Getze, cin­co siglos de evo­ca­cio­nes per­di­das- Josu Sorauren

Que lo que no se nom­bra no exis­te, siem­pre lo tuvo muy cla­ro una his­to­rio­gra­fía como la española.

Jus­ta­men­te esa his­to­rio­gra­fía que nos abu­rrió con los cau­di­llos -¿ibe­ros?- Indí­bil y Man­do­nio, con Viria­to, Pela­yo, la jar­cia goda, el Cid…

Y por supues­to los dis­cu­ti­bles bene­fi­cios de la recon­quis­ta, Colón y lo que en puri­dad no pasó de un geno­ci­dio como la inva­sión de América.

Sin olvi­dar –has­ta ahí podía­mos llegar‑, a los reyes cató­li­cos. A ese, por siem­pre fal­sa­rio… Y su impe­rio, ger­men de esa Espa­ña zán­ga­na e inqui­si­to­rial, de misa y pan­de­re­ta, tan míse­ra como jac­tan­cio­sa, tan into­le­ran­te como pre­ten­cio­sa… etc…etc…

Esa his­to­rio­gra­fía, la de los Aus­trias, Bor­bo­nes, Fran­quis­tas, fas­cis­tas que nos ocul­tó, o sote­rró o mani­pu­ló, la reali­dad de nues­tro Rei­no –nues­tro estado-.

La que igno­ró o ter­gi­ver­só nues­tros fue­ros –nues­tra cons­ti­tu­ción- deno­mi­nán­do­los mali­cio­sa­men­te como privilegios…

Que de sobra son cono­ci­dos, esa plé­ya­de de “his­to­ria­do­res”, pese­bre­ros y tra­ful­cas que tan rum­bo­sa­men­te pagó y paga el Imperio…

Y aun­que tar­de, que dicen que la his­to­ria es una seño­ra de diges­tio­nes len­tas, los nava­rros y toda Vas­co­nia, pudi­mos cru­zar los umbra­les de los archi­vos oscu­ros, de las estan­cias cerra­das y polvorientas…

Abri­mos los vie­jos aji­me­ces y des­em­pol­va­mos los lega­jos per­di­dos y recom­pu­si­mos docu­men­tos y actas quebradas…

Enton­ces des­cu­bri­mos que la his­to­ria que los inva­so­res (cas­te­lla­nos o espa­ño­les, tan­to mon­ta…) nos habían con­ta­do, no pasa­ba de una sar­ta de men­ti­ras, tan humi­llan­tes como hediondas…

Para enton­ces, lamen­ta­ble­men­te, en las villas y pue­blos de nues­tra tie­rra se nos habían cola­do muchos trai­do­res, que se habían ven­di­do al inva­sor y que con la fuer­za de éste, se adue­ña­ron de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, mani­pu­lán­do­las has­ta des­vir­tuar­las y dejar­las en manos del usurpador…

Cin­co siglos para que los nava­rros olvi­dá­ra­mos la tra­ge­dia de Getze, a los que murie­ron y porqué.

Cin­co siglos para igno­rar lo que fui­mos y el men­sa­je… Que los men­sa­jes man­tie­nen el espí­ri­tu y la memo­ria de los pueblos…

Por­que este pro­ce­so y pro­yec­to, de recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca, que a san­gre y fue­go se arre­ba­tó a nues­tro pue­blo, para muchos de noso­tros adquie­re espe­cial sig­ni­fi­ca­do en la coli­na de Getze…

No es sólo la emo­ción de ser tes­ti­gos de que por las venas de Nava­rra toda­vía flu­ye san­gre sobe­ra­nis­ta, es sobre todo el com­pro­mi­so, cada vez más nutri­do, que nos jura­men­ta para recom­po­ner nues­tra cul­tu­ra y las ins­ti­tu­cio­nes usurpadas…

Y al pro­pio tiem­po en Getze, evo­ca­mos el tiem­po y las posi­bi­li­da­des per­di­das, la dig­ni­dad de nues­tros ante­pa­sa­dos, y el dere­cho irre­nun­cia­ble a man­te­ner bien enhies­tas, las espe­ran­zas y los sue­ños para un día poder pro­cla­mar la sobe­ra­nía del esta­do navarro.

Efec­ti­va­men­te, son muchas, urgen­tes y dolien­tes, las evo­ca­cio­nes per­di­das en Getze.

¡Que nadie nos robe nun­ca más nues­tra memo­ria histórica!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *