En las cues­tio­nes de Esta­do de la revo­lu­ción boli­va­ria­na: Has­ta los bue­nos pre­si­den­tes, le hacen tri­bu­to a la cana­lla

Son asun­tos de Esta­do” le dijo Mus­so­li­ni al millo­na­rio Van­der­bilt para expli­car por qué no se dete­nía a reco­ger a un niño que había atro­pe­lla­do con su “Lan­cia” depor­ti­vo: “¿Qué es una vida huma­na com­pa­ra­da con la tras­cen­den­cia de los asun­tos que usted y yo vamos a tra­tar?”

Se debió apro­ve­char la reac­ción anti impe­ria­lis­ta del pue­blo vene­zo­lano, ante las pre­ten­di­das san­cio­nes hacia PDVSA por par­te del Esta­do nor­te­ame­ri­cano, para reajus­tar o rec­ti­fi­car la actual polí­ti­ca exte­rior boli­va­ria­na, de sumar enemi­gos y per­der alia­dos. Nece­sa­rio es aban­do­nar ese prag­ma­tis­mo –mal apli­ca­do- que pue­de con­du­cir a una pra­xis que nos haga per­der el rum­bo hacia el socia­lis­mo (que debe ser mun­dial y con la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal como con­di­ción esen­cial) favo­re­cien­do con ello, el retro­ce­so de la revo­lu­ción boli­va­ria­na has­ta la res­tau­ra­ción de la dere­cha reac­cio­na­ria.

Esto sig­ni­fi­ca asi­mi­lar con humil­dad el des­atino, en el caso del ANCOL comu­ni­ca­dor alter­na­ti­vo, Pérez Bece­rra y aho­ra, a Gui­ller­mo Enri­que Torres, el can­tan­te de la insu­rrec­ción legí­ti­ma de las FARC, “Julián Con­ra­do”, (otra “razón de Esta­do”, no com­pa­ti­ble con la cons­truc­ción de la Patria Gran­de Boli­va­ria­na). El impe­rio no olvi­da­rá sus pre­ten­sio­nes de con­quis­ta por la sim­ple razón de que cedi­mos a un lucha­dor como Joa­quín o Julián. El asun­to es muy cla­ro, vie­nen por nues­tros recur­sos y no hay nada, en el terreno de la elu­cu­bra­ción y de las ilu­sio­nes, que lo impi­da.

Cuan­do Esta­dos Uni­dos logre con­tro­lar al medio orien­te, con­tro­la­ra la OPEP. Y con ésta bajo con­trol, arro­di­lla­rán a la revo­lu­ción vene­zo­la­na con una baja en los pre­cios, crean­do una retor­ci­da situa­ción social que les per­mi­ti­ría hacer uso de las bases colom­bia­nas y sus tro­pas apos­ta­das en Hai­tí, en Cos­ta Rica y Cura­zao. Así ven­drán con todo con­tra La legí­ti­ma beli­ge­ran­cia de las FARC y con­tra Vene­zue­la, sin impor­tar su con­vic­ción demo­crá­ti­ca y res­pe­to ‑que no ha sido así- de las nor­mas inter­na­cio­na­les. Dos cami­nos dife­ren­tes en bus­ca de un mis­mo des­tino: la libe­ra­ción sobe­ra­na de sus pue­blos. Ade­más, que les resul­ta muy inco­mo­do ver otro perío­do de Chá­vez “per­tur­ban­do” la región, por lo que imple­men­tan toda una estra­te­gia pla­ni­fi­ca­da, en fun­ción de lo que se ave­ci­na para el año 2012.

Bajo este esce­na­rio, los nor­te­ame­ri­ca­nos entien­den que ellos no están en capa­ci­dad de sos­te­ner la facha­da del Gol­pe Mili­tar Hon­du­re­ño, por ellos aus­pi­cia­do y enton­ces, bus­can una solu­ción en Petro­ca­ri­be que gene­ra­ría los fon­dos sufi­cien­tes para resol­ver el pro­ble­ma, dadas las carac­te­rís­ti­cas de esta ini­cia­ti­va. De ahí, que la par­ti­ci­pa­ción media­do­ra de Chá­vez, era esen­cial para rein­ser­tar a Hon­du­ras en la OEA con sus “ayu­das” para obte­ner el oxí­geno nece­sa­rio, a cam­bio del res­ta­ble­ci­mien­to de una demo­cra­cia real a lar­go pla­zo. ¡¡Sin fecha pre­de­fi­ni­da y con­di­cio­na­da!! En con­se­cuen­cia, pode­mos apre­ciar a un gobierno esta­dou­ni­den­se apre­mia­do por sus erro­res de cálcu­lo, a un pre­si­den­te San­tos jugan­do sus intere­ses al igual que el repre­si­vo Lobos (elec­to en unas elec­cio­nes con­tro­la­das y diri­gi­das por la dic­ta­du­ra) y a un régi­men hon­du­re­ño polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te que­bran­ta­do, bus­can­do solu­cio­nes. Sig­ni­fi­ca enton­ces, que la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, era sol­ven­tar un par de pro­ble­mas estra­té­gi­cos. Y nada mejor que este “acuer­do de recon­ci­lia­ción” (lleno de incer­ti­dum­bres y con­di­cio­na­do) que no es la recon­ci­lia­ción del pue­blo de Mora­zán.

No per­da­mos la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria en este lava­do gol­pe hon­du­re­ño, bajo la figu­ra de “acuer­do de recon­ci­lia­ción”. ¿Por que no se le soli­ci­to a Lobo que hicie­ra un refe­rén­dum para con­sul­tar a los hon­du­re­ños sobre este asun­to? ¿Por qué no se le pre­gun­ta a los pue­blos ame­ri­ca­nos sobre esto? ¿Dón­de que­dan los muer­tos del gol­pe de esta­do y la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos? ¿Es que aca­so, Chá­vez, San­tos, y Orte­ga para lle­gar a ese acuer­do toma­ron en cuen­ta al pue­blo hon­du­re­ño? Para que se hicie­se reali­dad lo que Chá­vez lla­ma: el “prin­ci­pio supre­mo de man­dar obe­de­cien­do” o “poder oben­den­cial”. Esta acti­tud deja a los hon­du­re­ños como un invi­ta­do de palo y como gua­ya­be­ra. Mien­tras tan­to, Zela­ya regre­sa de su turis­mo diplo­má­ti­co a admi­nis­trar sus empre­sas lue­go de haber defrau­da­do a los hon­du­re­ños.

Debe­mos salir de las ilu­so­rias güa­rim­bas men­ta­les de la mul­ti­po­ra­li­dad: que si no se tocan los intere­ses de las trans­na­cio­na­les, los due­ños de ellas impe­di­rían que el gobierno nor­te­ame­ri­cano nos ata­que o de los poli­ti­que­ros de ofi­cio, que igno­ran­do la real situa­ción jue­gan a que cual­quier ata­que se impe­di­rá median­te el dia­lo­go. Jamás acep­ta­ran que la revo­lu­ción vene­zo­la­na es pací­fi­ca y que sus logros son un ejem­plo a seguir. Hay que acti­var el arma fun­da­men­tal del cono­ci­mien­to de lo que nos esta­mos jugan­do. Amén de que somos la pun­ta de lan­za en la cons­truc­ción por un mun­do mejor en Nues­tra­me­ri­ca. La patria nos lla­ma y la espa­da de Bolí­var nos ilu­mi­na el camino.

Es impo­si­ble el éxi­to revo­lu­cio­na­rio sin plan­tear­se estos temas. La razón de toda revo­lu­ción, es eli­mi­nar los para­pe­tos que con­fun­den y oscu­re­cen la con­cien­cia de los pue­blos De modo tal, que pue­dan des­cu­brir­se des­de el racio­ci­nio de la lógi­ca ele­men­tal, cua­les con­duc­tas dañan o bene­fi­cian a la revo­lu­ción. Y esto, solo pue­de hacer­se sin pre­sio­nes que silen­cien la cons­truc­ción colec­ti­va para hacer­nos visi­bles. Enton­ces, las tareas de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, son por una par­te, deve­lar o des­cu­brir la reali­dad, no enmas­ca­rar­la u ocul­tar­la y, por la otra, trans­for­mar­la radi­cal­men­te, no modi­fi­car­la for­mal­men­te o apa­ren­te­men­te. Tene­mos que apre­tar las exi­gen­cias colec­ti­vas a quie­nes diri­gen este pro­ce­so y pre­pa­rar­nos para tener voz pro­pia. Que­re­mos que el cho­fer res­pe­te la ruta que hemos esco­gi­do en colec­ti­vo.

«Los que hacen las revo­lu­cio­nes a medias,
no hacen más que cavar sus pro­pias tum­bas
»
(Con­sig­na del Mayo fran­cés)

¡La ter­nu­ra de los pue­blos,
es la soli­da­ri­dad revo­lu­cio­na­ria,
con un pája­ro que ale­gra una sel­va inmen­sa con su ale­gre can­to
!

Juan Con­tre­ras y Oswal­do Flo­res (Coor­di­na­do­ra Simón Bolí­var)

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *