Que es lo que ha muer­to, la estruc­tu­ra del FPMR, o el Rodri­guis­mo – Con­se­jo Nacio­nal revo­lu­cio­na­rio (Chi­le)

Es cier­to que en sus pri­me­ros pasos, pro­duc­to del PDI, el FPMR abrió las puer­tas para ter­mi­nar con la cri­sis ideo­ló­gi­ca que arras­tra­ba la orga­ni­za­ción des­de 1988, fecha que mar­co a san­gre y fue­go a la orga­ni­za­ción rodri­gui­ta, con la muer­te del Coman­dan­te José miguel. Dicha cri­sis con pro­fun­da rai­gam­bre ideo­ló­gi­ca que se carac­te­ri­za en la for­ma en como se mira la reali­dad nacio­nal, ver­sus nues­tra línea polí­ti­ca, en como se des­en­vol­vían y pro­yec­ta­ban los man­dos, así como el des­pre­cio for­mal, como una for­ma de vida a los her­ma­nos que rea­li­za­ban el tra­ba­jo polí­ti­co social, por cier­to el de inser­ción social con el pue­blo, el tra­to, el des cri­te­rio hacia los cua­dros de las estruc­tu­ras de áreas, regio­nes y zonas, así como muchas de sus de estruc­tu­ras medias o man­dos medios (diri­gen­tes), se tras­for­ma­ban en buró­cra­tas, auto­ri­ta­rios y mani­pu­la­do­res, de hecho exis­tie­ron muchos casos, tan­tos, que se podría decir aho­ra que era una meto­do­lo­gía anti cien­tí­fi­ca e his­tó­ri­ca que siguie­ron y siguen prac­ti­can­do como; dejar vota­dos o des­col­ga­dos a valio­sos com­pa­ñe­ros, que fue­ran rui­do­sos o “pro­ble­má­ti­cos”, en el sen­ti­do estric­to de la pala­bra, el auto­ri­ta­ris­mo a flor de boca, en las for­mas de hacer polí­ti­ca, el des-cri­te­rio de muchos man­dos medios (perio­do de la Gue­rra Patrió­ti­ca Nacio­nal GPN) y más tar­de con los ele­men­tos de la DNP (direc­ción sur­gi­da del pro­ce­so de dis­cu­sión inter­na PDI) a la hora de rela­cio­nar­se, eran sim­ple­men­te mato­nes a la hora de impo­ner o entre­gar orien­ta­cio­nes más per­so­na­les que ema­na­das de la línea polí­ti­ca gene­ra­les de los acti­vos de la orga­ni­za­ción, que muchas veces ter­mi­na­ron en el aban­dono de valio­sos her­ma­nos, en la per­di­da de vidas de com­pa­ñe­ras y com­pa­ñe­ros, otros lisa lla­na­men­te se fue­ron del fren­te y crea­ron otras ins­tan­cia o estruc­tu­ras, pero en estas nue­vas ini­cia­ti­vas estos ele­men­tos siguie­ron repro­du­cien­do las mis­mas con­duc­tas y vicios que arras­tra­ban des­de el apa­ra­to, en estas nue­vas ins­tan­cias.

Al poco andar de la fina­li­za­ción del PDI, del cual emer­gió el pri­mer con­gre­so rodri­guis­ta, sur­gen las pri­me­ras com­pli­ca­cio­nes polí­ti­cas, orgá­ni­cas, de corrup­ción y en algu­nos casos per­so­na­les. Estas situa­cio­nes pro­pias de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria deben ser con­tem­pla­das y pre­vis­ta por la ins­tan­cia máxi­ma, a fin de enfren­tar­las correc­ta­men­te, resol­vién­do­las por medio del tra­ba­jo ideo­ló­gi­co, más que con el garro­te o la coer­ción, vía orgá­ni­ca (esta­tu­tos). El pro­ble­ma radi­ca­ba en que estas com­pli­ca­cio­nes se encon­tra­ban en el seno de la Direc­ción Nacio­nal Polí­ti­ca. El que no entien­da que la uni­dad de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria se basa en la humil­dad de de sus diri­gen­tes, en la tras­pa­ren­cia de sus diri­gen­tes, en la con­duc­tas tan­to den­tro como afue­ra de la orga­ni­za­ción, en la moral, la éti­ca, y por cier­to en la hones­ti­dad de sus diri­gen­tes, y por que esa uni­dad es de vital impor­tan­cia ya que con­tri­bu­yen a la uni­dad nacio­nal y per­mi­te avan­zar polí­ti­ca­men­te y pres­ti­giar­nos ante las masas, el que no entien­da esto no entien­de nada.
Al no exis­tir la uni­dad nece­sa­ria para la rea­li­za­ción del pro­yec­to revo­lu­cio­na­rio, los mili­tan­tes y com­ba­tien­tes, tan­to de la orga­ni­za­ción o del insi­pien­te movi­mien­to popu­lar que­da en un vacio, se des­orien­ta y debi­li­ta per­dien­do su con­di­ción dia­léc­ti­ca, su rol his­tó­ri­co como suje­tos de la revo­lu­ción, es decir, se des­tru­ye la cone­xión, el cable a tie­rra, la línea orga­ni­za­ti­va polí­ti­ca afec­tan­do direc­ta­men­te la crea­ción o bien la con­duc­ción del movi­mien­to popu­lar. Faci­li­tan­do el camino al refor­mis­mo, los cami­nos cor­tos (lo elec­to­ral), el zig­za­gueo, el opor­tu­nis­mo, el revi­sio­nis­mo, y por con­si­guien­te al estar debi­li­ta­da o cor­ta­da la línea entre el movi­mien­to popu­lar y la orga­ni­za­ción, esta se debi­li­ta y es permea­ble a los gol­pes repre­si­vos como ocu­rrió al fren­te en 1990, al estar ais­la­da del movi­mien­to popu­lar.

Sin embar­go, al inte­rior de toda orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria es natu­ral que sur­jan diver­gen­cias, las cua­les sur­gen en momen­tos de vira­je de la línea polí­ti­ca, en el cam­bio de la lucha de cla­ses, así como en los momen­tos de reflu­jo y flu­jo revo­lu­cio­na­rio, muchas de estas diver­gen­cias son pro­duc­to de visio­nes per­so­na­les sub­je­ti­vas, más que obje­ti­vas que lle­van a tener posi­cio­nes dife­ren­tes entre com­pa­ñe­ros gene­ran­do con­tra­dic­cio­nes a la hora de apli­car las polí­ti­cas de la orga­ni­za­ción, gene­ran­do con­fu­sión, des­orien­ta­ción, resis­ten­cia fren­te a la impo­si­ción polí­ti­ca y per­so­nal, has­ta mie­do cuan­do rea­li­zas una cri­ti­ca hones­ta, mie­do a que te mar­gi­nen o te echen de la orga­ni­za­ción (eso es repre­sión ideo­ló­gi­ca, sta­li­nis­mo), así como ade­más hay otros ele­men­tos sub­je­ti­vos que vie­nen a gra­var aún más esta situa­ción, como la fal­ta de expe­rien­cia de los miem­bros de direc­ción, las diver­gen­cias dis­cu­ti­das a la lige­ra, ape­lan­do a lo for­mal a lo super­fi­cial para eva­dir lo de fon­do, lo esen­cial. Tam­bién están las dife­ren­cias gene­ra­cio­na­les entre dis­tin­tos cua­dros, el menos­ca­bo de algu­nos ele­men­tos rodri­guis­tas o las sobre valo­ra­cio­nes (la lógi­ca del pavo­neo para lucir­se ente her­ma­nos sin poca expe­rien­cia o mili­tan­cia), los que tie­nen que men­tir para ganar­se la con­fian­za de hermanos(as) que lle­gan a ser tan bur­do que inven­tan hechos o par­ti­ci­pa­cio­nes en ope­ra­cio­nes del fren­te, cuan­do nun­ca lo hicie­ron, y para ter­mi­nar las opi­nio­nes dife­ren­tes que ter­mi­nan lesio­nan­do gra­ve­men­te la uni­dad del rodri­guis­mo. Estas son unas de las gran­des cade­nas, estas sin nin­gu­na duda razo­na­ble son las gran­des debi­li­da­des que arras­tran los rodri­guis­tas, esto es muy peli­gro­so, por eso debe­mos ata­car­lo ideo­ló­gi­ca­men­te y ter­mi­nar de una ves para siem­pre con estas con­duc­tas anti revo­lu­cio­na­rias.
Aho­ra es de vital impor­tan­cia no tener una visión for­mal, para la foto a la hora de solu­cio­nar estos pro­ble­mas, evi­tar poner énfa­sis en las cosas secun­da­rias, sin valor, en los aspec­tos for­ma­les, es ahí don­de hay que pro­fun­di­zar con la lucha ideo­ló­gi­ca, la uni­da ver­da­de­ra se logra a tra­vés de la dis­cu­sión polí­ti­ca des­car­na­da abier­ta, lla­na, aún a cos­ta de des­pren­di­mien­tos. La dis­cu­sión ideo­ló­gi­ca acom­pa­ña­do del Cen­tra­lis­mo Demo­crá­ti­co, lejos de limi­tar la liber­tad de pen­sa­mien­to exi­ge y garan­ti­za a todos lo mili­tan­tes y com­pa­ñe­ros el dere­cho a la dis­cu­sión, expo­ner y deci­dir en los asun­tos polí­ti­cos de la orga­ni­za­ción, en su seno o ante la direc­ción sin mie­do. Esto es la esen­cia de la demo­cra­cia direc­ta, es el pleno ejer­ci­cio de sus dere­chos demo­crá­ti­cos que se imple­men­tan en al orga­ni­za­ción y que son el refle­jo del sis­te­ma polí­ti­co que vamos a edi­fi­car y este sis­te­ma es el suje­to rec­tor de la nue­va socie­dad que que­re­mos cons­truir, esto garan­ti­za la uni­dad y por cier­to la vida de la orga­ni­za­ción, lo opues­to, la arbi­tra­rie­dad, la repre­sión ideo­ló­gi­ca, la pre­po­ten­cia y las acti­tu­des de mato­nes, los comen­ta­rios de pasi­llos, el abu­so de poder, el pater­na­lis­mo en algu­nos casos, el redu­sio­nis­mo que no es otra cosa que redu­cir un pro­ble­ma, solo a un o unos hechos con­cre­tos dejan­do el aná­li­sis polí­ti­co gene­ral de lado, la dis­cu­sión for­mal, sin lucha ideo­ló­gi­ca te arras­tran sin nin­gu­na duda e inevi­ta­ble­men­te al cho­que entre mili­tan­tes. Lo para­do­jal de todo es que la estruc­tu­ra, el fren­te, todos los gru­pos, ten­den­cias, frac­cio­nes que ha teni­do y esto han sido dis­cu­ti­do por déca­das, todos los rodri­guis­tas siguen repro­du­cien­do las con­duc­tas opues­ta y aje­nas al Cen­tra­lis­mo Demo­crá­ti­co, la con­cep­ción del hom­bre nue­vo, es decir, del mar­xis­mo leni­nis­mo mis­mo. 

El poder de nues­tras ideas, la fuer­za del rodri­guis­mo resi­de fun­da­men­tal­men­te en los rodri­guis­tas (mili­tan­tes), en sus núcleos de base, y su desa­rro­llo natu­ral en los terri­to­rios, como en la vida inter­na de la orga­ni­za­ción o cuan­do esta­mos en nues­tras casas solos, aquí no hay DOS MORALES, eso es lo que le da fuer­za mate­rial a las ideas y cuan­do esas ideas hones­tas se fusio­nan y al trans­for­mar­se en una fuer­za mate­rial, es aquí cuan­do empie­zan entrar en jue­go las fuer­zas motri­ces de la revo­lu­ción, cuan­do ese poder es per­di­do, se crean dic­ta­do­res, cuan­do obli­go pen­sar a los mili­tan­tes solo en los dic­ta­dos de un solo hom­bre , sobre la base de mi ten­den­cia o posi­ción polí­ti­ca, crea­mos escla­vos y me tras­for­mo en un mise­ra­ble refor­mis­ta, cuan­do recu­rri­mos a la des­ca­li­fi­ca­ción, a gene­ral una corre­la­ción de fuer­za favo­ra­ble a una posi­ción per­so­nal, mas que polí­ti­ca, a la men­ti­ra, al enga­ño, cuan­do recu­rro a la expul­sión (la ame­na­za, el chan­ta­je), la mani­pu­la­ción de com­pa­ñe­ros o situa­cio­nes, cuan­do des­vió la visión de los pro­ble­mas que deben ser ana­li­za­dos, corre­gi­dos, y reali­zo todo lo con­tra­rio los des­ca­li­fi­co, los repri­mo ideo­ló­gi­ca­men­te, me estoy apar­tan­do de los prin­ci­pios leni­nis­tas y gue­va­ris­tas de una orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria, y de la éti­ca por cier­to. Cuan­do encu­bro mi auto­ri­ta­ris­mo, mi refor­mis­mo con un len­gua­je sofis­ta o recu­rro a con­duc­tas auto­ri­ta­rias o a fra­seo­lo­gías revo­lu­cio­na­rias son mucho más gra­ve ya que estoy usan­do con­duc­tas reñi­das con el Cen­tra­lis­mo Demo­crá­ti­co, cuan­do uso la repre­sión ideo­ló­gi­ca a com­pa­ñe­ros hones­tos estoy cayen­do en el refor­mis­mo dere­chis­ta ya que cual­quier compañera(o), que mane­je los míni­mos cono­ci­mien­tos ideo­ló­gi­cos se dará cuan­ta que el Sta­li­nis­mo es una abe­rra­ción ideo­ló­gi­ca del mar­xis­mo, esta abe­rra­ción es her­ma­nas­tro del fas­cis­mo, con esto solo le estoy hacien­do un fla­co favor a la revo­lu­ción al socia­lis­mo.

Por eso bajo nin­gún moti­vo o cir­cuns­tan­cias debe­mos per­mi­tir o acep­tar con­duc­tas auto­ri­ta­rias cuyo fun­da­men­to esen­cial es obli­gar hacer a otros lo que yo quie­ro de for­ma capri­cho­sa o dan­do orde­nes, por sobre las deci­sio­nes o pen­sa­mien­tos colec­ti­vos de la mayo­ría, esto es vol­ver a la cri­sis de los 90s, cri­sis que nos lle­vo al bor­de del des­pe­ña­de­ro, que dis­gre­go las fuer­zas, que por ende debi­li­tan la orga­ni­za­ción, en frac­cio­nes polí­ti­cas irre­con­ci­lia­bles, y que están frac­cio­nes son pro­duc­to de con­duc­tas aje­nas para un revo­lu­cio­na­rio. En cual­quier movi­mien­to de masas, como revo­lu­cio­na­rio hay indi­vi­duos a quie­nes, a veces, se invo­lu­cran en acti­vi­da­des egoís­tas (per­so­na­les) y que bus­can ganar peque­ñas ven­ta­jas a expen­sas de otros, hay “lide­res” a quie­nes las cri­ti­cas les dis­gus­tan ya que no poseen o no tie­nen la capa­ci­dad per­so­nal ni polí­ti­ca de enten­der que la cri­ti­cas apun­tan a sus con­duc­tas noci­vas y no a la per­so­na. Lo cen­tral, sin embar­go, es que éstas con­duc­tas anti revo­lu­cio­na­rias, son des­via­cio­nes de las nor­mas leni­nis­tas fácil­men­te detec­ta­bles y reco­no­ci­bles.

En con­se­cuen­cia, la cri­sis de la estruc­tu­ra que se desa­rro­lla con la muer­te de Raúl Pelle­grin aún per­sis­te tan­to en el fren­te, como en todos sus quie­bres, frac­cio­nes y ten­den­cias, esto es inhe­ren­te en cada rodri­guis­ta, es algo que lle­va­mos den­tro como un cán­cer ase­sino y es ahí don­de sur­ge los ele­men­tos opor­tu­nis­tas que uti­li­zan las cri­sis con fines oscu­ros (corrup­ción), devia­cio­nes ideo­ló­gi­cas de dere­cha( revi­sio­nis­mo polí­ti­co, y en con­se­cuen­cia a la clau­di­ca­ción polí­ti­ca con la cola­bo­ra­ción de cla­se), con­duc­tas per­so­na­les (auto­ri­ta­rias), etc., esto lo vimos con el M19, FMLN, y el FSLN, hoy todas estas orga­ni­za­cio­nes cogo­bier­nan con las oli­gar­quía de sus dife­ren­tes paí­ses.

Una de las con­cep­cio­nes de prin­ci­pios gue­va­ris­tas más impor­tan­tes es que los revo­lu­cio­na­rios que son la voz de la orga­ni­za­ción revo­lu­cio­na­ria deben invo­lu­crar­se en acti­vi­da­des y crear rela­cio­nes que pre con­fi­gu­ra­ran la socie­dad nue­va. De ahí la creen­cia del Ché en el “hom­bre nue­vo”, esta idea esta basa­da en lo que hoy se hace y como hace, y de ahí se con­for­man lo que emer­ge­rá en el futu­ro, y es en esto don­de el Ché le dio al cla­vo al per­ci­bir correc­ta­men­te que detrás de la facha­da que impul­sa­ba el refor­mis­mo dere­chis­ta, ya sea de Sta­lin o de Khrush­chev de la pro­pie­dad del Esta­do, los refor­mis­tas de dere­cha esta­ban crean­do una “men­ta­li­dad capi­ta­lis­ta” y esta men­ta­li­dad no es fun­da­men­tal­men­te eco­nó­mi­ca tam­bién es polí­ti­ca, ideo­ló­gi­ca, psi­co­ló­gi­ca, y mili­tar, y que déca­das más tar­de, con los hechos his­tó­ri­cos desa­rro­lla­dos, que­do feha­cien­te­men­te demos­tra­do.
Esto quie­re decir que del PDI, del cual deri­vo el pri­mer Con­gre­so del Fren­te, aho­ra están en la pre­pa­ra­ción del Segun­do Con­gre­so, las frac­cio­nes y ten­den­cias que se encuen­tran con el “Con­gre­so de Uni­dad” desa­rro­lla­do ante mano, como un ver­da­de­ro gol­pe de mano usan­do pala­bras de tác­ti­cas mili­ta­res (para impo­ner la posi­ción polí­ti­ca de los “diri­gen­tes” más que de las bases rodri­guis­tas ), y otras ten­den­cias más de dere­cha del rodri­guis­mo BRISAS, que se encuen­tran en el desa­rro­llo de orga­ni­za­cio­nes tras­ver­sa­les.

Aho­ra como una con­clu­sión ter­mi­nal, empí­ri­ca, todos estos esfuer­zos polí­ti­cos y per­só­na­les no sir­ven para nada, de esto estri­ba toda la con­ce­sión del rodri­guis­mo, los Con­gre­sos, los Con­gre­sos de Uni­dad, las ins­tan­cias tras­ver­sa­les no sir­ven para nada, si es que no ter­mi­na­mos con las con­duc­tas noci­vas anti revo­lu­cio­na­rias, estas son sus cade­nas que arras­tran, están son sus bes­tias negras, sus con­duc­tas y com­por­ta­mien­tos y lo úni­co que sir­ve es cam­biar esas con­duc­tas inmo­ra­les reñi­das con la vida revo­lu­cio­na­ria solo así ten­drá vali­des un pro­yec­to rodri­guis­ta. Lo que esta­mos dicien­do es una ver­dad dicha a gri­tos, lo que esta­mos anun­cian­do de plano es el fra­ca­so DE LOS CONGRESOS DEL RODRIGUISMO, así como ese sola­pa­do tra­ba­jo tras­ver­sal (dere­chis­ta en tér­mi­nos ideo­ló­gi­cos) de BRISAS, así como del Segun­do Con­gre­so Rodri­guis­ta como el de Uni­dad Rodri­guis­ta, es cues­tión de tiem­po que esto sal­ga a la luz, por eso en los párra­fos des­cri­tos ante­rior­men­te gra­fi­can las gran­des fallas estra­té­gi­cas de los “pro­yec­tos” que son enca­be­za­dos por rodri­guis­tas, pero de fon­do se redu­cen a algo for­mal sin mucho desa­rro­llo ideo­ló­gi­co, sobre todo en los aspec­tos estra­té­gi­cos, tác­ti­cos, su visión anti his­tó­ri­ca y anti cien­tí­fi­ca (copiar y pegar), sin dar­se el tra­ba­jo de leer y de ahí sacar con­clu­sio­nes acer­ta­das de la reali­dad. Si, has­ta pode­mos decir que caen una y otra vez en una visión par­ti­cu­lar y anto­ja­di­za de la reali­dad, inter­na­cio­nal y nacio­nal, es más tra­tan de fun­dar una nue­va orga­ni­za­ción que más que ser mar­xis­ta pasa a ser una cari­ca­tu­ra del mar­xis­mo (crear ins­tan­cias orgá­ni­cas a la ima­gen y a las nece­si­da­des de los res­pon­sa­bles de esas ins­tan­cias). Esto solo es el refle­jo de mi con­cep­ción polí­ti­ca des­via­da, de mi estruc­tu­ra men­tal y polí­ti­ca, que es con­se­cuen­cia direc­ta de las ense­ñan­zas, de las pra­xis, de mi modo muy per­so­nal de ver la polí­ti­ca, todo esto súper estruc­tu­ra­do por déca­das de refor­mis­mos, refor­mis­mo dise­ña­do por las “escue­las de for­ma­ción polí­ti­ca” de los PCs, que arras­tra­mos y ase­mos de esas for­ma­cio­nes una for­ma de vida cir­cu­lar ter­mi­nal y enfer­mi­za. Una y otra ves expul­san com­pa­ñe­ros e inte­gran a otros, una suer­te de circu­lo vir­tuo­so para ellos, (vicio­so para noso­tros) del refor­mis­mo expre­sa­do en la ten­den­cia polí­ti­ca que impo­nes que al fin y al cabo se refle­ja en una fun­da­ción, refun­da­ción, Con­gre­so, o Con­gre­so de uni­dad, tra­ba­jo tras­ver­sal, etc., pero que al poco andar se cae por su pro­pio peso, un peso muer­to, corrom­pi­do, vicia­do lleno de con­tra­dic­cio­nes ideo­ló­gi­cas.

En esto no exis­ten res­pon­sa­bi­li­da­des colec­ti­vas, sino muy por el con­tra­rio son indi­vi­dua­les que recaen en las “direc­cio­nes del FPMR, MCN-FPMR (o) refun­da­ción, y Bri­sas, res­pec­ti­va­men­te y fun­da­men­tal­men­te en las figu­ras de Tapia, Gál­vez ‑Matus, y Carre­ra. Tan­to Tapia (sola­pa­da­men­te), como Gál­vez y Matus son unos nar­ci­sis­tas, siem­pre están en vitri­na polí­ti­ca, ven­dien­do su ima­gen, pero polí­ti­ca­men­te no con­ven­cen a nadie, Carre­ra, su sue­ño es ser reco­no­ci­do en el con­gre­so bur­gués por eso solo deja hacer (tra­ba­ja con ele­men­tos oscu­ros, vin­cu­la­dos fuer­te­men­te a la con­cer­ta­ción, otros lle­nos de vicios per­so­na­les, etc., con des­via­cio­nes ideo­ló­gi­cas de dere­cha, pero no todos por cier­to, por que hay gen­te hones­ta que les cree), esa es la for­ma de evi­tar la resis­ten­cia polí­ti­ca a la hora de rea­li­zar la cola­bo­ra­ción de cla­se, Carre­ra esta dere­cha­men­te miran­do el par­la­men­to pino­che­tis­ta y así entre acti­vi­dad y acti­vi­dad, calen­da­rio y calen­da­rio pasa un año, lue­go otro y así paso una déca­da. Y que hemos rea­li­za­do, pues nada, per­dón, si con­gre­sos o orga­ni­za­cio­nes trans­ver­sa­les don­de solo dejo a mis incon­di­cio­na­les para impo­ner mi des­via­ción ideo­ló­gi­ca, mi visión de lo que se debe hacer­se, y por cier­to para ellos la revo­lu­ción, el socia­lis­mo no esta en su hori­zon­te, en su pro­yec­to de vida, esos con­cep­tos son vago, abs­trac­tos para ellos, solo están en el papel, en el dis­cur­so para embau­car incau­tos.

Por esta razón y otras más hemos deci­di­do mar­gi­nar­nos del Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta, ya que a nues­tro humil­de enten­der, es más de lo mis­mo, “inten­sio­nes, más oscu­ras que cla­ras”, solo enmar­ca­das como en las obras de Dalí, Leo­nar­do Da Vin­ci, Miguel Ángel, Van Gogh, etc., pero no, son solo copias, refle­jos de otras ins­tan­cias, lo que es peor son solo foto copias, que es más bur­do ya que en esto ni siquie­ra hay crea­ti­vi­dad, solo el inten­to cla­ro y bur­do de men­tir, mani­pu­lar, enga­ñar. Y por cier­to el de impo­ner mi des cri­te­rio ideo­ló­gi­co, capri­cho­so a tabla raza. Esas son las cade­nas que se arras­tran, esta es la bes­tia negra con la cual encu­bro mi des­via­ción ideo­ló­gi­ca dere­chis­ta.
 
Los com­pa­ñe­ros (as) que hemos deci­di­do dar un paso al lado por tener fuer­tes dis­cre­pan­cias revo­lu­cio­na­rias, ideo­ló­gi­cas, mora­les, éti­cas pri­me­ro con las estruc­tu­ras de facha­da del rodri­guis­mo (la lógi­ca per­so­nal dere­chis­ta más que ideo­ló­gi­ca) y segun­do con el Con­gre­so de Uni­dad Rodri­guis­ta deci­di­mos con­for­mar des­de la nove­na región has­ta la quin­ta región, la Con­ver­gen­cia Popu­lar Revo­lu­cio­na­ria con otros refe­ren­tes y pares que lucha por el socia­lis­mo en Chi­le. Y le pedi­mos con todo res­pe­to y hones­ti­dad a esta gen­te que usa el rodri­guis­mo con fines oscu­ros que se vayan al PC-Chi­le, es ahí don­de esta el ini­cio de todos los males de la izquier­da chi­le­na, ese es el mejor camino que debe­rían tomar.
 
Con­se­jo Nacio­nal Revo­lu­cio­na­rio

http://​www​.hijos​de​la​re​bel​dia​.blogs​pot​.com/

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *