En las cues­tio­nes de Esta­do de la revo­lu­ción boli­va­ria­na: Has­ta los bue­nos pre­si­den­tes, le hacen tri­bu­to a la canalla

Son asun­tos de Esta­do” le dijo Mus­so­li­ni al millo­na­rio Van­der­bilt para expli­car por qué no se dete­nía a reco­ger a un niño que había atro­pe­lla­do con su “Lan­cia” depor­ti­vo: “¿Qué es una vida huma­na com­pa­ra­da con la tras­cen­den­cia de los asun­tos que usted y yo vamos a tra­tar?”

Se debió apro­ve­char la reac­ción anti impe­ria­lis­ta del pue­blo vene­zo­lano, ante las pre­ten­di­das san­cio­nes hacia PDVSA por par­te del Esta­do nor­te­ame­ri­cano, para reajus­tar o rec­ti­fi­car la actual polí­ti­ca exte­rior boli­va­ria­na, de sumar enemi­gos y per­der alia­dos. Nece­sa­rio es aban­do­nar ese prag­ma­tis­mo –mal apli­ca­do- que pue­de con­du­cir a una pra­xis que nos haga per­der el rum­bo hacia el socia­lis­mo (que debe ser mun­dial y con la soli­da­ri­dad inter­na­cio­nal como con­di­ción esen­cial) favo­re­cien­do con ello, el retro­ce­so de la revo­lu­ción boli­va­ria­na has­ta la res­tau­ra­ción de la dere­cha reaccionaria.

Esto sig­ni­fi­ca asi­mi­lar con humil­dad el des­atino, en el caso del ANCOL comu­ni­ca­dor alter­na­ti­vo, Pérez Bece­rra y aho­ra, a Gui­ller­mo Enri­que Torres, el can­tan­te de la insu­rrec­ción legí­ti­ma de las FARC, “Julián Con­ra­do”, (otra “razón de Esta­do”, no com­pa­ti­ble con la cons­truc­ción de la Patria Gran­de Boli­va­ria­na). El impe­rio no olvi­da­rá sus pre­ten­sio­nes de con­quis­ta por la sim­ple razón de que cedi­mos a un lucha­dor como Joa­quín o Julián. El asun­to es muy cla­ro, vie­nen por nues­tros recur­sos y no hay nada, en el terreno de la elu­cu­bra­ción y de las ilu­sio­nes, que lo impida.

Cuan­do Esta­dos Uni­dos logre con­tro­lar al medio orien­te, con­tro­la­ra la OPEP. Y con ésta bajo con­trol, arro­di­lla­rán a la revo­lu­ción vene­zo­la­na con una baja en los pre­cios, crean­do una retor­ci­da situa­ción social que les per­mi­ti­ría hacer uso de las bases colom­bia­nas y sus tro­pas apos­ta­das en Hai­tí, en Cos­ta Rica y Cura­zao. Así ven­drán con todo con­tra La legí­ti­ma beli­ge­ran­cia de las FARC y con­tra Vene­zue­la, sin impor­tar su con­vic­ción demo­crá­ti­ca y res­pe­to ‑que no ha sido así- de las nor­mas inter­na­cio­na­les. Dos cami­nos dife­ren­tes en bus­ca de un mis­mo des­tino: la libe­ra­ción sobe­ra­na de sus pue­blos. Ade­más, que les resul­ta muy inco­mo­do ver otro perío­do de Chá­vez “per­tur­ban­do” la región, por lo que imple­men­tan toda una estra­te­gia pla­ni­fi­ca­da, en fun­ción de lo que se ave­ci­na para el año 2012.

Bajo este esce­na­rio, los nor­te­ame­ri­ca­nos entien­den que ellos no están en capa­ci­dad de sos­te­ner la facha­da del Gol­pe Mili­tar Hon­du­re­ño, por ellos aus­pi­cia­do y enton­ces, bus­can una solu­ción en Petro­ca­ri­be que gene­ra­ría los fon­dos sufi­cien­tes para resol­ver el pro­ble­ma, dadas las carac­te­rís­ti­cas de esta ini­cia­ti­va. De ahí, que la par­ti­ci­pa­ción media­do­ra de Chá­vez, era esen­cial para rein­ser­tar a Hon­du­ras en la OEA con sus “ayu­das” para obte­ner el oxí­geno nece­sa­rio, a cam­bio del res­ta­ble­ci­mien­to de una demo­cra­cia real a lar­go pla­zo. ¡¡Sin fecha pre­de­fi­ni­da y con­di­cio­na­da!! En con­se­cuen­cia, pode­mos apre­ciar a un gobierno esta­dou­ni­den­se apre­mia­do por sus erro­res de cálcu­lo, a un pre­si­den­te San­tos jugan­do sus intere­ses al igual que el repre­si­vo Lobos (elec­to en unas elec­cio­nes con­tro­la­das y diri­gi­das por la dic­ta­du­ra) y a un régi­men hon­du­re­ño polí­ti­ca y eco­nó­mi­ca­men­te que­bran­ta­do, bus­can­do solu­cio­nes. Sig­ni­fi­ca enton­ces, que la estra­te­gia nor­te­ame­ri­ca­na, era sol­ven­tar un par de pro­ble­mas estra­té­gi­cos. Y nada mejor que este “acuer­do de recon­ci­lia­ción” (lleno de incer­ti­dum­bres y con­di­cio­na­do) que no es la recon­ci­lia­ción del pue­blo de Morazán.

No per­da­mos la pers­pec­ti­va revo­lu­cio­na­ria en este lava­do gol­pe hon­du­re­ño, bajo la figu­ra de “acuer­do de recon­ci­lia­ción”. ¿Por que no se le soli­ci­to a Lobo que hicie­ra un refe­rén­dum para con­sul­tar a los hon­du­re­ños sobre este asun­to? ¿Por qué no se le pre­gun­ta a los pue­blos ame­ri­ca­nos sobre esto? ¿Dón­de que­dan los muer­tos del gol­pe de esta­do y la vio­la­ción de los dere­chos huma­nos? ¿Es que aca­so, Chá­vez, San­tos, y Orte­ga para lle­gar a ese acuer­do toma­ron en cuen­ta al pue­blo hon­du­re­ño? Para que se hicie­se reali­dad lo que Chá­vez lla­ma: el “prin­ci­pio supre­mo de man­dar obe­de­cien­do” o “poder oben­den­cial”. Esta acti­tud deja a los hon­du­re­ños como un invi­ta­do de palo y como gua­ya­be­ra. Mien­tras tan­to, Zela­ya regre­sa de su turis­mo diplo­má­ti­co a admi­nis­trar sus empre­sas lue­go de haber defrau­da­do a los hondureños.

Debe­mos salir de las ilu­so­rias güa­rim­bas men­ta­les de la mul­ti­po­ra­li­dad: que si no se tocan los intere­ses de las trans­na­cio­na­les, los due­ños de ellas impe­di­rían que el gobierno nor­te­ame­ri­cano nos ata­que o de los poli­ti­que­ros de ofi­cio, que igno­ran­do la real situa­ción jue­gan a que cual­quier ata­que se impe­di­rá median­te el dia­lo­go. Jamás acep­ta­ran que la revo­lu­ción vene­zo­la­na es pací­fi­ca y que sus logros son un ejem­plo a seguir. Hay que acti­var el arma fun­da­men­tal del cono­ci­mien­to de lo que nos esta­mos jugan­do. Amén de que somos la pun­ta de lan­za en la cons­truc­ción por un mun­do mejor en Nues­tra­me­ri­ca. La patria nos lla­ma y la espa­da de Bolí­var nos ilu­mi­na el camino.

Es impo­si­ble el éxi­to revo­lu­cio­na­rio sin plan­tear­se estos temas. La razón de toda revo­lu­ción, es eli­mi­nar los para­pe­tos que con­fun­den y oscu­re­cen la con­cien­cia de los pue­blos De modo tal, que pue­dan des­cu­brir­se des­de el racio­ci­nio de la lógi­ca ele­men­tal, cua­les con­duc­tas dañan o bene­fi­cian a la revo­lu­ción. Y esto, solo pue­de hacer­se sin pre­sio­nes que silen­cien la cons­truc­ción colec­ti­va para hacer­nos visi­bles. Enton­ces, las tareas de la revo­lu­ción boli­va­ria­na, son por una par­te, deve­lar o des­cu­brir la reali­dad, no enmas­ca­rar­la u ocul­tar­la y, por la otra, trans­for­mar­la radi­cal­men­te, no modi­fi­car­la for­mal­men­te o apa­ren­te­men­te. Tene­mos que apre­tar las exi­gen­cias colec­ti­vas a quie­nes diri­gen este pro­ce­so y pre­pa­rar­nos para tener voz pro­pia. Que­re­mos que el cho­fer res­pe­te la ruta que hemos esco­gi­do en colectivo.

«Los que hacen las revo­lu­cio­nes a medias,
no hacen más que cavar sus pro­pias tum­bas
»
(Con­sig­na del Mayo francés)

¡La ter­nu­ra de los pueblos,
es la soli­da­ri­dad revolucionaria,
con un pája­ro que ale­gra una sel­va inmen­sa con su ale­gre can­to
!

Juan Con­tre­ras y Oswal­do Flo­res (Coor­di­na­do­ra Simón Bolívar) 

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.