Nati­vi­dad Llan­qui­leo: «Hay que dejar de ver a los mapu­che como un tema fol­cló­ri­co»



FOTO DE ARCHIVO
OTRAS ENTREVISTAS

«Ange­li­ni y Mat­te se han hecho ricos con nues­tras tie­rras»

Eduar­do Rapi­mán: «Me intere­sa apor­tar a la refle­xión crí­ti­ca de la iden­ti­dad mapu­che»

Nil­sa Rain: «En Chi­le no hay nin­gún pre­so por los ase­si­na­tos de mapu­ches»

«No bas­ta recu­pe­rar la tie­rra; hay que hacer de ella un mejor lugar para vivir»

Anahí Rayen Mari­luan, músi­ca de la tie­rra

«Bus­ca­mos que los niños pue­dan recu­pe­rar anti­guos pen­sa­mien­tos»

«La joye­ría mapu­che hoy está sien­do sola­men­te un sou­ve­nir»

«Tener nues­tros pro­pios par­ti­dos es un dere­cho demo­crá­ti­co»

«Los mapu­ches habían pac­ta­do un Esta­tu­to de Auto­no­mía»

«Métan­se su bicen­te­na­rio por la raja y devuel­van los terri­to­rios»

«El terro­ris­mo siem­pre es y ha sido una cons­truc­ción del Esta­do»

«Mien­tras se siga encar­ce­lan­do, veo muy difí­cil una solu­ción»

«Los fis­ca­les del Minis­te­rio Públi­co tra­ba­jan en la impu­ni­dad»

sígue­nos en

Hoy miér­co­les se cum­plen 78 días de huel­ga de ham­bre de los cua­tro comu­ne­ros mapu­ches, Héc­tor Llai­tul, Ramón Llan­qui­leo, José Hue­nu­che y Jonathan Hui­lli­cal, con­de­na­dos a penas de entre 20 y 25 años de cár­cel, por el ata­que al fis­cal Mario Elgue­ta en 2008. Ad por­tas del vere­dic­to de la Cor­te Supre­ma, el gobierno ya pre­pa­ra un dise­ño en caso de que se anu­le el jui­cio. Una entre­vis­ta con la voce­ra mapu­che, Nati­vi­dad Llan­qui­leo.

– ¿Qué esce­na­rio espe­ran para el pró­xi­mo 3 de Junio?

Pen­san­do posi­ti­vo: Que se decla­re la nuli­dad del jui­cio. Ese es el obje­ti­vo, por­que exis­tie­ron muchas irre­gu­la­ri­da­des duran­te el pro­ce­so de inves­ti­ga­ción, duran­te el mis­mo pro­ce­so de jui­cio y en la mis­ma sen­ten­cia. Se ha dicho que la ley anti­te­rro­ris­ta no se ha apli­ca­do; si bien es cier­to los deli­tos no se cali­fi­ca­ron como terro­ris­tas, la ley en cues­tión se usó duran­te todo el pro­ce­so. Y en lo refe­ri­do a la abso­lu­ción por par­te del Tri­bu­nal de Con­cep­ción, cual­quier tri­bu­nal que hubie­se juz­ga­do en for­ma impar­cial, que se hubie­se ade­cua­do al debi­do pro­ce­so, debe­ría lle­gar a la mis­ma con­clu­sión, tan­to el Tri­bu­nal Mili­tar de Val­di­via así como la Cor­te de Ape­la­cio­nes de Con­cep­ción.

– El Gobierno afir­ma que cum­plió con todas sus deman­das. ¿Es cier­to?

Noso­tros duran­te la huel­ga de ham­bre pasa­da ini­cia­mos un pro­ce­so de con­ver­sa­ción, y ellos se com­pro­me­tie­ron a no apli­car la Ley Anti­te­rro­ris­ta. Pero duran­te todo el pro­ce­so pidie­ron que se apli­ca­ra esa Ley; se adhi­rie­ron a todas las prue­bas del Minis­te­rio Públi­co en base a la Ley Anti­te­rro­ris­ta. Inclu­so, aho­ra piden que no se anu­le el jui­cio a favor de los comu­ne­ros y que rati­fi­quen las sen­ten­cias y con­de­nar­los de 20 a 25 años. Enton­ces, resul­ta muy con­tra­dic­to­rio su dis­cur­so. En la prác­ti­ca no han hecho nada. Dicen que van a dejar de apli­car la Ley Anti­te­rro­ris­ta, pero siguen pidien­do que se apli­que. Lo con­cre­to es que, como que­re­llan­tes, tie­nen facul­tad para hacer algo más.

– ¿Si el vier­nes no se anu­la el caso, se sigue con la huel­ga de ham­bre?

Es com­pli­ca­do. Los pre­sos tie­nen que tomar dicha deter­mi­na­ción. Pasa por ellos. Son los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, son ellos los que ponen sus cuer­pos en ries­go a dis­po­si­ción de estas luchas. Espe­re­mos que se rati­fi­que la anu­la­ción. De no ser así, vere­mos qué otras accio­nes toma­re­mos en el futu­ro. Pero de que vamos a seguir gri­tan­do y movi­li­zán­do­nos, segui­re­mos.

– ¿De qué mane­ra les afec­ta la Ley Anti­te­rro­ris­ta en el día a día de la comu­ni­dad Mapu­che?

No sola­men­te es la Ley Anti­te­rro­ris­ta. Tam­bién hay una cri­mi­na­li­za­ción, una judi­cia­li­za­ción fren­te a lo que es la pro­tes­ta mapu­che. Eso nos ha hecho enfren­tar­nos a cosas que los comu­ne­ros no tene­mos idea. Por ejem­plo, lo que es enfren­tar­se a la cali­fi­ca­ción que se les da a los deli­tos apli­can­do esa nor­ma. Noso­tros somos los más afec­ta­dos; exis­ten secre­tos en la inves­ti­ga­ción, por­que la defen­sa de los comu­ne­ros se hace muy com­ple­ja debi­do a que no pue­den inte­rro­gar a los tes­ti­gos secre­tos, pues­to que el fis­cal está siem­pre inter­vi­nien­do y dicien­do qué pre­gun­ta se pue­de hacer y cuál no, ya que se pue­de lle­gar a la iden­ti­fi­ca­ción de ese tes­ti­go. Des­de el pun­to de vis­ta jurí­di­co, se hace muy difí­cil el tra­ba­jo de la defen­sa.

– ¿Qué apre­cia­ción tie­nes de los medios de comu­ni­ca­ción?

Debe ser por un tema de inte­rés. Vuel­vo apun­tar a la Bío Bío, un medio que lle­ga a todas par­tes, que lamen­ta­ble­men­te no ha esta­do infor­man­do bien duran­te todo este tiem­po. Lo poco y nada que infor­man lo han ter­gi­ver­sa­do. Una situa­ción muy pun­tual pasó cuan­do se con­de­nó a los comu­ne­ros y algo le ocu­rrió al Juez de Garan­tía; de inme­dia­to cul­pa­ron a los mapu­ches, y así se nos cul­pa por cada cosa que pasa. En la quin­ta región hay un mon­tón de incen­dios, y ahí no hay mapu­ches. Pero don­de hay algu­nos, siem­pre son los cul­pa­bles. No ten­go nada con­tra los medios, pero sí me sor­pren­de la sobre dimen­sión que se les da a los hechos.

Ade­más, en los medios infor­ma­ron que fue una embos­ca­da de ani­qui­la­mien­to al fis­cal, de carác­ter terro­ris­ta, con fusi­le­ros inclui­dos, y no fue más que un enfren­ta­mien­to con los cara­bi­ne­ros. Los comu­ne­ros salie­ron en defen­sa de la comu­ni­dad, por­que los cara­bi­ne­ros lle­ga­ban a repri­mir y a alla­nar en cual­quier momen­to. Pero se pelea con palos y pie­dras. Enton­ces, lo que se recla­ma es que, si nos van a con­de­nar, que sea por lo que suce­dió, no por algo que no hici­mos. Por otra par­te, me lla­mó mucho la aten­ción la acti­tud de los medios inter­na­cio­na­les. Fue­ron ellos los que pri­me­ro habla­ron de la huel­ga de ham­bre. Y se sabe más afue­ra que acá aden­tro. En la mayo­ría de las emba­ja­das chi­le­nas en Euro­pa han esta­do hacien­do pro­tes­tas fue­ra de ellas. Y uno se pre­gun­ta qué le pasa al chi­leno.

– En lo inme­dia­to, la lucha del pue­blo mapu­che está en lograr la anu­la­ción del jui­cio de Cañe­te, pero hay un pro­ble­ma de fon­do. ¿Cuál es?

El pro­ble­ma de fon­do es que tene­mos muchas limi­ta­cio­nes para vivir como pue­blo. Bási­ca­men­te se debe a la inva­sión de las gran­des empre­sas pri­va­das que se han ins­ta­la­do con fuer­za den­tro de las comu­ni­da­des mapu­ches. Como es el caso de las mine­ras, de las fores­ta­les, y tam­bién de las hidro­eléc­tri­cas. Ade­más, pasa más allá del tema mapu­che, pasa en gene­ral con todos los pue­blos indí­ge­nas de Chi­le. Si bien es cier­to que el que se ha man­te­ni­do más acti­vo ha sido el pue­blo mapu­che, esto le pasa tam­bién a los Aima­ras, al Rapa Nui; a noso­tros tal vez nos toca más duro, por­que siem­pre esta­mos pelean­do.

– ¿Hay una deu­da his­tó­ri­ca del Esta­do Chi­leno hacia el pue­blo Mapu­che?

Sí, por eso noso­tros recla­ma­mos su inter­ven­ción. Es un tema de Esta­do, don­de no se debe lle­var a la judi­cia­li­za­ción, por­que nos vamos a enfren­tar a eso.

– Una vez sub­ra­yas­te que la res­pon­sa­bi­li­dad fren­te al tema mapu­che debe ser de toda la socie­dad chi­le­na. ¿Podrías expli­car­te?

La res­pon­sa­bi­li­dad está en varios ámbi­tos, es cono­cer su pro­pia his­to­ria. El pue­blo mapu­che es muy rico en muchos aspec­tos. Nos tie­nen que dejar de ver como un tema fol­cló­ri­co. La gen­te hace su even­to, sus fes­te­jos, enton­ces invi­tan a los mapu­ches y los exhi­ben como si fue­sen ani­ma­les de un zoo­ló­gi­co. O cuan­do el Pre­si­den­te salu­da a los mapu­ches y demues­tra lo bien que se lle­va con ellos. Pero cuan­do le toca­mos el tema de las tie­rras, has­ta ahí nomás lle­ga su bue­na onda. Enton­ces, la gen­te que no es mapu­che tie­ne que enten­der y ver más allá de lo que sale en la pren­sa. Bus­car en nues­tra his­to­ria, que al fin y al cabo es su pro­pia his­to­ria. Ade­más, mucha gen­te que no se iden­ti­fi­ca con noso­tros tie­ne san­gre mapu­che, o san­gre indí­ge­na. Y lo que les cues­ta reco­no­cer­lo; se creen euro­peos, como si tuvie­sen san­gre azul. Enton­ces uno pien­sa que si se cre­ye­ran real­men­te euro­peos, más admi­ra­rían lo que son, por­que los euro­peos son los que más admi­ran el tema mapu­che. Acá hay un tema de dis­cri­mi­na­ción. La socie­dad chi­le­na tie­ne que asu­mir que se ha equi­vo­ca­do y apren­der a ver las cosas des­de una pers­pec­ti­va más obje­ti­va.

– ¿Cuál es tu diag­nós­ti­co hacia los dife­ren­tes Gobier­nos lue­go de la dic­ta­du­ra?

Lamen­ta­ble­men­te los gobier­nos, en tér­mi­nos polí­ti­cos, como repre­sen­tan­tes del Esta­do, más allá de las bue­nas inten­cio­nes no han hecho mucho. Ni siquie­ra la Con­cer­ta­ción, de quie­nes se espe­ra­ba un poco más. Lo que hicie­ron es seguir apli­can­do estas leyes espe­cia­les que sola­men­te se die­ron en dic­ta­du­ra. Ellos mis­mos dicen que lo pasa­ron mal y están repi­tien­do con noso­tros lo que a ellos les pasó en tiem­pos de la dic­ta­du­ra. A su vez, duran­te los gobier­nos de la Con­cer­ta­ción fue cuan­do se mató a nues­tros her­ma­nos mapu­che, y los que los mata­ron están en liber­tad. En ese sen­ti­do, en cuan­to a los gobier­nos, no ha habi­do avan­ces; hablan del tema, pero des­vían la aten­ción hablan­do de cómo han crea­do algu­nos pro­gra­mas que en reali­dad no han ser­vi­do a la comu­ni­dad.

Lo que sí han habi­do son avan­ces entre noso­tros. Vimos cómo la huel­ga pasa­da mar­có un hito y se pudo infor­mar por dife­ren­tes medios los moti­vos de ésta. Y la gen­te se empie­za a pre­gun­tar el por qué de estas movi­li­za­cio­nes. Enton­ces vemos que la socie­dad mapu­che empie­za a cam­biar su visión de noso­tros mis­mos. Mapu­ches que antes sen­tían ver­güen­za, aho­ra son orgu­llo­sos de per­te­ne­cer a nues­tro pue­blo. Y la gen­te que no es mapu­che, que se sien­te chi­le­na, comien­za a cues­tio­nar­se; hay otros que pien­san que había­mos des­apa­re­ci­do y se dan cuen­ta de que aún exis­ti­mos, que somos más de lo que dice la his­to­ria ofi­cial. En el ámbi­to social, ha habi­do evo­lu­ción en el últi­mo tiem­po.

– ¿En el lar­go pla­zo, se pro­yec­tan como una nación inde­pen­dien­te?

Eso se está tra­ba­jan­do. Va a depen­der de lo que vaya pasan­do día a día y del aná­li­sis que noso­tros haga­mos. Aven­tu­rar­nos a decir algo en estos momen­tos es muy irres­pon­sa­ble. Tene­mos que tra­ba­jar los deta­lles. Pero hay mucha gen­te que escu­cha hablar de eso y se sien­te espan­ta­da, como que poco menos que del Bío Bío para el sur no van a poder entrar. Y no es así. Acá el tema es con las empre­sas que explo­tan a des­ta­jo y dejan arrui­na­das las comu­ni­da­des. Des­pués se van. Noso­tros con­ti­nua­mos vivien­do ahí, bajo esa mise­ria que nos dejan.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *