res pre­va­le­cía la idea de rele­gar a cier­tas per­so­nas, por ser «dife­ren­tes», fue­ra del pro­ce­so polí­ti­co. Algo que, si bien a pun­to de pasar pági­na, toda­vía sub­ya­ce en el actual deba­te sobre la con­fi­gu­ra­ción de las ins­ti­tu­cio­nes y que ani­ma a la pro­pues­ta de pac­tos de exclu­sión o veto de cier­tas can­di­da­tu­ras, por­que en el fon­do, toda­vía están «con­ta­mi­na­das», son «recién lle­ga­dos a la demo­cra­cia», no tie­nen capa­ci­dad para gober­nar por no dis­po­ner del pedi­grí civil nece­sa­rio. El deba­te no se pro­du­ce en torno a un con­tras­te abier­to de pro­gra­mas, sino que se sopor­ta sobre un sam­be­ni­to, efec­to de años de estig­ma­ti­za­ción ante ins­ti­tu­cio­nes exclu­yen­tes.

Pues bien, esa dife­ren­cia de tra­to se ha demos­tra­do insos­te­ni­ble. No esta­ba jus­ti­fi­ca­da. Aho­ra debe­mos enfren­tar la repa­ra­ción de tan­tos años de dis­cri­mi­na­ción: poner a todos y todas las ciu­da­da­nas de este país en igual­dad de dere­chos. Y lo digo sin un ápi­ce de «vic­ti­mis­mo», últi­mo reduc­to des­de el que ridi­cu­li­zar recla­ma­cio­nes legí­ti­mas. Lo digo por­que es una rémo­ra y un obs­tácu­lo para la rea­li­za­ción del dere­cho de igual­dad que la ley espa­ño­la dice garan­ti­zar.

Y entra­mos en la segun­da cues­tión: ¿somos com­ple­ta­men­te igua­les al res­to de los espa­ño­les o nos dife­ren­cia­mos en algo rele­van­te que jus­ti­fi­que una excep­ción? Como he dicho ante­rior­men­te, demos­trar la razón dife­ren­cial es com­pe­ten­cia de quien la ale­ga. En este caso de noso­tros y noso­tras. Tene­mos que jus­ti­fi­car que la exis­ten­cia de una len­gua, una his­to­ria, un haz de cos­tum­bres y tra­di­cio­nes, una visión del mun­do com­par­ti­da, un víncu­lo común… es com­bus­ti­ble sufi­cien­te para pro­yec­tar a este pue­blo hacia el futu­ro como suje­to colec­ti­vo dife­ren­cia­do de sus veci­nos. La bre­cha ideo­ló­gi­ca, de sen­ti­mien­tos, cul­tu­ral, polí­ti­ca, social, de aspi­ra­cio­nes que tras las últi­mas elec­cio­nes se ha tra­za­do geo­grá­fi­ca­men­te en el Ebro ‑o en Pan­cor­bo según otros- es de sufi­cien­te enti­dad como para visua­li­zar y dar fue­lle, aho­ra mejor que nun­ca, a ese hecho dife­ren­cial y con­ver­tir­lo en reali­dad.

Si demos­tra­mos que esos ele­men­tos dife­ren­cia­les tie­nen enti­dad sufi­cien­te para esta­ble­cer una par­ti­cu­la­ri­dad al cri­te­rio uni­for­ma­dor de la legis­la­ción espa­ño­la, se debe­ría esta­ble­cer inme­dia­ta­men­te un pro­ce­di­mien­to sobre cómo ejer­cer tal dife­ren­cia. Hecho dife­ren­cial que, de ser aco­gi­do y expre­sa­do de for­ma níti­da y mayo­ri­ta­ria por la ciu­da­da­nía de Eus­kal Herria, debe­ría ser reco­no­ci­do asi­mis­mo por las auto­ri­da­des espa­ño­las y la comu­ni­dad inter­na­cio­nal.

No es con­tra­dic­to­ria esta hoja de ruta, ya que el reco­no­ci­mien­to de la igual­dad ante la vigen­te ley espa­ño­la ‑tras el fra­ca­so hoy cer­ti­fi­ca­do del tra­to dis­cri­mi­na­to­rio por ser «terro­ris­tas»- y la pos­te­rior decla­ra­ción del dere­cho a ejer­cer la dife­ren­cia ‑por el hecho cier­to de ser «vas­cos»- en base a la legis­la­ción y legi­ti­ma­ción inter­na­cio­nal son esta­cio­nes suce­si­vas. La pri­me­ra de ellas ‑el final del ciclo de ile­ga­li­za­ción, la remo­ción de leyes excep­cio­na­les, eli­mi­na­ción de tra­ta­mien­tos pena­les extra­or­di­na­rios que ade­más son vul­ne­ra­to­rios de dere­chos huma­nos- está tras la siguien­te cur­va. No pue­de ser de otra mane­ra en el actual esce­na­rio polí­ti­co. Con res­pec­to a la segun­da esta­ción ‑reco­no­ci­mien­to y ejer­ci­cio del hecho dife­ren­cial- tene­mos todos los ele­men­tos sobre la mesa, pero debe­mos madu­rar­los, tra­ba­jar­los, inte­rio­ri­zar­los posi­ti­va­men­te y exte­rio­ri­zar­los peda­gó­gi­ca­men­te a con­ve­ci­nos varios.

Hay otro ele­men­to para jus­ti­fi­car ese trac­to tem­po­ral con­ti­nuo: el reco­no­ci­mien­to de la igual­dad como ciu­da­da­nos ante la legis­la­ción espa­ño­la nos per­mi­ti­ría entrar en la moder­ni­dad, con la ins­tau­ra­ción ‑por fin- de un Esta­do de dere­cho que tra­ta a sus ciu­da­da­nos por igual. Lle­ga­mos tar­de. El reco­no­ci­mien­to del hecho dife­ren­cial y de que ade­más, este con­lle­va un dere­cho de auto­dis­po­si­ción, auto­go­bierno o auto­de­ter­mi­na­ción, por el que una colec­ti­vi­dad dibu­ja el futu­ro que desea, nos sitúa en el momen­to his­tó­ri­co actual de post (o trans)modernidad. El Rei­no de Espa­ña nos ha hecho per­der déca­das hacién­do­nos dife­ren­tes ante la ley penal/​administrativa e igua­les ante la ley política/​constitucional. Y han fra­ca­sa­do. Invir­ta­mos esas varia­bles.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *