El papel de Wall Street en el nar­co­trá­fi­co: «Los nego­cios flo­re­cen – Mike Whit­ney

Ima­gi­nad cuál sería vues­tra reac­ción si el gobierno mexi­cano acep­ta­ra pagar a Barack Oba­ma 1.400 millo­nes de dóla­res para que envíe tro­pas y vehícu­los blin­da­dos esta­dou­ni­den­ses a Nue­va York, Los Ange­les y Chica­go, para rea­li­zar ope­ra­cio­nes mili­ta­res, esta­ble­cer pun­tos de con­trol, y rea­li­zar tiro­teos que ter­mi­nen por matar a 35.000 civi­les esta­dou­ni­den­ses en las calles de las ciu­da­des de EE.UU.

Si el gobierno mexi­cano tra­ta­ra a EE.UU. de esa mane­ra, ¿lo con­si­de­ra­ríais como ami­go o enemi­go? Así tra­ta EE.UU. a Méxi­co, y lo hace des­de 2006.

La polí­ti­ca de EE.UU. hacia Méxi­co –la Ini­cia­ti­va Méri­da– es una pesa­di­lla. Ha debi­li­ta­do la sobe­ra­nía mexi­ca­na, corrom­pi­do el sis­te­ma polí­ti­co, y mili­ta­ri­za­do el país. Tam­bién ha lle­va­do a las muer­tes vio­len­tas de miles de civi­les en su mayo­ría pobres. Pero a Washing­ton le impor­ta un pepino el “daño cola­te­ral” mien­tras pue­da ven­der más armas, for­ta­le­cer su régi­men de libre comer­cio, y blan­quear más bene­fi­cios de la dro­ga en sus gran­des ban­cos. Enton­ces todo va a las mil mara­vi­llas.

¿Tie­ne sen­ti­do dig­ni­fi­car esta car­ni­ce­ría lla­mán­do­la “Gue­rra con­tra la Dro­ga”?

No tie­ne sen­ti­do. Lo que vemos es una gigan­tes­ca toma del poder por el gran capi­tal, las gran­des finan­zas y los ser­vi­cios de inte­li­gen­cia de EE.UU. Oba­ma sim­ple­men­te hace lo que se les anto­ja, moti­vo por el cual –no es sor­pren­den­te– las cosas se han pues­to mucho peor en su gobierno. Oba­ma no solo ha aumen­ta­do los fon­dos para el Plan Méxi­co (alias Méri­da), sino tam­bién ha envia­do más agen­tes esta­dou­ni­den­ses para que tra­ba­jen en la clan­des­ti­ni­dad mien­tras dro­nes de EE.UU. rea­li­zan su tra­ba­jo de vigi­lan­cia. ¿Com­pren­déis? No es una peque­ña reda­da anti­dro­ga: es otro capí­tu­lo en la Gue­rra de EE.UU. con­tra la Civi­li­za­ción.

Lo que sigue es un pasa­je de un artícu­lo en Coun­ter­Punch de Lau­ra Carl­sen que da algu­nos ante­ce­den­tes:

“La gue­rra de la dro­ga se ha con­ver­ti­do en el mayor vehícu­lo de mili­ta­ri­za­ción en Lati­noa­mé­ri­ca. Es un vehícu­lo finan­cia­do e impul­sa­do por el gobierno de EE.UU. y ali­men­ta­do por una com­bi­na­ción de fal­sa moral, hipo­cre­sía y mucho mie­do fuer­te e irra­cio­nal. La así lla­ma­da “gue­rra con­tra la dro­ga” es en reali­dad una gue­rra con­tra la gen­te, espe­cial­men­te los jóve­nes, las muje­res, los pue­blos indí­ge­nas y los disi­den­tes. La gue­rra con­tra la dro­ga se ha con­ver­ti­do en el prin­ci­pal camino para que el Pen­tá­gono ocu­pe y con­tro­le paí­ses a cos­ta de socie­da­des com­ple­tas, y muchas, muchas vidas.

“La mili­ta­ri­za­ción en nom­bre de la gue­rra con­tra la dro­ga ocu­rre con más rapi­dez y más a fon­do de lo que la mayo­ría pro­ba­ble­men­te espe­rá­ba­mos bajo el gobierno de Oba­ma. El acuer­do para esta­ble­cer bases en Colom­bia, sus­pen­di­do pos­te­rior­men­te, envió una de las pri­me­ras seña­les de la estra­te­gia. Y hemos vis­to la exten­sión inde­fi­ni­da de la Ini­cia­ti­va Méri­da en Méxi­co y Cen­troa­mé­ri­ca, e inclu­so, lamen­ta­ble­men­te, que bar­cos de gue­rra han sido envia­dos a Cos­ta Rica, una nación con una his­to­ria de paz y sin ejér­ci­to…

“La Ini­cia­ti­va Méri­da finan­cia intere­ses de EE.UU. para entre­nar fuer­zas de segu­ri­dad, sumi­nis­trar tec­no­lo­gía de inte­li­gen­cia y gue­rra, dar con­se­jos sobre la refor­ma de los sis­te­mas de jus­ti­cia y pro­mo­ver los dere­chos huma­nos – todo en Méxi­co.” (The Drug War Can’t Be Impro­ved, It Can Only be Ended, Lau­ra Carl­sen, Coun­ter­punch)

Si tie­ne la apa­rien­cia de que Oba­ma estu­vie­ra hacien­do lo posi­ble por con­ver­tir a Méxi­co en una dic­ta­du­ra mili­tar, es por­que lo está hacien­do. El Plan Méxi­co es un enga­ño que ocul­ta los ver­da­de­ros moti­vos del gobierno, que son ase­gu­rar que los fas­tuo­sos bene­fi­cios del nar­co­trá­fi­co ter­mi­nen en los bol­si­llos desea­dos. De eso se tra­ta, de mucho dine­ro. Y por eso el núme­ro de víc­ti­mas fata­les ha aumen­ta­do ver­ti­gi­no­sa­men­te mien­tras la cre­di­bi­li­dad del gobierno mexi­cano ha caí­do al nivel más bajo en déca­das. La polí­ti­ca de EE.UU. con­vier­te gran­des áreas del país en cam­pos de la muer­te, y la situa­ción sigue empeo­ran­do.

En la siguien­te entre­vis­ta, Char­les Bow­den des­cri­be cómo es la vida de la gen­te que vive en la Zona Cero en la gue­rra de la dro­ga: Juá­rez, Méxi­co:

“Esto pasa en una ciu­dad en don­de hay per­so­nas que viven en cajas de car­tón. Diez mil nego­cios fue­ron aban­do­na­dos o cerra­dos el año pasa­do. De trein­ta a sesen­ta mil per­so­nas de Juá­rez, prin­ci­pal­men­te los más ricos, se han tras­la­da­do del otro lado del río, a El Paso, en bus­ca de segu­ri­dad, inclu­yen­do al alcal­de de Juá­rez, a quien le gus­ta pasar tiem­po en El Paso. El edi­tor del perió­di­co de Ciu­dad Juá­rez vive en El Paso. Entre 100.000 y 400.000 per­so­nas sim­ple­men­te han aban­do­na­do la ciu­dad. Una bue­na par­te del pro­ble­ma es eco­nó­mi­co, no es sólo por la vio­len­cia. Al menos 100.000 pues­tos de tra­ba­jo en las fábri­cas que se encuen­tran en la fron­te­ra han des­apa­re­ci­do duran­te la rece­sión debi­do a la com­pe­ten­cia de Asia. Exis­ten entre 500 a 900 pan­di­llas y ban­das cri­mi­na­les, las esti­ma­cio­nes varían.

“A eso hay que aña­dir 10.000 sol­da­dos y agen­tes de la poli­cía fede­ral que mero­dean por los alre­de­do­res. Te encuen­tras con una ciu­dad en la que nadie sale por la noche, don­de los peque­ños nego­cios son extor­sio­na­dos, don­de, según datos ofi­cia­les, 20.000 auto­mó­vi­les fue­ron roba­dos el año pasa­do y más de 2.600 per­so­nas fue­ron ase­si­na­das. Una ciu­dad en la que nadie hace un segui­mien­to de las per­so­nas que han sido secues­tra­das y no han vuel­to a apa­re­cer, don­de nadie cuen­ta el núme­ro de per­so­nas ente­rra­das en fosas secre­tas, algu­nas de las cua­les, mila­gro­sa­men­te, cada tan­to con­si­guen abrir­se paso hacia la super­fi­cie, des­en­te­rrar­se. Te encuen­tras con una situa­ción desas­tro­sa. Y hay un millón de per­so­nas atra­pa­das en la ciu­dad que son dema­sia­do pobres para irse. Ese es el esta­do de la ciu­dad.” (Char­les Bow­den, Demo­cracy Now)

No se tra­ta de la dro­ga; se tra­ta de una polí­ti­ca exte­rior demen­cial que apo­ya ejér­ci­tos tes­ta­fe­rros para impo­ner el orden median­te la repre­sión y la mili­ta­ri­za­ción de un Esta­do poli­cial. Se tra­ta de expan­dir el poder de EE.UU. aumen­tan­do los bene­fi­cios en Wall Street.

A con­ti­nua­ción repro­du­ci­mos más ante­ce­den­tes del autor Law­ren­ce M. Van­ce de la Fun­da­ción por el Futu­ro de la Liber­tad:

“Una can­ti­dad des­co­no­ci­da de agen­tes del man­te­ni­mien­to del orden de EE.UU. tra­ba­jan en Méxi­co… la DEA (Agen­cia Anti­dro­gas de EE.UU.) tie­ne más de 60 agen­tes en Méxi­co. Ade­más hay 40 agen­tes del Ser­vi­cio de Inmi­gra­ción y Con­trol de Adua­nas de EE.UU., 20 encar­ga­dos del Ser­vi­cio de Algua­ci­les de EE.UU., y 18 agen­tes de Alcohol, Taba­co, Armas de Fue­go y Explo­si­vos, más agen­tes del FBI, del Depar­ta­men­to de Ser­vi­cios de Ciu­da­da­nía e Inmi­gra­ción (U.S. Citi­zen and Immi­gra­tion Ser­vi­ce), la Ofi­ci­na de Adua­nas y Pro­tec­ción Fron­te­ri­za de los Esta­dos Uni­dos, Ser­vi­cio Secre­to, Guar­da­cos­tas, y de la Agen­cia Ame­ri­ca­na de Segu­ri­dad en el Trá­fi­co NHTSA. El Depar­ta­men­to de Esta­do man­tie­ne una Sec­ción de Asun­tos de Nar­có­ti­cos. EE.UU. tam­bién ha sumi­nis­tra­do heli­cóp­te­ros, perros detec­to­res de dro­gas, y uni­da­des de polí­gra­fo para selec­cio­nar a can­di­da­tos a los ser­vi­cios de man­te­ni­mien­to del orden.

“Dro­nes de EE.UU. espían escon­di­tes de cár­te­les, y radio­ba­li­zas de loca­li­za­ción esta­dou­ni­den­ses ubi­can a coches y telé­fo­nos de sos­pe­cho­sos, agen­tes de EE.UU. loca­li­zan las bali­zas, ras­trean lla­ma­dos de telé­fo­nos móvi­les, leen correos elec­tró­ni­cos, estu­dian mode­los con­duc­tua­les de incur­sio­nes fron­te­ri­zas, siguen rutas de con­tra­ban­do, y pro­ce­san datos sobre nar­co­tra­fi­can­tes, blan­quea­do­res de capi­ta­les, y jefes de los cár­te­les. Según un anti­guo fis­cal mexi­cano con­tra la dro­ga, no exis­ten res­tric­cio­nes según la ley de EE.UU. para que agen­tes esta­dou­ni­den­ses reali­cen escu­chas de cual­quie­ra en Méxi­co, mien­tras no esté en EE.UU. ni pin­chen los telé­fo­nos de ciu­da­da­nos esta­dou­ni­den­ses. («Why Is the U.S. Figh­ting Mexi­co’s Drug War?» Lau­ren­ce M. Van­ce,The Futu­re of Free­dom Foun­da­tion)

No se tra­ta de polí­ti­ca exte­rior: es una ocu­pa­ción más por EE.UU. Y, ¿adi­vi­nad quién gana en abun­dan­cia en el gran jue­go de este sór­di­do enga­ñi­to? Wall Street. Así es, los gran­des ban­cos obtie­nen su par­te, como siem­pre lo hacen. Con­si­de­rad este pasa­je de un artícu­lo de James Petras, titu­la­do “Cómo los bene­fi­cios de la dro­ga sal­va­ron el capi­ta­lis­mo”. Es un gran resu­men de los obje­ti­vos que con­for­man la polí­ti­ca:

