Getze, cin­co siglos de evo­ca­cio­nes per­di­das- Josu Sorauren

Que lo que no se nom­bra no exis­te, siem­pre lo tuvo muy cla­ro una his­to­rio­gra­fía como la española.

Jus­ta­men­te esa his­to­rio­gra­fía que nos abu­rrió con los cau­di­llos -¿ibe­ros?- Indí­bil y Man­do­nio, con Viria­to, Pela­yo, la jar­cia goda, el Cid…

Y por supues­to los dis­cu­ti­bles bene­fi­cios de la recon­quis­ta, Colón y lo que en puri­dad no pasó de un geno­ci­dio como la inva­sión de América.

Sin olvi­dar –has­ta ahí podía­mos llegar‑, a los reyes cató­li­cos. A ese, por siem­pre fal­sa­rio… Y su impe­rio, ger­men de esa Espa­ña zán­ga­na e inqui­si­to­rial, de misa y pan­de­re­ta, tan míse­ra como jac­tan­cio­sa, tan into­le­ran­te como pre­ten­cio­sa… etc…etc…

Esa his­to­rio­gra­fía, la de los Aus­trias, Bor­bo­nes, Fran­quis­tas, fas­cis­tas que nos ocul­tó, o sote­rró o mani­pu­ló, la reali­dad de nues­tro Rei­no –nues­tro estado-.

La que igno­ró o ter­gi­ver­só nues­tros fue­ros –nues­tra cons­ti­tu­ción- deno­mi­nán­do­los mali­cio­sa­men­te como privilegios…

Que de sobra son cono­ci­dos, esa plé­ya­de de “his­to­ria­do­res”, pese­bre­ros y tra­ful­cas que tan rum­bo­sa­men­te pagó y paga el Imperio…

Y aun­que tar­de, que dicen que la his­to­ria es una seño­ra de diges­tio­nes len­tas, los nava­rros y toda Vas­co­nia, pudi­mos cru­zar los umbra­les de los archi­vos oscu­ros, de las estan­cias cerra­das y polvorientas…

Abri­mos los vie­jos aji­me­ces y des­em­pol­va­mos los lega­jos per­di­dos y recom­pu­si­mos docu­men­tos y actas quebradas…

Enton­ces des­cu­bri­mos que la his­to­ria que los inva­so­res (cas­te­lla­nos o espa­ño­les, tan­to mon­ta…) nos habían con­ta­do, no pasa­ba de una sar­ta de men­ti­ras, tan humi­llan­tes como hediondas…

Para enton­ces, lamen­ta­ble­men­te, en las villas y pue­blos de nues­tra tie­rra se nos habían cola­do muchos trai­do­res, que se habían ven­di­do al inva­sor y que con la fuer­za de éste, se adue­ña­ron de nues­tras ins­ti­tu­cio­nes, mani­pu­lán­do­las has­ta des­vir­tuar­las y dejar­las en manos del usurpador…

Cin­co siglos para que los nava­rros olvi­dá­ra­mos la tra­ge­dia de Getze, a los que murie­ron y porqué.

Cin­co siglos para igno­rar lo que fui­mos y el men­sa­je… Que los men­sa­jes man­tie­nen el espí­ri­tu y la memo­ria de los pueblos…

Por­que este pro­ce­so y pro­yec­to, de recu­pe­rar la memo­ria his­tó­ri­ca, que a san­gre y fue­go se arre­ba­tó a nues­tro pue­blo, para muchos de noso­tros adquie­re espe­cial sig­ni­fi­ca­do en la coli­na de Getze…

No es sólo la emo­ción de ser tes­ti­gos de que por las venas de Nava­rra toda­vía flu­ye san­gre sobe­ra­nis­ta, es sobre todo el com­pro­mi­so, cada vez más nutri­do, que nos jura­men­ta para recom­po­ner nues­tra cul­tu­ra y las ins­ti­tu­cio­nes usurpadas…

Y al pro­pio tiem­po en Getze, evo­ca­mos el tiem­po y las posi­bi­li­da­des per­di­das, la dig­ni­dad de nues­tros ante­pa­sa­dos, y el dere­cho irre­nun­cia­ble a man­te­ner bien enhies­tas, las espe­ran­zas y los sue­ños para un día poder pro­cla­mar la sobe­ra­nía del esta­do navarro.

Efec­ti­va­men­te, son muchas, urgen­tes y dolien­tes, las evo­ca­cio­nes per­di­das en Getze.

¡Que nadie nos robe nun­ca más nues­tra memo­ria histórica!

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on Facebook
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.