“Mien­tras el Pen­tá­gono arma al gobierno mexi­cano y la Drug Enfor­ce­ment Agency (DEA) pro­mue­ve la solu­ción mili­tar, los más gran­des ban­cos de EE.UU. recau­dan, blan­quean y trans­fie­ren cien­tos de miles de millo­nes de dóla­res anua­les de y a las cuen­tas de los capos de la dro­ga, para com­prar armas moder­nas, pagar ejér­ci­tos pri­va­dos de ase­si­nos y corrom­per a polí­ti­cos y agen­tes del orden a ambos lados de la fron­te­ra.

“Las ganan­cias de la dro­ga, en su sen­ti­do más bási­co, se rea­li­zan a tra­vés de la capa­ci­dad de blan­queo de fon­dos y rea­li­za­ción de tran­sac­cio­nes del sis­te­ma ban­ca­rio de EE.UU. La esca­la y el alcan­ce de esta alian­za entre el cár­tel de la dro­ga y el cita­do sis­te­ma ban­ca­rio supe­ran con cre­ces cual­quier otra acti­vi­dad eco­nó­mi­ca del sis­te­ma ban­ca­rio pri­va­do esta­dou­ni­den­se. Un solo ban­co –Wacho­via– blan­queó 378.300 millo­nes de dóla­res entre el 1 de mayo 2004 y el 31 de mayo de 2007 (The Guar­dian, 11.5.2011). Todos los ban­cos impor­tan­tes de EE.UU. han sido en un momen­to u otro socios finan­cie­ros acti­vos de los cri­mi­na­les cár­te­les de la dro­ga: Bank of Ame­ri­ca, Citi­bank, JP Mor­gan, así como otros ban­cos extran­je­ros que ope­ran en Nue­va York, Mia­mi y Los Ánge­les.

“Si bien los prin­ci­pa­les ban­cos de EE.UU. son los moto­res eco­nó­mi­cos que per­mi­ten que siga en fun­cio­na­mien­to este mul­ti­mi­llo­na­rio impe­rio de la dro­ga, la Casa Blan­ca, el Con­gre­so de EE.UU. y los orga­nis­mos ofi­cia­les de lucha con­tra la dro­ga son los pro­tec­to­res bási­cos de los ban­cos… El blan­queo de dine­ro de la dro­ga es una de las fuen­tes más lucra­ti­vas de bene­fi­cio de todos los ban­cos de Wall Street: cobran altas comi­sio­nes y pres­tan a enti­da­des de cré­di­to a tasas de inte­rés muy supe­rio­res a lo que pagan –cuan­do lo hacen– a los nar­co­tra­fi­can­tes por sus depó­si­tos… Inun­da­dos de bene­fi­cios blan­quea­dos de la dro­ga, esos tita­nes esta­dou­ni­den­ses del mun­do de las finan­zas pue­den com­prar fácil­men­te a sus pro­pios fun­cio­na­rios ele­gi­dos para per­pe­tuar el sis­te­ma.” (Impe­ria­lis­mo, ban­que­ros, gue­rra de la dro­ga y geno­ci­dio, James Petras, www​.petras​.lahai​ne​.org )

Repi­to: “Cada ban­co impor­tan­te en EE.UU. ha ser­vi­do como un socio finan­cie­ro acti­vo de cár­te­les ase­si­nos de la dro­ga…”

La Gue­rra con­tra la Dro­ga es un frau­de. No tie­ne que ver con inter­dic­ción; tie­ne que ver con con­trol. Washing­ton pro­vee la fuer­za para que los ban­cos pue­dan acu­mu­lar el gran dine­ro. Una mano lava a la otra, igual que en la Mafia.


* Mike Whit­ney vive en el Esta­do Washing­ton. Para con­tac­tos: [email protected]​msn.​com

. * Publi­ca­do en Rebe­lión y La Hai­ne.

Artikulua gustoko al duzu? / ¿Te ha gustado este artículo?

Share on facebook
Share on Facebook
Share on twitter
Share on Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *